Brexit: el inicio de una nueva crisis

La burbuja se ha inflado tanto que basta un alfiler que la haga estallar. (Foto: Reuters)

 

Por: Guillermo Barba

 

El Reino Unido ha votado por salir de la Unión Europea (UE). Aunque la mayoría ve como “sorpresiva” la decisión de los ciudadanos británicos, lo cierto es que desde semanas antes había indicios de que esto sí podría suceder. ¿Hubo un intento de manipulación de la opinión pública por medio de encuestas y probabilidades en apuestas? Así parece.

Hace un par de días, Zerohedge hizo notar cómo las apuestas en el sitio de Ladbrokes se inclinaban en su gran mayoría (62%) por el “leave” (salir de UE); paradójicamente, la probabilidad de salida permanecía en sólo 24%. La razón fue que la apuesta promedio por el “leave” era de sólo 72 libras esterlinas (£), mientras que por el “remain” (permanencia en la UE) era mucho más alta, £376.

¿Será que los grandes capitales y/o el gobierno estaban metiéndole dinero a las probabilidades para disfrazar una realidad que los aterrorizaba?Cualquier parecido con la realidad mexicana seguro es mera casualidad.

Lo bueno es que en países democráticos el voto del rico y del pobre valen igual a la hora de emitir el sufragio, y los británicos decidieron darle la espalda al continente. Tienen ahora en sus manos la oportunidad de convertirse en un país abierto y libre, en un paraíso para las inversiones y el comercio sin obstrucciones, o en un infierno económico intervencionista. Ojalá no se equivoquen.

Como quiera, la señal más importante de que la salida era inminente se la hicimos notar aquí el miércoles en el artículo “‘Fiebre del oro’ en Reino Unidopor el Brexit”. Ahí le contamos cómo los británicos habían disparado las ventas de la Royal Mint (Casa de Moneda) en 32% durante el mes pasado y la búsqueda de cajas de seguridad domésticas. Sus clientes estaban llevándose por montones barras y monedas de oro a casa, en especial las muy famosas y bellísimas sovereigns y britannias.

Por si a alguien le quedaba alguna duda, el oro fue el GRAN gigante de pie en un mar de pánico que se vivió en la madrugada y que continúa tumbando en cadena a los mercados financieros del todo el mundo.

El metal precioso se disparó casi 100 dólares (7.5%) en cuestión de minutos (ver gráfico cortesía de Kitco). El escándalo fue que la libra se hundió casi 15% frente al dinero real, lo que significó el mayor desplome de la divisa británica frente al oro en 42 años. Lo curioso del caso es que nuestro pesito mexicano cayó frente al dólar hasta llegar a 19.51 en operaciones electrónicas, pero se devaluó en la misma proporción que la libra frente al rey de los metales. ¡Brutal!

Al cierre de este artículo lo peor de la tormenta del día ha pasado… por el momento. Sin embargo, el Brexit es un hito tan importante que tenga la seguridad de que marcará el inicio de una nueva etapa en la actual crisis global que inició en 2008.

Lo que es un hecho es que las autoridades financieras y monetarias del mundo están, de nuevo, cometiendo su típico error de subestimar los efectos de los acontecimientos más graves.

En su comunicado oficial, los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-7 reconocieron lo obvio: que la “excesiva volatilidad y los movimientos desordenados” en los tipos de cambio pueden tener consecuencias negativas para la estabilidad financiera y económica. Prometieron –en especial la Fed estadounidense– asegurar la liquidez y el funcionamiento de los mercados usando todos los instrumentos a su alcance.

En México, a juzgar por la conferencia de prensa que encabezó hoy más temprano el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, se sigue pensando que aquí no pasará gran cosa. No obstante, esto podría convertirse en el nuevo “catarrito” de esta década. ¡Cuidado!

Mal hacen las autoridades financieras y monetarias en minimizar el tema y mandar el mensaje de que aún hay tiempo para recortar masivamente el gasto (sí, se anunció un nuevo recorte pequeño que continúa siendo insuficiente para eliminar YA el déficit público) y de que nuestras relaciones comerciales con la Gran Bretaña son en realidad poco significativas.

Mal ha hecho también Roberto del Cueto, subgobernador de Banxico (en ausencia de Agustín Carstens, quien está en Basilea), en no ver “ningún riesgo” que preocupe en el sistema bancario mexicano que está “bien capitalizado”. No es por ahí.

Como aquí hemos advertido en múltiples ocasiones, la economía global sólo necesita un detonante del pánico para pasar al colapso total. ¿Lo será el Brexit? Puede ser. Lo importante es que la burbuja se ha inflado hasta un punto en que sólo basta el alfiler que la haga estallar para desencadenar la nueva debacle que, le puedo asegurar, va a llegar.

Contra eso nada podrán hacer la buena voluntad política, los instrumentos de política monetaria y fiscal, y menos aún los supuestos sólidos cimientos macroeconómicos que tiene el país.

Lo que nos queda a los ciudadanos es esperar la oportunidad de compra en activos refugio, o sea, que bajen de precio, pues la gran mayoría cae en el absurdo de adquirirlos justo cuando están más caros, como ahora, y venderlos cuando se abaratan.

No cometa ese error, pero manténgase atento. Que el Brexit le sirva de recordatorio de que cuando se ponen feas las cosas, nada lo hará más feliz que –como los británicos que guardaron oro– haber protegido a tiempo su patrimonio contra el desplome.

Fuente:http://www.forbes.com.mx/brexit-inicio-una-nueva-crisis/

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s