¿Quién se beneficia de la creación de empleos en las ciudades?

Por: Juan Pablo Chauvin

El género influye en quién se beneficia de la creación de empleos en las ciudades de América Latina.

En el desarrollo económico urbano todo gira en torno a los compromisos. Como suelen decir los economistas, nada es gratis.

Pensemos en el caso de California. Los salarios astronómicos que pagan empresas como Google, Apple y otras firmas digitales atraen a miles de personas a Silicon Valley y al área alrededorde San Francisco, y los altos salarios de los estudios de Hollywood atraen a las personas a Los Ángeles. Sin embargo, esos altos salarios también provocan el aumento de los costos de la vivienda, lo cual hace prácticamente imposible que muchas personas de ingresos bajos o medios, como los profesores, puedan comprar o hasta pagar el alquiler de una vivienda decente. Las condiciones favorables del lugar —por ejemplo, el buen clima— tienen un efecto similar y atraen a personas de altos ingresos, mientras que numerosos residentes de larga data se enfrentan a precios inaccesibles. Estas son, en esencia, las disyuntivas urbanas: las buenas noticias en un frente normalmente tienen como resultado malas noticias en otro frente.

Las disyuntivas en América Latina

La existencia de estas disyuntivas es un lente útil para pensar en la migración laboral interna en América Latina y el Caribe, una región que aumentó su porcentaje de habitantes urbanos de 40% en 1950 a casi el 80% en 2011, hasta convertirse en la región más urbanizada del mundo en vías de desarrollo. El movimiento hacia las ciudades, que ha tenido como resultado ocho megaciudades de más de 10 millones de personas es, en su conjunto, un fenómeno positivo para la región. Allí confluyen empresas y personas, creando enormes economías de escala y generando fertilización cruzada de ideas tanto en la industria como en los servicios. La urbanización genera prosperidad y, a largo plazo, ayuda a las personas a salir de la pobreza. Sin embargo, el considerable flujo de personas hacia las grandes ciudades también provoca la escasez de vivienda, lo que, a su vez, lleva a un alza de los alquileres. De hecho, según un informe de Naciones Unidas publicado en 2012, América Latina sufre una escasez de aproximadamente 50 millones de viviendas, y casi el 20% de la población vive en barrios marginales, muchos de los cuales carecen de servicios básicos como la electricidad y el alcantarillado.

¿Cómo es esto relevante para los hacedores de políticas públicas? Resulta que, dado que estas disyuntivas existen, las políticas de desarrollo económico local a menudo pueden tener consecuencias inesperadas e incluso no deseadas. Históricamente, los gobiernos municipales en todo el mundo han promovido proyectos para crear empleos y mejorar las vidas de las poblaciones locales que los eligieron. Tomemos un ejemplo concreto. Es probable que la creación de un parque industrial genere empleo. Sin embargo, las oportunidades económicas en la ciudad también causan flujos migratorios internos, y es posible que algunos de los recién llegados se instalen en viviendas informales en barrios marginales. Sin embargo, si hay barreras institucionales o físicas para la expansión de los barrios marginales, los nuevos trabajadores buscarán ubicarse en viviendas formales en otros lugares de la ciudad. Esto a su vez, provocará la subida de los costos de vivienda locales —a veces desproporcionadamente— perjudicando el bienestar de los residentes locales. Si bien los migrantes tendrán mejores oportunidades económicas que en sus lugares de origen, la población local —con la excepción de los propietarios de viviendas— perderá.

El género influye en la migración

Para complicar aún más este asunto, las diferencias de género pueden influir en esta dinámica, como pude comprobar en un estudio reciente. Dado que los hogares tienden a migrar siguiendo las oportunidades de empleo de los hombres más que de las mujeres, es probable que el desarrollo local siga tendencias distintas dependiendo de si la creación de trabajos favorece al empleo masculino o femenino. Mi análisis reveló que esta decisión familiar, aparentemente no relacionada con el desarrollo económico de una ciudad, puede jugar un rol importante en determinar quiénes se benefician de las políticas locales de desarrollo económico.

El estudio abarcó 539 localidades en Brasil, que crecieron a tasas distintas a lo largo de los años noventa y la década del 2000. Para medir cómo la creación local de empleos favoreció a los hombres o a las mujeres, utilicé diferencias de género en el empleo de diferentes industrias en esas localidades. Esto reveló patrones claros y consistentes. El crecimiento de las industrias que normalmente contratan a hombres, como la construcción, el transporte, las refinerías de petróleo y otras, provocó aumentos importantes tanto en la migración hacia la ciudad como en los alquileres de viviendas, en la medida en que los hombres migrantes traían a sus familias a ubicarse en la ciudad. Sin embargo, este no fue el caso del crecimiento en industrias que normalmente contratan a mujeres, como las industrias de confección de textiles y confección de ropa. De hecho, mientras que un aumento de un 1% en la demanda de trabajo masculino llevó a un aumento de un 0,76% de la población local durante la década del 2000 y de un 0,63% en los alquileres locales durante las dos décadas estudiadas, el mismo aumento en la demanda de trabajo femenino tuvo como resultado sólo un aumento del 0,09% de la población urbana y un aumento de 0,01% en los alquileres. En otras palabras, la creación de empleo para los hombres estimuló la migración urbana e hizo a las ciudades más caras. Mientras tanto, crecimientos en demanda laboral femenina fueron satisfechos principalmente  por la población local, sin generar presión en los mercados de vivienda ni afectar negativamente la economía de las familias ya asentadas en la ciudad .

