10 tips de CEOs sobre cómo trabajar desde casa

Por: ,

Según Paul Statham, CEO de Condeco Software, “el coronavirus está acelerando el trabajo desde casa, una tendencia que ya venía existiendo para muchos negocios y empresas. Según nuestro reporte de espacios laborales modernos de 2019, 41 por ciento de los jefes ofrecen algún tipo de trabajo remoto, y creemos que esta cifra será aun mayor en nuestro siguiente reporte que se lanzará en abril”.

Statham sigue: “La nueva tecnología le ha permitido a las empresas ofrecer a sus empleados esta flexibilidad y eso significa que incluso en medio de la crisis global, los negocios pueden seguir siendo productivos con un impacto limitado, de forma segura y colaborativa. Las amenazas a las empresas provienen de muchas áreas, pero aquellas empresas que ya utilizan la tecnología para maximizar su productividad, incluida la capacidad de reunirse forma virtual en línea o con espacios de reuniones desde una ubicación remota, les resultará más fácil salir de la disrupción”.

Yo llevo trabajando desde casa durante casi 14 años, de forma remota como CMO de una empresa de deportes y mientras lanzaba y hacía crecer mi agencia de marketing y relaciones públicas. Mi prioridad siempre ha sido educar a la gente para vivir vidas más sanas y felices a través del movimiento, la nutrición, la actitud y la comunicación. También creo que eso del equilibrio entre la vida laboral y la personal es una tontería, así que encuentro formas de balancearlo todo con unas cuantas barreras. Más allá de lo obvio de quitarte la pijama por la mañana y aprender a usar el botón de mute en las llamadas, aquí te dejo tres tips que me han funcionado para concentrarme en hábitos más saludables:

1. Invierte en un escritorio de pie

Esto te ayudará a aliviar el dolor de espalda baja o de cadera y a tener mejor salud. Esto no significa que debas estar parado todo el día. Muévete por la casa, y no me refiero solo a caminar hacia el refrigerador. Date momentos para sentarte a lo largo del día, y asegúrate de echar los hombros hacia atrás para tener una buena postura. Muévete y utiliza ubicaciones diferentes dentro de tu casa para despertar tu creatividad, tener posiciones ergonómicas diferentes, así como vista y sonidos.

2. Cuando puedas, camina durante tus juntas

Si tienes una llamada en la que no necesites estar frente a tu computadora, toma tus audífonos y salte. Es buenísimo para tus músculos, tu corazón, tu felicidad y tu bienestar general.

3. Prepara tus comidas y colaciones

Demasiadas veces me tocó decir “no tengo nada qué comer” y agarrar la primera barrita de energía o cualquier cosa que viera en la despensa. Aunque no necesitas tener comidas muy elaboradas, sí insiste en tener tu refrigerador lleno de fruta fresca, vegetales picados, huevos cocidos y proteína como pechugas de pollo, atún o cualquier cosa que te guste. Puedes ponerte creativo con hábitos alimenticios que funcionen como alimento para el cerebro o te ayuden a ser más productivo.

Para los que se están estrenando en esto de trabajar desde casa, debajo te dejo otros siete tips que CEOs exitosos han aplicado para que sus negocios y equipos sean lo más productivos y agradables posible.

4. Aplica la mentalidad ROWE

Tim Jones, CEO de Precision Nutrition, una empresa de entrenamiento digital en nutrición y estilo de vida saludable, aplica la mentalidad ROWE: ambiente laboral de resultados (“results-only work environment”), y Jones lo fomenta porque ayuda a eliminar las preocupaciones que los jefes puedan tener sobre la productividad de los empleados. “Nosotros no monitoreamos horas ni nos importa cómo haces tu trabajo, siempre y cuando obtengas resultados” dijo Jones. “Al enfocarnos en objetivos y métricas, la vieja idea de la cantidad de tiempo que pasas sentado en tu escritorio se queda obsoleta”.

5. Está bien mezclar el trabajo con la vida

Terry Traut, CEO de Entelechy, una empresa que desarrolla programas de capacitación en desarrollo de liderazgo, gestión y experiencia del cliente para Comcast, National Grid, Thermo Fisher Scientific Sprint, DIRECTV, Constant Contract y más, le pide a su gente que “vaya con la corriente” e intente no ser tan rígidos a la hora de separar la vida laboral de la vida doméstica. Traut explica: “En lugar de intentar obligarte a ti mismo a ser productivo cuando no lo eres, o de relajarte cuando tu mente está concentrada en algo, mejor déjalo fluir. No te sientas mal por esa vez que te levantaste a las 3 de la mañana para documentar una idea brillante. Y de la misma forma, no te sientas mal por esa mañana que te saliste a pasear más tiempo del que imaginaste. Te sentirás mucho más productivo y más feliz”.

6. Elige y prepara tu tecnología de forma estratégica

Trabajar desde casa puede implicar cruzarte con otros miembros de tu familia y sus actividades y horarios. Andrey Khusid, CEO de Miro, una plataforma para colaboración de equipos, alienta tener múltiples dispositivos habilitados con todas las aplicaciones de trabajo. Esto te permite ser tan flexible como sea posible. “Para trabajo colaborativo y complejo, conecta tu laptop a un monitor más largo para que puedas navegar más fácilmente entre las herramientas de la videoconferencia, mensajería, administración de proyectos y pizarrón” dice Khusid. “Confía en tu tableta o smartphone, con buena batería y cámara, para dar respuestas rápidas por Slack o tener llamadas por Zoom”. Las herramientas de Khusid para trabajar de forma remota son:

– Zoom para hacer videoconferencias

– Slack para mensajería instantánea

– Confluence para wiki interno

– Miro para hacer presentaciones, planeación de proyectos, estrategias e ideas.

– Google Suite para hojas de cálculo y documentos simples.

7. Diviértete con tus colegas

DJ Haddad es papá de cuatro niños y Primer Ministro de Diseño y CEO de Haddad & Partners, una agencia creativa que tiene a más de 65 empleados y trabaja con marcas internacionales como Microsoft, Capital One, Citibank, Barclays, JPMorgan Chase, Sallie Mae y HBO. Él tiene un mantra de nunca tomarse demasiado en serio. “Soy afortunado de poder trabajar con el mejor equipo del planeta, y de alguna forma nos hemos hecho amigos y creado una química increíble vía remota con Microsoft Teams. Igual que si estuviéramos en una oficina, nos reímos, nos burlamos sanamente de los otros, compartimos fotos de la prepa o de las vacaciones, hacemos chats en vivo mientras vemos los Oscar, etc. Tenemos chats para todo: club de lectura, empleados con hijos, empleados sin hijos, competencias, etc. Esto nos facilita la diversión y las pláticas sociales durante el día”.

8. Transfiere tu tiempo de traslado a tiempo de descanso intencional

John Fitch & Max Frenzel, co-autores del libro Time Off Book (que sale en mayo) sugieren que calculemos el tiempo que normalmente nos tomaría trasladarnos y lo pasemos a tiempo que nos demos para “descansar”. Este es tiempo para desconectarnos del trabajo. En lugar de iniciar el día estresados por llegar a algún lado, invertir ese tiempo para rituales de relajación que te lleven a un estado mental de calma y claridad, o invertirlo para irte apagando, para no hacerte el hábito de trabajar muy noche. Los autores explican que este tiempo de traslado puede usarse para separar intencionalmente el trabajo del tiempo de descanso en casa.

