¿Es el aprendizaje automático el futuro de la educación?

“La rápida digitalización de la industria de la educación y la aparición de sistemas cognitivos ya está ocurriendo en paralelo”.

A lo largo de las últimas cuatro décadas, la inteligencia artificial (IA) ha sido uno de los temas más perseguido y debatido por la comunidad científica mundial. Ha inspirado miles de obras de ciencia ficción, captado inversiones billonarias por parte de las grandes empresas tecnológicas y suscitado dudas de orden ético y avisos alarmados de figuras tan relevantes como Stephen Hawking o Elon Musk.

Sin embargo, mientras el desarrollo de la IA avanza a gran velocidad en todas frentes de la sociedad moderna, su introducción en entornos educativos ha sido más lento y prudente. Pero en los últimos tres años, la tendencia se ha invertido y cada día son más las soluciones de Aprendizaje Automático (una subdivisión de la IA) están llegando a los colegios y cambiando aprendizajes y gestiones administrativas. En este artículo analizamos laspotenciales ventajas y amenazas de esta nueva tecnología y lo que puede suponer para el futuro de la educación.

Sucintamente definido, el aprendizaje automático es la ciencia de hacer con que un sistema informático actúe sin comandos insertados por un técnico. Mediante el análisis de patrones en grandes conjuntos de datos, los algoritmos programados pueden hacer predicciones y tomar medidas por si solos basadas en ese análisis. El uso continuado de estos sistemas informáticos por parte de los usuarios los dotará de más información y esta hará evolucionar los algoritmos.

“La rápida digitalización de la industria de la educación y la aparición de sistemas cognitivos ya están ocurriendo en paralelo”

Ghalapathy Neti 

Un aula que aprende

Después de varios años desarrollando soluciones para impulsar la implementación de proyectos digitales en el aula, las grandes empresas tecnológicas con divisiones dedicadas al sector educativo están ahora girando su atención hacia el Aprendizaje Automático.

IBM, por ejemplo, ha lanzado recientemente un megaproyecto en este ámbito basado en la enorme cantidad de datos que ya se pudieron recopilar en centros educativos de todo el mundo y vía la enseñanza online con la proliferación creciente de los Cursos Abiertos Online Masivos (MOOC, por sus siglas en inglés).

“La rápida digitalización de la industria de la educación y la aparición de sistemas cognitivos ya están ocurriendo en paralelo”, afirma Chalapathy Neti, director del Departamento de Transformación Educativa de Centro de Investigación Thomas J. Watson en Nueva York que se unió al proyecto de IBM.

“Durante los próximos cinco años, los dos conceptos se unirán, y las aulas personalizadas motivarán y comprometerán a los estudiantes en todos los niveles: desde un alumno de Primaria que estudia el alfabeto hasta un doctorado en física que estudia los puntos más finos de la teoría de cuerdas”

Chalapathy Neti

De acuerdo con Neti, otro de los elementos claves de este esfuerzo son los dispositivos móviles que permiten aprender en cualquier momento y en cualquier lugar.

“Toda esta educación digital crea una tremenda cantidad de datos sobre todos los aspectos de la enseñanza y el aprendizaje. Y no sólo las calificaciones de los exámenes, sino también información sobre el comportamiento de los estudiantes en plataformas de aprendizaje digital, asistencia y más”

Las empresas que más están invirtiendo en Aprendizaje Automático prevén que los centros educativos adopten sistemas cognitivos basados en la nube para recopilar y analizar todos estos datos durante un largo período de tiempo, creando registros de estudiantes cada día más completos que proporcionan a los profesores la información necesaria para ofrecer experiencias de aprendizaje más personalizadas y adaptadas a sus necesidades educativas específicas.

Estos sistemas ayudarían los docentes a identificar a los alumnos que presentan más debilidades, así como a comprender mejor qué medidas adoptar para superar esas dificultades.

El lógico próximo paso para el sector educativo

Un reciente artículo publicado por la revista Forbes confirma el cambio de tendencia de inversión de los proveedores de tecnología aplicada a la educación y adelanta que el camino que deberá seguir el sector será cogiendo cada vez más los ejemplos de las empresas de servicios.


“[Las empresas de tecnología aplicada a la educación] están tratando de alejarse de los modelos tradicionales, de talla única para todos los métodos de aprendizaje que realmente ya no refleja una realidad más compleja. Porque, no sólo los alumnos aprenden a diferentes ritmos, sino que normalmente llegan desde diferentes puntos de partida y con diferentes orígenes.”.

“Los algoritmos de aprendizaje automático crean rutas de aprendizaje predictivo para los alumnos mientras están estudiando. A medida que ellos pasan por un curso con software de aprendizaje adaptativo, estos algoritmos pueden ofrecer contenido adicional si lo determina necesario para cumplir los objetivos académicos, o permitir que el estudiante avance si el tema ya ha sido dominado.”.


