“DATA COLLABORATIVES”: el intercambio de datos como creador de valor para la sociedad en América Latina y el Caribe

Por Stefaan Verhulst, Andrew Young y Prianka Srinivasan de The GovLab

 

Los datos desempeñan una función cada vez más importante a la hora de impulsar negocios en América Latina y el Caribe y en el resto del mundo. Solo en Brasil, México y Colombia, se calcula que los ingresos del Big Data superan los 603,7 millones de dólares estadounidenses, un mercado que se espera que siga creciendo conforme más empresas de América Latina y el Caribe adoptan estrategias en torno a los datos para mejorar sus resultados. Itau, el gigante bancario brasileño, planea crear seis centros de datos por todo el país y, además, ya utiliza datos que recopila de clientes online para mejorar sus técnicas de venta cruzada y simplificar sus inversiones. Datos como el número de clics, los perfiles de redes sociales o los servicios de telecomunicaciones están impulsando una nueva generación de emprendedores capaces de ganar mucho dinero con el Big Data.

¿Y si los mismos datos no solo se utilizaran para mejorar los negocios, sino para mejorar el bienestar colectivo de nuestras comunidades, espacios públicos y ciudades? Los análisis de datos de las redes sociales pueden ofrecer una información muy útil a las autoridades municipales en forma de tendencias y movimientos públicos para planear mejor sus infraestructuras y políticas. Por ejemplo, las autoridades sanitarias municipales y los trabajadores humanitarios pueden utilizar los datos de teléfonos móviles para identificar flujos de movimientos en la población y así dirigir mejor sus intervenciones. Al dar un nuevo propósito a los datos que recopilan las empresas para sus intereses comerciales, los gobiernos, las organizaciones internacionales y las ONG pueden utilizar el Big Data para el bien común.

La pregunta clave es la siguiente: ¿Cómo se pueden utilizar de una manera responsable los datos que recopilan las empresas y asegurarse de no desaprovechar su amplio potencial?

Los “Data Collaboratives” (o programas de colaboración para el intercambio de datos) son una de las posibles respuestas. Estos programas son un nuevo tipo de asociaciones público-privadas que tienen como objetivo crear valor para la sociedad intercambiando datos entre distintos sectores.

Las investigaciones realizadas por The GovLab han determinado que los data collaboratives pueden ofrecer grandes ventajas a distintos sectores, como el humanitario y de lucha contra la pobreza, la planificación urbana, la protección de recursos naturales, así como el sector sanitario y el de gestión de desastres. Conforme más empresas de América Latina y el Caribe buscan datos para impulsar sus intereses comerciales, nuestra investigación sugiere que algunas de estas también comparten datos y participan en proyectos de colaboración para hacer frente a problemas que afectan a la sociedad.

Estos son algunos data collaboratives en distintos campos:

  • Conocimiento de la situación y capacidad de respuesta: BBVA ha colaborado con UN Global Pulse para crear el proyecto de investigación Hurricane Odile, que analiza datos financieros anónimos de los clientes de BBVA para medir la resistencia de las comunidades afectadas por desastres naturales. Esta investigación no solo se puede utilizar para ayudar a los servicios de recuperación tras sufrir desastres naturales, sino para investigar la capacidad de adaptación de las comunidades ante estos desastres.
  • Diseño y prestación de servicios públicos: El programa Connected Citizens (Ciudadanos Conectados) de Waze utiliza información colaborativa sobre el tráfico para ayudar a las administraciones a diseñar servicios de transporte teniendo el comportamiento de los ciudadanos. Durante las elecciones presidenciales, la ciudad de Río de Janeiro consultó los informes de tráfico de Waze para ubicar al personal encargado de la gestión del transporte en las áreas de mayor congestión.
  • Creación y transferencia de conocimientos: en una colaboración intersectorial de organizaciones públicas, privadas y no gubernamentales dirigida por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el Ministerio de Agricultura de Colombia, la plataforma web Clima y Sector Agropecuario Colombiano (CSAC) ofrece datos meteorológicos de gran utilidad para los agricultores, junto con otros datos sobre la economía y la agronomía del cultivo de arroz.
  • Previsiones: investigadores de organizaciones académicas y públicas de Reino Unido y Brasil utilizan información geográfica colaborativa de las redes sociales, en combinación con datos y modelos medioambientales en tiempo real, para monitorizar y crear alertas de inundaciones y desprendimientos de tierras con el objetivo de mejorar la resistencia de las poblaciones.
  • Evaluación de impactos: mediante un acuerdo para compartir datos con Facebook, UNICEF analiza las tendencias y actualizaciones de estados de esta red social para hacer un seguimiento del impacto de sus campañas de salud pública, como aquellas que se lanzaron para combatir el Zika en ciudades de Brasil.

Para asegurarse, los data collaboratives también contemplan cierto nivel de riesgo en el ciclo de vida de los datos, como la obtención de datos erróneos en la fase de recopilación, fallos en la seguridad de los datos en la fase de procesado y a la hora de compartir los datos, el uso de algoritmos parciales en la fase de análisis, así como impactos acumulativos en la fase de utilización. El uso responsable de datos del sector privado requiere estrategias que aborden la mitigación de riesgos.

 

Nuestra investigación sugiere que estos riesgos pueden solventarse con el desarrollo e implementación de un marco coherente para utilizar datos de forma responsable, así como apoyando a administradores de datos en instituciones encargadas de tomar decisiones responsables sobre el uso de datos.

Si te interesa obtener más información acerca de cómo crear acuerdos eficaces para compartir datos entre sectores a fin de crear valor para la sociedad, The GovLab ha desarrollado la Designing a Data Collaborative Guide (Guía para diseñar programas de intercambio de datos) con información de la comunidad investigadora y de participantes en este tipo de proyectos. La guía ofrece un enfoque paso a paso para sacar el máximo provecho a datos del sector privado, y actualmente se está probando con instituciones colaboradoras como UNICEF.

Fuente:https://blogs.iadb.org/abierto-al-publico/2017/05/25/data-collaboratives-el-intercambio-de-datos-como-creador-de-valor-para-la-sociedad-en-latinoamerica-y-el-caribe/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s