El futuro de la educación se esconde en estas 15 tendencias

La posibilidad de acceso que brindan las nuevas tecnologías provoca que los jóvenes sean los propios arquitectos de su conocimiento

Presentar a todos los actores del sistema educativo los diversos cambios que alcanzarán a la educación en los próximos años, para así establecer una especie de referencia a partir de la cual implementar nuevas metodologías o programas que mejoren el proceso de aprendizaje; es el objetivo central del primer informe Educatendencias 2015 de la firma WeLearning.

Lee también
» 7 principios que hacen a la educación de calidad
» 5 tendencias de la educación online para los próximos años
» Mobile learning: una modalidad que fomenta el aprendizaje a través de dispositivos móviles

Luego de estudiar al detalle los siguientes cuatro apartados: negocio educativo, aprendizaje y tecnología, marketing educativo y docencia; responsables del estudio llegaron a la conclusión de que el futuro de la educación se esconde en las siguientes 15 tendencias. Visita el informe completo en el siguiente enlace.

>> Conocimiento al alcance de todos

Hasta hace algunos años de los miembros que hacían a la ecuación de la educación, adquirir información era el más importante; sin embargo, en la actualidad el conocimiento al alcance de todos se ha transformado en la variable más relevante.

>> Educación globalizada

La posibilidad de digitalizar cualquier contenido permite que se pueda acceder a la oferta académica con tan sólo un clic. Es decir, que en la era actual la educación se ha globalizado, cualidad que enriquece enormemente al proceso de aprendizaje.

>> Estudiantes son los arquitectos de su conocimiento

Las formas de aprendizaje de los alumnos han cambiado en comparación a décadas pasadas. La posibilidad de acceso que brindan las nuevas tecnologías provoca que los jóvenes sean los propios arquitectos de su conocimiento.

>> Redefinir la educación con los recursos disponibles

Las diversas crisis que azotan al mundo han traído consigo una reducción en los presupuestos destinados a la educación. Situación que sin duda obligará a las autoridades educativas a redefinir la educación en base a los recursos disponibles.

>> Cambios deberán sustentarse en una buena metodología

Desde hace años el proceso de aprendizaje viene sufriendo distintas modificaciones. A futuro el éxito de estos cambios dependerá de diseñar una buena metodología que involucre todos los aspectos sociales y que esté acompañada de un correcto uso de la tecnología.

>> E-learning será la clave para democratizar la educación

El e-learning, también conocido como educación online, ha ganado gran popularidad en el sistema educativo, incluso se espera que para el año 2017 el 90% de los centros de enseñanza dicten cursos online. Esto será la clave para democratizar la educación.

>> Los dispositivos móviles como parte de la educación

En la actualidad los límites de la educación aparecen bastante desdibujados, esto es porque las nuevas tecnologías han dado a los estudiantes el poder de tener la enseñanza en sus manos. Estas novedosas perspectivas obligan el nacimiento de nuevas formas de enseñar.

>> Capacitación para incorporar tecnología en el salón

En los últimos tiempos se han desarrollado un sinfín de aplicaciones, herramientas o recursos para el sector educativo, sin embargo, gran parte de éstas no se han implementado de forma adecuada por falta de capacitación o metodologías que las introduzcan al salón de clases.

>> Nueva forma de construir entornos personales de aprendizaje

La conjugación de las distintas fuentes de contenidos, con las diversas plataformas de software y las nuevas alternativas de aprendizaje, dará como resultado novedosas formas para construir entornos personales de aprendizaje.

>> Medir la efectividad de las metodologías de aprendizaje

En la era actual se puede medir la efectividad de prácticamente cualquier metodología; el campo de la educación no resulta la excepción. A futuro se deberán utilizar todas las herramientas disponibles para evaluar la eficiencia de las metodologías de aprendizaje.

>> Redefinir los parámetros con los que se miden los centros de enseñanza

El incremento de instituciones educativas de diversos tipos a nivel mundial, obligará a redefinir las variantes que tradicionalmente se utilizaban para medir estos centros de enseñanza: calidad, prestigio, excelencia académica, idiomas, docentes, investigación, entre otras.

>> Doblegar esfuerzos para atraer estudiantes

Los esfuerzos para atraer estudiantes se han doblegado especialmente en dos aspectos: recursos económicos, así como tiempos en los ciclos de captación. A partir de estos dos factores se deberán diseñar las estrategias de marketing del sector educativo.

>> Formación no acaba al egresar de la universidad

La formación no finaliza cuando se egresa de la universidad, sino que a lo largo de toda la vida profesional es necesario continuar actualizándose con las últimas novedades de la industria, así como adquirir las habilidades que te permitan sobresalir del resto de los candidatos.