Al final, estos son procesos que ya se encuentran presentes hace mucho tiempo en otras industrias como herramienta para agilizar métodos de producción o impulsar ventas. En última instancia, el objetivo es común: producir mejores resultados ajustando la oferta (los contenidos que imparte un profesor en el ejemplo educativo) a la demanda (las necesidades pedagógicas específicas de los alumnos), mientras se eliminan desperdicios (frustraciones de educadores y estudiantes).

Necesidad de salvaguardar la privacidad

Como siempre ha ocurrido en varios otros ejemplos anteriores de implementación tecnológica, están surgiendo comprensibles preocupaciones por la automatización excesiva y el temor a posibles violaciones de protección de datos, sobre todo por parte de los padres.

En este punto en particular, todas las partes involucradas parecen estar de acuerdo: cumple a los responsables políticos del sector educativo velar por y poner en práctica legislación y reglamentos que garanticen que la seguridad y privacidad de los alumnos estarán siempre salvaguardadas. Que los datos recopilados así como los modelos algorítmicos que los procesarán no tendrán otra utilización que no sea el superior interés académico del alumno.

Pero, correctamente utilizado y debidamente monitorizado por personal técnico y docente competente, el Aprendizaje Automático podrá ayudar de forma significativa el trabajo en el aula de profesores y alumnos e impactar definitivamente el futuro de la educación.

aprendizaje_automatico_infografia

El lógico próximo paso para el sector educativo

Un reciente artículo publicado por la revista Forbes confirma el cambio de tendencia de inversión de los proveedores de tecnología aplicada a la educación y adelanta que el camino que deberá seguir el sector será cogiendo cada vez más los ejemplos de las empresas de servicios.


“[Las empresas de tecnología aplicada a la educación] están tratando de alejarse de los modelos tradicionales, de talla única para todos los métodos de aprendizaje que realmente ya no refleja una realidad más compleja. Porque, no sólo los alumnos aprenden a diferentes ritmos, sino que normalmente llegan desde diferentes puntos de partida y con diferentes orígenes.”.

“Los algoritmos de aprendizaje automático crean rutas de aprendizaje predictivo para los alumnos mientras están estudiando. A medida que ellos pasan por un curso con software de aprendizaje adaptativo, estos algoritmos pueden ofrecer contenido adicional si lo determina necesario para cumplir los objetivos académicos, o permitir que el estudiante avance si el tema ya ha sido dominado.”.


Al final, estos son procesos que ya se encuentran presentes hace mucho tiempo en otras industrias como herramienta para agilizar métodos de producción o impulsar ventas. En última instancia, el objetivo es común: producir mejores resultados ajustando la oferta (los contenidos que imparte un profesor en el ejemplo educativo) a la demanda (las necesidades pedagógicas específicas de los alumnos), mientras se eliminan desperdicios (frustraciones de educadores y estudiantes).

Necesidad de salvaguardar la privacidad

Como siempre ha ocurrido en varios otros ejemplos anteriores de implementación tecnológica, están surgiendo comprensibles preocupaciones por la automatización excesiva y el temor a posibles violaciones de protección de datos, sobre todo por parte de los padres.

En este punto en particular, todas las partes involucradas parecen estar de acuerdo: cumple a los responsables políticos del sector educativo velar por y poner en práctica legislación y reglamentos que garanticen que la seguridad y privacidad de los alumnos estarán siempre salvaguardadas. Que los datos recopilados así como los modelos algorítmicos que los procesarán no tendrán otra utilización que no sea el superior interés académico del alumno.

Pero, correctamente utilizado y debidamente monitorizado por personal técnico y docente competente, el Aprendizaje Automático podrá ayudar de forma significativa el trabajo en el aula de profesores y alumnos e impactar definitivamente el futuro de la educación.


Referencias

Fuente:http://www.realinfluencers.es/2017/02/27/es-el-aprendizaje-automatico-el-futuro-de-la-educacion/

Advertisements

Índice Mundial de Innovación 2017 vía OMPI

Suiza, Suecia, Países Bajos, Estados Unidos y Reino Unido son los países más innovadores del mundo. México se coloca en la posición 58, según el Índice Global de Innovación 2017, publicado en conjunto por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la Universidad Cornell, la escuela de negocios INSEAD y socios especializados.

En su décima edición, el índice evalúa a 130 países tomando en cuenta siete pilares básicos: instituciones, capital humano e investigación, infraestructura, desarrollo de los mercados, desarrollo empresarial, producción de conocimientos y tecnología y producción creativa.

