Tecnología y psicología para mejorar el futuro de las pensiones

Tecnología y psicología para mejorar el futuro de las pensiones

Por: MARÍA TERESA SILVA-PORTO

¿Puede un mensaje de texto o anuncio en una red social animarte a ahorrar para tu jubilación? ¿Y si cada vez que fueras de compras ahorraras automáticamente? ¿Ahorrarías para tu retiro si tuvieras esa opción a golpe de clic o siguiendo unos pasos muy sencillos a través de una aplicación del celular? Las nuevas tecnologías y las averiguaciones de la economía del comportamiento (la disciplina que estudia los factores psicológicos que inciden en que las personas no siempre tomemos las mejores decisiones económicas para nosotros mismos) abren un horizonte desconocido a la hora de enfrentar uno de los desafíos de la región en materia de pensiones: el escaso ahorro previsional.

Las nuevas tecnologías y las averiguaciones de la economía del comportamiento abren un horizonte desconocido a la hora de enfrentar uno de los desafíos de la región en materia de pensiones: el escaso ahorro previsional.

Estudiar qué funciona (y qué no) para promover un mayor ahorro para la vejez en América Latina y el Caribe es el principal objetivo del Laboratorio de Ahorro para el Retiro, un nuevo proyecto con el que desde el BID queremos impulsar un asunto clave en el contexto presente y futuro de las pensiones en la región. La radiografía actual es inquietante: pocas personas cuentan con una pensión en la vejez y, además, los pocos afortunados que pueden llamarse a sí mismos pensionistas reciben habitualmente montos insuficientes para llevar una vida digna. Mirando hacia adelante, el panorama es todavía más preocupante: en ausencia de reformas, el rápido envejecimiento de la población agravará esta situación en las décadas venideras.

Aunque quieren ahorrar, pocos lo hacen

Millones de trabajadores en la región no ahorran para su retiro. A esta realidad contribuyen el mal funcionamiento del mercado de trabajoel diseño de los sistemas de pensiones y también las barreras psicológicas propias de la naturaleza humana. Esta es la razón que explica que, aunque las encuestas de opinión demuestran que los trabajadores de la región quieren ahorrar, pocos logran hacerlo.

El escaso ahorro previsional y la situación general de los sistemas de pensiones de la región, que también se ven amenazados por el futuro del mercado laboral, obliga hoy más que nunca a la búsqueda de soluciones imaginativas. Por esta razón, el Laboratorio de Ahorro para el Retiro nace como un espacio de ensayo para saber de qué forma se puede aprovechar la tecnología y la psicología para generar un mayor ahorro previsional en América Latina y el Caribe. Con más de 15 intervenciones previstas (algunas de ellas ya en marcha), el proyecto buscará  incrementar el ahorro para el retiro de los trabajadores de la región y generar evidencia rigurosa que ayude en el futuro a mejorar los sistemas de pensiones.

El escaso ahorro previsional y la situación general de los sistemas de pensiones de la región, que también se ven amenazados por el futuro del mercado laboral, obliga hoy más que nunca a la búsqueda de soluciones imaginativas.

No parece posible pasar del modelo tradicional del Estado del Bienestar a uno adaptado al siglo XXI sin apropiarse y aprovechar al máximo las oportunidades que nos brinda la tecnología y la economía del comportamiento. Con el Laboratorio de Ahorro para el Retiro buscamos iluminar el camino.

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2018/04/19/tecnologia-y-psicologia-para-mejorar-el-futuro-de-las-pensiones/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=1714f578ec-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-1714f578ec-189478437

Advertisements

Hacia una economía más inclusiva y conectada

La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga.
Image: Tom Perry/Banco Mundial

 

Por:Jim Yong Kim

Si bien algunos estudios (PDF, en inglés) pronostican que la automatización eliminará empleos a un ritmo vertiginoso, las tecnologías disruptivas pueden también generar nuevos tipos de trabajo. En nuestro documento provisional del próximo Informe sobre el desarrollo mundial 2019, titulado The Changing Nature of Work (La naturaleza cambiante del trabajo), (PDF, en inglés) se señala que en el siglo pasado los robots han creado más trabajos que los que se han eliminado.La capacidad de la tecnología de producir cambios exponenciales en la forma en que vivimos, trabajamos y nos organizamos nos hace preguntarnos constantemente en el Grupo Banco Mundial: ¿cómo podemos adaptar las habilidades y los conocimientos actuales con los empleos del futuro?

