La corrupción de los privados, la responsabilidad de las empresas

Por: Max Kaiser y María Fernanda Zenizo L.

Según el INEGI, el 88% de los mexicanos piensa que la corrupción es un problema muy frecuente y sólo el 20% considera que sus colegas no son corruptos.

¿Qué se vive en las empresas todos los días como para considerar que el 80% de sus compañeros participan en la corrupción? ¿Qué corrupción? ¿Sólo rompen las reglas o se cometen ilícitos graves? ¿Cómo nos enteramos? ¿Qué controles necesitamos? ¿Cuál es el principal riesgo?

Primero definamos el concepto. El acuerdo internacional indica que la corrupción es la utilización ilegal de recursos públicos (de cualquier naturaleza) para beneficio privado. En este concepto, las empresas suelen ser una de las dos partes de la ecuación.

El soborno, el desvío de recursos, el tráfico de influencias, la colusión y la utilización ilegal de in-formación privilegiada son algunas de las formas en las que las empresas y sus empleados pueden participar en la corrupción de manera directa.

Se trata siempre de buscar un beneficio o un privilegio ilegal. Suele implicar un intercambio de recursos, favores o promesas, y aunque genera responsabilidades para las personas morales, estas prácticas siempre son cometidas por individuos.

Entonces cobra importancia conocer y gestionar adecuadamente a los empleados de una empresa.

Según PricewaterhouseCoopers, el índice de deshonestidad a nivel mundial es del 37% y, según las estadísticas de Accutest™ (más de 300 mil evaluaciones), en México el 38% de los trabajadores tiende a la deshonestidad.

De acuerdo con la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (acfe), el perfil del defraudador más común es la persona con cinco años o más de antigüedad en la empresa, que tiene entre 31 y 50 años de edad, y que se desempeña en la gerencia media y puestos superiores.

Además, según el Reporte a las naciones sobre el abuso y el fraude ocupacional 2016 de la acfe, la combinación de esquemas fraudulentos es:

 57.2% apropiación indebida de activos únicamente

 23.6% apropiación indebida de activos y corrupción

 9% sólo corrupción

 3.8% apropiación indebida de activos, fraude en estados financieros y corrupción

 3.4% apropiación indebida de activos y fraude en estados financieros

 2% fraude en estados financieros únicamente

 1% corrupción y fraude en estados financieros

¿Cómo tratar este problema?

Analicemos cada uno de sus componentes.

Debido a las regulaciones de muchas industrias y al carácter internacional de sus negocios, al menos las grandes empresas en México cuentan con políticas, normas, procesos, códigos, manuales y reglamentos que ayudan a tener controles y mecanismos de supervisión, los cuales pretenden evitar muchos de los actos de deshonestidad y corrupción que se dan en empresas menos reguladas.

Pero aunque se ocupan tanto de los procesos y del cumplimiento de las regulaciones, se olvidan de lo más importante: las personas que cometen dichos actos.

La gestión de recursos humanos y la relación directa con las personas que trabajan en las organizaciones se han convertido en el tema que todos saben que deben resolver, pero que nadie quiere abordar de manera integral.

Es difícil imaginar a las personas con las que se trabaja todos los días como capaces de cometer un ilícito. No se trata tampoco de ver en cada empleado a una amenaza en potencia. Pero el riesgo existe.

Uno de los peligros con mayor crecimiento en los últimos años es la tendencia a confundir lo correcto con lo incorrecto: fines y medios (Accutest™). En este caso, la amenaza para la organización es que las personas que en un principio tienen integridad, puedan tomar una decisión incorrecta (como pagar un soborno) por las razones correctas (vender un contrato y llegar a sus metas de ventas), poniendo en riesgo así a la organización y dejándola abierta a sanciones de acuerdo a la Ley General de Responsabilidades Administrativas (ver gráfica 1).

En dicha ley, la corrupción de los empleados o de la alta dirección le puede costar a la empresa sanciones económicas, inhabilitación para participar en procesos de adquisiciones o, incluso, la disolución de la empresa misma.

Es claro que al haber controles de integridad en las empresas, hay menores pérdidas y la detección de los hechos suele ser más temprana y menos costosa. Sin embargo, el delito económico aumenta año con año, por lo que es claro que los sistemas de integridad son aún insuficientes porque son burlados por personas deshonestas que encuentran un camino. Es por eso que si nos enfocamos también en los individuos, se ataca el problema de la manera más efectiva posible.

¿Cómo se gestiona el riesgo del factor humano? ¿Qué se puede hacer para evitar que esto nos suceda a nosotros?

A través de herramientas de inteligencia laboral que permitan una gestión adecuada de los riesgos que pueda representar el factor humano.

Queda claro que el simple cumplimiento de la ley no es suficiente. Las acciones deben ser variadas e integrales, y deben adaptarse al tamaño de las empresas, al tipo de industria e incluso a la región del país donde se ubican.

Hay varias medidas básicas que suelen recomendarse en la práctica internacional. Los controles mínimos y más comunes que se recomiendan para una empresa (del tamaño que sea) para estar un poco más protegida son:

1. Tener procesos y controles antifraude y anticorrupción

 Capacitación contra el fraude para los empleados

 Líneas de denuncia

 Código de conducta

 Auditorías sorpresa y aleatorias

 Recompensas a denunciantes

 Rotación de trabajo y vacaciones

 Auditorías externas

 Políticas antifraude y anticorrupción

2. Implementar procesos de reclutamiento seguros

 Verificación de referencias

 Verificación de antecedentes

 Aplicación de controles de confianza

 Antidoping (dependiendo la industria)

Al revisar la lista anterior se puede observar que no se incluyen mecanismos de monitoreo del personal, sólo la revisión del mismo. Esto suele generar reacciones tardías que sólo atienden a los efectos. Lo que se sugiere como medidas adicionales son:

1. Monitoreo del personal

 Herramientas de monitoreo del riesgo del personal (o de Inteligencia Laboral)

 Evaluaciones de monitoreo del personal (¿Cuál es su forma de vida como consecuencia de trabajar en nuestras empresas?)

