Institucionalizar la internacionalización

Por 

 

En la sociedad de la información, las instituciones educativas necesitan abrir sus puertas al conocimiento de otras regiones del planeta.

En la sociedad de la información, las instituciones educativas necesitan abrir sus puertas al conocimiento de otras regiones del planeta.

 

La internacionalización se presenta cada vez con mayor firmeza y determinación a las instituciones de educación superior, aunque éstas no estén del todo adaptadas y listas para enfrentar este enfoque multilateral.
Se trata de una serie de desafíos a los cuales no estaban acostumbrados hace unos años y ahora parecen ser algunos de los ejes sobre los cuales van a establecerse los nuevos parámetros de calidad en este sector educativo.
La interculturalidad y la globalización parten de esta necesidad que tienen las universidades públicas del país de reafirmarse, enriquecerse y abrir sus puertas a otras latitudes y otros conocimientos.

Medirse y calibrarse ante otras instancias y establecer mecanismos para acceder a otros modelos académicos, a otras culturas, pero sobre todo a otra visión de la educación superior.
Por eso la internacionalización cobra fuerza en los últimos años, justo en el momento en que los estándares exigen una mayor movilidad tanto de estudiantes como de académicos.
Las universidades van en esa ruta y aunque en años anteriores ya se había avanzado en  el tema, en esta ocasión es uno de los principales sobre los que ellas mismas proponen se fortalezca la educación superior para los próximos años.
El terreno es complejo, sobre todo si se toma en cuenta que en el caso de la movilidad académica, uno de los pilares de la internacionalización, los países latinoamericanos, incluido México, solo representan  5 por ciento de este proceso de intercambio estudiantil.

Establecer el compromiso
De acuerdo con José Eduardo Hernández Nava, rector de la Universidad de Colima (UCol), es el momento idóneo para institucionalizar las tareas de internacionalización porque se trata ya de una línea necesaria y urgente para las instituciones de educación superior del país.

Y es que, dice, las universidades transitan de un proyecto clásico y convencional de internacionalización hacia afuera, a “uno de internacionalización hacia adentro de las propias instituciones”. Es decir, más vinculado con la naturaleza y los procesos de desarrollo institucional.
En ese sentido, Romualdo López Zárate, rector de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Azcapotzalco, dice, durante los últimos 25 años la dimensión internacional de la enseñanza superior ha adquirido cada vez mayor importancia en las organizaciones internacionales y por ende en los gobiernos.
Todo ello, puntualiza, sin perder el enfoque local a pesar de las experiencias que provengan de otros países y otros modelos académicos.
“Lo que pretendemos con la internacionalización es acumular el conocimiento universal para resolver los problemas locales”, apunta López Zárate.
Este proceso ha llevado a las instituciones a tener mayor participación en programas de intercambio y a la formulación de políticas para fomentar el intercambio de jóvenes y profesores entre diferentes partes del mundo.

Sin embargo, reconoce, en algunos casos “desafortunadamente no hemos encontrado, por falta de recursos, cómo incrementar el intercambio”.
Eso marca uno de los múltiples retos que afrontan los encargados de promover estos intercambios, pues mucho tiene que ver el aspecto económico, pero otros “deben ser de imaginación sobre cómo hacer que más estudiantes salgan y más ingresen a los programas de movilidad”, y que además “nuestra universidad se ubique poco a poco a la altura de las mejores y nuestros alumnos sean competentes profesionalmente, pero también comprometidos con su entorno”.

Para Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la internacionalización de la educación superior implica diversos desafíos que pueden ser  tratados de diferentes maneras en cada país e institución.
“La internacionalización no es sólo la movilidad académica, como se entendía hace unas décadas, sino una dimensión intercultural presente en cada una de las acciones de la institución”, considera.
Se trata de la llamada internacionalización integral que ya muchas instituciones de educación superior manejan, al menos en el papel.
No obstante, el camino hacia la consolidación de un modelo académico plenamente inserto en un contexto internacional, se frena debido a ciertos obstáculos como el dominio de una lengua extranjera, la capacitación de recursos humanos en el tema, las barreras organizacionales y de gestión, así como las propias dificultades financieras.

Abrirse camino
Juan Eulogio Guerra Liera, rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) ubica a la internacionalización en el contexto de la globalización del conocimiento. Se hace necesaria, por lo tanto, una política   universitaria que deben poner en práctica todas las instituciones de educación superior.
Todas, enfatiza el rector sinaloense, deben asumir la cultura de la internacionalización con nuevas perspectivas y objetivos: “no solamente en lo que implica moverse a otros países, sino en mantener convenios y condiciones para realizar acciones que vayan en beneficio de los estudiantes”.