Una respuesta es aprovechando la revolución de los datos para apoyar nuevas vías hacia el desarrollo. Alrededor de 2,5 trillones de bytes de datos se generan todos los días en los teléfonos móviles, sensores, plataformas digitales y otras fuentes. Cuando los datos se usan para ayudar a las personas a adaptarse a la economía que se apoya en la tecnología, esto puede contribuir de manera muy significativa al objetivo de poner fin a la pobreza extrema y la desigualdad. Las empresas tecnológicas, por muy bien intencionadas que sean, no pueden hacer esto por sí solas.

Con este fin, el Grupo Banco Mundial se ha asociado con LinkedIn para usar su gráfico de la economía mundial, (i) creado con los aportes de 546 millones de miembros de esta comunidad, e identificar vías de readaptación profesional y mejoramiento de las competencias de los trabajadores. Esta nueva fuente de datos nos ayuda a entender qué habilidades tienen una alta demanda, qué sectores están ganando o perdiendo trabajadores y en qué lugares se ubica la fuerza laboral.

Los datos de LinkedIn indican los principales países donde Sudáfrica gana y pierde talento.
Image: Banco Mundial

 

Al tener más información al nivel de ciudades y países, podemos ayudar a los Gobiernos a identificar habilidades demandadas por sectores en expansión y los programas de capacitación necesarios para apoyarlas. Esto, a su vez, permitirá a los países a crear más (y mejores) trabajos. En una época de rápida evolución tecnológica, cuando la automatización está generando cambios en los sectores y el desplazamiento de empleos, los datos de LinkedIn proporcionan un sistema de “alerta temprana” que puede facilitar respuestas más efectivas de políticas públicas.

Durante más de siete décadas, el Grupo Banco Mundial ha trabajado en todos los sectores económicos para poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida en el mundo. En el marco de nuestro Proyecto de Capital Humano se está conformando una amplia coalición de partes interesadas para evaluar y mejorar las habilidades de las personas jóvenes. Estamos llevando a cabo extensa investigación sobre los nexos entre las inversiones en la gente y el crecimiento económico, y estamos trabajando para movilizar de manera más rápida el financiamiento para inversiones en desarrollo de capital humano.

Los datos de LinkedIn proporcionan información en tiempo real acerca de las habilidades que demanda el sector privado.
Image: Banco Mundial/Linkedin
La alianza con LinkedIn es una de las diversas asociaciones que hemos establecido con el sector privado, ya que estamos trabajando con empresas como Airbnb (i) y Amazon (i) para aprovechar la revolución de los datos en aras del bien común. El mes pasado en el Congreso Mundial de la Tecnología Móvil (i) anuncié el inicio de una alianza con la Asociación GSM (GSMA), una entidad que representa a más de 800 operadores móviles de todo el mundo, con el fin de usar los datos generados en los aparatos móviles y en el internet de las cosas para solucionar los desafíos del desarrollo más cruciales.

En mi discurso (i) señalé que gracias a los teléfonos inteligentes, el internet y los medios sociales prácticamente todos pueden ver cómo viven los demás. Los economistas del Banco concluyeron que a medida que la gente tiene acceso a internet, su ingreso de referencia —es decir, aquel con el que cada persona compara su propio nivel de ingresos— empieza a crecer, generando un aumento de las aspiraciones. Y según estimaciones de algunos estudios, 8000 millones de personas en todo el mundo tendrán acceso a banda ancha en 2025, por lo que sin duda las aspiraciones seguirán creciendo. Los programas de formación y capacitación deben responder a las aspiraciones de la gente. Si eso no sucede, y las aspiraciones se entrecruzan con frustración, los países podrían seguir la senda de la fragilidad, los conflictos, la violencia, el extremismo y la migración.

En el Grupo Banco Mundial, creemos que las tecnologías disruptivas pueden ayudar a las sociedades a ser más resilientes y desarrollar nuevos motores de crecimiento económico. El 80 % de las personas en el mundo en desarrollo tiene un teléfono móvil, un porcentaje mayor que el acceso de los niños a la escuela.La tecnología no solo cambia la manera en que interactuamos unos con otros, sino también lo que sabemos acerca de la desigualdad y cómo podemos solucionar este problema.

Asegurarnos que los estudiantes de hoy puedan competir en la economía del mañana exige una visión que se base en el conocimiento y la experiencia tanto del sector público como del sector privado. Una revolución en favor del desarrollo puede adaptarse y complementarse con la Cuarta Revolución Industrial. Nunca me he sentido tan optimista que, al promover la formación de coaliciones y alianzas, podemos apoyar el desarrollo de nuevas áreas de crecimiento para transitar hacia una economía más inclusiva y altamente conectada en los años y decenios venideros.

