América Latina y el Caribe: una región que envejece rápido

América Latina y el Caribe, una región que envejece rápido

Por: ÁLVARO ALTAMIRANO MONTOYA

América Latina y el Caribe envejece más rápido que el resto del mundo. Un nuevo estudio del BID destaca que, en las próximas décadas, países como Nicaragua, México y Chile envejecerán hasta tres veces más rápido que algunos países europeos. Sin embargo, a pesar de que tenemos muchos más datos y proyecciones sobre el envejecimiento poblacional que sobre el impacto de los avances tecnológicos, a menudo la tecnología opaca a la demografía en los titulares sobre el futuro del trabajo, pues existe el mito de que vivimos en una región joven. Si la realidad es que los adultos mayores se están convirtiendo en un segmento tan importante de la población, ¿qué pasará con los mercados laborales de nuestros países?

Un nuevo estudio del BID destaca que, en las próximas décadas, países como Nicaragua, México y Chile envejecerán hasta tres veces más rápido que algunos países europeos.

Envejecer en condiciones de pobreza

Dada la persistencia de la informalidad laboral y la provisión limitada de mecanismos de protección social, nuestra región corre el riesgo de envejecer en condiciones de pobreza. Aún con la proliferación de pensiones no contributivas, se estima que 4 de cada 10 adultos mayores en América Latina y el Caribe no reciben ningún tipo de pensión por vejez, y a quienes sí reciben pensión muchas veces no les alcanza para escapar de la pobreza.

Se estima que 4 de cada 10 adultos mayores en América Latina y el Caribe no reciben ningún tipo de pensión por vejez.

Aunque ni la informalidad ni el trabajo en la vejez son fenómenos novedosos en la región, cambios culturales y demográficos relativamente recientes traen elementos nuevos al contexto regional. Entre ellos, se pueden mencionar la reducción del tamaño de las familias y la inserción laboral femenina, que, a pesar de ser logros sociales importantes, limitan la provisión tradicional de cuidados dentro del hogar (las familias solían representar una red de seguridad para el bienestar de las personas mayores). Adicionalmente, los avances en prevención y atención médica permiten vivir vidas más largas, por lo que crecerá el porcentaje de personas que alcanzan la llamada ‘cuarta edad’ (mientras que la esperanza de vida era de 69 años para los hombres y 76 años para las mujeres en el año 2000, se estima que para el año 2050 los hombres vivirán un promedio de 80 años y las mujeres un promedio de 84 años). Estos elementos se traducirán en incrementos substanciales en el gasto público en salud y pensiones durante las próximas décadas. Además, los mercados laborales deberán adaptarse para darle oportunidades a los adultos mayores, que ahora tendrán la necesidad de trabajar durante más años.

Los avances en prevención y atención médica permiten vivir vidas más largas, por lo que crecerá el porcentaje de personas que alcanzan la llamada ‘cuarta edad’.

Lecciones de otros países

Quizás podemos aprender algunas lecciones del país más envejecido del planeta, Japón. La super envejecida sociedad nipona introdujo en el año 2000 un programa de seguros para esquemas de cuidado médico de largo plazo, en donde los asegurados comienzan a pagar mensualidades a partir de los 40 años y pueden acceder a los beneficios a partir de los 65 años (luego de someterse a algunos exámenes para definir su elegibilidad). La mitad de esta iniciativa se financia por las contribuciones de los contribuyentes y la otra mitad por el gobierno. Además de promover la cobertura de protección social a la vejez, la introducción de este programa promovió la inserción laboral de los familiares de los asegurados, actuando implícitamente como una política activa de mercado laboral.

Con una tasa de envejecimiento tan alta como la de Japón, no sorprende que, durante el período de 2002 a 2016, la profesión que más creció en este país fue la de servicios de cuidado de la salud. De hecho, las municipalidades japonesas ya están reclutando adultos mayores menos envejecidos (como los sexagenarios) para emprender actividades ligeras dentro de los centros geriátricos. Las previsiones de demanda de trabajadores para otros países, como es el caso de Estados Unidos, corroboran que las ocupaciones que van a ser cada día más demandadas serán aquellas relacionadas con servicios médicos y cuidado de personas mayores.

¿Qué hacer con una región envejecida?

La provisión de salud y la protección ante el riesgo de pobreza en la vejez serán retos ineludibles para las políticas públicas en América Latina y el Caribe, ya que envejeceremos más rápido que algunas economías más desarrolladas y con mayor cobertura de protección social en la vejez. Ante estos desafíos, el Estado debe ver a la tecnología como una aliada para brindar oportunidades laborales a los adultos mayores que seguirán trabajando después de la edad tradicional de retiro, facilitando el aprendizaje a lo largo de la vida. Además, los países se verán obligados a repensar el Estado de Bienestar para adoptarlo a la realidad de una región envejecida. Con la serie de publicaciones interactivas El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe, buscamos dar respuestas a estas y otras cuestiones que marcarán el mercado laboral del mañana en la región.

Fuente: https://blogs.iadb.org/trabajo/2018/10/12/america-latina-y-el-caribe-la-region-que-mas-rapido-envejece/

Advertisements

Los 5 factores que impactarán el futuro de la educación, según el reporte de KnowledgeWorks

Por:

El reporte Navigating the future of Learning, desarrollado por KnowledgeWorks, iniciativa educativa sin fines de lucro, describe el panorama al que se enfrentará la educación durante la próxima década; cinco fuerzas que interactuarán para transformar la enseñanza y el aprendizaje.

Los futuristas educativos de KnowledgeWorks advierten que el cambio climático, los algoritmos, las métricas de éxito y el avance en neurociencia son algunos de los factores que alterarán, para bien y para mal, el futuro de la educación.

  1. Migración y climaLa migración provocada por la volatilidad climática (temperaturas extremas, incendios e inundaciones), aunado al cambio de residencia por necesidades económicas, orillarán a los espacios educativos que conocemos hoy a reubicarse o transformarse en experiencias a distancia o mixtas.
  2. Decisiones AutomatizadasLos algoritmos y la inteligencia artificial están automatizando muchas de nuestras experiencias, servicios e interacciones con el fin de lograr eficiencia y personalización. En términos educativos, estos avances pueden crear caminos personalizados y adaptativos, sin embargo, también pueden minar la confianza de los estudiantes con vigilancia a distancia, imparcialidad y acentuación de prejuicios.
  3. Métricas de optimización Las métricas actuales de éxito en educación y negocios a menudo tratan a las personas como activos o datos que deben optimizarse. Este ambiente de logro basado en métricas está afectando la salud de trabajadores y estudiantes generando enfermedades y trastornos como hipertensión, diabetes, fatiga, ansiedad y depresión.
  4. Avances en neurociencia y tecnologíaLos desarrolladores de tecnología y neurociencia están reconfigurando la forma en que nos asociamos con las herramientas digitales, entre humanos y con nuestro entorno. Sin embargo, la presencia omnipresente de medios digitales está creando un ecosistema lleno de alertas, notificaciones y movimientos automáticos que distraen y dan forma al comportamiento de los usuarios de forma deseada y accidental.
  5. Compromiso civil tecnológicoLos ciudadanos comprometidos, insatisfechos con sus gobernantes, están utilizando canales digitales para crear conciencia, movilizar acciones y construir relaciones. Tales herramientas tienen el poder de sobrealimentar la influencia del sector cívico. Sin embargo, el fracaso en el desarrollo de ecosistemas inclusivos mantendrá un desequilibrio de poder y una apertura para que el sector corporativo continúe dando forma a las conversaciones y soluciones.

