De átomos a bits: ¿cómo navegar la transformación digital en América Latina?

POR CLAUDIA SUAZNÁBAR Y PAULINE HENRIQUEZ

“La transformación de átomos a bits es irremediable e imparable”.
Nicholas Negroponte, cofundador del MIT Media Lab, en su libro ´Being Digital´.

La economía digital ha cambiado la manera en la que interactuamos como sociedad, la forma como el gobierno se relaciona con sus ciudadanos y cómo las empresas hacen negocios. Hoy podemos monitorear nuestra salud a través de dispositivos móviles, hacemos compras en línea y pagamos con criptomonedas, trabajamos como freelance para empleadores que nunca vimos, damos órdenes a un aparato desde nuestro sofá y hasta votamos a través de Internet. Prácticamente cada semana escuchamos de una startup disruptiva que está por traerse abajo algún sector tradicional desde el comercio minorista hasta el financiero, pasando por el logístico o el de energía.

Los ciudadanos estamos siendo más rápidos en adaptarnos a esta nueva ola digital que los gobiernos o las empresas de América Latina y el Caribe (ALC). ¿Por qué las empresas de la región no están aprovechando las nuevas oportunidades digitales? ¿Qué tiene que pasar para que nuestras empresas entren a la economía de bits y dejen atrás los átomos?

El huevo o la gallina

Un primer tema tiene que ver con las condiciones básicas de conectividad de la región. A pesar de notables avances en términos del número de usuarios de Internet en ALC, datos recientes de la ITU muestran aún importantes brechas de despliegue de banda ancha con respecto a otras regiones: mientras en ALC la banda ancha móvil llega a un 50% de la población y la banda ancha fija a 10%, en los países de la OECD alcanza al 72% y 28% respectivamente. Además de las limitaciones de infraestructura, los latinoamericanos tenemos que pagar 3 veces más de lo que pagan los ciudadanos de países OECD por servicios de una calidad notablemente inferior. Según el informe de la CEPAL “Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016”, ningún país de la región cuenta con una velocidad promedio superior a 7.3 Mbps, y solo Chile y Uruguay (con banda ancha fija) y Paraguay y Perú (con banda ancha móvil) cuentan con velocidades pico superior a 38 Mbps, que es la velocidad mínima necesaria para aplicaciones de manufactura avanzada o tecnologías de salud y educación.

transformación digital

Fuente: Elaboración propia en base a “Future Internet Bandwidth Trends: An Investigation on Current and Future Disruptive Technologies” y “Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016”. LAC = América Latina y el Caribe.

 

Otros desafíos para la transformación digital del sector productivo tienen que ver con la velocidad del cambio tecnológico y la escasez de capacidades tecnológicas y gerenciales de las empresas en ALC. Los empresarios no conocen las bondades o aplicaciones de las nuevas tecnologías disponibles, dudan de su compatibilidad con sus sistemas actuales, desconocen quiénes son los mejores proveedores en el mercado y ven más riesgos que ventajas en el proceso de adopción. Asimismo, la brecha de talento digital en la región es cada vez más grande. CISCO estima que para 2019 habrá una brecha de medio millón de profesionales tecnológicos en ALC y que para 2025 esta brecha habrá ascendido a 1.25 millones solo para programadores de software.

Llegado a este punto nos encontramos en un círculo vicioso. Las empresas no están utilizando las nuevas tecnologías por problemas de información, talento y porque carecen de conectividad y velocidad suficientes. Pero las operadoras de telecomunicaciones, por su lado, no van a invertir en ampliar la conectividad si no ven que hay perspectivas de tráfico en el futuro. Para lograr salir de este bucle y superar estos desafíos, el Estado, como parte de sus estrategias digitales, debe implementar acciones coordinadas con el sector privado para lograr masificar la adopción y uso de las nuevas tecnologías. Algunos países ya han empezado a caminar con éxito por este camino.

Un caso de éxito: digitalización en la construcción

El sector de la construcción, que cuenta con el dudoso honor de haber sido señalado por McKinsey como el sector con el peor desempeño en términos de productividad de las últimas décadas, está siendo revolucionado con la aplicación del Building Intelligence Modelling (BIM) en países como el Reino Unido, Estados Unidos, Australia y ahora Chile. La aplicación en Reino Unido ya logró entre un 12 y 20% de reducción de costos en los proyectos de construcción financiados con recursos públicos y esperan conseguir metas aún más ambiciosas para 2025, con un 50% en reducción de tiempos y un 33% de costos. En Chile están iniciando el proceso con metas de reducción de costos del 20%.