9. Quita las distracciones y pon un horario para estas distracciones

¿Qué distracciones tienes alrededor? Nettie Owens, Organizador profesional certificado en desorganización crónica y fundador de Momentum Millionaire Network, nos invita a pensar en estas distracciones y planear el trabajo alrededor de ellas. Por ejemplo, ¿el ruido será un problema en casa (mientras los niños estén también ahí)? Si sí, puedes usar audífonos. Pon un horario para hacerle saber a tu familia que “voy a estar trabajando de 8 de la mañana a 12 del día, y luego tomaré una pausa para comer”. Esto te ayuda a enfocarte sin que te estén interrumpiendo. Además puede que tengas que establecer actividades para tu familia o trabajar en equipo con tu pareja. ¿Las redes sociales son una distracción? Entonces descarga una herramienta para bloquearlas y pon tus “horarios de trabajo”. ¿Tienes hambre? Establece horarios específicos para comer. ¿Tienes ropa sucia? Planea hacer tus tareas domésticas antes y después de trabajar, y decide cuánto tiempo le dedicarás a estas tareas.

10. Intenta con un calendario en ceros

Cathryn Lavery, co-fundadora y CEO de BestSelf Co, una empresa que hace herramientas de planeación y productividad para el desarrollo personal, cree que, especialmente con el trabajo remoto, el cero es el camino a seguir. Esto significa que presupuestas cada minuto de tu día para ayudarte a mantenerte enfocado y monitorear tu progreso. Lavery explicó a Well + Good que no necesitas brincarte tus actividades favoritas en este tipo de calendario, sino que necesitas asegurarte de agendarlas en un bloque de tiempo específico. De esta forma no dejas de lado las actividades que disfrutas por falta de tiempo.

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2020/04/10-tips-de-ceos-sobre-como-trabajar-desde-casa/

Estos gráficos muestran cómo las personas están respondiendo al coronavirus

El Coronavirus ha llevado a un cambio en nuestros comportamientos cotidianos, como la elección de usar el transporte público.

El Coronavirus ha llevado a un cambio en nuestros comportamientos cotidianos, como la elección de usar el transporte público. Imagen: REUTERS/Kim Hong-Ji
Por: Sean Fleming
  • Un estudio de 13 países revela cómo la gente está haciendo frente a las restricciones de COVID-19.
  • Los italianos son los que más evitan las multitudes. Los británicos se quedarán voluntariamente en casa.
  • Los suecos son muy buenos lavándose las manos, pero les cuesta más dejar de tocar las cosas.

Los británicos son los que más se aíslan voluntariamente, mientras que los italianos y los suecos dicen que se lavan las manos 14 veces al día. Estas son solo dos de las formas en que el comportamiento de la gente ha cambiado gracias al Coronavirus, gracias a los resultados de una encuesta de 13 países llevada a cabo por el Imperial College de Londres y el YouGov.

Utilizando una muestra de alrededor de 14.000 personas, los investigadores querían saber más acerca de lo bien que la gente en cada una de las 13 naciones están haciendo frente a las medidas para poner la pandemia COVID-19 bajo control. Los resultados se alimentarán eventualmente en un tablero de datos disponible al público operado por el Instituto de Innovación de Salud Global en el Imperial College.

Estos son algunos de los hallazgos:

¿Está dispuesto a auto-aislarse?

El auto-aislamiento es una herramienta clave en la lucha contra la propagación de COVID-19. Es especialmente importante si alguien sospecha que puede tener una infección. En la mayoría de los países, la mayoría de los encuestados dijeron que se quedarían en casa si empezaban a sentirse mal. El Reino Unido encabezó esta lista con el 92% de sus encuestados diciendo que se auto-aislarían si comenzaran a mostrar síntomas.

Los británicos son los más propensos a auto-aislarse.
Los británicos son los más propensos a auto-aislarse. Imagen: YouGov

Ahora lávate las manos

¿Con qué frecuencia te lavas las manos? Si eres un italiano o un sueco típico, según el estudio, vas al lavabo 14 veces al día.

Lavarse bien las manos con jabón es una de las formas más importantes y efectivas de mantenerse a salvo del coronavirus, ya que el jabón descompone el virus, dejándolo inactivo. La mayoría de las personas encuestadas por el YouGov y el Imperial College dicen que se lavan las manos 12 o 13 veces al día.

Los italianos son los más dedicados lavadores de manos.
Los italianos son los más dedicados lavadores de manos. Imagen: YouGov

Mantenerse fuera de peligro

La amenaza de COVID-19 también ha cambiado una serie de otros comportamientos diarios. La encuesta encontró que la gente alrededor del mundo ha reconsiderado todo, desde tocar cosas en lugares públicos hasta el transporte público. De hecho, un abrumador 98% de los italianos dijeron a los investigadores que evitan los lugares concurridos, la mayor parte de cualquier país encuestado.

Comportamiento de evasión por país.
Comportamiento de evasión por país. Imagen: YouGov

Por qué las redes informales serán clave para la recuperación de COVID-19

Las organizaciones comunitarias están intensificando su labor para ayudar a los necesitados.

Las organizaciones comunitarias están intensificando su labor para ayudar a los necesitados. Imagen: REUTERS/Andreas Gebert

Por: Mouchka Heller

  • Las redes informales que incluyen organizaciones comunitarias y grupos religiosos están interviniendo para ayudar a las personas durante la pandemia COVID-19.
  • Llenan los vacíos que las organizaciones públicas y privadas tradicionales suelen dejar en términos de recursos y servicios.
  • Las redes informales que se están creando hoy pueden dar forma a nuestra recuperación económica y de salud de COVID-19.

La pandemia COVID-19 ha estimulado la creación de numerosas respuestas formales de emergencia, iniciativas y asociaciones. Sin embargo, a menudo las primeras personas que entran en escena en las comunidades más afectadas por el brote son redes informales, grupos de personas conectadas por lazos sociales, incluyendo las organizaciones comunitarias, los grupos religiosos y los clubes.

Te ofrecemos cuatro razones por las que las redes informales son esenciales para lograr un cambio significativo y deben ser una parte importante de la respuesta COVID-19.

1. Las redes informales llenan los vacíos que otras organizaciones no pueden.

En todo el mundo, las redes informales a menudo tienden puentes para abordar las brechas sistémicas que, por una razón u otra, no están cubiertas por las instituciones existentes. Los hogares con bajos ingresos, socialmente aislados y marginados que viven en desiertos de movilidad, en zonas donde las personas no pueden acceder a los servicios básicos sin un vehículo, suelen ser los primeros afectados durante las crisis.

En respuesta al brote de coronavirus, numerosas organizaciones comunitarias han intervenido para entregar alimentos y suministros básicos a quienes lo necesitan y ayudar a sus vecindarios a ponerse en cuarentena. Por ejemplo, algunas organizaciones comunitarias están recaudando fondos y utilizando el dinero recaudado para proporcionar tarjetas de regalo digitales para los supermercados que ayudarán a las familias a preparar comidas para eventos como la Semana Santa, el Ramadán o la Pascua. Asimismo, UNICEF se asoció con redes informales, incluida la Iniciativa Conjunta de Aprendizaje de Comunidades Locales de Fe y Religiones para la Paz, para ayudar a las organizaciones de apoyo a gestionar las decisiones sobre el suministro de recursos a sus comunidades.

