Compara Carreras 2017

  • 65% de los empleos que tendrán los jóvenes que hoy comienzan la educación media y superior aún no existen.
  • De los 10 puestos más difíciles de cubrir en México, 7 se ofertan en la educación técnica, una oportunidad para enfrentar la demanda de capital humano especializado.
  • Carreras técnicas mejor pagadas, como Construcción e ingeniería civil y Servicios de transporte, ganan en promedio más que las universitarias peor pagadas, como Deportes o Filosofía y ética.

 

Actualmente en México hay 4.1[1] millones de estudiantes universitarios. Las herramientas que reciban estos jóvenes van a determinar la capacidad de México para innovar, producir y detonar prosperidad.

Estudiar una licenciatura aumenta considerablemente el salario de una persona. Un licenciado gana en promedio $11,327, 80% más que alguien que solo terminó el bachillerato, cuyo sueldo es de $6,305. Además, terminar una licenciatura reduce en 51% el riesgo de estar empleado en el sector informal respecto a los egresados de bachillerato.

Sin embargo, la opacidad del sector de educación superior limita la capacidad de los estudiantes para tomar mejores decisiones.

No todas las carreras son iguales:

  Estadística Contabilidad y fiscalización Psicología
Salario mensual promedio: $16,674 $11,374 $9,249
Tasa de informalidad: 9.9% 18.9% 29.9%
Matrícula en licenciatura: 7,962 184,232 174,852

 

La inercia, la incapacidad y las trabas en el sector benefician a la industria de educación superior y no a los alumnos.

Índice de Calidad de la Inversión

Con el objetivo de orientar a los jóvenes para que tomen mejores decisiones educativas, el Índice de Calidad de la Inversión combina información de ingreso promedio y costo de la carrera con el riesgo de desempleo e informalidad, para clasificar más de 68 carreras en cuatro categorías:

ExcelenteRendimiento: Alto. Riesgo: Bajo  Insegura

Rendimiento: Medio Bajo. Riesgo: Medio Alto

BuenaRendimiento: Medio Alto. Riesgo: Medio Bajo  Muy inseguraRendimiento: Bajo. Riesgo: Alto

Carreras clasificadas como inversiones excelentes:

  • Química. Salario promedio: $33,265 | Retorno de inversión: 2 meses en universidad pública.
  • Física. Salario promedio: $17,771 | Retorno de inversión: 2 meses en universidad pública.
  • Estadística. Salario promedio: $16,674 | Retorno de inversión: 2 meses en universidad pública.

Carreras consideradas como inversiones muy inseguras:

  • Filosofía y ética. Salario promedio: $8,060 | Retorno de inversión: 20 meses en universidad pública.
  • Lenguas extranjeras. Salario promedio: $8,422 | Retorno de inversión: 13 meses en universidad pública.
  • Diseño. Salario promedio: $9,289 | Retorno de inversión: 8 meses en universidad pública.

Una carrera que no asegura calidad y pertinencia en el mercado laboral destruye la inversión del país y de las familias mexicanas.

EL DESAFÍO DE LA AUTOMATIZACIÓN

65% de los empleos que tendrán los jóvenes que hoy comienzan la educación media y superior aún no existen[2].

La automatización será un disruptor del mercado laboral. Con la tecnología actual se podría reemplazar: 45% de las actividades dentro de un empleo y 5% de empleos completos[3]. De acuerdo con Manpower, México es uno de los ocho países que más empleos podrían generar en los próximos años, pero para lograrlo es necesario asegurar la pertinencia de los planes de estudio y capacitación continua.

De 2015 a 2016, la cantidad de empleadores que capacitaron continuamente a sus empleados para cubrir vacantes creció de 20% a 50% a nivel mundial, en México esta cifra alcanzó 60%. En el futuro, la empleabilidad dependerá menos de lo que sabemos y más de nuestra capacidad de aprender, adaptar y ejecutar.

IMCO PROPONE

  1. Fortalecer la educación técnica. La educación técnica es una oportunidad para enfrentar la demanda de capital humano altamente especializado y desarrollar talento que hoy en día es escaso.

De los 10 puestos más difíciles de cubrir en México, 7 se ofertan en la educación técnica. La inversión de tiempo y dinero para una carrera técnica es significativamente menor a la de una licenciatura, la duración de los programas es de dos años y el 98% de los estudiantes se encuentran en instituciones públicas.

Las carreras técnicas mejor pagadas ganan, en promedio, más que las carreras universitarias peor pagadas.

  1. Estimular el dinamismo en la oferta educativa.
  • La SEP debe agilizar los procesos de actualización de planes de estudio y de oferta educativa para favorecer la innovación.
  • En beneficio de los estudiantes y del presupuesto público, se debe flexibilizar la revalidación de créditos entre carreras, instituciones y países.
  • Aprender de los modelos exitosos de actualización constante de sistemas como los tecnológicos (seguimiento de egresados) y el CONALEP (retroalimentación con el sector empresarial en el diseño de planes de estudio).
  • Las universidades deben justificar públicamente la falta de actualización de sus planes de estudio de manera periódica.
  1. Integrar certificaciones internacionales y de sector.
  • Integrar en los planes de estudio certificaciones de habilidades que formen estudiantes más competitivos para mercados laborales internacionales.
  • Generar habilidades y competencias equiparables con el resto del mundo beneficiaría el retorno sobre la inversión de nuestra educación superior.
  1. Transparencia en estadísticas de egresados. México requiere una política de datos públicos en educación superior que tenga como prioridad a los alumnos.