La paradoja de las críticas a la globalización

Image: REUTERS

Por:Arvind Subramanian

La mayoría de economistas están de acuerdo acerca de los beneficios de la integración global “real”, es decir, de los prácticamente ilimitados flujos transfronterizos de bienes, mano de obra y tecnología. Pero están menos seguros en cuanto a la integración financiera global, especialmente de los flujos a corto plazo del llamado dinero caliente. Sin embargo, la reacción antiglobalización de hoy se centra principalmente en la integración real, y casi en su totalidad se olvida de los aspectos financieros.

La reacción a la integración real recientemente ha impulsado a la administración del presidente estadounidense Donald Trump a recurrir al proteccionismo comercial unilateral, dirigido a China en particular. Tanto en Estados Unidos como en Europa se están levantando barreras contra la migración. Muchos gobiernos se están moviendo para imponer nuevos impuestos a las compañías de tecnología consideradas demasiado grandes o influyentes.

En este contexto, extraña la ausencia de un mínimo de protestas contra la integración financiera. Después de todo, los flujos financieros regularmente han causado estragos en las economías ricas y pobres por igual en los últimos 40 años. Y ese daño no es ningún secreto: instituciones como el Fondo Monetario Internacional lo han destacado, añadiendo condiciones a su previo apoyo a la apertura financiera.

La ausencia de resistencia a la integración financiera puede reflejar el núcleo del problema o, quizás más exactamente, la narrativa. Cuando se trata de integración global real, es fácil identificar a los perpetradores y las víctimas; con la integración financiera, no lo es.

Consideren el libre comercio. Si bien en general es beneficioso, sus efectos distributivos adversos son innegables, y es fácil decir quién sale perjudicado (por ejemplo, trabajadores de países avanzados en industrias de menor valor agregado como el acero), y quién está haciendo el daño (países en desarrollo que puede producir y exportar el bien relevante más barato). Los perdedores pueden ser una minoría, pero pueden unirse para amplificar su voz y maximizar su poder de negociación, especialmente si están geográficamente concentrados. Con un objetivo claro, su indignación adquiere fuerza y legitimidad.

Del mismo modo, la migración trae consigo ganancias importantes y, según muchos, pérdidas significativas. Entre los aparentes perdedores pueden incluirse los trabajadores domésticos que están (o creen que están) afectados por la competencia de los migrantes, o ciudadanos que sienten que su forma de vida, o incluso su identidad, se ve amenazada. No importa si estas afirmaciones son empíricamente verdaderas; encajan en una narrativa clara y convincente, en la que los inmigrantes son retratados como villanos. Tal narrativa, como hemos visto, es una herramienta de movilización muy efectiva en manos de políticos cínicos.

Por supuesto, las crisis financieras -como las ocurridas en América Latina a principios de los años ochenta, en Asia oriental a fines de los noventa, en Europa oriental a finales de los años 2000 y en Europa en los años 2010- también tienen claras víctimas: los que pierden sus empleos, casas o ahorros para la jubilación. Pero no es tan fácil atribuir culpas.

En el pasado -volviendo a la Edad Media, de hecho-, a menudo se ha culpado a los bancos. Pero las fuentes de los actuales flujos de dinero caliente no son fácilmente identificables. Los fondos de cobertura, fondos mutuos, compañías de administración de activos, fondos de pensiones y fondos de riqueza soberana operan en todo el mundo, en jurisdicciones legítimas y en lo que W. Somerset Maugham describió una vez como “lugares soleados para gente sombría”.

Incluso si los prestamistas pudieran identificarse fácilmente, no se les podría echar toda la culpa. Las transacciones financieras siempre involucran a los prestatarios y, a diferencia de los trabajadores siderúrgicos despedidos, los prestatarios incumplidos (individuos o países) rara vez son víctimas inocentes. En muchos casos, los grandes prestatarios han obtenido sus préstamos engañando a los prestamistas o usando conexiones políticas, como lo hicieron los compinches del ex presidente indonesio Suharto.

Si bien las narrativas que muestran a villanos concretos y fácilmente identificables hacen que la integración real -a pesar de sus beneficios generales tangibles- sea difícil de mantener, la ausencia de narrativas comparables está permitiendo que la integración financiera no cese. Esto coloca al mundo en un camino donde hay menos integración de la buena, y más de la cuestionable.

