Por qué necesitamos intraemprendedores sociales más que nunca durante COVID-19

Desarrollando la innovación desde dentro de las empresas.
Imagen: UNSPLASH/You X Ventures

Por: /

  • La crisis de COVID-19 ilustra la necesidad de innovación desde el interior las empresas por parte de los «intraemprendedores sociales».
  • Un nuevo informede la Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, Yunus Social Business y Porticus presenta las mejores prácticas de estos empleados que trabajan para abordar los problemas ambientales o sociales.
  • Más allá de proporcionar beneficios sociales, el intraemprendimiento social corporativo motiva a los empleados, aumenta la innovación e incita a la transformación corporativa.

Nuestro sistema económico se encuentra en una encrucijada. No solo estamos lidiando con la pandemia de COVID-19, el evento más impactante de la última generación, sino que los efectos cada vez mayores del cambio climático y la desigualdad social siguen siendo patentes.

La 50ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial a principios de este año se centró en el capitalismo de las partes interesadas, el concepto de que las empresas deben servir a los intereses de toda la sociedad en lugar de simplemente a sus accionistas. Esta idea cobra ahora mayor relevancia que nunca. Sin embargo, para que las empresas integren plenamente este concepto, necesitan movilizar sus capacidades y recursos básicos. Creemos que una forma concreta de hacer realidad el capitalismo de las partes interesadas es a través del intraemprendimiento social corporativo.

Los intraemprendedores sociales son una especie de empresarios que trabajan como empleados dentro de las empresas para desarrollar soluciones comerciales para problemas sociales o ambientales. La Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, Yunus Social Business y Porticus decidieron arrojar más luz sobre el fenómeno emergente del intraemprendimiento social corporativo en el nuevo informe «Business as Inusual:

cómo los intraemprendedores sociales pueden convertir a las empresas en una fuerza para el bien».

El informe, que encuestó a más de 50 intraemprendedores sociales de todo el mundo, documenta y analiza su experiencia en la creación de empresas sociales e iniciativas corporativas para apoyarlos. Señala los obstáculos a los que se enfrentan los intraemprendedores sociales y describe los pasos necesarios para que otros los sigan, particularmente cuando los líderes empresariales sienten la obligación de responder de manera constructiva y sostenible a la crisis actual.

¿Cuál es el poder del intraemprendimiento social?

Los intraemprendedores sociales pueden desempeñar un papel importante en la ayuda y la protección de las comunidades del futuro.

Por ejemplo, lanzado por la compañía de gases industriales Air Liquide, Access Oxygen es un negocio inclusivo que proporciona oxígeno médico a los centros de salud en Senegal, mediante la creación de «Casas de oxígeno», iniciativas dirigidas por microempresarios locales y ofrecen los productos, el mantenimiento, la capacitación y las herramientas digitales.

También puede considerarse Arogya Parivar de Novartis, que vende medicamentos a las comunidades rurales de la India a un precio asequible a través del personal de ventas local. La iniciativa ha afectado a 40 millones de personas a través de sesiones de educación sanitaria, proporciona ingresos a más de 500 trabajadores comunitarios y ha tratado y diagnosticado a más de 3 millones de personas.

Otro ejemplo son los clientes emergentes de AXA, liderados por Garance Wattez-Richard, galardonado por Schwab, que prueba e implanta nuevos esquemas de seguro para las poblaciones con bajos ingresos, que a menudo acceden al seguro por primera vez. El innovador programa se centra en segmentos de clientes menos atendidos, como mujeres, agricultores o trabajadores migrantes.

¿Qué se necesita para ser un intraemprendedor social?

Según el informe, el viaje de un emprendedor social corporativo se desarrolla en seis etapas.

Inicio: Los intraemprendedores sociales con éxito comienzan con una motivación intrínseca, una creencia firme en su capacidad para marcar la diferencia. Ya sea para adaptar rápidamente sus cadenas de valor para empezar a fabricar desinfectantes para manos o mascarillas o para proporcionar consultas en línea o servicios de enseñanza, comienza con la necesidad de hacer un cambio.

Intención estratégica: De los intraemprendedores sociales que tenían una aceptación de nivel c en cualquier etapa, el 76 % lo describió como un factor clave para el éxito de su iniciativa.

Conceptualización: Para el 30 % de los intraemprendedores sociales supuso un reto desarrollar una buena comprensión de sus grupos objetivo cuando estos eran nuevos para ellos. Técnicas como el descubrimiento de beneficiarios, la investigación de campo o las asociaciones con emprendedores sociales u ONG que tienen conocimientos locales pueden contribuir a superar este obstáculo.

Realización de pruebas: La fase piloto y la iteración son un factor clave de éxito, donde se obtienen mejores resultados con un enfoque ajustado, según el 32 % de los encuestados.