Algunos de los datos más relevantes del estudio son:

  • Suiza encabeza el listado por séptimo año consecutivo, seguido de Suecia y Países Bajos.
  • México escaló tres posiciones en un año, con lo que se coloca en la posición 58 para esta publicación.
  • A nivel regional, nuestro país es el tercero con mayor nivel de innovación. Lo superan Chile y Costa Rica, que ocupan las posiciones 46 y 53, respectivamente.
  • Las principales economías de Latinoamérica (Brasil, Argentina, Chile y México) presentan resultados positivos en cuestiones sobre capital humano e investigación y también en tecnologías de la información y comunicaciones.

  • China es la única economía de ingresos medianos que ocupa un lugar (22) dentro de los primeros 25 puestos con mayor nivel de innovación.
  • Dentro de los primeros 25 lugares se encuentran 15 países europeos, 6 asiáticos, 2 americanos y 2 de Oceanía.
  • En contraste, los tres países con menor índice de innovación se encuentran en África: Togo, Guinea y Yemen.

  • Además, el índice resalta que la mitad de los inventores a nivel global se concentran en solo 30 lugares alrededor del mundo.

El reporte apunta que el desfase en la capacidad innovadora entre países desarrollados y países en desarrollo sigue siendo constante y califican como “mediocre” el progreso en actividades de investigación y desarrollo, tanto a nivel nacional como de las empresas.

Fuente:http://imco.org.mx/articulo_es/indice-global-innovacion-2017-via-ompi/

La eliminación de lo humano y la educación

Por: Miguel Ángel Pérez Álvarez

La eliminación de lo humano, la eliminación de la interacción con los seres humanos, es uno de los efectos indeseables de la proliferación de los dispositivos y aplicaciones (apps) digitales.

avión, dispositivos

Recientemente leí un texto[1] de David Byrne (ex integrante del grupo musical Talking Heads) dedicado a analizar cómo los nuevos dispositivos digitales disminuyen la interacción social con otros seres humanos.

En la óptica de Byrne, los desarrolladores de las aplicaciones o apps perciben a menudo la interacción humana como complicada, ineficiente, ruidosa y lenta. Por ende, el diseñador de apps busca evitar al máximo la interacción humana y aceptemos que muchas veces nos vemos envueltos en dinámicas humanas en las cuales, las barreras a la comunicación, eludimos la interacción con nuestros congéneres.

Hay formas muy claras en las que los diseños de apps y dispositivos evidencian esta intención y sobre las que es conveniente meditar: al utilizar una aplicación para conseguir un taxi (por ejemplo) establecemos el destino, el costo del viaje, el nombre del conductor, la marca del vehículo y las placas sin interactuar con ningún ser humano. Al llegar al destino descendemos y es innecesario preguntar el costo del viaje o si es necesario pagar con billetes de baja denominación. Otro ejemplo interesante: al descargar música de una tienda en línea o consultar el catálogo digital de una biblioteca, la necesidad de acceder a contenidos se limita a seleccionar de un menú y hacer la descarga o la consulta. Cuando hacemos transacciones bancarias elegimos la cuenta de retiro y la de destino. Consultamos, transferimos, pagamos sin tener contacto con ser humano alguno.

En el horizonte se presentan ahora nuevas aplicaciones con las que se evita el contacto entre humanos: vehículos sin conductor, sistemas de contratación de servicios médicos, seguros de vida, inscripciones escolares, trámites gubernamentales y un muy largo etcétera.

Vivimos cada vez más cerca del grado cero de interacción con seres humanos. Y nuestra vida familiar y social se ve afectada por una interacción que media con dispositivos digitales, aun entre personas que se encuentran físicamente en nuestras cercanías.

Si bien esta nueva cultura que permea la acción individual y colectiva expresa la necesidad de una vida cómoda, flexible y libre, sin tener que tratar con personas que obran con lentitud, incompetencia, con laxitud exasperante o llana sevicia, también es cierto que la eliminación del contacto humano en todos los procesos de la vida cotidiana representa un fenómeno que hay que analizar con enorme cuidado.

educación y tecnologías en niños

Interacción social y educación

Como maestro de larga experiencia, puedo asegurar que la llegada de las tecnologías digitales al aula de los años 80 representó un reto de enorme envergadura. Estudiamos con pasión la mediación tecnológica en las actividades educativas y las posibilidades que ofrece al desarrollo intelectual de niños y jóvenes. Elaborar un video, un diario digital, ejercitarse en matemáticas, programar un robot, o integrar datos en una infografía son hoy en día formas en las que una herramienta digital posibilita no sólo aprender sobre diversas disciplinas y además desarrollar habilidades cognitivas y metacognitivas. Es decir, la aparición de dispositivos digitales en las aulas brinda nuevas posibilidades oportunidades para mediar el aprendizaje y la construcción de conocimientos.