 Actualización de datos personales (¿Cuándo fue la última vez que los empleados entregaron un comprobante de domicilio? Si tienen diez años de antigüedad, ¿hace diez años?)

 Evaluación de desempeño

 Supervisión y análisis proactivo de datos

 Perfil financiero (socio económico contra ingresos)

2. Políticas y capacitaciones antifraude y anticorrupción

 Revisión y actualización del código de ética con la participación de los empleados y su posible segmentación por áreas

 Repetición periódica para memorización del código de ética

 Revisión de valores de la empresa y de los empleados en capacitaciones anuales

 Implementación de valores anticorrupción específicos a cada área de la empresa

 Capacitación sobre lo correcto y lo incorrecto

 Capacitación antifraude y anticorrupción una vez al año

Los expertos en fraude correlacionan con menores pérdidas y detecciones más tempranas del fraude la existencia de estas medidas en la empresa. Incluso, el Reporte a las naciones sobre el abuso y el fraude ocupacional revela que “Las organizaciones víctima que contaban con técnicas proactivas de análisis y supervisión de datos (36.7% de las organizaciones) sufrieron pérdidas 54% menores y detectaron el fraude en la mitad del tiempo que sus contrapartes sin estas técnicas. La mayoría de los otros controles mostraron correlaciones similares”.

De todo esto podemos concluir tres cosas: la prevención de la corrupción y el fraude no es un tema de moda, sino de supervivencia; invertir en controles institucionales y en la adecuada administración del personal es una gran inversión; el buen nombre de una empresa no sólo depende de la calidad de lo que produce, sino de la calidad de su gente.

Fuente:http://www.estepais.com/articulo.php?id=1237&t=corrupcion-la-corrupcion-de-los-privados-la-responsabilidad-de-las-empresas

Advertisements

Las migraciones en México en el contexto de Mr. Trump*

Por: Gustavo Verduzco

Resultado de imagen para dreamers

Trump ha llevado a puntos de tensión varios temas en México. Por ello, después de conocerlo, vemos ahora que es mucho más sano para nosotros confiar en la seriedad de las instituciones estadounidenses que en su perverso tuiteo. Dicho esto, observamos que al lado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), de suma importancia para México, está el tema migratorio que tiene varias caras, no todas ellas conocidas por el público. Una, es la de las repatriaciones forzadas de personas que nacieron en México y que han vivido en Estados Unidos (EU) sin documentos, ya sean pocos o muchísimos años.

Lo anterior ha ido aparejado con un tema de preocupación humanitaria debido al envío forzado de integrantes de familias mexicanas que repentinamente se ven separados de sus seres queridos y enviados a México contra su voluntad. Ésta es una dolorosa situación que lleva ya ocurriendo más de una década, y de la que Trump alardea diciendo que todavía habrá más. No sabemos si será por ignorancia o por indiferencia, pero tanto la prensa como el público mexicano en general no se han visto tocados por esas tragedias; los números, sin embargo, no engañan: entre el 2005 y el 2015 fueron “removidos” de EU 2.7 millones de personas nacidas en México. El año 2013 fue el de mayores remociones con 310 mil, pero Trump amenaza con ir más lejos que Obama. Desafortunadamente, en las noticias de México se ha mencionado que los repatriados son “criminales” (traducción literal del inglés criminals), pero el significado de esa palabra en inglés dista mucho del significado en español. Son simplemente “infractores de la ley”, situación que los coloca en un contexto menos amenazador. Además, de todos los removidos, casi la mitad (47%) no han tenido faltas, y el 43%, cometieron alguna falta administrativa que en la mayoría de  los casos fue menor.

En este contexto, cambiar el vocablo calcado del inglés “criminal” por la expresión “falta administrativa” es de suma importancia, a pesar de que la prensa mexicana, quizás por ignorancia, no haya querido dar cuenta de ello. En la mayoría de los casos se trata de faltas administrativas menores, como beber o emborracharse en la vía pública o desobedecer el reglamento de tránsito. También es cierto que un porcentaje menor (difícil de captar en la mayor parte de la cifras) cometió faltas mayores que, al ser enviado de vuelta a México, ya purgó en aquel país.

Otra cara de la migración mexicana a EU es aquella que muestra la cantidad de migrantes mexicanos que viven allá, y que detalla si el flujo desde México va a la baja o no, y qué tanto. Al respecto, tenemos primero que diferenciar entre un flujo indocumentado que ha sido el mayoritario a lo largo de los últimos 35 años, y el otro flujo documentado y perfectamente legal de los últimos lustros.

Al año 2016, el número total de mexicanos (nacidos en México) viviendo en EU era de aproximadamente 12 millones, de acuerdo con las fuentes más confiables: el American Community Survey (ACS) y el Current Population Survey (CPS). Por otra parte, los datos de fuentes complementarias reportan que de esos aproximadamente 12 millones de mexicanos, la mitad tiene documentos que les permiten vivir y trabajar allá con toda legalidad, ya sea porque son ciudadanos o porque tienen los permisos de residencia. Pero fijémonos bien, 6 millones es más que la población de varios países del mundo. Son mexicanos de todas las edades y de ambos sexos que pueden entrar y salir de EU con toda legalidad, así como visitar México cuando así lo desean. Éste ha sido otro cambio de peso que ha estado impactando diversas realidades sociales y económicas de aquí y de allá.