>> Prestar más atención a la formación docente

Ante tantos cambios, se ha rezagado un factor fundamental: la formación docente. Un alto porcentaje de profesores no tiene en claro cómo utilizar las nuevas tecnologías, por lo que le resulta imposible aprovecharlas para mejorar el proceso de aprendizaje.

>> Promover el emprendimiento desde el salón de clases

Una nueva función docente será promover tanto la innovación como el emprendimiento entre los más jóvenes. Asumir riesgos, utilizar herramientas innovadoras, así como adaptarse a los nuevos modelos de enseñanza serán variables determinantes en el futuro de los estudiantes.


Advertisements

Nuevo informe del PNUMA afirma que la neutralización de las emisiones de carbono deben ser en la segunda mitad del siglo

Nuevo informe del PNUMA afirma que la neutralización de las emisiones de carbono deben ser en la segunda mitad del siglo

A fin de evitar que el aumento de la temperatura del planeta supere el límite de los 2 oC y atajar así los peores efectos del cambio climático, la neutralización de las emisiones de carbono se debe alcanzar entre mediados y finales de siglo. De esa forma se conseguiría, además, no sobrepasar la cantidad máxima de dióxido de carbono (CO2) que se puede emitir a la atmósfera para que a partir de 2020 la temperatura no supere los umbrales de seguridad establecidos, tal como afirma un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Exceder el presupuesto previsto de tan solo 1000 gigatoneladas de dióxido de carbono (Gt CO2) aumentaría el riesgo de que el cambio climático tenga efectos graves, generalizados y, en algunos casos, irreversibles.

El Informe sobre la disparidad en las emisiones del PNUMA de 2014, publicado días antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en Lima (Perú), es la quinta edición de la serie, que examina si los compromisos adquiridos por los países están encaminados a cumplir la meta de mantenerse por debajo del umbral de los 2 oC acordada internacionalmente. En su elaboración han participado 38 destacados científicos pertenecientes a 22 grupos de investigación de 14 países distintos.

A la luz de las conclusiones del Quinto informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el Informe sobre la disparidad en las emisiones del PNUMA muestra las líneas entre las que deben mantenerse las emisiones mundiales para que haya una probabilidad elevada de permanecer dentro del límite de los 2°C; contemplando que alcancen un punto máximo en los próximos diez años, que todas las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan a la mitad para mediados de siglo y que en la segunda mitad del siglo se consiga la neutralización de las emisiones de carbono y el subsiguiente cero neto en la emisión de gases de efecto invernadero.

«El aumento de la temperatura del planeta es proporcional a la acumulación de gases de efecto invernadero de larga duración en la atmósfera, especialmente CO2. Si actuamos ahora, evitaremos tener que tomar medidas extremas en el futuro para mantenernos en los límites de emisiones acordados», afirmó Achim Steiner, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA.

«En las condiciones actuales, en las que se ha avanzado poco en el desarrollo y la aplicación de políticas sobre el clima, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero podrían aumentar hasta las 87 Gt de dióxido de carbono equivalente (CO2 e) de aquí a 2050, muy por encima de los límites considerados seguros».

«Los países cada vez prestan más atención a los datos sobre dónde deben situarse de forma realista en 2025, 2030 y más adelante, para que el calentamiento del planeta no supere los 2 oC. Este quinto Informe sobre la disparidad en las emisiones subraya que la neutralización de las emisiones de carbono y, finalmente, la reducción a cero neto o la neutralidad climática serán esenciales para que las emisiones acumulativas restantes sean absorbidas de forma segura por las infraestructuras del planeta; esto es, los bosques y el suelo», añadió el Sr. Steiner.

«Los Objetivos de Desarrollo Sostenible muestran las múltiples sinergias que se generan entre los objetivos de desarrollo y los de mitigación del cambio climático. Vincular las políticas en ambos campos ayudará a los países a crear las infraestructuras del futuro, energéticamente eficientes y de bajas emisiones, y hará posible una transformación que materialice el concepto de desarrollo sostenible», concluyó.

Si se quiere evitar exceder el presupuesto, hay que alcanzar la neutralización de las emisiones mundiales de carbono entre 2055 y 2070, lo que significa que para entonces las emisiones antropogénicas anuales de CO2 deben reducirse a cero neto a nivel mundial. Debe ser un cero neto, que implica que las emisiones de CO2 restantes se compensen con la misma cantidad de captación de dióxido de carbono, o de emisiones «negativas», siempre y cuando las aportaciones netas a la atmósfera debidas a la actividad humana sean nulas, según el informe.