Esta práctica no es nueva. Más bien es una vieja táctica de las poblaciones desfavorecidas, con capacidad para concentrarse en los desafíos sistémicos de una comunidad. En Detroit, por ejemplo, donde el transporte cuesta un 30 % de los ingresos netos para el 20 % de los hogares más pobres y donde escasea el transporte público, los residentes aprovechan una red de favores sociales y el intercambio informal de automóviles para desplazarse a entrevistas de trabajo, comprar comida y llegar a colegio. En barrios como Washington Heights, en la ciudad de Nueva York, la red Dollar Van, una red de soluciones fuera de la red de transporte público y movilidad compartida, ayuda a las personas a hacer frente a la escasez de transporte público, que transporta una mayor cantidad de pasajeros que algunos proveedores de movilidad privados.

2. Son grupos focales naturales.

Los datos sobre comunidades marginadas pueden ser especialmente difíciles de recopilar con cierto nivel de rigor. Una amplia gama de esfuerzos, desde el censo hasta la empresa comercial, todavía no tiene más remedio que confiar en esos datos a pesar de las brechas que pueden introducirse en sus ideas. Por ejemplo, analicemos comunidades como las Primeras Naciones en Canadá, que representan a poblaciones indígenas del país y que cerraron sus fronteras para limitar la exposición al brote de COVID-19. La red genera interés desde organizaciones gubernamentales, académicas y sin ánimo de lucro de todo el mundo por los datos que recopila sobre su comunidad.

Las redes informales proporcionan una solución a este desafío. Los líderes de las redes informales concentran el conocimiento de sus grupos específicos para apoyarlos. No solo tienen un conocimiento profundo de las condiciones socioeconómicas de la vida en sus comunidades, sino que también están excepcionalmente en sintonía con los matices culturales, los retos de confianza y posibles asociaciones con instituciones formales. Esto significa que para las organizaciones que entran en una nueva región, implantan una nueva tecnología o prueban un nuevo concepto, a menudo la forma más rápida de obtener datos fiables y completos es a través del líder de una red comunitaria.

Los datos procedentes de redes informales pueden estar descoordinados y carecer de las mejores prácticas de operacionalización más básicas, pero eso se debe en parte a que no existe un marco definido para abordar las redes informales. En cambio, los líderes de la comunidad suelen conservar información que consideran relevante, siguiendo las prácticas que consideran mejores, y mantienen una imagen íntegra de las necesidades, los deseos, los fracasos y los éxitos de su gente. A medida que consideramos iniciativas más inclusivas, debemos plantearnos adaptar nuestros propios marcos para la recopilación de datos y hacer que sea atractivo para estos líderes sentarse a la mesa y compartir sus conocimientos.

Estos granjeros de Ohio han empezado a ofrecer entregas semanales de vegetales, carnes, quesos durante el brote de coronavirus.
Estos granjeros de Ohio han empezado a ofrecer entregas semanales de vegetales, carnes, quesos durante el brote de coronavirus.
Imagen: REUTERS

3. Las redes informales cuentan con la confianza de la gente.

Las redes informales a menudo poseen una motivación distinta de las entidades públicas o privadas. Las entidades basadas en la fe suelen adoptar una mentalidad de «rebaño», con promesas de recompensas espirituales. Las organizaciones vecinales a menudo crean su propio sistema tribal para construir un microcosmos que se esfuerzan por conservar.

Una red informal a menudo se basa en una identidad que se ve amenazada por la gran masa, como los grupos de estudiantes internacionales que se conectan para cocinar alimentos desde casa en los campus universitarios. Muchos inmigrantes han experimentado la agradable sorpresa de escuchar inesperadamente una frase de su casa, expresada del modo que lo harían sus madres, y la conexión inmediata que resulta de la confianza. Estas redes informales tienden a ser las primeras en aparecer en una crisis, asumir más riesgos entre sí y pueden convertirse en poderosos aliados.

Cuando COVID-19 llegó a Westchester, por ejemplo, unos días antes de la festividad judía de Purim a principios de marzo, mientras las instituciones públicas estaban determinando el confinamiento y las empresas privadas reconsideraban las oportunidades comerciales, los líderes religiosos de la red jasídica de Jabad leyeron la Meguilá en la puerta de casas cerradas. En Tokio, Seúl, Roma y Milán, la red se adaptó a la situación que se desarrollaba rápidamente al celebrar la fiesta de nuevos modos aprobados por las autoridades de salud.

Para garantizar el inicio real de un período de recuperación, las instituciones deben asociarse con redes formales para ayudar a hacer cumplir y escalar las medidas de salud recomendadas, mitigar el coste de la pandemia sobre la salud mental y generar confianza en las instituciones públicas y privadas para que el pánico no persista más allá de lo peor de la crisis de salud, posiblemente transformándose en una depresión económica.

A medida que el mundo se recupere de esta pandemia, habrá más críticas sobre las respuestas de una u otra institución ante la crisis, a qué velocidad lo hicieron y con qué medidas. Las redes informales pueden contribuir al equilibrio de estas conversaciones importantes con una positividad constructiva para ayudar a garantizar que el mundo avance.

4. Pueden ser invisibles, pero pueden cambiar el mundo.

La Primavera Árabe es uno de los ejemplos notables más recientes de una red informal que está cambiando el mundo. Aparentemente sin mucha organización, las personas promulgaron el cambio dictado por sus valores comunes, provocando una revolución que difícilmente podría haber nacido de una organización cívica, pública o privada.

No fueron los primeros y no serán los últimos. La Revolución Americana la inició una milicia autoorganizada de agricultores, motivada por el infame tema de los «impuestos sin representación». Vladimir Lenin forjó una reputación que pondría fin a la Rusia zarista a través del «trabajo clandestino del partido». Incluso los talibanes, cuando se unieron por primera vez a principios de la década de 1990, comenzaron como un pequeño grupo de guerrilleros que se habían resistido a la ocupación soviética de Afganistán (1979-1989) y se les unió un grupo de estudiantes, que les dio su nombre, ya que talibán significa «estudiante» en pashto.

Hay millones de personas en todo el mundo que son vulnerables a trastornos e interrupciones como los provocados por COVID-19. La pandemia ha generado un desempleo históricamente elevado, y nuestras cifras no incluyen muchos trabajadores, incluidos los indocumentados y los os números son exclusivos de muchos, incluidos los trabajadores indocumentados y con base en efectivo. Cuando el Banco Mundial intentó recientemente cuantificar las consecuencias económicas de COVID-19, su Economista Jefe para Asia Oriental y el Pacífico dijo que «el peor sufrimiento podría ser el de los trabajadores informales, las personas que son … invisibles y muy difíciles de identificar, encontrar y ayudar.»

Una voluntaria de la Iglesia de Southridge reparte bolsas con artículos esenciales, incluyendo papel higiénico y máscaras, después de los servicios de Pascua que se celebraron en San José, California, EE.UU. el 12 de abril de 2020.
Una voluntaria de la Iglesia de Southridge reparte bolsas con artículos esenciales, incluyendo papel higiénico y máscaras, después de los servicios de Pascua que se celebraron en San José, California, EE.UU. el 12 de abril de 2020.
Imagen: REUTERS

 

Esta epidemia se está convirtiendo en una crisis económica, en parte debido a la presión inconmensurable que ha ejercido sobre las pequeñas empresas y los hogares de bajos ingresos. Muchos de los que han perdido su empleo o han cerrado su negocio durante el último mes están conteniendo la respiración para recibir un cheque del gobierno y ofrecer algo de alivio a sus familias. Varios preferirían arriesgarse a la exposición que no entregar un paquete por unos dólares.