Por otra parte, entre documentados y no documentados, la mayoría se encuentran en los estados de California, Texas e Illinois, aunque últimamente hay concentraciones importantes en Arizona, Florida y la zona neoyorquina. Por otra parte, ahora también hay mexicanos diseminados por todos los estados de dicho país, sólo que en números menores, situación que no era así hace diez o 15 años. Lo que fue pasando es que el mercado laboral para este tipo de personas se fue abriendo en todo el territorio estadounidense, aunque sólo de manera proporcional al impulso económico de cada región. Pero, actualmente, ¿se siguen yendo muchos mexicanos de manera indocumentada?; ¿tiene razón Mr. Trump en querer detener este tipo de flujos con un muro?

Los datos dan cuenta de una baja muy importante en el flujo indocumentado que cruza hacia EU. Esto lo reportan repetidamente la Encuesta sobre Migración en la Frontera Norte de México (Emifnorte) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), así como quienes visitan las comunidades mexicanas que antes enviaban migrantes. Han ocurrido varios sucesos: (1) Luego de muchos años de migraciones muy intensas desde México, se fue abarrotando el nicho laboral de baja calificación que atendían los mexicanos en EU y los salarios fueron bajando, mientras que los costos por migrar, al haber más dificultades en el cruce, fueron subiendo. Recordemos también que en varios lugares de la frontera, los narcos se han apoderado del cruce ilegal de personas y ellos han impuesto costos y reglas, por lo que los incentivos para la migración indocumentada desde México han ido bajando; (2) en un sentido paralelo al anterior, al irse a EU tantos jóvenes con pocos años de escolaridad, durante más de dos décadas, esa fuente tan precisa de juventud se fue agotando, a la vez que acá en el país fue aumentando el nivel de escolaridad de los mismos, por lo que ante costos mayores con más riesgos, la migración bajó. Pero para completar este apartado también hay que mencionar que ello no ha significado que ese tipo de migración haya cesado por completo, sobre todo en el caso de los centroamericanos, quienes siguen tomando altos riesgos al cruzar nuestro país e intentar alcanzar el sueño americano.

Volviendo a Mr. Trump, las migraciones no documentadas de mexicanos difícilmente volverán a crecer como en otros años, no sólo por las circunstancias anteriores, sino también porque poco a poco, y a pesar de la ignorancia de dicho presidente (y de otras muchas personas en EU), los flujos de migración temporal de mexicanos con documentos han ido aumentando y lo seguirán haciendo. De hecho, los últimos datos señalan que a partir del 2010, las visas para mexicanos que les permiten trabajar temporalmente en la agricultura o en los servicios de baja calificación alcanzaron un promedio anual de 250 mil, lo que claramente es una cifra muy importante si la comparamos con lo que sucedía en los años dorados del llamado Programa Bracero (1942-1964), cuando las cifras anuales en promedio fueron de 220 mil contratos. En la práctica, esta estrategia ha sido una respuesta pragmática no sólo frente a la inseguridad que se observa en la frontera, sino para proveer con suficiencia las necesidades del mercado laboral particularmente en el este y el sur de EU. Al lado de esto, encontramos también que ahora se ha ido desarrollando una estrategia paralela para el mercado laboral profesional ya que también entre el 2010 y el 2015 las visas temporales de trabajo para mexicanos han llegado a casi 400 mil por año (en promedio), lo que indica que actualmente se va caminando por un conjunto de estrategias nuevas que están impulsando los flujos legales. Para los conocedores de este tema, es claro que nos encontramos frente a un cambio cualitativo en el tema de la migración a EU, lo cual resulta además muy paradójico al estar ocurriendo en las mismas narices de Mr. Trump con todo y su antimexicanismo (para no hablar más de su ignorancia).

Quizás sea ya tiempo de acostumbrarnos más claramente y sin vergüenzas a la idea de las migraciones a EU desde nuestro país, puesto que llevamos más de un siglo proveyendo a discreción las necesidades del mercado laboral estadounidense. Cierto, México es un país menos rico que nuestro vecino, pero no es que haya flujos migratorios hacia allá porque somos más pobres o menos ricos, al menos no es la única razón, ya que también la cercanía y otros atributos han facilitado la contratación de mexicanos en varios nichos laborales de aquel mercado. Algo semejante ha sucedido también en el caso de los canadienses, quienes no sólo han sido socios comerciales en general, sino que también han aportado enormes contingentes de fuerza laboral a lo largo de casi un siglo. Los hechos muestran que México y Canadá, junto con EU, han participado en varias empresas, incluida la laboral, a pesar de que oficialmente esta última se ha tratado de negar.

Lo anterior es una mirada hacia el norte, pero ¿qué vemos hacia nuestra frontera sur? Por el país cruzan desde allí personas de más de 90 nacionalidades, aunque el 97% proceden de Centroamérica, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador. Entre el 2010 y el 2015, las detenciones de extranjeros sin documentos para permanecer aquí se multiplicaron al pasar de 64 mil a 177 mil para, después, bajar un poco, a 143 mil, en el 2016. Sin embargo, estas cifras no corresponden a quienes cruzan por el país, sino sólo a quienes han sido detenidos. No hay estadísticas claras sobre el número de extranjeros cruzando México hacia EU, y sólo conocemos algunas de las tragedias de los más pobres a través de la prensa. Existen las Casas del Migrante, diseminadas por todo el país y atendidas principalmente por misioneros scalabrinianos, sacerdotes jesuitas y de diversas denominaciones. Sus estadísticas sueltas dan cuenta de millares de personas “en camino al norte” cada año, sin embargo, sabemos además por otras fuentes que otros miles van cada año por caminos más seguros porque cuentan con medios económicos.

