La salud mental en las redes sociales

A reporter holds ten smartphones while doing live broadcasting on different platforms from the first Sculpture Projects Pingyao art festival in Jinzhong, Shanxi province, China July 19, 2018 Picture taken July 19, 2018.

Imagen: REUTERS/Stringer

Por: Kim Heyes

Que las redes sociales pueden ser perjudiciales para la salud mental es algo que incluso Facebook reconoce. También varios estudios llevados a cabo por el Departamento de Educación del Reino Unido muestran que el bienestar mental de las adolescentes británicas está empeorando, y lo achacan a las redes sociales.

Mi investigación revela que cada vez hay más personas que acuden a estas plataformas en busca de ayuda para tratar este tipo de problemas. Y va a más por la crisis del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, que ha provocado un aumento del tiempo de espera para obtener una cita. Aunque la mayoría de las personas a las que he entrevistado consideran que las redes sociales les ayudan, corren el riesgo de que sus problemas se agraven.

La salud mental se ha convertido recientemente en el centro de atención política en el Reino Unido, con la propuesta de reforma de la Ley de Salud Mental, y las directrices del Power Threat Meaning Framework, que pretende reducir el nivel de “medicalización”.

A pesar de la creciente concienciación sobre estos temas, cada vez son más las personas que se alejan de sus médicos de cabecera porque no consiguen el apoyo que demandan. Esto se debe, por lo general, a las largas listas de espera para recibir atención, o a que esperan arreglarlo todo con medicación.

Muchas de estas personas solían buscar ayuda en foros temáticos anónimos. Pero ahora están empezando a utilizar las redes sociales para hacer públicos sus problemas de salud.

La relación de las redes sociales con la salud mental es controvertida. Si el propio Facebook nos avisaba de que frecuentar las redes sociales puede ser perjudicial, ¿por qué las personas las usan para buscar apoyo?

La “exposición” de los famosos en las redes también ha contribuido a concienciar sobre el tema. El año pasado, Sinead O’Connor publicó en las redes un vídeo en el que mostraba sin tapujos que necesitaba ayuda. La cantante esperaba servir de ejemplo, y utilizó el hashtag #OneOfMillions. Su publicación generó un debate sobre cuál es el modo correcto de pedir ayuda, pero no hubo respuestas concluyentes.

Actualizaciones de estado y puestos de trabajo

Se estima que el 39% de las personas que buscan información sobre salud utiliza las redes sociales, y a menudo se unen a grupos relacionados con enfermedades concretas. Muchos de ellos han empezado a usar sus perfiles personales para exponer públicamente su problema. Si bien no hay datos de cuántos son los que actúan así, Facebook ha constatado que sus usuarios dedican las actualizaciones de estado para hablar sobre su salud mental, tendencias suicidas incluidas.

Los estudios no solo han establecido relación entre las redes sociales y el aumento del ciberacoso. También han relacionado la publicación de información sobre comportamientos de riesgo (como el alcoholismo social) con la disminución de las oportunidades de empleo. Por eso hemos de ser conscientes de que, si publicamos información sobre nuestra salud, nuestros eventuales empleadores podrán conocer nuestro historial.

Mi investigación muestra que pedir ayuda a través de las redes sociales para tratar trastornos mentales tiene elementos positivos, siempre y cuando se haya solicitado previamente asesoramiento médico y se haya recibido un diagnóstico firme. Pero si las actualizaciones de estado transmiten un tono de lamento pueden provocar que la persona sea percibida como una quejica, y que los amigos no sepan ver en esos mensajes una llamada de socorro, lo que puede provocar aislamiento y vulnerabilidad.

Dos participantes en la investigación que realicé para mi doctorado, que usaban la redes sociales para exponer sus problemas mentales, se mostraron intolerantes con otras personas que hacían lo mismo, curiosamente. Una de ellas, refiriéndose a la actividad de una amiga en Facebook, señaló:

“La mayor parte de sus publicaciones tratan sobre su lucha diaria, habla abiertamente del tema. Y no es que me importe, pero tampoco hace falta compartirlo todo”.

Imagen: ticsyformacion.com

 

Otra participante expresó la irritación que le provocaba tener que atender los problemas de otros cuando ella misma estaba tratando de obtener ayuda.

