Cómo se evalúa a los maestros en los países con la mejor educación del mundo

Miles de maestros se oponen a la reforma de la educación propuesta por el gobierno de México.

escuela (2)

 

“Queremos que se evalúe todo”, le decía Eligio Hernández, un maestro mexicano de 31 años, a BBC Mundo. “Todo, no solo a ellos.”

Y es que, como él, miles de profesores en México se niegan a ser evaluados, una medida incluida en la reforma educativa que el gobierno promulgó en 2013 y que hoy está bloqueada y ha causado violentas protestas, la última este fin de semana en Oaxaca.

Pero no sucede sólo en México. Docentes de otros países también han mostrado su rechazo a este tipo de iniciativas.

Así ocurrió por ejemplo en Chile, antes de que en 2006 se aprobara una medida similar.

Sin embargo, “la mayoría de los países con buenos resultados educativos evalúa a sus profesores”, subraya a BBC Mundo Cristián Cox Donoso, experto en estrategia docente de Oficina Regional de Educación de la Unesco para
América Latina y el Caribe.

Obligatorio y formal en los asiáticos

Es el caso de Shanghái, Singapur, Hong Kong y Japón, quienes encabezan el más reciente informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), para el que la Organización para la Cooperación y el

Desarrollo Económico (OCDE) compara el desempeño en matemáticas, ciencia y lectura de medio millón de alumnos de 15 años en 65 países.

En Shanghái, como en el resto de la República Popular China, existe un complejo sistema destinado a medir la calidad de sus profesores.

Los criterios generales se establecen a nivel nacional, se detallan a nivel local y es cada escuela la encargada de llevar a cabo las evaluaciones.

En éstas se mide también “la integridad profesional o los valores” del maestro, no sólo sus habilidades y capacidades.

El proceso incluye la autoevaluación, cuestionarios a los colegas, a los alumnos y a los padres, y tiene en cuenta también los premios que el docente haya podido recibir y los resultados académicos de sus alumnos.

Y los resultados van directamente al gobierno central.

“El reto en China es redefinir el sistema para hacerlo más científico”, escribe Vivien Stewart como una de las conclusiones de la cumbre de la profesión docente, organizada por la Sociedad Asia en 2013.

Además de asesorar a esa organización dedicada a estrechar lazos entre Asia y Occidente, Stewart es autora de “A World-Class Education: Learning from International Models of Excellence and Innovation” (Educación de primer nivel: aprendiendo de modelos internacionales de excelencia e innovación).

Son muchos los aspectos que se tienen en cuenta en los países asiáticos a la hora de evaluar a cada profesor.

En el informe también se hace referencia al sistema de evaluación de maestros de Singapur -llamado Sistema de Gestión de la Mejora del Rendimiento-, otro de los países en los primeros puestos del informe PISA.

En este país asiático la evaluación es obligatoria desde 2005 para todos los maestros, quienes deben someterse a ella cada año.

Se lleva a cabo en cada centro escolar, y tiene en cuenta no solo los resultados académicos de los alumnos, sino también las iniciativas pedagógicas que el maestro pone en marcha, las contribuciones a sus colegas y su
relación con los padres de los alumnos y con las organizaciones comunitarias.

Asimismo, el maestro debe trazar su propio plan para el curso, que será revisado por el director o el subdirector en tres momentos del año.

De la misma manera, en Japón cada maestro establece sus objetivos junto con el vicedirector y el director al principio del año, y al finalizar el curso evalúa hasta qué punto los ha alcanzado.

Los resultados académicos de los alumnos son sólo una parte de la evaluación docente.

Durante el curso las lecciones son supervisadas por grupos de profesores -y en algunos casos por investigadores y políticos vía video-, quienes deben analizar cómo planificó las clases el maestro, qué objetivos concretos logró con ellas, qué dificultades tuvo y en qué se equivocó.

En Hong Kong las escuelas también llevan a cabo evaluaciones anuales, que luego son revisadas entre cada tres y seis años por el gobierno.
Informales y basados en la confianza

Informales y basados en la confianza

Pero no todos los sistemas de evaluación docente se definen a nivel nacional ni son tan formales.

En Finlandia, un país que ha perdido posiciones en los últimos informes PISA pero que sigue siendo un importante referente educativo a nivel internacional, la manera de medir el desempeño de los profesores es mucho más informal.

Fue a principios de la década de 1990 cuando este país del noreste de Europa abolió el sistema de inspección escolar, y hoy la evaluación se lleva a cabo en cada centro, en base a conversaciones entre el propio maestro y su director.