Por otro lado, está también el caso de los menores migrantes no acompañados, tanto aquellos niños mexicanos que intentan ir a EU, como los menores centroamericanos con igual destino. Entre el 2010 y el 2013, las cifras de menores (mexicanos y centroamericanos) aprehendidos por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos andaba entre los 18 mil y los casi 40 mil casos, pero entre el 2014 y el 2016, las cifras subieron de forma alarmante, rondando los 60 y 70 mil casos.

Para lograr darnos una idea aproximada del tamaño de los flujos, recordemos que las cifras de aprehensiones son más bajas que las del flujo mismo. Sin duda alguna es apabullante pensar en tanta tragedia escondida en simples y secas estadísticas. En una visión menos trágica se encuentran los flujos de los migrantes guatemaltecos que ingresan legalmente al país de manera temporal con el fin de trabajar principalmente en las fincas cafetaleras de Chiapas, aunque con los años algunas personas han pasado a trabajar también en servicios diversos de manera legal en ciudades y pueblos cercanos a la frontera con Guatemala. Ha sido un número variable entre los 20 mil y los 65 mil por año. Con el cruzar de tantas personas a lo largo del país, se esperaba que muchas de ellas se quedaran a residir en México, sin embargo, no parece que eso haya sucedido, al menos no ha pasado así, más que en pequeños números. Ni las estadísticas ni las experiencias de los habitantes de las ciudades del sur cercanas a la frontera con Guatemala dan cuenta de que haya aumentado de manera importante una presencia más permanente de centroamericanos en aquellos lugares. De manera muy sucinta, éste es el panorama de la situación de las migraciones actuales en México. 

* La fuente principal de información de este artículo es el Anuario de migración y remesas 2017, publicado conjuntamente por Segob, Conapo y la Fundación BBVA Bancomer.

Fuente:http://www.estepais.com/articulo.php?id=1236&t=migracion-las-migraciones-en-mexico-en-el-contexto-de-mr-trump

 

Desinformación, principal enemigo de la lucha contra la diabetes

Por:  Fátima MasseIvania Mazari

En un país donde la segunda causa de muerte es la diabetes mellitus, 15% del total de las muertes en 2015, resulta imperante sensibilizar a la población sobre los factores de riesgo y la importancia que tiene su tratamiento para retrasar la llegada de las complicaciones.

En México no existe un registro actualizado de la prevalencia total de esta enfermedad. Sin embargo, por la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2016 se sabe que 9.4% de la población de más de 20 años ha sido diagnosticada con diabetes. Esto, sumado a que más de 70% de los adultos sufre sobrepeso y obesidad, llevó a la Secretaría de Salud a declarar por primera vez una emergencia sanitaria a causa de una enfermedad crónico-degenerativa.

Más allá del drama familiar, la diabetes genera una carga económica muy elevada. Tan sólo en 2013, los costos directos e indirectos de la diabetes ascendieron a casi 363,000 millones de pesos (mdp), equivalentes a 2.25% del PIB de ese año, según estimaciones de la Fundación Mexicana para la Salud A.C. (Funsalud). De esta cifra, más de 34,000 mdp se pierden por ausentismo laboral, incapacitaciones y presentismo, lo que afecta directamente a las empresas.

Hay que reconocer los esfuerzos de esta administración para combatir la diabetes, los cuales se han materializado en logros. Por ejemplo, entre 2012 y 2016 se registró un aumento en el porcentaje de población adulta diagnosticada con diabetes que recibe tratamiento, pasando de 85 a casi 88%. Además, en el mismo periodo se pudo observar un incremento en el porcentaje de diabéticos sometidos a pruebas de hemoglobina glucosilada, pasando de 9.6% a 15%.

Pero a pesar de los esfuerzos y logros, hay indicadores que reflejan un cierto grado de desconocimiento no solo por parte de los individuos, sino también por parte de las autoridades.

PRIMERO

Los tomadores de decisiones desconocen cómo ha evolucionado la brecha entre los pacientes diagnosticados y los no diagnosticados. En la Ensanut 2006, se encontró que 7.3% de la población adulta estaba diagnosticada y 7.1% fue detectada durante la encuesta. Estos resultados duplicaron la prevalencia de diabetes, ascendiendo a más de 14%.

Años después, en el levantamiento de la Ensanut 2012, se encontró que la brecha en dicho año era menor: 9.4% de los adultos estaba diagnosticado mientras que 3.6% fue hallado en la encuesta. Para 2016 se desconoce este dato. Este indicador es clave, pues es un termómetro real sobre la efectividad de los esfuerzos de diagnóstico.

SEGUNDO

La población desconoce a ciencia cierta cuáles son los estilos de vida que podrían evitar el avance de la diabetes. Según la Ensanut 2016, a pesar de que la mayoría de la población adulta padeció sobrepeso u obesidad, 61% de dicha población consideró que su alimentación es saludable y 67% se visualizó como físicamente activa; solo 34% consideró que comer saludablemente ayudará a evitar enfermedades y 6% a reducir gastos médicos.

