Resultados PISA 2015 vía OCDE

La mayoría de los adolescentes que se sienten parte de una comunidad escolar y que tienen buenas relaciones tanto con sus padres, maestros y compañeros de escuela reportan sentirse felices con sus vidas y tienden a desempeñarse mejor académicamente.

 

Así lo da a conocer los Resultados PISA 2015, estudio publicado por la OCDE, el cual se basa en las respuestas de 540 mil estudiantes en 72 países y economías y que se enfoca en evaluar el bienestar de los jóvenes.

El reporte destaca la parte negativa de la educación: 59% de los alumnos aseguraron sentir ansiedad relacionada con la escuela (exámenes, entrega de trabajos, calificaciones, etcétera). Esta ansiedad, enfatiza la OCDE, no tiene que ver con el número de horas que los estudiantes pasan en la escuela ni la frecuencia con la que realizan exámenes, sino con el apoyo que los jóvenes sienten por parte de sus maestros y de la escuela en general.

 

¿Cuáles son los datos más relevantes de esta encuesta PISA a nivel global?

  • 59% de los alumnos de la OCDE en promedio afirmaron que se preocupan constantemente por tomar un examen que saben que será difícil.
  • 66% dijo sentirse estresado por bajas calificaciones.
  • 55% dijo sentirse muy ansioso por un examen, aunque estén bien preparados para la prueba.
  • Las mujeres reportaron más ansiedad en todos los países que los hombres con relación a las tareas, trabajos escolares y exámenes.
  • Los docentes juegan un papel vital al crear condiciones de bienestar para los jóvenes.
  • Los padres también son parte importante del bienestar de los alumnos. Los estudiantes cuyos padres hablan con ellos, realizan la comida principal con ellos y discuten sobre cómo les va en la escuela reportan entre 22 y 39% mayores niveles de satisfacción de vida.
  • El bullying es otro tema clave dentro y fuera de los centros educativos: en promedio en los países de la OCDE, 4% de los jóvenes reportaron que reciben golpes o empujones varias veces al mes.
  • En promedio a lo largo de las naciones pertenecientes a la OCDE, la mayoría de los estudiantes de 15 años reportaron un promedio de satisfacción de vida de 7.3 en una escala de 0 a 10.
  • Las mujeres fueron más propensas que los hombres a contestar que buscan obtener calificaciones perfectas.
  • En promedio, 44% de los alumnos esperan ingresar y terminar la licenciatura.
  • Uno de cada cinco estudiantes dijo recibir trato injusto por parte de los profesores (disciplina severa o ser ridiculizados frente a otros).
  • Los hombres son más propensos a ser víctimas de agresiones físicas y las mujeres a ser objetos de chismes y rumores.
  • Cerca de 6.6% de los jóvenes no practican ninguna actividad física fuera de la escuela.
  • Aproximadamente 23% de los alumnos trabajan para recibir algún pago y 73% trabajan en casa antes o después de la escuela.
  • En promedio, los jóvenes de los países de la OCDE pasan más de dos horas en línea en un día de escuela después de clases y más de tres horas en fin de semana.

¿Cómo se encuentra México en los resultados PISA 2015?

  • La satisfacción de vida de los jóvenes de 15 años que estudian es de 8.3, “el nivel más alto entre los países de la OCDE y el segundo entre todos los países participantes en PISA”.
  • “Los estudiantes en México expresaron niveles de ansiedad relacionados con el trabajo escolar por encima de la media OCDE. El 50% se ponen muy tensos cuando estudian (media OCDE: 37%), y el 79% está preocupado por sacar malas notas en clase (media OCDE: 66%). La ansiedad relacionada con el trabajo escolar es uno de los principales indicadores de baja satisfacción con la vida entre los estudiantes y, en México, la ansiedad es más frecuente en las escuelas donde los estudiantes estudian menos de 50 horas semanales (dentro y fuera de la escuela)”.

  • 21% de los estudiantes mexicanos se siente solo en la escuela, 25% se siente marginados, 20% sufren acoso escolar por lo menos una vez al mes y 13% dijo que se burlaban de él.

