¿Gobernar por intuición o gobernar con evidencia?

blog-mariano-2

Por:

 

Si bien la intuición siempre es importante al momento de la toma de decisiones, tomar decisiones basadas en evidencia parece algo básico para cualquier gobierno, ¿no?

Sin embargo, como sabemos quienes trabajamos con la gestión pública, esto no siempre ocurre. Por distintos motivos: (1) la ausencia de datos confiables y oportunos o el exceso de datos, que muchas veces inclusive son contradictorios; (2) las pocas evaluaciones de impacto que demuestren lo que funciona o, cuando las hay, de lenguaje académico, poco accionables, y con una velocidad distinta a la que requiere la gestión, (3) los tiempos de la política, que requieren muchas veces decisiones inmediatas para intentar solucionar problemas y, por lo tanto, están lejos de ser perfectas; (4) el desconocimiento de los servidores públicos del know-how más reciente en temas como datos masivos y el potencial de las tecnologías de información; y (5) la ausencia de liderazgo de la máxima autoridad política para el uso de datos, entre otros.

Por suerte para la ciudadanía, en estos últimos años hemos visto avanzar los modelos de gestión enfocados en prioridades y basados en evidencia en América Latina, siguiendo una tendencia que se da también a nivel global.

Estos avances se han apoyado de forma creciente en tecnologías de información cada vez más sofisticadas, con datos más frecuentes y más precisos, georreferenciados, individualizados, disponibles en tiempo real, que con su uso para la gestión permiten desde llevarle servicios específicos a la puerta de la casa a quienes más los necesitan, hasta analizar datos masivos para reducir incendios en ciudades o prevenir el crimen, mejorando la efectividad de las políticas públicas y, a fin de cuentas, mejorándole la vida a los ciudadanos.

Las ciudades de Buenos Aires (Argentina) y Recife (Brasil), el Estado de Pernambuco (Brasil) y los gobiernos nacionales de Chile (2010-2014), Colombia (desde 2015) y próximamente Perú, entre otros, han adoptado modelos de gestión que usan datos en tiempo real para asegurar el cumplimiento de las máximas prioridades de gobierno, que responden a las promesas de campaña por las cuales fueron elegidos democráticamente sus autoridades.

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, a fines de 2015 el nuevo Jefe de Gobierno definió 35 compromisos con metas específicas, que fueron anunciados públicamente. Estos compromisos tienen resultados claramente medibles para los ciudadanos, que deben ser alcanzados antes del final del mandato en 2019. Tres ejemplos: duplicar la cantidad de alumnos que tienen desempeño superior en las pruebas de matemáticas, solucionar reclamos de baches en las calles en menos de 15 días, y lograr una frecuencia de 3 minutos en la red de subterráneos.

Para lograrlos, la Secretaría General y la Jefatura de Gabinete desde el Centro de Gobierno vienen apoyando a los ministerios en la identificación y preparación de las estrategias que se espera que contribuyan a alcanzar los objetivos, con acciones específicas, responsables y plazos, así como los datos y fuentes de información que serán necesarias para medir su avance.

Las reuniones periódicas de seguimiento, presididas por el Jefe de Gobierno, retoman estas estrategias y miden el progreso. Si algo no va bien, se trabaja en identificar las causas de los retrasos y en apoyar al ministerio responsable para resolver los posibles cuellos de botella. Para todos los compromisos se proveen reportes periódicos de avance, que son públicos y son reportados por la prensa.

35-compromisos-del-gcba

35 compromisos del GCBA 2016-2019. Fuente: GCBA

Hace poco tuvimos la oportunidad de aprender de algunas de las mejores prácticas internacionales en modelos de gestión enfocados en prioridades y basados en evidencia en un evento organizado por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y el BID. Se presentaron experiencias del Reino Unido, de las ciudades de Chicago y Nueva York, y de Recife, además de trabajos de las universidades de Harvard y Oxford, entre otros. También participaron altos funcionarios del gobierno nacional de Argentina, que está comenzando a tomar un enfoque similar, y funcionarios del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que compartieron su experiencia.

reunion-de-monitoreo-de-prioridades-en-gob-recife

La intuición siempre es importante al momento de la toma de decisiones, en especial en contextos con baja calidad de información y complejos, pero si lo hacemos con evidencia, aprovechando las nuevas tecnologías disponibles y adaptando los modelos de gestión implementados exitosamente por otros gobiernos, los resultados siempre van a ser mejores para los ciudadanos.

Fuente:http://blogs.iadb.org/gobernarte/2017/01/10/gobernar-por-intuicion-o-gobernar-con-evidencia/

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s