Cómo prepararnos para el examen de nuestro retiro

Por: ANNE HANDGUSTAVO CABALLERO

El retiro es uno de los grandes exámenes de nuestras vidas, el momento en el que dejamos de ingresar cada mes lo que estamos acostumbrados a recibir y pasamos a vivir principalmente de nuestra pensión. En muchos países de la región, nuestra pensión (la de quienes consiguen acceder a una) depende de qué tanto logremos ahorrar durante nuestra etapa laboral. Es decir, de nuestro ahorro dependerá qué tanto logremos mantener nuestro estilo de vida y ser independientes.

Nuestro ahorro no solo depende de factores como nuestro ingreso y nuestra cultura financiera, sino también de cuál sea nuestra disposición a ahorrar. La región de América Latina presenta un gran acertijo en este aspecto: la gran mayoría de personas manifiestan que quieren ahorrar para su retiro, pero muy pocos lo hacen. Un ejemplo típico es México, donde el 92% de los jóvenes de entre 20 y 30 años quieren mantener su independencia económica a la hora de jubilarse, pero solamente el 43% cree que su pensión le alcanzará para una buena calidad de vida. Y si nos enfocamos exclusivamente en los trabajadores independientes, no obligados en su gran mayoría a aportar, virtualmente nadie ahorra para su pensión.

La región de América Latina presenta un gran acertijo en este aspecto: la gran mayoría de personas manifiestan que quieren ahorrar para su retiro, pero muy pocos lo hacen.

Cómo pensamos sobre el retiro es parte del problema

Que actuemos de forma diferente a como pensamos se debe a la presencia de sesgos psicológicos. Es así como Richard Thaler, Premio Nobel de Economía en 2017, ha llegado a afirmar que al no ahorrar para nuestro retiro podemos estar siendo irracionales.

Somos irracionales al ser excesivamente impacientes y dejarnos tentar fácilmente por recompensas inmediatas, ahorrar menos por ceder a la presión social, o dejar de ahorrar porque se nos olvida.

Soluciones al reconocer nuestros sesgos

Tener conciencia de un sesgo ayuda a tomar medidas para superar el sesgo y llegar a tener suficiente ahorro para nuestra pensión. Por ejemplo, podemos buscar ahorrar para el retiro de manera automática, eliminando las tentaciones que existen con el dinero en la mano o la nómina. Así, nos podemos inscribir a programas de descuento automático al momento de recibir nuestros ingresos. Además, se puede participar en programas que hagan pequeños cargos al realizar acciones cotidianas —como comprar en el mercado— de tal forma que, de poquito en poquito, se llene el chanchito. ¿Te interesan estas ideas? No te pierdas este video y comienza a ahorrar ya para tu retiro.

Estrategias para ayudarnos a ahorrar más

Las soluciones del ahorro para el retiro no sólo existen al nivel del individuo, sino que también son posibles desde la política pública. La CONSAR de México, por ejemplo, ha desarrollado AforeMóvil, una app que facilita el ahorro para el retiro proveyendo información importante de una manera amigable y abriendo la posibilidad, entre otras, de inscribirse en débitos automáticos. La introducción de tecnologías como AforeMóvil, ganadora del Premio Interamericano a la Innovación Financiera y Empresarial 2017, es sumamente valiosa en una era que cada vez más personas usan teléfonos inteligentes.

En Colombia, Colpensiones viene desarrollando, en asociación con el Laboratorio de Ahorro para el Retiro (un proyecto de la División de Mercados Laborales del BID), una estrategia de recordatorios de mensajes de texto (SMS) para su programa Beneficios Económicos Periódicos (BEPS), un esquema de ahorro voluntario para el retiro para las personas de menores recursos.

Estrategias como las generadas por la CONSAR y Colpensiones pueden ayudar a lograr que, en la región, cada vez más quienes tienen un deseo de ahorrar para su futuro lo lleguen a hacer de forma efectiva.

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2018/01/19/como-prepararnos-para-el-examen-de-nuestro-retiro/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=86417fa4d2-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-86417fa4d2-189478437

Advertisements

ITESO, tercera universidad más ecológica de México

UI GreenMetric World University Ranking destacó sus prácticas en tratamiento y la reutilización de aguas residuales; ahorro de energía y programas de movilidad

Por: Roberto Larios

Entre las tres universidades más sustentables del país se encuentra el ITESO.

