El identikit de Don Nadie

La ignorancia de ignorar esconde el miedo del ignorante y el dolor del ignorado. Don Nadie es un personaje ficticio, toda semejanza con la realidad es pura coincidencia, o no.

Todos necesitamos ser escuchados y aprender a escuchar. (Foto: Reuters)

 

Por: Diego Larrea Bucchi

 

Don Nadie tenía un nombre, y era una persona respetada y querida, que vivía medianamente feliz entre sus luchas cotidianas y sus deseos de progreso, hasta que un día, de manera inexplicable, pasó por el lugar incorrecto y a la hora equivocada.

Fue una mañana de lunes gris, uno más entre tantos que iba a su trabajo. Todo transcurría normalmente hasta que al llegar encontró una puerta al lado de la puerta de siempre. Nunca la había visto. Tenía un gran cartel que decía: «A partir de hoy debes entrar por aquí». Extrañado y dubitativo sintió la obligación de respetar el mensaje y decidió abrir.

Una vez dentro, la puerta se cerró fuertemente detrás de él. Era el lugar de siempre, el de todos los días, las personas de siempre, la rutina de siempre, pero algo había cambiado. Él tenía la sensación de que nadie lo miraba, lo escuchaba, lo percibía. Intentó acercarse a alguno de sus compañeros pero era inútil… parecía invisible. Corrió hacia un espejo cercano y sí se vio reflejado allí. Desesperado comenzó a angustiarse, los nervios subían por sus venas, y fue cuando, en su frenética búsqueda por que alguien lo identificara, encontró sobre una mesa apartada, oscura, casi lúgubre, un papel que decía: «Este lugar está reservado para Don Nadie». Dudó en sentarse pero no tuvo más remedio que hacerlo. Una vez sentado allí comenzó a contemplar a su alrededor cómo los que no lo veían ni sentían ni hablaban de él, en algunas frases pronunciaban su verdadero nombre. Y hablaban de tal manera que parecían conocerlo, pero Don Nadie jamás había hablado con ellos, ni ellos con él. Él se preguntaba ¿cómo eran capaces de realizar ese absurdo identikit de alguien que no conocían e ignoraban? La suma de ignorancias hizo de nuestro personaje un auténtico desconocido, un marginado, donde un halo de percepciones arbitrarias lo etiquetaban y lo dejaban aislado en su rincón para siempre. Jamás pudo salir por la puerta que entró. Cuenta la leyenda que Don Nadie se convirtió en una extensión del mueble donde se sentaba, y que alguien, rara vez, desempolvaba su mesa preguntándose de quién sería ese sitio.

¿Cuántos Don Nadie conocemos o hemos conocido? ¿Nos hemos sentido alguna vez Don Nadie? Si hemos conocido alguno, ¿qué actitud tuvimos frente a ellos? Si hemos sido uno de ellos, ¿cómo nos hemos sentido? Cualquier tipo de combinación de estas preguntas derivan automáticamente en el miedo. El miedo es uno de los frenos más dolorosos e importantes en esta sociedad, una sociedad que camina en un proceso acelerado hacia una transformación social digital y muchas veces descuida este tipo de vectores, claves en una verdadera integración, inclusión y diversidad de los procesos de desarrollo y cambio.

Si a este miedo le sumamos la absurda autocondena de sensación de inferioridad, los celos, los prejuicios, la propia ignorancia, la apatía, la endogamia, tendremos en nuestras manos una de las peores pócimas que un ser humano puede probar: la ignorancia del olvido.

Tanto los managers, en el contexto laboral, como los responsables de equipos, padres, madres, parejas, amigos, familiares, deben estar atentos para que este tipo de situaciones no sucedan en su entorno, porque estas circunstancias de aislamiento se dan con muchísima más frecuencia de lo que nos podemos imaginar, y a veces con desenlaces desafortunados. Y seguramente son los detalles perdidos los que nunca se han tenido en cuenta, pero que siempre han sido detalles esperados por el ignorado. Los “detalles”: bendita palabra que tantas situaciones hubiera solucionado.

Los prejuicios que nos han regalado del “otro” o que hemos creado nosotros mismos, son como decía Albert Einstein: más difíciles de superar que desintegrar un átomo. Debemos ser capaces de extinguir a los “depredadores de emociones”, utilizando los valores, el sentido común, la dignidad, blindando con ejemplaridad las puertas y ventanas de nuestros ambientes laborales o personales para que este tipo de agentes nocivos/negativos no espanten, aniquilen, ni hagan falsos identikits de Don Nadie a quienes viven en ellos.

Debemos ser lo suficientemente inteligentes para entender que las frustraciones no vienen solas, que algo o alguien puso el tronco en el medio del río, y que desvió su cauce e incluso provocó inundaciones. Don Nadie no buscaba su fracaso, porque todos buscamos, de manera directa o indirecta, la felicidad. ¿Pero alguien se sentó junto a él para escucharlo y conocerlo? A veces nos es más fácil dejarnos llevar por la corriente que aventurarnos a ir en su contra, sin reparar en el daño que podemos hacer al otro.

Todos necesitamos ser escuchados y también aprender a escuchar. Quien diga que no, está equivocado de planeta. Las personas se visten de experiencia, no de prejuicios, pero deben contar con un buen líder que sea capaz de ver y escuchar por sí mismo, alejado de todos los halos y fantasmas heredados.

Pero también Don Nadie está en nuestros hijos, cuando creemos darle a nuestro tiempo una importancia inamovible. Don Nadie está en la gente de nuestro equipo, que ni siquiera saludamos, hablamos o preguntamos cómo está. Don Nadie está en nuestra vida personal cuando presuponemos que nuestros seres queridos son su siempre bonito estado de Facebook.

La vida es sumamente dinámica, y lo que ayer brilló hoy es opaco, lo que ayer estaba encumbrado hoy se quita tierra del pozo y viceversa. La vida es sumamente dinámica y no avisa, y puede sorprendernos de cualquier manera y forma. La vida es preciosa, pero que no nos sorprenda sentados en una mesa apartada, oscura, casi lúgubre, con un papel delante que diga: «Este lugar está reservado para Don Nadie».

Fuente:http://www.forbes.com.mx/identikit-don-nadie/

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s