Las emisiones totales de gases de efecto invernadero, en las que, además de las de CO2, hay que incluir las de metano, óxido nitroso e hidrofluorocarburos, deben quedar reducidas a cero neto entre 2080 y 2100.

Andrew Steer, Presidente y Director General del Instituto de Recursos Mundiales afirmó: «El acuerdo global sobre el clima no se debe negociar en función de las emociones o los caprichos políticos, sino a partir de los datos y de la información científica. Este informe proporciona uno de los análisis más aclaradores y técnicos sobre las emisiones mundiales, que muestra en qué medida los compromisos y las iniciativas de los países están a la altura de lo que exigen las averiguaciones científicas».

«Por desgracia, en la actualidad el mundo no avanza en la buena dirección. Pero debemos aprovechar el cada vez mayor interés en hacer frente al cambio climático para eliminar la disparidad en las emisiones y mantenernos en los límites que la ciencia ha establecido para evitar los peores efectos de este fenómeno».

Desde 1990, las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado en más de un 45%. Para que sea factible mantenerse por debajo del umbral de los 2 °C, el nivel de emisiones globales de gases de efecto invernadero debe descender en al menos un 15% antes de 2030 (con respecto al de 2010) y situarse, como mínimo, en un 50% menos antes de 2050 para, en última instancia, reducirse a cero neto.

Las anteriores ediciones del Informe sobre la disparidad en las emisiones se centraban en las buenas prácticas en distintos sectores y su capacidad para estimular la actividad y el desarrollo y, a la vez, reducir las emisiones.

Este año, el informe también analiza los múltiples beneficios que pueden reportar los objetivos internacionales de desarrollo y sus correspondientes políticas nacionales, entre los que se incluye la mitigación del cambio climático a través de la promoción de la eficiencia energética.

Reducir la disparidad

El Informe sobre la disparidad en las emisiones de 2014 define la disparidad en las emisiones como la diferencia entre los niveles de emisiones estimados entre 2025 y 2030 en función de los objetivos climáticos y los niveles esperados si se cumplen los compromisos y las obligaciones concertados por los países.

Los científicos calculan que la disparidad en 2020 se situará en un máximo de 10 Gt CO2 e y en 2030, en 17 Gt CO2 e. En comparación con las emisiones previstas para 2030 si se mantienen las condiciones actuales (68 Gt CO2 e), la disparidad es aún mayor, de 26 Gt CO2 e.

Pese al hecho de que la disparidad no se está reduciendo, el informe estima que puede disminuir si las medidas disponibles para reducir las emisiones a escala mundial se incorporan plenamente: el potencial de reducción de emisiones en 2030 (si se mantienen las condiciones actuales) se calcula en torno a las 29 Gt CO2 e.

El costo de postergar la acción

No tomar medidas estrictas hasta 2020 ahorraría costos de mitigación a corto plazo, pero supondría un costo mucho mayor más adelante, en términos de:

  • Niveles de reducción de las emisiones más altos a medio plazo en el ámbito mundial
  • La perpetuación de infraestructuras con elevadas emisiones de carbono
  • Ka dependencia de todas las tecnologías de mitigación disponibles a medio plazo
  • Mayores costos de mitigación a medio y largo plazo, y mayor riesgo de perturbación económica
  • Dependencia de las emisiones negativas
  • Un mayor riesgo de no alcanzar la meta de los 2 °C, que implicaría dificultades y costos de adaptación sustancialmente más elevados.

La eficiencia energética y la agenda para el desarrollo después de 2015

La eficiencia energética no solo reduce o suprime la emisión de los gases de efecto invernadero, sino que además puede aumentar la productividad y sostenibilidad gracias al ahorro de energía, y contribuir al desarrollo social al incrementar el empleo y la seguridad en el sector energético.

Por ejemplo:

Se calcula que entre 2015 y 2030, las mejoras en materia de eficiencia energética en todo el mundo podrían evitar la emisión de al menos unas 2,5- 3,3 Gt CO2 e al año.

La Agencia Internacional de la Energía informa de que la eficiencia de uso final de los combustibles y la electricidad podría suponer un ahorro de 6,8 Gt CO2 e, y la eficiencia de la generación de electricidad y la transición a fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, de otras 0,3 Gt CO2 e de aquí a 2030.

Tanto los países como otros agentes ya están aplicando políticas en favor del desarrollo sostenible y la mitigación del cambio climático. Cerca de la mitad de los países del mundo tienen políticas nacionales que promueven un uso más eficiente de la energía en los edificios.

Y alrededor de la mitad están estudiando cómo aumentar la eficiencia de los aparatos eléctricos y sistemas de iluminación.