Las ciudades se enfrentan a decisiones difíciles en materia de creación de empleo

Éste es, desde luego, sólo uno de los numerosos factores que determinan quién se beneficia de las políticas locales de desarrollo económico. Sin embargo, ilustra las complejas decisiones que deben adoptar los hacedores de política a nivel local. Si su objetivo consiste en mejorar las oportunidades económicas para la población local, pueden adoptar políticas que minimicen las potenciales respuestas migratorias—como promover trabajos en ámbitos que generan empleo femenino más que masculino. Sin embargo, esto implicaría reducir las oportunidades para los migrantes potenciales y los propietarios de viviendas, lo que frenaría la contribución, potencialmente importante, que estos grupos pueden hacer al futuro crecimiento de la ciudad. En definitiva, nada es gratis, y considerar explícitamente las disyuntivas en juego puede ayudar a los funcionarios locales a diseñar políticas que sean más efectivas en el logro de sus objetivos.

Fuente:https://blogs.iadb.org/ideas-que-cuentan/es/quien-se-beneficia-de-la-creacion-de-empleos-en-las-ciudades/?utm_source=email

Advertisements

Cómo delitos informáticos amenazan el futuro de la atención médica en las economías en crecimiento

Por: Sophia Van

article-img

La salud es la nueva riqueza. Nuestro bienestar físico y mental afecta todos los aspectos de nuestras vidas, incluida nuestra capacidad de ser padres cariñosos, amigos generosos y profesionales exitosos. La información relacionada con nuestra salud es profundamente personal. Solo a quienes confiamos el cuidado de nuestra salud deberían tener acceso a nuestros detalles más privados. Sin embargo, la naturaleza sensible de nuestra historia clínica la convierte en un objetivo codiciado por los delincuentes cibernéticos sofisticados. Las economías en crecimiento son particularmente vulnerables a ellos.

La industria de la salud es blanco de los delincuentes cibernéticos por dos razones fundamentales: este sector constituye una excelente fuente de información personal valiosa que domina un elevado valor en dólares en el mercado negro y, por otra parte, las tecnologías y los procesos existentes en la industria de la salud presentan numerosas vulnerabilidades. La creciente cantidad de dispositivos y redes conectados está generando el crecimiento exponencial de datos personales relacionados con la salud. Hacia finales de 2020, cerca de cuatro mil millones de personas estarán conectadas a través del Internet de las Cosas Médicas, conocido como IoMT (Internet of Medical Things). Según el Instituto de Seguridad Informática, más del 70 por ciento de los dispositivos IoMT carecen de medidas de seguridad fundamentales, ya que las aplicaciones se centran principalmente en las funcionalidades del software en lugar de hacerlo en la seguridad de la información. Por lo tanto, el Internet de las Cosas Médicas presenta retos sin precedentes para los expertos en ciberseguridad que requiere la colaboración de diferentes grupos de interés y prestadores de salud dentro de los ecosistemas de atención médica.

Esta guerra es cada vez más intensa. Se registra un aumento de los ciberataques en términos de cantidad, escala y nivel de sofisticación. Un reciente informe publicado por CBI Insights revela que, “Desde 2017, aproximadamente seis mil millones de historiales clínicos digitales confidenciales han sido robadas en todo el mundo. Solo en los últimos dos años han ocurrido por lo menos tres filtraciones de datos distintas en las que se robaron o expusieron a la vez al menos mil millones de registros confidenciales”.1

 

Desde una única laptop en un pueblo rural hasta equipos de élite compuestos por expertos financiados por gobiernos nefastos, los delincuentes cibernéticos pueden operar desde cualquier lugar con conexión a Internet. Las organizaciones de salud que operan en economías en crecimiento que aún no han implementado sistemas de protección modernos y sofisticados, son el blanco perfecto.

Las comunidades de salud, los profesionales de la ciberseguridad y los gobiernos deben reconocer estas cinco crudas realidades a medida que buscan formas de combatir la amenaza persistente y generalizada de los hackers informáticos.

1. La industria de la salud lleva un objetivo en su espalda.

Los tres blancos principales de los delincuentes cibernéticos son los historiales clínicos electrónicos, la infraestructura de salud y los historiales clínicos individuales. La información sensible se ha convertido en un bien muy poderoso en la sociedad moderna. Así como el oro, los diamantes y el dinero impreso han atraído a los ladrones durante siglos, la información se ha convertido en uno de los activos más valiosos de la tierra. Cuanto más sensible, dañina o reveladora sea la información, mayor será su valor. Se pueden llegar a pagar precios exorbitantes por el rescate de los detalles sobre el estado de salud, bueno o malo, de individuos y grupos.

