El futuro de la vejez

tercera-edad

En las sociedades contemporáneas, el temor al futuro parece estar estrechamente asociado al temor al envejecimiento. Desde la antropología y la sociología, o desde la literatura clásica y moderna, ese miedo recorre frecuentemente los ánimos individuales y constituye una preocupación creciente de las políticas públicas y de los relatos vitales. El temor a las enfermedades, al dolor, al abandono, a la pérdida de autonomía individual o a la soledad, son parte de las causas que propician que el futuro sea para muchos individuos un territorio intimidante, siempre amenazado por el riesgo. Los escritores han explorado frecuentemente ese territorio de sombras. Leonardo Scascia, por ejemplo, afirmaba en uno de sus relatos: “Hay tiempo para que la parálisis nos clavetee, para que nuestra mujer sienta asco ante nuestro cuerpo inerte, para que nuestros hijos se exasperen ante nuestro balbucir incomprensible, ante las palabras que ya no nos salen” (“El Señor T. protege al pueblo”, incluido en Una comedia siciliana, Ed. Gallo Nero, 2016, España). En las ciencias sociales, una nueva generación de estudios ha colocado al envejecimiento de la población como un tema central de la sociología de la salud, la economía de los cuidados, la psicología geriátrica y de las políticas sociales (incluso hay algo que se llama “ciencias del envejecimiento”). Frente a los discursos juvenilistas que inundan todos los días los medios y la retórica política, tan llenos de optimismo y propuestas inflamadas de aire, se impone una vaga sensación de ansiedad por el futuro de muchos ciudadanos.

Pero ese temor no es producto de alucinaciones individuales o colectivas sino que tiene raíces profundamente hundidas en las experiencias del presente. El prolongado estancamiento económico, la desigualdad social, los vacíos y déficits acumulados del Estado social, las incertidumbres de las coyunturas que marcan los ciclos del largo plazo, imponen a los individuos llamadas de alerta sobre el futuro de su propio e inexorable envejecimiento, y sobre la fragilidad real o simbólica de las redes de protección social que existen o deberían existir en los próximos 20 o 30 años. Y ese temor alcanza también al profesorado universitario, un sector que no es inmune a los riesgos del envejecimiento en contextos sociales, económicos y familiares que resultan inciertos y en muchas ocasiones precarios.

Por ejemplo, según un estudio reciente dado a conocer en España, la mayor parte de los españoles (95 por ciento) “no quiere irse a vivir con sus hijos cuando no se puedan valer por ellos mismos”. Ese dato, extraído de los resultados de la encuesta realizada por Matia Instituto Gerontológico y coordinada por la profesora Mayte Sancho, fue aplicada a una muestra de 4 784 personas (incluyendo a 1 088 profesionistas), mayores de 18 años. (La Vanguardia, Barcelona, 02/06/2016). Los datos revelan parcialmente los cambios profundos que están ocurriendo en las nuevas generaciones de españoles en relación al futuro, y en particular al papel que el Estado, los individuos y las familias, pueden o deben jugar en las vidas de los futuros ancianos.

Para el caso europeo, la “bulimia demográfica” (como le ha llamado Hans Magnus Enzesberger al fenómeno de sociedades con pocos hijos y cada vez más adultos mayores) se combina de manera fatal con el estancamiento económico y el deterioro de las capacidades extractivas del Estado para redistribuir riqueza y protección social. Sin generaciones de relevo, la producción y distribución de riqueza se convierte en un problema estructural para la capacidad institucional de proveer de redes de seguridad social a los individuos, a la vez que los propios ciudadanos enfrentan en diversos grados y con estrategias distintas los riesgos asociados al deterioro inevitable de sus capacidades físicas, productivas y emocionales.

