Índice de Competitividad Internacional 2017

  • México avanzó una posición en el ICI 2017: pasó del lugar 37 al 36, sin embargo preocupan los niveles de violencia y corrupción.
  • No importa quién gane las elecciones presidenciales de 2018, es fundamental proteger y profundizar la senda de las reformas estructurales.
  • Frenar la reforma energética implicaría sacar más de 190 mil millones de pesos del presupuesto para compensar la inversión privada que se ha detonado hasta la fecha.
  • Solo los trabajadores formales tienen acceso a la seguridad social, lo que implica que casi 60% de los trabajadores no tiene derecho a una pensión.
  • Hay sistemas públicos que pagan pensiones hasta 30 veces mayores que aquellas para los trabajadores más jóvenes del sector formal.  
  • Para cubrir las pensiones de empleados públicos se requieren recursos que ascienden a 120% del PIB.

ÍNDICE DE COMPETITIVIDAD INTERNACIONAL 2017

El ICI 2017 mide la capacidad de las economías más importantes del mundo para generar, atraer y retener talento e inversión. Para medir la competitividad, el índice evalúa 43 países a través de 129 indicadores, categorizados en 10 subíndices.

Resultados generales

Ranking de posiciones del Índice de Competitividad Internacional 2017 (1-43 países)

Resultados de México

México avanzó una posición en el ICI 2017: pasó del lugar 37 al 36, sin embargo preocupan los niveles de violencia y corrupción. Aunque México subió un puesto, el promedio de los países de la muestra presentó mayores avances tanto en inversión y talento, así como en la mayoría de los indicadores de los subíndices. El objetivo no solo es que México mejore con respecto a sí mismo, sino respecto a las mejores experiencias internacionales.

Principales cambios de México 2013-2015

En términos generales, la posición de México en la mayoría de los subíndices es estable. Una reducción en aranceles agrícolas y de manufactura, así como menores barreras ocultas a la importación, llevó al país a subir seis lugares en Relaciones internacionales. Además, un mayor crecimiento del PIB consiguió que México ganara tres posiciones en Economía.

MEMORÁNDUM PARA EL PRESIDENTE (2018 – 2024)

Cinco desafíos que amenazan la competitividad de México:

1. La continuidad de las reformas educativa y energética depende de la implementación de elementos clave en los próximos años.

Educativa

En los últimos dos años se observa un decremento en la aplicación de las evaluaciones de desempeño magisterial: un elemento clave para tener un sistema educativo meritocrático. A la velocidad actual, el total de maestros habrá sido evaluado hasta 2048.

Energética

La parte más complicada de esta reforma se verá en los próximos seis años.

  • Pemex debe generar las condiciones para competir en un mercado abierto: mejorar sus finanzas y cambiar su cultura interna para asociarse y competir con otras empresas.
  • Frenar la reforma energética implicaría quitar más de 190 mil millones de pesos  de otros rubros del presupuesto federal para compensar la inversión privada que se ha detonado hasta la fecha.
  • El sector de hidrocarburos deberá ser más transparente en la distribución de sus beneficios.

2. 57% de los trabajadores están empleados en el sector informal, lo que reduce su ingreso y frena los aumentos de la productividad.

  • De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), los trabajadores formales generan 76% del PIB y en consecuencia tienen mayores ingresos que los trabajadores del sector informal, en promedio 3,773 pesos mensuales más.
  • Solo los trabajadores formales tienen acceso a la seguridad social, por lo que casi 60% de los trabajadores mexicanos no tiene derecho a una pensión.
  • Quienes tienen acceso a una pensión lo hacen en un sistema con gran desigualdad. Hay sistemas públicos que pagan pensiones hasta 30 veces mayores que aquellas para los trabajadores más jóvenes del sector empresarial.  