 

 

En julio de 2018, SingHealth, el grupo de instituciones de atención médica más grande de Singapur, fue blanco de un ataque de “ransomware” o secuestro de datos que robó información de un total aproximado de 1,5 millones de pacientes, incluido el perfil del Primer Ministro del país, Lee Hsien Loong, quien fue identificado como un objetivo específico en el ataque. Los centros de salud que tienen dificultades para implementar estrategias de defensa integrales reciben constantemente este tipo de ciberataques. Esta tendencia solo aumentará a medida que los delincuentes cibernéticos intenten ser más listos que las instituciones de atención médica y viceversa, tal como lo han hecho los ladrones de bancos y los bancos a lo largo de la historia.2

2. Los hackeos pueden significar vida o muerte.

Una de las amenazas a la privacidad de la información en materia de salud que genera mayor preocupación en la actualidad es comprometer seriamente la integridad y la disponibilidad de información. Los riesgos asociados incluyen el posible daño a la seguridad y la salud de un paciente, la pérdida de información médica protegida (PHI, por sus siglas en inglés) y el acceso no autorizado a los datos. De hecho, en 2013 The Washington Post informó que los médicos del vicepresidente Dick Cheney ordenaron la desactivación de la funcionalidad inalámbrica de su implante cardíaco por temor a que pudiera ser hackeado por terroristas.3

Se puede decir que los delitos informáticos que ocurren en la industria de la salud pueden tener consecuencias mucho más drásticas para el valor de marca de las instituciones que importantes pérdidas financieras. El temor de no poder acceder a información crítica relacionada con nuestra salud genera una sensación de incertidumbre legítima e intensa. Esta ansiedad es en parte lo que da valor y poder a la información. Las violaciones de la seguridad de los datos pueden afectar directamente la salud y el bienestar de los pacientes, e incluso terminar en una fatalidad. La destrucción de historias clínicas y el secuestro de recetas farmacéuticas críticas pueden causar víctimas rápidamente. Mediante el robo de información y la manipulación del miedo público, los delincuentes cibernéticos pueden aprovechar los bienes robados de maneras sin precedentes. La realidad es que estos delitos tienen consecuencias que ponen en peligro la vida de las personas y pueden perpetrarse desde cualquier parte del mundo en medio de la noche.

3. La filtración de datos es inevitable y puede ser interna.

Las posibles ganancias monetarias para los hackers informáticos son enormes. Como era de esperarse, más del 70 por ciento de las compañías pertenecientes a la industria de la salud anticipan una filtración de datos por parte de delincuentes cibernéticos motivados por razones económicas. Sin embargo, la imagen generalizada de un hacker solitario trabajando desde un departamento oscuro en una ciudad anónima, o grupos nefastos de ladrones cibernéticos bizcos financiados por el estado, sentados en filas de cubículos insípidos, solo representa parte de la historia. Los empleados internos también representan una gran amenaza para las instituciones de salud. Todo empleado es un ser humano, y en función de que estén o no insatisfechos, preocupados por cuestiones económicas o simplemente no sepan cómo sus comportamientos pueden afectar los protocolos de seguridad, existe la posibilidad de corrupción. Tener las autorizaciones de seguridad y las contraseñas correctas, así como acceso a información sensible, puede ser demasiado tentador para los empleados internos con segundas intenciones.

4. Se necesitan medidas de seguridad robustas.

Las persecuciones y confrontaciones seguirán evolucionando a medida que los hackers informáticos busquen continuamente nuevas formas de sortear las defensas de las instituciones de salud y de los grupos de interés dentro de los sistemas de atención médica, incluidos los fabricantes de dispositivos médicos conectados. Los delincuentes internacionales y expertos en tecnología de hoy son decididos, sofisticados y creativos. Las instituciones de salud deben serlo aún más. A pesar de la creciente toma de conciencia respecto de las amenazas a la ciberseguridad que han sacudido a toda la industria, numerosas compañías que operan en las economías en crecimiento no han establecido y ejecutado un completo marco de seguridad que proporcione una gestión integral y una amplia supervisión. Las medidas de seguridad carecen de un enfoque integrado que aproveche los talentos y la perspicacia no solo de los profesionales de la salud, sino también de las fuerzas de seguridad cibernética y de los responsables de la formulación de políticas en todos los niveles de gobierno.

Para combatir a los ciberdelincuentes que representan una amenaza dinámica y creciente, se requiere una perfecta integración de los recursos de defensa. Todos los grupos de interés que manejan datos relacionados con la salud deben abandonar las defensas cibernéticas pasivas para pasar a defensas cibernéticas activas. La ciberseguridad en el marco del Internet de las Cosas Médicas también debe ser un tema importante en la agenda para los dispositivos médicos del futuro. Los gobiernos y los responsables de la formulación de políticas deberían proporcionar medidas de seguridad y protocolos normativos para los fabricantes de dispositivos médicos. La industria debe desarrollar y adoptar rápidamente mejores prácticas, marcos y estructuras adecuados para garantizar las protecciones de seguridad cibernética en todo el Internet de las Cosas Médicas. Los hospitales y sistemas de atención médica deben proteger los dispositivos médicos de la misma manera que los bancos garantizan la seguridad de las tarjetas de crédito que emiten.