Posibles escenarios educativos

Ante estos cinco motores de cambio la experiencia educativa tendrá que adaptarse. Los analistas de KnowledgeWorks señalan que hay cuatro posibles escenarios para lograr el desarrollo saludable de los jóvenes, permitiendo un aprendizaje efectivo a lo largo de toda la vida y contribuyendo a la vitalidad de la comunidad.

  • Situar al aprendizaje en espacios donde se integre con la tecnología, la cultura y la comunidad. Por ejemplo, en museos, parques, centros de ciencia o de negocio donde intencionalmente se diseñen experiencias educativas con mentores o miembros de la comunidad en entornos de realidad virtual o realidad mixta.
  • Reorientar la enseñanza a temas centrados en el desarrollo humano. Los educadores podrían enfatizar su labor en promover la expresión creativa, el autodescubrimiento y la pertenencia social. Especialistas y educadores podrían integrar conocimientos de neurociencia, ciencia del aprendizaje y tecnologías cognitivas en experiencias de aprendizaje que apoyen la salud del cerebro, que mejoren la función cognitiva y el bienestar del estudiante.
  • Implementar estrategias de datos efectivas y adoptar tecnologías emergentes para el apoyo a estudiantes. Escuelas flexibles, aprendizaje basado en el lugar, redes de mentores y coaches, además de recursos digitales para apoyar a alumnos ante problemáticas diversas.
  • Reconfigurar los canales de comunicación y modelos educativos para reforzar la capacidad individual y aumentar el impacto en la comunidad. Por ejemplo, promover en docentes el uso de herramientas de Machine Learning para crear y promover recursos abiertos y aplicaciones con el fin de cubrir necesidades específicas de los estudiantes. Así mismo, empoderar a estudiantes para que ejerzan su voz e influencia cívica mediante el uso ético y responsable de herramientas digitales.

Como lo sugiere este reporte, dentro de diez años se necesitará reconfigurar el ecosistema educativo. Se requerirá responsabilidad y toma de decisión de las partes interesadas en la educación para actuar desde hoy ante los retos que ya imponen las transformaciones tecnológicas, climáticas e ideológicas.

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-news/los-5-factores-que-impactaran-el-futuro-de-la-educacion-kwnoledgeworks?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=e04e73d808-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-e04e73d808-235969733

Educación superior en la cuarta revolución industrial

Por:

Los avances tecnológicos están superando nuestra capacidad para medir su eficacia en términos educativos. Modelos como el aprendizaje lateral y el aprendizaje entre pares tratan de cerrar la brecha al involucrar a más stakeholders (las partes interesadas) e incrementar sus interacciones durante el proceso de aprendizaje, pero la evidencia de su éxito es escasa o inclusive contraria al efecto deseado; vivimos tiempos en que la educación y el aprendizaje están divergiendo siendo el uso de la tecnología uno de los factores más disruptivos (Kao, 2018).

Las oportunidades de aprendizaje son cada vez mayores y diversas, mientras que las oportunidades de recibir una educación valiosa y acreditable se quedan rezagadas. Esta discrepancia nos invita a reflexionar: ¿qué es una escuela?, ¿quién es un profesor?, ¿cómo debe verse un ecosistema de aprendizaje?

Aunado a lo anterior, la brecha de habilidades entre nuestras capacidades actuales y las capacidades que necesitamos para enfrentar la cuarta revolución industrial (4RI) influye en la dirección hacia donde la educación superior debe evolucionar. Se dice que los futuros profesionistas tendrán largas carreras dedicadas para desarrollarse hasta en 20 trabajos distintos. Frente a este escenario, Suzanne Fortier, presidenta de McGill University, planteó los siguientes retos que la educación superior debe atender:

  • Preparar a los estudiantes para renovar sus habilidades cada 3 a 5 años
  • Preparar a los estudiantes para estar listos para el empleo (visión de corto plazo)
  • Preparar a los estudiantes para estar listos para el futuro (visión a largo plazo)

 Imagen 1. RETOS / Autor: Christiam Mendoza

Imagen 1. RETOS / Autor: Christiam Mendoza

 

Para enfrentar estos retos las estrategias que diseñen las universidades tendrán mayores posibilidades de éxito si se consideran múltiples stakeholders, entre ellos estudiantes, profesores, padres de familia, investigadores, empresas y gobierno. Entre estos stakeholders y las instituciones educativas se debe lograr la construcción de coaliciones que atiendan objetivos conjuntos (Ogan, 2018).

En cómo abordar estos retos Ann Maria Mettler, Jefa de Estrategia Política de la Comisión Europea, señala que debemos “obsesionarnos menos con la educación formal y enfocarnos más en habilidades” (WEF 2018, p. 33). Esta mentalidad que Mettler propone nos puede ayudar a agilizar las estrategias que nos permitan cerrar la brecha entre educación y aprendizaje a través de la innovación y la experimentación.

“Debemos obsesionarnos menos con la educación formal y enfocarnos más en habilidades”

— Ann Maria Mettler

 

Habilidades a desarrollar en los estudiantes

El presidente de una de las ONG más grandes del mundo dedicada a educar a los jóvenes sobre educación financiera, espíritu empresarial y preparación para la fuerza laboral Advani (2018) sugiere que los estudiantes que enfrentan la 4RI deben transformar su mentalidad hacia una más innovadora y emprendedora. Para esto los educadores debemos ayudar a los estudiantes a desarrollar las siguientes habilidades:

  • Liderazgo para dar forma a su propio aprendizaje y carrera profesional
  • Confianza en su capacidad de aprender
  • Resiliencia y autoeficacia requeridos para una mentalidad innovadora

El liderazgo que los jóvenes necesitarán es el carácter para desarrollarse de forma independiente a través de su larga y variada carrera profesional. En estas “largas carreras”, podrán fallar muchas veces en su camino, y deberán tener la capacidad para recuperarse y renovarse. En esa renovación, todo profesional deberá ser apto y capaz de tomar la rienda de su camino de aprendizaje.