En Reino Unido y ahora en Chile, el Estado, en coordinación con el sector privado, implementó un paquete de medidas para impulsar su adopción. Entre otras cosas, se estableció el requerimiento de utilización de BIM para todas las licitaciones de obras públicas y se trabajó en la fijación de estándares de construcción, calidad e interoperabilidad del sistema. Se llevó a cabo una fuerte campaña de diseminación de conocimiento sobre la plataforma y los beneficios de su aplicación y se apostó por la formación de ingenieros arquitectos y constructores en BIM para facilitar el proceso de adopción tecnológica.

Impulsando políticas para la transformación digital 

Las importantes reducciones de costos y ganancias de productividad derivadas de la aplicación de las nuevas tecnologías, así como el surgimiento de nuevos productos y servicios con notable impacto social, están haciendo que los gobiernos de la región estén desplegando cada vez más esfuerzos por promover la transformación digital del sector productivo. Ejemplos de esto son los programas estratégicos de la CORFO en Chile donde se están impulsando la transformación digital del sector salud, la minería o la construcción, o programas como el Vive Digital de Colombia, el cual, entre otros temas, está impulsando el desarrollo de adopción de TIC en varios sectores y en el segmento de MiPymes.

Frente a una creciente demanda de los sectores público y privado, desde el BID estamos trabajando de la mano con varios países para sentar las condiciones que permitan una transición efectiva hacia la nueva economía digital, aprovechando las oportunidades que nos brinda. Si queremos que nuestras empresas entren a la economía de bits dejando atrás los átomos, nos toca impulsar nuevas políticas públicas integrales que hagan énfasis en la colaboración público-privada, la regulación, la transición a nuevos modelos de negocio y a procesos de innovación abierta digital, la extensión digital de las pymes y el cierre de las brechas de talento. Cuanto antes empecemos, mejor.

Fuente:https://blogs.iadb.org/puntossobrelai/2017/12/11/trasnformacion-digital-en-america-latina/

Advertisements

Blockchain: cómo la tecnología puede mejorar el mercado laboral

Por: FERNANDO PAVÓNMARÍA EUGENIA DE DIEGORAQUEL FERNÁNDEZ

La tecnología está transformando el mercado laboral. Su avance imparable, que obligará a los trabajadores a actualizar sus habilidades constantemente, también ofrece oportunidades para mejorar los mercados laborales de América Latina y el Caribe. Un ejemplo de esto es el de blockchain, la tecnología responsable del éxito de la criptomoneda Bitcoin, que puede convertirse en una gran aliada para aumentar la transparencia en el mercado de trabajo.

El blockchain puede convertirse en un gran aliado para aumentar la transparencia en el mercado de trabajo.

Cadenas de bloques enlazadas

¿En qué consiste la tecnología blockchain? Se trata de una base de datos conformada por cadenas de bloques enlazadas, cuyo diseño evita la modificación de los datos almacenados en línea: una vez publicado un dato, no se podrá modificar ni eliminar. Cada bloque de la cadena está a su vez almacenado en nodos, que se encuentran distribuidos en todo el mundo y mantienen una copia completa de la cadena. Al no existir una única autoridad centralizadora de la información, la blockchain es imposible de hackear. Esto la convierte en una poderosa herramienta de almacenamiento de datos ordenados en el tiempo e incorruptibles.

Desde sus inicios con la criptodivisa Bitcoin en 2009, el uso de blockchain ha ido en aumento, abarcando una gran variedad de ámbitos: emisión de títulos de propiedad, documentos de identificación emitidos por gobiernos, historias clínicas, títulos académicos y certificados profesionales. La eficiencia y seguridadque proporciona el blockchain para almacenar activos digitales no son comparables a ninguna tecnología conocida hasta el momento. Por ello, cualquier industria que registre, almacene y rastree transacciones es una usuaria potencial de esta tecnología.