Las economías en crecimiento deben responder, y asumir el liderazgo, con medidas de seguridad y políticas de ciberseguridad adecuadas.

5. La industria de la salud puede defenderse.

El “ransomware”, o secuestro de datos, y los delitos informáticos pueden generar un caos inimaginable. Sin embargo, las compañías, comunidades y economías en crecimiento pueden hacer algo al respecto. Mediante el trabajo conjunto, pueden crear una red de sistemas, activos y protocolos que pueden frustrar incluso a los hackers más tenaces. La diligencia es la clave. La industria de la salud debe contribuir activamente a prevenir los ciberataques antes de que ocurran y actuar con inteligencia a la hora de responder a ellos y mitigar los daños cuando ocurran. A pesar de que numerosas instituciones de salud han comenzado a desarrollar estrategias de seguridad eficaces, muy pocas han implementado un plan completo que aborde las estrategias de preparación, prevención, detección, respuesta y recuperación.

 

La industria de la salud y los grupos de interés asociados deben abordar las estrategias de defensa en materia de ciberseguridad con el mismo nivel de seriedad y fuerza que aplican los militares a sus propias estrategias de defensa. Por ejemplo, un programa de defensa eficaz y agresivo incluiría el uso de tecnologías de engaño que frenan los ataques engañando a los atacantes. Además, la Inteligencia Artificial puede monitorear el tráfico entrante y saliente de cada dispositivo conectado y diferenciar entre el comportamiento normal y anormal en tiempo real, alertando a los profesionales responsables de la seguridad de las redes cuando el dispositivo está escuchando o hablando con redes, servidores o personas delictivas. La Inteligencia Artificial puede bloquear proactivamente a los agentes maliciosos en tiempo real antes de que puedan obtener acceso y causar daño. Las estrategias de ciberseguridad exitosas interceptan y previenen ataques proactivamente; después de todo, una vez que se ha comprometido un dispositivo y se han violado los servidores de nivel superior, el daño ya está hecho. Por último, la industria de la salud debe considerar otras medidas defensivas innovadoras, como la computación cuántica, las salas de guerra destinadas a la ciberseguridad que brindan centros de operaciones de seguridad las 24 horas del día y una estrategia integral que aprovecha no solo la tecnología sino también el comportamiento y los procesos humanos.

Para obtener más información acerca de cómo los delincuentes cibernéticos tienen como rehenes a las instituciones de salud y qué puede hacer la industria para protegerse, lee este artículo.

1 Why Ai, Blockchain, & Enhanced Encryption Are The Future Of Enterprise Data Security
(Por qué la Inteligencia Artificial, Blockchain y la Encriptación Mejorada representan el futuro de la seguridad de los datos empresariales): http://www.cbinsights.com/research/ai-blockchain-encryption-enterprise-data-security-expert-intelligence/

2 Singapore Suffers ‘most Serious’ Data Breach, Affecting 1.5m Healthcare Patients Including Prime Minister, Eileen Yu (Singapur sufre la filtración de datos “más seria”, que afecta a 1,5 millones de pacientes de atención médica, incluida la Primera Ministra Eileen Yu)
https://www.zdnet.com/article/singapore-suffers-most-serious-data-breach-affecting-1-5m-healthcare-patients-including-prime/

3 Intermountain Healthcare Launches Security Operations Center To Combat Health Data Cyberattacks (Intermountain Healthcare lanza un centro de operaciones de seguridad para proteger los datos de salud de los ciberataques)
https://www.modernhealthcare.com/article/20151114/MAGAZINE/311149977

Fuente:https://voice-on-growth.mercer.com/content/mercervog/es/articles/health/how-cybercrimes-threaten-future-of-healthcare-in-growth-economies.html?ms=y&mkt_tok=eyJpIjoiTlRFd05URTBORGM1T1RRdyIsInQiOiJudUJqcU54dW8xbzQ2OHpFdTBNcG1UUWExdVhFbThSbEVVS0ZPWmd1cU5PWEhPSERRTUUxYTk4dlJNcys4eGhpV1wvU3M2YUJOeGZoc1c4eGVFZlZTZGZUdHpXWUo2bDJZRkxVZWpEN0t5WXhKZ2xoNFFJOVdWbHNuWXFYdnRndUI0bFhaVVgyMEJpNUpPRVRMZnM3aHpBPT0ifQ%3D%3D

La crisis del aprendizaje: Estar en la escuela no es lo mismo que aprender

EL NOMBRE DEL PERRO ES CACHORRO. Esta parece una oración simple. Pero ¿sabía que en Kenya, Tanzanía y Uganda, tres de cada cuatro alumnos de tercer grado no la entienden? En las zonas rurales de India, casi tres cuartas partes de los estudiantes de tercer grado no pueden resolver un problema de resta de dos dígitos, como 46 menos 17, y cuando llegan a quinto grado, la mitad aún no puede hacerlo.

El mundo enfrenta una crisis del aprendizajeSi bien los países aumentaron considerablemente el acceso a la educación, estar en la escuela no es lo mismo que aprender. En todo el mundo, cientos de millones de niños llegan a la edad adulta sin siquiera tener las habilidades más básicas, como calcular el vuelto correcto de una transacción, leer las instrucciones de un médico o comprender el horario de los autobuses, y mucho menos forjarse una carrera satisfactoria o educar a sus hijos.