Es posible que las personas se harten de las constantes publicaciones de quienes hablan de su salud mental, y acaben respondiendo de forma negativa. Uno de los participantes en mi estudio declaró que, después de haberse “expuesto” en Facebook, un amigo suyo le dijo, con toda claridad, que ése no era “el lugar indicado para hacer ese tipo de declaraciones”.

Así pues, aunque puedan ser herramientas positivas para quienes buscan ayuda, ¿debemos considerar que las redes sociales son un mecanismo positivo de apoyo a la salud mental? ¿O debemos seguir fingiendo que nuestras vidas son perfectas y que siempre estamos contentos porque eso es lo que los “amigos” de Facebook e Instagram quieren ver?

A corto plazo, parece que las redes sociales pueden ser útiles para crear redes de apoyo para los que sufren trastornos mentales. Sin embargo, a largo plazo, parece necesario modificar la percepción social de estas enfermedades. Si no se producen cambios de percepción, al menos debemos estar preparados para afrontar la ausencia de ofertas de trabajo.

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2018/08/la-salud-mental-en-las-redes-sociales

Advertisements

Año 2058, ¿qué hay del empleo, ahorro, educación y política energética?

proyecciones futuristas

Por: Luis Mauricio Torres

El año es 2058. Los datos oficiales indican que por primera vez la proporción de mexicanos de más de 60 años rebasó la de jóvenes y niños de 18 o menos. Casi 20 millones de personas entre 14 y 22 años que en 2018 entraron al mercado laboral hoy están a punto de llegar a la edad de retiro. Al menos el 50% de los trabajadores de esa generación no logró salir de la informalidad, y por lo tanto no tuvieron acceso a un fondo de ahorro para el retiro.

Durante años, los gobiernos trataron de impulsar reformas parciales y políticas públicas remediales para los problemas del futuro. Los esfuerzos por formalizar personas fueron insuficientes para ofrecer seguridad social y ahorro para el retiro a millones de trabajadores. Las aportaciones a las Afores no lograron consolidarse para ofrecer una pensión adecuada a los retirados.

Los programas de asistencia social para personas adultas mayores se clasifican con la etiqueta de “combate a la pobreza en la vejez” y representan un monto importante de los gastos de gobierno. Desafortunadamente, el problema ya es visible y las soluciones llegaron años después de lo necesario. Eventualmente estos programas de atención a adultos mayores ejercieron presión fiscal y resultaron incosteables.

Por otro lado, en este 2058 el tamaño de la población de niños en edad de estudiar el nivel básico es casi 10% menor que en la década de 2010. Cada vez hay menos niños que aprovechen la inversión en capital humano y el bono demográfico se ha deteriorado aproximadamente desde 2030. La enseñanza del inglés y de diversos lenguajes de programación fue impulsada cuando la pirámide poblacional comenzó a ser, irónicamente, menos piramidal. El sistema educativo elevó sus estándares de calidad, pero los efectos se verían dentro de al menos una década y la cantidad potencial de estudiantes beneficiarios de estas mejoras es sustancialmente menor que en el pasado.

Algunos estudios indican que una buena parte de las ocupaciones manuales y repetitivas han sido reemplazadas por robots y procesos de automatización. Las que no fueron reemplazadas exigen a los trabajadores tener habilidades interpersonales, tecnológicas y digitales avanzadas. Las profesiones más rentables son las que involucran competencias de comunicación, desarrollo de tecnología, como diseño de software, y otras relacionadas, por ejemplo, con los cuidados de salud y asesoría legal o financiera. De hecho, por la elevada proporción de adultos mayores, los servicios de salud y de cuidados a esta población se han convertido en una industria creciente.

Los analistas atribuyen la aguda desigualdad de ingresos a la falta de políticas educativas que ofrecieran competencias a los estudiantes para enfrentar los retos de esta nueva era. Los comentaristas políticos y económicos hablan del “fin de la clase media”. La robotización trajo desempleo para trabajadores en la manufactura y servicios. Los trabajos con salarios bajos como los servicios de limpieza no fueron afectados por esta ola de disrupción. Sin embargo, los empleos de ingreso medio como los de operación de maquinaria encontraron su fin, tal como en su época el trabajo en imprentas fue sustituido por la impresión digital.