TERCERO

La población desconoce aspectos generales de la diabetes y sus complicaciones. 1DOC3 -una plataforma de consultas sobre salud con representación internacional- encontró que el 80% de los usuarios que visitan el sitio busca información general sobre la diabetes, mientras que el 20% de las preguntas a los médicos online se hicieron sobre sus complicaciones.

El último dato contrasta con lo que se observa en Colombia y Argentina. Se desconoce la razón de este fenómeno, pero se antoja pensar que podría estar asociado a falta de explicaciones suficientes durante las consultas médicas o a que menos de 19% de los diabéticos están controlados en el primer nivel, lo que aumenta las probabilidades de desarrollar complicaciones.

La lucha contra la diabetes debe ser una prioridad, no solo en la agenda de salud, sino también en las demás agendas debido a sus implicaciones económicas. Por eso, el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) propone:

1. Garantizar el levantamiento de la Ensanut 2018. Recortar o eliminar esta encuesta sería un gran error, debido a que es la única fuente que da un panorama completo sobre el estado de salud de los mexicanos. Esta encuesta es fundamental para lograr que “la política de salud pública no sea fruto de la ocurrencia sino de la evidencia”, como bien escribió David Calderón.

Por ello, es necesario que los legisladores garanticen una partida presupuestaria para su levantamiento, cuidando que la muestra alcance representatividad estatal.

2. Diseñar e implementar un proceso de mejora continua para las políticas contra diabetes y obesidad. Es cierto que “lo bueno cuenta y cuenta mucho”, pero también es cierto que la dimensión que ha alcanzado la epidemia de diabetes requiere acciones efectivas.

No existe una bala de plata en contra de esta enfermedad, por lo que es necesario evaluar constantemente el cumplimiento de los objetivos de las políticas y ajustar su implementación para obtener mejores resultados. Lo ideal es que esto se haga de forma transparente y basado en evidencia.

3. Identificar herramientas tecnológicas para informar mejor a los pacientes y promover la adherencia al tratamiento. Entre estas herramientas destacan plataformas como 1DOC3, que podrían ayudar a crear perfiles de usuarios, así como informar a la población a través de sus buscadores y de material fácil de digerir.

Fuente:http://imco.org.mx/temas/desinformacion-principal-enemigo-la-lucha-la-diabetes/

Índice de Información del Ejercicio del Gasto 2017

  • El IIEG muestra la distancia entre el destino de los recursos asignados en los presupuestos estatales y la manera en que efectivamente se gastó el dinero público durante el ejercicio fiscal.
  • Los gobiernos estatales tuvieron un cumplimiento promedio de 58% en el IIEG 2017.
  • Tabasco (86%), Campeche (83%) y Puebla (81%) presentan el mayor cumplimiento, mientras que el Estado de México (38%), Baja California Sur (25%) y Guerrero (14%) tienen el menor.
  • Los gobiernos estatales no solo no gastan en lo que nos dicen que van a gastar, sino que gastan más.
  • Con los ingresos excedentes obtenidos en 2016 por las entidades federativas se habría podido pagar el 39% del saldo de la deuda pública estatal.

ÍNDICE DE INFORMACIÓN DEL EJERCICIO DEL GASTO 2017

Los estados tienen la obligación¹ de publicar de forma trimestral información financiera que permite monitorear la forma en la que gastan. A 10 años de su aprobación, los gobiernos estatales violan la Ley General de Contabilidad Gubernamental al no reportar de forma armonizada y homologada dicha información, y al hacer un mal uso de “la creatividad contable”.

El Índice de Información del Ejercicio del Gasto 2017 (IIEG) mide la armonización de la información sobre el ejercicio del gasto en las 32 entidades federativas y analiza la composición y variaciones del gasto a lo largo de los ejercicios fiscales 2015 y 2016. En su primera edición, el IIEG evaluó un total de 4,608 documentos de información contable, presupuestal y programática.²

RESULTADOS GENERALES IIEG 2017*

En el IIEG, los gobiernos estatales tuvieron un cumplimiento promedio de 58%. Estos son los resultados por entidad federativa:

Resultados por sección

  • Información presupuestal. Es el comportamiento de los ingresos y egresos originalmente autorizados por el Poder Legislativo: 51.3%.
  • Información contable. Es la información financiera de los activos, pasivos y patrimonio de la Hacienda Pública: 71.3%.

Información programática. Muestra el destino y finalidad de los recursos públicos para programas, proyectos de inversión y actividades específicas de los estados: 40.2%.

ANÁLISIS DEL EJERCICIO DEL GASTO³

Los recursos públicos se clasifican en ingresos, egresos y deuda. Los estados presentan un desorden financiero en cada uno de estos tipos de recursos. Subestiman los ingresos, gastan más de lo presupuestado y se endeudan más de lo planeado. Lo anterior, refleja una mala planeación y falta de control de las finanzas públicas estatales.

Ingresos. Los estados recaudaron 251,460 millones de pesos adicionales. Es decir, 15% más de lo estimado, cifra mayor al presupuesto del Estado de México en 2016 (221,285.7 mdp).

Los criterios de distribución de los ingresos excedentes son poco claros o inexistentes. A pesar de que la Ley de Disciplina Financiera establece candados para el destino de los ingresos excedentes, éstos solo son aplicables a 11 entidades federativas.

Con los ingresos adicionales o excedentes obtenidos en 2016 por las entidades federativas equivale al 49% del saldo de la deuda pública estatal (515,089 mdp). Con sus propios ingresos excedentes 11 estados hubieran podido pagar su deuda.

GastoLas entidades federativas gastaron 223,726 millones de pesos adicionales a lo presupuestado. Es decir, 14% más de lo aprobado, cifra equivalente al saldo de la deuda de 26 estados (212,136 mdp).