Alterar esta trayectoria requiere dos tipos de respuesta. Para apoyar la integración real, los responsables de las políticas públicas deben crear redes de seguridad social ambiciosas -incluso de manera radical-, que protejan a los perdedores inevitables, a la vez que destacan los beneficios generales que brinda dicha integración. Las acciones contra los perpetradores -por ejemplo firmas y países que roban descaradamente la propiedad intelectual- también pueden ser necesarias, a pesar de los costos potenciales.

Mientras tanto, los responsables públicos deberán mejorar la gestión de la integración financiera, una tarea que puede ser aún más desafiante, ya que ningún grupo político lo está exigiendo. Dada la nebulosa financiera, casi de naturaleza fantasmagórica, que elude la construcción de una narrativa fácil, la tarea de moldearla será difícil. Pero estamos obligados a hacerlo.

Fuente:https://www.weforum.org/es/agenda/2018/04/la-paradoja-de-las-criticas-a-la-globalizacion

Maternidad agudiza brecha de género en el trabajo: OCDE

En el país, el 44.9% de las mujeres en edad de trabajar tienen un empleo, lo cual es la tercera tasa más baja de los 35 países miembros de la OCDE.

Por: Fernanda Celis

La brecha de género en el campo laboral es cada vez más grande para las mexicanas durante los años de formación de una familia, de acuerdo con el estudio “La Lucha por la Igualdad de Género: Una Batalla Cuesta Arriba” (2017) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE).

“La maternidad tiene efectos negativos sobre la participación de la mujer en la fuerza de trabajo, su remuneración y su progresión profesional. Esto ocurre sobre todo cuando la oferta de servicios públicos de calidad para el cuidado infantil no cubre la demanda, como es el caso en México”, indica el reporte.

En el país, el 44.9% de las mujeres en edad de trabajar tienen un empleo, lo cual es la tercera tasa más baja de los 35 países miembros, solo por encima de Turquía (28.7%) y Grecia (41.7%), y por debajo del promedio del organismo (60.1%). Por el contrario, los hombres mexicanos se encuentran en una tasa de empleo del 78.5%.

“Los estereotipos todavía limitan las opciones de mujeres y niñas, y las mexicanas se ocupan, sin remuneración alguna, de más de tres cuartas partes de todos los quehaceres domésticos y del cuidado de los niños. Estas horas dedicadas al trabajo no remunerado restringen el tiempo que podrían destinar al trabajo remunerado”, señala el reporte.

De igual manera, las largas jornadas laborales es un obstáculo para madres y padres, al tiempo en que es importante la licencia de paternidad para equilibrar la balanza en el cuidado de los hijos.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/maternidad-agudiza-brecha-de-genero-en-el-trabajo-ocde/

Mucho de lo que ha cambiado en México fue primero exigencia y propuesta de la sociedad civil

México ha cambiado mucho durante las últimas décadas. Esta profunda transformación no podría explicarse sin el trabajo e incidencia de una red de organizaciones ciudadanas con una agenda tan diversa como los propios problemas nacionales.

Desconfiar de la sociedad civil equivale a despreciar la voluntad e iniciativa de mujeres y hombres que no se quedan pasivos ante la injusticia, la opacidad, el mal gobierno o la desigualdad.

Suponer que sólo la autoridad del presidente o del gobierno, sin la participación de los ciudadanos, puede encarar problemas como la inseguridad y la corrupción es una peligrosa ingenuidad que sólo agravará la crisis actual.

Más que suspicacia y recelo, el trabajo de la sociedad civil debería ser considerado como una aportación para diagnosticar y resolver los problemas colectivos. Sólo los regímenes autocráticos o los defensores del status quopueden percibir la participación cívica como una amenaza al orden y la estabilidad.

Mientras exista en México un régimen de libertades democráticas habrá espacio para la sociedad civil, para sus exigencias y propuestas.