Bombas de relojería

¿Que ocurre en las universidades mexicanas? La ANUIES, grupos especializados de investigación, rectorías universitarias, han señalado con preocupación el acelerado proceso de envejecimiento que se desarrolla desde hace por lo menos una década en las instituciones de educación superior. Se estima que la edad promedio de los profesores universitarios de tiempo completo es hoy de 50 años, aunque la antigüedad laboral promedio de este mismo estrato poblacional es de más de 20. Ante las crecientes limitaciones presupuestales y de políticas experimentadas por las universidades públicas desde hace dos décadas, todos los escenarios futuros de la vejez universitaria están sembrados de bombas de relojería: esquemas de jubilaciones y pensiones insostenibles o en estado crítico, sistemas de salud incapaces de atender los padecimientos de la edad avanzada, sistemas de incentivos que prolongan la edad de la jubilación de los profesores, bajas tasas de contratación de profesores jóvenes que constituyan la generación de relevo del viejo profesorado.

Si a este escenario se le añade el lento pero imparable deterioro de las capacidades físicas, intelectuales y académicas del profesorado universitario, la vejez puede tornarse en una nueva catástrofe silenciosa en el campo de la educación superior, que afectará por igual a individuos, grupos sociales e instituciones. Cuando se llega a la edad en que se tiene más pasado que futuro —“cuanto menos futuro tenemos, más temor nos inspira”, escribió alguna vez Ambrose Bierce—, las alternativas y decisiones individuales dependen cada vez más de los contextos sociales e institucionales donde se pueden tomar, o no, y bajo qué circunstancias, esas decisiones. Y aquí, como muchas cosas en la vida, ni los exhortos morales ni las psicologías de farmacia ayudan a encontrar una solución razonable a los problemas del envejecimiento de los académicos. El futuro de la vejez, o la vejez del futuro, forma parte de los temas y dispositivos civilizatorios que cualquier sociedad democrática debe contemplar para enfrentar los dilemas individuales y sociales ineludiblemente vinculados al envejecimiento poblacional.

Fuente:http://laisumedu.org/showNota.php?idNota=259010&cates=Carrera+acad%E9mica&idSubCat=&subcates=7.-+Envejecimiento+acad%E9mico+y+recambio+generacional&ssc=&m=mail1&p=mail1

El Ranking Anual 2016 Universitas 21

920_ultimodelafila_22_1

Los cinco sistemas educativos nacionales con más alto desempeño son los Estados Unidos, Suiza, Dinamarca, Reino Unido y Suecia, de acuerdo con el Ranking Anual Universitas 21, para 2016.

Pero el país que más ha mejorado su rendimiento es China, hasta cuatro lugares debido al continuo incremento en los rankings de salida.

Las dos más grandes caídas son Canadá que bajó tres lugares, al noveno, y Bulgaria, hasta cinco lugares al 48, debido principalmente a una caída en el ranking de Conectividad. Dentro de los primeros 10 más altos, el crecimiento más alto fue logrado por el Reino Unido, que se movió del octavo al cuarto, pero esto fue debido a la revisión de datos de la OCDE para el gasto de gobierno en educación superior.

Finlandia, Holanda, Singapur, Canadá y Australia llenaron la segunda mitad de los diez mejores.

Turquía subió cinco lugares, al 44, pero fue resultado de mejorar los datos sobre Recursos. India se movió hacia arriba un lugar, desde el nivel 50 al 49, un pobre desempeño comparado con su gigante rival de Asia, China.

Comparando el cambio en los rankings en el periodo 2013 a 2016, China muestra la mayor mejoría, subiendo 12 lugares. Sudáfrica subió nueve lugares, y el Reino Unido seis lugares. Bulgaria y Serbia cayeron 10 y 7 lugares, respectivamente.

Ajustados al desarrollo económico

Cuando en general los conteos 2016 son ajustados por niveles de desarrollo económico, el Reino Unido está en el tope, seguido por Dinamarca y Suecia, con China saltando al quinto. El resto de los 10 más altos comprende Finlandia, Sudáfrica, Portugal, Canadá y Nueva Zelandia. India se mueve al 15 y Estados Unidos cae al 16.