Implantación: Más de la mitad, el 55 % de los intraemprendedores tuvieron problemas a la hora de obtener el apoyo interno más allá de la junta y la movilización de recursos. Al mismo tiempo, el 45 % consiguió aislar sus iniciativas de los negocios habituales (por ejemplo, ciclos presupuestarios y métricas financieras a corto plazo), estableciendo unidades comerciales independientes o incluso entidades legales.

Escala: La escalabilidad es de vital importancia para las empresas sociales con márgenes más bajos. Cuantificar y evaluar el impacto generado es crucial para evaluar plenamente los beneficios para la empresa y la sociedad.

Imagen: Yunus Social Business

¿Por qué deberían implicarse las empresas?

Las ventajas del intraemprendimiento social no solo benefician a la sociedad en su conjunto y crean una muestra de compromiso corporativo con el bien social. Estos cinco hallazgos esenciales demuestran el valor del intraemprendimiento social:

  • Mejora la participación de los empleados, la satisfacción laboral, las capacidades de los empleados o la atracción de talento (77 %)
  • Genera cambios de mentalidad, cambio cultural o incluso inicia una transformación corporativa (61 %)
  • Impulsa la innovación empresarial (50 %)
  • Llega a nuevos mercados o nuevos clientes (39 %)
  • Mejora el valor de marca corporativa (32 %)

Uno de nuestros hallazgos más sorprendentes fue que los obstáculos más grandes a los que se enfrenta una iniciativa social son los obstáculos internos, ya que el 84 % de los entrevistados afirmaron que los obstáculos internos eran más desafiantes que los externos. Un participante del estudio lo resumió como el «sistema inmunitario corporativo que ataca a cualquier cosa que no se parezca a la optimización de ganancias». Eso significa, por ejemplo, que los intraemprendedores sociales podrían tener más dificultades para obtener la compra interna y los recursos necesarios que obtendrían en otras tareas, como la entrega de medicamentos o agua potable en el África rural.

Los CEO que no aprovechan el intraemprendimiento social están dejando oportunidades enormes sobre la mesa. Descubrimos que el intraemprendimiento social tiene poder para cambiar radicalmente el ADN de la empresa, y el 24 % dice que ve su iniciativa como un catalizador hacia la transformación de la empresa.

Mientras superamos las dificultades del impacto logístico y médico inmediato de la crisis COVID-19, se plantea un interrogante más amplio sobre el propósito de los negocios que tenemos ante nosotros. El camino hacia el cambio no será fácil, pero tenemos la oportunidad de demostrar cómo las grandes empresas pueden trabajar para las sociedades a las que sirven. Solo sobrevivirán las empresas que más se adapten al futuro y que estén dispuestas a innovar y adaptarse. Considerar el poder de los intraemprendedores a nivel interno puede contribuir a esta rápida transformación.

Fuente:https://es.weforum.org/agenda/2020/04/por-que-necesitamos-intraemprendedores-sociales-mas-que-nunca-durante-covid-19/?fbclid=IwAR2IXgwi-ODpRK0Xea7X3KEQ6S71LvWloyJxYabhnQvbD2cdlc02PGsdNKg

COVID-19: reactivación económica en América Latina

El pasado 5 de abril, el Gobierno mexicano presentó un plan de reactivación económica frente a los retos impuestos por la pandemia del COVID-19. Dicho plan es insuficiente para proteger los ingresos de las familias, los puestos de trabajo y recuperar el dinamismo económico. En contraste, otros países de América Latina han anunciado planes de rescate económico ambiciosos que brindan transferencias a sus ciudadanos y protegen a empresas, especialmente a pequeñas y medianas.

A continuación presentamos un resumen general de las perspectivas y medidas económicas de algunos países de la región. México debe observar y retomar lecciones internacionales para mejorar su plan de reactivación económica.

¿Cuáles son las perspectivas económicas de América Latina ante el COVID-19?

México se encuentra en riesgo de ser uno de los países más afectados por una crisis económica relacionada con la propagación del coronavirus. No solo es un país poco preparado para atender la crisis sanitaria, también es un país con un plan poco robusto de recuperación económica.

El plan de emergencia mexicano, tal como se ha planteado, será insuficiente y en comparación a otros países no será capaz de mitigar los efectos adversos sobre su base productiva y laboral, lo que afectará el bienestar de las familias.

Este riesgo se materializa en las perspectivas económicas y de crecimiento internacionales. Aquellos países con planes de rescate económico de corto plazo mejor estructurados esperan una contracción menor que aquellos, como México, que no se están preparando adecuadamente.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que la contracción económica regional será no menor a 3% o 4% del producto interno bruto (PIB) para 2020(1). El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta un crecimiento regional de -5.2%(2). De acuerdo con los datos más recientes del FMI y del Banco Mundial(3), México podría experimentar una contracción de entre -6 y -6.6% este año, mientras que en países como Brasil, Perú y Colombia el efecto negativo de la crisis económica sanitaria sobre la economía será menor.