3. El gobierno no está aprovechando la tecnología para hacer más eficiente su desempeño.

  • México no cuenta con un sistema de identificación digital.
  • Las tarifas eléctricas no reflejan los costos locales de generar electricidad.
  • Las empresas y emprendedores están expuestos a una carga de regulación excesiva.
  • Falta una política para aprovechar los datos que generan tanto el gobierno como la economía digital.

4. La relación México-Estados Unidos debe ver más allá de la crisis que implica la presidencia de Donald Trump.

  • No hay un país más importante para Estados Unidos que México y viceversa. El 81% de las exportaciones mexicanas se van a EUA, mientras que México es el segundo mayor mercado para exportaciones estadounidenses después de Canadá.
  • Por eso, es necesario ampliar y diversificar el número de actores que pesan en la agenda bilateral, así como promover el poder suave (soft power) de México.

5. Existe una falta de Estado de derecho en dos de sus versiones más perniciosas: la corrupción y la impunidad. De no enfrentarse, México será un país más pobre, violento y con menores oportunidades de prosperidad.

  • Para que funcione el Sistema Nacional Anticorrupción deben funcionar los pilares básicos de la democracia: autonomía del ministerio público, un sistema de procuración de justicia y la división de poderes.

IMCO PROPONE

Combatir la corrupción y reconstruir la seguridad pública

  • Reformar el Artículo 102 de la Constitución bajo la propuesta de la iniciativa Vamos por una fiscalía que sirva.
  • Generar estadísticas útiles que permitan evaluar las etapas del nuevo Sistema de Justicia Penal (Ej. delictiva georeferenciada).
  • Crear un sistema de servicio profesional de carrera para ministerios públicos estatales y municipales.

Fortalecer la implementación de la reforma educativa

  • Garantizar el presupuesto de los programas de formación docente y mejorar el esquema de incentivos para aumentar el número de docentes que se inscriben como tutores.
  • Establecer el Sistema de Información y Gestión Educativa (SIGED).
  • Implementar eventos de asignación de plazas y promociones abiertos a la ciudadanía.

Fortalecer la implementación de la reforma energética

  • Reformar los estatutos de Pemex y CFE para que los consejos de administración sean los encargados de elegir a su director general y no por designación presidencial, como sucede actualmente.
  • Establecer una política sectorial que alinee las metas del país en energías renovables con fuentes de financiamiento públicas y privadas para aprovechar la reducción de costos derivada de la disrupción tecnológica.

Cero ISR para asalariados formales que ganan menos de 10,298 pesos mensuales

  • Eliminar las cuotas fijas por nivel de ingreso en la Ley del ISR y la tasa asociada a los cinco primeros rangos de ingreso.

Crear un sistema de seguridad social universal

  • Hacer un pacto político por la seguridad social que universalice los beneficios, corrija las insuficiencias y ponga límites a los déficits pensionarios actuales.
  • Separar, desde la Constitución, las prestaciones económicas (pensiones) de las prestaciones de salud.
  • Viabilidad financiera para garantizar el acceso al derecho a la salud.

Fuente:http://imco.org.mx/temas/indice-competitividad-internacional-2017/

Advertisements

Las empresas demandarán más humanidad ante la inteligencia artificial

La creciente digitalización implica una reconfiguración de la forma de trabajo de los colaboradores para reforzar sus habilidades humanas.

Evolución.  Habilidades como la comunicación o el trabajo en equipo serán claves en los empleos del futuro.  (Foto: iStock)

Por: Diana Zavala

La adopción de herramientas de Inteligencia Artificial (IA) en las empresas va en aumento en Latinoamérica, aunque aún no ha llegado a la etapa de maduración. Esta incorporación paulatina permite preparar a las organizaciones y sus colaboradores ante los cambios que conllevan los avances tecnológicos.

Uno de los primeros será la necesidad de fortalecer las denominadas soft skills o habilidades blandas. “Es decir, esas habilidades para poder resolver problemas complejos dentro de una compañía, que no pueden ser resueltos a través de un asistente virtual”, explica Claudia Siller, directora de ventas corporativas de Aivo, empresa que ganó este año el Intelligent Assistant Award por un software de contestación automatizada de Telefónica Movistar.