China ha crecido 11 lugares en el ranking ajustado desde 2015, a pesar de que sus niveles de ingreso están elevándose por encima de las tasas promedio que de otra manera podrían bajar su posición.

Comparados con los rankings originales, seis países están clasificados al menos en 15 lugares al ajustarse por niveles de desarrollo económico. Estos países son, en orden de mejoramiento en el ranking: Serbia, India, Sudáfrica, China, Portugal y Brasil.

Comparación de gasto en Investigación

Los ocho principales países por gasto en Investigación como parte del PIB, son Serbia, Sudáfrica, China, Dinamarca, Turquía, Suecia, Portugal y Suiza.

El informe que publica las clasificaciones, U21 Ranking of National Higher Education Systems 2016 anota que como parte del PIB, el nivel promedio del gasto gubernamental en educación superior ha aumentado de 1.10 por ciento a 1.19 por ciento del Producto Interno Bruto, pero el gasto en Investigación cayó de 0.40 por ciento a 0.35 del PIB. “Los gastos extra del gobierno parecen haberse ido a la enseñanza y el aprendizaje”, concluye el informe.

Los resultados de la Investigación han mejorado. El número promedio de artículos publicados por millón de habitantes ha crecido casi el 50 por ciento, de mil 28 a mil 504, aunque esto es realmente en un periodo de cinco años en vez de tres como en los rankings 2013. De manera similar el promedio del número de citas aumentó en 12 por ciento, dice el informe.

Creciente internacionalización

Las variables son estandarizadas por el tamaño de la población. Los países son clasificados en general y en cada una de las cuatro áreas: Recursos, Entorno, Conectividad y Rendimiento.

Los datos reflejan creciente internacionalización de la educación superior. La movilidad estudiantil ha aumentado: el porcentaje promedio de estudiantes internacionales ha subido de 3.5 a 3.9. A valor promedio, el porcentaje de artículos con un coautor internacional ha crecido de 38.8 a 41.5 por ciento.

La justificación de la clasificación anual Universitas 21 es que es el sistema de educación superior en su conjunto, no sólo el ranking de las universidades de Investigación intensiva, lo que importa para el desarrollo económico y cultural de una nación. Diferentes instituciones contribuirán de manera diferente a la consecución de los objetivos nacionales generales.

Cincuenta sistemas de educación superior, de todos los Continentes, son evaluados. Universitas 21 dice que los recursos, sean públicos o privados, son condición necesaria para un buen funcionamiento del sistema de educación superior, pero no son suficientes; se necesita un bien diseñado entorno político para asegurar que los recursos son bien utilizados.

Está surgiendo un consenso de que el Entorno preferido es uno donde a las instituciones se les permite una gran autonomía atemperada por el seguimiento y la competencia externa. El módulo de Entorno mide el grado en el cual los sistemas nacionales encuentran estos criterios, dice el reporte.

Las mediciones de rendimiento abarcan atributos como tasas de participación, desempeño de la Investigación, la existencia de algunas universidades de clase mundial, la empleabilidad de los graduados. Hay una tendencia en el mundo para que los gobiernos alienten a las instituciones de educación superior a fortalecer las relaciones con los negocios y el resto de la comunidad. Enlaces internacionales también son importantes para la transmisión del conocimiento. Seis de tales medidas de enlace se incluyen en el módulo de clasificación de Conectividad.

Los resultados para cada módulo son combinados en la clasificación general, usando pesos de 40 por ciento para Recursos y 20 por ciento para cada uno de los otros tres módulos.

Los países mejor clasificados por Recursos son Dinamarca, Singapur, Estados Unidos, Canadá y Suecia. En Entorno para Educación Superior los mejor clasificados son Estados Unidos, Hong Kong SAR, Finlandia, Nueva Zelandia y Holanda. Suiza es el líder claro en Conectividad, seguido por Dinamarca, Austria y el Reino Unido.

