Priorizar la educación por mejores empleos para jóvenes: IYF

A partir de mejoras en la pertinencia y calidad de la educación, especialmente el desarrollo de habilidades vocacionales, es como se puede impulsar la movilidad social, entendida esta como la posibilidad que tiene una persona para escalar de nivel socioeconómico, señala Jorge Barragán, director general para México de International Youth Foundation (IYF).

 

La economía mexicana genera empleos de calidad para técnicos de diferentes industrias, en la formalidad y con salarios que les permitirían superar la línea del bienestar; sin embargo, quienes egresan de programas técnicos de educación media superior no cubren el perfil deseado de muchas vacantes, debido en gran medida a brechas en la alineación curricular, así como a la falta de servicios para que los jóvenes desarrollen habilidades específicas para lograr su inserción en el mercado laboral.

“Hoy más que nunca es imperativo fortalecer la pertinencia educativa del sistema de desarrollo de habilidades vocacionales en México, así como identificar cuellos de botella y barreras que impiden a los jóvenes de estos servicios educativos acceder a mejores empleos”, precisó el directivo.

Si bien México es la decimoquinta economía mundial y, de acuerdo con el Índice de Competitividad Económica, ocupa el sitio 12 en cuanto a exportaciones y el lugar 20 como economía más completa, lo cierto es que enfrenta retos importantes en cuanto a la distribución del ingreso nacional si se contrasta con el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, rubro en el que se ubica entre los lugares 63 y 68, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM), y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Asignaturas pendientes

A decir de Jorge Barragán, la transición demográfica de México, en particular el tema del bono demográfico, representa una oportunidad para que más jóvenes mexicanos puedan desempeñarse en empleos de sectores con un alto valor agregado.

“El sistema de desarrollo de habilidades técnicas y vocacionales en México debería mantener como uno de sus principales focos, los objetivos de desarrollo económico del país. Podría parecer una obviedad, pero es algo realmente difícil de encontrar en la práctica”, agrega Barragán.

Un punto positivo que destaca el experto en formación de capital humano es que México tiene, quizá, el único sistema educativo en Latinoamérica que se basa explícitamente en competencias, además de que el país ha logrado avances importantes en materia de cobertura, particularmente a nivel medio superior. No obstante, sigue presente el desafío de atender áreas de oportunidad en torno a la calidad y la pertinencia de los programas educativos de formación terminal.

“Lamentablemente, en América Latina a la educación técnica se le ha dado un sentido de formación residual o de segundo nivel. En términos generales, las familias desestiman este tipo de escuelas, mientras que las empresas tampoco les dan prioridad en sus planes de reclutamiento y selección”, advierte el director general para México de IYF.

Mercado laboral

El directivo alerta en que el retorno de inversión de una familia que acude a los servicios educativos de nivel técnico superior en México es relativamente bajo, según revelan las encuestas de seguimiento con egresados de estos niveles, las cuales indican que ganan un promedio de cuatro mil pesos mensuales. No obstante, la realidad podría ser otra si los egresados de escuelas técnicas estuvieran cubriendo las vacantes que pagan más.

“Ni sumando el salario de estos egresados con el ingreso total de la familia se puede superar la línea del bienestar que señala el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), y es algo que como institución queremos cambiar. Uno de nuestros objetivos es apalancar intervenciones que modifiquen estos resultados, con el fin de que los jóvenes aspiren a empleos con mayores ingresos y seguridad social. Es decir, queremos ver más familias que logren dar el salto a la clase media”, señala Barragán.

En conclusión, subraya el especialista, en la medida en que los programas técnicos y vocacionales realmente enseñen las habilidades que los empleadores están demandando, y por las cuales están dispuestos a pagar mayores salarios y otorgar seguridad social, más personas los verán como una opción de formación terminal y un mayor número de empresas los considerarán para su reclutamiento.

Fuente:http://mexico.corresponsables.com/actualidad/priorizar-la-educacion-por-mejores-empleos-para-jovenes-iyf

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s