En el UI GreenMetric World University Ranking 2017,la institución educativa se colocó en la posición número 133 de entre 619 escuelas de educación superior del todo el mundo.

La edición, que se publicó este mes, resalta al ITESO en las categorías de Energía y Cambio Climático, Residuos y Transporte.

Cabe destacar que sólo la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) superaron a la institución jalisciense, quien es la universidad privada del país más sustentable.

El documento señaló que el ITESO destaca por sus prácticas como el tratamiento y la reutilización de aguas residuales, el ahorro de energía eléctrica mediante el desarrollo de tecnologías y estrategias para el uso de lámparas ahorradoras, la sustitución de gas por energía solar a través de fotoceldas, la implementación de un programa de separación de residuos con miras a su reducción y el manejo de residuos peligrosos.

Además, consideró que acciones como el reemplazo de tecnologías convencionales por otras más amigables con el medio ambiente, como el uso de luminarias LED; la implementación de sensores que permiten el encendido y apagado de luces y aire acondicionado en aulas y oficinas, y de mecanismos para reducir y medir el consumo del agua, así como el hecho de que los edificios están construidos para aprovechar la luz natural y cuentan con ventilación cruzada, influyeron para avanzar más de veinte puestos en el ranking de este año.

La evaluación está a cargo de la Universidad de Indonesia (UI), quien también tomó en cuenta las políticas institucionales del ITESO para la reducción en el uso de papel y la planta de tratamiento de agua del campus para su reutilización y el riego de las áreas verdes.

Asimismo, apuntó que sus programas académicos relacionados al medio ambiente obtuvieron buena calificación y sus actividades de preservación en el predio que tiene en el Bosque La Primavera, como el Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) Anillo Primavera, y el contar con un sitio web orientado a difundir las acciones institucionales en estos temas, son factores que la colocaron entre las tres mejores de México.

Finalmente se puede mencionar que las acciones y programas para fomentar una movilidad sustentable fueron tomados en cuenta la UI.

México: ¿pobres pero contentos?

Dicen que los mexicanos somos felices, pero menos desigualdad social haría una nación con niveles más altos de satisfacción.

Por: Patricia Kurczyn Villalobos

Businesswoman smiling

Sin duda, México libra una batalla contra las malas prácticas, el cohecho, la corrupción y todo aquello que suene, huela o parezca inmoralidad, malo o carente de integridad; pero no cesa la historia de los pesares: violencia, escándalos político-económicos, difamación e insultos públicos, a lo que ahora podemos agregar un panorama electoral complejo.

Sin embargo, dicen que los mexicanos somos felices. ¿Felicidad por decreto o felicidad por milagro? Ninguna de las dos, pero sí estoy convencida de que menos desigualdad social, menor brecha económica, mejor cobertura de los servicios de salud, oportunidades educativas crecientes y más transparencia en la vida pública harían una nación con niveles más altos de satisfacción.

Todos estos factores, así como suficiente empleo digno, harían que la población fuera más feliz o menos infeliz, pues actualmente, según Gallup World Poll, México ocupa el 25º lugar en el llamado ranking de la felicidad.

Combatir la corrupción y buscar la justicia pronta y expedita son expectativas de felicidad para los mexicanos, llevamos décadas intentando; llegan los recuerdos de administraciones federales y estatales en los últimos 50 años pregonando bienestar y justicia (social).

Las nuevas generaciones, Millennials algunas, viven hoy en un mundo más pequeño como resultado de la modernidad tecnológica, con una interacción que les permite ampliar sus expectativas, acabar con la corrupción y la descomposición social y estrechar las diferencias económicas; no obstante, por ahora, viven —vivimos— en un país de contradicciones.

Veamos: de acuerdo con el Foro Económico Mundial, México ocupa el lugar número 15 por el tamaño de su economía y 96.2% de la niñez entre seis y 14 años tiene acceso a la educación primaria; sin embargo, sólo tienen acceso a la educación superior 18.6% de los mayores de 15 años (INEGI) y, de acuerdo con cifras de la OCDE, sólo trabaja 61% de la población de 15 a 64 años, mientras que en Dinamarca, Alemania, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Suiza y Suecia lo hacen arriba de 74 por ciento.