Dentro de los cambios tecnológicos más destacados se encuentra el caso del sector energético. La extracción y exportación de petróleo ha perdido relevancia en la economía y en los ingresos fiscales. Las compañías automotrices han cumplido con su meta de reducir significativamente su negocio de motores de combustibles fósiles y la mayor parte de su mercado es ahora de vehículos eléctricos. Con el tiempo, las evaluaciones de algunas inversiones en el sector de hidrocarburos muestran que se destinaron más recursos a negocios relacionados con combustibles que con energías renovables. A la postre resultaron malas inversiones y políticas públicas con retornos sociales muy bajos o negativos.

Aquí termina el ejercicio de imaginación. Los párrafos anteriores esbozan un futuro de condiciones económicas difíciles derivadas de cambios estructurales en los procesos productivos y demográficos. Pero esto no es necesariamente un escenario salido de una novela de ciencia ficción: las proyecciones actuales indican que estas tendencias ocurrirán y que los efectos sociales y económicos serán parecidos a los presentados si no se toman acciones inmediatas.

Administrar los riesgos generacionales implica comenzar a pensar en la política pública no únicamente para resolver problemas de hoy, sino comenzar a pensar también en resolver los de mañana. En este caso se presentaron escenarios futuros en los que la formalización del empleo, el sistema de ahorro para el retiro, los programas educativos y la política energética continúan su rumbo sin tomar en cuenta las tendencias globales hacia adelante. Con esto en mente, comencemos a evaluar las políticas públicas actuales con un ojo en la coyuntura y otro en los años por venir.

Publicado por Expansión

Fuente:https://imco.org.mx/temas/ano-2058-del-empleo-ahorro-educacion-politica-energetica/

Los escenarios posibles de una economía bajo fuego cruzado

Cooperativas de México deben aprender de las de América Latina

Por: Israel Pantaleón

Las cooperativas mexicanas tienen mucho por aprender de las entidades que se encuentran en toda la región latinoamericana, debido a que éstas tienen avances en plataformas tecnológicas, así como en productos, realización de asambleas y estructuras, sostiene el presidente de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (CONCAMEX), Cirilo Rivera.

“En algunos países de América Latina está mucho más desarrollado el tema del cooperativismo”, comenta el presidente de la CONCAMEX a Forbes México.

Rivera, quien también es director de Caja Popular Mexicana, señala que los modelos de las cooperativas latinoamericanas pueden ser aprovechados en México debido a que la regulación con la que se cuenta permite tomar las buenas ideas de países como Costa Rica, Chile, Colombia, por mencionar algunos.

No obstante, el directivo de la CONCAMEX señala que las fortalezas de México en materia de cooperativismo son la facilidad de trato para los socios, así como la cultura. Rivera señala que CPM tiene relación con cooperativas de Alemania, Estados Unidos, Canadá, Colombia y Costa Rica.

En México existen más de 600 Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SOCAP) entre autorizadas y no autorizadas, sin embargo, a pesar de que el sector de ahorro y crédito tiene 62 años en nuestro país, no ha sido sino hasta en los últimos 15 que ha crecido y se ha dado a conocer de manera importante.

Un número de 155 cumplieron con los requisitos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para realizar operaciones de crédito y ahorro con sus socios. Además, cuentan con un Seguro de Depósito hasta por una cantidad equivalente a 25,000 UDIS, por ahorrador, que en pesos son alrededor de 150,000.

A septiembre de 2014, el Fideicomiso de Supervisión Auxiliar de Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo y de Protección a sus Ahorradores (Focoop) estimó el número de socios del sector de las cajas de ahorro en 6.4 millones de personas.

Hay que recordar que las sociedades integrantes del sector social sin ánimo especulativo y sin fines de lucro que conforme a la Ley General de Sociedades Cooperativas y de la Ley de Ahorro y Crédito Popular tienen por objeto realizar operaciones de ahorro y préstamo con sus socios.

Caja Popular Mexicana (CPM) buscará un acercamiento con el equipo de trabajo del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, con el objetivo de promover una mejor regulación para el sector de las cooperativas del país, así lo reveló el director general de la entidad, Cirilo Rivera, el pasado 10 de agosto.