Si llevamos esto al mercado laboral, ¿qué mejor que un certificado almacenado en un blockchain para comprobar que el trabajador posee las habilidades certificadas que se necesitan para una determinada vacante?

Blockcerts: certificados abiertos

Un ejemplo concreto de aplicación de esta tecnología son los blockcertsque constituyen la primera forma de emitir y verificar certificados de formación enmarcados en la tecnología blockchain. Son ideales para el mercado laboral del siglo XXI, en el que las competencias y certificaciones requeridas por los empleadores para ocupar ciertos puestos de trabajo cambian a un ritmo acelerado, existe una oferta creciente de cursos virtuales que llevan a certificaciones, y el trabajador se mueve rápidamente entre trabajos y regiones, lo que exige comprobar no solo su identidad, sino sus habilidades y experiencias adquiridas.

Un ejemplo concreto de aplicación de esta tecnología son los blockcerts, que constituyen la primera forma de emitir y verificar certificados de formación enmarcados en la tecnología blockchain. Son ideales para el mercado laboral del siglo XXI.

Desarrollados por MIT Media Lab en 2016, cualquiera que desee construir software para emitir y verificar blockcerts puede usarlos de forma libre. Las ventajas de este sistema son numerosas. Por un lado, permite a los empleadores verificar al instante las credenciales de los candidatos a ocupar una vacante, y comprobar su nivel de habilidades y competencias alcanzado. Por otro, facilita a los trabajadores la formación continua (el aprendizaje a lo largo de la vida), ya que pueden ir almacenando sus blockcerts en una billetera o wallet personal e intransferible. También les permite automatizar la postulación a empleos mediante la presentación de blockcerts con el historial laboral y formativo del trabajador y obtener certificados de experiencia laboral (los empleadores pueden emitir blockcerts que acreditan una experiencia específica del trabajador).

De Malta a Bahamas

El Gobierno de Malta ha sido uno de los primeros en aprobar una estrategia nacional de implementación de tecnología blockchain. El Ministerio de Educación y Empleo utilizará esta tecnología a partir del próximo año para emitir certificados de aprendizaje, tanto en la educación formal como vocacional. En nuestra región también se están dando pasos para la utilización de blockcerts en varios países. Por ejemplo, los programas de aprendices en varios sectores económicos de Bahamas utilizarán esta tecnología para registrar el aprendizaje y la experiencia laboral de los trabajadores.

La posibilidad de que esta tecnología altere las dinámicas del mercado laboral está más cerca de lo que imaginamos. El uso de tecnología de blockchain abre un abanico de posibilidades para el empleador y el trabajador. Como expone la revista Forbes, las hojas de vida almacenadas en blockchain podrían cambiar la forma en que los empleadores verifican las credenciales del trabajador. También se podría pensar en sistemas de pensiones donde los empleadores utilizaran blockchain para registrar el historial laboral de los afiliados al sistema de pensiones. ¿Creen que en unos años ya no recordemos la vida sin la tecnología blockchain?

Copyright: leowolfert / 123RF Stock Photo

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/12/07/blockchain-como-la-tecnologia-puede-mejorar-el-mercado-laboral/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=3d02e59eae-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-3d02e59eae-189478437

Las empresas demandarán más humanidad ante la inteligencia artificial

La creciente digitalización implica una reconfiguración de la forma de trabajo de los colaboradores para reforzar sus habilidades humanas.

Evolución.  Habilidades como la comunicación o el trabajo en equipo serán claves en los empleos del futuro.  (Foto: iStock)

Por: Diana Zavala

La adopción de herramientas de Inteligencia Artificial (IA) en las empresas va en aumento en Latinoamérica, aunque aún no ha llegado a la etapa de maduración. Esta incorporación paulatina permite preparar a las organizaciones y sus colaboradores ante los cambios que conllevan los avances tecnológicos.

Uno de los primeros será la necesidad de fortalecer las denominadas soft skills o habilidades blandas. “Es decir, esas habilidades para poder resolver problemas complejos dentro de una compañía, que no pueden ser resueltos a través de un asistente virtual”, explica Claudia Siller, directora de ventas corporativas de Aivo, empresa que ganó este año el Intelligent Assistant Award por un software de contestación automatizada de Telefónica Movistar.