  • En cuanto a la motivación escolar, 83% declararon querer ser los mejores y 96% “están motivados para para sacar las notas más altas en todas o en casi todas las asignaturas”.

  • 95% realiza actividades físicas fuera de la escuela.
  • Los jóvenes mexicanos son usuarios extremos de Internet, pues se conectan a la red más de seis horas entre semana.

Consulta todo sobre este estudio aquí.

Fuente:http://imco.org.mx/banner_es/resultados-pisa-2015-via-ocde/

 

Leyes para el futuro del trabajo: ¿estamos preparados?

Por:VERÓNICA ALAIMO

La forma de trabajar está cambiando, el futuro del trabajo ya está llegando y, por eso, ahora más que nunca nos preguntamos si los robots van a reemplazarnos o si las nuevas fórmulas que nos brinda la economía compartida terminarán imponiéndose. El mercado laboral del futuro (y todos los desafíos que trae consigo) está ya a la vuelta de la esquina. Pero, ¿estamos preparados? ¿Sabes si las leyes de tu país han considerado esta revolución que ya ha comenzado?

Algunas tendencias que asociamos a los trabajos del futuro están permeando poco a poco en los países de América Latina y el Caribe. Por ejemplo, el teletrabajo o la economía compartida (esta, sobre todo, en el sector del transporte con empresas como Uber o Cabify) están planteando ya algunos desafíos. ¿Tienen garantizados sus derechos quienes se desempeñan bajo estas nuevas fórmulas? Un análisis de la legislación vigente en 12 países de la región nos revela que todavía queda mucho por hacer.

Teletrabajo versus trabajo a domicilio

Si bien en la mayoría de los países el trabajo a domicilio está regulado (con excepción de República Dominicana), existen importantes diferencias entre el contexto laboral actual, en el que el teletrabajo ya es una tendencia consolidada, y el que había cuando en la región se legisló sobre esta materia. El trabajo a domicilio, propio de la revolución industrial, se creó para la realización de tareas de manufactura o similar, en el domicilio del trabajador o en un lugar elegido por este, por cuenta ajena, para un patrón, intermediario o tallerista. El teletrabajo, en cambio, es una modalidad de la era digital que surge con el avance tecnológico con tareas que se realizan en el domicilio del trabajador o en lugares distintos del establecimiento del empleador. En ambos casos, el trabajo se realiza en el domicilio del trabajador o en otro lugar elegido por este. La distinción radica en el uso de tecnologías de la información y comunicación por parte de los teletrabajadores. Pretender aplicar regulaciones laborales propias de la revolución industrial en plena era digital no parece razonable.

Pretender aplicar regulaciones laborales propias de la revolución industrial en plena era digital no parece razonable.

Solo en Brasil, Colombia y Perú existen leyes específicas que regulan el teletrabajo; en Argentina y Ecuador cuentan con normas regulatorias del Ministerio de Trabajo, mientras que en Bolivia y México el teletrabajo forma parte de lo que se considera trabajo a domicilio. Varios países tienen proyectos de leyes en estudio, en algunos casos con propuestas que datan del año 2010 pero que no se han aprobado aún. En el caso de México, el proyecto de ley busca separar el trabajo a domicilio del teletrabajo, mientras que en Bolivia el proyecto limita el teletrabajo a grupos específicos de trabajadores (como personas con discapacidad, mujeres embarazadas o personas con problemas de salud) y propone que el trabajo a distancia sea posible solo por un lapso de tres meses. Finalmente, otros países como Uruguay están todavía elaborando su regulación.

Ya sea con regulaciones o con proyectos de ley, en la región se entiende que el teletrabajador es un trabajador en relación de dependencia (asalariado) con los mismos derechos de una persona que trabaja en la empresa. Es decir, aplican las mismas escalas salariales, tienen los mismos derechos de protección ante el despido y los mismos beneficios de seguridad social. Una excepción se da en Chile, donde el Código del Trabajo excluye el teletrabajo de la limitación de la jornada de trabajo, lo cual implica que no hay régimen horario y, por lo tanto, no se generan horas extras.