Lejos de implicar despidos, el uso de la IA en las empresas llevará a una mayor especialización de las actividades asignadas, agrega Clayton Da Silva, director de soluciones de consultoría en Zendesk Latinoamérica, empresa especializada en software de soporte para actividades como call centers y cuyas ventas han crecido 30% en el último año.

Jorge Ponga, socio consultor de Capital Humano de Deloitte Consulting, también afirma que la nueva era digital implica una reconversión de las funciones, expectativas y competencias de los colaboradores. “Se empieza a dar un esquema donde el clásico modelo de organización ya no funciona. Ahora se habla de modelos ágiles y colaborativos. Así que las habilidades de la gente también comienzan a evolucionar”, comenta.

El especialista señala que hay dos tipos de trabajadores que necesitan adaptarse de manera distinta: los nativos digitales y los migrantes digitales.

Para poder llevar a cabo una adaptación satisfactoria con los primeros, recomienda seguir el esquema de las tres C: crear la capacidad de poder trabajar con la nueva tecnología a través de asesorías, crear contenido y generar comunidad, cuando la plantilla laboral ya toma la nueva herramienta de manera natural y el uso de la IA se vuelve parte de la compañía.

Tener claras las estrategias y usos de la nueva tecnología permite elaborar la información con la que se trabajará y cuál es el rol de cada colaborador en la organización. “Debes analizar en dónde se encuentra cada empresa para retomar de ahí el proceso y seguirlo paulatinamente”, agrega Ponga.

Para las empresas que trabajan con migrantes digitales, la adopción de estas tecnologías puede ser un poco más compleja. Para ellos, el consultor de Deloitte recomienda seguir el siguiente protocolo, que también es aplicable cuando no sólo se hace una transformación total de la compañía:

1. Identificar los objetivos de la implementación de la IA y la estrategia de cómo se transformará el negocio, para poder conectar los lineamientos con la cultura empresarial y qué planeación de la fuerza de trabajo se requerirá.

2. Crear planes de comunicación para que las generaciones que interactúan lo hagan de manera correcta, ya que todas se relacionarán con la nueva herramienta y es necesario que se adapten de manera eficiente.

3. Definir cuáles son los modelos de desarrollo de talento. Es necesario identificar las habilidades que más se requerirán ahora que algunas actividades se automatizarán. Los especialistas consultados señalan algunas como la comunicación, la empatía, el trabajo en equipo o la intuición.

4. Identificar quiénes son los líderes funcionales que ayudarán a la migración a los nuevos procesos y quiénes lo harán desde un plano secundario.

Fuente:http://expansion.mx/carrera/2017/11/28/las-empresas-demandaran-mas-humanidad-ante-la-inteligencia-artificial?internal_source=PLAYLIST

Las universidades mexicanas fallan en protocolos ante acoso sexual

Solo cuatro centros de estudios cuentan con medidas ante el hostigamiento, según datos de Distintas Latitudes. En la UNAM, la mitad de las alumnas señala haber sufrido algún tipo de abuso.

Prevención.  Las instituciones educativas no han puesto en marcha medidas para generar un ambiente seguro entre sus estudiantes.  (Foto: iStock)

Por: Ivonne Vargas

Las estudiantes en México reclaman mayor orden y transparencia en lo que respecta a protocolos para denunciar conductas de acoso y hostigamiento sexual. Aunque las manifestaciones de hostigamiento crecen, las instituciones de educación superior van lentas en responder con acciones a estos hechos.

Lo muestran las cifras. Sólo cuatro universidades en el país tienen un protocolo para atender situaciones de hostigamiento y abuso sexual, según un análisis realizado por Distintas Latitudes, plataforma digital de información y análisis sobre América Latina. Son la Universidad Michoacana de San Nicolás, la Universidad Veracruzana, la de Quintana Roo y la Autónoma de Sinaloa.