A eso habrá que sumarle que, de acuerdo con el Índice de Paz Mundial 2017 del Institute for Economics and Peace, en el que México se encuentra en el lugar 142 de 163 países, el impacto económico de la violencia alcanzó 3.07 billones de pesos en el 2016, que equivale a 18% del PIB y representa 25,130 pesos por persona.

Y más aún, en cuanto al informe global de la brecha de género 2017 del World Economic Forum, México ocupa el lugar 81 de 144 países, con una calificación de 0.692, donde 1 significa completa igualdad. No obstante, en ese marco de contradicciones, resulta justo también destacar aquellos datos alentadores a nivel local que alcanzan incluso el carácter de internacional.

Tal es el caso de la unión de 13 países para constituir la Red por la Integridad, un nuevo esfuerzo de combate a la corrupción que preside el Inai y cuya Secretaría la ostenta La Alta Autoridad para la Transparencia de la Vida Pública de Francia. Las interacciones de los miembros de este organismo sirven para progresar en la lucha contra la corrupción y promover la integridad tanto en los países representados como en el resto del mundo.

En este sentido, la Red es una oportunidad para incrementar la visibilidad del organismo mexicano y garantizar un papel de sensibilización y defensa entre la sociedad civil y las organizaciones internacionales.

Fuente:https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Mexico-pobres-pero-contentos-20180116-0151.html

Destaca México… en bajo salario

Por Verónica Gascón

La CDMX tiene el menor salario mínimo por hora en América, con 1.66 dólares; lo superan Río de Janeiro, Guatemala, Dallas y Toronto.

El salario mínimo fuera de 95.4 diarios, y no de 88.32 como es actualmente, sería para solventar las necesidades mínimas para no caer en pobreza de un individuo, no de una familia. Foto: Archivo
La Ciudad de México tiene el menor salario mínimo por hora si se compara con otras ciudades de América Latina y localidades de Estados Unidos, donde se concentra gran parte de los migrantes mexicanos.

Un análisis del Observatorio de Salarios señaló que el salario mínimo por hora en la Capital del País es de 1.66 dólares, que es la ciudad que tiene la brecha más grande respecto a Nueva York, la localidad donde se pagan 11.5 dólares la hora.

Mientras, en Río de Janeiro y Guatemala el pago es de 2.89 y 3.50 dólares la hora, respectivamente.

En Dallas y San Antonio Texas el salario mínimo es de 7.25 dólares. En tanto que en Los Ángeles es de 10 dólares por hora.

“La CMDX tiene la mayor brecha con Nueva York. Respecto a América Latina, países cuyas capitales cuentan con menores niveles de Desarrollo Humano (IDH) como Bogotá o Guatemala, tienen salarios mínimos por hora mayores que la CDMX”, dijo el Observatorio.

Añadió que las distancias con las ciudades estadounidenses con mayor incidencia migratoria mexicana como Los Ángeles, Chicago, Dallas y San Antonio, por un lado, o canadienses como Toronto o Vancouver, por otro, dan cuenta que ese amplio diferencial que incentiva los flujos migratorios a esos países.

La política de competitividad en México, que se basa en los bajos salarios, tiene implicaciones no sólo en la ampliación de brechas de bienestar con los socios comerciales de México, sino en la persistente pobreza.

“Uno de los resultados de los bajos salarios es que 51.7 por ciento de los trabajadores se encuentran bajo la línea de pobreza monetaria oficial, donde el trabajador sin seguridad social muestra mayor incidencia, 64 por ciento de ellos son pobres y no alcanzan a tener un ingreso suficiente para cubrir una canasta básica”, afirmó el análisis.

Argumentó que si el salario mínimo fuera de 95.4 diarios, y no de 88.32 como es actualmente, sería para solventar las necesidades mínimas para no caer en pobreza de un individuo, no de una familia. De una familia, el valor debiera ser de 353 pesos al día.

Según el Observatorio, México es el país de América Latina donde la brecha entre el salario mínimo oficial y la línea de pobreza por hogar es mayor, es decir, de cuatro veces.

Mientras que en Bogotá y Río de Janeiro ésta es de 1.2 veces. Y en Nueva York y Chicago, la brecha se reduce a 0.96 y 1 vez, respectivamente.