Sería un error pensar que esto es una tragedia para los vulnerables y que no es pertinente para las masas porque estas son las mismas personas que han tenido que tomar el transporte público para llegar a supermercados, centros de prueba y refugios. Estas son personas que no tienen cuentas de ahorro en las que confiar hasta que consigan su próximo trabajo, que podrían no tener salud suficiente para esperar unos años más a que sus fondos de jubilación recuperen parte de sus ganancias. Cuando obtienen prestaciones, las emplean comprar lo básico y en pagar deudas. Cuando no lo hacen, vuelven a sus redes informales, las mismas redes informales que han estado proporcionando comidas gratuitas para fiestas religiosas o entregando cunas y pañales a nuevas madres.

Sin embargo, si estas redes informales no están adecuadamente habilitadas, no habrá gran cosa que puedas hacer. Si no apoyamos suficientemente el COVID-19 y la recuperación económica y ellos tampoco lo hacen, hay pocas maneras de predecir cuánto le costará a la economía global en salud, aumento de la delincuencia, espacio en el dolor de las personas que habitualmente dejamos atrás. refugios y fondos de ayuda.

En este momento, se está formando una comunidad que publica en Facebook e Instagram, envía mensajes de texto y hace llamadas telefónicas, canta y aplaude desde sus balcones, escribe mensajes y dibuja arcoíris en sus ventanas, saluda al vecino que está a dos metros de distancia en la cola del supermercado. Sin ella, es posible que las personas mayores no puedan pagar la una asistencia adecuada en su casa y una cama de hospital gratuita tras dar positivo. Con ella, los camareros, barman y guardias de seguridad despedidos trabajarán como ayudantes de compras para compensar parcialmente los ingresos perdidos en medio de una incertidumbre considerable.

Las redes informales pueden cambiar la realidad de los individuos. En determinadas circunstancias, la historia demuestra que dicho impacto puede aumentar con bastante rapidez y llegar a transformar el mundo. Podríamos estar en una encrucijada que solo ocurrirá una vez en nuestras vidas, donde una palabra termina y otra comienza. Si nos comprometemos a hacer de ese nuevo mundo un lugar mejor, ¿quiénes somos para rechazar a estos poderosos aliados?

Si estas redes informales, formadas para hacer frente a COVID-19 y recuperarse de la pandemia, se organizaran, ¿qué podrían hacer? Si pudiéramos ayudar, ¿qué podríamos hacer?

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2020/04/por-que-las-redes-informales-seran-clave-para-la-recuperacion-de-covid-19/

¿Trabajas desde casa? Te ofrecemos 5 consejos para obtener una experiencia digital más humana

Una clase online.

Una clase online. Imagen: REUTERS/Albert Gea
Por: So-Young Kang
  • Dado que trabajar desde casa se está convirtiendo en la norma, es una buena oportunidad para volver a evaluar cómo nos conectamos digitalmente.
  • El enfoque tecnológico puede pasar por alto los matices del contacto humano.
  • A continuación figuran 5 sugerencias para crear una experiencia en línea más rica y mejorada para lugares de trabajo y aulas.

A medida que trabajar desde casa se convierte en lo habitual y todos se esfuerzan por encontrar soluciones virtuales como Zoom, Google Hangouts o Microsoft Teams, es un buen momento para hacer una pausa y preguntarnos:

¿Para quién estamos diseñando estas reuniones? ¿Qué propósito tiene esta interacción? ¿Cuáles son las distintas tecnologías y plataformas que pueden ayudarnos a lograr mejor ese propósito?

Es hora de redefinir lo digital. Se nos brinda una oportunidad excelente para adoptar un enfoque centrado en el ser humano para diseñar experiencias impactantes en lugar de adoptar un enfoque reactivo, aprovechar todas las soluciones disponibles y unirlas.

A medida que se cancelan reuniones, conferencias, eventos, clases y talleres, es hora de dar un paso atrás y reflexionar sobre algunas preguntas fundamentales. Por ejemplo: si estamos diseñando para una clase de entrenamiento cancelada, ¿cuál era el propósito de esa clase? Es probable que sea una combinación de aprender cosas nuevas, conectar con personas de ideas afines y compartir conocimientos de manera sostenible y referenciable. Entonces, teniendo en cuenta este propósito, ¿cómo podemos diseñar una experiencia virtual que se ajuste mejor a estos objetivos centrándonos en el ser humano? ¿Qué tecnologías se diseñaron para promover el aprendizaje de cosas nuevas, conectando y compartiendo de un modo más sostenible? ¿Qué tecnologías se diseñaron sobre la base de la ciencia del aprendizaje y cuáles de ellas ayudan a desarrollar las capacidades del siglo XXI?

Cuando adoptamos un enfoque basado en la tecnología, a menudo pasamos por alto los sutiles matices de la poderosa experiencia humana. Analicemos las videoconferencias, que ahora son una parte fundamental de nuestro trabajo diario. El propósito de la videoconferencia es charlar y reunirse virtualmente. No se diseñó para llevar a cabo experiencias de aprendizaje estructuradas y secuenciales, ya que el aprendizaje requiere reflexión, aplicación e intercambio. No puede conectarse con las personas en una conferencia telefónica o webinario después del webinario o incluso realizar un seguimiento de las conversaciones cuando finaliza la llamada. La videoconferencia es útil para mantener conversaciones virtuales en un momento predeterminado de forma sincronizada. No está idealmente diseñado para comunicaciones asíncronas; por ejemplo, ver webinarios grabados de 60 minutos de duración no suele ser divertido ni interactivo.

 

Entonces, ¿qué se requiere para unir los puntos que permitirán a los participantes disfrutar de una experiencia integrada —tanto síncrona como asíncrona— que se adapte mejor con la forma en que los humanos se relacionan y conectan entre sí? A continuación figuran cinco consejos para redefinir la forma en que usamos el mundo digital de manera socialmente conectada.

1. Conecta las diversas experiencias en una única experiencia integrada e intente minimizar las personas que saltan de plataforma en plataforma. Por ejemplo, en Gnowbe, estamos ayudando a conectar webinarios con eventos virtuales, cursos en línea, talleres virtuales, todo en una plataforma integrada para que la experiencia del individuo se digitalice, se capture en un lugar y sea fácilmente referenciable en el futuro.

2. Fomenta el establecimiento de vínculos y la conexión con otros alumnos integrando las conversaciones en el contexto del contenido y fomentando el intercambio y el diálogo. Con la separación física, las conexiones sociales son ahora más vitales que nunca.

3. Crea un entorno inclusivo en el que todos puedan participar. El poder de la tecnología es que, si se usa correctamente, puede invitar a todos a compartir sus opiniones digitalmente de un modo que ni siquiera puede hacerse cara a cara con un tiempo limitado.

4. Diseña contenido de forma ágil. Puede que no quede perfecto la primera vez. Deja espacio para una rápida creación e iteración. Encuentra herramientas de autor que sean fáciles de usar y flexibles. Con el fin de facilitar aún más la creación de contenido, lanzamos una herramienta de creación móvil para complementar la creación basada en la web que ahora permite a cualquier persona seleccionar contenido sobre la marcha.

5. Rastrea, mide y refina. Mantén un registro del compromiso y las experiencias de las personas para refinar aún más el contenido de manera ágil.

Con un mayor distanciamiento físico, el universo digital se ha convertido en una herramienta crucial para permitir los contactos sociales. La crisis crea oportunidades para innovar. Antes de saltar como reacción, aprovechemos esta oportunidad para redefinir lo digital utilizando un enfoque más centrado en el ser humano. La humanidad lo está pidiendo.

