Por qué las redes informales serán clave para la recuperación de COVID-19

Las organizaciones comunitarias están intensificando su labor para ayudar a los necesitados.

Las organizaciones comunitarias están intensificando su labor para ayudar a los necesitados. Imagen: REUTERS/Andreas Gebert

Por: Mouchka Heller

  • Las redes informales que incluyen organizaciones comunitarias y grupos religiosos están interviniendo para ayudar a las personas durante la pandemia COVID-19.
  • Llenan los vacíos que las organizaciones públicas y privadas tradicionales suelen dejar en términos de recursos y servicios.
  • Las redes informales que se están creando hoy pueden dar forma a nuestra recuperación económica y de salud de COVID-19.

La pandemia COVID-19 ha estimulado la creación de numerosas respuestas formales de emergencia, iniciativas y asociaciones. Sin embargo, a menudo las primeras personas que entran en escena en las comunidades más afectadas por el brote son redes informales, grupos de personas conectadas por lazos sociales, incluyendo las organizaciones comunitarias, los grupos religiosos y los clubes.

Te ofrecemos cuatro razones por las que las redes informales son esenciales para lograr un cambio significativo y deben ser una parte importante de la respuesta COVID-19.

1. Las redes informales llenan los vacíos que otras organizaciones no pueden.

En todo el mundo, las redes informales a menudo tienden puentes para abordar las brechas sistémicas que, por una razón u otra, no están cubiertas por las instituciones existentes. Los hogares con bajos ingresos, socialmente aislados y marginados que viven en desiertos de movilidad, en zonas donde las personas no pueden acceder a los servicios básicos sin un vehículo, suelen ser los primeros afectados durante las crisis.

En respuesta al brote de coronavirus, numerosas organizaciones comunitarias han intervenido para entregar alimentos y suministros básicos a quienes lo necesitan y ayudar a sus vecindarios a ponerse en cuarentena. Por ejemplo, algunas organizaciones comunitarias están recaudando fondos y utilizando el dinero recaudado para proporcionar tarjetas de regalo digitales para los supermercados que ayudarán a las familias a preparar comidas para eventos como la Semana Santa, el Ramadán o la Pascua. Asimismo, UNICEF se asoció con redes informales, incluida la Iniciativa Conjunta de Aprendizaje de Comunidades Locales de Fe y Religiones para la Paz, para ayudar a las organizaciones de apoyo a gestionar las decisiones sobre el suministro de recursos a sus comunidades.

Esta práctica no es nueva. Más bien es una vieja táctica de las poblaciones desfavorecidas, con capacidad para concentrarse en los desafíos sistémicos de una comunidad. En Detroit, por ejemplo, donde el transporte cuesta un 30 % de los ingresos netos para el 20 % de los hogares más pobres y donde escasea el transporte público, los residentes aprovechan una red de favores sociales y el intercambio informal de automóviles para desplazarse a entrevistas de trabajo, comprar comida y llegar a colegio. En barrios como Washington Heights, en la ciudad de Nueva York, la red Dollar Van, una red de soluciones fuera de la red de transporte público y movilidad compartida, ayuda a las personas a hacer frente a la escasez de transporte público, que transporta una mayor cantidad de pasajeros que algunos proveedores de movilidad privados.

2. Son grupos focales naturales.

Los datos sobre comunidades marginadas pueden ser especialmente difíciles de recopilar con cierto nivel de rigor. Una amplia gama de esfuerzos, desde el censo hasta la empresa comercial, todavía no tiene más remedio que confiar en esos datos a pesar de las brechas que pueden introducirse en sus ideas. Por ejemplo, analicemos comunidades como las Primeras Naciones en Canadá, que representan a poblaciones indígenas del país y que cerraron sus fronteras para limitar la exposición al brote de COVID-19. La red genera interés desde organizaciones gubernamentales, académicas y sin ánimo de lucro de todo el mundo por los datos que recopila sobre su comunidad.

Las redes informales proporcionan una solución a este desafío. Los líderes de las redes informales concentran el conocimiento de sus grupos específicos para apoyarlos. No solo tienen un conocimiento profundo de las condiciones socioeconómicas de la vida en sus comunidades, sino que también están excepcionalmente en sintonía con los matices culturales, los retos de confianza y posibles asociaciones con instituciones formales. Esto significa que para las organizaciones que entran en una nueva región, implantan una nueva tecnología o prueban un nuevo concepto, a menudo la forma más rápida de obtener datos fiables y completos es a través del líder de una red comunitaria.