La disponibilidad de datos:

  • Fomenta la competencia.
  • Identifica planes de estudio relevantes y valorados por el mercado laboral.
  • Incentiva a las instituciones a comprometerse con la empleabilidad de sus alumnos: el éxito de las universidades depende del éxito de sus estudiantes.
  1. Política pública educativa basada en evidencia.
  • La planeación de la oferta en educación superior debe guiarse con menos inercia y más evidencia.
  • Establecer bolsas presupuestales concursables que premien programas rentables y con alta empleabilidad.

Consulta la información actualizada de 68 carreras, además de datos para 30 carreras de Técnico Superior Universitario (TSU), explorador de oferta educativa de bachillerato profesional, bachillerato tecnológico, TSU y licenciatura y mapa interactivo con planteles donde se ofrecen las carreras técnicas y universitarias.

Carreras mejor y peor pagadas en México

Carreras con más y menos informalidad

 

 

 

[1] Cálculo del IMCO con datos de ANUIES 2015-2016.

[2] Fuente: World Economic Forum. The Future of Jobs Report. 2016

[3] Where Machines Could Replace Humans – and Where They Can’t (Yet), McKinsey, 2016.

 

Fuente:http://imco.org.mx/temas/compara-carreras-2017/

México necesitará 1.5 millones de ingenieros en cinco años

La apertura del sector energético en México generará más de 1.5 millones de nuevos puestos de trabajo.

ingeniero

La apertura del sector energético y las inversiones derivadas en México impulsarán la creación de 1.5 millones de puestos de trabajo especializados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), reveló compañía alemana Siemens.

En los próximos tres y cinco años se espera una demanda que puede alcanzar el millón y medio de especialistas en el llamado STEM.

Gabriel Arrillaga, director regional de Recursos Humanos de Siemens México y Centroamérica, dijo en un comunicado que la educación STEM e investigación y el desarrollo serán piezas clave para el crecimiento sostenible del sector energético en el país.

“Siemens posee vínculos con instituciones regionales como Tecnológico de Monterrey y las universidades de Monterrey, Autónoma de Nuevo León Y Tecnológica de Querétaro, anotó.

El programa Social Innovation de Siemens ha permitido diseñar una estrategia de fortalecimiento educativo en diferentes frentes. “Esta iniciativa junto con nuestro aliado estratégico Fondo Unido se enfoca en darle atención a diferentes factores que influyen en la educación, promueve la calidad educativa y el desarrollo individual comunitario”, comentó.

Precisó que parte del programa de fortalecimiento educativo consiste en mejorar la infraestructura física, calidad educativa y la promoción de una vida saludable en escuelas de nivel primaria.

“El Programa benefició a cuatro 1,000 niños de escuelas primarias ubicadas en la Ciudad de México, Monterrey, Querétaro, Guanajuato, Chihuahua y a dos mil niños de educación básica en Guatemala y Costa Rica”, detalló la empresa en el documento.

La Fundación Siemens Stiftung invirtió durante 2016, alrededor de 20,000 millones de pesos en el programa educativo Siemens Experimento junto con la UNESCO, para impactar a más de 45,000 estudiantes a través de diferentes programas educativos en los próximos años.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/mexico-necesitara-1-5-millones-de-ingenieros-en-cinco-anos/

“Freshman Year for Free” busca ofrecer un nuevo camino a la universidad

ae_nota3

Un nuevo proyecto tiene como objetivo aumentar el acceso global a una educación de alta calidad ofreciendo un “trampolín” a la universidad. Modern States, una alianza educativa sin fines de lucro, anunció el lanzamiento de “Freshman Year for Free“, un catálogo de cursos gratuitos en línea de más de 40 materias básicas de primer año, que permitirán a estudiantes de todo el mundo obtener créditos académicos de más de 2,900 universidades.

Los cursos, impartidos por profesores de universidades líderes en los Estados Unidos, tienen como objetivo permitir que los estudiantes obtengan hasta un año de créditos universitarios totalmente gratis y sin tener que pagar por libros de texto. Además, el proyecto busca preparar a los estudiantes para exámenes como el Advanced Placement (AP) y el College Level Examination Program (CLEP).

Con este proyecto, Modern States quiere convertirse en “la biblioteca pública digital global de los grandes cursos universitarios”. Estos cursos son totalmente gratuitos para cualquiera que quiera tomarlos, sin importar su edad, ubicación, nacionalidad, ingresos familiares o estudios previos.

Los cursos son impartidos por profesores de algunas de las mejores universidades de los Estados Unidos, incluyendo la Universidad de Columbia, Purdue, Rutgers, MIT, Johns Hopkins, Tufts, Baruch College, la Universidad de Texas y la Universida de California Berkeley.

