La economía colaborativa y circular es lujo inteligente

1747642w300

La novedad hoy está en no usar la tecnología sólo para comunicar o vender, sino para definir modelos de negocio distintos. Cuando e-luxury se encuentra con la economía circular y colaborativa nace #SmartLuxury o #LujoInteligente.

En su presentación sobre #SmartLuxury en IE Business School, Scott Hamlin, fundador de Loopworks, decía que cuando era niño le enseñaron que una forma de patriotismo era consumir cuanto más mejor, que el consumo de los ciudadanos estimulaba la economía, generaba riqueza, creaba empleo y, en definitiva, era bueno para todos. Con los años, Scott había aprendido que aquello que le contaban de pequeño había dejado de tener sentido, ya que en la carrera por consumir más estamos dejando agotados los recursos del planeta. Según el WWF Living Planet Report necesitaríamos dos planetas para generar los recursos que extraemos. Y para empeorarlo, la obsesión por producir a precios más bajos nos ha llevado a prácticas que tienen un coste social inasumible.

Si lo que aprendimos no sirve hoy, ¿cuál es el sustituto? Reducir, reusar y reutilizar son las tres claves para hacer compatible nuestro apetito de productos y servicios para consumir, con la responsabilidad de dejar un planeta vivo a nuestro nietos. Fueron Michael Braungart y William McDonough los primeros que nos hablaron de economía circular en Cradle to Cradle. Nos proponían, ya entonces en 2002, una forma de crear, diseñar, inventar productos y servicios en los que redefinimos el paradigma más allá de la sostenibilidad, buscando la abundancia que debe generar una economía circular.

Hace algunos años comenzamos a ver la aparición de empresas que aun sin activos se han convertido en líderes en algunos sectores. Uber o Airbnb dieron nombre a lo que llamamos economía colaborativa, una forma de consumir que acelera su desarrollo gracias a la tecnología, que nos propone compartir y utilizar, y no poseer. Esta economía colaborativa es parte de la respuesta a la pregunta de Scott, ya que define modelos empresariales que generan riqueza y desarrollo económico sin más consumo de recursos.

Antes de esto y desde el año 2000 vimos nacer en todos los sectores y en la moda también las primeras empresas de e-luxury o aquellas en que el e-commerce definía su propuesta de valor. Hoy ya no son novedad. Atrás quedan los tiempos en que Net-a-Porter hacía que muchos inversores levantaran la ceja cuando Natalie Massenet les proponía vender vestidos de diseñadores de alta gama y a precios de hasta 3,000 euros por internet. Afortunadamente, algunas inversoras astutas como Carmen Busquets cofundadora de Net-a-Porter, entendieron el potencial. Hoy, aunque sólo el 7% del lujo se compra online, el 80% de la decisión de compra se toma consultando online. Otros emprendedores desarrollaron empresas para prestar servicio a las marcas, como Olapic o Le Guide Noir, que gestionan la abundancia de imágenes y de conversaciones que sobre las marcas circulan por las redes ayudándolas a manejarse en el ciberespacio.

Este segmento de emprendimiento, en que se unen la tecnología y el lujo, ha despertado el apetito de inversores desde que la plataforma Farfetch se convirtiera en el primer unicornio del sector. Los proyectos emprendedores en este sector no pueden faltar en los encuentros sobre innovación. El vertical de lifestyle es protagonista en el South Summit.

La novedad hoy está en no usar la tecnología sólo para comunicar o vender, sino para definir modelos de negocio distintos. Cuando e-luxury se encuentra con la economía circular y colaborativa nace #SmartLuxury o #LujoInteligente.

Ejemplos de éxito que merecen ser destacados y responden a este paradigma

  • El pionero en alquiler de moda online Rent the Runway, que ha recibido más de 50 millones de dólares de inversión.
  • Las versiones locales de 24Fab en España y Chic by Choice en Reino Unido adaptan el modelo de #AlquilerInteligente a los mercados locales.
  • La plataforma que permite reutilizar de forma inteligente la moda premium y de lujo lo lidera en Europa Vestiaire Collective y en EU The RealReal.
  • El reciclaje más inteligente lo hace Loopworks, que transforma los sillones de un avión en bolsos, o Petit h, que construye productos únicos y deliciosos con los exquisitos desechos de Hermès.
  • Las redes de profesionales de belleza como peluqueros o maquillistas se unen para prestar servicios a través de nuevas plataformas de belleza como GlamSquad en EU y Bucmi en España.

Fuente:http://www.forbes.com.mx/forbes-life/la-economia-colaborativa-circular-lujo-inteligente/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s