Lejos de implicar despidos, el uso de la IA en las empresas llevará a una mayor especialización de las actividades asignadas, agrega Clayton Da Silva, director de soluciones de consultoría en Zendesk Latinoamérica, empresa especializada en software de soporte para actividades como call centers y cuyas ventas han crecido 30% en el último año.

Jorge Ponga, socio consultor de Capital Humano de Deloitte Consulting, también afirma que la nueva era digital implica una reconversión de las funciones, expectativas y competencias de los colaboradores. “Se empieza a dar un esquema donde el clásico modelo de organización ya no funciona. Ahora se habla de modelos ágiles y colaborativos. Así que las habilidades de la gente también comienzan a evolucionar”, comenta.

El especialista señala que hay dos tipos de trabajadores que necesitan adaptarse de manera distinta: los nativos digitales y los migrantes digitales.

Para poder llevar a cabo una adaptación satisfactoria con los primeros, recomienda seguir el esquema de las tres C: crear la capacidad de poder trabajar con la nueva tecnología a través de asesorías, crear contenido y generar comunidad, cuando la plantilla laboral ya toma la nueva herramienta de manera natural y el uso de la IA se vuelve parte de la compañía.

Tener claras las estrategias y usos de la nueva tecnología permite elaborar la información con la que se trabajará y cuál es el rol de cada colaborador en la organización. “Debes analizar en dónde se encuentra cada empresa para retomar de ahí el proceso y seguirlo paulatinamente”, agrega Ponga.

Para las empresas que trabajan con migrantes digitales, la adopción de estas tecnologías puede ser un poco más compleja. Para ellos, el consultor de Deloitte recomienda seguir el siguiente protocolo, que también es aplicable cuando no sólo se hace una transformación total de la compañía:

1. Identificar los objetivos de la implementación de la IA y la estrategia de cómo se transformará el negocio, para poder conectar los lineamientos con la cultura empresarial y qué planeación de la fuerza de trabajo se requerirá.

2. Crear planes de comunicación para que las generaciones que interactúan lo hagan de manera correcta, ya que todas se relacionarán con la nueva herramienta y es necesario que se adapten de manera eficiente.

3. Definir cuáles son los modelos de desarrollo de talento. Es necesario identificar las habilidades que más se requerirán ahora que algunas actividades se automatizarán. Los especialistas consultados señalan algunas como la comunicación, la empatía, el trabajo en equipo o la intuición.

4. Identificar quiénes son los líderes funcionales que ayudarán a la migración a los nuevos procesos y quiénes lo harán desde un plano secundario.

Fuente:http://expansion.mx/carrera/2017/11/28/las-empresas-demandaran-mas-humanidad-ante-la-inteligencia-artificial?internal_source=PLAYLIST

Estudio señala que el mentoring impulsa las admisiones y prolonga la permanencia en la universidad

Un estudio reciente, efectuado a alumnos norteamericanos de preparatoria, mostró que el mentoring incrementa la matriculación universitaria. Además, este coaching parece mejorar el compromiso escolar y la permanencia en la universidad.

Es un hecho que los estudiantes de familias de bajo ingreso se gradúan en menor cantidad que sus compañeros de mejor nivel socioeconómico. Gobiernos federales y estatales de Estados Unidos han invertido en programas educativos para abatir esta disparidad. Uno de estos programas es Bottom Line, que desde 1997 ha ayudado a más de 7,000 estudiantes a través de sus 79 consejeros de tiempo completo. La mayoría de los usuarios que utilizan este programa son estudiantes de preparatoria de estrato social bajo y algunos de ellos son los primeros en su familia en asistir a la universidad; los estudiantes reciben ayuda económica y asesoramiento para elegir una institución acorde a su presupuesto.

Te compartimos un caso de éxito de uno de los estudiantes asistidos por el programa Bottom Line:

Un estudio efectuado por Andre Barr, profesor adjunto de economía en la Universidad de Texas A&M, encontró que la mentoría antes de comenzar la universidad promueve la matriculación universitaria. 81% de los estudiantes asesorados, registrados en una carrera de 4 años, se graduaron exitosamente, a diferencia del 59% de la media nacional norteamericana (de acuerdo al National Center for Education Statistics). Además, el reporte señala que los efectos positivos del programa Bottom Line son 40% más exitosos a partir del segundo año universitario.