Ya sea con regulaciones o con proyectos de ley, en la región se entiende que el teletrabajador es un trabajador en relación de dependencia (asalariado) con los mismos derechos de una persona que trabaja en la empresa.

Uber y los nuevos trabajadores por cuenta propia

La empresa Uber, que en Estados Unidos (al menos en las grandes ciudades) ya se ha vuelto parte de la vida cotidiana, sigue generando polémica. También, por supuesto, en la región: competencia desleal, incumplimiento de las normas de transporte público, críticas a la situación laboral de los conductores… ¿Están fundamentadas estas opiniones negativas?

Uber, la compañía que posiblemente mejor ejemplifica eso que denominamos la economía colaborativa, está presente en algunas ciudades de América Latina. En Argentina, Chile, Colombia y Perú, luego de numerosas marchas, Uber funciona aunque sin respaldo legal. También opera en países como Bolivia (en la ciudad de Santa Cruz), Ecuador (en Quito y Guayaquil) y en Guatemala, pero sin una regulación específica. Por el contrario, su actividad sí está regulada en lugares como San Pablo, en Brasil, la Ciudad de México o el estado mexicano de Jalisco, o Montevideo, en Uruguay.

Con o sin regulaciones específicas, la realidad es que los trabajadores de la economía compartida, a diferencia de los teletrabajadores, son considerados trabajadores por cuenta propia. Por este motivo, al igual que la mayoría de los trabajadores independientes de la región, no tienen protección frente al despido, ni derecho a beneficios de la seguridad social (al menos no en forma obligatoria). Las leyes, como vemos, avanzan a un ritmo más lento que la realidad. Si no se toman medidas, estaremos ante un grupo de trabajadores cada vez más numeroso en una situación de precariedad.

Foto portada – Copyright: dianavarela / 123RF Stock Photo

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/04/18/leyes-para-el-futuro-del-trabajo-estamos-preparados/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=41d39f449b-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-41d39f449b-189478437

Análisis de la OCDE de la honestidad de México: Tomando una postura más firme ante la corrupción vía OCDE

El reporte de la OCDE “Análisis de la OCDE de la honestidad de México: Tomando una postura más firme ante la corrupción” se enfoca en ofrecer una visión panorámica de las iniciativas planeadas en torno a las reformas anticorrupción que busca implementar México, las cuales buscan atender los múltiples retos económicos y sociales que atraviesa hoy nuestro país.

¿Cuáles son los datos que destaca este documento?

  • Los mexicanos consideran a la corrupción como el segundo problema más importante del país, tan solo después de la inseguridad y el crimen y por delante del desempleo, la pobreza y el mal desempeño del gobierno.

  • 50% de las empresas que se entrevistaron identifican a la corrupción como el mayor obstáculo para hacer negocios. Esto representa 11% más que el promedio de los países de la OCDE.

  • La corrupción debilita el Estado de derecho, por lo tanto, la justicia se ve comprometida. Entre 2005 y 2010 el número de homicidios en el país se duplicó.

  • La corrupción también amenaza la agenda de reformas estructurales que se han puesto en marcha desde 2012.

  • La OCDE recomienda para la correcta y exitosa implementación del Sistema Nacional Anticorrupción una serie de medidas que legitimen las instituciones gubernamentales, fortalezcan la economía y creen mayor seguridad para los ciudadanos. Lo anterior se puede llevar a cabo al revisar las cuestiones clave del sistema público del país.

  • El estudio destaca la importancia del Sistema Nacional Anticorrupción para el sistema de integridad mexicano. Los acuerdos institucionales del SNA pueden mejorar la coordinación entre actores y así reducir el riesgo de fracaso.