Si se tiene en cuenta que en el país hay al menos 32 universidades autónomas, sin contar privadas, el número es muy bajo. Más aún frente a las más de 3 millones de mujeres mayores de 15 años que refieren sufrir violencia en la escuela por parte de compañeros y maestros. La cifra supone el 25% del total de estudiantes femeninas. Las agresiones físicas y sexuales son las más comunes: 10.7% de las mujeres fueron agredidas sexualmente en 2016 en el ámbito académico, según datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH).

Angélica Garnica, socióloga y maestra en Planeación y Políticas Metropolitanas por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), además de directora de Planeación y Desarrollo, una consultora de seguridad universitaria y prevención social de la violencia, sostiene que existe un problema de hermetismo y opacidad por parte de las instituciones para reconocer la magnitud del problema. Y eso lleva a que no se establezcan protocolos de prevención e intervención precisos y activos.

“Este comportamiento es de miedo e incapacidad de las instituciones, en especial de rectores y de autoridades, para saber cómo proceder ante estos delitos”, dice Garnica, autora del Manual de Seguridad para Instituciones de Educación Superior, de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

Lo que han hecho las escuelas es apegarse a lo establecido en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que define como delito -y por tanto sanciona- actos de hostigamiento sexual, entendido como el “ejercicio del poder en una relación de subordinación en las esferas laborales y/o escolares, expresándose en conductas verbales, físicas, o ambas, relacionadas con la sexualidad”.

Para que haya sanción, la víctima requiere denunciar. Pero, para Garnica, la pregunta de fondo es qué hacen las escuelas para prevenir y tratar el acoso al interior de las instalaciones. Su diagnóstico es que falta institucionalidad entre los rectores para dar seguridad a estudiantes, mujeres y hombres. Como argumento, refiere la falta de políticas para abordar el tema, la escasez de comités de vigilancia y de mecanismos para denunciar, además de la falta de herramientas para transparentar el tipo de violencia en los planteles y difundir derechos de los alumnos.

¿CÓMO CAMBIAR LA SITUACIÓN?

Los casos de hostigamiento sexual, como el que recientemente denunció una estudiante de la Facultad de Derecho de la UNAM, no son aislados. En esta universidad, 49.3% de las alumnas dice haber sufrido algún tipo de hostigamiento, según datos del Programa Universitario de Equidad de Género, citado por Distintas Latitudes.

En el Instituto Politécnico Nacional (IPN), en 2015, 58 jóvenes afirmaron haber sufrido acoso por parte de maestros, entre citas de forma innecesaria en una oficina o en un salón para realizar proposiciones de tipo sexual hasta forzar a establecer alguna relación sexual a cambio de un favor académico, según el informe ‘Percepción del hostigamiento y acoso sexual en mujeres estudiantes’, realizado por la ANUIES ese año.

En instituciones como la UNAM, los directores de escuelas o facultades son los que deciden qué casos de acoso y hostigamiento se llevan al Tribunal Universitario. Para la elaboración de esta nota, se buscó a las escuelas para consultar qué puntos requiere incluir el protocolo de prevención e intervención y cómo se vive este fenómeno en los centros de estudio. Sin embargo, no hubo respuesta por parte de las universidades públicas. En el Tecnológico de Monterrey, se refirió que se está trabajando para formalizar un protocolo de acción al respecto, que pronto se dará a conocer, pero sin detallar más información.

Ahora lee: CDMX está entre las urbes más peligrosas para las mujeres

Garnica propone empezar por descifrar los tipos de violencia e inseguridad que se vive en las universidades y crear comisiones para que las estudiantes denuncien. A partir de ese tipo de acciones, con la información recabada y transparentada, es posible crear protocolos de actuación.

