Reducir la desigualdad, el reto de las Zonas Económicas Especiales: #SemáforoEconómico

Reducir la desigualdad, el reto de las Zonas Económicas Especiales: #SemáforoEconómico

 

Existe una clara discrepancia en el nivel de desarrollo a lo largo de México. Son varios Méxicos, dentro de uno solo. Zonas distintas con diferentes resultados en materia económica y nivel de bienestar, de acuerdo con el #SemáforoEconómico de México, ¿Cómo Vamos? las entidades federativas se podrían agrupar en tres bloques según sus resultados económicos. 

Por un lado, aquellos estados con una economía dinámica con tasas de crecimiento superiores a 3.5%, promedio anual, con incrementos sustanciales en el nivel de vida de su población, disminución de la informalidad y pobreza laboral, principalmente ubicados en el norte del país y la zona del Bajío.

Otro grupo estaría conformado por estados que han tenido tasas de crecimiento positivas, pero no lo suficientemente altas para lograr mejores niveles de bienestar de su población. Pero también, hay estados que decrecen, estados rezagados en crecimiento económico y con altos niveles de pobreza.

Hasta el momento, no existen datos que indiquen que se esté dando un cambio en el status quo del nivel de desarrollo de las economías estatales. A pesar de que en los últimos 10 años se han implementado diversos programas sociales, los tres estados con menor PIB per cápita hoy son los mismos que hace 10 años: Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

A pesar de que el gasto social ha crecido más de 23% promedio anual entre 1998 y 2015 en Chiapas, este estado es el que tiene el mayor porcentaje de población en pobreza extrema (31.8%), seguido por Oaxaca (28.3%) y Guerrero (24.5%). De acuerdo con el CONEVAL, las personas que se encuentran en esta situación disponen de un ingreso tan bajo que aunque lo dedicaran por completo a comprar alimentos, no tendrían los nutrientes necesarios para tener una vida sana.

Los datos evidencian que lejos de darse un giro en las discrepancias en el nivel desarrollo estatal, éstas se acrecentan. En 2004, el PIB per cápita de Nuevo León era 3.7 veces el de Chiapas. Con el tiempo esta proporción empeoró. En 2014, el PIB per cápita de Nuevo León representaba 4.4 veces el de Chiapas.

De acuerdo con datos del #SemáforoEconómico, los estados con mayor crecimiento en los últimos 5 años son también los de mayor crecimiento en los últimos 10 años; con la excepción de Zacatecas, que aunque se encuentra entre los cinco estados con mayor crecimiento durante los últimos 10 años, fue sustituido en la lista por Guanajuato que está en los estados con mayor crecimiento económico durante los últimos cinco.

El resto de los estados que aparecen entre los cinco estados con mayor crecimiento ante ambos periodos, siguen siendo los mismos: Querétaro, Aguascalientes, Quintana Roo y Nuevo León.

Semáforo Gráfica1 08062016

En contraste, Campeche, Chiapas y Tamaulipas, están entre los cinco estados con menor crecimiento en los últimos cinco años y también en los últimos diez. Campeche es el único estado que, en promedio, ha decrecido en los últimos 10 años. Es decir, Campeche está produciendo menos de lo que producía hace 10 años. Campeche es la excepción en muchos sentidos, ya que también es el estado con mayor PIB per cápita; debido a que el 80% de su producción proviene del sector de minería petrolera.

Semáforo Gráfica2 08062016

En 2014, último dato disponible, el PIB per cápita de Chiapas, Oaxaca y Guerrero era de $45,303, $52,393 y $55,476 pesos constantes respectivamente. Si estos estados crecieran a la meta propuesta por México, ¿Cómo Vamos?, es decir, 4.5% anual, para 2030 llegarían a tener un PIB per cápita de $77,528, $ 98,376, y $105,489, respectivamente. Incluso esa tasa de crecimiento, no sería suficiente para alcanzar el PIB per cápita que se tiene a nivel nacional hoy en día.

Chiapas ha crecido a una tasa promedio anual de 1.4% en los últimos 5 años, si siguiera creciendo a este ritmo su PIB per cápita en 2030 llegaría ser de $47,886 pesos constantes al año y creciendo a la meta de crecimiento llegaría ser de $77,528, es decir, 62% mayor.

Si suponemos que el PIB per cápita funciona como un indicador de bienestar de la población, si Chiapas creciera a 4.5% promedio anual hasta 2030 alcanzaría los niveles de bienestar de Hidalgo en 2014, Oaxaca los de Guanajuato y Guerrero los de Chihuahua. Sin embargo, es importante notar que el resto de los estados seguirían avanzando, por lo que no necesariamente se cerraría o eliminaría la brecha de desarrollo entre éstos.

En este contexto de desigualdades regionales se implementarán las Zonas Económicas Especiales (ZEE). Son la promesa de un cambio en este status quo en materia económica. Las ZEE reflejan una estrategia para crear nichos de desarrollo a partir de delimitar zonas objetivo en las que se implementarán ventajas fiscales, facilidades regulatorias, infraestructura necesaria, así como otros estímulos preferenciales; todo esto con el objetivo de promover actividades productivas en la región.

Es importante notar que esta herramienta representará un punto de inflexión únicamente si se da un crecimiento inclusivo que permita a la población marginada participar en el proceso productivo, es decir, que la población con menores recursos participe en estas nuevas actividades productivas, de forma que puedan beneficiarse del desarrollo económico.

En este sentido, Rodolfo De la Torre García, Director del Programa de Desarrollo Social con Equidad del CEEY y experto de México, ¿Cómo Vamos?, señala que las “ZEE serán exitosas en la medida que generen bienestar para los más pobres con base en su capital humano”.

En la misma línea, David Kaplan, Especialista de la Unidad de Mercados Laborales y Seguridad Social del BID y experto de México, ¿Cómo Vamos?, recalca que “cualquier ZEE fracasará si las nuevas empresas no encuentran a trabajadores con las habilidades necesarias” y para ello “será importante adecuar las políticas educativas y laborales para asegurar que la formación de capital humano de estas zonas sea consistente con la demanda del sector privado, incluyendo las nuevas empresas que llegarían en unos años”.

El sur está en espera de un cambio histórico, en espera de que las ZEE traigan el desarrollo económico que ayude a 5.66 millones de mexicanos a salir de la pobreza extrema en la que viven en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Veracruz; estados en los que se implementará la primera fase de las ZEE. Esto solo será posible si los incentivos fiscales, facilidades regulatorias, inversiones en infraestructura y demás estímulos se dan a la par con una capacitación del capital humano de la región que ayude a la población a participar en las nuevas actividades económicas.

Fuente:http://www.animalpolitico.com/2016/06/reducir-la-desigualdad-el-reto-de-las-zonas-economicas-especiales-semaforoeconomico/?platform=hootsuite

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s