Kit de ayuda para el tsunami del envejecimiento

Por:MIKEL A. ALCÁZARCAROLINA FELIXWALDO TAPIA

¿Sabías que, en 2050, una de cada cinco personas en América Latina y el Caribe será mayor de 65 años? Nuestra región, que en décadas pasadas se caracterizaba por tener una población muy joven, está envejeciendo. No solo habrá más adultos mayores entre nosotros, sino que estos vivirán más años. Esta última es, sin duda, una buena noticia: nuestras sociedades son más prósperas que antes y, por eso, las personas vivimos más tiempo. Y, sin embargo, esta nueva realidad pone en jaque a los sistemas de pensiones de nuestra región. ¿Qué hacer y cuándo para enfrentar este tsunami del envejecimiento?

Desafíos que ‘envejecen’ mal

Los sistemas de pensiones de América Latina y el Caribe, ya en el tiempo presente, afrontan desafíos de gran envergadura, como la baja cobertura (más de la mitad de los trabajadores no cotizan) o la insuficiencia de las pensiones (en algunos países, los montos de las pensiones que perciben los adultos mayores son bajos). El envejecimiento de la población no hará más que agravar estos desafíos, poniendo en riesgo la sostenibilidad misma de los sistemas de pensiones.

Garantizar una vida digna en la vejez a los adultos mayores presentes y futuros no será posible si los montos de las pensiones no son razonables. El tsunami del envejecimiento, si no se actúa a tiempo, puede causar descontento en la población. Las experiencias recientes de países como ChileBrasil o Perú nos demuestran que estamos ante un problema social emergente. Por eso, es importante actuar pronto para asegurar la sostenibilidad social de las pensiones.

El tsunami del envejecimiento, si no se actúa a tiempo, puede causar descontento en la población. Las experiencias recientes de países como Chile, Brasil o Perú nos demuestran que estamos ante un problema social emergente.

El otro gran reto es el de la sostenibilidad financiera. En la actualidad, como muestran los datos (imprescindibles, en este sentido, las aportaciones del libro Ahorrar para desarrollarse), muchos sistemas de pensiones de la región están prometiendo pensiones más altas de lo que podrán permitirse en un futuro cercano. Y, nuevamente, el envejecimiento de la población compromete aún más el futuro de estos sistemas.

Una solución simple y a la vez compleja

El kit de ayuda para el tsunami del envejecimiento es simple y a la vez complejo. Simple, porque requiere de un único instrumento: las reformas. Y complejo, porque reformar un sistema de pensiones implica tener que equilibrar todas las piezas de un gran rompecabezas, en el que se debe asegurar la cobertura, la suficiencia y la sostenibilidad. Todo ello sin olvidar la necesidad de una institucionalidad sólida, un aspecto también a mejorar en América Latina y el Caribe.

Reformar un sistema de pensiones implica tener que equilibrar todas las piezas de un gran rompecabezas, en el que se debe asegurar la cobertura, la suficiencia y la sostenibilidad.

Para discutir sobre todos estos temas y buscar soluciones, el BID reúne esta semana en Panamá a funcionarios de las entidades que regulan y supervisan los sistemas de pensiones de una decena de países de América Latina y el Caribe. En el Diálogo Subregional ‘Pensiones sostenibles’, los hacedores de políticas conversan sobre cómo prepararnos mejor para el envejecimiento imparable de la población. El tsunami se acerca poco a poco y las instituciones deben estar listas para enfrentarlo.

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/10/19/kit-de-ayuda-para-el-tsunami-del-envejecimiento/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=4a0bbac1e3-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-4a0bbac1e3-189478437

Advertisements

Adultez y discapacidad intelectual en México: un problema muy grave y desconocido

 

Por: Juan Carlos Pérez Velasco Pavón

Introducción

Generalmente, una persona con discapacidad intelectual (DI) es sinónimo de dependencia, en particular de sus padres o tutores. Pero ¿qué sucede con la persona con DI que sobrevive al último de aquellos que la han cuidado durante su vida? La experiencia muestra que ese momento es crítico, pues además del mismo hecho del deceso, habitualmente la calidad de la atención a estas personas disminuye drásticamente y, en el último de los casos, pueden quedar desamparados, aumentando la probabilidad de que mueran.

Los países con alto índice de desarrollo humano conocen esta situación e invierten en la inclusión social de personas con DI con el objetivo de aumentar su bienestar y disminuir su dependencia, de tal forma que se evite el abandono y se reduzca el número de historias poco conocidas que generalmente terminan en desgracia. Pero ¿qué pasa en México? ¿Se busca evitar la muerte anticipada de las personas con DI? El resultado de la indagatoria, como se analizará en el artículo, es muy preocupante.

Este análisis sólo se enfoca a personas con discapacidad intelectual desde el nacimiento (DIN), por ser estas personas de las que, presumiblemente, se conoce su condición desde una edad temprana, y a las que es posible integrar en un sistema para lograr un plan de vida óptimo y evitar su muerte prematura.

Esperanza de vida de las personas con discapacidad intelectual

De acuerdo con la Asociación Americana de Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo (AAIDD, por sus siglas en inglés), la persona con discapacidad intelectual se caracteriza por manifestar limitaciones significativas tanto en su funcionamiento intelectual como en su conducta adaptativa, tal y como lo demuestran sus habilidades adaptativas, conceptuales y prácticas. Ello se atribuye a que la persona padece síndrome de Down, autismo con trastornos mentales, problemas derivados del parto o cualquier desorden relacionado con la pérdida de sus capacidades intelectuales.

A mediados del siglo pasado, se pensaba que las personas con DIN difícilmente sobrevivían a sus padres debido a enfermedades derivadas de su propia condición, pero la evidencia muestra que en la actualidad esa creencia es falsa. Si bien la esperanza de vida de las personas con DIN sigue siendo sensiblemente más baja que la de la población en general, cada vez es más reducida la opinión de que dicha diferencia se debe a su propia condición de discapacidad en vez de a cuestiones propias del ámbito social. Por ejemplo, de acuerdo a dos investigaciones llevadas a cabo en el Reino Unido y en Suecia, que consistían en muestras de personas con DIN en un determinado periodo de tiempo, éstas murieron entre 10 y 15 años antes del promedio nacional, pero lo interesante de estos estudios es que concluyen que las principales causas de la muerte anticipada eran evitables: dependencia, malas condiciones de vida, problemas y demoras en el diagnóstico y tratamiento de problemas de salud y dificultades para adaptarse a los cuidados necesarios. Estas causas de muerte se agravan cuando mueren los padres (en adelante nos referiremos como muerte de los padres, de forma genérica, al deceso del último progenitor, tutor o pariente que se ha encargado de cuidar a la persona con DIN, con la cual ostente vínculos afectivos importantes), por lo que la inclusión social de las personas con DIN es crucial para aumentar su bienestar y disminuir las probabilidades de muerte prematura.

