Control efectivo de la corrupción: 11 temas para avanzar hacia un México íntegro

Como resultado de la exigencia y propuestas de la academia y la sociedad civil organizada, México ha dado pasos en la dirección correcta. Los siguientes seis años son críticos para la consolidación de instituciones y cambios legales que atiendan la debilidad del Estado frente a la crisis de impunidad.

Nuestra prioridad es la transformación de las instituciones de México para que actúen de manera legal, legítima, eficaz, con integridad, apertura, visión de derechos humanos y rendición de cuentas.

El camino aún es largo y las tareas pendientes son muchas. Aquí 11 propuestas concretas para una agenda mínima que permita seguir avanzando en el control efectivo de la corrupción:

  • Reformar el Artículo 102 constitucional para crear una Fiscalía General autónoma, eficaz e independiente.
  • Completar y fortalecer el Sistema Nacional Anticorrupción, incluyendo la Plataforma Digital Nacional, para que se convierta en el centro de inteligencia contra la corrupción y que integre el procesamiento de las declaraciones patrimoniales y de intereses de los servidores públicos.
  • Utilizar evidencia y análisis automatizado para enfocar los esfuerzos estratégicos de auditoría y control, y con esto crear mejores análisis de riesgos de corrupción, desde la prevención, detección, investigación y hasta la sanción.
  • Promover designaciones con mecanismos abiertos, competidos, transparentes y basados en perfiles técnicos que dignifiquen el servicio público en todos sus niveles y reduzcan el control político de los partidos sobre los procesos. Impulsar una Ley General en materia de adquisiciones y obra pública que establezcan parámetros, principios, procesos, criterios y funciones homogéneas y comparables para todo el país.
  • Desarrollar una plataforma digital nacional de contrataciones públicas que sea de uso obligatorio, tanto para la federación como para los estados, desde la planeación, licitación, ejecución y auditoría. La plataforma debe ser completamente transaccional y transparente.
  • Diseñar políticas anticorrupción basadas en evidencia y el análisis automatizado de datos que permitan enfocar los esfuerzos de auditoría y control de manera estratégica. Interconectar a las Fiscalías Anticorrupción a las bases de datos de la nueva Plataforma de Contrataciones Públicas, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
  • Consolidar una nueva cultura de integridad corporativa que tenga como objetivo central hacer negocios de manera limpia y responsable.
  • Generar una Cédula Nacional de Identidad con datos biométricos que garantice la eficiencia de los programas sociales.
  • Eliminar el uso de efectivo en transacciones gubernamentales. El efectivo no deja registro electrónico y por ende es poco fiscalizable.
  • Desarrollar un modelo de publicidad oficial​ que asegure una prensa libre y crítica.
  • Asegurar la participación efectiva de ciudadanos y comunidades en el control de los recursos públicos, tanto en el ámbito del Ejecutivo como en el trabajo del Congreso. México necesita Gobiernos y parlamentos abiertos.

El desafío que representa el control efectivo de la corrupción e impunidad requiere de propuestas claras y detalladas. Frente a esto, esperamos que los candidatos presidenciales se pronuncien, en el debate del próximo 22 de abril, con planteamientos contundentes sobre los puntos presentados.

Descarga el boletín en PDF aquí.

Fuente:https://imco.org.mx/temas/control-efectivo-la-corrupcion-11-temas-avanzar-hacia-mexico-integro/

Advertisements

Se buscan personas desobedientes; razón, el MIT

People raise their fists into the air while participating in the second annual Women's March in Los Angeles, California, U.S. January 20, 2018.

Image: REUTERS/Patrick T. Fallon

Por:Marcos Martínez

Aunque al pensar en inventos nos imaginamos complicados cachivaches con mecanismos y engranajes o modernas aplicaciones digitales, si hay una creación humana por excelencia es el orden social, entendido este como las salvaguardias de los derechos fundamentales, así como la atribución de responsabilidades. Y allí donde hay un sistema similar, hay desobedientes.

Para darles voz, el MIT (Massachusetts Institute of Technology) creó en 2016 un premio a la desobediencia responsable o, dicho de otro modo, el cuestionamiento del statu quo, el planteamiento de otros sistemas sociales y la desobediencia civil, siempre que fuese dentro de un marco razonable y con objetivos constructivos y éticos. No vale con desobedecer a “los de arriba” sin más, ya que si nuestra idea no mejora la sociedad queda descartada. Bienvenidos a los Disobedience Awards.

EL MIT PREMIA LA DESOBEDIENCIA CON 250.000$

Joi Ito, director del MIT Media Lab, una rama de la Escuela de Arquitectura y Planificación dentro del MIT, comenta en la apertura del vídeo que insertamos más abajo que «cuestionar a la autoridad y pensar por nosotros mismos es un componente esencial de la ciencia, de los derechos sociales y la sociedad», afirmación de la que podemos incluir varios ejemplos relativamente modernos. Aquí van:

Eldesafío copernicano del libro Sobre las revoluciones de las esferas celestes(1543), en el que Nicolás Copérnico afirmaba, con esa ciencia crítica que tanto necesitamos hoy día, que girábamos alrededor del Sol.El sufragio femenino(1931 en España), conseguido después de que la presión social demandase a los gobernantes el voto universal para mayores de edad y personas en facultad de razonar.El matrimonio homosexual(2005), un tema todavía conflictivo en según qué ámbitos, que a su vez ha dado pie a abrirnos a otro tipo de estructuras familiares.