Para el fortalecimiento de estas habilidades, se recomienda el desarrollo de Comunidades de Innovación, en un espíritu similar al de la triple hélice (academia, sector privado y gobierno), con una dirección a atender problemáticas focalizadas y locales. Entre los integrantes de la comunidad se deben tener en cuenta modelos a seguir, líderes y casos de éxito. En estas comunidades se logra el involucramiento y el compromiso de múltiples stakeholders para alcanzar su visión de corto y largo plazo.

“El sistema educativo debe adoptar el concepto de aprendizaje de por vida facilitando que los estudiantes exploren su capacidad para aprender”

Educación Superior en la 4RI

El sistema educativo debe adoptar el concepto de “aprendizaje de por vida” (Vestberg, 2018) facilitando que los estudiantes exploren su capacidad para aprender. Para lograrlo, los expertos que participaron en el evento “Annual Meeting of the New Champions 2018 (AMNC)”, recomendaron que se exponga a los estudiantes a una amplia variedad de oportunidades de aprendizaje entre las que se pueden incluir:

 Imagen 2. CARACTERÍSTICAS DE LA SOLUCIÓN / Autor: Christiam Mendoza

Imagen 2. CARACTERÍSTICAS DE LA SOLUCIÓN / Autor: Christiam Mendoza

 

A partir de estas características de solución, los docentes podemos desarrollar experiencias de aprendizaje que respondan a las necesidades de nuestros stakeholders y, en especial, de nuestros estudiantes.

Nos toca a nosotros

Los profesionales de la educación debemos cerrar esa brecha entre educación y aprendizaje para desarrollar las experiencias que los futuros profesionales necesitan. Debemos retar a nuestros estudiantes recordando que ellos pueden ser altamente resilientes y debemos hacerlo con humildad recordando que nos encontramos en una posición de privilegio frente a algunos de los retos que los estudiantes en el futuro enfrentarán. De nosotros depende crear los ambientes que brinden alegría y motivación para el aprendizaje.

Referencias

Mendoza, C. (2018). Educación Superior en la 4ta Revolución Industrial. Monterrey, México: INCmty 2018. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=y11_KPftcUY

Vander Ark, T. (2018). The Promise & Challenge of Student-Centered Learning. Recuperado 2 de octubre de 2018, de http://www.gettingsmart.com/2018/09/the-promise-challenge-of-student-centered-learning/

Vestberg, H. (2018). Why we need both science and humanities for a Fourth Industrial Revolution education. Recuperado 2 de octubre de 2018, de https://europeansting.com/2018/09/24/why-we-need-both-science-and-humanities-for-a-fourth-industrial-revolution-education/

World Economic Forum (2018). Shaping Innovative Societies in the Fourth Industrial Revolution (p. 84). Presentado en Annual Meeting of the New Champions, Tianjin, China. Recuperado de https://weforum.ent.box.com/s/a0vbn8684ie03zk10hvr46lsa382tcpn .

Fuente:https://observatorio.itesm.mx/edu-bits-blog/educacion-superior-en-la-cuarta-revolucion-industrial?utm_source=Newsletter+del+Observatorio&utm_campaign=e04e73d808-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_6e1a145e3e-e04e73d808-235969733

La fuerza de trabajo de hoy en las ciudades del mañana

Por: Pearly Siffel

article-img

La urbanización de la población mundial- Casi la mitad del crecimiento del PIB mundial provendrá de unas 400 ciudades en economías de crecimiento en los próximos diez años. La urbanización continúa dando forma profundamente a la dinámica cultural y económica de las sociedades modernas, especialmente cuando los empleados calificados y talentosos de hoy gravitan hacia los servicios profesionales, personales y culturales proporcionados por las áreas metropolitanas contemporáneas. De hecho, la urbanización aumentó de 13% a 55% en el último siglo y se proyecta que crezca a 70% para 2050. Este crecimiento, sin embargo, está proporcionando a las áreas urbanas que no se tienen en cuenta oportunidades para saltar megaciudades establecidas que una vez fueron las casas de facto para los empleados y empresas más exitosos del mundo.

La falta de trabajadores altamente calificados significa que las ciudades y las empresas deben competir con una ferocidad cada vez mayor por los trabajadores talentosos que liderarán sus negocios en el futuro. Estos empleados altamente deseados están estableciendo nuevas tendencias en la urbanización, ya que priorizan una confluencia de factores humanos y sociales al momento de decidir dónde trabajar, vivir y criar a sus familias. Un nuevo estudio histórico de Mercer, People First: Impulsando el crecimiento en megaciudades emergentes, explora por qué la “satisfacción con la vida” es el factor más importante para los trabajadores en 15 megaciudades emergentes, y analiza cómo la seguridad, la seguridad y otras consideraciones clave e hiperlocales clave. factor en el aterrizaje del talento superior.

La encuesta se centra en 7.200 trabajadores y 577 empleadores en siete países: Brasil, China, India, Kenia, México, Marruecos y Nigeria. El informe de Mercer investiga las necesidades prevalecientes de los trabajadores de hoy, y las motivaciones y preocupaciones que informan sus decisiones sobre dónde trabajar y por qué. El informe también analiza la capacidad de los empleadores y las megaciudades para satisfacer las necesidades de los trabajadores y sus familias. En un mundo cada vez más urbanizado donde el talento altamente calificado es escaso, los empleadores y las ciudades hacen importantes preguntas existenciales: ¿Qué hace que los profesionales se muden y se queden en una ciudad en particular? ¿Cómo pueden los empleadores y las ciudades retener a los trabajadores talentosos con las habilidades de alto nivel exigidas por las nuevas empresas emergentes, los próximos unicornios y las marcas globales en los puntos calientes emergentes? ¿Qué es exactamente lo que quieren los empleados productivos de un empleador y de su ciudad?

El deseo de vivir bien en las ciudades del mañana

El informe de Mercer revela la importancia de reconocer e interiorizar las prioridades de las personas. Con demasiada frecuencia, las empresas operan bajo el supuesto de que la creación de oportunidades profesionales y de empleo (clasificadas como número 1 por los empleadores) es clave para desbloquear el potencial de crecimiento en sus negocios y en la ciudad anfitriona. Las empresas también tienen la impresión de que la satisfacción laboral (clasificada como número 3 por los empleadores) es otro contribuyente clave que obliga a las ciudades a prosperar. Estas conclusiones engañosas pueden ser profundamente costosas para las empresas y las megaciudades y socavar su capacidad para competir en la economía global moderna.