Además, Modern States anunció que pagará la cuota del examen del College Board a los primeros 10,000 aspirantes, permitiéndoles obtener hasta un año completo de créditos universitarios gratis. Reduciendo así el costo de un título universitario tradicional hasta en un 25 por ciento.

“El acceso a la educación es fundamental para un mundo que respeta a cada individuo y es fundamental para el sueño americano”, dijo Steve Klinsky, fundador y presidente ejecutivo de Modern States. “El costo de la universidad se ha vuelto cada vez más caro. Es por eso que Modern States está creando una forma innovadora de hacer un grado universitario asequible. Mediante la oferta de cursos de calidad superior, totalmente gratuitos que conducen a créditos académicos universitarios, ‘Freshman Year for Free’ cubre una necesidad insatisfecha en el sistema de educación superior estadounidense”.

Para este proyecto, Modern States se ha asociado con edX, la plataforma de aprendizaje en línea sin fines de lucro, para ofrecer cursos en la plataforma edX y desarrollar nuevos cursos en temas como Biología, Cálculo, Química, Álgebra Universitaria, Gobierno Americano, Historia Americana, Literatura Inglesa, Administración, Contabilidad Financiera, Civilización Occidental, entre otros.

“Esta asociación crea una nueva vía innovadora para que los estudiantes obtengan los conocimientos necesarios para prepararse y entrar a la universidad. Estamos emocionados de participar en esta misión compartida de aumentar el acceso a la educación para todos los estudiantes del mundo”, dijo el CEO de edX y profesor del MIT, Anant Agarwal.

Freshman Year for Free” no es la única iniciativa que ofrece opciones gratuitas para entrar a la universidad. De acuerdo con The Chronicle of Higher Education, esfuerzos similares como el de University of the People y la Global Freshman Academy de la Universidad Estatal de Arizona fueron creados con la misma idea.

En el largo plazo, Modern States quiere proporcionar “un nuevo camino a la universidad para todo tipo de estudiantes” ayudando a más de un millón de estudiantes a obtener créditos universitarios sin costo alguno.

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-news/2017/8/11/-freshman-year-for-free-quiere-ofrecer-un-nuevo-camino-a-la-universidad

Si educa como pato, es pato

Pato

Educación pato, universidad pato, egresado pato, universidades patito FOTO: WEB

Cuando corre la mitad del mes de agosto, la mayoría de las escuelas de educación superior ya han iniciado sus clases. Y con eso, se ha echado a andar el grandísimo negocio de la educación privada de mala calidad.

En México existen más de mil 400 instituciones privadas de educación superior, pero sólo 74 de ellas han comprobado su calidad académica, por lo que no puede tomarse a la ligera la elección de alguna de estas escuelas para realizar una carrera universitaria. Ante la imposibilidad de acceder a la universidad pública, miles de jóvenes corren el riesgo de que su deseo por estudiar sólo los lleve a tirar su dinero.

La cifra más reciente indica que la Universidad Veracruzana rechazó a 24 mil 600 jóvenes y sólo 16 mil 300 iniciaron la semana pasada el nuevo ciclo escolar en educación superior. Y aunque la cifra de jóvenes que tampoco logran su ingreso al bachillerato se conoce muy poco, lo cierto es que resulta tan grave como la de la última estación universitaria.

El costo de una carrera en una “universidad patito” puede alcanzar los 150 mil pesos y en una escuela particular, hasta los 750 mil pesos. La falta de cupo en universidades es tan grande, que desde hace algunos años la SEP ofrece a miles de jóvenes rechazados, ingresar a universidades particulares con una colegiatura mensual de mil pesos en el primer año de la carrera. Ya imaginarán de qué estamos hablando.

Toleradas ante la incapacidad del gobierno para atender la demanda educativa de los jóvenes mexicanos, las universidades privadas se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para la enseñanza superior de nuestro país. No sólo carecen del mínimo de calidad educativa, sino que se han coludido para hacer florecer el negocio de la educación superior en la ilegalidad.

En todo el país, sólo 10 por ciento de las universidades privadas cuenta con acreditación de calidad; apenas 37 escuelas tienen carreras reconocidas por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, y sólo 49 posgrados son válidos para la SEP y el Conacyt. En la última década, se les negó el Registro de Validez Oficial a 432 instituciones y a otras 99 se les retiró el reconocimiento de sus planes de estudio, mientras que a 376 lo otorgó para estudios en el grado de técnico superior, profesionista asociado, licenciatura, maestría y doctorado.

Pero algunas universidades privadas patito decidieron “salvar” el requisito y en lugar de optar por la calidad académica, han preferido clonar la página WEB de la Secretaría de Educación Pública (SEP), para incluir a su institución en los planteles que tienen Reconocimientos de Validez Oficial de Estudios (Revoes).

Y hablamos sólo de las que sí tienen registro ante la SEP. La Secretaría reconoce que carece de información de aquéllas que operan sin este reconocimiento oficial, ya que cada institución privada debe tener su propio reconocimiento de estudios en la entidad federativa en la que operan. En caso de que extiendan sus servicios a otros estados, deberá tramitar otro registro con la autoridad educativa del estado.