Fuente:http://imco.org.mx/politica_buen_gobierno/analisis-de-la-ocde-de-la-honestidad-de-mexico-tomando-una-postura-mas-firme-ante-la-corrupcion-via-ocde/

El turno de la Generación Z

POR: MARIANGELA MENDOZAMELANY GUALAVISÍMIKEL A. ALCÁZAR

El siglo XX afrontaba su recta final con internet colándose en la vida cotidiana de las personas. Toy Story se estrenaba en los cines de todo el mundo, Michael Jackson ponía la banda sonora al momento con ‘You are not alone’ y otro Michael —Jordan— decidía regresar al baloncesto profesional tras un breve retiro. Era 1995, el año en el que muchos sitúan la frontera entre los Millennials y una nueva cohorte de personas, la Generación Z (también denominada Post-Millennial, iGeneration…). Aunque quienes nacen hoy siguen formando parte de este mismo grupo (no sabemos aún qué vendrá después), millones de jóvenes de la Generación Z comienzan ya a ocupar su espacio en el mercado laboral. ¿Qué sabemos sobre estos nuevos trabajadores?

En América Latina y el Caribe hay más de 70 millones de personas nacidas más allá de 1995 ya en edad de trabajar (ver infografía en la parte inferior). De ellas, la mayoría (casi un 58%) se encuentra todavía inactiva en el mercado laboral, es decir, no está trabajando ni tampoco buscando un empleo (en muchos casos porque siguen estudiando). Los que sí trabajan, más de 25 millones de jóvenes en la región, tienen en promedio la mitad de sueldo que los trabajadores de entre 22 y 64 años de edad.

La generación del mundo virtual

La Generación Z ha vivido en un mundo conectado. Son los hijos de la tecnología, un aspecto que define su carácter. De ellos se dice que son amantes de la inmediatez (de ahí el éxito de aplicaciones como Snapchat) y que les cuesta más enfocar su atención. Ahora bien, también se les observa un mayor espíritu emprendedor y más facilidad para realizar tareas múltiples a la vez. La suya es también la generación más inclusiva.

La Generación Z ha vivido en un mundo conectado. Son los hijos de la tecnología, un aspecto que define su carácter.

El uso de internet, las redes sociales y aparatos electrónicos como las tabletas o los teléfonos inteligentes también han configurado su forma de ser, sin olvidar que nuestra región se encuentra rezagada en cuanto a la adopción de nueva tecnología. Así, menos de uno de cada 10 hogares pobres en América Latina está conectado a internet, y un 30% de las personas de menores ingresos no cuentan con un teléfono celular desde el cual conectarse a la red.

Más educados, pero lejos de los países más desarrollados

A pesar de los avances que se impulsaron durante la reciente época de bonanza, los países de la región continúan muy alejados de las mejores posiciones en las pruebas PISA. Esto nos demuestra que la Generación Z en América Latina y el Caribe sigue estando poco preparada con respecto a la de otras regiones del mundo.

La Generación Z en América Latina y el Caribe sigue estando poco preparada con respecto a la de otras regiones del mundo.

Por otro lado, la formación que reciben los jóvenes no atiende a la demanda de los empleadores. Es lo que se denomina la brecha de habilidades, que supone un obstáculo para quienes se adentran en el mercado de trabajo. Esta desconexión entre lo que se enseña en las aulas y lo que necesita el sector productivo es lo que explica que, en países como Argentina, Brasil y Chile, nueve de cada diez empresarios dicen no encontrar a los trabajadores que necesitan para ser competitivos.

Abriendo las puertas de un mercado laboral incierto

La Generación Z tendrá que lidiar con los desafíos que trae consigo la Cuarta Revolución Industrial. Cuestiones como la automatización, una mayor movilidad laboral o la economía colaborativa plantean un escenario incierto, en el que al mismo tiempo se dibujan amenazas (como la que representan los robots) y nuevas oportunidades (se crearán trabajos que hoy no conocemos).

Lo mejor es que probablemente estos jóvenes pertenecen a la generación con una mentalidad más propicia para enfrentar un escenario tan cambiante. Con los Millennials llegando ya a los puestos gerenciales en muchas compañías, el futuro va quedando poco a poco en manos de la Generación Z. Ha llegado su turno.