En el marco de la inauguración de las nuevas oficinas de CPM en la ciudad de León, Rivera señaló que con el paso del tiempo se necesita trabajar en puntos de capitalización y fiscalización.

Encuesta Nacional Sobre Discriminación 2017 vía INEGI y Conapred

El 20.2% de la población mexicana de 18 años y más declaró haber sido discriminada en el último año, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional Sobre Discriminación 2017 (Enadis). Los motivos más frecuentes de discriminación hacia las mujeres son la apariencia, las creencias religiosas y el género, mientras que para los hombres son la apariencia, la manera de hablar y la edad.

 

La Enadis es realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), en conjunto con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con el fin de visibilizar, comprender y modificar la discriminación en México.

El estudio parte de una muestra de 39 mil 101 viviendas a nivel nacional, o 102 mil 245 personas, e identifica 10 rasgos por los cuales una persona puede ser discriminada: tono de piel, manera de hablar, peso o estatura, vestimenta o arreglo personal, clase social, lugar donde vive, creencias religiosas, sexo, edad y orientación sexual.

Estos son algunos de los hallazgos más interesantes de la encuesta:

  • A nivel nacional, las cinco entidades con mayor prevalencia de discriminación son Puebla, Colima, Guerrero, Oaxaca y Morelos.

  • El 23.3% de la población de 18 años y más señaló que en los últimos cinco años se le negó injustificadamente algún derecho, sobre todo la posibilidad de recibir apoyos de programas sociales, atención médica o medicamentos, y atención en una oficina de gobierno.
  • El 40% de la población de 18 años y más que se identifica como no heterosexual dijo haber experimentado la negación de sus derechos en los últimos cinco años.
  • Respecto a los derechos de grupos vulnerables, el 72% de los encuestados opina que en México se respetan poco o nada los derechos de las personas transgénero, seguidos por los de las personas gays o lesbianas, los de las personas indígenas y los de las trabajadoras del hogar remuneradas.
  • Ante la pregunta de si le rentarían un cuarto de su vivienda a una persona con determinadas características, los encuestados mostraron mayor rechazo hacia personas extranjeras, jóvenes, y quienes viven con VIH o SIDA.

  • En lo referente a la apertura a la diversidad en el hogar, los encuestados manifestaron mayor rechazo a que su hija o hijo se casara con alguien que tenga VIH o SIDA, con una pareja del mismo sexo o con alguien que practique una religión distinta.
  • Respecto al apartado de valores y actitudes de la encuesta, el 64.4% de la población de 18 años y más cree que en poco o nada se justifica que dos personas del mismo sexo vivan como pareja.Mientras que un 56.6% manifiesta la misma opinión hacia las personas que practican tradiciones o costumbres distintas a las mexicanas.
  • Por otro lado, 39.8% de la población de 18 años y más justifica mucho o algo llamar a la policía cuando hay jóvenes reunidos en una esquina, mientras que el 3.1% justifica mucho o algo que un hombre le pegue a una mujer.

  • El 63% de los hombres de 18 años y más está de acuerdo con la frase de prejuicio de que los jóvenes son irresponsables, contra el 58% de las mujeres. Mientras que el 42% de los hombres y el 37% de las mujeres están de acuerdo con que los pobres se esfuerzan poco por salir se su pobreza.
  • El 23% de los hombres y el 21% de las mujeres están de acuerdo con que las mujeres deben ayudar más en las labores del hogar. Chiapas, Michoacán, Campeche y Tabasco son los estados con porcentajes más altos de acuerdo con esta frase.
  • El 25.1% de las personas con discapacidad y el 20.3% de las personas indígenas declararon haber sido discriminadas en el último año en al menos un ámbito social, destacando los servicios médicos, la calle o el transporte público y la familia.

  • Respecto a la negación de derechos, el 39.1% de las trabajadoras del hogar remuneradas, el 30.9% de las personas con discapacidad, el 29.2% de las personas indígenas y el 25.8% de las mujeres declararon haber sufrido al menos un incidente de este tipo en los últimos cinco años.
  • En lo relacionado a la percepción que tienen los grupos sobre el respeto a sus derechos en el país, 57.1% de las trabajadoras del hogar remuneradas, 49.3% de las personas indígenas, 48.1% de las personas con discapacidad, 44.9% de las personas mayores y 44% de las mujeres opinan que el respeto a sus derechos es poco o nulo.
  • De acuerdo con el estudio, las mujeres identifican como principales problemáticas la delincuencia e inseguridad, así como la violencia hacia ellas.