Para el módulo de Rendimiento, Estados Unidos está clasificado como el primero, seguido por el Reino Unido: después sigue un grupo de cinco países: Australia, Canadá, Dinamarca, Suecia y Suiza.

El ranking ajustado por niveles de desarrollo económico busca permitir a los países puntos de referencia de desempeño contra otros países en similares etapas de desarrollo. Para hacer esto posible, presenta estimaciones del desempeño de un país relativas a sus niveles de Producto Interno Bruto por cabeza.

Al examinar la relación entre entradas (Recursos y Entorno) y resultados (Rendimiento y Conectividad) los datos proporcionan mediciones de productividad e impresiones sobre las formas de mejorar los resultados.

“Encontramos que nuestros módulos de entrada explican alrededor de dos tercios de la variación en los resultados. Una fuerte causalidad similar se encuentra cuando se mira el efecto del financiamiento de la Investigación y el Entorno político sobre los resultados de la investigación”, dice el informe.

Jane Usherwood, secretaria general de Universitas 21, comentó: “Ahora en sus cinco años, los Rankings U21 proporcionan una valiosa herramienta para los legisladores y comentaristas que están interesado en los contextos dentro de los cuales operan las universidades.

“Producir una clasificación ajustada por niveles de desarrollo económico, mediciones de productividad del sector de la educación superior, así como los resultados globales dan una visión real de la realidad en la que las principales universidades de todo el mundo, incluyendo los miembros de Universitas 21, operan.

“Estamos complacidos de que tantos Ministerios de Educación y otros partidos interesados ahora están utilizando estos datos para ayudar a conducir el debate acerca del papel de la educación superior en sus países.

Fuente:http://laisumedu.org/showNota.php?idNota=259024&cates=Universidades+en+el+mundo&idSubCat=&subcates=K.-+Tendencias+globales&ssc=&m=mail1&p=mail1

8 de cada 10 jóvenes en México no van a la universidad

En México, ocho de cada 10 jóvenes mexicanos no van a la universidad (Foto: Reuters)

 

Ocho de cada 10 jóvenes mexicanos no se inscribieron a una universidad y 42% no lo hizo porque no pudo pagar una licenciatura de estudios presenciales, informó una encuesta realizada por la firma OCCMundial.

Además,  seis de cada 10 jóvenes abandonaron sus estudios superiores por falta de dinero.

De acuerdo con el sondeo, de los jóvenes que no se inscribieron a una institución educativa, 23% dijo estar más interesado en realizar sus estudios universitarios en línea, 6% porque no encontraron una opción de su interés y 5% porque no fueron admitidos.

La encuesta llega un día después de que Forbes México  reportara que la educación universitaria no es prioridad en el gasto federalizado del gobierno de México, pues sólo se destina 0.9% del monto que la administración concentró para dicha materia en nuestro país durante 2016, mientras que 97.2% se dirige al nivel básico, de acuerdo con un estudio elaborado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“Por un lado, vemos que 4 de cada 10 jóvenes no ingresó a ninguna universidad por falta de recursos, mientras que 6 de cada 10 abandonó los estudios superiores por la misma razón, es por ello que consideramos que este programa es una excelente opción tanto para las personas que desean estudiar una licenciatura, pero no cuentan con altos recursos, como para las personas que abandonaron sus estudios por necesidades económicas”, señaló Fernando Osnaya, director de OCCEducación.

La firma web para búsqueda de emplo recordó un sondeo previo realizado a más de 500 jóvenes, que informaba 72% de los jóvenes estaba interesado en estudios universitarios en línea o educación a distancia, y 28% en opciones presenciales.

“La educación en línea es una gran oportunidad para quienes deseen continuar con su educación superior porque, por un lado, permite combinar los estudios con el trabajo, y por otro, abre otras opciones a los jóvenes que no están estudiando en alguna universidad”, señaló Fernando Osnaya.