Los datos procedentes de redes informales pueden estar descoordinados y carecer de las mejores prácticas de operacionalización más básicas, pero eso se debe en parte a que no existe un marco definido para abordar las redes informales. En cambio, los líderes de la comunidad suelen conservar información que consideran relevante, siguiendo las prácticas que consideran mejores, y mantienen una imagen íntegra de las necesidades, los deseos, los fracasos y los éxitos de su gente. A medida que consideramos iniciativas más inclusivas, debemos plantearnos adaptar nuestros propios marcos para la recopilación de datos y hacer que sea atractivo para estos líderes sentarse a la mesa y compartir sus conocimientos.

Estos granjeros de Ohio han empezado a ofrecer entregas semanales de vegetales, carnes, quesos durante el brote de coronavirus.
Estos granjeros de Ohio han empezado a ofrecer entregas semanales de vegetales, carnes, quesos durante el brote de coronavirus.
Imagen: REUTERS

3. Las redes informales cuentan con la confianza de la gente.

Las redes informales a menudo poseen una motivación distinta de las entidades públicas o privadas. Las entidades basadas en la fe suelen adoptar una mentalidad de «rebaño», con promesas de recompensas espirituales. Las organizaciones vecinales a menudo crean su propio sistema tribal para construir un microcosmos que se esfuerzan por conservar.

Una red informal a menudo se basa en una identidad que se ve amenazada por la gran masa, como los grupos de estudiantes internacionales que se conectan para cocinar alimentos desde casa en los campus universitarios. Muchos inmigrantes han experimentado la agradable sorpresa de escuchar inesperadamente una frase de su casa, expresada del modo que lo harían sus madres, y la conexión inmediata que resulta de la confianza. Estas redes informales tienden a ser las primeras en aparecer en una crisis, asumir más riesgos entre sí y pueden convertirse en poderosos aliados.

Cuando COVID-19 llegó a Westchester, por ejemplo, unos días antes de la festividad judía de Purim a principios de marzo, mientras las instituciones públicas estaban determinando el confinamiento y las empresas privadas reconsideraban las oportunidades comerciales, los líderes religiosos de la red jasídica de Jabad leyeron la Meguilá en la puerta de casas cerradas. En Tokio, Seúl, Roma y Milán, la red se adaptó a la situación que se desarrollaba rápidamente al celebrar la fiesta de nuevos modos aprobados por las autoridades de salud.

Para garantizar el inicio real de un período de recuperación, las instituciones deben asociarse con redes formales para ayudar a hacer cumplir y escalar las medidas de salud recomendadas, mitigar el coste de la pandemia sobre la salud mental y generar confianza en las instituciones públicas y privadas para que el pánico no persista más allá de lo peor de la crisis de salud, posiblemente transformándose en una depresión económica.

A medida que el mundo se recupere de esta pandemia, habrá más críticas sobre las respuestas de una u otra institución ante la crisis, a qué velocidad lo hicieron y con qué medidas. Las redes informales pueden contribuir al equilibrio de estas conversaciones importantes con una positividad constructiva para ayudar a garantizar que el mundo avance.

4. Pueden ser invisibles, pero pueden cambiar el mundo.

La Primavera Árabe es uno de los ejemplos notables más recientes de una red informal que está cambiando el mundo. Aparentemente sin mucha organización, las personas promulgaron el cambio dictado por sus valores comunes, provocando una revolución que difícilmente podría haber nacido de una organización cívica, pública o privada.

No fueron los primeros y no serán los últimos. La Revolución Americana la inició una milicia autoorganizada de agricultores, motivada por el infame tema de los «impuestos sin representación». Vladimir Lenin forjó una reputación que pondría fin a la Rusia zarista a través del «trabajo clandestino del partido». Incluso los talibanes, cuando se unieron por primera vez a principios de la década de 1990, comenzaron como un pequeño grupo de guerrilleros que se habían resistido a la ocupación soviética de Afganistán (1979-1989) y se les unió un grupo de estudiantes, que les dio su nombre, ya que talibán significa «estudiante» en pashto.

Hay millones de personas en todo el mundo que son vulnerables a trastornos e interrupciones como los provocados por COVID-19. La pandemia ha generado un desempleo históricamente elevado, y nuestras cifras no incluyen muchos trabajadores, incluidos los indocumentados y los os números son exclusivos de muchos, incluidos los trabajadores indocumentados y con base en efectivo. Cuando el Banco Mundial intentó recientemente cuantificar las consecuencias económicas de COVID-19, su Economista Jefe para Asia Oriental y el Pacífico dijo que «el peor sufrimiento podría ser el de los trabajadores informales, las personas que son … invisibles y muy difíciles de identificar, encontrar y ayudar.»