Fuente:https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/04/11/el-turno-de-la-generacion-z/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=d8ee827bb3-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-d8ee827bb3-189478437

Creatividad en las escuelas: lo que los países hacen (o podrían hacer)

creatividad en las escuelas

  • En las escuelas de Corea y Singapur se pone especial énfasis en el desarrollo de habilidades de creatividad, pensamiento creativo e innovación.
  • Este artículo fue escrito en inglés por Stéphan Vincent-Lancrin, Analista Senior y Líder de Proyecto en la Dirección de Educación de la OCDE.

 

¿Las escuelas deberían nutrir la creatividad, el pensamiento crítico y otras habilidades de innovación? Un número creciente de países considera que enseñar dichas habilidades constituye el siguiente reto educativo. Las tradicionales ‘buenas notas’ pueden no ser suficientes para equipar a la fuerza laboral con las habilidades necesarias para contribuir a una economía basada en la innovación.

La OCDE organizó recientemente un taller internacional, en el que 30 diseñadores de políticas educativas, de 12 países, aprendieron de las iniciativas asiáticas que buscan fomentar la creatividad, el pensamiento crítico y la formación de carácter en sus alumnos. Singapur y Corea son dos buenos ejemplos de países que enfatizan lo anterior en su currículo.

Desde 2009, Corea pretende que las escuelas fomenten la creatividad entre sus estudiantes como parte de un programa de aprendizaje basado en proyectos. Además dedican casi el 10% del tiempo escolar a otras actividades transversales que fomentan la creatividad.

En Singapur, los planes de educación incluyen el pensamiento crítico e inventivo, así como las competencias sociales y emocionales. Al final de la escuela secundaria, se espera que los estudiantes sean “resilientes ante la adversidad”, “innovadores y emprendedores”, así como “capaces de pensar críticamente y comunicarse de forma persuasiva”.

Una visita a la escuela de niñas Haig, en Singapur, demostró que lo anterior es una realidad. La creatividad y la innovación son el centro del proyecto de esta escuela primaria. Se ha desarrollado un criterio para monitorear el progreso de los estudiantes en aspectos como el “pensamiento crítico” y el “pensamiento creativo e innovador”.

Los estudiantes se evalúan a sí mismos y a sus pares al responder preguntas como “¿Soy capaz de dar múltiples ideas para alcanzar una solución? (pensamiento crítico). O “¿Soy capaz de conectar ideas de maneras interesantes y creativas para alcanzar una idea única?” (pensamiento creativo).

Entre sus múltiples proyectos, esta escuela de niñas pide a sus alumnos que realicen actividades de innovación genuina. Proyectos que sirvan para la vida real, como construir el prototipo de una manera innovadora de cerrar un paragüas con una sola mano. Este es un invento útil en un país donde llueve casi todos los días.

Incluir la creatividad y otras habilidades de innovación en el currículo nacional es un buen punto de inicio para que los alumnos se sientan tomados en cuenta en la escuela. El siguiente paso es evaluar formalmente estas habilidades. Singapur y Corea han modificado sus exámenes nacionales para incentivar a los maestros y alumnos a prestarles la debida atención a dichas habilidades en la enseñanza y el aprendizaje.

Un estudio reciente de la OCDE revela cómo la evaluación ayuda a clarificar lo que la creatividad en verdad significa. Una herramienta prototipo para evaluar la creatividad de los alumnos mapea la disposición de los hábitos mentales de creatividad en cinco dimensiones: ser inquisitivo, persistente, imaginativo, colaborativo y disciplinado.

Los hallazgos de dos trabajos de campo hechos en escuelas británicas muestran que la herramienta de evaluación lleva a los maestros a tener más precisión y confianza a la hora de desarrollar la creatividad de sus alumnos. Y los aprendices son más capaces de entender lo que implica la creatividad y a llevar un registro de su progreso. Dichas herramientas son un paso importante para elevar la atención diaria de las habilidades de pensamiento y creatividad, y verlas materializarse en el aprendizaje escolar.