Inclusión social de las personas con discapacidad intelectual

 Las personas con DIN, al enfrentarse a una serie de limitaciones cognitivas desde pequeñas, desarrollan otras capacidades que pueden ser muy útiles en el entorno social, y en específico, en el laboral. La experiencia demuestra que cuando se les otorga una preparación adecuada desde niños, de acuerdo a sus capacidades potenciales, y se les concede la oportunidad de ejercer esas habilidades en el mercado laboral, el resultado generalmente es que disminuye fuertemente su dependencia de otras personas y se logra su inclusión social así como un mayor bienestar para ellos y sus familiares. Los países con un alto índice de desarrollo humano, como el Reino Unido y Suecia, entre otros, poseen instituciones con mucha experiencia en la educación y capacitación tanto de personas con DIN como de sus familiares, y tienen convenios con determinadas industrias que les otorgan un campo laboral, todo con el objetivo de lograr una parcial o total integración social. Es así que con la preparación adecuada las personas con DIN se integran al mercado laboral, trabajan y, cuando envejecen, es posible que lo hagan junto con sus familiares no directos (hermanos y sobrinos generalmente) o bien que vivan en los asilos comunes, pues su dependencia se vuelve mínima.

Obviamente, en estos países se conoce muy bien lo que sucede con las personas con DIN cuyos padres han muerto y no han sido incorporadas al sistema de inclusión: dependencia muy alta, carga para la familia y hasta abandono, lo que se traduce en una sensible baja en su bienestar, y un envejecimiento y muerte prematuros; además de que se vuelven un sector extraordinariamente vulnerable. En estos países, las dificultades derivadas de la discapacidad intelectual y la adultez son reconocidas como muy graves, al punto de que en Australia, por ejemplo, su combate es una prioridad nacional.
A todas luces es un problema muy relevante, pero ¿qué pasa en México?

Situación de las personas con discapacidad intelectual en México

De acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010 (en adelante, Censo 2010), las personas con DIN representan el 0.24% de la población total. ¿Se está incluyendo socialmente a las personas con DI en México?

Lo que reflejan los datos del Censo 2010 es que en México no se dispone de un sistema integral para la inclusión social de personas con DIN. Existen, eso sí, instituciones que ayudan a las personas con DI, muchas de ellas privadas; pero los datos muestran que no son suficientes. En primer lugar, la cobertura de la atención médica no es la adecuada, pues solamente el 30.7% tiene acceso a instituciones públicas sin costo capaces de otorgar una atención continua. Si bien los gobiernos federal y estatales tienen colegios especiales para las personas con DIN, más de la mitad de estas personas entre 9 y 14 años no estudian, aunque seguramente esta cifra ha aumentado a partir de la reforma educativa 2012-2013, pues a partir de ella ya es obligatorio admitir en las escuelas a personas con DI. Respecto a su situación laboral, la mayoría están en casa, ya sea realizando trabajos del hogar o bien, sin realizar ninguna labor, pues se les declara incompetentes para llevar a cabo cualquier actividad, todo lo cual deriva en un deterioro mayor de sus ya mermadas capacidades, lo que se traduce en una mayor dependencia. Por último, los subsidios que reciben las personas con DIN por parte del gobierno no son mayores a los que recibe el resto de la población.

La desaparición del Censo 2010 de las personas adultas con DIN

Ya se analizó la importancia de incluir socialmente a las personas con DIN y se concluyó que dicha inclusión es fundamental para evitar su muerte prematura. Asimismo, los datos del Censo 2010 arrojan una pobre inserción social en México. Ahora vamos a intentar contestar a la pregunta sobre qué sucede con las personas con DIN cuando mueren sus padres. Para ello se presenta una gráfica que muestra la distribución de la tasa de personas con DIN respecto al total de la población por quinquenio de edad (ver Gráfica 1).

En ella, los números en el eje vertical son la proporción de personas con DIN respecto al total de la población, y se agrega una línea punteada que indica una media móvil, siendo la media total de 0.24%, como ya se indicó. La gráfica muestra la distribución quinquenal de edades en la fecha en que se realizó el Censo 2010, pero si suponemos que la proporción de nacimiento de personas con DIN respecto al total es relativamente constante, estas proporciones se pueden interpretar como la evolución temporal, es decir, como si tuviéramos los datos de las personas desde hace tiempo y los fuéramos contabilizando cada cinco años. En este contexto, si las personas con DIN tuvieran una inclusión total a la sociedad y una esperanza de vida igual a la de la población en general, se esperaría que la línea punteada fuera aproximadamente una línea horizontal. Pero no es así. Se puede observar en la gráfica un incremento en la proporción desde el nacimiento hasta el quinquenio de 10-14 años, lo cual se atribuye a que muchas personas con DIN no han sido diagnosticadas, sino hasta la adolescencia temprana (generalmente a través de un bajo rendimiento escolar); la tendencia permanece constante y a partir de los 30 años comienza a disminuir, acentuándose esta baja a partir de los 45 años. ¿Cuáles son las causas de esta disminución?

La reducción de personas con DIN respecto a la población general es una conclusión temporal que se determina a partir de una gráfica que se estimó con datos en un punto en el tiempo (2010), lo que puede llevar a errores. El principal supuesto para poder hacer ese contraste es que la tasa de nacimientos de personas con DIN respecto al total ha de ser constante, lo cual no es posible corroborar, pues no existen datos al respecto. Sin embargo, no hay razón para pensar que las tasas hayan cambiado de forma abrupta ni evidencia de que lo haya hecho en otros países.
Asimismo, puede haber otras causas, como que se esconda información u otras semejantes, pero ello es imposible de corroborar.

