¿Responsabilidad SE o Generación de VS?

duda

Por Agustín Llamas Mendoza

La responsabilidad social empresarial (RSE) se ha vuelto un lugar común cuando se habla desde la perspectiva de la sustentabilidad o desde el mundo de la empresa perteneciente a un capitalismo light. Hoy la RSE se ha convertido en un concepto vacío de contenido filosófico para sustituirlo con certificaciones comerciales y pretenciosas, técnicas, índices y rankings que intentan posicionar a la empresa, y tal vez a los empresarios, en listados como pecadoras o como virtuosas de la generación de valor económico y social.

Hoy el planteamiento habría que hacerlo desde la perspectiva positiva de la generación de valor social (GVS). Ya no se trata de pensar “¿y ahora cuánto me costará certificarme con el ISO 26000?” o con cualquier otra certificación para ser “socialmente responsable” y que la comunidad “no me vea feo o como despreciable empresa explotadora”. GVS es igual a utilidades sociales, mientras que RSE es igual a costos económicos, por lo menos en la mente del hombre de negocios.

A modo de ejemplo, la definición de RSE que da la ISO 26000 es la siguiente: la “responsabilidad de una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y en el medio ambiente, mediante un comportamiento ético y transparente que contribuya al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad; tome en consideración las expectativas de las partes interesadas; cumpla con la legislación aplicable y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento, y esté integrada en toda la organización y se lleve a la práctica en sus relaciones.”

Mientras que la Comisión Europea dice sencillamente, es “la responsabilidad de las empresas por sus impactos sobre la sociedad.”

Las dos definiciones en el fondo nos hablan de costos, de que las empresas tienen la responsabilidad y la obligación de vigilar sus impactos al entorno (cosa que es cierto), y nunca mencionan que la RSE comienza, por ejemplo, si se consideran a las personas que trabajan en la empresa como personas o simples “recursos”, desde cómo manda la dirección general de la empresa a sus subalternos, de si los dueños del capital consideran a los empleados como personas o como simples engranajes de una maquinaria llamada empresa, o que si pagan salarios justos.

Pero eso sólo es un aspecto del vaciamiento conceptual de la responsabilidad social. El otro, y tal vez más importante, es que la RSE está considerada en el fondo como un paquete de costos que hay que cumplir ineludiblemente en la nueva moda de los políticamente correctos para ser sustentables y “no explotadores” del entorno. Durante años se ha cometido el error de pensar que la RSE es algo que la empresa tiene que pagar como si fuera un impuesto para compensar el daño al entorno y a la ecología.

La propuesta es inversa. Ya no hablemos de RSE y de los costos que representan para cualquier empresa. Hablemos desde la perspectiva de la GVS, donde cómo todos los procesos, políticas, acciones y procedimientos en la empresa generan valor social. De hecho, la GVS nunca debería ser considerada como costo o como algo adicional a la gestión de negocios. No se trata necesariamente de pagar esos “impuestos compensatorios al entorno”, se trata que desde la misma definición de empresa como una comunidad de personas ya estaríamos generando valor social.

Todos los empresarios saben generar valor económico y por eso son empresarios, ¿no podrían pensar en generar valor social, en generar utilidades sociales también? Por supuesto que lo saben y lo pueden hacer. Generar utilidades sociales es el nuevo y verdadero reto.

En el nuevo Centro de Investigación e Innovación Social para la Empresa (CIISE) del IPADE, la Generación de Valor Social se incrusta fundamentalmente para que desde esta innovación, esta nueva definición pueda ayudar a la Alta Dirección a cumplir con sus necesidades de orden político y social.

El mismo concepto de GVS es una innovación en la sociología de la responsabilidad social y aporta fundamentalmente un sentido no negativo (costos), sino positivo (utilidades – sociales-). A la vez que hace compatible el mundo del lucro económico con el impacto positivo a la sociedad.

La pregunta fundamental desde el CIISE a la Alta Dirección se centrará en cómo el Centro puede ayudarla a resolver de manera creativa, innovadora y apegada los principios fundacionales del IPADE a cumplir con sus deberes políticos y sociales.

Fuente:http://www.expoknews.com/responsabilidad-se-o-generacion-de-vs/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s