Una de las mayores preocupaciones de los docentes que trabajan con este tipo de dispositivos y aplicaciones es que su uso tenga efectos negativos para sus estudiantes. Como toda mediación tecnológica, aquella en la que se utilizan dispositivos digitales puede tener efectos negativos. Nuestra responsabilidad entonces como educadores es estudiar estos dispositivos, su estructura, operación y la filosofía involucrada en su diseño. Meditar sobre las oportunidades que ofrece en educación.

Si nos atenemos a la inquietud de Byrne, es necesario analizar el proceso educativo en el que se introducen los dispositivos digitales, pues muchas apps están diseñadas para limitar la interacción con otros humanos.

La interacción social, como todos sabemos, es fundamental para el desarrollo de cualquier estudiante desde los niveles más básicos. El dilema para el educador es cómo puede mediarse el aprendizaje con dispositivos pensados para disminuir la interacción. El mediar el aprendizaje debe evitar toda filosofía del diseño de sistemas autónomos orientada a eludir el contacto con seres humanos, especialmente en educación. Más allá de su eficacia para realizar transacciones ágiles, el diseño de estos dispositivos digitales (en especial las apps o aplicaciones) puede representar un medio para aprender en un entorno que naturaliza la elusión del contacto con seres humanos. Es decir, son diseñadas para evitar situaciones en las que se pueda presentar un proceso ineficiente, para reducir al mínimo el contacto (por extensión extra lógica) con lo humano.

Aunque parece redundante, es importante que los docentes reflexionemos sobre la importancia nodal de la interacción social en los años de la formación escolar básica. Los niños y jóvenes no sólo socializan en la escuela. Su interacción con los otros les permite construir conocimientos de manera más profunda y significativa a través de la acción social y colectiva. Los estudios de Lev Vigotsky, descubiertos tardíamente en la década de los 60 del siglo pasado, nos permitieron comprender la relevancia del aprendizaje con los otros y a través de los otros, en un ámbito social. Las ideas de la formación social de la mente, presentadas por este autor ruso, juegan un papel fundamental en las teorías occidentales en materia de psicología social de la educación y el desarrollo intelectual. Un solo ejemplo: la necesidad de transferir a los niños y jóvenes la responsabilidad de sus procesos cognitivos, mediante tareas que involucran la interacción social.

La escuela es, junto con la esfera familiar, el lugar más importante para la socialización y la integración social de los seres humanos. La presencia de las nuevas tecnologías en la escuela plantea un problema fundamental: ¿hasta qué punto podemos permitir que la introducción de dispositivos digitales aleje a los niños y a los jóvenes de la interacción social? Ya en los hogares, las familias se quejan de la falta de comunicación entre sus miembros por la presencia de los dispositivos digitales. Los perciben como elementos que rompen la armonía y la convivencia.

De ahí que los educadores debamos introducir dispositivos y aplicaciones (apps) en el aula después de apreciar si en su diseño se busca disminuir o prescindir de la interacción con humanos. Si es adecuado su uso, debemos diseñar actividades de aprendizaje en las que las apps y dispositivos se empleen en un contexto de colaboración y sirvan al aprendizaje en grupo. Debemos diseñar actividades en las que la tecnología aporte a la interacción humana y al reconocimiento del valor que esta tiene para aprender a aprender y también a la realización de los ideales de todos y cada uno de nosotros. Desde el aprendizaje de las matemáticas hasta el desarrollo del criterio moral subyacente a la construcción de la ciudadanía, hay aplicaciones de enorme valor, pero requieren un enfoque pedagógico adecuado.

En cualquier lugar en donde haya más de dos personas hay educación. La pregunta es: ¿la escuela educa? La educación cumple una función más que instrumental, la escuela humaniza.

[1] Eliminating the Human, en http://davidbyrne.com

Fuente:https://elsemanario.com/colaboradores/miguel-angel-perez-alvarez/222255/la-eliminacion-lo-humano-la-educacion/

La inteligencia artificial está lista para análisis de riesgos

En 30 minutos una herramienta de inteligencia artificial puede leer, analizar y organizar más de 40 mil documentos en la web que contengan información específica de un tema.

Por: María Fernanda Navarro

El monitoreo y análisis de la información en el extenso espacio de la internet es actualmente un trabajo que se puede llevar a cabo en cuestión de segundos la inteligencia artificial.

En 30 minutos el CLV Deep View Tool —una herramienta de inteligencia artificial utilizada por la firma de análisis de riesgos Deloitte para la elaboración de posibles escenarios—, puede leer, analizar y organizar más de 40 mil documentos en la web que contengan información específica de un tema.

Asimismo, relaciona temas que tienen una conexión entre sí.

Este sistema apoya a los expertos en el diseño de escenarios que se enfoca en establecer un panorama futuro en algún sector o país para que las empresas generen planes y tomen decisiones basados en esa información.