Dicho lo anterior, se presenta evidencia de que las personas con DIN mueren antes, tanto por su propia condición, pero sobre todo, por las causas de muerte evitables ya mencionadas. La desaparición de personas con DIN comienza alrededor del quinquenio de 45-49 años, edad en la que la probabilidad de que mueran los padres comienza a aumentar. Es así que, hasta antes de los 45 años, la gran mayoría de la población con DIN vive en familia, en una posición de hijo/hija, pero ese estado familiar comienza a cambiar conforme son mayores y mueren sus padres, situación que se puede observar en la Gráfica 2.

En la gráfica se puede observar que, a partir del quinquenio 40-44 de edad, la posición en el hogar comienza a cambiar, al pasar de hijos a parientes no cercanos o no parientes, que es lo que indica la línea punteada (el eje vertical derecho es el que mide esa proporción). Nótese que este cambio en la posición coincide con la disminución de personas con DIN respecto al total (línea continua, cuyo eje es el izquierdo), por lo que se puede concluir que la desaparición censal de las personas con DIN comienza a partir de que mueren los padres, de acuerdo con la gráfica.

¿Qué es lo que podría generar esta desaparición censal? En términos generales, se puede afirmar que los padres se preocupan bastante por un hijo con DIN y lo mantienen bajo su cuidado, pero eso no necesariamente lo hacen otros parientes, y no sólo por el vínculo afectivo, sino porque los parientes cercanos o no cercanos ya tienen una vida hecha, posiblemente con hijos, por lo que muchas de estas personas no están dispuestas a adoptar a una persona con DIN. En este caso, la primera opción sería internar a la persona con DIN en alguna institución, ya fuera pública o privada. Pero aquí es en donde empiezan a tener lugar las causas de la desaparición de estas personas del Censo 2010. De acuerdo a un reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (cndh) de 2014, no existen establecimientos públicos para albergar a pacientes crónicos que no cuenten con familiares, además de que las instalaciones de los hospitales psiquiátricos públicos se encuentran en condiciones inadecuadas: mala alimentación, falta de abastecimiento de vestido y calzado, restricciones en la comunicación con el exterior, omisión de notificación al Ministerio Público sobre los ingresos involuntarios, etcétera.1 Obviamente, ello genera dependencia, pésimas condiciones de vida, problemas y demoras en el diagnóstico y tratamiento de problemas de salud, además de muchas dificultades para adaptarse a este nuevo entorno, que son precisamente las causas de muerte prematura de las personas con DIN.

Sin embargo, los datos del Censo indican que el número de personas con DIN que viven en instituciones públicas y privadas legales (es decir, que fueron censadas), como los hospitales psiquiátricos públicos ya aludidos, o en asilos, albergues e incluso cárceles, es reducido en relación al total de personas con este problema, por lo que parece que el internamiento no es la opción de vida que siguen la mayoría de las personas con DIN en México. De hecho, las personas internadas ya fueron contabilizadas en las gráficas de proporciones de edad, lo que indica que esa opción no ha sido factible para los familiares de personas con DIN.

Un resultado que nos ayuda a formarnos una idea de las causas de desaparición de las personas con DIN es que dicho acontecimiento no sucede, o lo hace de forma muy atenuada, en hogares con recursos económicos no escasos2 o en hogares ampliados (aquellos hogares en que viven los parientes cercanos y también los no cercanos, como las familias de los tíos, de los primos, etcétera), lo que nos permite afirmar, por exclusión, que al menos existen dos causas del problema de las personas con DIN desaparecidas del Censo 2010. La primera sería la falta de recursos económicos. Generalmente, las familias cuyas restricciones económicas lo permitan, trazan un plan de vida para sus parientes con DIN: pueden pagar médicos, colegios e institutos especializados, lo que les genera, entre otras cosas, información de qué hacer para mejorar el bienestar de sus hijos; pueden formar fideicomisos, pagar a instituciones o personas que los cuiden cuando los padres falten, etcétera; de tal forma que su familiar quedará protegido en su vejez. La otra causa es la falta de una red familiar. En hogares extensos, en donde viven muchos de los parientes, la persona con DIN queda protegida, ya sea que viva en el lugar donde vivían los padres o en algún otro lugar dentro de la o las casas, pero siempre inmerso en un círculo familiar. Tal vez no tenga los mismos cuidados que cuando vivían los padres, ni posea seguridad social, pero no le faltará lo básico y siempre estará integrada a un grupo familiar. El fenómeno se presenta, por exclusión, en familias nucleares con recursos económicos escasos y personas con DIN.

Cada situación es diferente; puede suceder que los parientes no cercanos reciban a la persona con DIN y viva con ellos, con los cuidados necesarios, pero también puede suceder, y eso constituye
la segunda explicación de la desaparición (la primera es la condición de los hospitales psiquiátricos), que los parientes busquen un internado para la persona con DIN, pero generalmente los internados públicos o no existen, como lo mencionó el reporte de la cndh, o los hospitales mencionados tienen sobrepoblación, mientras que los lugares privados pueden resultar muy onerosos. Por ello, o bien pasan a vivir con la familia adoptante, bajo una condición de “pariente no querido”, sin las atenciones básicas, o los internan en una granja o anexo clandestino (no hay evidencia de ello). Obviamente, en estos últimos casos el bienestar de la persona con DIN disminuye radicalmente, se presentan los motivos evitables ya mencionados y la probabilidad de muerte aumenta. En conclusión, la hipótesis para explicar la desaparición de personas con DIN del censo sería entonces una combinación entre los que viven en hospitales psiquiátricos públicos, en granjas y anexos clandestinos, en casa de parientes bajo condiciones muy precarias, o que han muerto.