Para todos estos cambios, hizo falta una notable y constante desobediencia civil responsable a lo largo de años e incluso décadas. Con el esfuerzo de mucha gente fue posible echar abajo algunos dogmas establecidos que no eran cuestionados, que se tomaban como axiomas y que hoy hemos demostrado falsos. Para muestra, un botón:

  • La Tierra es el centro del universo.
  • Las mujeres no tienen inteligencia para votar sabiamente.
  • Solo hay un tipo de matrimonio posible y este es sagrado.

Si hemos conseguido superar estas y otras grandes brechas, frenos, desigualdades o injusticias sociales (el sustantivo depende de la literatura consultada), ha sido gracias a que alguien, en algún momento, se levantó y dijo en voz alta que pensaba que el sistema, o parte de él, no estaba bien construido. Alguien desobedeció.

UNITED STATES OF DISOBEDIENCE

El premio del MIT, financiado por Reid Hoffman, uno de los fundadores de LinkedIn y a su vez creador de Do Something (organización para que los jóvenes pasen a la acción), tiene un elevado componente constitucionalista en los Estados Unidos.

El cierre del preámbulo de la Declaración unánime de los trece Estados unidos de América de 1776 (que hoy conocemos como Declaración de Independencia) hace una clara alusión a la movilización ciudadana en contra de los «tiranos» del estado, por lo que la desobediencia civil forma parte del ADN político estadounidense desde las mismas bases de su fundación:

«Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, evidencia el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y proveer de nuevas salvaguardas para su futura seguridad y su felicidad»

Traducido: si no estás conforme con el sistema y piensas que es injusto con algún colectivo o forma de vida, tienes derecho a proponer y ejecutar alternativas para corregirlo, modificarlo e incluso ponerlo patas arriba y formar otro nuevo.

Por tanto, no es extraño que sea en el MIT Media Lab, dentro de una universidad estadounidense, donde surja este curioso premio. Tampoco fue raro encontrar hace unos años un ejemplo de desobediencia en el seno del funcionario estadounidense:

En enero de 2017, Trump prohibió a la NASA, la USDA (Departamento de Agricultura estadounidense) y la EPA (Agencia de Protección estatal de Estados Unidos) hablar con la prensa o emitir comunicados externos con el objetivo de enterrar la existencia y las evidencias del acelerado cambio climático, materia que preocupa a muchas mentes actuales, como Kaku.

Un día después, las tres agencias tenían perfiles alternativos en redes sociales, de la que destacamos @RogueNASA, la «cuenta “de resistencia” no oficial de la NASA», con una relación directa con Rogue One, la película de Star Wars que se había publicado con éxito un mes antes, y su lucha contra el malvado Imperio Galáctico, encarnado por Trump.

DECIR «NO» Y ALZAR LA VOZ NO ES TAN FÁCIL

Si hay una palabra que defina la desobediencia es «No», que hemos visto en los cuatro casos anteriores y que puede observarse en cualquier amago de revolución y, antes de esta, en el pensamiento crítico de la época. De hecho, en la página oficial del Disobedience Award puede observarse a decenas de monigotes con los brazos cruzados y actitud de clara negativa.

A veces, cruzar los brazos y decir no supone saltarse la ley. Sin embargo, saltarse la ley para ser desobediente no tiene por qué estar reñido con ser incívico o poco responsable. No hablamos de psicópatas, sino de ciudadanos preocupados por sus derechos o deberes. Podemos pensar, por ejemplo, cómo los jóvenes homosexuales se arriesgan en Rusia a “promocionar la homosexualidad” (en palabras de la federación rusa) mostrando muestras de cariño. Es ilegal, pero a su vez es parte de una lucha desobediente ante la autoridad.

Van Jones, activista político muy conocido en EE.UU., comenta en el vídeo de arriba que «no es solo ser desobediente de una forma salvaje/agresiva, sino ser desobediente ante una autoridad ilegítima, y por tanto obediente a las demandas de la consciencia». Palabras que nos recuerdan a Martin Luther King en la búsqueda de derechos iguales para todas las personas hacia mediados del siglo pasado.

En marzo de 2017, cuando el MIT había propuesto la primera edición del concurso, el New York Times publicó un artículo titulado Cómo romper/saltarse las reglas reglas/leyes podría hacerte ganar 250.000 $. El periódico jugaba con break y rules. Es muy curioso cómo funciona el mecanismo de la desobediencia civil:

  • En un primer momento, la mayor parte de la sociedad se mantiene junto a la autoridad, otorgándole el poder, y cualquier muestra de apoyo al desobediente es considerada tabú e incluso inmoral.
  • A medida que la voz de la desobediencia se vuelve racional, unos pocos empiezan a manifestar su apoyo, aunque son rápidamente apartados fuera de la sociedad recta junto a los primeros disidentes.
  • Llegado este punto hay dos opciones: bien el movimiento de desobediencia pierde fuelle y se va “vaciando” lentamente de defensores hasta desaparecer en el olvido, o incluso acabar con tornas invertidas (la Primavera Árabe), bien consigue rebasar la barrera de masa crítica.
  • Si se alcanza esta masa crítica, el grueso de la sociedad modifica rápidamente su opinión y pasa a engrosar las listas de los desobedientes, aquellos que “antes estaban equivocados pero que ahora son un ejemplo de rectitud”.

