La profesión con mayor futuro en México y que nadie está estudiando

Se trata de un área laboral con pocas ofertas de trabajo aún, pero que irá tomando relevancia. Foto: Especial

Se trata de un área laboral con pocas ofertas de trabajo aún, pero que irá tomando relevancia. Foto: Especial

POR: AURA HERNÁNDEZ

 

La implementación y uso de datos biométricos para identificar a las personas en áreas como la banca y servicios del gobierno, provocará que en los siguientes años se requiera un mayor número de profesionales especializados en México, por lo que es necesario preparar a las nuevas generaciones desde ahora para satisfacer esa demanda.

De acuerdo con Adolfo Loera, director general de Biometría Aplicada, el mercado de biométricos, entre los que destacan el reconocimiento facial y la lectura de huella dactilar o iris, está creciendo en el país, porque se ha convertido en una herramienta segura para identificar a una persona, así como hacer las transacciones más sencillas, seguras y evitar el fraude.

Al digitalizar las características físicas, podemos usarlas como credenciales y asegurar que estamos interactuando con un cliente real”, explicó en entrevista con Excélsior.

Resaltó que el impacto de esta industria en México se observa en que instituciones de gobierno, como la Secretaría de Relaciones Exteriores, cuentan con una base de datos biométricos, así como las empresas encargadas de las cuentas de ahorro para el retiro, quienes la usan para sus expedientes digitales y que, pronto, saldrá una legislación para que toda la banca tenga sistemas de este tipo. Loera aceptó que se trata de un área laboral con pocas ofertas de trabajo aún, pero que irá tomando relevancia en los siguientes años.

Esto porque cifras de OCCMundial en México revelan que 14 por ciento de las vacantes que tienen son de ingenierías y de estas menos del uno por ciento está relacionado con el manejo de biométricos. Mientras que en el segmento de técnicos especializados, igualmente menos del uno por ciento está relacionado con esta tecnología.

LAS OPCIONES

Históricamente, México se ha quedado rezagado en materia de innovación, y hemos tenido que responder ante el embate tecnológico en lugar de ser líderes en dichas tendencias. Por eso hoy es necesario que aumentemos la interacción entre universidades y el sector privado para generar planes de estudio enfocados en las nuevas necesidades del mercado laboral”, recomendó.

Loera consideró que no se necesita crear una nueva carrera como tal, sino que en aquellas relacionadas con la ingeniería se establezcan especializaciones para el manejo de base de datos biométricos.

Estamos trabajando con algunas instituciones educativas para generar cursos especializados en identidad digital, en lo que se incluye la biometría”, destacó. A lo que se añade que, como empresa, cuando integra a nuevos ingenieros les ofrece una capacitación continua durante los primeros meses para que poco a poco se especialicen en este segmento tecnológico.

A futuro, Loera consideró que lo ideal es que el país cuente con una base de datos biométrica en el que se tenga la información de todos los ciudadanos actualizada. Sin embargo, sabe que se trata de una tarea difícil de lograr porque, en un inicio, se intentó usar la base de datos del Instituto Nacional Electoral, pero ésta sólo registra a las personas mayores de 18 años y no suele dar de baja a quienes fallecen.

Advertisements

Redes sociales: ¿Construyendo un mundo mejor o un mundo más segregado?

Por

 

Si tienes una cuenta en Facebook, Instagram, SnapChat o cualquier otra red social seguramente sigues a tus amigos más allegados, a las páginas que te gustan y se alinean con tu manera de pensar y tu modo de vida. No hay nada malo en ello. Sin embargo, estas acciones en lugar de acercanos y crear comunidad, nos alejan.

Tyler Cowen, investigador de la Universidad George Mason, habla de la “burbuja del filtro”, que es la limitación de las redes a conocer e interactuar con personas, marcas y organizaciones que tienen diferentes puntos de vista que el nuestro. De acuerdo a Cass Sunstein, experto en el tema, cuando pasamos tiempo con personas que piensan como nosotros, tendemos a convertirnos en extremistas. En otras palabras, limitar nuestra red de amigos o conocidos a personas como nosotros puede ser nocivo. Sin embargo, esto es lo que precisamente hacen las redes sociales como Facebook y Twitter, dan poco espacio a debatir con causa y a crear espacios de enriquecimiento.

Entonces, ¿pueden las redes sociales estar contribuyendo a cerrar nuestras mentes en lugar de ayudar a crear sociedades más abiertas? Tomas Chamorro-Premuzic, profesor de Psicología de la Universidad de Londres, asegura que “en las redes sociales existe la tendencia de creer que nuestros puntos de vista son ciertos porque estamos expuestos solo en pequeñas dosis a puntos de vista opuestos al nuestro“. Es por ello que Tyler Cowen sugiere evitar caer en esta burbuja, aunque el sistema no esté creado para este propósito, él lo hace obligándose a leer noticias de medios con los que no está de acuerdo.

Además de la burbuja de la que habla Cowen, se habla de la segregación que surge al pasar más tiempo en las redes que en la vida ‘real’, o a pie de calle, en casa e incluso en el trabajo. Según varios analistas, las redes en lugar de acercarnos nos separan“deslumbrados por nuestras vidas digitales aparentemente felices, a menudo no nos damos cuenta de cómo las redes amenazan y dañan nuestras relaciones en la vida real”, indica la firma Kaspersky Lab, en respuesta a un estudio sobre el tema, el cual también a firma que las redes ocasionarán que los encuentros cara a cara entre amigos y familiares sean cada vez más escasos.