Cabe entonces otra pregunta: ¿por qué la familia no se prepara para cuando sobrevenga la muerte de los progenitores y la persona con DIN no quede en una posición de gran vulnerabilidad? Para una familia nuclear de escasos recursos la prioridad es mantenerse económicamente, con un hijo que necesita mucha más atención que los otros (si es que los hay). Si los dos padres trabajan, hay que decidir con quién lo dejan o, como es frecuente, llevárselo o dejarlo solo en casa. Además, tienen muy poca información sobre cómo educarlo para que se adapte a la sociedad, teniendo en cuenta que muchas veces no saben realmente la causa del problema de su hijo. Los recursos invertidos en el hijo con DIN dejan de ser rentables, pues el beneficio, si lo hay, es dudoso y a muy largo plazo. Y es que existen costos unitarios decrecientes al enseñar a personas con DIN para que exploten sus capacidades y disminuyan su dependencia, es decir, los costos de preparación por persona disminuyen conforme más personas con DIN son instruidas en un mismo lugar (que es la misma razón por la que existen las escuelas y los niños van a un lugar a aprender). Pero si no hay instituciones especializadas en ello, o no son accesibles, no se aprovechan esas ventajas, por lo que, para los padres, prepararlos implica recursos prohibitivos, lo que excluye su inclusión social y acentúa su dependencia.

Además, hacer previsiones formales para que algún pariente no directo se haga cargo de la persona con DIN no es nada fácil, pues es como determinar parte del futuro del pariente, y más conforme mayor sea la dependencia. Estas dos situaciones, aunadas a la discriminación social, a creencias equivocadas, a la ineficiencia en la ayuda pública, derivan en una actitud pasiva. Esa actitud pasiva de los padres no se debe a la falta de previsión, sino al agobio. Los datos y la lógica muestran que las personas con DIN y sus familias necesitan ayuda externa.

Propuestas generales

 Son reconocibles los esfuerzos que una parte del sector público así como del privado han hecho por ayudar a personas con DI. Pero los datos indican que falta apoyo en prácticamente todos los ámbitos de la vida de una persona con DIN y de su familia, en especial para aquellas con capacidad económica reducida. Y para una ayuda integral a estas personas existen modelos ya probados a nivel internacional que buscan la inclusión de los individuos con DIN en la sociedad, o bien modelos en donde las asociaciones pequeñas, en coordinación con otras entidades públicas y privadas sean la punta de lanza para su integración. Realmente, ello debería ser una prioridad para el sector público.

NOTAS

1 <http://AAIDD.org/intellectual-disability/definition#.WIz6IfnhDIU>.

2 Anthea Innes, et al, “Caring for Older People with an Intellectual Disability: A Systematic Review”, Maturitas, vol. 72, núm. 4, agosto del 2012, pp. 286-295. .

3 Actualmente, la proporción de personas con este síndrome en España ha venido disminuyendo, de acuerdo con Down21.org, causado principalmente por la detección del síndrome en el feto y un posterior aborto voluntario <http://www.down21.org/informacion-basica/40-el-sindrome-de-down-una-vision-globalizadora/2898-datos-estadisticos-en-el-sindrome-de-down.html>. Es posible que esta situación también suceda en otros países, pero ello es un asunto reciente.

4 Informe especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre los hospitales psiquiátricos que dependen del gobierno federal y estados de la República mexicana, punto 135, .

5 Los hogares con recursos económicos no escasos se consideraron aquellos en los que cada integrante de la familia duerme en un cuarto. El complemento son aquellos hogares en donde dos o más personas duermen en un cuarto.

Fuente:http://www.estepais.com/articulo.php?id=1164&t=adultez-y-discapacidad-intelectual-en-mexico-un-problema-muy-grave-y-desconocido

Índice para una Vida Mejor 2017 vía OCDE

El Índice para una Vida Mejor, realizado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), permite comparar el bienestar entre distintos países y su objetivo es invitar a los ciudadanos a nivel global a participar en la formulación de las políticas para alcanzar un mejor nivel de vida.

El estudio, publicado anualmente, evalúa a 38 países (35 miembros de la OCDE y tres socios) con base en 11 temas esenciales: vivienda, ingresos, empleo, comunidad, educación, medio ambiente, compromiso cívico, salud, satisfacción, seguridad y balance vida-trabajo.

¿Cómo está la vida en México?

Fuente: OCDE

En la última actualización del índice, México obtuvo una calificación promedio de 3.4 entre los países evaluados y sus resultados variaron en cada uno de los 11 temas seleccionados:

 Vivienda

Se enfoca en las condiciones de vida, por ejemplo, el número de habitaciones por persona, la cantidad de instalaciones con servicios básicos y el gasto en vivienda.

  • La mejor calificación fue de Estados Unidos con 7.9, mientras que México obtuvo una calificación de 3.9.
  • En México el promedio de habitaciones por persona es 1 y las familias dedican un 21.7% de su ingreso a gastos de vivienda (cifra mayor al promedio de la OCDE que es 21%).

Fuente: OCDE

Ingresos

Considera aspectos relacionados con los costos de vida como el ingreso anual por familia y su patrimonio financiero.

  • México obtuvo una calificación de 0.8. Los mejores resultados fueron de Estados Unidos y Suiza con 10.0 y 7.9, respectivamente.
  • En México, el ingreso familiar promedio per cápita es de 12,806 dólares al año (cifra mucho menor al promedio de la OCDE de 29,016 dólares) y aproximadamente el 18% de la población vive en condiciones de pobreza extrema.

Fuente: OCDE

Empleo

Revisa factores relacionados con el trabajo, tales como, tasas de empleo y desempleo, ingresos anuales y seguridad laboral.

  • El país mejor evaluado fue Islandia con 9.7. Por otro lado, México obtuvo una de sus calificaciones más altas con 6.1.

Fuente: OCDE

Comunidad

Se concentra en la calidad de la convivencia, principalmente en la pertenencia a una red de apoyo social.

  • Nueva Zelanda obtuvo la calificación más alta con 8.8, mientras que México obtuvo su calificación más baja con 0.0.
  • En México, el 75% de las personas creen que conocen a alguien en quien pueden confiar cuando lo necesitanmientras que el promedio de la OCDE es 88%

Fuente: OCDE

Educación

Se enfoca en la calidad de la educación a partir de factores como la permanencia en el sistema educativo, tasas de graduación y competencias de los estudiantes.