 

  • En el caso de las trabajadoras del hogar remuneradas, la falta de prestaciones laborales y las malas condiciones laborales son los principales problemas.
  • Otras problemáticas por grupo son la falta de empleo y recursos económicos para las personas indígenas; las adicciones y la falta de oportunidades para seguir estudiando para los jóvenes; y la falta de oportunidades laborales e infraestructura inadecuada para las personas con discapacidad.
  • El 60.2% de los niños dijeron sentir miedo al estar en presencia de la policía y el 87.7% de las trabajadoras del hogar dijeron haber carecido de prestaciones laborales en sus empleos.

 

El estudio también contiene datos relevantes sobre el tono de piel y su relación con actitudes discriminatorias. De hecho, esta característica influye en el nivel de escolaridad y en la ocupación de las personas. Un 30.4% de la población con tez de tonos claros llega a un nivel de educación superior, contra el 22.7% de población con tonos intermedios y 16% de la población con tonos obscuros. En lo que respecta a la ocupación, el 6.1% de la población de tonos claros ostenta cargos de funcionarios, directores o jefes, contra 4.4% de la población con tonos intermedios y 2.8% de la población con tonos oscuros.

Fuente:https://imco.org.mx/temas/encuesta-nacional-discriminacion-2017-via-inegi-conapred/

¿Cómo lograr una verdadera educación incluyente?

Por: Martha P. Peña

3a55f-escuelapolonia

El autismo de uno de mis estudiantes del salón de clase hace que sus acciones no siempre sean tan bien recibidas por sus compañeros en clase, quienes en ocasiones prefieren no incluirlo en sus juegos por no comprender su forma de actuar. Sin embargo, todo este escenario cambió el día que su compañero con autismo se convirtió en semidiós del agua y tenía en sus manos la posibilidad de otorgar a su equipo de trabajo invencibilidad para ganar en un juego de aprendizaje que realizamos en clase. Si al lanzar los dados el score sumaba más de 50 puntos, todo el equipo al que él pertenecía lograría ser invencible y ganarían el juego. Sus compañeros empezaron a darle ánimo; él era su esperanza y lo miraban con gran expectativa. Cuando los dados finalmente salieron de sus manos para encontrarse con la mesa, el score subió a 60 puntos la emoción de sus compañeros estalló en grito de júbilo. Todos aplaudían, gritaban su nombre, le daban palmaditas en la espalda; vitoreaban y le sonreían. Entonces pude atestiguar un momento en el que no había brecha entre ellos, estaban juntos venciendo la adversidad sin que nadie les dijera la forma “correcta” de actuar; rompieron sus esquemas y crearon en la memoria de cada uno, un nuevo recuerdo de su historia juntos.

“El rechazo ante la diferencia del otro hace que muchos estudiantes se sientan aislados e incomprendidos.”

En este mundo globalizado donde la diferencia prevalece, debemos buscar maneras de transformar la intolerancia. El rechazo ante la diferencia del otro hace que muchos estudiantes se sientan aislados e incomprendidos. La escuela debe darle importancia a lo social en el aula y educar por la tolerancia desde sus primeros años. Las nuevas generaciones deben aprender a reconocer sus diferencias como aspectos que aportan a los demás en pro de la resolución de situaciones que afectan el bien común.

Las ideas de juego para educación de la Universidad EAFIT de Colombia  y el primer observatorio del juego para el aprendizaje en Chile, nos muestran que la educación está en constante transformación y debemos buscar la mayor cantidad de oportunidades de juego, para que nuestros estudiantes pongan en práctica no sólo los contenidos académicos sino la empatía, lo conversacional y el trabajo en equipo.  Así mismo en el artículo “Worlding through Play”, podemos constatar que el juego permite la cocreación, cooperación y la colaboración entre jugadores. Dichas habilidades se hacen cada vez más necesarias en nuestra sociedad moderna.