El camino que tenemos que recorrer aún es largo. Sin embargo, es esperanzador ver otros países que ya han puesto en marcha acciones y han comenzado a compartir con otros estas herramientas y lecciones.

Fuente: Education & Skills Today, OCDE

Chihuahua y Quintana Roo, los estados más endeudados

Chihuahua y Quintana Roo son los estados más endeudados, le siguen Chiapas, Coahuila y Veracruz. Tlaxcala, Campeche son los estados menos endeudados. El crecimiento económico en México en el tercer el tercer trimestre de 2016 fue de 2.2%.

Por: 

La disparidad regional representa un obstáculo para impulsar el desarrollo del país, y una de las razones principales es la deuda pública.

Chihuahua (9.6%) y Quintana Roo (6.9%) son los estados más endeudados en porcentaje del PIB nacional, seguidos de Chiapas (6.3%), Coahuila (5.9) y Veracruz (4.9), destacó el informe Muchos Méxicos en uno.

“El principal problema de la deuda es la falta de claridad en el destino de la misma, y el hecho de que los recursos públicos adicionales no se están traduciendo en crecimiento económico”, comentó Valeria Moy, directora general de la organización México, ¿Cómo vamos?

César Duarte, exgobernador de Chihuahua, dejó una deuda de 55,000 millones de pesos (mdp) durante su administración, informó Arturo Fuentes Vélez, secretario de Hacienda de la entidad. En 2015, Veracruz, tras a salida del priista Javier Duarte tenía un endeudamiento de 45,879 mdp, Quintana Roo contaba con compromisos financieros por 22,442 mdp, según datos de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Tlaxcala (0.0%), Campeche (0.1%), Querétaro (0.3%), Tabasco (0.7%) y Guerrero (4.9%) son los estados menos endeudados, destacan datos del estudio de México, ¿cómo vamos?

“Los Estados tiene condiciones económicas y sociales muy dispares y todo eso influye de manera importante en la economía”, platicó Manuel Molano, director general Adjunto del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

“Tendríamos que hacer transparentes montos, tasas, plazos y estructuras de la deuda de los estados”, enfatizó Molano.

Crecimientos disparejos

El crecimiento económico en México en 2016 fue de 2.4%, pero al interior del país, la disparidad sale a flote.

“Está país es un crisol de economías, hay estados que tiene un crecimiento como las economías asiáticas y otros parece que se encuentran en el siglo 17”, destacó Moy.

Baja California Sur (6.5%), Quintana Roo (5.7%), Baja California (5.1%), Aguascalientes (5.0%) e Hidalgo (5.0%), son los estados con mayor crecimiento, según el estudio Muchos Méxicos en uno.

En el extremo opuesto está Campeche (-6.9%), Tabasco (-2.0%), Veracruz (-1.3), Zacatecas (-0.8%) y Chiapas que sólo creció 0.5%.

“Los primeros cuatro estados, no sólo no crecieron, sino que decrecieron, es decir cada vez hay menos producción. Y Chiapas que logro crecer muy poco comparado a las necesidades que tiene el estado”, platico Valeria Moy.

¿Y la creación de empleo?

Los estados de la región generaron 90% de los empleos formales necesarios para darle espacio a la población que se incorpora al mercado laboral durante 2016.

En términos de creación de empleo Querétaro (200%), Quintana Roo (187%), Aguascalientes (150%), Baja California Sur (146%) y la Ciudad de México (127%) ocupan los primeros lugares en empleo del estudio de México, ¿cómo vamos?

“Podemos ver que estos cinco estados está creando más del empleo que necesitan. En realidad, lo que están haciendo es formalizando empleo que en otro momento era informal”, destacó Valeria Moy, directora general de México, ¿Cómo vamos?

Los cinco peores estados en creación de empleo son Campeche (-218%), Tabasco (-64%), Veracruz (-22%), Chiapas creció sólo 6% y Oaxaca creció 9%.

Para presentar la disparidad regional, México, ¿Cómo Vamos? dividió al país en cuatro principales zonas: norte, centronorte y occidente, centrosur y oriente, y sur. Se evaluó el desempeño económico de cada estado en la región con base en 6 indicadores principales: crecimiento económico, generación de empleo formal, informalidad laboral, productividad laboral, pobreza laboral y deuda pública.