La educación está en el centro del desarrollo del capital humano. Una nueva investigación del Banco Mundial revela que la productividad del 56 % de los niños del mundo será de menos de la mitad de lo que podría ser si recibieran una educación completa y gozaran de plena salud.

Una buena educación, junto con el capital humano que genera, beneficia a los individuos y a las sociedades. En el caso de las personas, la educación aumenta la autoestima y fomenta las oportunidades de empleo e ingresos. Y en el caso de los países, ayuda a fortalecer las instituciones dentro de las sociedades, impulsa el crecimiento económico a largo plazo, reduce la pobreza y estimula la innovación.


“Nunca es demasiado tarde para que los jóvenes tengan la oportunidad de aprender. Nuestros jóvenes merecen estar equipados con las habilidades que necesitan para prosperar en un mundo laboral cada vez más exigente e incierto. Dado que los estudiantes de hoy serán los ciudadanos y los líderes del mañana, una educación de calidad y relevante es esencial para que las aspiraciones se conviertan en realidad”
Image
Annette Dixon
Vicepresidenta de Desarrollo Humano del Banco Mundial

Una crisis mundial del aprendizaje

Una de las principales razones por las que persiste la crisis del aprendizaje es que muchos sistemas educativos del mundo en desarrollo tienen poca información sobre quién está aprendiendo y quién no. Por consiguiente, es difícil para ellos hacer algo al respecto. Y ante la incertidumbre sobre los tipos de habilidades que requerirán los trabajos del futuro, las escuelas y los maestros deben preparar a los estudiantes con algo más que habilidades básicas de lectura y escritura. Los alumnos deben ser capaces de interpretar la información, formar opiniones, ser creativos, comunicarse bien, colaborar y ser resilientes.

La visión del Banco Mundial es que todos los niños y jóvenes aprendan y adquieran las habilidades que necesitan para ser ciudadanos y trabajadores productivos, satisfechos y participativos. Se centra en ayudar a los maestros de todos los niveles a ser más eficientes en su tarea de facilitar el aprendizaje, mejorar la tecnología para el aprendizaje, fortalecer la gestión de las escuelas y los sistemas, garantizando al mismo tiempo que los alumnos de todas las edades, desde el nivel preescolar hasta la edad adulta, estén equipados para tener éxito.

El cambio comienza con un buen maestro

Cada vez queda más demostrado que la crisis del aprendizaje es, en esencia, una crisis de la enseñanza. Para que los alumnos aprendan, necesitan buenos profesores, pero muchos sistemas educativos prestan poca atención a qué saben los maestros, qué hacen en el aula y, en algunos casos, si incluso están presentes.

Por suerte para muchos estudiantes, en todos los países hay maestros dedicados y entusiastas que, a pesar de todos los desafíos, enriquecen y transforman sus vidas. Son héroes que enfrentan los obstáculos y hacen posible el aprendizaje con pasión, creatividad y determinación.

 

Image

Jaime Saavedra, director de Educación del Banco Mundial, junto con una profesora en la escuela Ecoles Oued Eddahab en Kenitra, Marruecos. © Banco Mundial

Una de estas heroínas trabaja en la escuela Ecoles Oued Eddahab en Kenitra, Marruecos. En un aula colorida que ella misma pintó, usa metodologías creativas para asegurarse de que todos los niños aprendan, participen y se diviertan. En su clase, cada letra del alfabeto se asocia con el sonido de un animal y un movimiento de la mano, y cuando dice una palabra, la deletrea en voz alta con los sonidos y el movimiento, y los alumnos la escriben. Ella identifica fácilmente a los estudiantes que tienen dificultades con el material y ajusta el ritmo de la lección para ayudarlos a avanzar. Los niños participan, prestan atención, y no tienen miedo de cometer errores. Esta es una maestra que quiere asegurarse de que TODOS los niños aprendan.


“Dada la función fundamental que desempeñan los maestros, al abordar la crisis del aprendizaje es necesario darles apoyo a ellos, ya que son el factor más importante de cuánto aprenden los alumnos en la escuela”
Image
Jaime Saavedra
Director superior de las Prácticas Mundiales de Educación del Banco Mundial

Sin embargo, incluso los héroes necesitan ayuda. Es necesario asegurarse de que todos los maestros estén motivados para hacer su trabajo lo mejor posible y equipados con lo que necesitan para enseñar con eficacia.

Para apoyar a los países en sus esfuerzos de reforma de la profesión docente, el Banco Mundial da a conocer una plataforma mundial denominada “Docentes exitosos, alumnos exitosos”. Esta iniciativa dirigida a los maestros aborda los desafíos clave que afectan la eficacia de los maestros, transformando la pedagogía en una profesión respetable y atractiva con políticas de personal efectivas, y garantizando que los maestros cuenten con las habilidades y los conocimientos adecuados antes de ingresar al aula y, posteriormente, brindándoles apoyo a lo largo de sus carreras.