  • Finlandia recibió la calificación más alta con 9.3, mientras que México obtuvo 0.7 (la más baja del grupo).
  • En México, sólo el 34% de los adultos entre 25 y 64 años de edad ha terminado la educación media superior.
  • Si bien los resultados en educación fueron más bajos en comparación con otros países, México ha mejorado desde 2000. Por ejemplo, desde 2003 las calificaciones de la prueba PISA en matemáticas han mejorado entre niños y niñas en 30 y 26 puntos, respectivamente.
Fuente: OCDE

Medio ambiente

  • Explora aspectos relacionados con contaminación ambiental, especialmente en torno a la calidad del aire y del agua.
    • Noruega e Islandia obtuvieron las mejores calificaciones con 10.0 y 9.7, respectivamente. México obtuvo 5.7, quedado sobre países como Brasil, Chile, Grecia y Rusia.
    • En México, los niveles de partículas PM2.5 son de 11.9 microgramos por metro cúbico, cifra mayor al límite anual recomendado por la OMS (10).
    • Solo 68% de los habitantes en México dice estar satisfechos con la calidad del agua.
Fuente: OCDE

Compromiso cívico

Se refiere a la calidad de la participación ciudadana, principalmente en los procesos electorales y en la toma de decisiones, por ejemplo, en la elaboración de leyes.

  • México obtuvo el tercer lugar con un puntaje de 6.6, solamente detrás de Australia y Bélgica con 8.6 y 7.1, respectivamente.
  • En México, la participación electoral fue del 63.1% de las personas registradas y el nivel de participación de los interesados en la elaboración de regulaciones fue de 3.5 (en una escala de 0 a 4), la cifra más alta de la OCDE cuyo promedio es 2.4.

Fuente: OCDE

Salud

Considera indicadores que reflejan el bienestar en términos de esperanza de vida y la percepción de las personassobre su salud.

  • Los países con el puntaje más alto fueron Nueva Zelanda y Canadá con 9.6. La calificación de México fue 6.1.
  • La esperanza de vida en México ha incrementado a casi 75 años, sin embargo, permanece cinco años por debajo del promedio de la OCDE (80 años).

Fuente: OCDE

Satisfacción

Busca medir la felicidad a través de la percepción de los ciudadanos sobre los aspectos de su vida en conjunto.

  • En la evaluación general México obtuvo 5.0 de calificación. Noruega recibió 10.0, seguido por Suiza cono 9.9.
  • Al pedir que los participantes calificaran su satisfacción ante la vida (en una escala del 0 al 10), los mexicanos asignaron una puntuación de 6.2, puntaje menor al promedio de la OCDE (6.5).

Fuente: OCDE

Seguridad

Evalúa aspectos relacionados con el riesgo de ser víctima de un delito, incluyendo las tasas de homicidio y la percepción de vulnerabilidad.

  • México recibió la segunda calificación más baja con 0.7, sólo por encima de Brasil. Noruega obtuvo 9.8, el puntaje más alto.
  • Según la información más reciente de la OCDEla tasa de homicidios en México es de 23.4, cifra mucho mayor que el promedio de la organización que es 4.0.
  • Además, solo el 39.9% de las personas se sienten seguras al caminar solas por la noche.

Fuente: OCDE

Balance vida-trabajo

Mide la capacidad de mantener un equilibrio adecuado entre el trabajo y las actividades cotidianas, tomando en cuenta los horarios de trabajo, así como el tiempo dedicado al ocio.

  • La calificación más alta fue para los Países Bajos (Holanda) con 9.4. México obtuvo 2.1, quedando sólo sobre Turquía.

En México, en el 28.3% de los trabajadores tienen jornadas de más de 50 horas a la semana, mientras que sólo dedican 12.8 horas a actividades de ocio y a su cuidado personal.

Fuente: OCDE

¿Qué es lo más importante para los ciudadanos alrededor del mundo?

El Índice para una Vida Mejor cuenta con un mapa interactivo que permite visualizar cuáles son los temas de bienestar que han sido más valorados y en dónde, basándose en las respuestas de más de 100 mil usuarios de la herramienta.

Según el mapa, el factor más valorado en México es la educación, al igual que en Chile y Brasil. Mientras tanto, en países como Estados Unidos, Reino Unido y Alemania lo más importante es la satisfacción y en otras naciones como Francia, Canadá y Australia es la salud.

Navega la herramienta aquí y crea tu propio índice asignando un valor a los temas que tienen mayor importancia para ti.

Fuente:http://imco.org.mx/temas/indice-una-vida-mejor-2017-via-ocde/

Todos viviremos cada vez más… y no podremos pagarlo

Sabemos que pensar en el retiro aburre por su distancia, pero hay una crisis se aproxima y, si no procuras tu ahorro, tarde o temprano te alcanzará.

El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) elaboró un estudio titulado Todos viviremos 100 años, ¿como podremos pagarlo? en el que advierte los riesgos de una crisis en los sistemas de pensiones del mundo ante la creciente longevidad de los humanos.

En primer lugar, la población global de 65 años crecerá de 600 millones actuales a 2,100 millones en 2050. En nuestro país, la edad mínima para pensionarse por vejez es de 65 años, pero la esperanza de vida es de 77 años, según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Después, el sistema pensionario deja fuera a la mitad de la población en el mundo, pues 5 de cada 10 personas en edad de retirarse no reciben pensión. El pasado 6 de marzo, el Colegio Nacional de Actuarios reveló que 5 millones de mexicanos se quedarán sin pensión debido al número de semanas obligatorias para jubilarse.

Además, más de 50% de los trabajadores a nivel mundial están en el sector informal. En México hay 14.1 millones de personas en dicho segmento, 3% más frente al primer trimestre de 2016.

Te presentamos los factores detrás de la crisis, según el WEF:

1 Vivimos más de lo que el sistema puede resistir

Desde 1960 a 2015, los pagos en expectativa de vida han saltado de 5 a 8 años en promedio. La edad de retiro en países con los sistemas de pensiones más grandes —Estados Unidos, Australia, Reino Unido o Canadá— es de 65 años

“Esto significa que los sistemas de pensión ahora tienen que pagar beneficios dos o tres veces más de lo que estaban diseñados”, explica el WEF.

Por ejemplo, durante 1960 en Estados Unidos, tras el retiro, la expectativa de vida era de 4.8 años más. En 2015 subió 9 años, por encima de 80. Hacia 2050 la esperanza vital será superior a 85.

En México, la expectativa de vida se ubicó en casi 78 años para las mujeres y en casi 73 años para los hombres hasta 2016, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

2 Hay una brecha entre lo que ahorramos y necesitamos…

Aunque es difícil definir qué se considera un ingreso adecuado para el retiro, una suposición común es que necesitaremos menos dinero en el retiro del que usábamos cuando trabajamos.