Es entonces cuando ya no hay vuelta atrás: la autoridad se ve obligada a escuchar,y las cosas empiezan a cambiar.

LOS GANADORES DEL PRIMER PREMIO A LA DESOBEDIENCIA

Hace unos años, la doctora Mona Hanna-Attisha y el profesor Marc Edwards empezaron a denunciar que la localidad de Flint (Michigan) tenía un problema de contaminación plúmbea. El plomo es un elemento pesado poco frecuente en la corteza terrestre que puede causar todo tipo de enfermedades, muchas de ellas realmente graves.

Como ‘premio’ por advertir del problema a la comunidad, el gobierno municipal y estatal y a los vecinos, fueron acosados, llamados mentirosos, sus respectivas formaciones técnicas fueron puestas en entredicho y pagaron a título personal el haber descubierto algo de tanta relevancia. A pesar de todo, siguieron luchando por lo que consideraban justo: que la gente de Flint consiguiese agua potable.

Finalmente, en 2016 se destapó el pastel en forma de escándalo político que daría para una serie de televisión; y tanto Mona como Marc fueron reconocidos como los primeros que dieron la voz de aviso, dijeron no a la autoridad y la desobedecieron, por ejemplo, recogiendo muestras locales y publicando estudios científicos en revistas especializadas, algo que se les prohibió explícitamente.

En julio de 2017 recibieron el Premio a la Desobediencia otorgado por el MIT Media Lab, y los 250.000 dólares que Reid Hoffman había puesto sobre la mesa para la ocasión. Hoffman ha vuelto a poner otro cuarto de millón de cara a 2018 y seguirá repitiendo la operación en el futuro con «la esperanza de que el premio nos ayude a entender el modo en que hacemos progresos, incitando a la humanidad a reconocer a los héroes correctos, aquellos que se ponen en riesgo a sí mismo en forma de desobediencia para ayudarnos a evolucionar como humanidad».

Fuente: https://www.weforum.org/es/agenda/2018/03/se-buscan-personas-desobedientes-razon-el-mit?utm_content=buffercb3d2&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

Tecnología y psicología para mejorar el futuro de las pensiones

Tecnología y psicología para mejorar el futuro de las pensiones

Por: MARÍA TERESA SILVA-PORTO

¿Puede un mensaje de texto o anuncio en una red social animarte a ahorrar para tu jubilación? ¿Y si cada vez que fueras de compras ahorraras automáticamente? ¿Ahorrarías para tu retiro si tuvieras esa opción a golpe de clic o siguiendo unos pasos muy sencillos a través de una aplicación del celular? Las nuevas tecnologías y las averiguaciones de la economía del comportamiento (la disciplina que estudia los factores psicológicos que inciden en que las personas no siempre tomemos las mejores decisiones económicas para nosotros mismos) abren un horizonte desconocido a la hora de enfrentar uno de los desafíos de la región en materia de pensiones: el escaso ahorro previsional.

Las nuevas tecnologías y las averiguaciones de la economía del comportamiento abren un horizonte desconocido a la hora de enfrentar uno de los desafíos de la región en materia de pensiones: el escaso ahorro previsional.

Estudiar qué funciona (y qué no) para promover un mayor ahorro para la vejez en América Latina y el Caribe es el principal objetivo del Laboratorio de Ahorro para el Retiro, un nuevo proyecto con el que desde el BID queremos impulsar un asunto clave en el contexto presente y futuro de las pensiones en la región. La radiografía actual es inquietante: pocas personas cuentan con una pensión en la vejez y, además, los pocos afortunados que pueden llamarse a sí mismos pensionistas reciben habitualmente montos insuficientes para llevar una vida digna. Mirando hacia adelante, el panorama es todavía más preocupante: en ausencia de reformas, el rápido envejecimiento de la población agravará esta situación en las décadas venideras.

Aunque quieren ahorrar, pocos lo hacen

Millones de trabajadores en la región no ahorran para su retiro. A esta realidad contribuyen el mal funcionamiento del mercado de trabajoel diseño de los sistemas de pensiones y también las barreras psicológicas propias de la naturaleza humana. Esta es la razón que explica que, aunque las encuestas de opinión demuestran que los trabajadores de la región quieren ahorrar, pocos logran hacerlo.

El escaso ahorro previsional y la situación general de los sistemas de pensiones de la región, que también se ven amenazados por el futuro del mercado laboral, obliga hoy más que nunca a la búsqueda de soluciones imaginativas. Por esta razón, el Laboratorio de Ahorro para el Retiro nace como un espacio de ensayo para saber de qué forma se puede aprovechar la tecnología y la psicología para generar un mayor ahorro previsional en América Latina y el Caribe. Con más de 15 intervenciones previstas (algunas de ellas ya en marcha), el proyecto buscará  incrementar el ahorro para el retiro de los trabajadores de la región y generar evidencia rigurosa que ayude en el futuro a mejorar los sistemas de pensiones.

El escaso ahorro previsional y la situación general de los sistemas de pensiones de la región, que también se ven amenazados por el futuro del mercado laboral, obliga hoy más que nunca a la búsqueda de soluciones imaginativas.

No parece posible pasar del modelo tradicional del Estado del Bienestar a uno adaptado al siglo XXI sin apropiarse y aprovechar al máximo las oportunidades que nos brinda la tecnología y la economía del comportamiento. Con el Laboratorio de Ahorro para el Retiro buscamos iluminar el camino.