Ejemplos para ello hay. De acuerdo con información publicada por la Universidad de Bristol, en Inglaterra, que cuenta con un comité para atender casos de violencia sexual contra estudiantes, y en cual puede participar con investigación y acciones escuelas de todo el Reino Unido, la parte central de un protocolo de esta naturaleza implica un trabajo entre varias áreas.

Esto significa contar con un órgano de investigación para documentar casos de acoso y hostigamiento, que sea responsable de hacer visible la situación e informar a los alumnos sobre cómo actuar. También se requiere un comité de investigación que ayude al alumno a realizar denuncia, establezca el proceso, dé seguimiento al caso y sancione al docente, no con llamadas de atención, sino tomando medidas drásticas. Otra área debe encargarse de actividades para promover una cultura de respeto y denuncia.

“Es una propuesta a nivel internacional. En México, lo que se vive hoy en las universidades se resume de una manera: nos han quedado a deber respecto a seguridad para las mujeres, en particular, y el alumnado en general”, concluye Garnica.

Fuente:http://expansion.mx/carrera/2017/11/24/las-universidades-mexicanas-fallan-en-protocolos-ante-el-acoso-sexual?utm_source=Carrera&utm_campaign=58336cd06c-EMAIL_CAMPAIGN_2017_11_29&utm_medium=email&utm_term=0_ffae5af968-58336cd06c-112349149

Los emprendedores tienen en sus manos el futuro del empleo

Por: 

Los emprendedores tienen en sus manos el futuro del empleo

Crédito: Depositphotos.com

Vivimos la era tecnológica más democrática de la historia, en donde una startup formada por dos jóvenes tiene la misma capacidad que una gran compañía trasnacional. Esto se debe en gran parte a la democratización de la nube y la forma de trabajar colaborativa que las nuevas generaciones llevan como bandera en este mundo altamente competitivo.

Las startups, que nacen con grandes ventajas como hacer que lo digital sea un aliado potente y el no tener limitaciones corporativas típicas que se interpongan en su camino, han hecho que su agilidad para innovar y la rapidez con la que se montan en las nuevas tecnologías, sean factores que hoy las empresas más grandes buscan imitar.

Es esta flexibilidad tan característica del ecosistema emprendedor lo que ha hecho -además- que se generen nuevos empleos que antes ni siquiera alcanzábamos a ver. La importancia de los emprendedores como los generadores del autoempleo en un mundo en el que la tecnología está replanteando los trabajos no debe escapar de nuestras vistas.

Los avances tecnológicos que vemos día a día, como la Inteligencia Artificial, conducirán a formas de trabajo renovadas y es la generación de los emprendedores “digitalmente nativos” la que replanteará las fuerzas de trabajo y el cómo éstas se relacionan con la tecnología.

Un estudio liderado por el IBM Institute for Business Value, que recopila la opinión de 15,000 jóvenes entre 13 y 21 años -residentes en 16 países de todos los continentes-, encontró que esta generación que aprendió a hacer clic antes de hablar y que ingresará a la universidad con una gran ventaja, representa un valor emergente de 44,000 millones de dólares.

¿Se imaginan el poder que tiene esta generación que hoy está dedicando sus mejores años a innovar y a crear? ¿Han pensado en la forma en que están cambiando el cómo percibimos y construimos los nuevos empleos?

Y me quiero detener un minuto aquí para reflexionar en las startups que han surgido como proyectos de universidad o aquellas que son en realidad el primer empleo de sus creadores. Hoy los jóvenes emprendedores han dejado atrás el querer una carrera profesional en el mundo corporativo para lanzarse a crear, a emprender una, otra y las veces que sea necesario hasta consolidar los proyectos de sus sueños.

Porque si algo sabemos de cierto es que sueñan en grande y se autoeducan para desarrollar las habilidades que estos sueños les exigen. Cada vez es más frecuente ver a desarrolladores, programadores y codificadores menores de 20 años aprendiendo en plataformas digitales. No en una universidad o una clase específica, sino en línea, a través de videos que suben jóvenes de la misma o menor edad. El futuro está en ellos y en cómo abrazan las nuevas tendencias para especializarse sin ambición de un título.