En Finlandia el sistema de evaluación docente es más informal y se basa en la confianza.

“Es un modelo basado en la confianza”, matiza Paulo Santiago, analista de la Dirección de Educación y Capacidades de la OCDE.

Pero no hay un sistema que sirva de referente para todos, coinciden los expertos consultados por BBC Mundo.

“Hay que adaptarlo al contexto”, subraya Santiago.

Además, depende del objetivo de tengan las evaluaciones; esto es, de si su fin es medir la calidad de la enseñanza en cada aula e identificar a aquellos maestros que no desempeñan su labor como deberían, o de si el objetivo es ofrecer una crítica constructiva a los docentes para que avancen en su carrera.

Aunque para que un modelo de evaluación funcione, los expertos concuerdan en que debe cumplir con las siguientes características: los estándares de medición deben estar bien establecidos, los maestros deben conocerlos y quienes los evalúan deben estar bien formados.

Panorama latinoamericano

Chile evalúa a sus profesores desde hace una década.

En América Latina el país que lleva más años evaluando a sus maestros es Chile.

La medida “se aprobó en 2006 tras una larga negociación con los sindicatos y ahora, con la promulgación de la Ley de la Carrera Docente este año, no sólo se evaluará a los maestros del sistema público, sino también a los demás”, explica a BBC Mundo Cristián Cox Donoso, experto en estrategia docente de la Oficina Regional de Educación de la Unesco para América Latina y el Caribe.

El proceso incluye la revisión del portafolio del maestro, que incluye documentación sobre una unidad didáctica y la grabación de una clase de 40 minutos, una autoevaluación, las conclusiones de una entrevista con un evaluador e informes de referencia del director o subdirector.

Un sistema informático gestiona todos estos datos y a partir de ellos calcula el desempeño docente.

El informe es remitido a la Comisión Comunal de Evaluación, quien finalmente determina si los docentes pueden pedir un incentivo monetario, seguir ejerciendo hasta ser reevaluados o realizar un Plan de Superación Profesional para mejorar en las áreas que así lo requieran.

“La mayoría de los países con buenos resultados educativos evalúa a sus profesores”, dice Cristián Cox Donoso, experto en estrategia docente de Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe.

Y si el docente no mejora en las siguientes evaluaciones, entonces puede ser obligado a dejar de ejercer.

Además de Chile y del polémico planteamiento de México, en la región Colombia también ha puesto en marcha un proyecto piloto de evaluación docente y Perú llevó a cabo el primero proceso 2015, informa Cox.

“La política de profesionalización docente supone inevitablemente implementar la evaluación de maestros”, concluye el experto.

“Aunque ésta no puede ser estandarizada”, añade, algo que también reclaman los combativos maestros de México.

Publicado en: BBCMundo

Fuente:http://www.expoknews.com/como-se-evalua-a-los-maestros-en-los-paises-con-la-mejor-educacion-del-mundo/

Inversión en TIC y apps, tema en foro OCDE

NEG22210616

Apertura, conectividad global, confianza y habilidades, otras materias que se abordarán; el lema de este año es “Innovación, crecimiento y bienestar social”.
Si bien la reforma en telecomunicaciones ha dado resultados, México ocupa el lugar 32 de 34 naciones, en penetración de internet de banda ancha móvil y fija, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Para avanzar en dotar de mayores herramientas a la sociedad en esta materia, el organismo internacional y el Gobierno de México iniciaron con los trabajos de la Reunión Ministerial de Economía Digital 2016 con el lema “Innovación, Crecimiento y Bienestar Social”, a partir de este martes y hasta el 24 de junio en Cancún, Quintana Roo.

La economía digital está constituida por la infraestructura de las telecomunicaciones, las industrias de las tecnologías de la información o TIC (software, hardware y servicios) y la red de actividades económicas y sociales facilitadas por internet, que incluyen el comercio electrónico, el cómputo en la nube y los tres tipos de redes: móviles, sociales y de sensores remotos.

“Para que la inversión en las TIC tenga un impacto positivo en el crecimiento económico debe reforzarse la innovación tecnológica, además de promover un cambio de la estructura productiva que articule la producción y el conocimiento sin perder de vista la inclusión social y digital”, señala la OCDE.

La reunión tiene como objetivo fortalecer y mejorar el conjunto de políticas que favorezcan el despliegue de la economía digital, incentivando las inversiones en infraestructura de telecomunicaciones, la demanda de banda ancha, así como el desarrollo de la industria del software y de las aplicaciones.

El encuentro se realiza a partir de este martes, con la participación de los 34 países miembro del llamado “grupo de los ricos”, así como naciones invitadas y actores clave de la industria.