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2018/04/19/tecnologia-y-psicologia-para-mejorar-el-futuro-de-las-pensiones/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=1714f578ec-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-1714f578ec-189478437

Hacia una economía más inclusiva y conectada

La llegada de Internet de banda ancha se establece en los servicios de asistencia médica en Tonga.
Image: Tom Perry/Banco Mundial

 

Por:Jim Yong Kim

Si bien algunos estudios (PDF, en inglés) pronostican que la automatización eliminará empleos a un ritmo vertiginoso, las tecnologías disruptivas pueden también generar nuevos tipos de trabajo. En nuestro documento provisional del próximo Informe sobre el desarrollo mundial 2019, titulado The Changing Nature of Work (La naturaleza cambiante del trabajo), (PDF, en inglés) se señala que en el siglo pasado los robots han creado más trabajos que los que se han eliminado.La capacidad de la tecnología de producir cambios exponenciales en la forma en que vivimos, trabajamos y nos organizamos nos hace preguntarnos constantemente en el Grupo Banco Mundial: ¿cómo podemos adaptar las habilidades y los conocimientos actuales con los empleos del futuro?

Una respuesta es aprovechando la revolución de los datos para apoyar nuevas vías hacia el desarrollo. Alrededor de 2,5 trillones de bytes de datos se generan todos los días en los teléfonos móviles, sensores, plataformas digitales y otras fuentes. Cuando los datos se usan para ayudar a las personas a adaptarse a la economía que se apoya en la tecnología, esto puede contribuir de manera muy significativa al objetivo de poner fin a la pobreza extrema y la desigualdad. Las empresas tecnológicas, por muy bien intencionadas que sean, no pueden hacer esto por sí solas.

Con este fin, el Grupo Banco Mundial se ha asociado con LinkedIn para usar su gráfico de la economía mundial, (i) creado con los aportes de 546 millones de miembros de esta comunidad, e identificar vías de readaptación profesional y mejoramiento de las competencias de los trabajadores. Esta nueva fuente de datos nos ayuda a entender qué habilidades tienen una alta demanda, qué sectores están ganando o perdiendo trabajadores y en qué lugares se ubica la fuerza laboral.

Los datos de LinkedIn indican los principales países donde Sudáfrica gana y pierde talento.
Image: Banco Mundial

 

Al tener más información al nivel de ciudades y países, podemos ayudar a los Gobiernos a identificar habilidades demandadas por sectores en expansión y los programas de capacitación necesarios para apoyarlas. Esto, a su vez, permitirá a los países a crear más (y mejores) trabajos. En una época de rápida evolución tecnológica, cuando la automatización está generando cambios en los sectores y el desplazamiento de empleos, los datos de LinkedIn proporcionan un sistema de “alerta temprana” que puede facilitar respuestas más efectivas de políticas públicas.

Durante más de siete décadas, el Grupo Banco Mundial ha trabajado en todos los sectores económicos para poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida en el mundo. En el marco de nuestro Proyecto de Capital Humano se está conformando una amplia coalición de partes interesadas para evaluar y mejorar las habilidades de las personas jóvenes. Estamos llevando a cabo extensa investigación sobre los nexos entre las inversiones en la gente y el crecimiento económico, y estamos trabajando para movilizar de manera más rápida el financiamiento para inversiones en desarrollo de capital humano.

Los datos de LinkedIn proporcionan información en tiempo real acerca de las habilidades que demanda el sector privado.
Image: Banco Mundial/Linkedin
La alianza con LinkedIn es una de las diversas asociaciones que hemos establecido con el sector privado, ya que estamos trabajando con empresas como Airbnb (i) y Amazon (i) para aprovechar la revolución de los datos en aras del bien común. El mes pasado en el Congreso Mundial de la Tecnología Móvil (i) anuncié el inicio de una alianza con la Asociación GSM (GSMA), una entidad que representa a más de 800 operadores móviles de todo el mundo, con el fin de usar los datos generados en los aparatos móviles y en el internet de las cosas para solucionar los desafíos del desarrollo más cruciales.

En mi discurso (i) señalé que gracias a los teléfonos inteligentes, el internet y los medios sociales prácticamente todos pueden ver cómo viven los demás. Los economistas del Banco concluyeron que a medida que la gente tiene acceso a internet, su ingreso de referencia —es decir, aquel con el que cada persona compara su propio nivel de ingresos— empieza a crecer, generando un aumento de las aspiraciones. Y según estimaciones de algunos estudios, 8000 millones de personas en todo el mundo tendrán acceso a banda ancha en 2025, por lo que sin duda las aspiraciones seguirán creciendo. Los programas de formación y capacitación deben responder a las aspiraciones de la gente. Si eso no sucede, y las aspiraciones se entrecruzan con frustración, los países podrían seguir la senda de la fragilidad, los conflictos, la violencia, el extremismo y la migración.

En el Grupo Banco Mundial, creemos que las tecnologías disruptivas pueden ayudar a las sociedades a ser más resilientes y desarrollar nuevos motores de crecimiento económico. El 80 % de las personas en el mundo en desarrollo tiene un teléfono móvil, un porcentaje mayor que el acceso de los niños a la escuela.La tecnología no solo cambia la manera en que interactuamos unos con otros, sino también lo que sabemos acerca de la desigualdad y cómo podemos solucionar este problema.