La tecnología ofrece nuevas posibilidades para la enseñanza y el aprendizaje

Los rápidos cambios tecnológicos aumentan los desafíos. La tecnología (i) ya desempeña un papel crucial al servir de apoyo a los maestros, los estudiantes y el proceso de aprendizaje en general. Ayuda a los maestros a administrar mejor el aula y ofrecer diferentes retos a diferentes estudiantes. Y permite a los directores, padres y estudiantes interactuar sin dificultades. El uso eficaz de la tecnología beneficia a millones de alumnos, pero otros millones de estudiantes en el mundo en desarrollo no tienen acceso a ello.

Una de las iniciativas de tecnología educacional más interesantes y de gran escala es impulsada por EkStep, (i) un esfuerzo filantrópico en la India. EkStep creó una infraestructura digital abierta que brinda acceso a oportunidades de aprendizaje para 200 millones de niños, así como oportunidades de desarrollo profesional para 12 millones de maestros y 4,5 millones de directivos escolares. Tanto los profesores como los estudiantes acceden a materiales didácticos, videos explicativos, contenido interactivo, historias, hojas de ejercicios y evaluaciones formativas. Al monitorear el contenido que se usa con mayor frecuencia, y de manera más provechosa, se pueden tomar decisiones fundamentadas en torno a los materiales que usarán en el futuro.

En la República Dominicana, un estudio piloto respaldado por el Banco Mundial muestra cómo las tecnologías adaptativas pueden generar gran interés entre los estudiantes del siglo XXI y representar un potencial para apoyar los procesos de aprendizaje y enseñanza de las futuras generaciones.

Yudeisy, una alumna de sexto grado que participa en el estudio, dice que lo que más le gusta hacer durante el día es ver videos y tutoriales en su computadora y teléfono celular.

Image

Yudeisy,  en una escuela primaria pública en Santo Domingo, es parte de un programa piloto para reforzar las matemáticas utilizando una plataforma que se adapta al nivel de cada estudiante. © Banco Mundial

Tomando la curiosidad infantil como punto de partida, el estudio tuvo como objetivo canalizarla hacia el aprendizaje de las matemáticas de una manera interesante para Yudeisy y sus compañeros de clase. Se sabe que el aprendizaje se realiza mejor cuando la instrucción se personaliza para satisfacer las necesidades y fortalezas de cada niño, se monitorean los avances individuales y se proporcionan comentarios inmediatamente. La tecnología adaptativa se usó para evaluar el nivel inicial de aprendizaje de los estudiantes para luego trabajar con ellos en ejercicios de matemáticas de una manera dinámica y personalizada, mediante inteligencia artificial y sobre la base de lo que el estudiante está listo para aprender. Después de tres meses, los alumnos con el desempeño inicial más bajo lograron mejoras sustanciales. Esto muestra el potencial de la tecnología para aumentar los resultados de aprendizaje, especialmente entre los estudiantes que quedan rezagados con respecto a sus compañeros.

En un campo que está evolucionando a una velocidad vertiginosa, en todas partes surgen soluciones innovadoras para los desafíos educativos. El reto es hacer que la tecnología promueva la equidad y la inclusión y no se convierta en una fuente de mayor desigualdad de oportunidades. El Banco Mundial trabaja con sus asociados en todo el mundo para apoyar el uso eficaz y apropiado de las tecnologías educativas y así fortalecer el aprendizaje.

El aprendizaje se produce cuando las escuelas y los sistemas educativos se gestionan de manera adecuada

Para proporcionar educación de calidad es necesario crear sistemas que proporcionen aprendizaje, día tras día, en miles de escuelas, a millones de estudiantes. Para que las reformas educativas sean exitosas se necesita un buen diseño de políticas, un fuerte compromiso político y una capacidad de implementación eficaz. Por supuesto, esto es sumamente difícil. Muchos países tienen dificultades para usar los recursos de manera eficiente y, con frecuencia, el aumento del gasto en educación no se traduce en un mayor aprendizaje y en un mejor capital humano. Superar tales desafíos implica trabajar en todos los niveles del sistema.

A nivel central, los ministerios de Educación deben atraer a los mejores expertos para diseñar e implementar programas específicos para los países y que se basen en pruebas. Las oficinas regionales o de los distritos necesitan la capacidad y las herramientas para monitorear el aprendizaje y apoyar a las escuelas. A nivel escolar, los directores deben estar capacitados y preparados para administrar y dirigir las escuelas, lo que incluye la planificación del uso de los recursos, y la supervisión y la formación de sus maestros.

No obstante, por difícil que sea, el cambio es posible. Con el apoyo del Banco Mundial, las escuelas públicas de Punjab en Pakistán (i) han realizado reformas importantes en los últimos años para enfrentar estos desafíos. A través de una mejor rendición de cuentas a nivel escolar, supervisando y restringiendo el ausentismo docente y estudiantil, y la introducción de un sistema de contratación de maestros basada en el mérito, en que solo se seleccionaron los docentes más talentosos y motivados, se aumentó la inscripción y la retención escolar y se mejoró considerablemente la calidad de la educación. “Las escuelas gubernamentales se han vuelto muy buenas ahora, incluso son mejores que las privadas”, dijo Ahmed, un habitante local.