También existen políticas y medidas nacionales para promover la generación de electricidad mediante energías renovables, la reducción de la demanda de transporte y el cambio en los métodos de transporte, la reducción de emisiones relacionadas con procesos industriales y el fomento de la agricultura sostenible.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se están debatiendo muestran la estrecha vinculación entre los objetivos de desarrollo y los de mitigación del cambio climático.

Por ejemplo, las iniciativas para erradicar la pobreza energética, promover el acceso universal a formas de energía más limpias e impulsar la eficiencia energética si se hicieran plenamente efectivas contribuirían en gran medida a allanar el camino para lograr los objetivos sobre el clima.

Publicado en: sustainlabour.org

Fuente:http://www.expoknews.com/nuevo-informe-del-pnuma-afirma-que-la-neutralizacion-de-las-emisiones-de-carbono-deben-ser-en-la-segunda-mitad-del-siglo/

#SemáforoEconómico: En materia de crecimiento, México aún está lejos de lo necesario

La última cifra sobre crecimiento económico en el país muestra que la economía Mexicana creció sólo 0.5% durante el tercer trimestre del 2014, colocando el  #SemáforoEconómico del observatorio económico México ¿Cómo Vamos? en rojo en este rubro y con tendencia a la baja, luego que durante el segundo trimestre la economía había crecido al 0.9%, casi al doble de lo crece hoy.

Después de la publicación del nuevo dato de crecimiento por INEGI del Semáforo Económico, las estimaciones de crecimiento anual para 2014 volvieron a disminuir, esta vez de 2.7% a un rango de entre 2.1% y 2.4%.

Entre las razones por las cuales la economía no ha tenido un mayor crecimiento destacan tres:

1.- Bajo crecimiento del sector servicios,

2.-Baja producción petrolera y

3.- Falta de impulso a los ingresos.

Primero, el sector servicios ha tenido un bajo crecimiento sobre todo en agosto y septiembre. A diferencia del sector primario que creció en 2.5%, el sector terciario apenas logró repuntar en 0.5% durante el tercer trimestre. El sector secundario creció al 0.4% y se experimentaron mejoras en la construcción.

Segundo, hubo una menor actividad petrolera. Se esperaba que se produjeran 2,520 millones de barriles diarios pero sólo se produjo 2,398, es decir -4.8% de lo esperado.

Tercero, los ingresos de los Mexicanos no han logrado recuperarse lo que impide darle un empuje suficientemente grande al consumo y a la demanda interna.

Como han mencionado algunos analistas del observatorio económico, el salario medio en la economía formal creció en el trimestre apenas un 0.1% una vez que se considera el efecto que han tenido las altas tasas de inflación registradas en los últimos meses. De hecho, de acuerdo a los últimos datos de Coneval sobre Pobreza Salarial, el porcentaje de personas que no pueden adquirir la canasta básica con su salario aumentó a 42.7%, la cifra más elevada desde 2005, cuando inició el indicador.

Finalmente, como argumentó Banxico, la volatilidad de los mercados internacionales se incrementó debido a las reacciones a la epidemia de ébola y a que la Reserva Federal de EU reafirmó su estrategia de un retiro gradual del estímulo monetario.

Los expertos de México ¿Cómo Vamos? estiman que nos encontramos muy lejos de cumplir con las metas de crecimiento económico que el panel ha fijado. Por ello,#SemáforoEconómico está en rojo y con flecha a la baja.

Fuente:http://www.animalpolitico.com/2014/11/semaforoeconomico-en-materia-de-crecimiento-mexico-aun-esta-lejos-de-lo-necesario/

Índice de competitividad estatal

El Distrito Federal por su fortaleza económica; Baja California Sur por saber aprovechar su potencial turístico; Aguascalientes por sus bajas tasas delictivas; Nuevo León por su estructura económica sólida, y Querétaro por el estímulo a la innovación y diversidad económica, son las entidades más competitivas del país, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco)

El organismo refiere que Querétaro y Aguascalientes son ahora los grandes ganadores del Tratado de Libre Comercio.

“La visión de largo plazo de sucesivos gobernadores ha llevado a estas dos entidades a ser casos de éxito en el impulso de la competitividad, desarrollo económico y bienestar de sus habitantes, refiere el organismo en su Índice de Competitividad Estatal 2014 (ICE) que mide la capacidad de las entidades federativas para atraer y retener talento e inversiones.

El ICE está compuesto por 89 indicadores, categorizados en 10 subíndices.

En la cima

El análisis detalla que el primer lugar que ostenta el DF se debe a que en el 2012 fue la entidad con mayor PIB per cápita (247,000 pesos anuales) y mayor salario promedio en el sector formal. “Además, se colocó como una entidad con alta participación laboral y relativamente escasa dependencia económica”. No obstante, en la suma de las variables obtuvo una calificación de 62 puntos de 100.