Sin embargo, incapaz de aplicar multas y/o sanciones, incluso en el ámbito penal por fraude comprobado, la SEP se ha limitado a emitir “alertas” respecto de las universidades que no cumplen con este requisito, lo que ha sembrado la sombra de duda de la tolerancia y complicidad. Es un robo es despoblado que todos conocen y nadie evita.

Por increíble que parezca, prácticamente cualquier persona u organización puede ofertar educación superior. Las instituciones particulares de educación superior no requieren de autorización previa por parte de autoridad educativa alguna para poder operar. Acaso, tienen la opción de solicitar el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE) para los planes y programas que deseen impartir.

Hasta ahora, los Revoes han sido una trampa enmascarada. El hecho de que una institución educativa cuente con este registro para un plan y programa de estudio determinado, no implica que otros estudios que imparta también tengan validez oficial. Se debe contar con un RVOE por cada programa de estudios.

Por eso, identificar una escuela patito es relativamente fácil. Según ha alertado la Profeco –quien asume que con el aviso queda exenta de responsabilidad-, en su mayoría son pequeñas empresas en busca de ganancias, cuyo interés es ganar dinero para sus dueños o socios. Las escuelas patito son instituciones altamente especializadas: no ofrecen programas que incluyan un amplio marco de temas, sino que se concentran en campos precisos dirigidos por el mercado, y tienen la habilidad de poder desplazar su atención dependiendo de la demanda de los estudiantes.

Además, en aras de privilegiar las ganancias, las áreas elegidas son aquéllas en las que es posible ofrecer una enseñanza a bajo costo sin necesidad de un costoso equipo de laboratorio; así, si la demanda disminuye en un área, rápidamente es sustituida por otra. Y no tienen ningún interés en la investigación porque esta va directamente en detrimento de sus ingresos.

La educación superior se ha convertido en una gran simulación al amparo de la complicidad. El gobierno hace como cumple, facilitando los registros; las escuelas simulan brindar educación a quien no puede acceder a la pública; los padres de familia se dan por satisfechos con que sus hijos sigan estudiando, y los alumnos se aprovechan –y padecen- de la descomposición de un sistema educativo que no les garantiza ningún futuro.

Así que si educa como pato, investiga como pato y cobra como pato, no hay duda, es una escuela patito.

Fuente:http://libertadbajopalabra.com/2017/08/11/educa-pato-pato/

¿Cómo crear un sistema educativo que cree líderes y no funcionarios?

liderazgo-jefe-peces-770-dreamstime.jpg

Por: Antonio Nieto Rodríguez

Según el Informe sobre el Capital Humano del World Economic Forum, más de un tercio de las organizaciones entrevistadas reportaron que tenían dificultades para encontrar talento y más de la mitad presagiaban que la falta de talento tendría un impacto negativo en los resultados de su negocio. Sin embargo, según el estudio, la cantidad de talento humano en el mundo es enorme. Para desbloquearlo, los gobiernos, los líderes empresariales y las instituciones educativas deben hacer cambios significativos.

El síndrome del “funcionario”

En este sentido, uno de los mayores desafíos que tiene que superar España es el cambio del sistema educativo. Es urgente que las escuelas enseñen a las generaciones futuras las habilidades requeridas en el mundo actual y faciliten el desarrollo de todo su potencial.

Este cambio tan necesario debe abordar especialmente la forma en que los estudiantes contemplan sus carreras profesionales, que en España es una de las deficiencias más importantes del sistema, representando un obstáculo manifiesto para el crecimiento económico.

Durante mis años en la escuela secundaria y la universidad, siempre me preguntaba por qué los mejores estudiantes querían convertirse en funcionarios. ¿Por qué los compañeros más talentosos, con gran capacidad intelectual y un enorme potencial, elegirían el camino más fácil y cómodo de una vida dedicada exclusivamente a los servicios públicos?

En ese momento, recibí varios motivos, siendo las más reiteradas:

a) un trabajo no demasiado exigente con horas fijas y limitadas

b) seguridad en el trabajo de por vida al no poder ser despedido

Sin embargo, en los países más avanzados, la mayoría de los estudiantes con más talento sueñan y trabajan para convertirse en líderes empresariales, gerentes, médicos, investigadores, innovadores, periodistas, consultores, abogados, etc. Muchos de ellos deciden iniciar su propio negocio para tener un mayor impacto en el mundo.

Durante los últimos años, he estado investigando cómo se podría transformar el sistema educativo para crear líderes y no funcionarios. ¿Cómo podemos educar y alentar a las generaciones futuras a tomar más riesgos, ser más curiosos, ser más ambiciosos y tener más fe en su potencial? ¿Cómo pueden desarrollar una carrera más amplia y conseguir un mayor impacto en el desarrollo de nuestro país?

Evolución de los sistemas educativos

Analizando brevemente la evolución de la educación en los últimos 2.500 años, vemos que hemos pasado de desarrollar principalmente guerreros, filósofos, atletas, durante los períodos griego y romano; a la preparación de médicos, sacerdotes, escritores, poetas, astrónomos, durante la Edad Media.