Pero, ningún cambio es posible si no existen datos. Los Gobiernos deben saber qué falta en sus sistemas educativos, o qué se está haciendo bien, a fin de tomar las medidas adecuadas para mejorar. El Banco Mundial, junto con la Fundación Bill y Melinda Gates, y el Departamento de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido están desarrollando un registro sobre la educación en el mundo. Esta nueva iniciativa proporcionará a los Gobiernos un sistema para monitorear el funcionamiento de sus sistemas educativos, lo que incluye desde los datos sobre aprendizaje hasta los planes de políticas, de modo que estén mejor capacitados para tomar decisiones oportunas y basadas en pruebas.

Reforma de la educación: beneficios a largo plazo valen la pena

Por naturaleza, los beneficios de la inversión en educación requieren paciencia y persistencia. De hecho, tendrá que pasar una generación para que se hagan realidad plenamente los beneficios de tener maestros altamente cualificados, usar eficazmente la tecnología, gestionar mejor los sistemas educativos y tener alumnos participativos y preparados. Sin embargo, la experiencia mundial indica que los países que se han desarrollado y prosperado rápidamente comparten una característica común: toman en serio la educación e invierten adecuadamente.

Al celebrarse el 24 de enero el primer Día Internacional de la Educación, se debe hacer todo lo posible para dotar a los jóvenes con las habilidades para que sigan aprendiendo, se adapten a las nuevas realidades y prosperen en una economía mundial cada vez más competitiva y en un mundo laboral que cambia rápidamente.

Las escuelas del futuro se están construyendo hoy. Se trata de escuelas en las que todos los maestros poseen las competencias y la motivación adecuadas, donde la tecnología empodera a los docentes para brindar un aprendizaje de calidad, y donde todos los estudiantes aprenden habilidades fundamentales, entre ellas habilidades socioemocionales, y digitales. Estos establecimientos son seguros y asequibles para todos, y son lugares donde los niños y los jóvenes aprenden con gusto, con rigor y con un propósito establecido.

Los Gobiernos, los maestros, los padres y la comunidad internacional deben hacer su tarea para convertir en realidad la promesa de la educación para todos los estudiantes, en todos los pueblos, ciudades y países.

Fuente:http://www.bancomundial.org/es/news/immersive-story/2019/01/22/pass-or-fail-how-can-the-world-do-its-homework?cid=ECR_FB_worldbank_ES_EXT&fbclid=IwAR0_WBP-kFuXE1PqgBntEnGcWtbBh5pmaEvpvz6_eC3Nrd153Sxwjz2xEhI

México baja nuevamente en el Índice de Percepción de la Corrupción

 

El día de ayer se presentó el Índice de Percepción de la Corrupción 2018 (IPC), que clasifica a 180 países y territorios según los niveles percibidos en materia de corrupción dentro del sector público; de acuerdo con expertos y empresarios. El índice utiliza una escala de 0 a 100, donde 0 es altamente corrupto y 100 el nivel más bajo.

Más de dos tercios de los países puntúan por debajo de 50 en el IPC de este año, con un puntaje promedio de sólo 43.

El informe destaca que “el continuo fracaso de la mayoría de los países para controlar significativamente la corrupción está contribuyendo a una crisis en la democracia en todo el mundo”.

Si bien hay excepciones, los datos muestran que a pesar de algunos avances, la mayoría de los países no logran incursiones serias contra la corrupción.

El IPC de 2018 se basa en 13 encuestas y evaluaciones de expertos para medir la corrupción del sector público en 180 países y territorios.

Corrupción en México

De acuerdo con el informe, México ocupa el lugar 138 de un total de 180 posiciones. Con un puntaje de 28 puntos (siendo 100 el puntaje que indica menor corrupción).

El país bajó nuevamente su puntaje, como lo hace desde el 2015 que tenía un total de 31 puntos, en 2016 bajó a 30 y en 2017 bajó a 29 puntos.

Inicios del IPC

Desde su inicio en 1995, el Índice de Percepción de la Corrupción, el producto estrella de investigación de Transparency International, se ha convertido en el principal indicador mundial de corrupción en el sector público.

El índice ofrece una instantánea anual del grado relativo de corrupción al clasificar a los países y territorios de todo el mundo.

En 2012, Transparency International revisó la metodología utilizada para construir el índice para permitir la comparación de puntajes de un año a otro.

Fuente:https://www.valor-compartido.com/mexico-baja-nuevamente-indice-percepcion-corrupcion/?fbclid=IwAR1zC4OOkMjO9RJYXyfkDv0JD8C-qV5NyPVyCkgiE0uNEqp0icPpzHZVqBQ

México social: Ni se checan ni se miden

Por: Mario Luis Fuentes

En México, sólo 41.7% de quienes tienen más de 18 años y viven en áreas urbanas están física o deportivamente activos; de ellos, sólo 52.4% lo hace en niveles “suficientes” frente a 44.6% en la condición opuesta

Uno de los factores que en mayor medida inciden en la pandemia de obesidad y sobrepeso que enfrentamos en México es el sedentarismo y los bajos niveles de actividad física y práctica deportiva en el país. Al respecto hay que decir que esto se debe no solo a la falta de “cultura física y deportiva” de la población, sino también a cuestiones estructurales como la falta de espacios públicos suficientes y con equipamiento y accesibilidad adecuada.