Como parte de la investigación, Mercer realizó un análisis de segmentación centrado en el empleado basado en la demografía de cada encuestado, la etapa de la vida, la progresión profesional, la predisposición al aprendizaje a lo largo de la vida, las aspiraciones y los niveles de seguridad financiera. El informe contextualiza la “satisfacción con la vida” de los trabajadores a través de cuatro métricas clave: humano, salud, dinero y trabajo. La identificación de las necesidades y los valores específicos de cada segmento único de empleados proporciona a los empleadores y planificadores en ciudades de alto crecimiento la información valiosa que se necesita para atraer y retener talento altamente calificado.

Si bien las oportunidades de carrera y la satisfacción laboral son importantes para el bienestar financiero, los empleados ponen más énfasis en la importancia de la familia, la seguridad y las influencias ambientales que afectan el estrés emocional, la asequibilidad del estilo de vida y la salud personal. La siguiente tabla ilustra las notables discrepancias en cómo los empleadores y los trabajadores perciben los diversos componentes de la “satisfacción con la vida”:

El deseo de vivir bien en las ciudades del mañana

Desde Shanghai hasta Seúl, el mundo está muy familiarizado con la influencia que tienen las poderosas megaciudades en la economía global. Sin embargo, el increíble éxito de estas ciudades también contribuye a los desafíos que pueden limitar su crecimiento en el futuro. El aumento de las rentas y los costos de vida, la población difícil de manejar y las tasas de contaminación, el acceso limitado a servicios asequibles de cuidado familiar y la educación, el aumento de los tiempos de viaje y el envejecimiento de la infraestructura contribuyen a socavar las comodidades que los empleados modernos buscan cuando deciden dónde vivir y crían a sus familias. Las ciudades emergentes y de la próxima generación, por el contrario, están mejor situadas para adaptarse y crecer, no en respuesta a las necesidades de los trabajadores modernos.

Un negocio o una megaciudad es tan fuerte como su gente. Para competir contra los centros de poder establecidos y construir una presencia formidable en la economía global, las megaciudades emergentes deben adaptarse de manera proactiva a la totalidad de las demandas profesionales, personales y culturales de los empleados calificados. Aunque las 15 megaciudades actuales y futuras del estudio comparten algunos puntos en común, sí revelaron diferencias clave con respecto al desempeño al abordar las categorías de personas, salud, dinero y trabajo. El informe clasificó a las ciudades en tres grupos según sus capacidades para cumplir con las expectativas de los trabajadores: avanzado, progresivo y cercano.

 

Estas 15 megaciudades emergentes tienen una población colectiva de más de 113 millones de personas, un fuerte PIB proyectado, más de $ 4 mil millones de inversión extranjera directa anual y una trayectoria de crecimiento de la población que se espera alcance los mil millones de nuevos consumidores en la próxima década. Estas economías en crecimiento representan la vanguardia de la economía global emergente. Si los líderes empresariales, los formuladores de políticas gubernamentales y los planificadores de infraestructura en estas 15 ciudades alinean sus recursos e incorporan la “voz del empleado” en sus decisiones y procesos de planificación, pueden manifestar con éxito los factores humanos y sociales que impulsan las decisiones de residencia. Al comprender mejor las necesidades humanas específicas, los deseos y las motivaciones de cada segmento de la población de empleados, las empresas pueden adaptar sus ofertas y programas para atraer y retener mejor al mejor talento, y saltar sobre los centros establecidos, un empleado a la vez.

Una nueva era de colaboración

Ni los empleadores ni las megaciudades de la próxima generación pueden entregar “satisfacción con la vida” solo. Los empleados calificados demandan recursos que requerirán los esfuerzos combinados de las empresas y los gobiernos de las ciudades. Los líderes de pensamiento corporativo y los responsables políticos deben crear e implementar nuevas políticas y marcos que se adapten a la transformación digital, la globalización, la atención médica moderna y los entornos educativos valorados por las familias con visión de futuro. Empoderar una nueva era de colaboración comienza con elevar las voces y preocupaciones de los trabajadores individuales y la fuerza laboral colectiva. Los empleadores y las megaciudades emergentes deben apreciar cómo los empleados quieren vivir sus vidas, trabajar, ganar y aprender.

Por supuesto, no todos los empleadores o megaciudades son iguales. Las necesidades de los trabajadores pueden variar según las comunidades que los rodean, los cambios estacionales, las situaciones personales (tales como problemas de salud), las aspiraciones de vida e incluso factores como la proximidad de su hogar a su lugar de trabajo o escuela. Pensar más allá de la dinámica empresarial tradicional y priorizar las necesidades complejas de los empleados exige una mentalidad nueva. Las asignaciones de estiramiento, las bonificaciones de retención y las asignaciones de viaje tienen un impacto limitado. Las empresas y las megaciudades necesitan crear un entorno de fomento para los trabajadores, donde persigan vidas que ofrezcan nuevas formas de trabajar, apoyen a sus familias y se conecten con sus comunidades.

Las asociaciones público-privadas efectivas pueden facilitar mejoras y acelerar el progreso a gran escala. Al crear entornos en los que los trabajadores y sus familias pueden prosperar, las empresas y los gobiernos pueden crear un crecimiento económico sostenible para todos y atender las necesidades futuras de los empleados que intentan atraer. Por ejemplo, la falta de viviendas asequibles, los desafíos del transporte regional, el acceso al cuidado infantil y el cuidado de las personas mayores afectan directamente la satisfacción con la vida de los empleados. Para abordar la profundidad y el alcance de estos desafíos tan elaborados, los empleadores y las megaciudades de la próxima generación deben buscar colaboraciones con otras empresas, sociedades civiles y organizaciones de apoyo para desarrollar estrategias que sirvan a los empleados y sus familias. Aquellos que no lo hacen, pueden quedarse atrás.

Fuente:https://voice-on-growth.mercer.com/es/articles/career/workforces-of-today-in-the-cities-of-tomorrow.html?ms=y&mkt_tok=eyJpIjoiT0RKak9EVTJNMlJtTURGayIsInQiOiJMVkxvbng2M05LRXJ4dUUwV0dvbTVicW9WakU0Vm1OcE9cL01DUTJiQmZcLzhIRlNScmhsQ0Y3ZmdUVjUwTlNpT3VjdGFIRXo1dk04U3RvR1wvTW9ZQWZLWElIVkNXWjc4eStvelpwZ1wvM3pNKzRSbVpjSVwvb2pjVnFuQVwvdWtFWENsWW1tVTNRZStGQ0pJT2pmM3loQm5KZkE9PSJ9

¿Noticias falsas? Cómo distinguir información confiable en línea

Por Dwight Knell, Líder de Programas de Credibility Coalition

A medida que aumenta la conciencia sobre la importancia de establecer información confiable, también hay que pensar en cómo se comunica esta credibilidad en el contenido que viaja por la web.