Durante este tiempo, estamos ofreciendo a cualquier persona el uso de la plataforma de microaprendizaje de Gnowbe para amplificar, rastrear y medir la formación y el contenido relacionado con COVID para mantener a todo el mundo seguro. También hemos lanzado programas gratuitos sobre la prevención de infecciones y la planificación de la continuidad del negocio en varios idiomas. Por favor, siéntase libre de contactarme personalmente en skang@gnowbe.com si podemos ser de ayuda durante este tiempo.

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2020/04/trabajas-desde-casa-te-ofrecemos-5-consejos-para-obtener-una-experiencia-digital-mas-humana/?fbclid=IwAR04HPkcD40uDBMWJZ2zVpBI7B6FGIcC8mn2vkR3Xna-yN70Dh0a5JBmpIo

Por qué necesitamos intraemprendedores sociales más que nunca durante COVID-19

Desarrollando la innovación desde dentro de las empresas.
Imagen: UNSPLASH/You X Ventures

Por: /

  • La crisis de COVID-19 ilustra la necesidad de innovación desde el interior las empresas por parte de los «intraemprendedores sociales».
  • Un nuevo informede la Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, Yunus Social Business y Porticus presenta las mejores prácticas de estos empleados que trabajan para abordar los problemas ambientales o sociales.
  • Más allá de proporcionar beneficios sociales, el intraemprendimiento social corporativo motiva a los empleados, aumenta la innovación e incita a la transformación corporativa.

Nuestro sistema económico se encuentra en una encrucijada. No solo estamos lidiando con la pandemia de COVID-19, el evento más impactante de la última generación, sino que los efectos cada vez mayores del cambio climático y la desigualdad social siguen siendo patentes.

La 50ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial a principios de este año se centró en el capitalismo de las partes interesadas, el concepto de que las empresas deben servir a los intereses de toda la sociedad en lugar de simplemente a sus accionistas. Esta idea cobra ahora mayor relevancia que nunca. Sin embargo, para que las empresas integren plenamente este concepto, necesitan movilizar sus capacidades y recursos básicos. Creemos que una forma concreta de hacer realidad el capitalismo de las partes interesadas es a través del intraemprendimiento social corporativo.

Los intraemprendedores sociales son una especie de empresarios que trabajan como empleados dentro de las empresas para desarrollar soluciones comerciales para problemas sociales o ambientales. La Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, Yunus Social Business y Porticus decidieron arrojar más luz sobre el fenómeno emergente del intraemprendimiento social corporativo en el nuevo informe «Business as Inusual:

cómo los intraemprendedores sociales pueden convertir a las empresas en una fuerza para el bien».

El informe, que encuestó a más de 50 intraemprendedores sociales de todo el mundo, documenta y analiza su experiencia en la creación de empresas sociales e iniciativas corporativas para apoyarlos. Señala los obstáculos a los que se enfrentan los intraemprendedores sociales y describe los pasos necesarios para que otros los sigan, particularmente cuando los líderes empresariales sienten la obligación de responder de manera constructiva y sostenible a la crisis actual.

¿Cuál es el poder del intraemprendimiento social?

Los intraemprendedores sociales pueden desempeñar un papel importante en la ayuda y la protección de las comunidades del futuro.

Por ejemplo, lanzado por la compañía de gases industriales Air Liquide, Access Oxygen es un negocio inclusivo que proporciona oxígeno médico a los centros de salud en Senegal, mediante la creación de «Casas de oxígeno», iniciativas dirigidas por microempresarios locales y ofrecen los productos, el mantenimiento, la capacitación y las herramientas digitales.

También puede considerarse Arogya Parivar de Novartis, que vende medicamentos a las comunidades rurales de la India a un precio asequible a través del personal de ventas local. La iniciativa ha afectado a 40 millones de personas a través de sesiones de educación sanitaria, proporciona ingresos a más de 500 trabajadores comunitarios y ha tratado y diagnosticado a más de 3 millones de personas.

Otro ejemplo son los clientes emergentes de AXA, liderados por Garance Wattez-Richard, galardonado por Schwab, que prueba e implanta nuevos esquemas de seguro para las poblaciones con bajos ingresos, que a menudo acceden al seguro por primera vez. El innovador programa se centra en segmentos de clientes menos atendidos, como mujeres, agricultores o trabajadores migrantes.

¿Qué se necesita para ser un intraemprendedor social?

Según el informe, el viaje de un emprendedor social corporativo se desarrolla en seis etapas.

Inicio: Los intraemprendedores sociales con éxito comienzan con una motivación intrínseca, una creencia firme en su capacidad para marcar la diferencia. Ya sea para adaptar rápidamente sus cadenas de valor para empezar a fabricar desinfectantes para manos o mascarillas o para proporcionar consultas en línea o servicios de enseñanza, comienza con la necesidad de hacer un cambio.

Intención estratégica: De los intraemprendedores sociales que tenían una aceptación de nivel c en cualquier etapa, el 76 % lo describió como un factor clave para el éxito de su iniciativa.

Conceptualización: Para el 30 % de los intraemprendedores sociales supuso un reto desarrollar una buena comprensión de sus grupos objetivo cuando estos eran nuevos para ellos. Técnicas como el descubrimiento de beneficiarios, la investigación de campo o las asociaciones con emprendedores sociales u ONG que tienen conocimientos locales pueden contribuir a superar este obstáculo.

Realización de pruebas: La fase piloto y la iteración son un factor clave de éxito, donde se obtienen mejores resultados con un enfoque ajustado, según el 32 % de los encuestados.

Implantación: Más de la mitad, el 55 % de los intraemprendedores tuvieron problemas a la hora de obtener el apoyo interno más allá de la junta y la movilización de recursos. Al mismo tiempo, el 45 % consiguió aislar sus iniciativas de los negocios habituales (por ejemplo, ciclos presupuestarios y métricas financieras a corto plazo), estableciendo unidades comerciales independientes o incluso entidades legales.

Escala: La escalabilidad es de vital importancia para las empresas sociales con márgenes más bajos. Cuantificar y evaluar el impacto generado es crucial para evaluar plenamente los beneficios para la empresa y la sociedad.

Imagen: Yunus Social Business

¿Por qué deberían implicarse las empresas?

Las ventajas del intraemprendimiento social no solo benefician a la sociedad en su conjunto y crean una muestra de compromiso corporativo con el bien social. Estos cinco hallazgos esenciales demuestran el valor del intraemprendimiento social:

  • Mejora la participación de los empleados, la satisfacción laboral, las capacidades de los empleados o la atracción de talento (77 %)
  • Genera cambios de mentalidad, cambio cultural o incluso inicia una transformación corporativa (61 %)
  • Impulsa la innovación empresarial (50 %)
  • Llega a nuevos mercados o nuevos clientes (39 %)
  • Mejora el valor de marca corporativa (32 %)

Uno de nuestros hallazgos más sorprendentes fue que los obstáculos más grandes a los que se enfrenta una iniciativa social son los obstáculos internos, ya que el 84 % de los entrevistados afirmaron que los obstáculos internos eran más desafiantes que los externos. Un participante del estudio lo resumió como el «sistema inmunitario corporativo que ataca a cualquier cosa que no se parezca a la optimización de ganancias». Eso significa, por ejemplo, que los intraemprendedores sociales podrían tener más dificultades para obtener la compra interna y los recursos necesarios que obtendrían en otras tareas, como la entrega de medicamentos o agua potable en el África rural.