Para la Secretaría de Economía, la meta principal de México es que todas las ideas que se expongan y surjan a partir de ocho paneles de discusión que se sostendrán, así como en sus tres eventos paralelos se traduzcan en acuerdos que queden plasmados en la Declaración de Cancún, que marcará la postura de todos los participantes sobre la economía digital y especialmente en torno a los cuatro grandes ejes temáticos: apertura e innovación, conectividad global, confianza, y trabajos y habilidades.

Cabe destacar que la cumbre ministerial es dirigida por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, y el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo Villarreal.

Se espera la asistencia y participación del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, la Secretaria de Comercio estadounidense, Penny Pritzker, mientras que el presidente Enrique Peña Nieto, asiste a la clausura del evento.

Consulta la nota en: Razón.com.mx

Fuente:http://www.educacionyculturaaz.com/noticias/inversion-en-tic-y-apps-tema-en-foro-de-ocde

¿Cómo evaluar el aprendizaje colaborativo?

Escrito por 

 

Aunque es un metodo eficaz. hay pocos libros al respecto.

Aunque es un método eficaz. hay pocos libros al respecto.

 

En las últimas décadas la educación ha vivido innovaciones tan drásticas que han transformado la manera en que aprendemos y aprehendemos el mundo. Uno de estos cambios ha venido de la mano del llamado aprendizaje colaborativo. Entre los principales precursores de este modelo está el pedagogo, filósofo y psicólogo estadounidense John Dewey, quien en las primeras décadas del siglo XX promovió el enfoque de educación democrática que instaba a construir los conocimientos en el salón de clases con base en la interacción sistemática entre los estudiantes.

En México, el aprendizaje colaborativo ha tenido eco entre distintas corrientes y académicos. En Estrategias docentes para un aprendizaje significativo: una interpretación constructivista (2002), Frida Díaz Barriga y Gerardo Hernández destacan el valor de “las interacciones que establece el alumno con las personas que lo rodean” e indican que “no debe dejarse del lado el análisis de la influencia educativa que ejercen el docente y los compañeros de clase”. También les parece imprescindible “la evaluación del funcionamiento del grupo, que implica una reflexión compartida entre el docente y los equipos de trabajo”.
Una muestra de la vigencia institucional de este enfoque es el Plan de Estudios 2011. Educación Básica, de la SEP, que reconoce en el aprendizaje colaborativo un principio pedagógico que “orienta las acciones para el descubrimiento, la búsqueda de soluciones, coincidencias y diferencias, con el propósito de construir aprendizajes en colectivo”. Asimismo en este documento se advierte la necesidad de promover este modelo con el fin de enriquecer la práctica educativa.
No obstante la probada eficacia del aprendizaje colaborativo en distintos ámbitos y niveles educativos, la literatura dedicada a las formas de evaluación de este modelo es escasa, como reconocen David W. Johnson y Roger T. Johnson en La evaluación en el aprendizaje colaborativo: Cómo mejorar la evaluación individual a través del grupo (2016): “Se ha escrito mucho sobre la evaluación del aprendizaje individual, mientras que se sabe poco de la evaluación de grupos, la coevaluación y la autoevaluación para mejorar el aprendizaje del alumno”.
Convencionalmente, en los procesos evaluativos el énfasis ha sido puesto en la transferencia del aprendizaje de individuo a individuo, en el aprendizaje individual y sin colaboración, típico de una concepción competitiva e individualizada de la educación. Este libro nos enseña cómo, a pesar de que el aprendizaje haya sido estructurado de esta forma, los alumnos se agruparán porque “formar grupos es una parte esencial de la naturaleza humana”. Desarrollar modelos para involucrar a los estudiantes en la evaluación es, entonces, necesario.
Los autores de esta obra, dos de los académicos con mayor prestigio en el tema, muestran de forma amena y con imágenes del mundo del beisbol y de las letras los alcances y límites del aprendizaje colaborativo. Asimismo proveen a los docentes, a los interesados en la práctica educativa y a los responsables de la toma de decisiones en las instituciones educativas orientación teórica y una guía práctica sobre la evaluación individual y en grupos, la coevaluación y la autoevaluación.