“Río de Janeiro, Brasil, con una política de recuperación del salario mínimo en los últimos 15 años, muestra distancias similares entre línea de pobreza y salarios mínimos a las ciudades norteamericanas”, advirtió.

Fuente:https://www.am.com.mx/2018/01/16/negocios/destaca-mexico-en-bajo-salario–421416

 

De átomos a bits: ¿cómo navegar la transformación digital en América Latina?

POR CLAUDIA SUAZNÁBAR Y PAULINE HENRIQUEZ

“La transformación de átomos a bits es irremediable e imparable”.
Nicholas Negroponte, cofundador del MIT Media Lab, en su libro ´Being Digital´.

La economía digital ha cambiado la manera en la que interactuamos como sociedad, la forma como el gobierno se relaciona con sus ciudadanos y cómo las empresas hacen negocios. Hoy podemos monitorear nuestra salud a través de dispositivos móviles, hacemos compras en línea y pagamos con criptomonedas, trabajamos como freelance para empleadores que nunca vimos, damos órdenes a un aparato desde nuestro sofá y hasta votamos a través de Internet. Prácticamente cada semana escuchamos de una startup disruptiva que está por traerse abajo algún sector tradicional desde el comercio minorista hasta el financiero, pasando por el logístico o el de energía.

Los ciudadanos estamos siendo más rápidos en adaptarnos a esta nueva ola digital que los gobiernos o las empresas de América Latina y el Caribe (ALC). ¿Por qué las empresas de la región no están aprovechando las nuevas oportunidades digitales? ¿Qué tiene que pasar para que nuestras empresas entren a la economía de bits y dejen atrás los átomos?

El huevo o la gallina

Un primer tema tiene que ver con las condiciones básicas de conectividad de la región. A pesar de notables avances en términos del número de usuarios de Internet en ALC, datos recientes de la ITU muestran aún importantes brechas de despliegue de banda ancha con respecto a otras regiones: mientras en ALC la banda ancha móvil llega a un 50% de la población y la banda ancha fija a 10%, en los países de la OECD alcanza al 72% y 28% respectivamente. Además de las limitaciones de infraestructura, los latinoamericanos tenemos que pagar 3 veces más de lo que pagan los ciudadanos de países OECD por servicios de una calidad notablemente inferior. Según el informe de la CEPAL “Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016”, ningún país de la región cuenta con una velocidad promedio superior a 7.3 Mbps, y solo Chile y Uruguay (con banda ancha fija) y Paraguay y Perú (con banda ancha móvil) cuentan con velocidades pico superior a 38 Mbps, que es la velocidad mínima necesaria para aplicaciones de manufactura avanzada o tecnologías de salud y educación.

transformación digital

Fuente: Elaboración propia en base a “Future Internet Bandwidth Trends: An Investigation on Current and Future Disruptive Technologies” y “Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016”. LAC = América Latina y el Caribe.

 

Otros desafíos para la transformación digital del sector productivo tienen que ver con la velocidad del cambio tecnológico y la escasez de capacidades tecnológicas y gerenciales de las empresas en ALC. Los empresarios no conocen las bondades o aplicaciones de las nuevas tecnologías disponibles, dudan de su compatibilidad con sus sistemas actuales, desconocen quiénes son los mejores proveedores en el mercado y ven más riesgos que ventajas en el proceso de adopción. Asimismo, la brecha de talento digital en la región es cada vez más grande. CISCO estima que para 2019 habrá una brecha de medio millón de profesionales tecnológicos en ALC y que para 2025 esta brecha habrá ascendido a 1.25 millones solo para programadores de software.

Llegado a este punto nos encontramos en un círculo vicioso. Las empresas no están utilizando las nuevas tecnologías por problemas de información, talento y porque carecen de conectividad y velocidad suficientes. Pero las operadoras de telecomunicaciones, por su lado, no van a invertir en ampliar la conectividad si no ven que hay perspectivas de tráfico en el futuro. Para lograr salir de este bucle y superar estos desafíos, el Estado, como parte de sus estrategias digitales, debe implementar acciones coordinadas con el sector privado para lograr masificar la adopción y uso de las nuevas tecnologías. Algunos países ya han empezado a caminar con éxito por este camino.