10 cambios, entre muchos, que primero fueron propuestas y exigencias ciudadanas

  1. La creación del Instituto Federal Electoral y las políticas de paridad en el sistema electoral
  2. La autonomía de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y del Banco de México
  3. La reforma política de la Ciudad de México, sin la cual los habitantes de la Ciudad de México no podrían elegir a sus autoridades
  4. La evaluación educativa y el servicio profesional docente basado en el mérito
  5. La evaluación independiente de la política socia y la creación del CONEVAL
  6. La creación del INAI y la agenda de transparencia y rendición de cuentas
  7. La reforma en Derechos Humanos y denuncias de violaciones graves a los mismos (Ayotzinapa, Tlatlaya o Tanhuato)
  8. La Ley 3de3, la creación del Sistema Nacional Anticorrupción y la denuncia de grandes casos de desvío de recursos como los de Chihuahua, Nuevo León, Quintana Roo, Sonora, Veracruz o la Estafa Maestra
  9. El amparo que condujo a la obligación de legislar en materia de publicidad gubernamental
  10. La iniciativa de reforma legal para contar con una Fiscalía verdaderamente independiente

México crece de la mano con sus ciudadanos

Fuente:https://imco.org.mx/temas/mucho-lo-ha-cambiado-mexico-fue-primero-exigencia-propuesta-la-sociedad-civil/

Evaluación de la política de desarrollo social 2018 vía Coneval

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) realizó el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018, el cual analiza el desempeño de la política de desarrollo social en México con el objetivo de que las administraciones de los tres niveles cuenten con información para elaborar, monitorear y evaluar sus planes y programas en esta materia.

Para este estudio, el Coneval indica que utilizó evidencia acumulada a lo largo de 10 años sobre mediciones de pobreza y evaluaciones de desarrollo social, además del análisis de cumplimiento de derechos sociales y de las condiciones de grupos discriminados.

Los principales hallazgos de este estudio son:

  • Entre 2008 y 2016, la pobreza aumentó en 3.9 millones de personas. En el mismo periodo 2.9 millones de personas dejaron de estar en situación de pobreza extrema.

  • Las carencias que más se redujeron entre 2008 y 2016 son: carencia por acceso a los servicios de salud (24 millones de personas menos con esa carencia), carencia de calidad y espacios de la vivienda (5 millones de personas menos).
  • En 2016, 68.4 millones de personas tenían carencia por acceso a la seguridad social. A pesar de que los gobiernos federales y estatales han creado diversos programas no contributivos, la proliferación de de instrumentos dispersos e inconexos no soluciona el problema de fondo.
  • La carencia de acceso a la alimentación se mantuvo prácticamente igual entre 2008 y 2016. Según el Coneval, En 2016 había 24.6 millones de personas con esta carencia.

  • En 24 años (1992-2016) el ingreso promedio no ha permitido mejoras permanentes en el bienestar de los hogares. En ese periodo, el crecimiento promedio anual solo ha aumentado 1.3% a nivel per cápita.
  • Según el Coneval, el poder adquisitivo del ingreso laboral se incrementó 8.6% entre 2014 y 2016, sin embargo, este se redujo 10.6% entre 2005 y 2017. Además, el alza inflacionaria de 6.77% en 2017 provocó que el poder de compra en los hogares disminuyera 2.5% ese año.

  • De 2009 a 2017, la informalidad laboral solo disminuyó de 60% a 57%, por lo que este tipo de empleo es el que prevalece en el país.
  • En 2017, del total de personas jóvenes ocupadas, 59.9% se encontraban en empleos informales.

  • De acuerdo con el informe, en el ciclo 2016-2017 la tasa neta de escolarización llegó a 98.4% en primaria y 86.2% en secundaria. Sin embargo, la permanencia de los estudiantes de educación media y superior es afectada por la falta de recursos económicos en los hogares.
  • La población indígena enfrenta brechas en todos los casos en que se compara con población no indígena, y la situación se agrava cuando además de ser indígena son mujeres. En 2016, 85.1 por ciento de las mujeres indígenas residentes en zonas rurales eran pobres.

Las principales recomendaciones son:

  • En su informe, el Coneval recomienda que la política pública, especialmente la de desarrollo social, tenga como hilo conductor el acceso efectivo a los derechos como mecanismo principal, con lo cual se permitiría cerrar las brechas económicas y sociales entre diferentes grupos.
  • Continuar en el corto plazo con estrategias coordinadas entre dependencias y órdenes de gobierno dedicadas a reducir la pobreza multidimensional.
  • También sugiere la implementación un esquema de protección social universal que propicie reducir las brechas más urgentes y promueva una mayor igualdad a los accesos básicos para toda la población.

Consulta el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 y las recomendaciones específicas aquí.

Fuente:https://imco.org.mx/temas/evaluacion-la-politica-desarrollo-social-2018-via-coneval/

Los empleos en la ciudad no corren más riesgo de automatización que un siglo atrás

Image: REUTERS

Por:Rob Smith

A principios de 1800, los trabajadores textiles en el Reino Unido se vieron amenazados por la introducción de las máquinas, lo que llevó a la rebelión de los luditas entre 1811 y 1813. Si bien este tipo de acción es muy poco frecuente, las protestas contra la automatización son cada vez más comunes.