Los límites del modelo
Los hermanos Johnson además de explicar las características de los modelos de evaluación en el aprendizaje colaborativo, examinan sus límites: “Hay grupos eficaces, pero también grupos ineficaces, por lo que corresponde a los profesores descubrir cómo estructurar estos grupos para obtener la máxima responsabilidad”. Si bien es cierto que los procesos de evaluación en grupo resultan útiles de acuerdo con las más recientes perspectivas en la cultura de la educación, no son una panacea: no resuelven automáticamente las carencias en la planeación o en la estructura curricular. En este sentido, los autores aportan pistas para reconocer las características de un grupo con el fin de emplear la evaluación eficazmente.
A pesar de esos límites, la conclusión del libro es positiva: “Es hora de que la responsabilidad de la evaluación se comparta con los alumnos. Trabajar conjuntamente creará una comunidad de aprendizaje en la que la implicación de los estudiantes en el proceso de evaluación servirá para mejorar todos los aspectos del aprendizaje y la educación”. Lo que ocurre en un aula es una metáfora de lo que acontece en la sociedad. En la medida en que la dinámica en los salones de clase sea más democrática y cuente con una mayor participación de los estudiantes estaremos preparando a los futuros adultos a ser mejores ciudadanos. Decía John Dewey: “La democracia tiene que nacer de nuevo cada generación, y la educación es su comadrona”.

Fuente:http://campusmilenio.mx/index.php?option=com_k2&view=item&id=4568:como-evaluar-el-aprendizaje-colaborativo&Itemid=140

Comunidades sustentables

binifacio garcia 2

El 3% de la extensión de Tierra es urbano, pero representa el 75% de las emisiones totales de carbono.

 

Cuando pensamos en ciudades desarrolladas, vienen a nuestra mente grandes edificios y construcciones inteligentes, diversos sistemas de transporte, impresionantes centros comerciales y avenidas importantes, entre otras cosas; sin embargo, pocas veces relacionamos este concepto con espacios naturales.

Pareciera que el crecimiento de una ciudad significa la reducción del ecosistema natural, casi como si al pertenecer a estas urbes dejáramos de ser humanos, para convertirnos en seres superiores que no necesitan, por ejemplo, oxígeno para vivir. ¿En qué momento olvidamos nuestra propia naturaleza?

En realidad, a lo que deben de aspirar las ciudades es a la sostenibilidad, a buscar una conexión y un equilibrio entre las construcciones y el medio ambiente. De acuerdo con datos de la ONU, actualmente las ciudades ocupan apenas el 3% de la extensión de Tierra, pero representan entre el 60 y 80% del consumo de energía y producen el 75% de las emisiones totales de carbono.

La sostenibilidad en las localidades se ha vuelto tan importante que incluso forma parte de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para transformar el mundo. De acuerdo con el portal de la ONU “Los problemas que enfrentan las ciudades se pueden vencer de manera que les permita seguir prosperando y creciendo, y al mismo tiempo aprovechar mejor los recursos y reducir la contaminación y la pobreza.”

Los espacios naturales o áreas verdes en las ciudades son importantes, pues no solo ayudan a mejorar la calidad del aire, además regulan el clima, captan el agua de lluvia evitando inundaciones, disminuyen la erosión del suelo, mejoran el aspecto físico y promueven la integración y el esparcimiento sano; fortaleciendo el tejido social.

A continuación te compartimos tres ciudades en el mundo que le han dado a la naturaleza un rol prioritario en su desarrollo y por ello son ejemplo de sostenibilidad.

1.- Vitoria-Gasteiz, España: esta ciudad ganó el premio de Capital Verde Europea 2012, el cual reconoce los progresos medioambientales en un entorno urbano tradicional. Entre otras cosas, la metrópoli tiene un anillo verde donde habitan especies en peligro de extinción, dispone de 97 kilómetros para bicicletas y ofrece huertos ecológicos a los habitantes.

2.- Malmö, Suecia: urbe reconocida por ser líder en soluciones de energía renovable, además de contar con abundantes áreas verdes. Además, alberga el tercer parque eólico más grande del mundo y debido a la planificación urbana tiene como objetivo para el año 2020 la neutralidad climática.

3.- Vancouver, Canadá: es la segunda ciudad más verde en América del Norte después de San Francisco, pero su meta es ser la más verde del mundo hacia el año 2020. Cuenta con más de 200 parques, bajas emisiones de carbono y un 90% de su energía proviene de fuentes renovables, principalmente en forma de energía hidroeléctrica.

Además de una planeación urbana dirigida a la sostenibilidad, se requieren de políticas de cuidado ambiental y del compromiso de sus habitantes. De esta forma en cualquier ciudad en la que vivas puedes optar por la sustentabilidad al tener áreas verdes y buscar alternativas de energía limpia en tu hogar.

Fuente:https://stbdeacero.com/2016/06/23/comunidades-sustentables/