Los CEO que no aprovechan el intraemprendimiento social están dejando oportunidades enormes sobre la mesa. Descubrimos que el intraemprendimiento social tiene poder para cambiar radicalmente el ADN de la empresa, y el 24 % dice que ve su iniciativa como un catalizador hacia la transformación de la empresa.

Mientras superamos las dificultades del impacto logístico y médico inmediato de la crisis COVID-19, se plantea un interrogante más amplio sobre el propósito de los negocios que tenemos ante nosotros. El camino hacia el cambio no será fácil, pero tenemos la oportunidad de demostrar cómo las grandes empresas pueden trabajar para las sociedades a las que sirven. Solo sobrevivirán las empresas que más se adapten al futuro y que estén dispuestas a innovar y adaptarse. Considerar el poder de los intraemprendedores a nivel interno puede contribuir a esta rápida transformación.

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2020/04/por-que-necesitamos-intraemprendedores-sociales-mas-que-nunca-durante-covid-19/?fbclid=IwAR2IXgwi-ODpRK0Xea7X3KEQ6S71LvWloyJxYabhnQvbD2cdlc02PGsdNKg

COVID-19: reactivación económica en América Latina

El pasado 5 de abril, el Gobierno mexicano presentó un plan de reactivación económica frente a los retos impuestos por la pandemia del COVID-19. Dicho plan es insuficiente para proteger los ingresos de las familias, los puestos de trabajo y recuperar el dinamismo económico. En contraste, otros países de América Latina han anunciado planes de rescate económico ambiciosos que brindan transferencias a sus ciudadanos y protegen a empresas, especialmente a pequeñas y medianas.

A continuación presentamos un resumen general de las perspectivas y medidas económicas de algunos países de la región. México debe observar y retomar lecciones internacionales para mejorar su plan de reactivación económica.

¿Cuáles son las perspectivas económicas de América Latina ante el COVID-19?

México se encuentra en riesgo de ser uno de los países más afectados por una crisis económica relacionada con la propagación del coronavirus. No solo es un país poco preparado para atender la crisis sanitaria, también es un país con un plan poco robusto de recuperación económica.

El plan de emergencia mexicano, tal como se ha planteado, será insuficiente y en comparación a otros países no será capaz de mitigar los efectos adversos sobre su base productiva y laboral, lo que afectará el bienestar de las familias.

Este riesgo se materializa en las perspectivas económicas y de crecimiento internacionales. Aquellos países con planes de rescate económico de corto plazo mejor estructurados esperan una contracción menor que aquellos, como México, que no se están preparando adecuadamente.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que la contracción económica regional será no menor a 3% o 4% del producto interno bruto (PIB) para 2020(1). El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta un crecimiento regional de -5.2%(2). De acuerdo con los datos más recientes del FMI y del Banco Mundial(3), México podría experimentar una contracción de entre -6 y -6.6% este año, mientras que en países como Brasil, Perú y Colombia el efecto negativo de la crisis económica sanitaria sobre la economía será menor.

¿Qué medidas de rescate y recuperación económica se proponen en el mundo?

Ante la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus, las respuestas de las autoridades económicas de países en Europa y Norteamérica han incluido préstamos estatales y garantías de crédito para empresas, subsidios al empleo, así como aplazamiento de impuestos, contribuciones sociales y pagos de deuda. De acuerdo con la Cepal(4), los planes de contención de los efectos del COVID-19 sobre las economías de América Latina han seguido tres tipos de medidas:

  • Protección de la fuerza laboral y de los ingresos:
    • Apoyo salarial para compensar pérdidas de ingresos mediante pagos adelantados.
    • Subsidios salariales o fortalecimiento del seguro de desempleo.
    • Suspensión o reducción de los pagos de contribuciones de servicios de agua, gas y electricidad o a fondos de pensiones privados.
  • Protección social para reducir el impacto social en personas en pobreza:
    • Subsidios, transferencias de efectivo o pagos adelantados mediante programas sociales en curso y esquemas de protección social.
  • Pymes y otras empresas:
    • Apoyo financiero especial para pymes y el sector informal para que los bancos renegocien o mejoren las condiciones de sus préstamos.

A continuación se presenta un resumen de las distintas alternativas de políticas públicas tomadas por diferentes países de América Latina, información recopilada por organizaciones e instituciones de análisis económico como: FMICEPAL, OECDIDB, Yale School of Management y HDX, con el objetivo de comparación para hacer frente a la inminente crisis(5).

Brasil

  • El total de su paquete financiero de apoyo se estima en 3.4% de su PIB.
  • Se otorgarán transferencias directas de 120 dólares mensuales a trabajadores informales durante por lo menos 3 meses.
  • Aumento a 1.2 millones de beneficiarios del programa de transferencias directas “Bolsa Familia”, que ayuda a familias de bajos ingresos.
  • Se liberaron 40 mil millones de dólares de la banca privada para créditos.
  • Se tomaron medidas con ciertos impuestos federales. Los impuestos por transacciones financieras fueron reducidos a cero. La fecha límite para declarar impuestos fue aplazada, además de que se redujeron los impuestos a la importación de productos considerados esenciales.
  • Se firmó una medida provisional con una línea de crédito de 2 mil 100 millones de dólares a pequeñas empresas, condicionada a que no despidan a los empleados.

Perú

  • Transferencias directas a más de 3 millones de hogares de bajos recursos, equivalentes al 12% del PIB.
  • Autorización de retiros de fondos privados de pensiones sin cargos adicionales, lo que podría beneficiar a más de 2 millones de personas.
  • Subsidio de hasta el 35% de los salarios de empleados que ganen menos de 425 dólares.
  • Línea de crédito por 8 mil 500 millones de dólares para préstamos a empresas.

Chile

  • Se destinará el 2% del PIB adicional al sector salud.
  • Aumento de los recursos del Fondo de Garantías para Pequeños Empresarios (Fogape), lo que permite otorgar créditos garantizados por unos 24 mil millones de dólares, el 10% del PIB.
  • Se asignarán 130 millones de dólares al bono COVID-19 que beneficiará a 2 millones de personas sin empleo formal.
  • Creación de un Fondo Solidario por 100 millones de dólares para atender emergencias sociales derivadas de la caída del comercio local.
  • Postergación de pago del impuesto al valor agregado (IVA) e Impuesto Único de Segunda Categoría para las empresas, así como la suspensión del pago a las contribuciones patronales.
  • Liberación de 500 millones de dólares por parte del Banco Estado que serán canalizados como préstamos a personas y pymes.
  • Aplazamiento en el pago de servicios para el 40% de la población más vulnerable.

Argentina

  • Transferencia única de 154 dólares a trabajadores que no reciban pensiones ni ingresos de ningún tipo con el programa “Ingreso Familiar de Emergencia”.
  • Se creó el “Programa para la Emergencia Financiera Provisional” que tendrá por objeto asistir financieramente a las provincias, mediante la asignación de recursos provenientes del Fondo de Aportes del Tesoro Nacional y otros que se prevean para el otorgamiento de préstamos canalizados a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provisional, por un monto total de mil 850 millones de dólares.
  • Programa de Recuperación Productiva (Repro) donde el Estado complementa una parte del salario mensual de los trabajadores de empresas cuyas ventas han caído.
  • Extensión del pago de las contribuciones patronales a la seguridad social.
  • Precios máximos durante un mes para productos de la canasta básica. El Gobierno anunció la cooperación con la Secretaría de Comercio Interior para controlar y regular los precios de los bienes básicos de los municipios en todo el país, incluidos alimentos y medicamentos.