Como actualmente vivimos más, la brecha entre lo que necesitamos y lo que hay disponible, incluso en países con sistemas desarrollados es una verdadera crisis.

Hay tres formas de recibir ingresos: subsidios gubernamentales, planes laborales para pensiones y ahorros personales.

75% de los compromisos gubernamentales para pensiones carece de fondeo, 24% del ahorro individual presenta un déficit, mientras que los compromisos pensionarios sin fondeo de las empresas es de 1%, según el documento del WEF.

3  … y crece de forma alarmante

El problema está empeorando para todos los países debido al crecimiento en la esperanza de vida.

Este problema deriva en el reto demográfico entre la población que envejece y los pocos trabajadores para sostenerla.

Durante 2015, la brecha económica entre los pensionados y trabajadores era de 70 billones de dólares, con un crecimiento anual de 5% hacia 2050, la cifra llegará a 400 billones.

Estados Unidos y China enfrentan los peores problemas, con 28 y 11 billones de brecha actualmente. y en 35 años ascenderá a 137 y 119 billones respectivamente.

4 El problema empeora para las mujeres

Y si la brecha no fuera un problema suficientemente grande, las mujeres enfrentan una situación aún peor.

A nivel mundial, el balance femenino de retiro es de entre 30 y 40% más bajo que el de los hombres.

“Los sueldos más bajos explican en parte este desequilibro, pero al empatarlos con mayores expectativas de vida para mujeres, estos pequeños equilibros deben estirarse por un periodo más largo de tiempo”..

Acciones, ahora

La política puede fácilmente ignorar el futuro, pero como puntualiza el WEF, esto hará que las personas paguen un precio masivo.

Por lo tanto, el organismo presenta las siguientes cinco medidas para enfrentar esta crisis y comenzar a resolverlas

  • Una revisión nacional de la edad de retiro
  • Facilitar el ahorro para todos con ayuda de tecnología y sistemas automáticos donde sea necesario
  • Apoyo para facilitar la alfabetización financiera, comenzando por escuelas y grupos vulnerables
  • Entregar información clara para cada pilar del sistema pensionario y los beneficios que esto traerá
  • Estandarizar y actualizar información de pensiones y entregarla a los ciudadanos para que tengan un panorama más completo de su situación financiera.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/esto-es-lo-que-debes-saber-sobre-la-crisis-mundial-de-pensiones/

Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible vía Banco Mundial

El Banco Mundial realizó el  Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con más de 150 mapas y visualizaciones de datos, el cual mide el progreso de más de 220 economías en los 17 ODS y sus respectivas 169 metas en torno al desarrollo y la calidad de vida de las personas en el mundo.

El Atlas mide el progreso de estas economías para ayudarles a obtener mejores finanzas, mejores datos y mejor manejo de sus recursos con datos hasta el 31 de enero de 2017. Este documento se enfoca en las mejorías o retrocesos de los Indicadores de Desarrollo del Mundo (WDI por sus siglas en inglés), una base de datos de más de mil 400 indicadores, una compilación del Banco Mundial de estadísticas internacionales comparables sobre desarrollo y condiciones de vida.

¿Cómo nos encontramos a nivel global en cuanto a estos indicadores del Banco Mundial?  

  1. Acabar con la pobreza
  • Aproximadamente 766 millones de personas (10.7% de la población mundial) vivía en pobreza extrema en 2013.
  • Se busca acabar con todo tipo de pobreza para 2030, además de proporcionar seguridad social para las personas pobres y vulnerables, incrementar el acceso a los servicios básicos y ayudar a aquellos que viven en zonas de conflicto o que son víctimas de algún desastre natural.

 

  1. Acabar con la hambruna
  • La desnutrición se redujo de 19% a 11% en los últimos 25 años.
  • Preocupan especialmente las regiones de Asia del sur y África subsahariana, las cuales aumentan su población y su demanda alimenticia.

Fuente: Banco Mundial
  1. Buena salud y bienestar
  • En 2015, 303 mil madres murieron por complicaciones tanto en el embarazo como en el parto.
  • Se busca reducir la mortalidad infantil, acabar con la epidemia de VIH, tuberculosis y malaria, prevenir el suicidio y el abuso de sustancias, así como extender la protección financiera en cuanto a servicios de salud.

Fuente: Banco Mundial
  1. Educación de calidad
  • Se busca asegurar la educación de calidad de una manera inclusiva y accesible para todos y así promover las oportunidades de crecimiento y aprendizaje.
  • Es importante medir los resultados del aprendizaje y poder mejorar los procesos educativos.
  • En 2014, 90% de los niños en el mundo completaron un curso completo de educación primaria, pero solo 75% alcanzó esta cifra en educación secundaria.

Fuente: Banco Mundial
  1. Equidad de género
  • 150 países a nivel global tienen al menos una ley que trata diferente a las mujeres que los hombres y 63 países tienen cinco o más leyes así.
  • En 49 países no existe una ley que proteja a las mujeres contra la violencia doméstica, en 45 naciones no hay legislación que trate temas de acoso sexual y 112 países no penalizan la violación marital.
  • Se busca empoderar a las niñas y mujeres, así como acabar con las brechas de género, el trabajo doméstico no pagado y el matrimonio infantil.
  • También se requiere aumentar y promover el uso de Internet por parte de las mujeres, quienes lo utilizan en menor medida que los hombres, esto sin importar región o ingreso.
  • Expandir la participación femenina a áreas donde comúnmente no están presentes, como tecnología y política.

Fuente: Banco Mundial
  1. Agua limpia e instalaciones sanitarias
  • Más de 90% de las personas en el mundo ahora tienen acceso a mejores fuentes de agua.
  • Se busca expandir el acceso a agua potable e instalaciones sanitarias limpias a nivel global.

Fuente: Banco Mundial
  1. Energía limpia y accesible
  • Se estima que mil 100 millones de personas no tenían acceso a electricidad en 2014 y más de 3 mil millones no tenían acceso a combustibles limpios.
  • Se busca promover el cambio a energías renovables para así disminuir la dependencia a fuentes de energía insostenibles y no renovables.