¿Qué medidas de rescate y recuperación económica se proponen en el mundo?

Ante la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus, las respuestas de las autoridades económicas de países en Europa y Norteamérica han incluido préstamos estatales y garantías de crédito para empresas, subsidios al empleo, así como aplazamiento de impuestos, contribuciones sociales y pagos de deuda. De acuerdo con la Cepal(4), los planes de contención de los efectos del COVID-19 sobre las economías de América Latina han seguido tres tipos de medidas:

  • Protección de la fuerza laboral y de los ingresos:
    • Apoyo salarial para compensar pérdidas de ingresos mediante pagos adelantados.
    • Subsidios salariales o fortalecimiento del seguro de desempleo.
    • Suspensión o reducción de los pagos de contribuciones de servicios de agua, gas y electricidad o a fondos de pensiones privados.
  • Protección social para reducir el impacto social en personas en pobreza:
    • Subsidios, transferencias de efectivo o pagos adelantados mediante programas sociales en curso y esquemas de protección social.
  • Pymes y otras empresas:
    • Apoyo financiero especial para pymes y el sector informal para que los bancos renegocien o mejoren las condiciones de sus préstamos.

A continuación se presenta un resumen de las distintas alternativas de políticas públicas tomadas por diferentes países de América Latina, información recopilada por organizaciones e instituciones de análisis económico como: FMICEPAL, OECDIDB, Yale School of Management y HDX, con el objetivo de comparación para hacer frente a la inminente crisis(5).

Brasil

  • El total de su paquete financiero de apoyo se estima en 3.4% de su PIB.
  • Se otorgarán transferencias directas de 120 dólares mensuales a trabajadores informales durante por lo menos 3 meses.
  • Aumento a 1.2 millones de beneficiarios del programa de transferencias directas “Bolsa Familia”, que ayuda a familias de bajos ingresos.
  • Se liberaron 40 mil millones de dólares de la banca privada para créditos.
  • Se tomaron medidas con ciertos impuestos federales. Los impuestos por transacciones financieras fueron reducidos a cero. La fecha límite para declarar impuestos fue aplazada, además de que se redujeron los impuestos a la importación de productos considerados esenciales.
  • Se firmó una medida provisional con una línea de crédito de 2 mil 100 millones de dólares a pequeñas empresas, condicionada a que no despidan a los empleados.

Perú

  • Transferencias directas a más de 3 millones de hogares de bajos recursos, equivalentes al 12% del PIB.
  • Autorización de retiros de fondos privados de pensiones sin cargos adicionales, lo que podría beneficiar a más de 2 millones de personas.
  • Subsidio de hasta el 35% de los salarios de empleados que ganen menos de 425 dólares.
  • Línea de crédito por 8 mil 500 millones de dólares para préstamos a empresas.

Chile

  • Se destinará el 2% del PIB adicional al sector salud.
  • Aumento de los recursos del Fondo de Garantías para Pequeños Empresarios (Fogape), lo que permite otorgar créditos garantizados por unos 24 mil millones de dólares, el 10% del PIB.
  • Se asignarán 130 millones de dólares al bono COVID-19 que beneficiará a 2 millones de personas sin empleo formal.
  • Creación de un Fondo Solidario por 100 millones de dólares para atender emergencias sociales derivadas de la caída del comercio local.
  • Postergación de pago del impuesto al valor agregado (IVA) e Impuesto Único de Segunda Categoría para las empresas, así como la suspensión del pago a las contribuciones patronales.
  • Liberación de 500 millones de dólares por parte del Banco Estado que serán canalizados como préstamos a personas y pymes.
  • Aplazamiento en el pago de servicios para el 40% de la población más vulnerable.

Argentina

  • Transferencia única de 154 dólares a trabajadores que no reciban pensiones ni ingresos de ningún tipo con el programa “Ingreso Familiar de Emergencia”.
  • Se creó el “Programa para la Emergencia Financiera Provisional” que tendrá por objeto asistir financieramente a las provincias, mediante la asignación de recursos provenientes del Fondo de Aportes del Tesoro Nacional y otros que se prevean para el otorgamiento de préstamos canalizados a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provisional, por un monto total de mil 850 millones de dólares.
  • Programa de Recuperación Productiva (Repro) donde el Estado complementa una parte del salario mensual de los trabajadores de empresas cuyas ventas han caído.
  • Extensión del pago de las contribuciones patronales a la seguridad social.
  • Precios máximos durante un mes para productos de la canasta básica. El Gobierno anunció la cooperación con la Secretaría de Comercio Interior para controlar y regular los precios de los bienes básicos de los municipios en todo el país, incluidos alimentos y medicamentos.