Asegurarnos que los estudiantes de hoy puedan competir en la economía del mañana exige una visión que se base en el conocimiento y la experiencia tanto del sector público como del sector privado. Una revolución en favor del desarrollo puede adaptarse y complementarse con la Cuarta Revolución Industrial. Nunca me he sentido tan optimista que, al promover la formación de coaliciones y alianzas, podemos apoyar el desarrollo de nuevas áreas de crecimiento para transitar hacia una economía más inclusiva y altamente conectada en los años y decenios venideros.

Un nuevo estudio dice que el 30% de todos los trabajos serán suprimidos en 2030 por la IA

Image: REUTERS

Por:Sergio Parra

Debido a los avances en robótica, inteligencia artificial y aprendizaje automático, hasta un tercio de todos los puestos de trabajo de Estados Unidos van a ser erradicados antes del año 2030, tal y como predice un nuevo estudio realizado por McKinsey Global Institute.

Eso significa, de producirse tal y como sugieren, que 70 millones de trabajadores estadounidenses tendrían que encontrar nuevas ocupaciones para antes de esa fecha.

El fin del trabajo

Las máquinas serán mejores que los humanos en una variedad de habilidades, incluidas algunas que requieren habilidades cognitivas. Las tecnologías automáticas también producirán muchos menos errores, lo que permitirá a las empresas mejorar la productividad, la calidad y la velocidad. Emplear humanos se convertirá en una opción ilógica en algunas profesiones.

Ciertos sectores se verán más afectados que otros. Para el año 2030, la demanda de trabajadores de oficina, incluyendo a cualquier persona involucrada en tareas administrativas, debería caer en un 20%, predicen los investigadores. Hasta el 30% de las personas en trabajos que requieren “trabajo físico predecible”, como en la construcción o en la industria alimentaria, por ejemplo.

Por consiguiente, las personas necesitán volver a capacitarse o ingresar a campos completamente nuevos, como concluye el coautor del informe, Michael Chui, socio del McKinsey Global Institute.

Estos son los tipos de actividades inherentes a algunos trabajos que son más susceptibles de ser reemplazados por la automatización:

Los trabajos que requieren creatividad o más interacción humana, como abogado, gerente, médico o profesor, estarían menos sujetos a la automatización.

Naturalmente, nacerán nuevos trabajos que apoyen a estas nuevas tecnologías. Y también, en todo el mundo, podrían crearse hasta 280 millones de nuevos empleos a partir de un mayor gasto en bienes de consumo y otros 85 millones de empleos debido al gasto en salud y educación.

Los autores observan que la inminente transformación será similar a lo que sucedió en los Estados Unidos y Europa a principios de 1900, cuando la industria mundial pasó del ámbito de la agricultura al ámbito de trabajo de fábrica.

Fuente:https://www.weforum.org/es/agenda/2018/04/un-nuevo-estudio-dice-que-el-30-de-todos-los-trabajos-seran-suprimidos-en-2030-por-la-ia

La paradoja de las críticas a la globalización

Image: REUTERS

Por:Arvind Subramanian

La mayoría de economistas están de acuerdo acerca de los beneficios de la integración global “real”, es decir, de los prácticamente ilimitados flujos transfronterizos de bienes, mano de obra y tecnología. Pero están menos seguros en cuanto a la integración financiera global, especialmente de los flujos a corto plazo del llamado dinero caliente. Sin embargo, la reacción antiglobalización de hoy se centra principalmente en la integración real, y casi en su totalidad se olvida de los aspectos financieros.

La reacción a la integración real recientemente ha impulsado a la administración del presidente estadounidense Donald Trump a recurrir al proteccionismo comercial unilateral, dirigido a China en particular. Tanto en Estados Unidos como en Europa se están levantando barreras contra la migración. Muchos gobiernos se están moviendo para imponer nuevos impuestos a las compañías de tecnología consideradas demasiado grandes o influyentes.

En este contexto, extraña la ausencia de un mínimo de protestas contra la integración financiera. Después de todo, los flujos financieros regularmente han causado estragos en las economías ricas y pobres por igual en los últimos 40 años. Y ese daño no es ningún secreto: instituciones como el Fondo Monetario Internacional lo han destacado, añadiendo condiciones a su previo apoyo a la apertura financiera.

La ausencia de resistencia a la integración financiera puede reflejar el núcleo del problema o, quizás más exactamente, la narrativa. Cuando se trata de integración global real, es fácil identificar a los perpetradores y las víctimas; con la integración financiera, no lo es.

Consideren el libre comercio. Si bien en general es beneficioso, sus efectos distributivos adversos son innegables, y es fácil decir quién sale perjudicado (por ejemplo, trabajadores de países avanzados en industrias de menor valor agregado como el acero), y quién está haciendo el daño (países en desarrollo que puede producir y exportar el bien relevante más barato). Los perdedores pueden ser una minoría, pero pueden unirse para amplificar su voz y maximizar su poder de negociación, especialmente si están geográficamente concentrados. Con un objetivo claro, su indignación adquiere fuerza y legitimidad.