Fuente: Banco Mundial
  1. Trabajo respetable y crecimiento económico
  • Los jóvenes entre 15 y 24 años (los cuales representan 22% de la población adulta mundial) se enfrentan constantemente con dificultades para encontrar trabajo y una vez que lo hacen son trabajos mal pagados, con pocas oportunidades de crecimiento profesional y de baja calidad.

Fuente: Banco Mundial
  1. Industria, innovación e infraestructura
  • Se busca construir infraestructura resistente, además de promover la industrialización sustentable e inclusiva y la innovación.
  • Otras metas son apoyar los mercados y servicios rurales, desarrollar infraestructura regional y a través de fronteras, financiar pequeñas y medianas empresas y mejorar la eficiencia recurso-uso.

 

  1. Reducir la desigualdad
  • El ingreso y el consumo de 40% de la población más pobre creció a un ritmo más acelerado que el promedio nacional en 49 de 83 países entre 2008 y 2013.
  • Se requiere reducir los costos de migración, así como los costos de envío y recepción de remesas.

 

  1. Ciudades y comunidades sustentables
  • El número de residentes urbanos está creciendo 2% al año a nivel global.
  • Los retos en cuanto a este tema abarcan la necesidad de proveer vivienda segura, transporte a costos accesibles, aire limpio y espacios verdes públicos.

 

  1. Consumo y producción responsables
  • Más de 500 kilocalorías de comida por persona se desperdician todos los días debido a la cadena de suministro en América Latina y el Caribe.
  • Es necesario reducir el desperdicio de comida, promover el reciclaje, reúso y mejorar las prácticas de consumo entre los países, sobre todo en aquellos altamente dependiente de los recursos naturales.
  • La región que más han aumentado el desperdicio de alimentos es América Latina y el Caribe. Norteamérica disminuyó considerablemente esta actividad.

Fuente: Banco Mundial
  1. Acciones contra el cambio climático
  • Si no se realizan cambios significativos, el cambio climático podría mermar ganancias en cuanto al desarrollo, además de orillar a la pobreza extrema a 100 millones de personas para 2030.
  • Las emisiones globales de dióxido de carbono se incrementaron 60% desde 1990. Esto ha contribuido a que la temperatura global se encuentre 0.8°C arriba en promedio desde esa fecha.

 

Fuente: Banco Mundial
  1. Vida bajo el agua
  • Casi 90% de las reservas globales marinas son explotadas o padecen de sobrepesca.
  • Cerca de dos tercios de los océanos del mundo muestran signos de un alto impacto humano, lo que se traduce en pérdida de biodiversidad marina y contaminación.

 

  1. Vida en la tierra
  • La actividad humana ha provocado la degradación de ecosistemas terrestres, la sustentabilidad de bosques y selvas, así como la desertificación.
  • En los últimos 25 años, la creciente demanda de productos forestales y de tierras para uso agrícola han provocado la pérdida global de más de 50 mil kilómetros cuadrados de áreas boscosas. Esta pérdida se ha visto principalmente en América Latina y el Caribe, donde ha desaparecido más de 9% de bosques.
  • Nuevamente, Latinoamérica y el Caribe es una región donde más retos hay en cuanto a protección de hábitats y diversidad, sobrepesca, contaminación de ecosistemas, degradación de bosques y vulnerabilidad de la biodiversidad.
  • Muchos países de América Latina protegen hasta 20% de su tierra.
  • Cerca de 25 millones de kilómetros cuadrados a nivel mundial presentan oportunidades para ser restaurados ecológicamente, sobre todo en regiones tropicales y templadas.
  • Entre 300 y 350 millones de personas (aproximadamente la mitad de ellos son indígenas) viven dentro o cerca de bosques altamente boscosos, por lo que dependen enteramente de éstos para subsistir.

Fuente: Banco Mundial
  1. Paz, justicia e instituciones sólidas
  • Para combatir la corrupción y los sobornos se deben promover gobiernos justos, transparentes y que rindan cuentas.
  • La tasa internacional de homicidio cayó de seis por cada 100 mil personas a cinco en solo dos años (2012-2014).
  • Ocho de las 10 ciudades más peligrosas del mundo se encuentran en América Latina y el Caribe, siendo Honduras la más violenta con 70 homicidios por cada 100 mil personas.

Fuente: Banco Mundial
  1. Colaboración para el desarrollo global
  • Preocupan temas como las remesas que se envían y reciben a nivel mundial, así como el reparto del conocimiento, el compromiso internacional, la sustentabilidad de la deuda, la facilitación del comercio, el acceso a las tecnologías y la crisis de refugiados.
  • China tuvo la mayor cantidad de usuarios de Internet en 2015, aproximadamente 705 millones de cibernautas. 44% de la población mundial son usuarios de Internet, mientras que las regiones de Norteamérica, Europa y Asia central tuvieron la mayor tasa de usuarios.

Fuente: Banco Mundial

Consulta toda la información del Banco Mundial aquí

Fuente:http://imco.org.mx/uncategorized/atlas-de-las-metas-de-desarrollo-sustentable-2017-via-banco-mundial/

 

El turno de la Generación Z

POR: MARIANGELA MENDOZAMELANY GUALAVISÍMIKEL A. ALCÁZAR

El siglo XX afrontaba su recta final con internet colándose en la vida cotidiana de las personas. Toy Story se estrenaba en los cines de todo el mundo, Michael Jackson ponía la banda sonora al momento con ‘You are not alone’ y otro Michael —Jordan— decidía regresar al baloncesto profesional tras un breve retiro. Era 1995, el año en el que muchos sitúan la frontera entre los Millennials y una nueva cohorte de personas, la Generación Z (también denominada Post-Millennial, iGeneration…). Aunque quienes nacen hoy siguen formando parte de este mismo grupo (no sabemos aún qué vendrá después), millones de jóvenes de la Generación Z comienzan ya a ocupar su espacio en el mercado laboral. ¿Qué sabemos sobre estos nuevos trabajadores?

En América Latina y el Caribe hay más de 70 millones de personas nacidas más allá de 1995 ya en edad de trabajar (ver infografía en la parte inferior). De ellas, la mayoría (casi un 58%) se encuentra todavía inactiva en el mercado laboral, es decir, no está trabajando ni tampoco buscando un empleo (en muchos casos porque siguen estudiando). Los que sí trabajan, más de 25 millones de jóvenes en la región, tienen en promedio la mitad de sueldo que los trabajadores de entre 22 y 64 años de edad.