Una voluntaria de la Iglesia de Southridge reparte bolsas con artículos esenciales, incluyendo papel higiénico y máscaras, después de los servicios de Pascua que se celebraron en San José, California, EE.UU. el 12 de abril de 2020.
Una voluntaria de la Iglesia de Southridge reparte bolsas con artículos esenciales, incluyendo papel higiénico y máscaras, después de los servicios de Pascua que se celebraron en San José, California, EE.UU. el 12 de abril de 2020.
Imagen: REUTERS

 

Esta epidemia se está convirtiendo en una crisis económica, en parte debido a la presión inconmensurable que ha ejercido sobre las pequeñas empresas y los hogares de bajos ingresos. Muchos de los que han perdido su empleo o han cerrado su negocio durante el último mes están conteniendo la respiración para recibir un cheque del gobierno y ofrecer algo de alivio a sus familias. Varios preferirían arriesgarse a la exposición que no entregar un paquete por unos dólares.

Sería un error pensar que esto es una tragedia para los vulnerables y que no es pertinente para las masas porque estas son las mismas personas que han tenido que tomar el transporte público para llegar a supermercados, centros de prueba y refugios. Estas son personas que no tienen cuentas de ahorro en las que confiar hasta que consigan su próximo trabajo, que podrían no tener salud suficiente para esperar unos años más a que sus fondos de jubilación recuperen parte de sus ganancias. Cuando obtienen prestaciones, las emplean comprar lo básico y en pagar deudas. Cuando no lo hacen, vuelven a sus redes informales, las mismas redes informales que han estado proporcionando comidas gratuitas para fiestas religiosas o entregando cunas y pañales a nuevas madres.

Sin embargo, si estas redes informales no están adecuadamente habilitadas, no habrá gran cosa que puedas hacer. Si no apoyamos suficientemente el COVID-19 y la recuperación económica y ellos tampoco lo hacen, hay pocas maneras de predecir cuánto le costará a la economía global en salud, aumento de la delincuencia, espacio en el dolor de las personas que habitualmente dejamos atrás. refugios y fondos de ayuda.

En este momento, se está formando una comunidad que publica en Facebook e Instagram, envía mensajes de texto y hace llamadas telefónicas, canta y aplaude desde sus balcones, escribe mensajes y dibuja arcoíris en sus ventanas, saluda al vecino que está a dos metros de distancia en la cola del supermercado. Sin ella, es posible que las personas mayores no puedan pagar la una asistencia adecuada en su casa y una cama de hospital gratuita tras dar positivo. Con ella, los camareros, barman y guardias de seguridad despedidos trabajarán como ayudantes de compras para compensar parcialmente los ingresos perdidos en medio de una incertidumbre considerable.

Las redes informales pueden cambiar la realidad de los individuos. En determinadas circunstancias, la historia demuestra que dicho impacto puede aumentar con bastante rapidez y llegar a transformar el mundo. Podríamos estar en una encrucijada que solo ocurrirá una vez en nuestras vidas, donde una palabra termina y otra comienza. Si nos comprometemos a hacer de ese nuevo mundo un lugar mejor, ¿quiénes somos para rechazar a estos poderosos aliados?

Si estas redes informales, formadas para hacer frente a COVID-19 y recuperarse de la pandemia, se organizaran, ¿qué podrían hacer? Si pudiéramos ayudar, ¿qué podríamos hacer?

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2020/04/por-que-las-redes-informales-seran-clave-para-la-recuperacion-de-covid-19/

¿Trabajas desde casa? Te ofrecemos 5 consejos para obtener una experiencia digital más humana

Una clase online.

Una clase online. Imagen: REUTERS/Albert Gea
Por: So-Young Kang
  • Dado que trabajar desde casa se está convirtiendo en la norma, es una buena oportunidad para volver a evaluar cómo nos conectamos digitalmente.
  • El enfoque tecnológico puede pasar por alto los matices del contacto humano.
  • A continuación figuran 5 sugerencias para crear una experiencia en línea más rica y mejorada para lugares de trabajo y aulas.

A medida que trabajar desde casa se convierte en lo habitual y todos se esfuerzan por encontrar soluciones virtuales como Zoom, Google Hangouts o Microsoft Teams, es un buen momento para hacer una pausa y preguntarnos:

¿Para quién estamos diseñando estas reuniones? ¿Qué propósito tiene esta interacción? ¿Cuáles son las distintas tecnologías y plataformas que pueden ayudarnos a lograr mejor ese propósito?

Es hora de redefinir lo digital. Se nos brinda una oportunidad excelente para adoptar un enfoque centrado en el ser humano para diseñar experiencias impactantes en lugar de adoptar un enfoque reactivo, aprovechar todas las soluciones disponibles y unirlas.

