La precariedad del empleo juvenil, en tres cifras

Por

 

En América Latina hay un 20% de jóvenes NiNis

Encontrar un buen empleo es siempre complejo, pero para los jóvenes suele convertirse en  “más difícil todavía”. Muchos de ellos ni siquiera buscan trabajo, dado que están desmotivados por las pocas probabilidades de encontrarlo. Aprovechando la publicación de los indicadores de empleo en la plataforma digital del BID Numbers for Development presentamos tres cifras que, de manera elocuente, nos recuerdan la realidad del empleo juvenil en América Latina y el Caribe.

· 19.9 millones de NiNis

Uno de cada cinco jóvenes de 15 a 24 años de la región son NiNis, es decir, ni estudian ni trabajan. El porcentaje es aún mayor y alcanza a uno de cada cuatro jóvenes en países como Honduras (28.67%), Guatemala (27.36%) o El Salvador (26.61%). Si miramos los números con más detalle descubrimos que la inmensa mayoría de NiNis son mujeres: un 77%, o lo que es lo mismo: por cada NiNi varón hay tres NiNis que son mujer. Las altas tasas de embarazo adolescente y su consecuente impacto en el cuidado de los niños hacen que muchas muchachas de la región no puedan estudiar ni trabajar. Explorar estos datos.

· 14% de desempleados

El desempleo afecta más a los jóvenes que a los adultos mayores (25 a 64 años). De hecho, el porcentaje es tres veces mayor: 14% contra un 4% para los adultos mayores. Los países que tienen una tasa de desempleo juvenil más elevada, por encima del 25%, son del Caribe: Jamaica, Barbados y Bahamas. En el otro extremo encontramos a Bolivia, Guatemala y Trinidad y Tobago, donde apenas un 5% de los jóvenes de 16 a 24 años están desempleados. Explorar estos datos.

· 54.4% de informales

La mayoría de los jóvenes asalariados tienen un empleo informal, y por tanto, en peores condiciones de protección social y derechos legales. Este porcentaje, nuevamente, es muy superior al que encontramos entre los adultos mayores (25 a 64 años), que  se sitúa en el 33.1%. Como se explica en Empleos para Crecer, esta alta informalidad, unida a aspectos como la alta rotación laboral o la falta de inversión en capacitación, alimenta el círculo vicioso del empleo precario. Explorar estos datos.

¿Cómo mejorar las oportunidades de empleo para los jóvenes?

Esta es “la pregunta del millón” que muchos países intentan contestar con distintos programas e iniciativas de capacitación o de inserción laboral. Desde 2014, el BID ha impulsado el foro internacional “TransFormación: habilidades para la productividad” para aprender las mejores experiencias internacionales de modelos de formación para el trabajo. Puedes visitar la página web o ver este video-resumen de presentación.

 

Además, repasamos algunas de las series previas de Factor Trabajo:

Empleos para crecer

Desgranamos el extenso paquete de políticas integrales orientadas a promover trabajos de más calidad y más productivos que se presentan en el libro Empleos para crecer (2015). Ver serie completa

Sistemas de aprendices, un puente para el empleo juvenil

En la región crece el interés por imitar los sistemas de aprendices más desarrollados de otros países, que han podido mantener bajas las tasas de desempleo juvenil incluso durante la crisis global y mayores niveles de productividad para el sector privado.

Fuente:http://blogs.iadb.org/trabajo/2016/07/26/la-precariedad-del-empleo-juvenil-en-tres-cifras/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=title&utm_source=Factor+Trabajo%3A+Bolet%C3%ADn+de+Mercados+Laborales+y+Seguridad+Social+del+BID&utm_campaign=b538376303-Mailchimp+RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-b538376303-189478437

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s