Para el segundo lugar, ocupado por Baja California Sur, explica que pese a que se posicionó como el segundo estado con mayores ingresos por turismo, después de Quintana Roo, y el tercero con mayor tráfico aéreo, todavía tiene pendientes en los temas de innovación, principalmente en patentes.

Respecto a Aguascalientes, “fue la entidad con menor número de secuestros y la segunda con menor registro de homicidios”.

El cuarto sitio, ocupado por Nuevo León , reconoce que la entidad tiene una estructura económica sólida que representa el segundo PIB per cápita más alto del país (con 192,791 pesos anuales). “Asimismo, registró un buen desempeño en innovación.

No obstante, insta a la entidad a enfocar sus esfuerzos en “garantizar la libertad de expresión, así como disminuir su generación de residuos sólidos”.

Y para el caso de Querétaro, que es el quinto lugar, destaca que en el 2012 “fue la segunda entidad con mayor número de instituciones científicas y tecnológicas, así como la cuarta en investigadores. Pero en temas ambientales, presenta sobreexplotación de acuíferos.

El sur al final

Pese a que el Imco destaca que la geografía no es destino, refiere que sigue habiendo un “importante rezago en la zona sur-sureste que demuestra la urgencia de enfocar inversión orientada a la transformación social, educativa y económica de esta región”.

Así, los últimos lugares del ICE, que son ocupados por Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

En Oaxaca, por ejemplo, 81.8% de empleados ocupados está en el sector informal.

Avances y retrocesos

Cabe destacar que las entidades que más posiciones retrocedieron en el índice general fueron Tamaulipas y Nayarit con seis en mercado laboral y más de 10 en Economía estable; en tanto que Sinaloa cayó 12 lugares en Gobiernos eficientes y cuatro en Economía estable.

Los estados que más avanzaron fueron Quintana Roo, con un alza de siete escaños en Mercado laboral y un avance de dos en Sociedad; y Estado de México, con tres posiciones en Gobierno y Mercado laboral.

Competitividad EstatalCompetitividad Estatal

Fuente:http://eleconomista.com.mx/estados/2014/11/26/queretaro-aguascalientes-ganadores-tlc-imco

Educación superior: Peligros del presupuesto para 2015

Los mayores riesgos para el presupuesto son el bajo incremento  de la economía nacional, la vulnerabilidad de los mercados petroleros, y la deuda contraída por el gobierno federal.

El Presupuesto de Egresos de la Federación se aprobó por la Cámara de Diputados el pasado 13 de noviembre. No hubo grandes sorpresas en el sector educativo; en todo caso, ”algunas reasignaciones” menores, motivadas por necesidad política o las habilidades en la gestión de un peticionario para conseguir más recursos. Aparentemente, todo en orden. Las cifras distintivas de que fue dotado todo el subsector de educación superior, desde el proyecto presentado por la Secretaría de Hacienda, y convalidadas por la Cámara, así lo corroboran. Sin embargo, los datos que dio a conocer el Inegi el viernes 21, en torno al crecimiento de la economía del país hasta septiembre pasado, así como el comportamiento de los precios del petróleo en las últimas semanas, auguran una situación que podría complicarse para el mismo subsector en 2015.