El Internet ha ofrecido una plataforma para democratizar la difusión de información y el intercambio de conocimientos. La reducción de las barreras y de los costos de publicación, el aumento de la conectividad social y el intercambio de información en tiempo real, los movimientos globales para la apertura y la creación colaborativa de recursos como Wikipedia, son todos los beneficios observados de la era de la información. ¿Pero qué pasa si no podemos confiar en esa información?

El problema de la desinformación

A estas alturas, todos hemos escuchado sobre las “noticias falsas” y los intentos de actores perversos de difundir información errónea con el propósito de engañar al público. Vale considerar que, además de los esfuerzos de desinformación más deliberados, también hay varios tonos de gris, que toman forma de opiniones empaquetadas como hechos, investigaciones que carecen de rigor, hipérboles, atribuciones erróneas y falacias lógicas. Estos desafíos y más contribuyen a un panorama de información incierto.

Hay muchas propuestas de soluciones sobre la mesa virtual, pero la escala del problema de la desinformación es tan grande que cualquier esfuerzo individual solo puede proporcionar un alivio parcial. Se necesita un enfoque holístico para equilibrar los roles de los sistemas de reputación, la verificación de datos, la alfabetización mediática, los modelos de ingresos de los medios y la retroalimentación del público, y cómo todos ellos pueden influir y contribuir a la salud e integridad del ecosistema de información. Simplemente calificar un artículo como “confiable” no es realista; como consumidores de información, debemos entender qué partes de ella son creíbles y cómo se llegó a la conclusión sobre su credibilidad. Como productores y distribuidores de información, debemos entender cómo comunicar la credibilidad de manera efectiva, dadas las diferentes intenciones detrás de los diferentes estilos de contenido.

Un enfoque holístico para establecer estándares de información confiable

La Coalición de la Credibilidad (Credibility Coalition en inglés, o CredCo) es una comunidad interdisciplinaria que incluye tecnólogos, periodistas y académicos comprometidos con la mejora de los ecosistemas de información y la alfabetización mediática a través de una exploración transparente y colaborativa. CredCo proporciona la comunidad y la infraestructura líderes en el mundo para generar y validar conjuntos de datos abiertos de alta calidad para indicadores matizados sobre la credibilidad del contenido. Hemos recibido fondos de iniciativas como Google News Initiative, Knight Foundation y Mozilla, y trabajamos con el W3C Credible Web Community Group para garantizar que los datos sean interoperables, específicos y comprendidos por investigadores, científicos de datos, plataformas y compañías de inteligencia artificial.

Nuestros esfuerzos se enmarcan actualmente alrededor de tres preguntas principales:

  1. Evaluar: ¿Podemos concordarnos sobre los indicadores de información confiable en línea?
  2. Escalar: ¿Funciona la evaluación en contextos acotados y masivos?
  3. Aplicar: ¿Cómo puede la implementación de estándares de credibilidad informar efectivamente?

Paso 1: Evaluación del contenido para la credibilidad

¿Podemos concordarnos sobre los indicadores de información confiable en línea? Las siguientes listas mencionan algunos atributos que en CredCo creemos que merecen una evaluación adicional al determinar la credibilidad de un artículo. Estas se pueden clasificar por señales de contenido, determinadas por el texto o lo que está dentro del artículo, y por señales de contexto, que se pueden determinar consultando fuentes externas o metadatos del artículo y planteando preguntas sobre quién hospeda, patrocina o respalda el contenido.

Señales de contenido

  • Representatividad del título: el título de un artículo puede ser engañoso u opaco sobre el tema, las afirmaciones o las conclusiones del contenido.
  • Título “Clickbait”: definido como un cierto tipo de contenido web que está diseñado para atraer a sus lectores a hacer clic en un enlace que lo acompaña, como los “cliffhangers” que dejan al público en suspenso.
  • Citas de expertos externos: ¿Hay comentarios externos de expertos independientes para brindar apoyo a las conclusiones extraídas de un artículo?
  • Citación de organizaciones y estudios: ¿Se incluyen citas para agregar contexto o mejorar la credibilidad de las reclamaciones
  • Calibración de la confianza: ¿El autor hace afirmaciones absolutas o utiliza proposiciones tentativas para reconocer su nivel de incertidumbre y permitir que los lectores evalúen las afirmaciones con la confianza adecuada?
  • Falacias lógicas: Argumentos mal construidos pero tentadores que incluyen la falacia del hombre de paja (que presenta un contraargumento como una versión más obviamente errónea de los contraargumentos existentes), la falacia del falso dilema (que trata un tema como binario cuando no lo es), la falacia de la pendiente resbaladiza (suponiendo uno un pequeño cambio conducirá a un cambio importante, y otras técnicas engañosas.
  • Tono: ¿Hay reclamos exagerados o secciones cargadas emocionalmente?
  • Inferencia: Cuando se combinan la correlación y la causalidad, las implicaciones pueden ser dramáticas, por ejemplo, en los ensayos médicos.

Señales de contexto

  • Originalidad: si el texto se duplica de otra parte, ¿se otorgó la atribución?
  • Verificación de hechos: limitamos nuestra consideración a organizaciones examinadas por un signatario verificado de la Red Internacional de Verificación de Hechos de Poynter (IFCN).
  • Citas representativas: la precisión con que la descripción en el artículo representa el contenido original de cualquier fuente citada, como artículos, entrevistas u otros materiales externos.
  • Reputación de citas: para los estudios científicos, existen al menos algunas medidas públicas existentes, como el factor de impacto, a pesar de sus problemas documentados.
  • Número de llamadas sociales: la mayoría de las publicaciones dependen de las redes sociales y del contenido viral para dirigir el tráfico a su sitio. Dicho esto, un gran número de exhortaciones para compartir contenido en las redes sociales, enviar un artículo por correo electrónico o unirse a una lista de correo puede ser un indicador de información errónea motivada financieramente.
  • Número de anuncios
  • Anuncios “spammy”
  • Colocación de anuncios y convocatorias sociales.

Paso 2: Desarrollo de estándares para la credibilidad de la información con datos

Usando los criterios discutidos anteriormente, ¿funciona la evaluación a escala? A nivel individual, los resultados pueden variar y, en última instancia, parecen ser subjetivos. Existen estructuras, procesos y datos necesarios para permitir la participación de organizaciones, expertos y no expertos en temas de calidad de la información.