Sabemos que en 10 años, todo el mundo será un desarrollador o un ingeniero de software y el idioma del mundo será el código. Los desarrolladores son los nuevos tomadores de decisiones.

La naturaleza del trabajo está cambiando y necesitamos comprender cómo adaptarnos y aprender nuevas habilidades de trabajo. Tal vez hoy todos tendremos que ser más emprendedores y capaces de construir nuestros propios negocios, adoptar una forma diferente de pensar y romper con lo tradicional para dar un paso adelante en la conquista de las nuevas habilidades.

En los últimos años, IBM ha puesto al alcance de todas las startups con menos de cinco años en el mercado, sus servicios de infraestructura y plataforma en la nube a través de su Programa Global para Emprendedores (GEP) brindando un apoyo de hasta $250 mil dólares en créditos a ser utilizados en su nube abierta a fin de poder ser usados desde tecnologías tradicionales hasta tecnologías de punta como servicios de Internet de las Cosas (IoT), Blockchain y Watson, entre muchos otros.

Fuente:https://www.entrepreneur.com/article/305049

Latinoamérica con baja calificación en habilidades para resolver problemas en equipo, según prueba PISA

Tenemos la idea de que Japón, Corea, o Estados Unidos son naciones individualistas. Por otro lado, pensamos que frente a problemas la gente de Colombia, Brasil o México trabaja en conjunto al resolver sus problemas. Sin embargo, la juventud demostró todo lo contrario. La evaluación PISA realizada en el 2015, examinó las habilidades para resolver problemas en equipo de estudiantes de secundaria de más de 50 países del mundo, y los resultados  reflejaron un rezago en Latinoamérica.

La evaluación PISA se centra en las habilidades y conocimientos de estudiantes de secundaria de 15 años de edad. La semana pasada, reveló el resultado de su estudio referente a las habilidades de los estudiantes de trabajar en equipo para resolver un problema. Además, evidenció el rol de la educación en la inculcación y desarrollo de esta habilidad social. La calificación de los países latinoamericanos fue baja.

Latinoamérica con baja calificación en trabajo en equipo según PISA

El estudio global expuso que todos los países estudiados provenientes de Latinoamérica se encontraron debajo del promedio establecido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Chile fue calificado en el lugar 38, Uruguay en el puesto número 41, Costa Rica en el 42, México en el 45, Colombia en el 46, Perú en el 48 y Brasil en el 50. Parece desalentador, sin embargo, se puede mejorar. ¿Pero cómo lograrlo?

La evaluación reveló que los estudiantes que reportaron tener mejores relaciones con sus compañeros obtuvieron mejor calificación en habilidades colaborativas al resolver problemas. Además, la asistencia a nivel preprimaria fue asociada con mejores actitudes de colaboración en grados posteriores. El estatus socioeconómico de los estudiantes fue asociado con las diferencias en actitudes frente a la colaboración. Los estudiantes que reportaron mejor relación con sus padres consiguieron mejor calificación. Por otro lado, se reveló que niñas y niños difieren en el valor que le dan a la colaboración.

Como lo afirma el reporte de PISA, los actuales espacios de trabajo demandan habilidades para resolver problemas en equipo. Las actitudes no colaborativas en la escuela pueden ser mejoradas analizando estos resultados y tomando acción inmediata. Se necesitan realizar esfuerzos dentro y fuera de la escuela.

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-news/latinoamerica-baja-calificacion-en-habilidades-para-resolver-problemas-en-equipo-prueba-pisa?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=9bac5480a8-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-9bac5480a8-235969733

Estudio señala que el mentoring impulsa las admisiones y prolonga la permanencia en la universidad

Un estudio reciente, efectuado a alumnos norteamericanos de preparatoria, mostró que el mentoring incrementa la matriculación universitaria. Además, este coaching parece mejorar el compromiso escolar y la permanencia en la universidad.