Del mismo modo, la migración trae consigo ganancias importantes y, según muchos, pérdidas significativas. Entre los aparentes perdedores pueden incluirse los trabajadores domésticos que están (o creen que están) afectados por la competencia de los migrantes, o ciudadanos que sienten que su forma de vida, o incluso su identidad, se ve amenazada. No importa si estas afirmaciones son empíricamente verdaderas; encajan en una narrativa clara y convincente, en la que los inmigrantes son retratados como villanos. Tal narrativa, como hemos visto, es una herramienta de movilización muy efectiva en manos de políticos cínicos.

Por supuesto, las crisis financieras -como las ocurridas en América Latina a principios de los años ochenta, en Asia oriental a fines de los noventa, en Europa oriental a finales de los años 2000 y en Europa en los años 2010- también tienen claras víctimas: los que pierden sus empleos, casas o ahorros para la jubilación. Pero no es tan fácil atribuir culpas.

En el pasado -volviendo a la Edad Media, de hecho-, a menudo se ha culpado a los bancos. Pero las fuentes de los actuales flujos de dinero caliente no son fácilmente identificables. Los fondos de cobertura, fondos mutuos, compañías de administración de activos, fondos de pensiones y fondos de riqueza soberana operan en todo el mundo, en jurisdicciones legítimas y en lo que W. Somerset Maugham describió una vez como “lugares soleados para gente sombría”.

Incluso si los prestamistas pudieran identificarse fácilmente, no se les podría echar toda la culpa. Las transacciones financieras siempre involucran a los prestatarios y, a diferencia de los trabajadores siderúrgicos despedidos, los prestatarios incumplidos (individuos o países) rara vez son víctimas inocentes. En muchos casos, los grandes prestatarios han obtenido sus préstamos engañando a los prestamistas o usando conexiones políticas, como lo hicieron los compinches del ex presidente indonesio Suharto.

Si bien las narrativas que muestran a villanos concretos y fácilmente identificables hacen que la integración real -a pesar de sus beneficios generales tangibles- sea difícil de mantener, la ausencia de narrativas comparables está permitiendo que la integración financiera no cese. Esto coloca al mundo en un camino donde hay menos integración de la buena, y más de la cuestionable.

Alterar esta trayectoria requiere dos tipos de respuesta. Para apoyar la integración real, los responsables de las políticas públicas deben crear redes de seguridad social ambiciosas -incluso de manera radical-, que protejan a los perdedores inevitables, a la vez que destacan los beneficios generales que brinda dicha integración. Las acciones contra los perpetradores -por ejemplo firmas y países que roban descaradamente la propiedad intelectual- también pueden ser necesarias, a pesar de los costos potenciales.

Mientras tanto, los responsables públicos deberán mejorar la gestión de la integración financiera, una tarea que puede ser aún más desafiante, ya que ningún grupo político lo está exigiendo. Dada la nebulosa financiera, casi de naturaleza fantasmagórica, que elude la construcción de una narrativa fácil, la tarea de moldearla será difícil. Pero estamos obligados a hacerlo.

Fuente:https://www.weforum.org/es/agenda/2018/04/la-paradoja-de-las-criticas-a-la-globalizacion

La innovación en la escuela – Los 10 elementos clave para innovar

Por: 

Entre todas las exigencias y demandas que se le hace a la escuela actual, parece ser que la Innovación es una de las más apremiantes y urgentes. Todos coinciden que no se puede seguir enseñando a los ciudadanos del siglo XXI como se hacía en el siglo XX y que la innovación es una cuestión de sobrevivencia, tanto como el respirar. ¿Cuáles son los entornos y elementos que favorecen la práctica y construcción de una cultura escolar innovadora?, ¿cómo pasar de un discurso innovador a una práctica cotidiana innovadora?

Diversas investigaciones y experiencias acumuladas en centros que han realizado procesos de cambio y transformación, coinciden en al menos 10 elementos concretos, cotidianos y prácticos, a tener en cuenta cuando se quiere generar innovación educativa, desde los simples procesos de mejoramiento continuo o mejoras incrementales, hasta la más extrema denominada innovación disruptiva. En todos ellos, podemos encontrar elementos comunes que otorgan luces para los líderes escolares y educadores que están insertos en procesos de innovación y cambio (Dupriez, 2015; Murillo, 2006; Fullan, 2016; Leithwood, 2009).

Los 10 elementos clave para innovar

1. Una decisión

Innovar es una decisión que toman fundamentalmente los líderes escolares (Villa, 2013) y que deben sostener en el tiempo para conseguir resultados, asegurándose que lo estratégico se convierta en operativo y no se diluya en voluntarismo o buenas intenciones que quedan solo en enunciados. Innovar es una decisión que se realiza siempre en gerundio. Se innova innovando. La decisión de innovar no es tan compleja cuando se toma, sino cuando se comienza a implementar, porque incomoda a todos los actores, cambia el concierto de relaciones, las estructuras de poder y reconfigura el naipe tradicional de organigramas.

2. Un entorno colaborativo y autónomo

La innovación escolar es fruto de entornos colaborativos y no competitivos. No importa quién lo hace primero, sino el “cómo lo hacemos entre todos”.  Exige iniciativa más que pura disposición. A mayor colaboración entre los integrantes del claustro o departamento, mayor autonomía para que se ejecuten las innovaciones que se decidan (Gairín, 2010). Un entorno donde se comparten las normas que el centro se ha dado, pero, sobre todo, donde se comparten las prácticas y los materiales, un entorno donde se permite el error, se alientan las alternativas y la exploración de posibilidades. Un entorno donde se retroalimenta, es decir, se corrige y se felicita, es siempre un entorno facilitador de la innovación escolar.