Para desarrollar un proceso de evaluación de contenido más basado en datos, CredCo utiliza un marco para evaluar el contenido que busca complementar la función de interpretación de los investigadores, las plataformas o los sistemas automatizados que pueden llevarse a cabo de manera independiente para calificar la credibilidad de un texto. Esta metodología combina las anotaciones manuales de “no expertos” y “expertos” para agregar datos de prueba para posibles fines de automatización.

credco-framework-assessing-credibility

 

En el pasado, hemos experimentado con múltiples herramientas de anotación, pero nuestros anotadores realizan su trabajo principalmente en las plataformas Check and Hypothesis. Check ofrece a los anotadores una forma simple y directa de revisar y marcar artículos. A continuación se muestra un ejemplo de cómo se ve en Check.

check-tool

 

Hypothesis permite a los usuarios anotar artículos in situ en la web. Un ejemplo es aquí:

hypothesis-tool

Los anotadores marcan los artículos seleccionados a mano según las señales de contenido específicas, así como las señales de contexto que repasamos anteriormente.

Reconociendo la complejidad de desarrollar estándares, los abordamos a través de una investigación rigurosa. Tenemos tres resultados principales: (1) una guía de anotación que se puede usar para estudios futuros y que puede informar a estudios más grandes para la anotación, (2) un conjunto de datos de resultados con licencia y en desarrollo, y (3) un documento de vocabulario desarrollado con el Credible Web Community Group del W3C. Al reconocer que nuestro panorama de información está cambiando constantemente, cada uno de estos productos se actualiza y desarrolla regularmente.

ciclo-vida-indicador-informacion-confiable

Paso 3: Aplicación considerada de los estándares de credibilidad de la información

¿Cómo puede la implementación de estándares de credibilidad informar efectivamente? Una forma de comenzar a comprender las complejidades de separar lo creíble de los elementos cuestionables de una publicación de noticias es pensar cómo expresar la calidad de la información como una etiqueta nutricional, como esta, diseñada originalmente por Clay Johnson:

 

La etiqueta incluye marcadores para diferenciar los hechos de la opinión, las posibles influencias comerciales o políticas y una lista de fuentes. Como lo describió Matt Stempeck mientras estudiaba este tema en el Centro de Medios Cívicos del MIT, “… el objetivo es hacer que la información sobre las noticias esté disponible para las personas que deseen beneficiarse de ella. El despliegue de las etiquetas nutricionales de la FDA en los envases de alimentos en 1990 [en los Estados Unidos] no obligó a las personas a comer de manera diferente, pero sí proporcionó información nutricional crítica para los consumidores que la buscaron.”

Creemos que este modelo resultará útil para ayudar a desarrollar estándares de credibilidad universales, así como para permitir que el público entienda nuestro trabajo de una manera más sencilla. Al mismo tiempo, evita la censura completa o una evaluación de valor polarizante del contenido, permitiendo que las opiniones se mantengan como opiniones en contexto.

Fuente:https://blogs.iadb.org/abierto-al-publico/2018/11/28/noticias-falsas-informacion-confiable/?utm_source=newsletter40-12-2018&utm_medium=email-KLD&utm_campaign=blog&utm_term=internet&utm_content=12042018

Políticas 4.0 para la cuarta revolución industrial

POR CLAUDIA SUAZNÁBAR Y JOSÉ MIGUEL BENAVENTE

políticas de transformación digital

Las plataformas colaborativas han transformado el transporte urbano y el turismo, el blockchain tiene el potencial de cambiar por completo el sector financiero y la inteligencia artificial está dándole la vuelta a la manera en que hoy en día se hace ciencia. Las novedades sobre startups e innovaciones digitales que revolucionan industrias enteras y cambian hábitos de consumo nos recuerdan a diario que estamos viviendo en la nueva economía digital, la cuarta revolución industrial en pleno desarrollo.

En este contexto, enfrentamos una creciente complejidad de desafíos con fronteras borrosas entre sectores y una multiplicidad de problemáticas interrelacionadas. Las plataformas dedicadas al transporte urbano también reparten comida, las empresas de agroindustria que usan drones o las empresas que están probando coches autónomos entran a operar en sectores regulados de transporte. Y todo pasa por el uso de datos. En el sector de energía, el desarrollo de energías renovables o las redes inteligentes demandan nuevas capacidades y marcos regulatorios cada vez más apoyados en la generación e intercambio de datos masivos. La sostenibilidad del sector de salud pasa hoy por la atención virtual, en tanto que la salud móvil y el historial clínico electrónico generan cada vez mayores volúmenes de información con potencial de mejorar los procesos de diagnóstico y la efectividad de medicamentos. En la construcción, la digitalización y compartición de datos entre todos los actores de la cadena de valor permite asegurar el cumplimiento de normativas, hacer mantenimiento predictivo de la infraestructura y ahorrar costos.

Asimismo, se trata de un nuevo contexto de cambio tecnológico acelerado e incertidumbre que está alterando el modo en que las empresas innovan y en el cual más actores públicos, privados y ciudadanos participan en la ideación, adopción y uso de innovaciones. Es cada vez más común la innovación abierta: grandes empresas y startups llevando adelante procesos co-creación y colaboración para poder innovar al ritmo que les impone el mercado, con soluciones más baratas y ágiles. Se dan igualmente esquemas de innovación similares desde el gobierno.

¿Cuáles son las implicancias para América Latina y el Caribe?  Si bien algunos países latinoamericanos han formulado ambiciosas agendas digitales nacionales, en general la respuesta de las políticas públicas en la región no está poniendo suficiente foco en la generación de capacidades en el sector privado para adoptar y utilizar tecnologías digitales para su transformación. En este blog analizamos la necesidad de actualizar las políticas de apoyo a la innovación en esta revolución digital para que los países de la región no pierdan la oportunidad de subirse a esta ola digital que puede impulsar la productividad y contribuir a resolver desafíos sociales y ambientales.

América Latina en el nuevo contexto digital

Según estadísticas recientes, las empresas latinoamericanas presentan importantes brechas de adopción en muchas de las nuevas tecnologías digitales con respecto a países de la OECD, lo cual afecta negativamente la innovación y la productividad al tratarse de tecnologías que tienen impactos transversales en toda la economía. Los datos disponibles para ciertos países de Latinoamérica (ver gráfico) muestran que las tecnologías de datos masivos (big data) y computación en la nube son utilizadas por un porcentaje mucho menor de empresas (la mitad o menos) en comparación a los países OECD. Y estas brechas son aún más pronunciadas si se tienen en cuenta el tamaño de las empresas.

uso de tecnologia en empresas

Las brechas en cuanto a la digitalización de servicios públicos son igual de serias. De acuerdo un informe reciente de Naciones Unidas, solo 5 de los 19 países de ALC están entre los 50 más digitalizados del mundo, y según Open Data Barometer, solo un 10% de los datos gubernamentales están en formato abierto.