“Google te dice; mira estos son los 30 millones de artículos más relevantes de algún tema en específico ahora léelos. Esta máquina, los lee, entiende los conceptos y hace grupos, pone estos artículos que hablan respecto a las mismas ideas juntos y así se crea estas nubes de conocimiento”, detalló Florian Klein estratega corporativo de Deliotte.

A cada artículo lo identifica en un mapa a través de colores que sirven para señalar el tipo de tema en el que se enfocan, el país en el que fue elaborado y el tono, ya sea positivo, negativo o neutral, con el que se aborda el tema.

El CLV Deep View Tool tiene dos años de haber sido desarrollado y hasta la fecha se han elaborado 40 ej4ercicios de diseño de escenarios, de 15 industrias y sectores y 12 países.

“Esta herramienta es que te hace mucho más eficiente como analista rencontrar los artículos relevantes ´para ti y te ayuda a entender sobre qué temas se hablan, es fundamental en nuestro negocio de consultoría, porque antes tenías que tener cierta firme punto de vista, y ahora puedes gestionar lo que está pasando y de lo que se habla en internet”, detalló Klein.

El estratega apunto que la herramienta también es cuidadosa en seleccionar las fuentes de información con la que hace análisis, toda vez que tiene por objetivo fuentes académicas, medios de comunicación y blogs acreditados y reportes.

“La metodología de calificación de diseño de escenarios tiene una gran historia, pero ahora mismo estamos viviendo un momento interesante porque por primera vez tenemos estás herramientas que nos permiten capturar ideas de lo que se habla en internet y utilizar los como material que nos permita capturar los factores que van a influir en el futuro”, apuntó.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/la-inteligencia-artificial-esta-lista-para-analisis-de-riesgos/

Las 10 tecnologías más disruptivas de 2017 según el MIT

En la presentación de la primera edición regional del Innovators Under 35 LATAM se dieron a conocer las 10 tecnologías más disruptivas del 2017 según MIT.

 

Por: Diego Remírez

Estas son las tecnologías que el MIT considera que son el futuro y harán un cambio en nuestra sociedad.

1 El final de la parálisis. Aquellas personas que por accidente o nacimiento tengan una parálisis que les impida mover alguna parte de su cuerpo con esta tecnología podrán ver solucionado su problema. Esta funciona con unos electrodos conectados al cerebro y a la extremidad afectada y mediante impulsos mandados desde el cerebro harán funcionar la extremidad. Esta tecnología se aplica en los implantes cocleares que devuelven la audición.

2 Carga inteligente. Aún queda mucho por desarrollarse, pero esto permitirá que los vehículos de carga eléctricos y conectados puedan circular 24 horas al día, aumentando el número de viajes ya que un ser humano puede manejar 60 horas semanales. Además, se verán beneficiados económicamente ya que estos tienen la capacidad de realizar mediciones para realizar un óptimo desempeño de combustible y velocidad. Empresas como Otto comprada por Uber han desarrollado esta tecnología con camiones de la cerveza Budweiser.

3 Reconocimiento facial. Esta se usa en China para realizar pagos con el simple reconocimiento del rostro o en empresas para dar acceso a sus empleados. Ciudades chinas la usan para el turismo. Uno adquiere su boleto para una actividad turística y con el reconocimiento de su cara ya puede acceder a los sitios sin necesidad de colas de seguridad y revisión de boletos.  Una de las empresas en este ámbito es Megvi.

4 Nueva era de la fotografía. La tecnología aplicada a la fotografía también es considerada disruptivas este año por el instituto estadounidense. Con el avance de las tecnologías y el crecimiento y desarrollo de los smartphones, las cámaras que permiten tomar fotos en 360 grados ya son muy accesibles al público entorno a los 500 dólares. Ya hay medios de comunicación que usan esta tecnología para dar las noticias.

5 Energía. En el campo de la energía también se encuentra representado en este listado,  concretamente con células fotovoltaicas calientes. Que permitirán aprovechar el 100% de la luz solar para a través de calor convertirlo en energía. Actualmente solo de capta el 30% de la energía solar porque son los espectros que el ser humano puede captar. Con esto habrá más energía y un mayor aprovechamiento de ella.

6 Terapia génica 2.0. Esta permitirá acabar con ciertas enfermedades raras a través de la implantación de un virus en un gen dañado para convertirlo en gen bueno y poder curar al paciente. Está limitada porque en enfermedades como la diabetes no todos tenemos los mismos genes y eso complica el desarrollo de esta tecnología, pero está probada y se han obtenido grandes resultados.

7 Wiki genética. Se está creando un atlas celular que permitirá a los médicos identificar todos los genes u las células del cuerpo humano para poder realizar un diagnóstico más acertado de las enfermedades y poder combatirla más fácilmente. Se estima que este estudio de todas las células y genes del cuerpo humano lleven 5 años. Gente como Mark Zukerberg ha realizado donaciones para este proyecto.