 

México por zonas

1. Zona Norte. Ambos expertos coincidieron en que la deuda pública es uno de los principales focos rojos de la zona, ya que seis de nueve estados tienen una deuda como proporción del PIB estatal superior a la de todos los estados respecto al PIB nacional, que es de 2.8%.

2. Zona Centronorte y Occidente. Mientras la informalidad laboral en los estados que sí alcanzaron la meta de generación de empleo formal está por debajo del promedio nacional, Michoacán, Nayarit y Guanajuato rebasan el umbral nacional de 52.4% y tienen su semáforo en rojo.

3. Zona Centrosur y Oriente. La zona centrosur y oriente, compuesta por la capital del país, el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Veracruz, tiene cierta homogeneidad entre sus miembros, a excepción de la Ciudad de México. Al comentar las problemáticas del mercado laboral en la región, los especialistas de México, ¿Cómo Vamos? indicaron que la CDMX fue el único estado que alcanzó – y rebasó – la meta estatal de generación de empleo durante 2016, además de tener una proporción de la población ocupada traba

4. Zona Sur. Cuando se habló de la región sur del país, los especialistas de México, ¿Cómo Vamos? Precisaron que en la zona hay dos estados atípicos y opuestos: Campeche y Quintana Roo. La economía de Campeche, donde casi el 80% de la actividad económica depende de la minería – principalmente la minería petrolera – ha sufrido una grave caída en sus indicadores económicos en los últimos años. Por el contrario, la economía de Quintana Roo, basada en actividades terciarias – principalmente por el turismo – tiene casi todo su semáforo económico con cifras mejores a las nacionales.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/chihuahua-quintana-roo-los-estados-mas-endeudados/#gs.3bZxntw

No más desperdicio de comida

Un total de 1,300 millones de toneladas de alimento se desperdician cada año en el mundo, casi 4 millones diario, de acuerdo con la FAO. Cada uno de nosotros tiramos 223 kilos de comida al año. Hasta dan escalofríos.

En los supermercados, restaurantes y en los hogares cada día se desecha una enorme cantidad de comida porque no está en perfecto estado. Si bien no se trata de comprar o consumir productos que ya estén echados a perder, sí se trata de buscar mejores maneras de almacenar la comida para que dure más.

En el caso de los supermercados y restaurantes existen iniciativas como bancos de alimentos, vender o donar los productos que sobran a instituciones de beneficencia, o a empresas que transforman los desechos en energía.

El problema se complica porque además de no aprovechar esa comida para alimentar a la población más necesitada, tirarla también afecta al medio ambiente, como explica la FAO en su informe Huellas del despilfarro de alimentos: “Los alimentos descartados que son vertidos en un terraplenado (tierra con que se rellena un terreno para levantar su nivel) y se descomponen de forma anaeróbica (es decir, sin oxígeno) liberan metano”.

Los alimentos se desperdician a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la producción agrícola inicial hasta el consumo final en los hogares. En América Latina, los consumidores desperdiciamos el 28 % de los alimentos. La FAO calcula que con estos insumos se podría alimentar a 300 millones de personas. Toca a productores, a la industria alimentaria y al gobierno optimizar sus procesos para que las pérdidas se reduzcan.

En México se desperdicia 37 % de los alimentos que se producen, lo que se traduce en poco más de 10 millones de toneladas de comida al año, que servirían para evitar el hambre de 7 millones de mexicanos, según datos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Las cifras son alarmantes y parece ilógico que mientras unos tiran la comida a la basura, otros mueran literalmente de hambre. Tenemos que empezar desde la casa, hacer conciencia y crearla en los más pequeños, para dar a los alimentos el valor que merecen; dejar de comprar de más, consumir lo que tenemos y aprender a almacenar de una mejor manera.

Fuente:http://hablemosdelcampo.com/sustentabilidad/no-mas-desperdicio-de-comida/