  • Gasto en comunicación social. Los estados gastaron 5,534 millones de pesos (139%) más de lo presupuestado, cifra mayor al financiamiento público de los partidos políticos en 2017 (4,059 mdp).
  • El gasto ejercido en comunicación social en Tamaulipas (1,073 mdp) representa el 38% del gasto del estado en seguridad pública (2,802 mdp).
  • Puebla presupuestó 693,700 pesos para este rubro y ejerció 60.9 mdp, lo que representa una variación de 8,684%. De igual forma Zacatecas varió 2,818% y Sinaloa 1,706%.

  • Gasto burocrático4Los estados ejercieron 84,124 millones de pesos (16%) más de lo presupuestado.
  • El Poder Ejecutivo de Jalisco duplicó su gasto burocrático en 2016, al presupuestar 18,712 mdp y ejercer 37,260 mdp.
  • Guerrero presupuestó 4,176 mdp y ejerció 8,642 mdp, es decir, 107% más.
  • Gasto en infraestructura. Los estados ejercieron 10,606 millones de pesos (-9%) menos de lo presupuestado. A pesar de que los gobiernos estatales aprobaron para este rubro 113,777 mdp, terminaron gastando 103,171 mdp.
  • Nuevo León presupuestó 788 mdp y ejerció 72 mdp, es decir, 91% menos de lo presupuestado.
  • 19 entidades gastaron menos de lo presupuestado en infraestructura.

DeudaLas entidades federativas contrataron 20,186 millones de pesos de deuda adicional a la estimada. Es decir, 86% adicional, cifra equivalente al presupuesto de Morelos en 2016 (20,492 mdp).

Los gobiernos estatales no solo no gastan en lo que nos dicen que van a gastar, sino que gastan más.

Faltan controles de calidad de la información financiera reportada para transparentar el ejercicio del gasto a nivel estatal.

IMCO PROPONE

  • Que los congresos NO aprueben presupuestos irreales.
  • Que los gobiernos estatales publiquen en tiempo y forma su información financiera.
  • Sancionar las variaciones injustificadas entre el presupuesto aprobado y el monto del gasto.
  • Eliminar la discrecionalidad con la que los estados pueden disponer de los ingresos excedentes.
  • Eliminar el uso de efectivo en las administraciones estatales con el propósito de dar mayor seguimiento y veracidad a la información reportada.
  • Impulsar auditorías en tiempo real para detectar irregularidades al momento de la ejecución de los recursos públicos.
  • Fortalecer las sanciones de la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

*El IMCO no valida la información financiera reportada por las entidades federativas. Cada entidad es responsable de la veracidad de la información. En el caso específico de Veracruz: Moody’s y Fitch Ratings han denunciado la poca credibilidad de la información financiera del estado para el año 2016.

¹Artículo 46, 47 y 51 de la Ley General de Contabilidad Gubernamental.
²18 documentos por cada trimestre de los ejercicios fiscales 2015 y 2016 para cada una de las entidades federativas.
³Al cierre de la evaluación del IIEG (agosto 2017), no había información financiera publicada para los ejercicios fiscales 2015 y 2016 para Baja California Sur.
Comprende servicios personales, materiales y suministros y servicios generales.

Fuente:http://imco.org.mx/temas/indice-de-informacion-del-ejercicio-del-gasto-2017/

La calidad de los trabajos hace la diferencia

Por: MIKEL A. ALCÁZAR

‘¿Qué países de América Latina ofrecen los empleos de mejor calidad?’, se preguntaba la BBC. ‘¿Buscas empleo de calidad y bien pagado? Está en Uruguay’, respondían en CNN Expansión. Si en algo coincidieron los muchos medios de comunicación de toda la región que hablaron del reciente lanzamientodel Índice de Mejores Trabajos es en poner el foco sobre un aspecto crucial: la calidad de los trabajos. Está totalmente justificado. Aunque nuestra herramienta mide las condiciones de empleo a través de dos dimensiones (cantidad y calidad), es en esta última, la de calidad, en la que se hallan muchos de los porqués de los resultados.

Si en algo coincidieron los medios de comunicación que hablaron del Índice de Mejores Trabajos es en poner el foco sobre un aspecto crucial: la calidad de los trabajos

Los 17 países de América Latina que analiza el Índice de Mejores Trabajos comparten, entre otros aspectos, que puntúan más alto en la dimensión de cantidad (participación laboral y ocupación) que en la de calidad (formalidad y trabajos con salario suficiente para superar la pobreza). Esto tiene su reflejo en el promedio regional: América Latina promedia 74,1 en cantidad y 34 puntos menos en calidad (40,1). Para visualizar esto con más claridad, fijémonos en dos ejemplos paradigmáticos: Bolivia y Perú. Estos dos países obtienen la segunda y tercera puntuación más alta en la dimensión de cantidad. Sin embargo, en el índice general los encontramos por debajo del promedio regional (Bolivia se sitúa undécimo y Perú, duodécimo).

La calidad importa

El Índice de Mejores Trabajos nos da información valiosa para señalar muchas realidades de los mercados laborales de la región. Por ejemplo, la brecha de género (de la que se habló con detenimiento en este conversatorio online), que en países como Guatemala o México refleja la aún débil inserción de las mujeres en el mercado de trabajo. También, las diferencias entre adultos y jóvenes en países como Uruguay o Argentina, donde los jóvenes encuentran barreras importantes para acceder a un buen trabajo. Y, sin duda, el Índice de Mejores Trabajos pone de relieve cómo los países de América Latina tienen todavía un gran margen de mejora en cuanto a la calidad de sus trabajos.