8 Un riesgo latente. Aquí aparece el ejército zombie de las cosas. Vimos como en los últimos meses se han producido ataques cibernéticos que han causado grandes problemas. Esto es por el internet de las cosas que se convierte en un peligro porque una persona puede hackear todos los dispositivos conectados a una red y tomar control de esa red y usarla a su antojo.

9 Machine learning. En el plano de la educación nos encontramos los avances en lo que a aprendizaje reforzado se refiere. Esto permite a las máquinas aprender a base de error y acierto y ayudarnos a resolver más rápido problemas. Lo que a un ser humano le cuesta 100 horas en el tema de la condición de un vehículo. Las máquinas en 3 horas de prueba adquieren el mismo conocimiento.

10 Cómputo de nueva era. Y por último nos encontramos las computadoras cuánticas funcionales. Se aplican en el campo de la inteligencia artificial y big data. Aún no hay computadoras que puedan ser utilizadas diariamente por los seres humanos. Estas funcionan mediante la creación de redes de quibits.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/10-tecnologias-mit/

¿Qué necesita México para tener ciudades inteligentes?

En 2050 se espera que 70% de la población mundial viva en ciudades.

Ciudad de México (Foto: Fernando Luna Arce)

Por: Fernanda Celis

Vehículos autónomos, eléctricos, conectados y compartir el auto en lugar de tener uno propio, así como adoptar infraestructura digital son cambios que tienen que concretarse en México para contar con ciudades inteligentes.

En el Foro Masterpass, realizado por Mastercard y Forbes México, Hugo Martínez, director de Políticas Públicas de Uber México, dijo que, como parte de la movilidad del futuro, los jóvenes prefieren compartir sus viajes en auto.

La Ciudad de México se encuentra entre las tres más inteligentes de América Latina, solo detrás de Buenos Aires y Santiago de Chile.

Se prevé que 70% de la población mundial viva en ciudades para 2050.

Por su parte, Andrés Canales, vicepresidente adjunto de Internet de las Cosas (IoT) en AT&T, señaló que la empresa trabaja en conectar 14 millones de autos de manera segura, lo que incluye vehículos autónomos con Uber.

El especialista comentó que es necesario que la inversión privada trabaje en dar infraestructura digital para comunicarse con otros autos, y para que estos respondan a su entorno.

Además de las exigencias en movilidad, para tener ciudades inteligentes se requiere de infraestructura que optimice los recursos naturales.

“Las ciudades crecen y uno de los problemas es el transporte, pero también el agua. Hay edificios altos y necesitamos formas que optimicen el uso de los recursos, para que la calidad de vida no se reduzca”, comentó Canales.

“En tema de inundaciones  la pregunta es cómo hacer la rápida liberación (de las vialidades) , para minimizar los impactos”, agregó Carlos Tunes, director de Watson IoT de IBM Latinoamérica.

Mauricio González, director de Desarrollo de Mercado y Relación con Gobierno en Mastercard, comentó que para tener ciudades inteligentes es necesario contar con ciudadanos inteligentes.

Para ello, la firma trabaja en servicios de inclusión y educación financiera, así como en el impulso de servicios formales.

En México hay cuatro ciudades inteligentes en proceso: Ciudad Creativa Digital y Tequila, en Jalisco; Maderas, en Querétaro; y Smart, en Puebla.

Por otra parte, Hugo Martínez agregó que parte de los retos es la bancarizacion, pues ello hace difícil la inclusión. Recordó que el 50% de la población en el país no tiene acceso a pagos electrónicos.

La compañia de transporte privado acepta pagos en efectivo en algunos puntos del país, sin embargo, la principal forma de pago es con tarjeta de débito o crédito.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/que-necesita-mexico-para-tener-ciudades-inteligentes/

La revolución tecnológica está cambiando la manera en que medimos la pobreza

El mundo tiene un objetivo ambicioso: poner fin a la pobreza extrema antes de fines de 2030. Pero sin datos de buena calidad sobre la pobreza, es imposible saber si estamos avanzando, o si los programas y políticas están alcanzando a quienes más lo necesitan.

 

Los países suelen asociarse con el Grupo Banco Mundial y otros organismos para medir la pobreza y el bienestar utilizando encuestas de hogares, que proporcionan a los responsables de formular políticas datos sobre quiénes son los pobres, dónde viven y qué obstáculos frenan su progreso.La tecnología está comenzando a revolucionar el campo de la recopilación de datos  de hogares —tarea que hace un tiempo se realizaba con papel y lápiz— y el Banco Mundial está aprovechando este potencial para producir más y mejores datos sobre la pobreza.