OCCMundial se fundó en 1996. Tiene oficinas en la Cuidad de México, Guadalajara, Monterrey, Veracruz, Tijuana, Cancún, Puebla, Chihuahua, León, Mérida y San Luis Potosí. Posee un sitio de investigación y desarrollo en Querétaro y un centro de tecnología en Indianápolis, Estados Unidos.

Fuente:http://www.forbes.com.mx/8-de-cada-10-jovenes-en-mexico-no-van-a-la-universidad/

#Infobite: Crecimiento de la productividad laboral por sector

Por:Mariana Galindo

 

Productividad por sector_v2

De acuerdo al Índice global de productividad laboral de la economía, la productividad laboral de los trabajadores en el primer trimestre de 2016 creció en las empresas constructoras, el comercio al por mayor y al por menor, y en los servicios privados no financieros; en cambio, la productividad laboral en las industrias manufactureras decreció.

El Índice global de productividad laboral de la economía mide la relación del valor de la producción total y el número de horas trabajadas. Es decir, solo los trabajadores del sector manufacturero producen menos con la misma cantidad de horas trabajadas. En contraste, los servicios privados no financieros aumentaron su productividad laboral 5.4%, misma tasa que en 2015.

El Índice global de productividad laboral de la economía es calculado y publicado por el INEGI trimestralmente.

Productividad por sector

Fuente:http://www.mexicocomovamos.mx/infobite-crecimiento-de-la-productividad-laboral-por-sector/?platform=hootsuite

Nuevas tendencias educativas: acompañamiento e incentivación

1c2af-james2bbreiner2bteaching2bin2bxi2527an

Un informe del Observatorio de Tendencias Coolhunting Community, revela algunas de las tendencias emergentes en la educación.

El objetivo del informe es señalar las novedades educativas en educación que puedan garantizar el éxito académico, es decir fijar las tendencias con las que la educación trata de adaptarse a los continuos cambios sociales y estructurales que se dan en su radio de acción sobre la población.

El informe se detiene especialmente en diez puntos que considera que son los más relevantes en lo que a innovación educativa se refiere. En todos ellos se pueden percibir dos conceptos que parecen ser el factótum sobre el que gira esta necesaria evolución de la educación para adaptarse a las nuevas realidades y no quedarse desfasada.

El informe fue presentado por la Asociación de Colegios Privados e Independientes en colaboración con Madrid Foro Empresarial la Universidad Camilo José Cela y pone de manifiesto la evolución de las tendencias educativas. Entre las más significativas se pueden resaltar el cambio de paradigma respecto al fin último de la educación, que deja de ser que el alumno encuentre un trabajo estable y seguro de por vida y poner el acento en que en su lugar, los alumnos se desempeñen profesionalmente más guiados por sus pasiones que por la ‘efectividad’ de sus estudios.

Les reproducimos desde Universia las conclusiones más importantes que se sacaron en la presentación del documento:

1. Empoderar a los alumnos

El hecho de fomentar el talento en edades tempranas será un nuevo desafío para los docentes del futuro. Los alumnos se encuentran cada vez más estimulados y son cada vez más conscientes de sus capacidades. Es por ello que será fundamental acompañarlos para que encuentren su vocación. A diferencia de la búsqueda de un trabajo estable y de por vida, los futuros jóvenes se encargarán de desempeñarse profesionalmente desde sus pasiones. La customización también será una tendencia, ya que los alumnos buscarán que su educación esté 100% focalizada en sus gustos e intereses.

2. Feliz y saludable

De la mano con la tendencia anterior, la búsqueda de la felicidad de los alumnos cada vez es más frecuente en instituciones ya que garantiza el éxito académico. Algunos centros educativos ya se encuentran implementando métodos para reducir el estrés como el mindfulness, terapias basadas en el Budismo y la meditación. En el futuro la búsqueda del bienestar físico y mental será la clave para un aprendizaje eficaz.