La propuesta de actividad: “Juego de Rol” se enfoca en desarrollar lo social y conversacional. Lo usamos en clase para demostrar el poder de la colaboración en conjunto, con ello lograremos incluir en la vida de las niñas y niños diferentes oportunidades para practicar la tolerancia. Ejemplos como “Proyecto Sherlock” y “Pequeños Detectives de Monstruos” sugieren que el juego construye relaciones, expone sentimientos y da forma a muchas ideas creativas y académicas dentro del aula.

Mi experiencia en Juego de Rol dentro del salón de clase con alumnos de la asignatura de Español en 2°, 3° y 4° grado de primaria tiene dos objetivos principales:

  1. Dar oportunidades de interacción social dentro del aula.
  2. Movilizar lo literario a partir de la vivencia de historias relacionadas con los contenidos vistos en la clase de español.

Esta actividad se desarrolla durante cuatro sesiones (una por semana) basando las historias en un libro o estilo literario. En concordancia se hace una hoja de personajes que explica de manera sucinta quién es cada uno, sus fortalezas y debilidades. Finalmente se definen las 4 situaciones problema que los jugadores deben solucionar en cada sesión.

“El Juego de Rol, es una herramienta educativa en la que los alumnos ponen en práctica no sólo los contenidos académicos sino también la empatía, la comunicación y el trabajo en equipo.”

Al jugar se forman pequeños grupos de estudiantes y cada uno elige un personaje de la lista; de ahí en adelante dejan de ser estudiantes para ser personajes. Sesión tras sesión los  jugadores deben recurrir a lo aprendido en la clase de Español y a su creatividad para resolver los problemas que encuentren. Los dados definen la eficacia de sus acciones y el valor de los dados abre o cierra sus probabilidades de éxito.

El juego se construye partiendo de lo académico, pero lo social se construye en cada sesión. Los estudiantes, al jugar con su imaginación y conocimientos previos, tienen pocos límites para llevar a cabo sus ideas, por lo cual pueden tratar de destruir a otros personajes, ser egoístas o dejar atrás a su grupo. Es ahí donde a través del juego hallan consecuencias a sus acciones. El dado que se proporciona para una acción egoísta o dañina tiene menos probabilidades que el de la acción colaborativa. Esto no es un punto que se diga a los estudiantes, pero a través de las sesiones se hace obvio y lo convierten en estrategia para “ganar”.

Por medio de encuestas se evidenció que durante el juego, las profesoras de la materia de español, han notado la apropiación de conceptos literarios vistos en clase y la práctica de la oralidad en los estudiantes. El departamento de psicología expresa que estos espacios propician la expresión de sentimientos e ideas frente al grupo. Otros profesores también evidencian que durante el juego, las dinámicas grupales son diferentes y ven a los estudiantes compartiendo experiencias y planeando qué hacer la siguiente ocasión.

“A través del juego los profesores hemos evidenciado por parte de los alumnos, la apropiación de conceptos literarios vistos en clase, la práctica de la oralidad, el trabajo en equipo y la planeación de sus siguientes acciones.”

El Juego de Rol, no es una herramienta exclusiva de una sola clase; puede utilizarse  en matemáticas, ciencias, historia, etcétera. El requisito esencial para un Juego de Rol exitoso en el aula son adultos dispuestos a imaginar logrando incluirse dentro de este mundo de fantasía aceptando las ideas nuevas que aporten los estudiantes dentro del juego, incluso aquellas ideas que no son amables. Si no permitimos que los estudiantes expresen sus peores pensamientos, ¿cómo podemos ayudarlos a transformarlos? El juego nos permite abrir un espacio de libertad creativa y en lugar de detenerlos debemos impulsarlos.

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-bits-blog/lograr-una-verdadera-educacion-incluyente?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=46d8362712-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-46d8362712-235969733

¿El futuro del trabajo o el trabajo del futuro?

SoftBank Corp's human-like robot named "Pepper" gestures as it introduces Nestle's coffee machines at an electric shop in Tokyo December 1, 2014. Nestle SA started to use robots to help sell its coffee makers at electronics stores across Japan, becoming the first corporate customer for the chatty, bug-eyed androids unveiled in June by tech conglomerate SoftBank Corp. The waist-high robot, developed by a French company and manufactured in Taiwan, was touted by Japan's SoftBank as capable of learning and expressing human emotions, and of serving as a companion or guide in a country that faces chronic labour shortages. The maker of Nescafe coffee and KitKat chocolate bars plans to have the robots working at 1,000 stores by the end of next year, a Nestle official said.