Ecuador

  • El paquete económico presupuestado representa alrededor del 2% del PIB.
  • Modificaciones temporales a la Codificación de Resoluciones Monetarias, Financieras, De Valores y Seguros para apoyar al sector privado, incluyendo aplazamientos extraordinarios de obligaciones crediticias.
  • Se anunciaron medidas para extender el pago de impuestos a las industrias del turismo y la agricultura, así como para las pequeñas empresas.
  • Se estableció un aplazamiento de 12 meses sin recargos dirigido a pequeños comerciantes, agricultores y artesanos que no puedan pagar sus facturas de agua y electricidad entre abril y junio.
  • Reducción a la mitad los salarios mensual de los funcionarios del Gobierno, los que involucra al presidente, vicepresidente, ministros y viceministros. De la misma manera lo harán todas las funciones del Estado y los gobiernos seccionales autónomos.

Colombia 

  • Suspensión del cobro de servicios durante un mes para las familias más vulnerables.
  • Se otorgarán 74.4 millones de dólares, además de giros adicionales para los hogares adscritos en los programas sociales de Familias en Acción, Jóvenes en Acción y adultos mayores.
  • Devolución del IVA para la población más vulnerable. Además, las entidades tienen la facultad de reducir el impuesto de industria y comercio (ICA), así como el predial en sus regiones.
  • Acceso a líneas de crédito para pymes por medio del Fondo Nacional de Garantías.
  • Línea de crédito de 61.9 millones de dólares para los sectores de turismo y aviación, que resultan ser de los más afectados por la contingencia.
  • El Gobierno colombiano ha solicitado un total de 14 mil millones de dólares en préstamos internacionales, incluidos 11 mil millones del FMI y 3 mil millones del Banco Mundial.

México

  • Se otorgarán créditos de aproximadamente de 25 mil pesos cada uno a empresas formales e informales.
  • Adelantar el pago de 42 mil millones de pesos de pensiones para adultos mayores.
  • Adelantar pensiones para niños con discapacidad y becas estudiantiles.
  • Inversión de 3 mil 400 millones de pesos en crédito y tandas.
  • Continuar con los programas para sembradores, pescadores y jóvenes aprendices, así como precios de garantía de productos agrícolas, mantenimiento de escuelas y caminos rurales.
  • No frenar la construcción de 2 mil 700 sucursales de la banca de desarrollo en zonas rurales.
  • No elevar precios de combustibles, ni impuestos, así como acelerar la devolución de IVA.
  • Impulsar créditos para compra de vivienda.
  • Se presentarán planes de inversión en infraestructura, construcción y energía.
  • Disposición de 65 mil millones de pesos adicionales para Pemex, así como disminución de la carga fiscal para la petrolera nacional.
  • Continuar con la construcción del Tren Maya y transístmico, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía.
  • Utilizar los remanentes del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (160 mil millones de pesos) y no contratar deuda.
  • Cancelación de todos los fideicomisos públicos del Gobierno. Los fondos serán redirigidos antes del 15 de abril a la Tesorería de la Federación.
  • La tasa de política monetaria se redujo en 50 puntos, a 6.5%.

Las autoridades mexicanas tendrán que ser más audaces para intentar mitigar los efectos económicos adversos de la pandemia. Hasta ahora sus propuestas de reactivación económica han sido continuar con los proyectos de inversión emblemáticos, adelantar programas sociales e inyectar recursos a Pemex. La profundización marginal de los programas sociales para adultos mayores o estudiantes no es equivalente a generación de empleos y no apoya directamente a los trabajadores que pierdan sus ingresos y empleo.

Los créditos personales, tandas y préstamos para remodelación de casas no son productivos, no reactivan los ingresos de las empresas, ni otorgan liquidez a los bolsillos de la población desempleada. Al mantener la implementación de proyectos emblemáticos y ampliar recursos para Pemex se acaparan recursos necesarios hoy, en proyectos que darán rendimientos sociales dentro de muchos años. Sin la contratación de deuda el plan de reactivación económica será tan pequeño que no detonará crecimiento.

En contraste con las medidas tomadas por otros países de América Latina, las propuestas del Gobierno mexicano resultan insuficientes pues no atienden las necesidades de las familias que sufrirán desempleo y disminución de ingresos. Las medidas de apoyo para pymes son muy limitadas y difícilmente sostendrán puestos de trabajo. Es importante apoyar a las familias y a los sectores productivos como lo están haciendo otros países. Es momento de aprender a las medidas internacionales de rescate y recuperación económica.

Fuente:https://imco.org.mx/covid-19-reactivacion-economica-en-america-latina-2/?fbclid=IwAR0NbjolTwUuDPSctaCXN0UkxeFPyp5eOGrzzR2Uvm2MilLQ-r8orCTrnYI