Los sistemas modernos de educación en Europa derivan sus orígenes de las escuelas de la alta Edad Media. La mayoría de las escuelas durante esta época se fundaron sobre principios religiosos con el propósito primario de formar al clero. La educación durante este largo período fue principalmente privada.

Desde el inicio de los sistemas educativos, las artesanías y el comercio siguieron un camino diferente, paralelo a la corriente principal de la educación. Era sobre todo un camino de desarrollo para las familias pobres y de clase media que no podían permitirse el lujo de pagar los altos costos de la escuela. El aprendizaje se realizaba directamente en los talleres a partir de edades muy tempranas, que prestaba la educación, pero a su vez proporcionaba un trabajo con algún ingreso para apoyar a las familias.

Durante el siglo XVIII, el interés de los gobiernos por la educación aumentó y condujo al sistema actual, que se centra en el desarrollo generalista en lugar del especializado. El objetivo de la remodelación fue crear “nuevos ciudadanos”. A finales del siglo XIX, la mayor parte de los políticos en Europa veían la educación como elemento necesario para un comportamiento político aplicado y “producir ciudadanos obedientes”.

A pesar de numerosas mejoras posteriores, el sistema educativo actual sigue centrado principalmente en esa conformidad y generalización.

Aprendizaje en el siglo XXI

Las organizaciones están buscando un conjunto nuevo de competencias y habilidades. Una mezcla de temas tradicionales con los nuevos campos, combinados con fuertes habilidades interpersonales.

Una de las iniciativas más importantes en este campo ha sido el Marco P21 para el Aprendizaje del Siglo XXI (P21 Framework for the 21st Century Learning), desarrollado con la contribución de profesores, expertos en educación y líderes empresariales con el fin de determinar e ilustrar las habilidades y conocimientos que los estudiantes necesitan para tener éxito en el trabajo hoy en día. Así como los sistemas de apoyo necesarios para que el nuevo aprendizaje tenga resultados positivos. Estos son los principales componentes del marco para las habilidades del siglo XXI.

Temas tradicionales: lectura, escritura, matemáticas, ciencias, lenguas extranjeras, economía, artes, historia y geografía.

Nuevas habilidades: Estudiantes necesitan aprender contenido académico, pero a su vez también necesitan saber aprender y seguir aprendiendo – y hacer un uso efectivo e innovador de lo que saben – a lo largo de sus vidas profesionales.

Estas habilidades son:

– Pensamiento crítico y resolución de problemas

– Comunicación

– Creatividad e innovación

– Colaboración

– Aprendizaje contextual

Tecnología: El aprendizaje de las nuevas tecnologías es hoy en día algo fundamental. Los estudiantes deben ser capaces de usar la tecnología para aprender contenidos y habilidades – para que sepan aprender, pensar críticamente, resolver problemas, usar información, comunicarse, innovar y colaborar en sus trabajaos.

Habilidades Interpersonales: Esta son una de las grandes incorporaciones en la nueva pedagogía e incluyen:

 -Liderazgo

– Ética

– Comunicación

– Hablar en publico

– Responsabilidad

– Adaptabilidad

– Confianza en sí mismo

– Autodirección

– Responsabilidad social

– Focalización

Método de enseñanza: La enseñanza tradicional de aula debe cambiar a una basada en proyectos e interactividad. Los estudiantes serán presentados con un problema y se les anima a trabajar en equipo para llegar a una solución. Las presentaciones y la discusión con la clase serán la manera de aprender y de enseñar.

Evaluaciones: Uno de los principales cambios introducidos es la forma en que se evalúan los estudiantes. Hoy en día, más evaluaciones están estandarizadas y pueden medir sólo algunas de las habilidades y conocimientos importantes que los estudiantes deben aprender. Las evaluaciones deben medir los cinco resultados que importan – los temas centrales; nuevo contenido; Habilidades de aprendizaje y pensamiento; Alfabetización TIC; Y habilidades de la vida. Para ser eficaces, sostenibles y asequibles, las evaluaciones deben utilizar tecnologías modernas para aumentar la eficiencia y la puntualidad.

Cambio de mentalidad

Como explico en la introducción del artículo, aparte de de los cambios propuestos, es fundamental que se acompañen por importante transformación de mentalidad en la forma en que se enseñan a los niños.

Muy pocos estudiantes escogen ser funcionarios cuando se les pregunta acerca de su pasión cuando son niños. Los profesores necesitan inspirar a los estudiantes a encontrar y desarrollar su pasión desde las primeras etapas de su educación. Los profesores, deben actuar como enseñantes, y al mismo tiempo como facilitadores.

Los estudiantes tienen que ser animados a tomar riesgos, a probar cosas nuevas y a explorar caminos diferentes. El sistema tiene que dejar de penalizar el error. En su lugar, tiene que aceptarlo y enseñar cómo sacar las lecciones aprendidas para ser mejor. Sin duda, esto se convertirá en una de las habilidades de vida más valiosas que aprenden en la escuela.