Por lo que atañe el primer punto, el crecimiento económico, anualizado a septiembre, indica un magro crecimiento de 2.3 por ciento del PIB, muy distante de lo proyectado para este 2014 (3.9) y, por consiguiente, extendiendo parte de ese efecto para el próximo año (la previsión es de 3.7). Finanzas públicas, captación fiscal y empleos  habrán de reflejar esas circunstancias tal y como ya se ha manifestado a todo lo largo de este 2014. Si a esto se suman las altas proporciones de los llamados Requerimientos financieros del sector público para 2015, 6 mil millones de dólares y 595 mil millones de pesos (que llevarán la deuda pública del 21 por ciento que representaba en 2008, al 38 por ciento del PIB, que es lo que se maneja para el próximo año), la situación se contempla muy tirante y arriesgada para el futuro inmediato.
Por otro lado, la situación de los precios del petróleo, que en sólo siete semanas pasaron de los 92 dólares el barril a 70, se traducirán inevitablemente en limitaciones y presiones adicionales, no obstante las coberturas (seguros) contratadas. La baja impactará a las finanzas públicas, toda vez que representan un 30 por ciento de su total. La propia Ley de Ingresos así lo constata cuando sitúa a dichas percepciones con una disminución de 7 por ciento.
En suma: ambos tipos de dificultades justifican plenamente alguno de los calificativos antes anotados para la situación presupuestal: “tirante, limitativa, presionada”. Frente a este estado de cosas, veamos algunas de esas cifras y proporciones:
1) El presupuesto de egresos asciende a casi 4.7 billones, significando un incremento de 1.2 por ciento respecto a 2014. El gasto programable total (3.6 billones) crece solo un 0.6 por ciento. Mientras tanto, el gasto educativo programable (648 mil millones) tiene un incremento de 4.3 por ciento.
2) El crecimiento en subfunciones o niveles educativos es el siguiente: el subsidio a instituciones de educación superior será de 144 mil millones de pesos, significando esto un crecimiento real de 4.2 por ciento. Las IES federales con un incremento promedio de 3.9 y las estatales de 7.5 por ciento. Por lo que toca a Universidad tecnológicas y politécnicas, así como el recientemente integrado Tecnológico Nacional de México, antes que incrementos tendrán disminuciones: de 2 y 1.7 por ciento, respectivamente.
3) Por lo que corresponde a instituciones, la UNAM tendrá una asignación de subsidio  ordinario de 32 mil millones; la UAM, 6.5; el IPN 14.6, y el CINVESTAV dos mil millones de pesos para incrementos de 4.5, 12.6, 3.7 y 1.9 por ciento, respectivamente.
En resumen: desde el proyecto  inicial de la SHCP hubo un trato preferencial para el subsector de educación superior. La Cámara de Diputados respetó dicho proyecto y, a diferencia de lo sucedido entre 2000 y 2012, no hizo ampliaciones substanciales (salvo los casos notables de Escuelas Normales y la UAM, con 400 y 350 millones, respectivamente.
No obstante ese “buen trato”, el peligro para el subsector de educación superior radica en: a) el bajo incremento de la economía nacional; b) la vulnerabilidad de los mercados en materia de petróleo; c) los compromisos de deuda contraída por el gobierno federal. De actualizarse cualquiera de estos riesgos, el siguiente paso sería la aplicación de recortes presupuestales dentro de 2015. Habrá que cruzar los dedos.

Fuente:http://www.campusmilenio.mx/index.php/template/opinion/item/2321-educacion-superior-peligros-del-presupuesto-para-2015

Problemas de los jóvenes actuales en comparación con generaciones anteriores

Si bien en la actualidad se tienen más años de escolaridad que en épocas pasadas, los índices de desempleo son mucho más altos que décadas atrás

El suicidio se ha convertido en una de las principales causas de muerte entre los jóvenes mexicanos, informan autoridades mexicanas, quienes se muestran preocupadas por el notorio incremento de casos que ha habido en las últimas décadas. Durante los años 90 la tasa de suicidio se ubicaba en 2.2%, mientras que en la actualidad alcanzó el 4.9%.

Lee también
» Suicidio: uno de los principales problemas con los que convive el colectivo LGBT
» México, cuarto país en América Latina con mayor índice de suicidios
» Abuso sexual y bullying factores que llevan a jóvenes al suicidio

Acerca de esta problemática ahonda el estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe(CEPAL), “La juventud en Iberoamérica. Tendencias y urgencias”, señalando que por razones económicas, falta de oportunidades, baja expectativa en relación al futuro, entre otras razones, cada día cantidad de jóvenes optan por el suicidio.

Lo interesante de este informe es que sostiene que la realidad que viven actualmente las nuevas generaciones es mucho más complicada que la que debieron atravesar los jóvenes en décadas pasadas. A partir de este argumento se enumeran una serie de paradojas o tensiones que afectan a los jóvenes del siglo XXI.

>> Mejor formación pero menos oportunidades laborales

Las mejoras en el acceso a la educación no se condicen con los ingresos al mercado laboral. Esto implica que si bien en la actualidad se tienen más años de escolaridad que en épocas pasadas, los índices de desempleo son mucho más altos que décadas atrás.

>> Más acceso a la información pero menos participación en la sociedad

No existen dudas que en la actualidad los jóvenes tienen acceso a un sinfín de información proveniente de diversos medios, sin embargo, esto no trae consigo mayor participación en espacios decisivos para la sociedad, como por ejemplo la esfera política.

>> La movilidad no siempre trae resultados positivos

En la época actual los jóvenes están más acostumbrados a moverse de forma sencilla de un país a otro que generaciones anteriores, sin embargo, esta facilidad en ocasiones los lleva a caer en trayectorias migratorias con futuro incierto.

>> Los jóvenes son actores de cambio excluidos

En esta era el desarrollo se asocia a conceptos como cambio, innovación y conocimiento, lo cual coloca a las nuevas generaciones en una posición privilegiada. Pese a todo lo que podrían aportar al desarrollo, por diversas razones los jóvenes son los más excluidos de este proceso.