3. Aprendizaje continuo

La tendencia de no establecer etapas para el aprendizaje cada vez será más frecuente. Ya no existe un único momento para aprender sino que la enseñanza será continua y desarrollada desde edades tempranas. Los sistemas educativos serán más personalizados y flexibles. La adquisición de conocimientos se dará en forma continua, sin la necesidad de dividir por edades. Algunas escuelas ya están implementando las Open Course Ware, es decir, la publicación de materiales docentes de forma abierta, para facilitar el acceso de nuevos saberes a los estudiantes.
4. Emprendimiento

Los alumnos estarán cada vez más motivados a realizar sus propios proyectos y focalizarse en una idea para sacar el mejor provecho de sus habilidades. Apoyar la puesta en marcha será un deber de los docentes, quienes podrán acompañar a sus alumnos en todo el proceso de creación e implementación de sus emprendimientos. Las Universidades contarán con recursos para que sus estudiantes puedan desarrollar sus ideas de negocio.

5. Tecno-Creativos

El acceso a la tecnología en conjunto con sus avances, harán que los estudiantes en un futuro tengan la necesidad de aprender códigos y programación HTML, por ejemplo. A su vez, la creatividad individual será cada vez más frecuente generando estudiantes tecno-creativos, ya que la tecnología estará incorporada en sus proyectos.

6. B-Tech

Las aulas contarán con mayores accesos para estar conectadas, lo que facilitará a los profesores la resolución de problemas y el aprendizaje. El uso del big data u otras herramientas serán necesarias para el aprovechamiento de la tecnología. Los contenidos personalizados van a ser requeridos por los estudiantes, quienes podrán integrarlos en sus dispositivos.

7. Dinámicas de juego

La nueva tendencia en Recursos Humanos de utilizar actividades dinámicas en entornos no-lúdicos, será trasladada a la educación, donde cada vez será más necesario fomentar saberes a través de juegos. Con dichas actividades se consiguen resultados positivos gracias a la motivación y el compromiso que generan. Las aplicaciones o los juegos interactivos serán un recurso permanente para enseñar.

8. Cuidar

La Responsabilidad Social Empresarial también será llevada al ámbito educativo. La nueva Generación Z conocerá de antemano la importancia del cuidado del medio ambiente y la responsabilidad que conlleva. A su vez, los centros educativos también tendrán que mostrar iniciativas sociales y solidarias para el apoyo de causas importantes. Además de fomentar una hermandad entre pares, les enseñará la puesta en práctica de acciones motivantes y satisfactorias.

9. Mecenazgo popular

La colaboración será un pilar fundamental en la vida de la Generación Z. Su visión de la vida estará determinada por la capacidad de colaborar y la implementación del mecenazgo popular. Existen hoy en día cientos de plataformas online donde el crecimiento de proyectos se basa en la colaboración. La evaluación de las personas también se hará en conjunto, olvidando las evaluaciones individuales.

10. Ágora

Todas las tendencias se reducen en la última, ágora, ya que los estudiantes tendrán nuevas experiencias de aprendizaje, cada vez más participativas y especializadas. Ya no serán los profesores los dueños de la verdad, sino que las clases serán al revés. La interacción entre los alumnos y los profesores será más fluida, donde la resolución de problemas serán más reales y prácticos.

Consulta la nota en: Aula de Ocio

Fuente:http://www.educacionyculturaaz.com/noticias/nuevas-tendencias-educativas-acompanamiento-e-incentivacion

En Finlandia, los docentes son los pilares del país

Para el decano de la Facultad de Educación en la Universidad de Helsinki (Finlandia) la educación académica de los profesores, su formación continuada y el fomento de su independencia de la autoridad central son claves en el sistema educativo finlandés. La participación activa de los padres y una metodología versátil hacen el resto.