Imagen: REUTERS/Issei Kato

Por: Werner Vogels

Ya tenemos cierta noción de cómo la digitalización, y en particular tecnologías nuevas, como el machine learning, el análisis de Big Data o el Internet de las Cosas, van a revolucionar los modelos de negocio de las empresas y cómo los están transformando ya a gran escala. Así pues, llegados a este punto, es momento de examinar en mayor detalle las transformaciones a las que asistiremos en nuestro entorno de trabajo y el papel que desempeñaremos en él nosotros, los humanos.

Según una encuesta realizada por Gallup, un 37% de los millennials se muestran preocupados ante la perspectiva de perder su trabajo a manos de inteligencias artificiales a lo largo de los próximos 20 años. Curiosamente, estudios como el realizado por el instituto alemán ZEW (Zentrum für Europäische Wirtschaftsforschung o Centro Europeo para la Investigación Económica) han desvelado que las empresas que invierten en proyectos de digitalización generan un número significativamente mayor de puestos de trabajo que las compañías que no lo hacen.

¿Cuántas de las profesiones que conocemos hoy en día seguirán existiendo en el futuro? ¿Qué actividades humanas pueden verse completamente automatizadas por máquinas o sistemas de machine learning? ¿Qué labores nos quedarán a los humanos?

¿El futuro del trabajo?

Todas estas preguntas son muy válidas. Sin embargo, “allí donde hay peligro, crece también lo que nos salva”. El poeta alemán Friedrich Hölderlin ya lo tenía claro en el S.XIX. Por lo que a mí respecta, me considero un optimista de lo tecnológico: el uso de las nuevas tecnologías para fomentar una mayor comodidad para el consumidor, como es el caso de las tiendas sin dependientes Amazon Go, resultará en cambios en cómo y dónde se crea empleo. A la hora de pensar en el trabajo del mañana, no es constructivo basar el diálogo en las estructuras que existen hoy en día. Más bien, deberíamos preguntarnos una pregunta completamente diferente, a saber: ¿qué está cambiando en el entorno de trabajo actual, tanto a nivel organizativo como cualitativo?

Así, en el ámbito de la producción industrial, por ejemplo, muchas de las tareas realizadas por humanos han cambiado poco con los años, en lo que respecta a los flujos de trabajo. Incluso las actividades de médicos, abogados o taxistas apenas han cambiado en la última década, al menos en lo que respecta a sus procesos fundamentales. Solo ciertos componentes de estos procesos han pasado a ser realizados por máquinas, o cuando menos, complementados por máquinas. Sin embargo, en la era de la digitalización, la gente hace mucho más que simplemente hacer de engranaje entre una máquina y la siguiente.

Creo que es posible volver a humanizar el trabajo, por así decir, y hacer de nuestras destrezas únicas como seres humanos algo incluso más importante. Hasta ahora, la principal limitación para el acceso a las tecnologías digitales era la capacidad de las máquinas. Las interfaces de nuestros sistemas ya no están determinadas por máquinas; en el futuro los humanos serán el punto de partida.

Gracias a las nuevas posibilidades tecnológicas de las que disfrutamos y a la mayor capacidad de computación de la que disponemos, el trabajo del futuro estará más centrado en las personas y menos en las máquinas.

Redefiniendo la relación entre humanos y máquinas

Los avances en la interacción entre humanos y máquinas se están produciendo a un ritmo fulgurante y sus repercusiones ya se están haciendo notar en cómo trabajamos. En el futuro, la tecnología puede pasar a ser una parte mucho más natural de nuestro entorno de trabajo y que podrá activarse mediante múltiples métodos diferentes: comandos por voz, por vista, tacto e incluso el olfato. Tomemos como ejemplo las tecnologías de comandos por voz, un ámbito que está viviendo una auténtica revolución. Los sistemas actuales de comandos por voz son capaces de comprender, interpretar y responder en conversaciones de una forma completamente profesional, lo que hace que muchos procesos profesionales sean mucho más fáciles de llevar a cabo. Así, a finales de 2018, los comandos por voz habrán transformado significativamente nuestra forma de desarrollar dispositivos y aplicaciones. Uno ya puede hacerse cierta idea de en qué se traduce esto con cierto detalle.