Los mentores de Bottom Line no sólo ayudan a los estudiantes a decidir dónde estudiar, sino que la interacción continúa durante la carrera universitaria. Este reporte muestra que los alumnos que reciben mentoring tienden a permanecer en la escuela después de los primeros tres semestres de universidad, comparados con aquellos sin asistencia.

Programa de Mentoring Bottom Line

Los efectos positivos del mentoring en la las admisiones universitarias, aunados al incremento en la permanencia escolar, son alentadores. Los estudiantes con mentores toman mejores decisiones al elegir una carrera y están más preparados para enfrentar los retos de la universidad.

Fuente: https://observatorio.itesm.mx/edu-news/mentoring-impulsa-las-admisiones-en-la-universidad?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=9bac5480a8-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-9bac5480a8-235969733

Las repercusiones de la automatización en la educación

POR HARRY A. PATRINOS

¿Los trabajadores contarán con las aptitudes para manejar la nueva tecnología? La educación puede facilitar este proceso. (Fotografía: Sarah Farhat/Banco Mundial).

La automatización está anunciando una nueva “carrera” entre la educación y la tecnología. Sin embargo, la capacidad de los trabajadores para competir con la automatización se ve limitada por el desempeño deficiente de los sistemas educativos de la mayoría de los países en desarrollo. Esto impedirá que muchos cosechen los cuantiosos beneficios que otorga la escolarización.

La calidad de la escolarización es baja

La calidad de la escolarización no sigue el ritmo de otros avances, lo que en definitiva pone freno al potencial del “capital humano” (las aptitudes, los conocimientos y la capacidad de innovación que acumulan las personas). (i) Mientras los países continúan esforzándose por transmitir a los estudiantes las aptitudes cognitivas básicas —las habilidades elementales que el cerebro utiliza para pensar, leer, aprender, recordar y razonar—, se van presentando nuevas demandas.

De hecho, las aptitudes requeridas por el mercado laboral están cambiando. Los empleadores buscan trabajadores más flexibles, que sean capaces de demostrar un alto nivel de desempeño. También quieren personas que puedan realizar tareas cognitivas no rutinarias, (PDF, en inglés) y se observa una creciente demanda por las aptitudes sociales. (PDF, en inglés) Cada vez es mayor el número de empleos en la fuerza laboral en que se requieren altos niveles de interacción social.

Los límites del modelo de crecimiento de Asia oriental

En Asia oriental, hemos alcanzado los límites del modelo industrial. Lo que en su momento dio resultado para los países desarrollados de la región podría no funcionar para los países en desarrollo de la región. De hecho, la revolución tecnológica —o la Cuarta Revolución Industrial (#4IR)— (i) y la automatización traen aparejado el desaprovechamiento de capacidades (deskilling) en el caso de muchos trabajadores y la necesidad de adquirir nuevas habilidades en el caso de muchos otros.

Dos elementos esenciales de la historia del crecimiento de Asia oriental (PDF, en inglés) son la reforma del comercio y el capital humano. Las políticas que incentivaron las exportaciones o liberalizaron el comercio de hecho generaron una ventaja comparativa en términos de mano de obra de bajo costo y fácil de capacitar. La República de Corea, por ejemplo, en 1962 tenía un producto interno bruto (PIB) que era equivalente al de muchos países de África al sur del Sahara. Pero después de una década de uso intensivo de mano de obra y crecimiento impulsado por las exportaciones, el PIB real per cápita se duplicó.

Se prevé que la reducción del costo de las tecnologías de automatización y la variedad de tareas que ahora pueden automatizarse provoquen alteraciones importantes en los mercados laborales (PDF, en inglés) en las próximas décadas. Esto plantea desafíos considerables para los países en desarrollo.

Los países de ingreso mediano suelen tener las proporciones más elevadas de trabajadores en puestos propensos a la automatización (por ejemplo, contadores, carteros, cajeros, y otros). Para los países de ingreso bajo, contar con mano de obra barata y poco calificada podría dejar de ser una ventaja comparativa que puedan aprovechar para alcanzar un rápido crecimiento económico, tal como lo hicieron en su momento los países de ingreso mediano de Asia oriental.