Hasta hace poco, los recopiladores de datos de las oficinas nacionales de estadísticas viajaban a través de los países para entrevistar a los encuestados y hacerles una serie de preguntas, equipados solo con un cuestionario impreso, donde tomaban nota de la información. La mayoría era increíblemente diligente. Otros, no tanto. De cualquier manera, estos recopiladores de datos volvían a las oficinas de estadísticas, las notas manuscritas eran transferidas a un sistema informático y, después de una gran cantidad de cálculos, se obtenían las tasas de pobreza de los países.

Claramente, este método tenía sus defectos. Además de los errores humanos, en la transferencia de los datos del papel a un computador se cometían equivocaciones.

En la actualidad, la tecnología está ayudando a eliminar estos problemas relacionados con la calidad de los datos sin cambiar el proceso subyacente. Los recolectores de datos todavía tienen que viajar a los pueblos y ciudades cercanas y remotas, pero ahora van equipados con tabletas, que no solo sincronizan automáticamente las respuestas de las encuestas con un sistema centralizado en el momento en que se las ingresa, sino que también incluyen rastreadores GPS para cerciorarse de que quienes están obteniendo los datos están yendo a los lugares donde deben ir y que están entrevistando a las personas que corresponde. Esto ha ayudado a reducir los errores en los datos y a simplificar el proceso.

Image

Y cuando los recolectores de datos (llamados también “encuestadores”) no pueden viajar a ciertas zonas, o cuando un país simplemente necesita datos más frecuentes, en tiempo real, de la pobreza y el bienestar, los teléfonos móviles se han convertido en la herramienta favorita para conseguir una amplia muestra de personas y comprender mejor sus experiencias de una manera eficaz en función de los costos. Las encuestas mediante teléfonos móviles se han convertido en un complemento confiable y útil de las encuestas de hogares y, en muchos casos, están permitiendo a los países llegar y responder a sus ciudadanos durante crisis, conflictos y perturbaciones económicas cuando la recopilación de datos en persona sería muy difícil de realizar y es crucial obtener información inmediata.

“La tecnología se puede aprovechar de tres modos diferentes”, dijo Utz Pape, economista del Banco Mundial. “Puede ayudar a mejorar la calidad de los datos de los estudios existentes; aumentar la frecuencia de la recopilación de datos para complementar las encuestas de hogares tradicionales, y también abrir nuevas vías para los métodos de recopilación de datos y mejorar nuestra comprensión de las conductas de las personas”.

A medida que la tecnología está cambiando el campo de la recopilación de datos, los investigadores siguen encontrando nuevas maneras de aprovechar el poder de los teléfonos y las tabletas móviles.

La iniciativa del Banco Mundial Pulso de Sudán del Sur, (i) por ejemplo, da un paso más allá en el ámbito de la recolección de datos basada en el uso de tabletas. Además de realizar las encuestas de hogares, los encuestadores registran también un testimonio breve de las personas entrevistadas, en que relatan  en primera persona la situación en terreno. Estos testimonios permiten a los usuarios agregar un toque humano a los datos y estadísticas, entregando un panorama más completo de la experiencia del país.

Datos en tiempo real a través de los teléfonos móviles

Al mismo tiempo, cada vez más países están generando datos en tiempo real mediante encuestas de alta frecuencia, a partir de la proliferación de los teléfonos móviles en todo el mundo. La iniciativa del Banco Mundial Listening to Africa (L2A) (Escuchar a África) (i) ha sido pionera en el uso de teléfonos móviles para recoger periódicamente información sobre condiciones de vida. Este enfoque combina las encuestas en persona con las entrevistas telefónicas de seguimiento para obtener datos que permitan monitorear el bienestar de la población.

La iniciativa distribuye teléfonos móviles y cargadores solares a todos los encuestados. Para minimizar el riesgo de deserción del programa, los encuestados reciben tarjetas telefónicas. La iniciativa se lleva a cabo en seis países y se ha utilizado para recopilar datos sobre una amplia gama de áreas: desde el monitoreo de instalaciones de atención de salud en Tanzanía (i) hasta la recopilación de datos sobre la frecuencia de las interrupciones de la energía en Togo. (i)

“Si bien conseguir datos a través de los teléfonos móviles es un fenómeno relativamente nuevo, en cinco años, esto será un enfoque muy común”, dijo Johannes Hoogeveen, economista principal del Departamento de Prácticas Mundiales de Reducción de la Pobreza en la región de África. “La revolución tecnológica acaba de comenzar y con la capacidad adecuada en las oficinas nacionales de estadísticas y un modelo de financiamiento apropiado, las oportunidades para recopilar datos mediante la tecnología son ilimitadas desde el punto de vista del desarrollo”.

Según Hoogeveen, este enfoque podría funcionar bien en particular en contextos frágiles y afectados por conflictos, así como durante crisis, (i) tales como desastres naturales, situaciones de hambruna y pandemias. Por ejemplo, se emplearon encuestas telefónicas para monitorear la crisis del ébola en África occidental, las inundaciones en Dar es Salam y el desplazamiento forzado en Malí.