Los datos del Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico (Mopradef, 2018), presentados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), son contundentes: entre 2013 y 2018 no hubo una variación estadísticamente significativa en el porcentaje de personas de 18 años y más activas físicamente. En efecto, en 2013, fue de 43.8%; en 2014 fue de 45.4%; en 2015 se ubicó en 44%; en 2016 descendió a 41.8%; en 2017 subió ligeramente otra vez a 42.5%; y en 2018 bajó una vez más a 41.7 por ciento.

Hombres y mujeres: diferencias importantes

De acuerdo con el INEGI, hay una diferencia relevante entre los porcentajes de mujeres y hombres con niveles insuficientes de actividades físico-deportivas. En efecto, entre los hombres, los porcentajes en esa categoría de 2013 a 2018 son los siguientes: a) 2013, 53.1%; b) 2014, 47.9%; c) 2015, 49%; d) 2016, 55.9%; e) 2017, 56.2%; y f) 2018, 48.2%.

Por su parte, entre las mujeres, los porcentajes para los mismos años son: a) 2013, 42.8%; b) 2014, 38.9%; c) 2015, 39.6%; d) 2016, 46.2%; e) 2017, 36.4%; y f) 2018, 40.1%.

Por otro lado, destaca que en la información que proporciona el INEGI puede identificarse que el nivel educativo sí influye en el nivel de activación física y deportiva, pues a mayor nivel educativo hay una menor proporción de personas con niveles de práctico físico-deportiva insuficientes. Así, por ejemplo, entre los hombres, mientras que en el grupo de población que no cuenta con estudios, en 2013 el indicador fue de 58%, entre quienes cuentan con estudios universitarios o de educación superior el porcentaje fue de 47.8%; en 2014 los datos fueron de 45.8% entre quienes no cuentan con estudios, y de 36.7% entre la población masculina con algún grado de educación superior; en 2015 los porcentajes fueron de 51.7% y de 40.8%, respectivamente; en 2016, de 59.2% y de 53.5%; en 2017 fueron de 58.2% y de 49.2%; mientras que en 2018 los datos fueron de 54.3% para quienes no cuentan con estudios y de 39% para quienes tienen algún grado de educación superior.

Entre las mujeres la situación es similar; en 2013, 48% de ellas que no contaba con educación presentaba niveles insuficientes de activación física-deportiva, frente a 38.1% entre quienes tienen algún grado de educación superior; en 2014 los porcentajes fueron de 43.3% y 39.2%, respectivamente; en 2015, de 52.7% y 33.7%; en 2016 de 50.8 y de 36.3%, en ambos extremos; en 2017 fueron de 43.8% y 27.4%, respectivamente; mientras que en 2018 la diferencia fue mínima, pues se ubicó en 40.5% entre quienes no cuentan con educación y en 39.7% entre quienes tienen algún grado de educación universitaria.

Trabajar tiene impacto (pero negativo)

De acuerdo con los datos del INEGI, en 2018, 48% de quienes declararon estar económicamente activos registró niveles insuficientes de activación física; mientras que entre los no económicamente activos, el porcentaje fue de 38.1%; entre los hombres, la proporción fue de 50.5% de niveles insuficientes para quienes son económicamente activos, y de 39.3% para quienes no lo están; por su parte, entre las mujeres la proporción fue de 42.9% para quienes están económicamente activas, y de 37.45 para quienes no lo están.

La vanidad cuenta

De acuerdo con el INEGI, en las 32 áreas urbanas con más de 100 mil habitantes donde se aplicó la encuesta hay 16.2 millones de personas quienes declaran que son física o deportivamente activas. De ellas, 2.9 millones practican deporte o realizan alguna actividad física por diversión; 36.8% de ellos lo hace con nivel suficiente de activación física, y 62.3% con niveles considerados como insuficientes.

Hay 2.49 millones más que lo hacen por verse bien; de ellas, 72.7% lo hace en niveles suficientes y 27.3% de manera insuficiente. Asimismo, hay 10.21 millones de personas que lo hacen por salud; y entre ellas, 53.9% lo hace en niveles suficientes, mientras que 46.1% lo hace con niveles insuficientes.

No hay dónde

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, en una escala del 1 al 10, en México los servicios de calles y avenidas, y de parques y jardines reciben calificaciones muy bajas en lo relativo a la satisfacción de la población. En efecto, en 2017, la calificación de calles y avenidas fue de 5.1; y la de los parques y jardines de 6.1; mientras que el alumbrado público recibió una calificación de 5.8. En evidencia, mientras no mejoren estos servicios será muy difícil que haya un incremento sustantivo en los niveles de práctica deportiva y activación física de la población.

Fuente:https://www.excelsior.com.mx/nacional/mexico-social-ni-se-checan-ni-se-miden/1293133

México, último en la OCDE en el gasto social

Semáforo Delictivo contabiliza en 2018 cifra histórica de homicidios: 28,816