Ecuador

  • El paquete económico presupuestado representa alrededor del 2% del PIB.
  • Modificaciones temporales a la Codificación de Resoluciones Monetarias, Financieras, De Valores y Seguros para apoyar al sector privado, incluyendo aplazamientos extraordinarios de obligaciones crediticias.
  • Se anunciaron medidas para extender el pago de impuestos a las industrias del turismo y la agricultura, así como para las pequeñas empresas.
  • Se estableció un aplazamiento de 12 meses sin recargos dirigido a pequeños comerciantes, agricultores y artesanos que no puedan pagar sus facturas de agua y electricidad entre abril y junio.
  • Reducción a la mitad los salarios mensual de los funcionarios del Gobierno, los que involucra al presidente, vicepresidente, ministros y viceministros. De la misma manera lo harán todas las funciones del Estado y los gobiernos seccionales autónomos.

Colombia 

  • Suspensión del cobro de servicios durante un mes para las familias más vulnerables.
  • Se otorgarán 74.4 millones de dólares, además de giros adicionales para los hogares adscritos en los programas sociales de Familias en Acción, Jóvenes en Acción y adultos mayores.
  • Devolución del IVA para la población más vulnerable. Además, las entidades tienen la facultad de reducir el impuesto de industria y comercio (ICA), así como el predial en sus regiones.
  • Acceso a líneas de crédito para pymes por medio del Fondo Nacional de Garantías.
  • Línea de crédito de 61.9 millones de dólares para los sectores de turismo y aviación, que resultan ser de los más afectados por la contingencia.
  • El Gobierno colombiano ha solicitado un total de 14 mil millones de dólares en préstamos internacionales, incluidos 11 mil millones del FMI y 3 mil millones del Banco Mundial.

México

  • Se otorgarán créditos de aproximadamente de 25 mil pesos cada uno a empresas formales e informales.
  • Adelantar el pago de 42 mil millones de pesos de pensiones para adultos mayores.
  • Adelantar pensiones para niños con discapacidad y becas estudiantiles.
  • Inversión de 3 mil 400 millones de pesos en crédito y tandas.
  • Continuar con los programas para sembradores, pescadores y jóvenes aprendices, así como precios de garantía de productos agrícolas, mantenimiento de escuelas y caminos rurales.
  • No frenar la construcción de 2 mil 700 sucursales de la banca de desarrollo en zonas rurales.
  • No elevar precios de combustibles, ni impuestos, así como acelerar la devolución de IVA.
  • Impulsar créditos para compra de vivienda.
  • Se presentarán planes de inversión en infraestructura, construcción y energía.
  • Disposición de 65 mil millones de pesos adicionales para Pemex, así como disminución de la carga fiscal para la petrolera nacional.
  • Continuar con la construcción del Tren Maya y transístmico, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía.
  • Utilizar los remanentes del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (160 mil millones de pesos) y no contratar deuda.
  • Cancelación de todos los fideicomisos públicos del Gobierno. Los fondos serán redirigidos antes del 15 de abril a la Tesorería de la Federación.
  • La tasa de política monetaria se redujo en 50 puntos, a 6.5%.

Las autoridades mexicanas tendrán que ser más audaces para intentar mitigar los efectos económicos adversos de la pandemia. Hasta ahora sus propuestas de reactivación económica han sido continuar con los proyectos de inversión emblemáticos, adelantar programas sociales e inyectar recursos a Pemex. La profundización marginal de los programas sociales para adultos mayores o estudiantes no es equivalente a generación de empleos y no apoya directamente a los trabajadores que pierdan sus ingresos y empleo.

Los créditos personales, tandas y préstamos para remodelación de casas no son productivos, no reactivan los ingresos de las empresas, ni otorgan liquidez a los bolsillos de la población desempleada. Al mantener la implementación de proyectos emblemáticos y ampliar recursos para Pemex se acaparan recursos necesarios hoy, en proyectos que darán rendimientos sociales dentro de muchos años. Sin la contratación de deuda el plan de reactivación económica será tan pequeño que no detonará crecimiento.

En contraste con las medidas tomadas por otros países de América Latina, las propuestas del Gobierno mexicano resultan insuficientes pues no atienden las necesidades de las familias que sufrirán desempleo y disminución de ingresos. Las medidas de apoyo para pymes son muy limitadas y difícilmente sostendrán puestos de trabajo. Es importante apoyar a las familias y a los sectores productivos como lo están haciendo otros países. Es momento de aprender a las medidas internacionales de rescate y recuperación económica.

Fuente:https://imco.org.mx/covid-19-reactivacion-economica-en-america-latina-2/?fbclid=IwAR0NbjolTwUuDPSctaCXN0UkxeFPyp5eOGrzzR2Uvm2MilLQ-r8orCTrnYI

América Latina: El Impacto Mediático del Coronavirus en Redes Sociales

Por: Fernando Vega

Con millones de personas trabajando desde casa y gran porcentaje de las escuelas latinoamericanas cerradas en medio de la pandemia COVID-19, no es de sorprender que se registre un aumento en la cantidad de publicaciones e interacciones en las redes sociales.

De acuerdo con los datos de Shareablee para América Latina; Argentina, Brasil, Chile y Paraguay son los países de la región que mayor porcentaje de cambio en el número de publicaciones e interacciones multiplataforma de social media registraron durante marzo 2020 en comparación al año anterior.

¿Cuáles son las categorías con mayor engagement durante la pandemia?

El escenario con la pandemia del COVID-19 en nuestro entorno ha sido crítico para algunos sectores y muy incierto para la mayoría. Sin emabrgo, marcas y anunciantes han logrado altos números de engagement a partir de la pandemia.

Los números extraídos de la plataforma Shareablee, nos indican que los mayores niveles de engagement se obtuvieron en la red social Instagram en las categorías de “Finance” y “Health”, ambas superando un 100% de aumento en las interacciones entre marzo 2019 y marzo 2020.

¿Qué tipos de contenido funcionan mejor para cada red social durante la pandemia?

En Facebook los links a notas detalladas, entrevistas y conferencias son los que predominan, mientras que en Instagram lo hacen las fotos y videos de “Noticias de Última hora” respecto a Personalidades que fueron diagnosticados con el virus. Por otro lado, Twitter se convierte en la red social de noticias de “último momento” con estadísticas y gráficos de contagio locales, recomendaciones y “tips” de prevención predominan día con día.

El coronavirus, la cuarentena y el distanciamiento social logran que los consumidores están haciendo constantes cambios significativos en la forma en que interactúan con el contenido en todas las plataformas. Por lo tanto, en Comscore proporcionaremos actualizaciones continuas sobre las tendencias cambiantes de los consumidores y el impacto resultante en las industrias. Para ser notificado cuando entreguemos nuevos insihgts o datos, haga clic aquí.

Fuente:https://www.comscore.com/lat/Prensa-y-Eventos/Blog/America-Latina-El-Impacto-Mediatico-del-Coronavirus-en-Redes-Sociales

Fake News, archivos PDF o Word maliciosos y sitios falsos: los riesgos del ‘home office’

Esta crisis será 30 veces peor que la de 2009; la economía de México caerá 6.6%: FMI

Por: Viridiana Mendoza Escamilla

El nuevo pronóstico de crecimiento para la economía global del Fondo Monetario Internacional es poco alentador: la recesión global por el coronavirus Covid-19 será 30 veces más fuerte que la Crisis Financiera Internacional de 2008-2009.