Junto con la automatización, se predice un incremento de los empleos en ciertos sectores.

Image: REUTERS/Issei Kato

 

Al igual que con los luditas, hoy existe una creciente preocupación de que los avances en inteligencia artificial (IA) y robótica eliminen muchos puestos de trabajo de baja y mediana cualificación. No obstante, si bien esto presentará un desafío importante en los próximos años, los puestos de trabajo en las ciudades del Reino Unido no corren más riesgo de automatización hoy que un siglo atrás.

Esto concuerda con un nuevo informe de Cities Outlook 2018 enfocado en el Reino Unido, que analiza cómo los avances tecnológicos afectarán el mercado laboral para 2030 y cómo se compara con el principio del siglo XX.

Los mercados laborales suelen recuperarse

En 1911, la cantidad de empleados domésticos y lavanderos comenzó a disminuir drásticamente debido a la llegada de aparatos eléctricos como lavadoras y aspiradoras. Esto significó que en 1951, la cantidad de lavanderos y empleados domésticos había caído en un 34 % y un 67 %, respectivamente.

Los empleados domésticos y mayordomos eran una especie en extinción a finales del siglo XIX. Image: REUTERS/Olivia Harris

De cara al futuro, el informe muestra que alrededor de 3,6 millones de empleos estarán en riesgo de aquí a 2030, con más del 50 % de las pérdidas provenientes de solo cinco ocupaciones: asistentes de ventas, personal administrativo, representantes de servicio al cliente, ensambladores y operarios de máquinas.

Quienes trabajan en ventas y menudeo son los que ahora están en mayor riesgo. Image: Cities Outlook 2018

 

“Si bien las posibles pérdidas de puestos de trabajo representarán un desafío, la historia muestra que las ciudades estuvieron expuestas a un riesgo similar hace cien años como resultado tanto de la automatización como de la globalización. A pesar de esto, la mayoría ha podido recuperarse y crecer”, dice el informe.

De hecho, 52 ciudades en Inglaterra ahora tienen más trabajos que en 1911, mientras que 27 han superado el doble de su fuerza laboral. En la ciudad de Slough, los empleos han aumentado en un 900 % en los últimos 100 años, mientras que los empleos en Londres se han incrementado en más del 51 %, según el informe.

Los empleos en Slough han aumentado en un 900 % desde 1911. Image: Cities Outlook 2018

 

Según la Fundación Nacional para la Ciencia, Tecnología y las Artes (National Endowment for Science, Technology and the Arts, NESTA), la mitad de todos los aumentos de empleo para 2030 se creará en ocupaciones financiadas con fondos públicos, como en los sectores de salud y bienestar, mientras que el 26 % se creará para los trabajadores menos cualificados en el sector privado. El 24 % restante se creará para personas altamente cualificadas en el sector privado.

El futuro del trabajo

Los cambios en el mercado laboral también se reflejarán en la necesidad de que los empleados aprendan nuevas habilidades y actualicen las que ya poseen.

En el informe, el Director Ejecutivo de Tech City UK, Gerard Grech, manifiesta: “La actualización de las habilidades y la capacitación profesional deben convertirse en la norma, y ​​es esencial que equipemos a los jóvenes para enfrentar el futuro del trabajo”.

Este es también el fundamento de un informe del Foro Económico Mundial y el Boston Consulting Group, que argumentan que los trabajadores tendrán que adaptarse rápidamente, apresurándose a adquirir un nuevo conjunto de habilidades que los ayudarán a sobrevivir en un mercado de trabajo que cambia rápidamente.

Las nuevas habilidades incluirán resolución de problemas, pensamiento crítico y creatividad, así como el desarrollo del hábito de aprendizaje durante toda la vida.

El informe, que analizó 50 millones de ofertas de trabajo en línea en los Estados Unidos, también revela que, si bien la automatización y la inteligencia artificial podrían afectar a 1,4 millones de empleos en los Estados Unidos para 2026, también crearían alrededor de 11 millones.

En los sectores de educación, capacitación y bibliotecas, por ejemplo, se espera que para 2026 se creen alrededor de 790.000 empleos, mientras que en el cuidado de la salud se llegará a 2,3 millones.

Fuente:https://www.weforum.org/es/agenda/2018/04/los-empleos-en-la-ciudad-no-corren-mas-riesgo-de-automatizacion-que-un-siglo-atras