La carrera entre la educación y la tecnología

Jan Tinbergen, (i) economista ganador del Premio Nobel, señaló en 1974 que los avances tecnológicos estaban sesgados por el grado de calificación de los trabajadores y que esto causaba desigualdad de ingresos. También destacó la función clave de la educación como mediador en esta relación.

Durante el siglo xx, la adquisición de capital humano potenció los ingresos e hizo disminuir la desigualdad. Sin embargo, aproximadamente a partir de 1980, comenzó a ocurrir lo contrario. La desaceleración educativa posterior vino acompañada de un aumento de la desigualdad. (i) ¿Significa acaso que la educación estaba perdiendo su efecto de mediación?

Esto tiene profundas repercusiones en los sistemas educativos, que se encuentran en una lucha constante o, de hecho, en una carrera —término acuñado por Tinbergen— para seguir el ritmo de la demanda de aptitudes y un cambio cada vez mayor en los tipos de habilidades requeridas.

Gráfico 1: La carrera entre la educación y la tecnología

La carrera entre la educación y la tecnología

¿Qué podemos hacer?

La educación puede ser de ayuda, pero es probable que los países la necesiten en mucha más cantidad y calidad, además de que deben facilitar el acceso a las nuevas aptitudes.

Los graduados de la educación terciaria y universitaria son los que corren menos riesgo de ser afectados por la automatización. Las personas que poseen niveles elevados de educación tienen menos probabilidades de ocupar puestos propensos a la automatización. Quienes tienen mayor nivel de alfabetización también están más resguardados ante la posibilidad de perder sus empleos por este mismo motivo.

 Quienes poseen niveles más elevados de alfabetización tienen menos probabilidades de ocupar puestos propensos a la automatización
Gráfico 2: Aptitudes cognitivas: Quienes poseen niveles más elevados de alfabetización tienen menos probabilidades de ocupar puestos propensos a la automatización

Los economistas que estudian los efectos de la automatización hacen hincapié en la importancia de las “competencias sociales de orden superior”, como la creatividad y las aptitudes interpersonales. Sin embargo, creemos que la mayoría de los países aún debe centrarse en hacer bien las cosas básicas.

Las tres prioridades de política más relevantes que los Gobiernos, los inversionistas y la comunidad del desarrollo deberían impulsar para prepararse para el futuro son:

  1. Centrar la atención en las aptitudes básicas, el desarrollo en la primera infancia, y la medición y el mejoramiento de la capacidad de lectura temprana.
  2. Brindar oportunidades para que los trabajadores inviertan en las aptitudes requeridas por el mercado laboral, de modo de beneficiarse —y, a la vez, protegerse— de la automatización.
  3. Utilizar los datos empíricos sobre la influencia de la educación en el rendimiento del mercado laboral para implementar innovaciones financieras y utilizar las ganancias futuras para financiar la educación superior.

La automatización podría tener un impacto mayor en los países en desarrollo. La alteración causada por la tecnología es un tema de amplio debate en los países industrializados de ingreso alto. Es hora de que las autoridades encargadas de las políticas de los países en desarrollo comiencen a preocuparse por el impacto de la automatización en sus sistemas. Los beneficios de la escolarización son elevados, pero la calidad de estos sistemas actualmente es baja.

Fuente:https://blogs.worldbank.org/voices/es/las-repercusiones-de-la-automatizacion-en-la-educacion?cid=ECR_FB_worldbank_ES_EXTP

¿Gato por liebre? Inteligencia artificial en los negocios

Por: Cecilia Durán Mena

Es tiempo de reflexionar cómo están impactando los avances tecnológicos a la forma en que hacemos negocios.

Foto: Yuichiro Chino/Getty images

Llegó el futuro que nuestros abuelos no podrían haber imaginado. La ciencia ficción deja de ser un tema fantástico y la posibilidad de convivir con máquinas y robots hoy es real. Están quedando atrás los años de promesas extravagantes y desilusiones garrafales que las máquinas nos hacían padecer. Hoy las compañías empiezan a cosechar beneficios de adoptar y adaptar avances tecnológicos que implican inteligencia artificial. Las aplicaciones son cada día más comunes en la cotidianidad de empresas que nos son accesibles. Seguramente, la marca que te llega a la mente en este momento ya usó un robot. El término deja de ser exclusivo para los laboratorios o para las agencias de inteligencia. La robotización es real. La ficción salta de las pantallas y llega a nosotros con más rapidez de la que nos gustaría confesar.