Fuente:http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/8525122/07/17/Como-crear-un-sistema-educativo-que-cree-lideres-y-no-funcionarios.html

El profesor del siglo XXI tiene que enseñar lo que no sabe

Por:ANA TORRES MENÁRGUEZ

Peter Senge, californiano de 69 años, cree que el principal problema del sistema educativo es que se basa en el modelo de la revolución industrial. Este profesor de la escuela de negocios del Massachusetts Institute of Technology critica que los colegios en diferentes partes del mundo continúan replicando un modelo de aprendizaje pasivo, en el que los docentes hablan y los estudiantes permanecen sentados y callados, “como si se les estuviese entrenando para trabajar en una fábrica”.

Peter Senge en la Universidad Camilo José Cela.

Peter Senge en la Universidad Camilo José Cela. KIKE PARA

Considerado por The Economist como uno de los 50 pensadores más influyentes del mundo en el ámbito de la gestión empresarial, Senge se empezó a interesar por la educación tras el éxito en diferentes universidades de Estados Unidos de su best-seller La Quinta Disciplina. Publicado en 1990, el libro contiene las claves para hacer competitiva cualquier institución con una estrategia de aprendizaje diseñada por el propio Senge.

En 1991, fundó la Society for Organizational Learning (SOL), una red de innovación en el aprendizaje en la que participan más de 19 empresas y organizaciones y mil escuelas públicas y privadas de diferentes parte del mundo. Senge ha visitado Madrid para impartir un seminario de liderazgo a los profesores de la Institución Educativa SEK.

Pregunta. ¿Cuáles son las principales transformaciones que debe afrontar la escuela?

Respuesta. Lo más importante es que llegue el final de la escuela tal y como la conocemos. Todos hemos ido al mismo tipo de colegio, no importa si el centro educativo está en España, Reino Unido o China. La fórmula siempre es la misma: los profesores tienen el control y los alumnos no son proactivos. Nadie sabe a ciencia cierta cómo debería ser, de hecho no creo que haya un modelo único, pero sí un principio claro: adultos y niños aprendiendo a la vez. La idea de que los profesores tienen las respuestas y por eso lideran el aprendizaje ya no sirve, nadie sabe cómo se resolverán los problemas que ya nos afectan hoy, como, por ejemplo, el cambio climático. Los niños lo saben y por eso no se enganchan a la escuela, porque el profesor actúa como si tuviese todas las respuestas. El aprendizaje en el colegio se centra en evitar cometer errores. El contexto autoritario dentro de la escuela es tal que los chicos solo quieren complacer al maestro.

P. ¿Cómo puede funcionar una escuela pretendiendo que alumnos y profesores tengan los mismos intereses?

R. Los docentes tienen que crear nuevas fórmulas pedagógicas para que los niños aprendan cosas sobre las que no hay respuestas claras. Singapur comenzó en el año 2000 su proceso de transformación del modelo educativo y el eje fue crear un entorno en el que todo el mundo aprendiese: profesores, alumnos y padres. Supuso un cambio radical, teniendo en cuenta que habían heredado el modelo británico, muy profesor-céntrico. El aprendizaje giraba en torno a la figura del experto. Dijeron basta y ahora los profesores plantean retos reales y los estudiantes aportan soluciones. No solo se plantean problemas artificiales para resolver en el aula. A los alumnos les motiva ayudar a su comunidad a ser más efectiva. La forma de hacerlo con un niño de ocho años o un adolescente de 18 es distinta, pero el principio es el mismo.

P. ¿Cómo tiene que afrontar el profesor su día a día en el aula?

R. Solemos decir que el profesor del siglo XXI tiene que enseñar lo que no sabe. Ahí empieza la innovación. Lo primero que tienen que hacer es desaprender, olvidar los métodos pedagógicos tradicionales. Es muy difícil porque tienen una identidad muy fuerte y se sienten orgullosos de estar al frente de la clase. Creen que mantener el orden y la atención en su discurso es lo que les hace buenos profesores y tal vez sea ese el problema, las lecciones magistrales brillantes. Para que se produzca el cambio tiene que haber una masa crítica de esos adultos en las escuelas que diga basta. Esto no va sobre decidir buenas o malas respuestas, sino sobre afrontar problemas reales. Conseguir que un niño de 12 años entienda por qué hay problemas de drogadicción en su barrio.

Hay que crear nuevas fórmulas para que los niños aprendan cosas sobre las que no hay respuestas claras

P. ¿Qué papel tiene la tecnología en la transformación del modelo?

R. Tecnología moderna y pedagogía anticuada, ese suele ser el patrón. Muchas escuelas están gastando grandes cantidades de dinero en comprar ordenadores para los alumnos porque creen que la tecnología lo cambia todo, y no es así. Hay que innovar en las técnicas de aprendizaje.

P. ¿Cree que los contenidos estáticos como las matemáticas o la literatura se deberían modificar dentro de los programas académicos?