Por ejemplo, la NASA ha puesto a Amazon Alexa al cargo de programar el uso de sus salas de reuniones. Así, quienquiera que necesite usar una tan solo tendrá que pedírselo a Alexa y el resto sucede automáticamente. Los comandos por voz permiten también aumentar enormemente la productividad de las teleconferencias. El servicio AWS Transcribe, por ejemplo, permite ir creando transcripciones de las reuniones al momento, que posteriormente se envían a todos los participantes.

El proveedor de software FME, por su parte, utiliza tecnologías de comandos por voz para ofrecer a sus clientes innovadoras aplicaciones. Así, por ejemplo, los usuarios pueden recurrir a Alexa para que les explique tareas de OpenText Documentum. Este es un recurso del que las empresas pueden valerse para acelerar y abaratar el proceso de incorporación de nuevos empleados. En la compañía farmacéutica AstraZeneca ya encontramos un planteamiento similar, ya que también recurre a Alexa para sus procesos de producción: los trabajadores pueden realizar preguntas a Alexa sobre procesos rutinarios y así confirmar qué es lo que tienen que hacer a continuación.

Por supuesto, las responsabilidades y organigramas de las empresas irán cambiando como fruto de estas tecnologías. Y también es posible utilizar estos recursos para tareas administrativas y transformarlos en actividades que vayan en beneficio del cliente. En el futuro probablemente necesitemos muchos más “arquitectos”, “desarrolladores”, “creativos”, “expertos en relaciones”, “especialistas en plataformas” y “analistas” y cada vez menos gente que tiene que realizar tareas siguiendo pasos predeterminados, así como menos “administradores”. Al transformarse en algo que conecte mejor con la necesidad de los seres humanos de crear y dar forma a las cosas, el trabajo del futuro podría convertirse en algo que podamos disfrutar más y que nos haga sentir más realizados.

Expandiendo el mundo digital

Este nuevo paradigma de interrelación entre máquinas y humanos tiene otra consecuencia importante: incrementará significativamente el número de personas que pueden participar en la creación de valor digital: ancianos, usuarios que actualmente no tiene acceso a ordenadores ni smartphones, usuarios que encuentran los smartphones demasiado complejos y usuarios no alfabetizados en países en vías de desarrollo.

Un buen ejemplo de este último caso es el de los productores de arroz que trabajan con el International Rice Research Institute (o Instituto Internacional para Investigación sobre el Arroz), una organización con sede en Manila, en Filipinas. Esta institución tiene como misión combatir la pobreza, el hambre y la malnutrición, haciendo más llevaderos el trabajo y la vida de los productores de arroz. Así, los productores de arroz pueden acceder a información a la que normalmente no tendrían acceso por su cuenta. Todas las aldeas cuentan con un teléfono y, a través de él, los granjeros pueden acceder a estos conocimientos y seleccionar su dialecto en un menú y describir el tipo de cultivo que tienen a su cargo. Este servicio está basado en un sistema de machine learning. El servicio genera recomendaciones sobre cuánto fertilizante hace falta y cuál es el mejor momento para la siembra.

Hasta ahora no hemos hecho sino ver un atisbo de las posibilidades que estas tecnologías traen consigo para el mundo laboral. Sin embargo, ya han dejado claro que lo más probable es que la calidad de nuestro trabajo vaya en aumento y que la tecnología nos permita realizar múltiples actividades que hoy nos resultan inimaginables. En un futuro, la humanidad podrá realizar sus actividades de una forma que se aproxime mucho más a nuestra naturaleza creativa que los métodos que empleamos actualmente. Creo que si realmente queremos hacer justicia al analizar las posibilidades de las tecnologías para el futuro, deberíamos hacer como Hölderlin y tener fe en algo que nos salvará, al tiempo que minimizamos los riesgos buscando comprender y canalizar mejor los cambios que traerán consigo

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2018/07/el-futuro-del-trabajo-o-el-trabajo-del-futuro