Panorama de la RSE en México de acuerdo con la Escuela de Negocios Schulich

Empresa responsable vía Shutterstock

Las empresas mexicanas cada vez ponen más atención a la Responsabilidad Empresarial. Adoptan normas y distintivos y miden el impacto de sus acciones de forma más sistemática. Sin embargo, todavía tienen mucho que aprender de las mejores prácticas internacionales. Las compañías mejor calificadas son multinacionales.

Lo primero que deben hacer las empresas mexicanas coinciden algunos especialistas es alinear sus acciones socialmente responsables con sus objetivos de negocios. “La mayor parte de las buenas prácticas de responsabilidad empresarial se aplican en México”, dice un estudio realizado para Expansión por la Escuela de Negocios Schulich, en Canadá. “Sin embargo, pocas compañías mexicanas tienen un enfoque integral que incorpore todas estas mejores prácticas. La mayoría parece adoptar un enfoque poco sistemático”.

En una encuesta levantada en 2013 por la consultora Responsable, más de 60 de los trabajadores respondió que, para su compañía, la responsabilidad social es importante, aunque 85 considera que el sector aún no madura.

Para sistematizar la responsabilidad, algunos organismos internacionales adoptaron el modelo triple bottom line, que la agrupa en dimensiones económica” social y ambiental.

El Centro de Excelencia en Negocios Responsables de Schulich es uno de los institutos más grandes e influyentes dedicados a estudiar el modelo triple bottom lineo En su análisis sobre México destaca que dos tercios de las compañías se esfuerzan por conseguir el distintivo de Empresa Socialmente Responsable, que otorga el Centro Mexicano para la Filantropía.

Responsabilidad Mexicana

Bryan Husted, profesor de Negocios y Sustentabilidad en Schulich, dice que las prácticas más comunes de responsa­bilidad tienen que ver con los procesos internos de las compañías. “Todas las empresas tienen un código de ética y muchas de ellas tienen una política de lucha contra la corrupción”, dice. “En términos de recursos humanos, las empresas reportan programas de horarios flexibles y permisos de paternidad”.

Los investigadores de Schulich destacaron las acciones que emprenden las compañías mexicanas contra la obesidad, como la iniciativa del Instituto de Bebidas para la Salud y el Bienestar de Coca-Co­la o el programa “Plan de alimentación saludable”, de Herdez.

Las compañías también se preocupan por los derechos humanos y equidad, dice Jesús Martí­nez, director general de la consultora McBride SustainAbility. “México es una sociedad cada vez más diversa y empresas que no lo entien­dan, verán afectada su sustentabilidad, princi­palmente económica”, dice. “No van a entender al mercado ni van a tener gente que lo entienda”.

Las compañías también promueven el co­mercio justo y la protección de los derechos de los consumidores.

Hasta ahora, las empresas nacionales se en­focan más en los temas sociales y medio am­bientales. Sin embargo, esto puede llevarlas a caer en el error de sólo hacer filantropía y no responsabilidad empresarial integral.

“Hay una tendencia tradicional en la comu­nidad empresarial de enfocarse en temas es­tructurales sociales, como la pobreza, la falta de justicia, de acceso a educación y a servicios mé­dicos”, dice Maciej Bazela, director adjunto del Centro de Estudios para la Gobernabilidad Ins­titucional del IPADE. “Todo eso son acciones muy nobles, pero, al final, es un poco como tomar el papel del Estado y tratar de resolver temas que son de gobierno. Por eso nosotros, como insti­tución educativa, invitamos más a enfocarse en temas de consumidores, de empleados, de pro­ductos y de sustentabilidad”.

Bazela señala que más allá del triple bottom line, las Naciones Unidas hablan de cuatro ejes de acción: derechos humanos, estándares labo­rales, anticorrupción y medio ambiente.

En México existen distintos tipos de respon­sabilidad social. Schulich detectó que las mejo­res 10 prácticas están dominadas por empresas de bienes de consumo básico o que tienen que ver directamente con el comprador final, por lo que podría especularse que la presión del con­sumidor hace la diferencia.

“Estas compañías necesitan, para constituir una reputación de productos de calidad y prác­ticas de responsabilidad social empresarial y sustentabilidad, demostrar que su gestión es de primera clase”, dice Husted, de Schulich. “Para estos sectores, la responsabilidad social empre­sarial puede proporcionar también una forma de comercializar sus productos y servicios”.