La convergencia de adelantos está impulsando esta nueva ola de desarrollo de inteligencia artificial. La eficacia de la computadora está creciendo, los algoritmos y los modelos de inteligencia artificial se están volviendo más sofisticados y, posiblemente, lo más importante de todo sea que el mundo está generando volúmenes de información que alguna vez fueron inimaginables y que alimentan los datos de la Inteligencia Artificial. Miles de millones de gigabytes por día, recolectados por dispositivos en red que van desde navegadores web hasta sensores de turbinas. Hay tecnología que encuentra rutas autónomas para solucionar problemas. Incluso, tienen maneras de innovar y de ser creativas.

Para dimensionar el tema es necesario tener parámetros. Los números son aliados magníficos. Según McKinsey, la actividad emprendedora desatada por estos desarrollos atrajo tres veces más inversión en 2016 entre 26 mil millones y 39 mil millones de dólares con respecto a los tres años anteriores. Hay interés en este segmento y mayor número de inversionistas apuestan a este rubro con mejores certezas. La mayor parte de la inversión en Inteligencia Artificial consiste en el gasto interno en Investigación y Desarrollo realizado por las grandes empresas, de por sí nativas digitales, y ricas en efectivo, como Amazon, Baidu y Google.

Las cifras impactan en términos del crecimiento que han logrado en tan corto período. A primera vista, parece que todo es miel sobre hojuelas. Sin embargo, la evidencia preliminar sugiere que hay un proceso de reflexión en el caso de estos negocios que se debe hacer. La Inteligencia Artificial puede ofrecer un valor real a las empresas que desean usarla en todas las operaciones y dentro de sus funciones básicas, pero antes de correr hay que aprender a caminar. En la encuesta hecha por McKinsey al respecto se ven los siguientes resultados:

  • Los primeros en adoptar y arropar Inteligencia Artificial con éxito tienen un método: combinan una capacidad digital sólida con estrategias proactivas que se traducen en mayores márgenes de ganancia y esperan que la brecha de desempeño con se amplíe en los próximos tres años.
  • Este patrón de adopción está ampliando la brecha entre los primeros adoptantes digitalizados y otros. Los sectores en la parte superior del Índice de Digitalización son empresas de alta tecnología, telecomunicaciones o servicios financieros. Son líderes en la adopción de Inteligencia Artificial y tienen planes de inversión de en el tema muy ambiciosos.
  • Estos líderes usan múltiples tecnologías en múltiples funciones o implementan Inteligencia Artificial en el núcleo de su negocio. Los fabricantes de automóviles, por ejemplo, la usan para mejorar sus operaciones, así como desarrollar vehículos autónomos, mientras que las compañías de servicios financieros lo utilizan en funciones de experiencia del cliente. A medida que estas empresas amplíen la adopción y adquieran más datos, a los rezagados les resultará más difícil ponerse al día.

El riesgo que enfrentamos es que la brecha que se genera entre quienes están adoptando estos avances tecnológicos hagan que el mundo de los negocios se convierta en un club exclusivo al que sólo se pueda acceder por obra y gracia de capacidad de invertir. Así, los mercados ricos se afianzarán mientras que los que no lo son tenderán a desaparecer. En una especie de preservación natural de especies, los más aptos engullirán a los que se quedaron atrás.

La visión no debe ser catastrofista. Los empresarios deben de empezar a ponerse al día en temas de avances tecnológicos para entender los impactos que pueden traer a su quehacer y evaluar sus riesgos y debilidades. El avance no va a parar, así que, para no vernos ahogados por la ola progresista, es necesario ponernos a la vanguardia.

Los gobiernos también deben ponerse al día; es más, deben adelantarse a este cambio que ya es imparable, adoptando regulaciones para alentar la equidad sin inhibir la innovación. No podemos parar el cambio por decreto, pero sí lo debemos encausar. Hay que identificar proactivamente los trabajos que tienen más probabilidades de ser automatizados y asegurar que los programas de reentrenamiento estén disponibles para las personas cuyos medios de vida están en riesgo por la automatización impulsada por inteligencia artificial. Estas personas necesitan adquirir habilidades que funcionen con máquinas, no que compitan contra ellas.