Es un hecho que los estudiantes de familias de bajo ingreso se gradúan en menor cantidad que sus compañeros de mejor nivel socioeconómico. Gobiernos federales y estatales de Estados Unidos han invertido en programas educativos para abatir esta disparidad. Uno de estos programas es Bottom Line, que desde 1997 ha ayudado a más de 7,000 estudiantes a través de sus 79 consejeros de tiempo completo. La mayoría de los usuarios que utilizan este programa son estudiantes de preparatoria de estrato social bajo y algunos de ellos son los primeros en su familia en asistir a la universidad; los estudiantes reciben ayuda económica y asesoramiento para elegir una institución acorde a su presupuesto.

Te compartimos un caso de éxito de uno de los estudiantes asistidos por el programa Bottom Line:

Un estudio efectuado por Andre Barr, profesor adjunto de economía en la Universidad de Texas A&M, encontró que la mentoría antes de comenzar la universidad promueve la matriculación universitaria. 81% de los estudiantes asesorados, registrados en una carrera de 4 años, se graduaron exitosamente, a diferencia del 59% de la media nacional norteamericana (de acuerdo al National Center for Education Statistics). Además, el reporte señala que los efectos positivos del programa Bottom Line son 40% más exitosos a partir del segundo año universitario.

Los mentores de Bottom Line no sólo ayudan a los estudiantes a decidir dónde estudiar, sino que la interacción continúa durante la carrera universitaria. Este reporte muestra que los alumnos que reciben mentoring tienden a permanecer en la escuela después de los primeros tres semestres de universidad, comparados con aquellos sin asistencia.

Programa de Mentoring Bottom Line

Los efectos positivos del mentoring en la las admisiones universitarias, aunados al incremento en la permanencia escolar, son alentadores. Los estudiantes con mentores toman mejores decisiones al elegir una carrera y están más preparados para enfrentar los retos de la universidad.

Fuente: https://observatorio.itesm.mx/edu-news/mentoring-impulsa-las-admisiones-en-la-universidad?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=9bac5480a8-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-9bac5480a8-235969733

Es hora de personalizar la educación

El sistema educativo actual está basado en la necesidad de dar a las masas los conocimientos necesarios para la línea de ensamblaje, ¿por qué seguir usándolo?

Por Martín Mathus Gómez Sandoval*

Si entras a un salón de clases en cualquier parte del país —o del mundo— te encontrarás una configuración muy similar: un maestro con plumón en mano y pizarrón a su espalda frente a un grupo de estudiantes de prácticamente la misma edad sentados en pupitres alineados. Será obvio intuir que esta configuración está basada en que todos los estudiantes aprendan el mismo contenido, al mismo tiempo, al mismo ritmo y de la misma manera.

La razón por la cual se instaló tal configuración en las escuelas es lógica y simple: cuando se sistematizó la educación pública en Prusia en el Siglo XVIII, al mismo tiempo cuando se acercaba la Revolución Industrial en Europa, se requería de un modelo eficiente que pudiera enseñarle por primera vez a toda la población los conocimientos básicos para la industria de esa época. El sistema más eficiente que se pensó fue agrupar a los estudiantes por año de nacimiento y tratar de maximizar el tamaño del grupo que un maestro podía enseñar. En un mundo donde todavía no existían los sistemas educativos públicos, dar este salto por primera vez debió haber sido aterrador para la hacienda pública.