En este país, los niños empiezan la escuela sobre los siete años, tienen menos horas de clase curricular comparado con otras naciones y no suelen hacer deberes en casa. Y es que según Jari Lavonen, “los niños de cuatro años lo que necesitan es jugar, no ir a la escuela”. La carrera de Magisterio en este país es una de las más exigentes: cada año se presentan 3.000 aspirantes, que quedan reducidos a unos 300 tras un par de evaluaciones. Después de las entrevistas, el número de estudiantes se queda en 120. Los futuros profesores, y también los que están en ejercicio, están constantemente formándose y cuentan con el reconocimiento de la sociedad, ya que son considerados pilares del país.
¿Cuáles son los principales pilares de la Educación en Finlandia?

Docentes preparados y un contexto educativo que les apoya en sus actividades diarias. Todos los maestros finlandeses tienen masters y están considerados como expertos académicos. Una importante característica del sistema educativo finlandés es su fuerte descentralización y la cultura de confianza, lo que significa que las autoridades educativas y los encargados de regular la educación a nivel nacional confían plenamente en los docentes. Ellos, junto con los directores, responsables y padres, saben cómo ofrecer la mejor educación a los niños y jóvenes en un determinado distrito. Las escuelas y los profesores han sido los responsables de preparar el currículo local, y elegir los materiales educativos y métodos de enseñanza desde principios de los 90, cuando terminó la inspección nacional de los materiales de aprendizaje.

Otra de las cuestiones es la igualdad de la educación finlandesa: todos los estudiantes tienen las mismas oportunidades de aprender. Por tanto, la educación es gratuita en todos los niveles, incluyendo los estudios universitarios. Y en el caso de Primaria, los libros, la comida y el cuidado de la salud son gratuitos para todos los estudiantes. El objetivo es integrar todo tipo de alumnos en la misma clase y prevenir el abandono escolar.

¿Sería factible que su sistema educativo se trasladase a otros países sin considerar sus contextos políticos, socioeconómicos y culturales?

captura-de-pantalla-2015-03-01-a-las-21-45-43

Por supuesto que no. Las leyes y prácticas son contextuales. Docentes, estudiantes y padres viven dentro del contexto educativo finlandés. Si alguien extrapolara las políticas finlandesas y sus prácticas también tendría que llevarse a sus estudiantes, profesores y familias.

Todos hemos oído hablar de las ‘bondades’ del sistema educativo finlandés, pero ¿a qué situaciones adversas deben enfrentarse los maestros?

Pueden englobarse en cuatro ámbitos: formación de los propios docentes, nacional, municipal, y de la propia escuela y cada clase. En el primer caso, la evaluación TALIS ha puesto de manifiesto debilidades y es necesario implementar nuevas ideas, a la vez que se requiere preparar un plan de desarrollo personal para directores y maestros, introducir tutorías o establecer un desarrollo profesional permanente.

A nivel nacional, la estrategia está funcionando bien; hemos hecho un nuevo currículo y los centros se están preparando; los docentes tienen trabajo por delante durante los próximos meses. Pero en el ámbito municipal y del centro, por otro lado, se ha detectado que hay una estrategia basada en la red de la escuela. Será un reto para los profesores buscar una mejor red y escuelas cercanas de alta calidad. También será necesario tener en cuenta un enfoque más multicultural.

¿Cómo mejoraría el sistema educativo de otros países? ¿Qué medidas considera imprescindibles?

Uno de los aspectos fundamentales es la educación de los profesores. Es importante reclutar a los mejores estudiantes, a los más brillantes, y formarlos durante cinco años a través del programa universitario. Una vez pasado este plazo, se habrán convertido en profesionales académicos capaces de afrontar la planificación, la pedagogía versátil o la implementación de la educación y la evaluación. El gobierno debe darles la independencia de la autoridad central, y tiempo para preparar las clases, educar y mejorar continuamente la educación y la escuela.

Consulta la entrevista completa en: Educación 3.0

Fuente:http://www.educacionyculturaaz.com/sin-categoria/jari-lavonen-en-finlandia-los-docentes-son-los-pilares-del-pais