R. Hay que enseñar esos contenidos de forma distinta. Los buenos profesores de matemáticas saben la diferencia entre el aprendizaje mecánico, en el que los chicos aprenden a escribir ecuaciones, y el profundo, en el que entienden el porqué. Uno de los docentes de nuestra red SOL, que trabaja en un colegio público de Boston, ha desarrollado un método en el que los niños se enseñan álgebra entre sí. Ha dedicado más de 20 años a crear problemas muy complejos y ni los mejores estudiantes de álgebra pueden resolverlos por sí solos. En el primer mes del curso imparte clases magistrales cortas para enseñar los fundamentos básicos, y el resto del año los alumnos trabajan en grupos de cuatro. El docente es importante porque ha diseñado la metodología, no actúa como un profesor sino como un facilitador.

Peter Senge tras impartir un curso en la Universidad Camilo José Cela.Peter Senge tras impartir un curso en la Universidad Camilo José Cela. KIKE PARA

P. ¿Con qué escuelas está trabajando?

R. La Society for Organizational Learning, que fundé en 1991, es una red de investigadores y profesores en activo de diferentes partes del mundo. Sobre todo trabajamos con colegios públicos de Estados Unidos, porque es ahí donde están las carencias más graves, pero también colaboramos con colegios privados que sean innovadores. Estamos en contacto con más de mil escuelas en el mundo. Nuestra misión es buscar innovadores para conectarlos entre sí, para que entiendan que no están aislados. Hay una revolución que está ocurriendo, cientos de profesores usan Flipped Classroom (clase invertida) o el aprendizaje por proyectos. El problema es que no hay vías de comunicación entre ellos.

P. La clave para el cambio, ¿la tienen los gobiernos o las escuelas?

R. En Singapur, por la naturaleza del país, el Gobierno lideró la transformación. Pero no es una buena referencia, es un territorio muy pequeño, casi como una ciudad. En la mayoría de lugares, los líderes han sido los directores de los centros y los docentes, grupos pequeños que han querido dar un giro a su cultura de aprendizaje. El cambio tiene que arrancar en la escuela, que funciona como una institución local.

Es un error ser tan rígidos con la edad porque los niños avanzan a distintas velocidades

 

P. ¿Qué modelo educativo actual cree que debería replicarse?

R. No se trata de copiar a Finlandia o Singapur. Hay que ser menos rígidos con la edad porque los niños avanzan a distintas velocidades. No tiene sentido dividirles en cursos por edad. La escuela industrializada, ese es el problema. En las líneas de ensamblaje todo el mundo se movía al mismo ritmo y precisamente fue la era de la industrialización la que hizo a los lentos estúpidos. Hace unos años conocí en Los Alpes a un físico austríaco que había trabajado con el Nobel de Físicadanés Niels Bohr -le concedieron el premio de 1922-, probablemente el físico más brillante de la historia. Le pregunté cómo era trabajar con él y me dijo que era muy lento, pero que cuando entendía algo, realmente lo entendía. La mayoría de científicos son pacientes, reflexionan, se toman su tiempo. Durante décadas se les ha hecho creer a los niños que no poder avanzar al ritmo que marca la escuela es sinónimo de ser idiota.

P. ¿Cree que la certificación supone un freno para el aprendizaje?

R. La evaluación más efectiva es la del propio alumno analizando su progreso, la autoevaluación. Pero ahora ese rol lo asume el profesor. Los buenos docentes crean un entorno en el que los estudiantes mejoran constantemente y pueden juzgar de forma objetiva cómo están evolucionando. En Estados Unidos, a los profesores se les coloca en rankings en función de los resultados que sus alumnos obtienen en los exámenes estándar. Todo lo que está demasiado mecanizado carece de sentido. El problema no es la herramienta, sino el uso que se hace de ella. El objetivo debería ser estudiar qué técnicas de enseñanza funcionan mejor que otras y por qué.

P. El pedagogo británico y conferenciante Ken Robinson critica que la escuela mata la creatividad. ¿Cuál cree que es la explicación?

R. Los niños dejan de ser curiosos por el miedo a cometer errores, y como consecuencia de eso, también dejan de ser creativos. En mis clases suelo preguntar a mis alumnos cuántos de ellos decidieron a los diez años que no se les daba bien cantar, o que no eran muy buenos en dibujo. La gran mayoría levanta la mano. Entre los cinco y los diez años se internalizan esos miedos a no dar la talla y los chicos simplemente dejan de hacerlo. Hace unos años, un educador me dijo que no tenemos ni idea del drama que sufren los niños en la escuela. Los profesores están en una posición de autoridad y pueden hacer mucho daño si no se dan cuenta del impacto que pueden tener sus mensajes.

Fuente:https://economia.elpais.com/economia/2017/01/15/actualidad/1484514194_176496.html

México social: educación superior, la desigualdad

En nuestro país, sólo 3 de cada 10 jóvenes de 18 a 22 años tiene la oportunidad de asistir a alguna universidad o institución de educación superior. La matrícula en el ciclo 2015-2016 fue de 3.64 millones, la cual sigue estando altamente concentrada en las principales metrópolis del país.

Por: MARIO LUIS FUENTES / MÉXICO SOCIAL

El acceso a una educación de calidad pública, gratuita, universal y de calidad sigue siendo un enorme reto para nuestro país, sobre todo en los niveles de educación media superior, educación superior, educación de posgrado y una vertiente casi nunca considerada, que es la formación para el trabajo.