Los retos

Las empresas menos socialmente responsables son las de la industria pesada y la minería. Como sus clientes son otras compañías industriales, están más interesadas en especificaciones téc­nicas o costos de los productos. En esos casos, el foco rojo es el manejo ambiental, que, en térmi­nos generales, es el punto más debil del modelo triplebottom lineo

El instituto Schulich descubrió que casi la mitad de las empresas mexicanas reporta algún uso de fuentes de energía renovable. Sin embar­go, muchas no tienen ni una norma básica de gestión del medio ambiente.

Más allá de las acciones que implementen las empresas al exterior, sus mayores retos están al interior. El análisis de Schulich detectó enormes disparidades entre los ingresos de los CEO y los de empleados medios. Incluso descubrió el caso de un director que percibía 3,000 veces más que el resto de la plantilla laboral.

“Cabe preguntarse si las empresas no ven ninguna conexión entre su propia práctica, los altos niveles de desigualdad de ingresos en el país, y los altos niveles de crimen y violencia”, dice la escuela.

Dirk Matten, de la Cátedra Hewlett-Packard en Responsabilidad Social Empresarial de Schu­lich, detalla que incluso entre las empresas mejor calificadas se debe atender el tema del gobierno corporativo. El instituto observa una gran disparidad en la cantidad de consejeros in­dependientes que tienen, ya que en unos casos pueden ser hasta 95, pero en otros no tienen ni uno. Y en cuanto a mujeres en puestos de di­rección, en el mejor caso la proporción es 50%.

Si bien gastar más dinero en responsabilidad social no implica una mejor práctica, el instituto también descubrió disparidades. “Aunque mu­chas empresas no proporcionaron datos, la ma­yoría gasta menos de 1 de los ingresos netos en la filantropía”, dice Andrew Crane, director del Centro de Excelencia de Negocios Respon­sables de Schulich. “No hay un ideal para esto, pero una meta de 1 podría ser un objetivo mí­nimo razonable. India ha introducido reciente­mente una legislación que exige a las empresas invertir 2 de sus ingresos”.

El principal reto para las empresas mexica­nas coinciden los especialistas es que la res­ponsabilidad social empresarial se convierta en parte del día a día del funcionamiento de las compañías. Sobre todo, porque los programas específicos tienen el riesgo de desaparecer con un recorte de presupuesto.

Según Elian Salazar, coordinadora de proyec­tos de la consultora ResponSable, a las pymes les asusta el tema de la responsabilidad social empresarial. Creen que requieren un gran pre­supuesto. Sin embargo, pronto descubren que, pese a no tener una oficina dedicada al tema, han ido desarrollando actividades al interior y al exterior de la organización de manera intuitiva.

En la encuesta hecha por ResponSable, uno de los principales obstáculos que las empresas identifican para realizar actividades de respon­sabilidad social es la falta de difusión. También mencionan que es difícil encontrar a una per­sona que se encargue de la tarea, ya que debe ser un buen estratega con multicompetencias, que tenga claros los objetivos a largo plazo de la compañía y que sepa vincular todas las áreas.

Además, Salazar cree que es necesario que el gobierno mexicano presuma su participación en iniciativas internacionales de responsabilidad social empresarial derechos humanos y medio ambiente, y aterrice los conceptos al mundo empresarial nacional.

Por su parte, Crane, de Schulich, dice que la promoción del comercio internacional es el pa­pel más importante que ha tenido el gobierno mexicano en cuanto a responsabilidad social empresarial. El hecho de que ocho de las em­presas en el Top 10 en el rubro son filiales de multinacionales y las otras dos operen en varios países prueba que la exposición a mercados glo­bales propaga las mejores prácticas. El experto recomienda que el gobierno obligue a las com­pañías a informar sobre su desempeño en la ma­teria o explicar por qué no han tomado acciones.

“Muchas compañías no registran o decidie­ron no revelar sus medidas en temas importan­tes como energía, residuos y consumo de agua”, dice. “Hasta que esas empresas empiecen a dar seguimiento a estos indicadores y se vuelvan transparentes sobre su desempeño, la responsa­bilidad social empresarial no estará gestionada con eficacia”.

Las líderes

Ser una empresa responsable es más que seguir el modelo de RSE, que incluye aspectos sociales y medioambientales, así como finanzas sanas. Este ranking de Expansíón y la Escuela de Negocios Schulich evalúa estos puntos. Las compañías que no completaron el cuestionario se vieron afectadas.

Imagen: Revista Expansión

Imagen: Revista Expansión

Fuente: ARTETA, Itxaro. Mucho por aprender, la responsabilidad de las empresas debe ser integral y comenzar con procesos internos. Expansión CEO. Noviembre – Diciembre 2014. Año XLV, núm. 1154. p. 108 – 120

Publicado en: http://www.expoknews.com/panorama-de-la-rse-en-mexico-de-acuerdo-con-la-escuela-de-negocios-schulich/