6 pasos para desarrollar historias en datos

Por Diego Taborga, del Sector de Conocimiento y Aprendizaje del Banco Interamericano de Desarrollo

 

¿A quién no le gusta una buena historia? Recientemente leí un artículo de Paul Zak para Harvard Business Review titulado “Por qué a tu cerebro le gustan las buenas narraciones” (disponible en inglés). En este artículo, Paul describe la manera en que las historias conducidas por personajes son capaces de hacer que el público libere mayores dosis de un neuroquímico llamado oxitocina. Según el académico, este químico “se produce cuando los demás confían en nosotros o nos muestran signos de amabilidad, lo que motiva la cooperación con otras personas”.

El poder del relato de historias radica en su capacidad de cambiar el comportamiento o el conocimiento de las personas. Consecuentemente, esta práctica tiene un gran potencial para extraer los mensajes y las lecciones que contienen nuestros datos. Con cada vez más frecuencia, se están utilizando historias de datos para transmitir al público los mensajes más importantes que plantean los rigorosos trabajos de recopilación y exploración de datos. Por este motivo, nos surge una pregunta importante: una vez que he analizado los datos e identificado las conclusiones clave que podemos extraer de ellos, ¿cómo puedo utilizar la narración de historias para presentar estas ideas? No cabe duda que la narración de historias es un recurso excelente, pero siempre hay que tener claro el mensaje y decidir si se va a representar en un vídeo, infografía, ilustración o cualquier otro formato según lo que se quiera transmitir.

Los siguientes pasos te guiarán durante el proceso de desarrollo de una historia sobre datos.

1 Define una llamada a la acción

Este es probablemente uno de los pasos más desafiantes, pero también el más necesario. ¿Cuál es el mensaje que quieres transmitir? ¿Qué quieres que tus lectores (u oyentes) hagan o compartan después de escuchar tu historia? Utilizamos las historias sobre datos para transformar algo abstracto o complejo en algo que la gente pueda comprender, contextualizar y recordar fácilmente. Recuerda que “las anécdotas superan a los datos”.

Identificar una llamada a la acción nos permite enfocarnos en el diseño y la narrativa de nuestra historia, lo que incrementará las probabilidades de que nuestro público comparta la historia, se comprometa a llevar a cabo acciones concretas y/o haga los cambios deseados.

2 Elige a tu público

Pixar, el conocido estudio de animación, afirma que la regla 2 de las 22 reglas para la narración de historias es conocer quién va a ser el público de nuestra historia y cuáles son sus intereses: “Tienes que tener en cuenta lo que le interesa al público, no lo que te divierte hacer como escritor. Estas dos cosas pueden ser muy diferentes”. Considera quién va a interesarse por el mensaje que transmiten tus datos y a quién diriges la llamada a la acción. Escribe la historia para ellos.

Imagina que el público que has escogido tuviera la oportunidad de profundizar en los datos que has recopilado, ¿qué preguntas pueden surgirles? ¿A qué decisiones se enfrentarán y qué información necesitan para tomar la más adecuada? Asegúrate de incluir el punto de vista de tu público en la historia que desarrolles.

3 Sé transparente

Es importante que tu público pueda revisar los datos si tienen alguna pregunta o no están del todo de acuerdo con tu historia. Durante la recopilación, procesado y análisis de los datos, seguramente tuviste que tomar muchas decisiones acerca de qué seleccionar y cómo registrarlo todo; de un modo u otro, interpretaste algunas variables de una manera específica. Recordar todos los parámetros y decisiones que tomaste puede ser abrumador, por lo que tienes que asegurarte de documentar todo tu proceso de trabajo y compartir la información y las advertencias más relevantes con tu público.

4 Simplifica todo lo que puedas

Cuando presentes tus datos, ten siempre presente a tu público. No debes mencionar términos como la desviación estándar o el intervalo de confianza si el público no sabe demasiado sobre estadística. En este aspecto, Jeremy Taylor ha desarrollado una serie de pasos que pueden ayudarte en este proceso. Por ejemplo, recomienda comenzar mostrando estadísticas descriptivas, sintetizar los datos con antelación para enfocarte en el propio análisis, o incluso reconocer que el estudio no ha obtenido datos significativos. Si deseas profundizar más en cómo presentar datos estadísticos, también puedes leer el manual de las Naciones Unidas“Cómo hacer comprensibles los datos”.

5 Utiliza apoyos visuales para complementar la historia

Los apoyos visuales mejoran la historia que estás contando, pero la elección de qué y cómo proyectarlos es de gran importancia. Meg Cannistra, en Ceros blog, sugiere que las elecciones deberían basarse en el tipo de relación de los datos que quieres presentar. Decidir cómo vas a contar tu historia puede ser muy complicado. Siempre tienes que tener presente cuál es el objetivo de tu mensaje. Para que esta tarea sea más sencilla, aquí puedes consultar un artículo sobre diferentes tipos de apoyos visuales y cómo elegir el más adecuado según el mensaje que quieres transmitir. También, en el artículo “Narrative Visualization: Telling Stories with Data” (visualizaciones narrativas: narrar historias con datos), investigadores de Stanford analizan narraciones conducidas por autores en comparación con aquellas conducidas por los lectores; ¿Quieres comunicar un mensaje unívoco o prefieres fomentar la interacción del público con los datos?

6 Cuenta una historia sincera

En general, los seres humanos tendemos a cometer el error de ver lo que queremos creer. Si, a la hora de interpretar los datos, tu hipótesis no ha quedado clara, en ocasiones puedes “encontrar” cosas en los datos que no son válidas pero que apoyan el punto de vista que quieres probar. Por ello, asegúrate de contar una historia sincera que sea coherente con los datos, independientemente del mensaje que quieras transmitir o de la decisiones sobre la que quieras influenciar. Como referencia, en este artículo Steve Cooper presenta una serie de pautas que pueden ayudarte a la hora de interpretar tus datos. Por ejemplo, recordar cuál es el contexto, recopilar “puntos de interés”, buscar desviaciones, etc.

Fuente:http://blogs.iadb.org/abierto-al-publico/2016/08/23/6-pasos-para-desarrollar-historias-basadas-datos/?utm_source=Newsletter08&utm_medium=EmailKNM&utm_term=Blog&utm_content=Septiembre&utm_campaign=Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s