En su reporte de perspectiva económica global, el organismo internacional estima que en 2020 la economía caerá 3% y la recuperación para 2021 puede implicar un crecimiento de 5.8% en la economía global, sin embargo, para ese ‘rebote’ pueda materializarse, la pandemia deberá desvanecerse en la segunda mitad de 2020 y las medidas de apoyo tomadas por los gobiernos deberán haber evitado quiebras generalizadas, pérdida masiva de empleo y tensión de los sistemas financieros.

“Esta recuperación en 2021 es solo parcial ya que se prevé que el nivel de actividad económica se mantenga debajo del nivel que habíamos proyectado para 2021, antes de que llegara el virus. La pérdida acumulada de PIB durante 2020 y 2021 podría ser de alrededor de 9 billones de dólares, una suma mayor que las economías de Japón y Alemania, combinadas”.

Los países que dependen más del turismo y el entretenimiento tendrán las interrupciones económicas más grandes. El tamaño del impacto de la recesión es 30 veces mayor que el observado durante la Crisis Financiera Internacional, cuando la economía cayó 0.1% en términos reales.

Gita Gopinath, consejera económica y directora del Departamento de Investigación del FMI, explica en el reporte que los desafíos de las economías desarrolladas y las emergentes no tienen precedente.

Los países se enfrentan hoy a salidas de capital, menos apetito de riesgo a nivel global y un espacio fiscal muy limitado para planes de apoyo y sistemas de salud demasiado débiles.

En el caso de México, se espera que la economía se contraiga 6.6% para tener una recuperación de 3% en 2021.

“Muchas economías entraron en la crisis en un estado vulnerable, con un crecimiento lento y altos niveles de deuda. Por primera vez desde la Gran Depresión,

Las economías entraron en esta crisis en un estado vulnerable con un crecimiento lento y altos niveles de deuda.

Por primera vez desde la Gran Depresión, tanto las economías avanzadas como los mercados emergentes estarán en recesión. El FMI proyecta que el ingreso per cápita se reducirá en más de 170 países.

El riesgo de algo peor

La economista del FMI explica que las previsiones de recesión que se dieron a conocer este martes expresan el escenario base, pero, dada la alta incertidumbre sobre la duración e intensidad de la crisis de salud derivada del coronavirus Covid-19, se deben considerar escenarios todavía más adversos.

“Si la pandemia no cede en la segunda mitad del año, si contener la enfermedad dura más tiempo, puede haber peores condiciones financieras y quiebres de las cadenas de abastecimiento, en ese caso, el PIB caería todavía más: un 3 adicional en 2020 si la pandemia se extiende durante todo el año y, si la pandemia continúa para 2021, la caída del año que entra sería en el orden de un 8% adicional, comparado con el escenario base”, advierte el organismo.

Fuente:https://www.forbes.com.mx/economia-finanzas-fmi-coronavirus-covid19-recesion-mexico/?fbclid=IwAR1Efn9bOjpIme-DFmyKeykcJiH9gy_vxFaMSich8KVKwLpl8yeH7JJArLU

¿Qué porcentaje de la economía se puede teletrabajar?

El coronavirus ha provocado de forma indirecta quien se puede quedar en su casa trabajando y quien no.

El coronavirus ha provocado de forma indirecta quien se puede quedar en su casa trabajando y quien no.
Imagen: Pexels

Por: Irene Sierra

Antes de la crisis del coronavirus, solamente el 4% de la población activa tenía la opción de trabajar en remoto más de la mitad de su calendario laboral. Sin embargo, la aplicación del estado de alarma actual ha obligado a empresas reacias al trabajo desde casa a tener que adaptarse rápidamente a él, transformando el 4% anterior en un 28%.

La excepcional situación que estamos viviendo no solo sugiere que sacar adelante el trabajo desde casa es posible, sino que también realza una desigualdad social y laboral que en otras circunstancias cotidianas no es tan obvia. Del mismo modo que el coronavirus ha obligado a cerrar bares y reducir la distancia social, también ha provocado de forma indirecta quien se puede quedar en su casa trabajando y quien no.

Mientras los trabajadores de oficina pueden hacer frente a su volumen de trabajo en chándal y zapatillas, los empleados de las consideradas actividades esenciales (alimentación, servicios sanitarios, servicios de limpieza, protección civil, etcétera) trabajan en primera línea para mantener el abastecimiento, desinfectar zonas comunes o construir hospitales de campaña.

De esta pandemia nos están sacando las cajeras de los supermercados, los transportistas, las limpiadoras o los barrenderos, entre otros muchos trabajadores que están exponiendo su salud a cambio de salarios especialmente bajos.

¿Quién puede teletrabajar?

Según la última encuesta de población activa de 2019, solamente el 21,6% de los trabajadores podría desempeñar su actividad profesional desde casa. Este porcentaje incluye a profesionales, técnicos, directivos o funcionarios y, en circunstancias como las actuales, también a profesores, investigadores o maestros.

Sin embargo, la realidad cotidiana es muy distinta. Según datos del INE, en 2018, solamente el 4,3% de los trabajadores dados de alta en la seguridad social trabajaban desde casa. Ahora y como consecuencia de la epidemia, durante la tercera semana de confinamiento un 28% de la población activa estaba teletrabajando, un porcentaje algo menor que el 35% detectado por Funcas la semana del 16 de marzo.

Un mes después del inicio del confinamiento, el porcentaje de personas que están teletrabajando ha caído siete puntos porcentuales debido a que cada vez más empresas se han ido acogiendo a los expedientes de regulación temporal de empleo. Según los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Trabajo, hasta la fecha se han presentado 246.235 ERTES.

En cuanto a la gran pregunta sobre si la productividad de los trabajadores se ha visto reducida por el teletrabajo, las respuestas son por el momento incierto. A modo de ejemplo, la empresa china DDD Online compartió sus datos de productividad semanas después de implantar el teletrabajo a causa del coronavirus. Para su sorpresa y tras ver una caída de la productividad del 60% durante la primera semana, observaron cómo ésta aumentó un 90% durante la segunda semana.

El riesgo detrás de no poder hacerlo

El perfil de los profesionales que están trabajando desde casa evidencia que, mayoritariamente, quienes pueden hacerlo son aquellos con empleos cualificados y bien pagados. Según una encuesta realizada por Funcas durante la primera semana del estado de alarma, el 52% de las personas que estaban teletrabajando tenía estudios universitarios y solo el 2% contaban con titulación primaria.

Igualmente, la situación de alerta sanitaria ha puesto de manifiesto que hay una serie de empleos más frágiles que otros y que sobreviven peor ante la llegada de este tipo de situaciones. El modelo económico propuesto por el economista americano Charles Gascon habla de actividades de alto y bajo riesgo.

Las primeras englobarían aquellos sectores cuyo trabajo se desempeña fuera de casa y que actualmente han visto su actividad paralizada: industria, hostelería, comercio o construcción, mientras que las de bajo riesgo recogen los empleos de oficina, funcionariado, ciencia, profesorado, investigadores o servicios esenciales.

Teniendo en cuenta la clasificación anterior, en España, el 52,3% de los trabajos se agrupan en el colectivo más vulnerable, lo que quiere decir que más de la mitad de la población está expuesta a quedarse sin trabajo en unas circunstancias como las actuales. La dependencia económica de sectores como el turismo o la hostelería hace que un porcentaje mayor del mercado laboral sea susceptible de ajustes ante una crisis aguda.