El tema es bastante controversial, sin embargo los puntos están sobre la mesa, ¿crees que las redes sociales contribuyen o no a la segregación de las masas? 

Fuente:http://blog.es.idealist.org/redes-sociales-construyendo-un-mundo-mejor-o-un-mundo-mas-segregado/

eLearning y Aprendizaje Basado en Retos

Por: AZAHARATIC

 

Siempre que hay un reto, también hay una oportunidad para afrontarlo, para demostrar y desarrollar nuestra voluntad y determinación. -Dalai Lama

 

Curioso pero cierto. Finalizas tu estudios universitarios sin imaginar siquiera en qué va a consistir realmente tu trabajo. Sientes que has aprendido, pero tampoco tienes claro para qué y cómo utilizarlo en un futuro. Esta sensación es aún más envolvente desde hace unos años, aunque aquí entre en juego otra agente: lo inestable del entorno.

Sentimos que perdemos el tiempo cuando memorizamos información sin más y especialmente cuando no sabemos qué hacer con ella; cuando en definitiva, no encontramos el más mínimo interés al contenido sobre el que además, nos van a evaluar. Si la opción de aprendizaje escogida es la del aprendizaje en línea posiblemente el problema sea más acuciante, ya que la sensación “solo ante el peligro” suele sentirse con mayor intensidad. Hemos vivido alejados de retos reales, retos motivadores que nos impulsaran a continuar creciendo. 

Aprendizaje basado en retos [ABR]

Tras la anterior dos cuestiones quedan claras, la primera que el tiempo es nuestro bien más apreciado y como tal hay que cuidarlo; y la segunda que surge como respuesta a esta necesidad:  desarrollemos competencias útiles realizando una inmersión en ese día a día y lo más realista posible, por favor.

Imaginemos que estamos en el primer día de un curso online, al acceder a la plataforma eLearning qué preferirías encontrarte, ¿una propuesta de tareas, o una propuesta en la que tú escogieras los retos? El simple uso de una u otra palabra ya está condicionando tu primera impresión. Parece claro, plantear “listas de tareas”, “actividades obligatorias”, “pendientes”, sinceramente, es leerlo y desmotivarse.

Atendamos a las diferencias de significado [RAE]:

Tarea:
f. Obra o trabajo.
f. Trabajo que debe hacerse en tiempo limitado.
f. Deber (ejercicio que se encarga al alumno).
f. Afán, penalidad o cuidado causado por un trabajo continuo.
Hasta aquí las cinco primeras acepciones. No continúo porque una de ellas se refiere a la cantidad de chocolate determinada que suele elaborar un oficial en un día y va a endulzar demasiado el concepto.

Reto:
m. Provocación o citación al duelo o desafío.
m. Acción de amenazar.
m. Dicho o hecho con que se amenaza. Echar retos.
m. Regañina.
m. Objetivo o empeño difícil de llevar a cabo y que constituye por uno un estímulo para quien lo afronta.
Especialmente la número uno y la número cinco bien podrían representar lo que estamos comentando, la propia palabra llama a la acción, a la actividad. Justo eso es lo que deseamos provocar.

coffee animated GIF

 

via GIPHY

Cual “Once” en la entrañable Stranger Things, realicemos el viaje hacia la otra dimensión. El especial de Aprendizaje Basado en Retos (ABR) EduTrends [Observatorio Tecnológico de Monterrey] nos descubre cómo este tiene sus raíces en el aprendizaje vivencial; o cómo a diferencia del Aprendizaje Basado en Proyectos o en problemas, el ABR ofrece problemáticas abiertas y generales sobre las cuales los estudiantes determinarán el reto que abordarán y para la que se requiere una solución real. Además, en ABR el rol de la persona docente además de coach, se entende cercano a la coinvestigación y al diseño (todo un reto para el propio docente, ¿verdad?).

eLearning y ABR

Y ahora pienso en el eLearning y en cómo está pidiendo a gritos ser desafiado, cómo requiere de vida, de movimiento. Sus plataformas se niegan a permanecer estáticas edición tras edición, las tareas (¿retos?) imploran no ser obligatorias, sino deseadas. Los foros cansados ya de las mismas presentaciones, quisieran experimentar nuevos aprendizajes, e incluso si no es posible, dar paso a savia nueva. Hay una gran parte que sigue prefiriendo trabajar de manera individual, porque “para eso se inscribió al curso, porque era flexible”, y son los diseñadores instruccionales quienes deberán descubrir cómo mostrar el encanto y el potencial del trabajo cooperativo.

Ahora imaginemos nuevamente esa plataforma el primer día de un curso online, veo toma de decisiones, entusiasmo, curiosidad,  flexibilidad, color, trabajo en equipo. Por fin se vislumbra un relación auténtica entre realidad y formación. El alumnado es el auténtico protagonista y marca su camino. El aprendizaje comienza a saborearse nuevamente y los retos nos exprimen hasta nuestro máximo potencial, es más, lo superamos, no sabíamos que pudiéramos crecer tanto. Y por imaginar que no quede… el ABR está está gamificado y nos dirigimos inexorablemente hacia la experiencia memorable.

Fuente:http://ojulearning.es/2017/04/elearning-aprendizajebasadoenretos/