La generación del mundo virtual

La Generación Z ha vivido en un mundo conectado. Son los hijos de la tecnología, un aspecto que define su carácter. De ellos se dice que son amantes de la inmediatez (de ahí el éxito de aplicaciones como Snapchat) y que les cuesta más enfocar su atención. Ahora bien, también se les observa un mayor espíritu emprendedor y más facilidad para realizar tareas múltiples a la vez. La suya es también la generación más inclusiva.

La Generación Z ha vivido en un mundo conectado. Son los hijos de la tecnología, un aspecto que define su carácter.

El uso de internet, las redes sociales y aparatos electrónicos como las tabletas o los teléfonos inteligentes también han configurado su forma de ser, sin olvidar que nuestra región se encuentra rezagada en cuanto a la adopción de nueva tecnología. Así, menos de uno de cada 10 hogares pobres en América Latina está conectado a internet, y un 30% de las personas de menores ingresos no cuentan con un teléfono celular desde el cual conectarse a la red.

Más educados, pero lejos de los países más desarrollados

A pesar de los avances que se impulsaron durante la reciente época de bonanza, los países de la región continúan muy alejados de las mejores posiciones en las pruebas PISA. Esto nos demuestra que la Generación Z en América Latina y el Caribe sigue estando poco preparada con respecto a la de otras regiones del mundo.

La Generación Z en América Latina y el Caribe sigue estando poco preparada con respecto a la de otras regiones del mundo.

Por otro lado, la formación que reciben los jóvenes no atiende a la demanda de los empleadores. Es lo que se denomina la brecha de habilidades, que supone un obstáculo para quienes se adentran en el mercado de trabajo. Esta desconexión entre lo que se enseña en las aulas y lo que necesita el sector productivo es lo que explica que, en países como Argentina, Brasil y Chile, nueve de cada diez empresarios dicen no encontrar a los trabajadores que necesitan para ser competitivos.

Abriendo las puertas de un mercado laboral incierto

La Generación Z tendrá que lidiar con los desafíos que trae consigo la Cuarta Revolución Industrial. Cuestiones como la automatización, una mayor movilidad laboral o la economía colaborativa plantean un escenario incierto, en el que al mismo tiempo se dibujan amenazas (como la que representan los robots) y nuevas oportunidades (se crearán trabajos que hoy no conocemos).

Lo mejor es que probablemente estos jóvenes pertenecen a la generación con una mentalidad más propicia para enfrentar un escenario tan cambiante. Con los Millennials llegando ya a los puestos gerenciales en muchas compañías, el futuro va quedando poco a poco en manos de la Generación Z. Ha llegado su turno.

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/04/11/el-turno-de-la-generacion-z/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=d8ee827bb3-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-d8ee827bb3-189478437

Informe sobre Desarrollo Humano 2016 vía PNUD

En materia de desarrollo humano, todas las regiones del mundo han obtenido avances importantes entre 1990 y 2015, aunque aún siguen existiendo numerosos retos. Así lo da a conocer el Informe sobre Desarrollo Humano 2016, el cual lleva por título “Desarrollo humano para todas las personas” y fue publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El reporte “se creó para hacer hincapié en que las personas y sus capacidades —y no el crecimiento económico por sí solo— deben ser el criterio más importante para evaluar el desarrollo de un país”, según informa el PNUD. Éste mide 188 naciones a nivel mundial.

¿Cuáles son los datos más relevantes que arroja este documento?

  • México se ubicó en el lugar 77 de las 188 naciones medidas. Nuestro país tiene una expectativa de vida promedio de 77 años, 13.3 años promedio de escolaridad.

Fuente: PNUD

En primer lugar del ranking se encuentra Noruega, seguido por Australia, Suiza, Alemania y Dinamarca.

Los últimos lugares los ocupan la República Central Africana, Nigeria, Chad, Burkina Faso y Burundi.

Fuente: PNUD

El desarrollo humano ha tenido grandes avances en los últimos 25 años: más de mil millones de personas ya no se encuentran en la pobreza extrema, más de 2,600 millones tienen acceso a una fuente mejorada de agua potable, se redujo en más de la mitad la tasa de mortalidad infantil (en menores de cinco años), también la incidencia del VIH, malaria y tuberculosis disminuyó, lo mismo sucedió con la pérdida neta de zonas boscosas. Pero todavía nos enfrentamos a numerosos y complejos problemas de desarrollo como las crecientes desigualdades, la desigualdad de género, escasez de agua y productos básicos, así como temas relacionados con el cambio climático, la seguridad alimentaria y la pobreza, entre otros que repercuten de manera negativa en el bienestar de la población.

Una de cada tres personas sigue viviendo en bajos niveles de desarrollo humano.

Alrededor del mundo, la participación política de las mujeres en los parlamentos se incrementó 23% en los últimos 25 años.

El desarrollo humano encuentra obstáculos no solo en los países pobres, sino también en los desarrollados. Ahí, más de 300 millones de personas (donde se incluye una tercera parte de la población infantil mundial) viven en situación de pobreza relativa.

Las mujeres y los niños son los más afectados por la pobreza. 36% de los infantes en países desarrollados vive por debajo de la línea de la pobreza, mientras que en 2013, 766 millones de personas vivían con menos de $1.90 dólares al día.

Aproximadamente 758 millones de adultos (incluidos 114 millones de jóvenes) no cuentan con habilidades básicas de lectura y escritura.

La riqueza a nivel mundial se ha concentrado. El 1% más rico de la población cuenta con 46% de la riqueza global (datos de 2010).

Se estima que la población crezca 9.7 miles de millones para 2050. La clase media global se podría expandir a 1.7 miles de millones de personas para 2030.

Para finales de 2015, más de 65 millones de personas en el mundo habían sido desplazadas de manera violenta de sus países.

En 2014 la cifra de incidentes de terrorismo y extremismo violento alcanzaron los 15 mil. Las muertes por estos sucesos se ha multiplicado casi 10 veces al pasar de 3,329 víctimas en 2000 a 32,685 en 2014.

Fuente:http://imco.org.mx/competitividad/informe-sobre-desarrollo-humano-2016-via-pnud/