Un caso de éxito: digitalización en la construcción

El sector de la construcción, que cuenta con el dudoso honor de haber sido señalado por McKinsey como el sector con el peor desempeño en términos de productividad de las últimas décadas, está siendo revolucionado con la aplicación del Building Intelligence Modelling (BIM) en países como el Reino Unido, Estados Unidos, Australia y ahora Chile. La aplicación en Reino Unido ya logró entre un 12 y 20% de reducción de costos en los proyectos de construcción financiados con recursos públicos y esperan conseguir metas aún más ambiciosas para 2025, con un 50% en reducción de tiempos y un 33% de costos. En Chile están iniciando el proceso con metas de reducción de costos del 20%.

En Reino Unido y ahora en Chile, el Estado, en coordinación con el sector privado, implementó un paquete de medidas para impulsar su adopción. Entre otras cosas, se estableció el requerimiento de utilización de BIM para todas las licitaciones de obras públicas y se trabajó en la fijación de estándares de construcción, calidad e interoperabilidad del sistema. Se llevó a cabo una fuerte campaña de diseminación de conocimiento sobre la plataforma y los beneficios de su aplicación y se apostó por la formación de ingenieros arquitectos y constructores en BIM para facilitar el proceso de adopción tecnológica.

Impulsando políticas para la transformación digital 

Las importantes reducciones de costos y ganancias de productividad derivadas de la aplicación de las nuevas tecnologías, así como el surgimiento de nuevos productos y servicios con notable impacto social, están haciendo que los gobiernos de la región estén desplegando cada vez más esfuerzos por promover la transformación digital del sector productivo. Ejemplos de esto son los programas estratégicos de la CORFO en Chile donde se están impulsando la transformación digital del sector salud, la minería o la construcción, o programas como el Vive Digital de Colombia, el cual, entre otros temas, está impulsando el desarrollo de adopción de TIC en varios sectores y en el segmento de MiPymes.

Frente a una creciente demanda de los sectores público y privado, desde el BID estamos trabajando de la mano con varios países para sentar las condiciones que permitan una transición efectiva hacia la nueva economía digital, aprovechando las oportunidades que nos brinda. Si queremos que nuestras empresas entren a la economía de bits dejando atrás los átomos, nos toca impulsar nuevas políticas públicas integrales que hagan énfasis en la colaboración público-privada, la regulación, la transición a nuevos modelos de negocio y a procesos de innovación abierta digital, la extensión digital de las pymes y el cierre de las brechas de talento. Cuanto antes empecemos, mejor.

Fuente:https://blogs.iadb.org/puntossobrelai/2017/12/11/trasnformacion-digital-en-america-latina/

Un estudio revela que el nivel socioeconómico alto de las escuelas no es una garantía de calidad

Por: 

Algunos padres de familia pueden pensar que las escuelas costosas son mejores que las instituciones públicas o de bajo costo. Algunos pueden creer que la calidad de la escuela está garantizada en las zonas más adineradas. Además, suponemos que la mayoría de los padres pasan por alto estadísticas como la tasa de mejora en el rendimiento de los estudiantes a lo largo de varios años, al escoger la escuela de sus hijos. Sin embargo, ¿por qué es importante analizar esta métrica tan poco común?

Un extenso estudio emprendido por la Universidad de Stanford, EE. UU., mostró que el nivel socioeconómico no está relacionado con la calidad educativa. Sorprendentemente, la eficiencia de la escuela está vinculada a la velocidad a la que los estudiantes mejoran sus resultados en pruebas estandarizadas durante un período de varios años.

alumnos en escuela.jpg

 

El sociólogo de Stanford, Sean F. Reardon, investigó 45 millones de puntajes de exámenes de estudiantes de casi todos los distritos estadounidenses. Su estudio descubrió que la forma más apropiada de medir el éxito de una escuela era examinar la tasa de mejora de los estudiantes a lo largo del tiempo, a través de la aplicación de exámenes estandarizados, y no sólo con la evaluación de exámenes aislados. Al mismo tiempo, notó que no existe una relación significativa entre la eficiencia de la escuela y si la zona escolar es rica o pobre, o si la institución es privada o pública.

Los hallazgos de Reardon sugieren que los puntajes promedio en las pruebas están débilmente correlacionados con las tasas de crecimiento educativo. Por otro lado, las conclusiones indican que es necesario reducir la desigualdad educativa, las comunidades de bajo nivel socioeconómico obtienen también altas tasas de crecimiento y en ocasiones obtienen puntajes superiores a las de nivel socioeconómico alto.