Pero no solo hay brechas de uso de nuevas tecnologías sino también de conectividad y calidad de la conexión, lo que limita el alcance de los potenciales beneficios de la economía digital. La penetración de banda ancha no supera el 50% en los países latinoamericanos, mientras que en la OECD es cercana al 90% y la velocidad promedio de descarga es de 3.6 Mbps en América Latina y el Caribe (ALC), lo cual está muy por debajo del promedio mundial (9.1 Mbps). Además, si miramos datos del Índice de Conectividad Global de Huawei, observamos que las brechas en cuanto a infraestructura de datos vinculada con nuevas tecnologías de big data, computación en la nube (cloud) o Internet de las cosas (IoT) también presenta serias brechas en la región.

facilitadores tecnológicos

La escasez de talento es otra barrera crucial que está afectando la adopción de tecnologías digitales en los países de ALC, limitando su productividad y sus capacidades para innovar. Cisco estima que en 2019 habrá una brecha de medio millón de profesionales tecnológicos en la región y que en 2025 ascenderá a 1,25 millones solo para programadores. La formación de capital humano con las habilidades digitales (tecnológicas y de gestión) requeridas por el mercado debe estar en el centro de las estrategias de transformación digital del sector público y privado.

Este diagnóstico, unido al escenario de alta complejidad, velocidad de cambio tecnológico e incertidumbre demanda respuestas urgentes, por lo que proponemos algunos lineamientos para desplegar un marco integral de políticas de transformación digital que contribuyan a cerrar estas brechas.

Políticas de transformación digital: una respuesta integral, ágil y público-privada

Para que América Latina y el Caribe (ALC) pueda aprovechar las oportunidades de la economía 4.0 es necesario desplegar políticas públicas 4.0. Ante la complejidad, se propone una respuesta integral. Ante la incertidumbre tecnológica, soluciones abiertas y ágiles. Ante la urgencia y la dimensión de la brecha, una mirada público-privada. Esto significa trabajar de manera simultánea desde la oferta y la demanda para generar las condiciones, los insumos y el desarrollo de las capacidades necesarias, en el Estado y en las empresas, para la adopción y uso de las nuevas tecnologías. Aquí presentamos algunos ejes clave para diseñar e implementar las intervenciones propuestas.

1. Infraestructura digital 

La región deberá cerrar en primer lugar las brechas de conectividad que aún persisten en muchos países y en zonas rurales, pero también deberá prestar atención a la infraestructura y regulación de los datos. Pasan a ser imprescindibles en este nuevo contexto el acceso adecuado a la banda ancha, el almacenamiento en la nube, el procesamiento de datos masivos y de aquellos vinculados a la inteligencia artificial, al Internet de las cosas y a la ciberseguridad, entre otros.

2. Talento digital

Sin capital humano con destrezas digitales para la I+D, la innovación y el trabajo técnico en las empresas, así como sin gerentes con capacidades actualizadas, ALC no podrá aprovechar las oportunidades de la economía digital. Las brechas entre necesidades de las empresas y oferta de capital humano son cada vez más grandes. Dada la urgencia y dimensión de este desafío son necesarias estrategias integrales que aprovechen las innovaciones que están surgiendo en la oferta de formación, desde los cursos masivos (MOOCs) hasta el uso de realidad virtual y aumentada para entrenamiento técnico, pasando por una oferta de cursos técnicos de corto plazo que ayudan a la actualización y adquisición de habilidades en la fuerza laboral provistos por nuevos actores como UdacityL’Ecole 42 o General Assembly, sin olvidarnos que la formación universitaria no podrá permanecer al margen de estas transformaciones. Asimismo, el cambio de mentalidad que impulsará una transformación real de modelos de negocio y puesta en valor de datos de nuestras empresas tiene que venir de los propios gerentes. La apuesta por formación digital debe empezar por ellos.

3. Transformación digital de sectores estratégicos

La transformación digital de cadenas de valor o de sectores tradicionales como energía, salud o construcción requiere de intervenciones específicas en formación, actualización regulatoria, interoperabilidad, desarrollo de estándares y déficits de innovación, las cuales pueden ser atendidas con una mirada por verticales, como es el caso de las iniciativas apoyadas por el Comité de Transformación Digital en Chile o nuevas miradas como el programa canadiense de Superclusters. El impulso al sector TIC y al desarrollo de ecosistemas de emprendimiento, por su impacto transversal en la digitalización e innovación del resto de los sectores también debe ser sujeto de una atención prioritaria en cualquier estrategia digital. Asimismo, los programas de I+D e innovación orientados por misión contribuir a resolver los desafíos estratégicos que enfrentan los países de la región, contenidos en los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas.

4. Adopción digital en pymes

Segmentos de empresas como las pymes, en donde existen mayores brechas de adopción digital, deben ser atendidos con políticas específicas enfocadas en facilitar la difusión y prueba de nuevas tecnologías, así como en el fortalecimiento de las capacidades gerenciales y tecnológicas que permitan desplegar estrategias de transformación digital e impulsar nuevos modelos de negocio. Instrumentos como los vouchers que cofinancian asistencia técnica y asesorías, los centros de extensión e innovación digital que prestan servicios de actualización digital o formación son algunas de las intervenciones que se vienen implementando en varios países de la Unión Europea. El desafío es poder hacer intervenciones que logren generar las capacidades necesarias de manera masiva en las empresas para poder liderar su transformación al nuevo contexto digital.

5. Mecanismos de testeo y pruebas

Así como la innovación abierta en las empresas, los gobiernos también deben probar esquemas ágiles de regulación que incentiven la innovación, protejan al usuario y permitan el aprendizaje rápido y trabajo en conjunto entre empresas, reguladores y usuarios. Esto incluye, por ejemplo, facilitar el testeo de nuevos modelos de negocio, tecnologías y aplicaciones a través de sandboxes regulatorios, en los cuales el regulador otorga un permiso en condiciones de prueba mientras se testean los nuevos productos en entornos controlados, como existen para las fintech en Singapur y Reino Unido; o los testbeds, que son plataformas colectivas para el desarrollo, prueba y aprendizaje conjunto de nuevas tecnologías y productos, como por ejemplo de la tecnología 5G en Finlandia y Reino Unido, de vehículos autónomos en Alemania o de inteligencia artificial en Estados Unidos a través del Industrial Internet Consortium.

6. Compras públicas como gatillo de procesos de digitalización

Mas allá de las intervenciones tradicionales de apoyo a la innovación, el Estado tiene un rol crucial como impulsor inicial de procesos de digitalización a través de la regulación o las compras del Estado. La exigencia de uso de la metodología Building Information Modelling (BIM) en los pliegos de licitación de infraestructura pública o el uso de mecanismos de compra pública de innovación (CPI) son ejemplos de cómo el Estado puede promover la adopción de tecnologías que ya existen en el mercado o contratar el desarrollo de soluciones tecnológicas innovadoras, fomentando la innovación en los ecosistemas y mejorando en el camino la eficiencia de los servicios públicos

La cuarta revolución industrial está en plena marcha. Para América Latina y el Caribe, no subirse a esta ola puede traer consecuencias nefastas, no solo desde el punto de vista productivo, rezagándonos aún más en la ruta del desarrollo, sino también aumentando las brechas entre aquellos que pueden acceder a sus beneficios y aquellos que no.