3. Conciencia de la tensión

Pretender innovar al interior de la escuela y no incomodar a nadie, es un sueño. Pensar que la sola decisión de iniciar una innovación aclarará el camino es una ingenuidad. Las tensiones surgirán en el momento mismo  en que se anuncian los cambios, transformaciones o innovaciones y se agudizarán en su implementación por una cuestión natural: somos observadores distintos y vivimos en mundos interpretativos (Echeverría, 1994). Lo que para algunos será un desafío, para otros, una pesada carga. Las tensiones forman parte de todo proceso de cambio. Una tensión recurrente es el cambio de paradigma del proceso de aprendizaje: si antes se enseñaba lo que se había aprendido previamente, en la actualidad enseñamos aprendiendo, no hay secuencia, sino simultaneidad. El problema no es evitarlas sino aprender a vivir con ellas. Se tensionan los grupos, las personas, los proyectos. Ser conscientes de esta natural tensión, permite desarrollar determinadas competencias conversacionales para abordarlas de manera satisfactoria.

4. Contexto: mirar fuera para innovar dentro

La experiencia de no pocas escuelas y aulas es que están completamente volcadas sobre sí mismas, se cree que lo mejor ocurre en el propio centro, que en otros centros no se hace nada mejor, etc. Esta mirada ignora lo que acontece en otras escuelas porque no se trabaja en red. En este entorno cortoplacista, limitado y de enfoque único, es muy difícil que se puedan reconocer innovaciones de otros cursos,  docentes, escuelas o países. Para superar esta práctica y salir del propio reducto, Fullan (2016) recomienda mirar y conocer que están haciendo otros colegios y docentes en la ciudad,  en la región, el país y en otras partes del mundo, no para copiar o trasplantar simplemente, sino para aprender de otras experiencias distintas y distantes  que probablemente tuvieron el mismo diagnóstico e implementaron una mejora o innovación que respondiera a sus particularidades. Saber lo que está ocurriendo más allá de las paredes y muros es una obligación, es la relación dentro-fuera como motor de innovación. Al hacerlo se construyen relaciones, se arman redes y generan conexiones que benefician a todos los actores escolares.

trabajo colaborativo.jpeg

5. Atención a las pequeñas sociedades

En muchas ocasiones el simple diseño y puesta en marcha de una innovación no basta para asegurar su éxito, se requiere poner especial cuidado en las personas que formarán los equipos que la implementarán. A esto le llamamos las  “pequeñas sociedades” (de estudiantes, de maestros, de padres colaboradores). Las pequeñas sociedades  hacen articulación, planificación y organización de actividades de aprendizaje. Las pequeñas sociedades son grupos de personas puestos a trabajar en común, construyen una fraternidad basada en el respeto y colaboración que, finalmente, los hace constituirse como equipos. Son capaces de diseñar clases entre dos, tres y hasta cuatro profesores con un alto grado de conexión y conectividad emocional (Bloch, 2013) Poner atención a este punto es intencionar la formación de equipos humanos con objetivos comunes, prestar especial cuidado a las conversaciones que ellos sostienes con el propósito que sean expansivas y fuente de creatividad, pero sobre todo, que el hecho de trabajar juntos les produzca satisfacción.

6. Fomento de “Nichos”

Hemos señalado que la innovación es crear algo que genere valor a las personas desde la propia escuela. Pues bien, fomentar nichos, tiene que ver con detectar en los problemas o necesidades que se presentan cotidianamente, oportunidades para innovar. Los nichos de innovación son siempre posibilidades para responder a requerimientos que es probable ni siquiera son considerados o bien expresados por los propios protagonistas; por ejemplo, plataformas digitales, control de asistencia, comunicación escuela-familia, para el nicho “padres”; proyectos escuela-empresa, para el nicho “empleabilidad” y asociación de escuelas para brindar talleres extraescolares en el nicho “tiempo libre”. Estos nichos crean valor para grupos específicos y pueden transformarse incluso en proyectos de emprendimiento colegial.

7. Formación de un Equipo de Innovación

Siempre en cada comunidad escolar, existen profesores y estudiantes disruptivos, inquietos, originales, creativos, o que no son comprendidos por el establishment colegial. Puede ocurrir incluso que, por su originalidad, sean valorados y reconocidos por ello. La verdad es que esos aportes individuales no tienen mucho impacto en la organización, a no ser que se aglutinen en un equipo que comparta visiones y que mueva los límites de lo posible para cruzar fronteras. Este es un equipo necesario de existir en cada escuela, porque con su originalidad, mueve los límites de lo posible  y alienta al interior de los grupos y equipos, iniciativas que hacen real lo que antes solo eran quimeras. Este equipo heterogéneo, pionero y explorador, va probando, ensayando y alentando a los otros a  atreverse. Los resultados de este equipo se extienden a toda la organización, porque van dando respuesta a problemas reales (Senge, 2002), pero sobre todo porque dotan a los integrantes (los compañeros) de competencias que antes no tenían.