No se trata de poner a competir humanos contra máquinas. Se trata de hacer que las tecnologías nos sirvan de herramienta para hacer más y mejor en menor tiempo. Se trata de rentabilizar la operación y de generar mejores condiciones de mercado que impulsen el consumo y ayuden a que los clientes tengan opciones que les resulten más convenientes. Por supuesto, la reflexión debe ir en este sentido.

¿Qué caso tiene robotizar toda la operación, si con ello voy a dejar a mis clientes potenciales sin ingresos? Entonces, estaríamos pateando a la gallina de los huevos de oro. Sin consumidores no hay negocio. Las personas tienen que tener capacidad de consumo que se genera a partir de una actividad productiva. Si les quitamos esta opción, matamos el propósito de cualquier empresa. Sin clientes no hay ventas. Así de sencillo.

La reflexión debe ir en el sentido de valorar los beneficios que la Inteligencia Artificial tiene, evaluarlos y sopesarlos para, en un momento determinado, no estar comprando gatos por liebres. Así de fácil: la mirada tiene que estar puesta en nuestros clientes y los beneficios que estos avances les pueden representar.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/gato-por-liebre-inteligencia-artificial-en-los-negocios/

Líderes de educación superior piensan que la transformación digital cambiará el modelo de negocios del sector

08da8-tendencias_globales

Según el reporte de Gartner CIO Agenda 2018: Perspectivas de la industria de la educación superior, 59% de los CIOs (jefes de informática) de educación superior piensan que habrá un cambio significativo en el modelo de negocios debido al proceso de transformación digital. La firma señala que los CIOs saben que las prioridades del sector son las inscripciones y el éxito estudiantil, pero no están innovando ni implementando nuevas tecnologías.

“Los CIOs de educación superior clasificaron a la transformación digital empresarial / digital como la quinta prioridad empresarial más estratégica. Sin embargo, cuando se trata de las principales áreas tecnológicas en las que invierten estas instituciones para diferenciarse, la digitalización / marketing digital ocupa el octavo lugar entre los encuestados, en comparación con el segundo lugar en todas las industrias”.

La encuesta general recabó datos de 3,160 jefes de informática de 98 países y de diferentes industrias, entre ellas la educación superior. En un artículo, Gartner analizó las respuestas de los líderes del sector educativo en particular.

Jan-Martin Lowendahl, vicepresidente de Gartner, afirmó que la educación superior es una de las industrias menos digitalizadas. “Considerando que la educación superior es, en principio, una industria de ‘información’ con un enorme potencial digital en comparación con otras industrias, la digitalización debe convertirse en una prioridad máxima”.

En el estudio, los líderes fueron encuestados sobre la tecnología que consideran crucial para impulsar la misión de su organización. Los resultados son los siguientes:

  1. Inteligencia y análisis de negocios. 23%
  2. Planificación de recursos empresariales (ERP). 15%
  3. Gestión de relaciones con clientes (CRM). 12%
  4. Aprendizaje en línea / Sistemas de gestión del aprendizaje. 11%
  5. Infraestructura / Centro de datos. 11%
  6. Servicios / Soluciones en la nube. 10%
  7. Sistema de información estudiantil. 6%
  8. Digitalización / Marketing digital. 5%
  9. Ciberseguridad. 4%
  10. Redes, comunicaciones de voz / datos. 4%

Gartner también preguntó a los CIO de educación superior sobre sus nuevas inversiones en tecnología:

  1. Ciberseguridad. 18%
  2. Planificación de recursos empresariales (ERP). 16%
  3. Inteligencia y análisis de negocios. 15%
  4. Redes, comunicaciones de voz / datos. 14%
  5. Servicios / Soluciones en la nube. 14%
  6. Aprendizaje en línea / Sistemas de gestión del aprendizaje. 13%
  7. Infraestructura / Centro de datos. 12%
  8. Gestión de relaciones con clientes (CRM). 7%
  9. Comunicación / Conectividad. 3%
  10. Sistema de información estudiantil. 3%

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-news/2017/11/7/lderes-cios-de-educacin-superior-piensan-que-la-transformacin-digital-cambiar-el-modelo-de-negocios-del-sector?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=def3ae32f6-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-def3ae32f6-235969733