Millones de jóvenes se ven excluidos del sistema educativo: las tasas de cobertura siguen siendo muy bajas, pero lo son todavía más las tasas de matriculación efectiva, es decir, la cantidad de jóvenes que, habiendo ingresado a alguno de los niveles de educación media superior o superior logran permanecer en las aulas, finalizar sus carreras y titularse de las mismas.

Las bases: el bachillerato

De acuerdo con el documento Principales cifras del Sistema Educativo Nacional 2015-2016, elaborado por la Subsecretaría de Planeación de la SEP, en el ciclo escolar 2015-2016 la tasa de cobertura en el nivel medio superior se ubicó en 74.6%. Esto quiere decir que sólo tres de cada cuatro adolescentes de entre 15 y 17 años tendrían un espacio en este nivel educativo.

A pesar de los avances que se han logrado en esta materia, la SEP informa que la tasa de abandono escolar fue, en el ciclo señalado 2015-2016, de 12.1%; también destaca que la tasa de reprobación es de 15.9%; que la tasa neta de escolarización sea de sólo 59.5% y que la tasa de terminación se haya ubicado en únicamente 58.1%.

A fin de dimensionar lo anterior, es importante destacar que, en el ciclo escolar referido, había inscritos 4 millones 985 mil 80 alumnos; de ellos, 2.5 millones son hombres y 2.48 millones son mujeres. En este nivel educativo se tiene registro de 422 mil 001 docentes, y que a nivel nacional hay 20 mil 383 escuelas: 13 mil 645 son públicas y 6 mil 738 son privadas.

La modalidad que se enseña en mayor medida en el país es la del “bachillerato general”, modalidad en la cual se encontraban matriculados 3.096 millones de estudiantes; 1.82 millones lo estaban en la modalidad de bachillerato tecnológico, mientras que 68 mil 460 lo estaban en el nivel de “profesional técnico”.

Así como en la educación básica, el otro gran reto que enfrenta la oferta educativa del país es la calidad de la enseñanza, pero también la pertinencia de los contenidos; y un elemento poco considerado: la adecuada vinculación de la oferta educativa respecto de la vocación productiva y las necesidades profesionales y de desarrollo de los ámbitos territoriales en que se encuentran los planteles.

El escaso mundo de la enseñanza profesional

De acuerdo con los datos oficiales, únicamente tres de cada diez jóvenes entre 18 y 24 años de edad tendrían espacio en el nivel de la Educación Superior. De acuerdo con la SEP, en el ciclo 2015-2016 sólo había 5 mil 343 escuelas de Educación Superior en un país de 120 millones de habitantes.

De acuerdo con la propia secretaría, había matriculados 3 millones 648 mil 945 alumnos en las diferentes modalidades de educación superior; de los cuales, casi 10% son absorbidos por la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Debe decirse además que hay un registro de 386 mil 219 docentes para toda la educación superior.

Por otro lado, es importante destacar que en la enseñanza normal se contabilizan 108 mil 555 alumnos en el ciclo 2015-2016. El grueso de la matrícula se concentra en la enseñanza del nivel de licenciatura, con 3 millones 302 mil 773 alumnos; así como únicamente 237 mil 617 estudiantes del nivel de posgrado.

Otro dato relevante es el relativo a que, del total de la matrícula en el nivel superior, 2.57 millones acuden a universidades e instituciones de educación superior públicas; mientras que 1.069 millones lo hacen a instituciones y universidades privadas.

A las cifras previas se suman 595 mil 456 estudiantes del nivel superior que están matriculados en modalidades “no escolarizadas”, de los cuales 504 mil 643 lo están en el nivel licenciatura; mientras que 90 mil 813 lo están en nivel de posgrado. En esta modalidad de enseñanza, la mayor oferta es privada, pues 331 mil 316 estudiantes estudian en instituciones y universidades privadas, mientras que 264 mil 140 lo hacen en instituciones públicas.

Otros problemas

Uno de los principales problemas que enfrenta el sistema educativo nacional es lograr el tránsito de quienes egresan de un nivel educativo al siguiente superior. En el caso del bachillerato, la SEP registró para el periodo 2015-2016 una tasa de absorción de 101%. Sin embargo, en el nivel superior el porcentaje fue de sólo 76%.

Esto implica que la cobertura real en este nivel, para quienes tienen de 18 a 22 años, sin incluir el posgrado, sea de apenas 31%; y si se extiende la edad al grupo de 18 a 23 años, incluyendo al posgrado, la tasa de cobertura cae a 28%, datos a los que debe agregarse una tasa de abandono de 6.8%.

El otro dato que destaca en este tema es el relativo a que, a mayor edad, menor asistencia escolar. En efecto, de acuerdo con los datos de la Encuesta Intercensal, el porcentaje de asistencia escolar de quienes tenían 18 años en el año 2015 fue de 51.4%, para quienes tenían 19 años desciende a 40.46%, mientras que en el grupo de 20 a 24 años la proporción es de únicamente 25.49%.

Fuente:http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/08/08/1180263#imagen-2