El éxito de la transformación digital depende de unas políticas integrales, que combinen elementos de oferta y demanda, y promuevan una relación de diálogo permanente entre los sectores público y privado para cada uno de los ejes propuestos. Como región debemos adaptar y complementar las políticas de innovación para construir una agenda digital de manera ágil y urgente. La revolución 4.0 requiere políticas 4.0.

Fuente:https://blogs.iadb.org/puntossobrelai/2018/12/03/politicas-de-transformacion-digital/

6 beneficios que las personas millenial valoran más que un aumento de sueldo

Google employee Dalya Gershtein, a software engineer, scales the climbing wall inside the gym of Google's new Canadian engineering headquarters in Kitchener-Waterloo, Ontario January 14, 2016. REUTERS/Peter Power - GF20000095157

Imagen: REUTERS/Peter Power

¿Conoces la cantidad de colaboradores por generación que trabajan en tu empresa? ¿Actualmente estás ofreciendo los beneficios que buscan las nuevas generaciones para atraerlos y retenerlos?

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México existen cerca de 30 millones de jóvenes que tienen entre 22 y 36 años de edad,conocidos también como Millennials; cifra representa la cuarta parte de la población en México y que hoy día se encuentra en edad económicamente activa.

Esta generación presenta un gran desafío a las áreas de recursos humanos para construir una oferta laboral que atraiga a estos nuevos talentos.

Ya no basta con ofrecer un nivel de salario interesante de acuerdo con las capacidades de la persona, esta nueva generación demanda nuevos beneficios entre los que destacan desarrollo profesional, crecimiento personal y que sus valores sean compatibles con los de la empresa.

Así que estamos hablando de una nueva clase de beneficios, a los que se les hadenominado salario emocional y que muchos coinciden en que es la clave para fidelizar el talento.

En este sentido, debemos agradecer que ahora las nuevas generaciones están demandado tanto estos beneficios ‘emocionales’ como formas flexibles de trabajar con lo cual no sólo ellos se benefician sino también el resto de los empleados de la empresa.

La innovación como parte esencial del salario emocional

¿Qué tienen en común Google, Facebook, Grupo Modelo, Bimbo, agencias de diseño, iniciativas de emprendimiento?

Pues bien, son algunos de los lugares que prefieren las nuevas generaciones para trabajar. La preferencia responde a que estas compañías ofrecen un ‘salario emocional’ a través de un ambiente relajado, horarios flexibles, la oportunidad de cambiar de residencia, formar parte de diferentes proyectos lo cual alienta el desarrollo y crecimiento.

Inclusive, uno de las últimos componentes que es un éxito (este beneficio sólo es para las nuevas generaciones) es obtener una membresía gratuita de alguna empresa de contenido o música como Netflix o Spotify.

Con este ejemplo de combo de beneficios, no queda más que decir a un director de recursos humanos: deja de quebrarte la cabeza por saber qué más ofrecer y comienza a incluir estos nuevos beneficios.

Las empresas deben incluir un equipo de innovación que empuje iniciativas que, en sí mismas, forman parte esencial del salario emocional.

Pero, ¿qué tiene que ver la innovación con el salario emocional? ¡Mucho!

Las empresas que ya abrazamos la innovación como parte de nuestra cultura, nos beneficiamos con el desarrollo automático de varios de los frentes demandados por los Millennials.

En SURA y en otros corporativos, los proyectos de innovación aportan, en gran medida, al salario emocional.

Ante esto, compartimos algunos beneficios que se ofrecen y que valoran los Millennials:

Crecimiento profesional

Se empodera al colaborador para ser líder de un proyecto de innovación que no necesariamente tiene que ver con un título formal; es una gran oportunidad para que el colaborador gestione un proyecto y coordine a un equipo de personas de diferentes áreas para lograr hacer realidad una idea.

Frescura a lo ordinario

Los colaboradores que participan en las iniciativas de innovación, más allá de sentirlo como una carga laboral adicional, lo perciben como un espacio, como un descanso mental para absorber nuevo conocimiento y aportar nuevas ideas.

Imagen: Beneficios que los millenials valoran más/ Statista

Comunidad

Los proyectos de innovación fomentan la colaboración multidisciplinaria que reúnen a personas con un interés común encaminado a resolver un desafío de la empresa.

Si bien es cierto, no es un atributo que formalmente mencionan las nuevas generaciones, implícitamente siempre buscan ser parte de algo, formar parte de los proyectos en común, hacer equipo, hacer comunidad.

Globalización

Los corporativos con presencia en otros países ofrecen al colaborador cambiar de residencia o trabajar en otro país en un proyecto por un tiempo determinado; esto representa un beneficio muy valorado.

Cabe mencionar que éste no es un atributo exclusivo de las iniciativas de innovación, pero si es un pretexto para desarrollar o instalar algún proyecto en otro lugar.

Ambiente relajado

Los millennials aprecian trabajar en instalaciones con un ambiente relajado, quizá similar a las de Google, que se convierten en espacios ideales para abrazar las iniciativas de innovación; y llevar a la gente a explorar nuevos lugares y trabajar ciertos proyectos en estos ambientes.

Este ambiente relajado ofrece un respiro mental, visual y de inspiración que realmente se agradece.

Crecimiento personal

Se ofrece al colaborador nuevas herramientas, que propician la inspiración para generar ideas y nuevas formas de hacer las cosas.

Estos procesos no sólo tienen un beneficio profesional, sino que impacta directamente en un cambio en el estilo de vida y forma de pensar del colaborador.

Oportunidad de emprender

Si las iniciativas de innovación ya están lo suficientemente instaladas, las empresas debemos empezar a explorar en el ‘intraemprendimiento’, mediante el cual los colaboradores puedan echar a andar una idea o un nuevo modelo de negocio.

El hecho de que el colaborador opere y gestione una nueva iniciativa con la posibilidad de dedicarse con libertad al 100% a ese nuevo proyecto, para él es un beneficio que “no tiene precio”.

Las nuevas generaciones valoran mucho estas iniciativas de ‘intraemprendimiento’.

Las empresas deben incluir un equipo de innovación que empuje iniciativas que, en sí mismas, forman parte esencial del salario emocional como un gran motor para atraer y retener el talento de las nuevas generaciones.