8. Proyectos Intra – Inter

La investigación es contundente al señalar que no educamos solos, sino en comunidad. Los líderes escolares, intencionan el trabajo al interior de los equipos docentes, planteándoles desafíos anuales o semestrales, siendo el primero y más importantes el de su propio aprendizaje a través de rutas de desarrollo profesional. Los proyectos intra-inter departamental cumplen el objetivo de hacer trabajar en equipo a los docentes para que se hagan cargo de un problema surgido de la propia acción educativa. La naturaleza del trabajo docente en el pasado ha facilitado un trabajo más bien individual y en aulas más bien cerradas. Promover proyectos intra-departamental es provocar trabajo sinérgico entre educadores de la misma especialidad, pero no basta con eso, se requiere promover iniciativas inter-departamentales para construir proyectos colaborativos que superen las tradicionales asignaturas y compartimentos del conocimiento. (Guisasola, J y Garmendia, M, 2014) Este tipo de iniciativas lo que consigue es colocar a las personas en modo colaboración, iniciativa, visión global y coordinación de acciones.

9. Retos Institucionales

La innovación educativa es, ante todo, una filosofía de vida, de trabajo y de convivencia en la acción escolar que trae de la mano un reto: aprender para emprender. Cuando todo cambia y cambian los entornos, cambia la sociedad y los estudiantes, es necesario que la acción escolar también lo haga. Pero ¿cómo movilizar y desplazar a equipos y colectivos docentes desde un estado de comodidad a una situación de desafío? (Rivera, 2013). A través de retos institucionales, es decir, iniciativas que junto a otros transformen la realidad: eventos, experiencias o actividades que impacten y generen resultados en las personas. Decretar el año de, el desafío de, el proyecto de, como un todo escolar, genera adhesión, norte y guía. Es necesario que estos retos institucionales o anuales vayan en consonancia con los contextos locales, nacionales e internacionales, por ejemplo, el año 2018 se recuerdan los 50 años de la Primavera de Praga y los 100 años del término de la 1ª Guerra Mundial.

10. Incentivos

Iniciar procesos de innovación, es alentar la movilidad y el desplazamiento a territorios diferentes, muchas veces desconocidos e inciertos. ¿Cómo estimular para que esta actividad se convierta en un hábito y llegue a formar parte de la cultura escolar? Una posibilidad para alentar, mantener e incrementar la innovación, es colocar estímulos para aquellas propuestas de innovación que se conviertan en práctica institucional, incentivos que pueden ser reconocimientos, invitaciones a seminarios, concursos, a publicar, a dar una charla, a perfeccionarse. Lo que se busca es establecer que no da lo mismo innovar, que no innovar, que las innovaciones se destacan, promueven y dan a conocer, pero sobretodo, que toda iniciativa que crea valor a las personas, se publica y se  institucionaliza, se hace una práctica organizacional. Incentivar en este contexto por tanto es reconocer, visibilizar e instaurar. ¿Incentivos económicos? Para analizarlo y discutirlo en un próximo artículo.

Este artículo fue publicado originalmente por Miguel Rivera Alvarado (@m_riveral) del Colegio Santa Cruz de Unco

Referencias Bibliográficas

Bloch, Susana,  (2013) Al alba de las emociones. Santiago, Uqbar Ediciones.

Dupriez Vincent, ¿Se puede reformar la escuela? Enfoques organizacionales e     institucionales para el cambio educativo. De Boeck Superior, “Pedagogías en desarrollo”, 2015, 178 páginas. ISBN: 9782804190460. DOI: 10.3917 / dbu.dupri.2015.01. URL: https://www.cairn.info/can-reform-the-school–9782804190460.htm

Echeverría, Rafael (1994) La Ontología del Lenguaje. Santiago. JC Saez Editores.

Fullan Michael (2016) La dirección escolar: Tres claves para maximizar su impacto. Ediciones Morata, Madrid.

Gairín, J. (2010c). Gestionar la complejidad de los centros educativos. En El liderazgo y equipos directivos en educación secundaria, Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia: Instituto Superior de Formación del Profesorado

Guisasola,J y Garmendia, MHallienger, P. (2014). Aprendizaje basado en problemas, proyectos y casos: diseño e implementación de experiencias en la Universidad. Servicio editorial de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea.

Leithwood, K., Harris, A, y Hopkins, D. Seven strong claims about successful school leadership. School Leadership and Management, 28(1),27-42

Murillo,   F. J. (2006). Una Dirección Escolar para el Cambio: del Liderazgo Transformacional al Liderazgo Distribuido. Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 4, (4e), 11-24.

Rivera, M. La gestión de resultados en escuelas que aprenden: Una experiencia a partir de un modelo (2011), en  Municipio y Educación: reflexiones, experiencias y desafíos, Gairín J y Sanchez S, Editores, Editorial FIDECAP.

Rivera, M. (2013) Modelo de formación en competencias directivas genéricas ontológicas en el marco de los estadios de desarrollo organizacional, (821-834) en Liderazgo Pedagógico en los Centros Educativos, VI Congreso Internacional sobre Dirección de Centros Educativos,  Universidad Deusto, Bilbao.

Villa, A (2013). Competencias de liderazgo en equipos directivos, en  Liderazgo Pedagógico en los centros educativos: Competencias de equipos directivos, profesorado y orientadores. VI Congreso Internacional sobre Dirección de Centros Educativos, Universidad Deusto, Bilbao.

Senge, P. et al  (2002) Escuelas que Aprenden. Editorial Norma, Bogotá.

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-news/innovacion-educativa-los-10-elementos-clave-para-innovar?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=20d39ccd0b-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-20d39ccd0b-235969733