Pero Hoogeveen advirtió que el enfoque está todavía en sus primeras etapas y que es necesario fortalecer los vínculos con las respuestas normativas para que su verdadero valor se haga realidad. Agregó que eso podría ayudar a atraer financiamiento y asistencia adicionales para ampliar el enfoque aún más.

Los esfuerzos de recopilación de datos impulsados por la tecnología no se han restringido solo a la región de África. De hecho, el enfoque fue puesto a prueba anteriormente en Perú y Honduras con el programa Listening 2 LAC (Escuchar a ALC). (i) En Europa y Asia central, el Banco Mundial ha puesto en marcha el programa Listening to Tajikistan (Escuchar a Tayikistán), (i) que fue diseñado para monitorear el impacto de la desaceleración económica rusa en 2014 y 2015. La iniciativa, iniciada como un proyecto piloto de seis meses, ha funcionado ya un periodo de 29 meses, y gracias a una alianza con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Organismo Japonés de Cooperación Internacional (JICA) la recopilación de datos continuará durante los próximos 12 meses. Dado el volumen de información, el equipo está trabajando para elaborar un índice de la fragilidad que contenga múltiples dimensiones, con el cual se pueda monitorear mensualmente un conjunto de indicadores sobre el bienestar, abarcando desde la seguridad alimentaria hasta la calidad de los empleos y los servicios públicos.

“El uso de la tecnología para la recopilación de datos se puede ver como una solución nueva a un problema antiguo”, señaló Joao Pedro Azevedo, economista principal del Departamento de Prácticas Mundiales de Reducción de la Pobreza del Banco Mundial, quien codirige la iniciativa Escuchar a Tayikistán junto con William Hutchins Seitz. “Sin embargo, realmente necesitamos un cambio en nuestra mentalidad, ya que solemos aplicar las nuevas tecnologías a un antiguo paradigma. De cara al futuro, necesitamos también explorar qué nuevas preguntas podemos y deberíamos hacer en estos nuevos tipos de encuestas, y cómo podríamos utilizar tales plataformas para monitorear los resultados directamente”.

Image

Una mirada al futuro

Ya podemos vislumbrar este futuro. En Tayikistán, el equipo está instalando cajas Smart Survey en hogares seleccionados para supervisar el uso de energía. Dado el enorme problema energético en el país, las cajas envían de manera automática datos sobre los cortes de luz en tiempo real y podrían ayudar a monitorear la calidad de la energía. El equipo colabora también con la unidad de macrodatos del Banco Mundial para calibrar y validar algoritmos de aprendizaje automático relacionados con información geoespacial, como luz nocturna, que les permitirán comprender los patrones de los cortes de electricidad más allá de los 150 lugares donde se han instalado cajas Smart Survey.

En Somalia, el equipo de un proyecto piloto está utilizando alrededor de 200 rastreadores GPS para analizar el patrón migratorio de los grupos nómadas. Este proyecto tiene como objetivos ayudar a incluir a los nómadas para que estén representados en las futuras encuestas; proporcionar más análisis acerca de cuándo, cómo y dónde migran, y ayudar a mejorar la prestación de servicios públicos.

Image
Niños corren en un pueblo de Pastigov, Tayikistán. La iniciativa Escucha a Tayikistán utiliza teléfonos móviles para vigilar el bienestar de las personas y recopila datos sobre una serie de indicadores que van desde la seguridad alimentaria hasta el empleo y los servicios públicos.© Ronan Shenhav/Flickr

 

También hay otras iniciativas, por ejemplo en México, donde el Banco Mundial y sus asociados están empleando imágenes satelitales (i) y datos de encuestas para estimar hasta el nivel municipal cuántas personas viven bajo la línea de la pobreza, o brindando orientación a los recolectores de datos que usan imágenes satelitales en el proceso de selección de una muestra representativa para la encuesta de alta frecuencia de Somalia. Sin embargo, a pesar de las innovaciones, estas iniciativas no pretenden reemplazar las encuestas de hogares tradicionales, que todavía constituyen el componente principal de los métodos para medir la pobreza. Cuando están bien integradas, pueden ser un conjunto formidable de herramientas para recopilar datos y proporcionar las mejores pruebas posibles a los responsables de formular políticas.

Alvin Etang Ndip, economista del Departamento de Prácticas Mundiales de Reducción de la Pobreza del Banco Mundial y quien está cargo de la iniciativa Escuchar a África, resumió de manera acertada la función de las innovaciones tecnológicas en la recopilación de datos, señalando que: “la revolución tecnológica está realmente cambiando —para mejor— la manera en que trabajamos”.

Fuente:http://www.bancomundial.org/es/news/immersive-story/2017/07/26/the-tech-revolution-thats-changing-how-we-measure-poverty?cid=ECR_FB_worldbank_ES_EXTP