A medida que se cancelan reuniones, conferencias, eventos, clases y talleres, es hora de dar un paso atrás y reflexionar sobre algunas preguntas fundamentales. Por ejemplo: si estamos diseñando para una clase de entrenamiento cancelada, ¿cuál era el propósito de esa clase? Es probable que sea una combinación de aprender cosas nuevas, conectar con personas de ideas afines y compartir conocimientos de manera sostenible y referenciable. Entonces, teniendo en cuenta este propósito, ¿cómo podemos diseñar una experiencia virtual que se ajuste mejor a estos objetivos centrándonos en el ser humano? ¿Qué tecnologías se diseñaron para promover el aprendizaje de cosas nuevas, conectando y compartiendo de un modo más sostenible? ¿Qué tecnologías se diseñaron sobre la base de la ciencia del aprendizaje y cuáles de ellas ayudan a desarrollar las capacidades del siglo XXI?

Cuando adoptamos un enfoque basado en la tecnología, a menudo pasamos por alto los sutiles matices de la poderosa experiencia humana. Analicemos las videoconferencias, que ahora son una parte fundamental de nuestro trabajo diario. El propósito de la videoconferencia es charlar y reunirse virtualmente. No se diseñó para llevar a cabo experiencias de aprendizaje estructuradas y secuenciales, ya que el aprendizaje requiere reflexión, aplicación e intercambio. No puede conectarse con las personas en una conferencia telefónica o webinario después del webinario o incluso realizar un seguimiento de las conversaciones cuando finaliza la llamada. La videoconferencia es útil para mantener conversaciones virtuales en un momento predeterminado de forma sincronizada. No está idealmente diseñado para comunicaciones asíncronas; por ejemplo, ver webinarios grabados de 60 minutos de duración no suele ser divertido ni interactivo.

 

Entonces, ¿qué se requiere para unir los puntos que permitirán a los participantes disfrutar de una experiencia integrada —tanto síncrona como asíncrona— que se adapte mejor con la forma en que los humanos se relacionan y conectan entre sí? A continuación figuran cinco consejos para redefinir la forma en que usamos el mundo digital de manera socialmente conectada.

1. Conecta las diversas experiencias en una única experiencia integrada e intente minimizar las personas que saltan de plataforma en plataforma. Por ejemplo, en Gnowbe, estamos ayudando a conectar webinarios con eventos virtuales, cursos en línea, talleres virtuales, todo en una plataforma integrada para que la experiencia del individuo se digitalice, se capture en un lugar y sea fácilmente referenciable en el futuro.

2. Fomenta el establecimiento de vínculos y la conexión con otros alumnos integrando las conversaciones en el contexto del contenido y fomentando el intercambio y el diálogo. Con la separación física, las conexiones sociales son ahora más vitales que nunca.

3. Crea un entorno inclusivo en el que todos puedan participar. El poder de la tecnología es que, si se usa correctamente, puede invitar a todos a compartir sus opiniones digitalmente de un modo que ni siquiera puede hacerse cara a cara con un tiempo limitado.

4. Diseña contenido de forma ágil. Puede que no quede perfecto la primera vez. Deja espacio para una rápida creación e iteración. Encuentra herramientas de autor que sean fáciles de usar y flexibles. Con el fin de facilitar aún más la creación de contenido, lanzamos una herramienta de creación móvil para complementar la creación basada en la web que ahora permite a cualquier persona seleccionar contenido sobre la marcha.

5. Rastrea, mide y refina. Mantén un registro del compromiso y las experiencias de las personas para refinar aún más el contenido de manera ágil.

Con un mayor distanciamiento físico, el universo digital se ha convertido en una herramienta crucial para permitir los contactos sociales. La crisis crea oportunidades para innovar. Antes de saltar como reacción, aprovechemos esta oportunidad para redefinir lo digital utilizando un enfoque más centrado en el ser humano. La humanidad lo está pidiendo.

Durante este tiempo, estamos ofreciendo a cualquier persona el uso de la plataforma de microaprendizaje de Gnowbe para amplificar, rastrear y medir la formación y el contenido relacionado con COVID para mantener a todo el mundo seguro. También hemos lanzado programas gratuitos sobre la prevención de infecciones y la planificación de la continuidad del negocio en varios idiomas. Por favor, siéntase libre de contactarme personalmente en skang@gnowbe.com si podemos ser de ayuda durante este tiempo.

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2020/04/trabajas-desde-casa-te-ofrecemos-5-consejos-para-obtener-una-experiencia-digital-mas-humana/?fbclid=IwAR04HPkcD40uDBMWJZ2zVpBI7B6FGIcC8mn2vkR3Xna-yN70Dh0a5JBmpIo