Al respecto, el desafío mundial educativo es evitar la segregación y mejorar los sistemas escolares, sin importar el nivel socioeconómico a las que estén dirigidas.

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-news/nivel-socioeconmico-alto-de-las-escuelas-no-garantiza-calidad?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=8a2d9c5d0e-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-8a2d9c5d0e-235969733

‘Ninis’ cuestan a México 194,000 millones de pesos anuales

Por:Arturo Solís

Los jóvenes mexicanos que no estudian ni trabajan, también conocidos como ‘ninis’, cuestan al país 0.9% del Producto Interno Bruto (PIB) cada año, de acuerdo el reporte Observaciones sobre las políticas de estrategia de habilidades: México 2018 elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Esta proporción del PIB equivale a 194,090 millones de pesos (mdp), de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) del tercer trimestre de 2017. Para darle una dimensión al monto, la cifra representa más de cuatro veces el presupuesto anual de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“La juventud que no activa sus habilidades dentro del mercado laboral es muy costosa para el país”, detalló el organismo que dirige José Ángel Gurría en el documento.

La OCDE presentó el cálculo como el ingreso laboral bruto que los ‘Ninis’ podrían aportar si estuvieran empleados, incluyendo el costo laboral bruto y seguridad social. La estimación deja fuera los costos por un pobre sistema de salud, altos niveles de crimen y aumento del costo de subsidios al desempleo.

Muchos ‘ninis’

México es uno de los países con más Ninis en la organización que aglutina a 35 países, solo detrás de España, Grecia Italia y Turquía.

Aquí la nota completa: México, entre los países con más ‘Ninis de la OCDE

Aunque el gobierno realiza esfuerzos para enfrentar la problemática de los ‘Ninis’, la institución dice que hay mucho que hacer para dar apoyo a la juventud que necesita integrarse al mundo laboral. Una medida que mejoraría las oportunidades para los jóvenes, sería contratar profesores con mayor  experiencia industrial o mejor capacitación docente, de esta manera la mano de obra disponible estaría mejor calificada para ocupar empleos con mayor nivel de sofisticación.

Esta propuesta cobra relevancia porque la mayoría de los profesores mexicanos no tienen acceso a cursos de inducción o programas de mentoría (72 y 60% respectivamente) en sus instituciones, mientras que el promedio de profesores con este problema en el resto de los países de la OCDE es de 32 y 26% respectivamente.

“Mejorar las competencias, habilidades y destrezas de México es uno de los principales desafíos del país. A pesar de los esfuerzos y avances recientes, el nivel de habilidades de los mexicanos sigue siendo preocupantemente bajo”, agrega la dependencia.

¿Por qué? La proporción de estudiantes de bajo rendimiento en matemáticas es del 56.6%, en lectura del 41.7% y en ciencias del 47.8%, según los últimos resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la OCDE.

Para revertir esta situación, la institución emite algunas recomendaciones en áreas prioritarias para una política de habilidades en México:

  1. Reforzar la colaboración entre secretarías y otras dependencias públicas en la política de formación de habilidades.
  2. Fortalecer la vinculación entre todos los participantes en el proceso para mejorar el nivel de habilidades de la población.
  3. Fomentar una estrecha colaboración entre las autoridades sub-nacionales y el resto de los actores del sistema para mejorar el desarrollo de habilidades en todas las regiones.
  4. Identificar las habilidades necesarias para ingresar y completar con éxito los niveles superiores de educación.
  5. Recopilar información de calidad acerca de la oferta y la demanda de habilidades en el país.
  6. Reforzar la diseminación de información acerca de la demanda y oferta de habilidades en el país.
  7. Apoyar la transición del ámbito académico y de formación al mercado laboral.
  8. Apoyar la participación en y mejorar los resultados de los distintos programas de activación de empleos para ingresar o reingresar al sector formal de la economía.
  9. Identificar las habilidades para mejorar la productividad e impulsar la innovación.
  10. Proporcionar formación permanente y de alta calidad a los trabajadores.
  11. Identificar las habilidades necesarias para aumentar la empleabilidad y promover el aprendizaje a lo largo de la vida de la población trabajadora.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/ninis-cuestan-a-mexico-194000-millones-de-pesos-anuales/