El Índice de Mejores Trabajos nos da información valiosa para señalar muchas realidades de los mercados laborales de la región.

El índice pone de manifiesto que la región tiene que avanzar mucho más en la formalización de sus trabajadores. Los países tienen que promover políticas que faciliten el acceso de los trabajadores a los beneficios de seguridad social, para que estén cubiertos ante riesgos como enfermedades, accidentes, desempleo, etcétera, y acceder así a una pensión digna en la vejez.

De igual modo, otro indicador a tener en cuenta es el de trabajos con salario suficiente para superar la pobreza, un concepto novedoso (cuyos detalles se pueden encontrar en la web del índice y en el documento metodológico), que está además relacionado con la productividad laboral, otro talón de Aquiles para los países latinoamericanos. El mercado actual, en evolución permanente, exige a los trabajadores actualizar sus habilidades constantemente. Ya no solo es relevante aquello que se aprende en la etapa escolar, sino que se necesitan sistemas de formación para el trabajo que acompañen a las personas a lo largo de la vida.

El Índice de Mejores Trabajos, con el que desde el BID buscamos fomentar políticas que puedan conducir a condiciones de empleo más favorables, nos ofrece una radiografía objetiva sobre la realidad laboral de la región. Así, nos invita al análisis y a la discusión. ¿Cómo valoras la calidad de los trabajos en tu país?

Copyright foto: kantver / 123RF Stock Photo

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/11/15/la-calidad-de-los-trabajos-hace-la-diferencia/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=1243581b4b-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-1243581b4b-189478437

El desastre educativo en México

Por Víctor Americano

1150300_568533773192672_1438533431_n

¿En qué andan ocupadas las autoridades de los tres poderes y de los tres niveles de gobierno, que sea más importante que la Educación?, ¿qué rubro, área o programa de gobierno pudiera ser más prioritaria que tener un sistema educativo fortalecido, eficiente y adecuado para el desarrollo del país?

Propuestas de Reformas Educativas van y vienen, incluso no se pueden desacreditar en su totalidad, pero si nos vamos a los números, a las estadísticas, éstas nos ubican en una realidad vergonzosa, al escupirnos en la cara que nuestro país ocupa el lugar número 53 de 177 países en el índice de desarrollo humano, pero además si se toma en cuenta que el 20 % de nuestra población se encuentra en el lugar 108, nos da un diagnóstico escalofriante, ya que esto es comparable con los países más pobres de Asia o África.

Es cierto que no se puede analizar la Educación en nuestro país con posturas extremas, ni todo es blanco, ni todo es negro, sin embargo, si la corrupción, el desvío de recursos y las políticas públicas erróneas por parte de la autoridad, las sumamos a las presiones sindicales, la voracidad de algunos líderes y el beneficio de unos cuantos, el resultado no puede ser más que un desastre de afectaciones mayúsculas, donde el personaje medular, el que debería ser los protagonistas principales de este “thriller educativo”, quedan prácticamente relegados, y ellos son el alumno, el escolapio, nuestros niños y jóvenes.

Unas preguntas muy simples; si estamos en serios problemas financieros, por ejemplo en Michoacán, Oaxaca y Chiapas, ¿de dónde salen los recursos para los Sindicatos de la CNTE y el SNTE?, ¿quiénes los autorizan?, ¿serán transparentados esos recursos gubernamentales, al ser los sindicatos ´Sujetos Obligados´, dada la Ley de Transparencia?

Actualmente el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación anunció un nuevo programa para revisar el estado del sistema de enseñanza de cada entidad, a fin de ser una referencia para el inicio y el final de las gestiones estatales, indicó Eduardo Backhoff Escudero, consejero presidente; pero, ¿cuánto costará este programa?, ¿de dónde saldrá el dinero?, ¿quiénes lo evaluarán y fiscalizarán? –la burra no era arisca-

Si retomamos el inicio de esta columna, hay que reconocer tristemente que todas las decisiones medulares de los funcionarios y la clase política, obedecen al reloj electoral; les da terror el ´pagar el costo político´; eso significa que las elecciones del 1 de julio del 2018, es lo que actualmente tienen como prioridad, es por lo que lucharán, es lo que les moverá y es lo que realmente les importa en este momento. Y es que va en juego la Presidencia de México, el Senado, la Cámara de diputados, así como elecciones locales a lo largo y ancho de la geografía mexicana.

La Secretaría de Educación en profunda fiscalización

Aterricemos en Michoacán; para tener un claro ejemplo en esta entidad el Presupuesto de Egresos del 2017, fue de aproximadamente 62 mil millones de pesos, una tercera parte se le destinó a la Secretaría de Educación, la cual es la dependencia a la que se le otorgan mayores recursos y aún así los titulares en turno argumentan que para esa área, no hay presupuesto que alcance. La verdad es que esta dependencia ha sido un pozo sin fondo desde hace décadas.

De acuerdo a documentos de la Auditoría Superior de Michoacán, la Secretaría de Educación de la Entidad está siendo fiscalizada a fondo en su ejercicio fiscal 2015. Por esta razón y con fechas 9 y 10 de noviembre de 2016, se notificó mediante instructivo a los funcionarios, Alberto Frutis Solís, ex Secretario de Educación; Armando Sepúlveda López, Secretario de Educación por el periodo del 1 de enero al 30 de septiembre de 2015 y a Silvia Ma. Concepción Figueroa Zamudio, Secretaria de Educación por el periodo del 1 de octubre al 31 de diciembre de 2015, la Orden de Fiscalización contenida en el oficio número ASM/3539/2016 de fecha 9 de noviembre de 2016, con la cual se da a conocer que el día 18 de noviembre de ese mismo año, se arrancaron los trabajos de Fiscalización Especial a la Gestión Financiera correspondiente al ejercicio fiscal 2015.