En los últimos 200 años, los modelos educativos han evolucionado, pero no han dejado atrás este modelo base de ‘fábrica’. En este modelo algunos estudiantes en cada clase logran sobresalir, pero la mayoría simplemente aprueba los cursos sin dominar los conceptos y aprehender los conocimientos. Pongamos un ejemplo: supongamos que un estudiante obtiene una calificación de 8 en un examen final de matemáticas. Basado en la típica curva de distribución de calificaciones, este estudiante quizá estará por encima del promedio del grupo y por lo tanto su rendimiento escolar se determinará como ‘alto’. Sin embargo, el obtener un 8 de 10 implica que hay un 20% del contenido de ese examen que el estudiante no conoce. Esto quiere decir que un estudiante catalogado como ‘exitoso’ bajo este esquema desconoce por completo el 20% de los conocimientos impartidos en dicha etapa, los cuales podrían ser los cimientos de temas más avanzados y por lo tanto el estudiante está destinado a lidiar con la materia en el futuro. Esta realidad simplemente ha sido aceptada durante siglos.

Aprobar vs. Dominar

Por otro lado, la alternativa es basar la enseñanza en el dominio de los temas y en la aprehensión de éstos. Esto implica los siguientes ajustes: 1) basar la aprobación de un curso a otro en la competencia en vez de un simple cumplimiento de horas; 2) adaptar los métodos de enseñanza a cada estudiante; 3) destinar el tiempo que sea necesario en cada tema para que cada estudiante lo domine; 4) el estudiante no se puede rendir (esto último supone una educación emocional personalizada y adaptable).

Como se puede leer, todos los ajustes pertinentes están relacionados con la personalización y adaptabilidad de la enseñanza. Es fácil intuir que la mejor forma de implementar esta alternativa sería por medio de tutorías uno a uno, con cada tutor entendiendo las fortalezas, debilidades y entorno del estudiante. No es coincidencia, por lo tanto, que el nivel educativo de los padres, o el tiempo que éstos invierten asistiendo a sus hijos con labores escolares sean dos de los principales determinantes del rendimiento escolar de los estudiantes. Tampoco es coincidencia que familias pudientes contraten tutores privados para proveer una instrucción a la medida para sus hijos, se viene haciendo desde antes que Filipo II contratara al mismo Aristóteles para educar a su hijo Alejandro Magno. Los tutores personales, por lo tanto, son naturalmente considerados la opción ideal. Sin embargo, la inversión en educación tiene restricciones presupuestarias naturales que limitan que cada estudiante tenga un tutor personal. He aquí una gran disparidad en el acceso a la educación.

Entra la tecnología

Lo emocionante de nuestro tiempo es que a través de la tecnología estas experiencias de aprendizaje a la medida están al alcance de ser escalables y sistematizables. Existen ya múltiples plataformas para el aprendizaje adaptativo que pueden ofrecer los beneficios de una tutoría uno a uno, proveyendo a cada estudiante con su propia ruta personalizada, que se ajusta en tiempo real y reacciona a la actividad y el interés del estudiante.

El uso intensivo de estas tecnologías va en ascenso y sería una pesadumbre atestiguar una vez más cómo el uso de la tecnología abre y profundiza brechas en nuestra sociedad en vez de cerrarlas. Es por eso que el diseño e implementación de un modelo con aprendizaje adaptativo al centro es imperativo en el sistema educativo público mexicano.

Es importante mencionar que hablar sobre tecnología en educación de ninguna manera implica subestimar la labor de los maestros. La tecnología no está volviendo a los maestros obsoletos, los está volviendo más importantes. Diversos estudios demuestran que los mejores resultados de uso de estas tecnologías provienen de una implementación ‘blended’, en los cuales las plataformas digitales fungen como poderosas herramientas para los maestros. Por lo tanto, el éxito del diseño e implementación de un modelo para México se logrará únicamente si los maestros se involucran completamente en éste.

Éste no es un artículo de cómo está la educación en México; eso ya lo sabemos. Tampoco es un artículo argumentando que la educación en México debe mejorar; en eso estamos todos de acuerdo. Vamos a poner en el debate público la sistematización de tecnologías e innovaciones educativas para cerrar brechas y vencer desigualdades estructurales en nuestro país.

*Cofundador de Nextia y de Inviértete.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/es-hora-de-personalizar-la-educacion/