El presupuesto inicial a la SEE en el 2015 fue de $19,395,654,243.00, más ampliaciones de $3,295,110,283.00, arroja un presupuesto modificado de $22,690,764,526.00; sin embargo en la Cuenta Pública, se observa que se ejerció un presupuesto de $24,514,480,399.00 pesos, lo que demuestra que la Secretaría de Educación en el Estado, cuenta con un sobrejercido al 31 de diciembre de 2015, por la cantidad de 1 mil 823 millones 715 mil 873 pesos. ¿De dónde salió ese recurso y a dónde se destinó? Esperemos que nos expliquen con peras y manzanas, aunque este sea un pequeñísimo ejemplo de lo que ha sucedido en esa secretaría por décadas enteras.

Ojala que la transparencia y rendición de cuentas, hayan llegado para quedarse y no como un bonito discurso…

Fuente:https://www.publimetro.com.mx/mx/opinion/2017/11/05/desastre-educativo-mexico.html

5 empleos mejor pagados para mujeres

empleos mujer

Las mujeres se han convertido en una importante fuerza laboral en muchos países. A pesar de todas las dificultades que ha tenido que atravesar este género para lograr el reconocimiento merecido en la sociedad, finalmente lo han conseguido. Hoy en día, una mujer puede optar a un empleo con una excelente remuneración salarial, es por esto que, a continuación, te presentamos los empleos mejor pagados para mujeres.

Hoy en día, cualquier mujer tiene las posibilidades emprender y cosechar su propio éxito y competir en el mercado laboral de forma igualitaria. Son muchas las mujeres que han ocupado puestos importantes en la sociedad, emprender solo se trata de iniciativa.

  1. Planifica eventos

Nada como la mente detallista y meticulosa de una mujer para trabajar en la organización de eventos. Es un empleo dinámico y con una remuneración que puede superar los 45 mil dólares anuales. Tu labor principal será coordinar la ejecución de todos los detalles vinculados con el festival, evento corporativo o hasta fiestas privadas.

Puedes contar con un equipo de trabajo que se mantenga operando bajo tus instrucciones. Para incursionar en este mundo, es necesario contar con conocimientos básicos de marketing y dominar estrategias de comunicación. También deberás ser creativa y contar con un staff de empleados que estén tan comprometidos como tú, para crear un evento espectacular.

  1. Analista de datos

Puedes trabajar en diferentes áreas, como en la bolsa, marketing o para una compañía en particular. En este empleo puedes llegar a ganar más de 60 mil dólares anuales, y demanda una gran capacidad de observación y análisis. Las empresas necesitan personas que se encarguen de estudiar el comportamiento del mercado y las tendencias para colocar sus productos.

Si estás interesada en trabajar como analista de mercado o gerencial, debes estar involucrada con los precios, la demanda y conocer a los clientes. Es necesario contar con estudios universitarios, ya que demanda una gran cantidad de conocimientos matemáticos para dominar el área de la estadística.

  1. Odontología o higienista dental

Es un trabajo que suele ser muy común para las mujeres. Su trabajo principal se basa en el cuidado dental y no suele ser un trabajo extenuante o pesado. Una odontóloga puede ganar más de 70 mil dólares al año, convirtiéndose en una de las carreras más demandadas por las féminas a nivel universitario. Conoce algunas cualidades del liderazgo femenino en Gananci.

Si tienes afinidad por los cuidados dentales y no tienes problemas con tratar con clientes, puedes hacer una carrera exitosa en el mundo de la odontología. Puedes tener tu propio consultorio y convertirte en tu propio jefe. Para operar como odontólogo se requiere obtener una licencia, por lo que es un trabajo que demanda mucha responsabilidad y disciplina.

  1. Administración

Los estudios de administración te permitirán conseguir empleo en casi cualquier lugar. Todas las empresas requieren de una persona capacitada que se encargue de llevar el control de las finanzas. La remuneración en este campo puede llegar a superar los 86 mil dólares anuales, por lo que es una excelente oferta laboral y tienes la posibilidad de trabajar como freelance.

Cuentas con el poder de administrar tu tiempo, ocupándote de tus responsabilidades en el momento que lo consideres apto. Es un trabajo con mucha responsabilidad y demanda precisión extrema, por lo que se requiere una licencia para poder trabajar en este campo. Las funciones del administrador son fundamentales, por lo que existe un campo laboral muy amplio.

  1. Relaciones públicas

Si eres una persona agradable, comprometida y con buena labia, puedes trabajar como relaciones públicas. Puedes llegar a ganar más de 95 mil dólares anuales, por lo que representa una opción muy atractiva para la mayoría de las mujeres. Se requiere de buena presencia y un excelente trato con los clientes. El relaciones públicas se encarga de generar una buena imagen de la organización para la cual se desempeña.

Uno de los objetivos principales es mejorar la percepción que se tiene de una organización. Crear conexiones con los objetivos e informar acerca de las prioridades de la misma, forman parte de sus responsabilidades. Es necesario manejar algunas habilidades muy específicas para el efectivo desempeño, es por esto que se requiere una licenciatura y amplios conocimientos de inglés, negocios y comunicación.

Edith Gómez

Fuente:http://www.educacionyculturaaz.com/noticias/5-empleos-mejor-pagados-para-mujeres-articulosaz