Por su parte, la directora del Observatorio Regional del Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe de la UNESCO (IESALC-UNESCO), Jocelyn Gacel-Ávila, advierte que de nada sirve las acciones de internacionalización de una universidad, si no están en el centro de sus políticas.
Explica que, como proceso pedagógico, la internacionalización debe de tener una filosofía y una fundamentación.
Porque toda América Latina, comenta, reporta bajos estándares en materia de internacionalización, tanto en la economía del conocimiento, como en los niveles de cobertura de la educación superior.
Y es que, mientras los países asiáticos, quienes a nivel global representan el 28 por ciento de quienes hacen una movilidad internacional, y reciben al 19 por ciento de las movilidades internacionales, América Latina sólo representa 5 por ciento y recibe sólo al 1.5 por ciento del total.

Gacel-Ávila, quien es también profesora investigadora de la Universidad de Guadalajara (UdeG), apunta que la internacionalización es una respuesta de las instituciones de educación superior a la globalización económica, política, social y cultural.
“Sin embargo, su implementación debe de partir no sólo de la creación de nuevas oficinas, sino desde la modificación del currículum, que permita contar, en todos los programas, cursos y estrategias, con una dimensión internacional y de innovación”, señala.
Es decir, el éxito de los procesos de internacionalización reside en valorar, desde un inicio, las dificultades que en cada institución se presentan, desde los ámbitos académicos como desde los administrativos, por lo que no hay un modelo único de implementación de este tipo de políticas. Cada institución debe construir su propio modelo de internacionalización.

Planteamiento multilateral
Para Lorena Careaga Viliesid, Directora General de Cooperación Académica de la Universidad de Quinta Roo, si bien a la internacionalización se le percibe y se le relaciona con la movilidad de los estudiantes,  de los profesores, la firma de convenios, la búsqueda de  convocatorias para becas, es  momento  también  de dar pasos, más allá en este proceso.

“Empezar  a involucrarnos más con cuestiones como la doble titulación con universidades de nuestro interés;  con participación más directa con otras universidades,  con proyectos más globales, con nuestra propia internacionalización  curricular”, sostiene.
Una tendencia, explica, que se fortaleció con la globalización, con las comunicaciones, la tecnología al servicio de la información, de la comunicación y de la educación.
“Hay elementos que ya demandan que entremos de lleno en este proceso de la internacionalización; lo que debe buscar la internacionalización es la formación integral de los estudiantes, que salgan con una serie de competencias  y de  conocimientos que les permitan desenvolverse  adecuadamente  en otras universidades, en otros  países, en el mercado laboral  mundial”, apunta.
Porque el mundo  global de la actualidad, agrega, requiere tener una visión más amplia  y un criterio  mucho más  humanista y abierto a la  diversidad y la  tolerancia, al respeto  de las distintas culturas, de las distintas  formas de ver el mundo.
“Es importante porque parte de  esta internacionalización es que nos encontremos en  el día a día de nuestra universidad  con gente  de otros países, que  nuestros estudiantes convivan con estudiantes de otros países en el aula, en los  espacios universitarios.
“Que nuestros profesores también encuentren otros profesores dando clases incluso en otros idiomas aquí, ése es el escenario al que nos gustaría ir  llegando con este proceso”, señala.

Por ello, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), ha expresado su preocupación por internacionalizar la educación superior en el país.
El organismo ha impulsado en los últimos años una política para la integración de la dimensión internacional global, intercultural, con fines, estructuras y acciones para las instituciones de educación superior como un medio para asumir la responsabilidad social universitaria y poner en marcha este proceso.
En ese sentido, Guadalupe Ruiz Cuéllar, directora general de Investigación y Posgrado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), apunta que la internacionalización es una de las líneas estratégicas para la mayoría de las instituciones de educación superior en el país.
El objetivo es situarse en un contexto que vaya más allá de lo local y regional, y aunque este proceso puede tomar diferentes caminos, atraviesa las funciones sustantivas de las universidades, como la vinculación, el desarrollo de proyectos interinstitucionales y la movilidad académica.


Las otras opiniones
Sobre este tema de la internacionalización, Philip G. Altbach, fundador director del Centro Internacional para la Educación Superior del Boston College, considerado uno de los primeros centros de investigación sobre la educación superior internacional, dice que la internacionalización es una revolución académica global que no puede evitarse.
De lo que se trata, dice, es de identificar la manera en la que va a incursionar o va a operar en cada país y universidad.

Sin embargo, en este proceso advierte sobre la masificación de la educación en asuntos como los niveles de deserción, la calidad y los profesores con posgrado.
Los retos de la internacionalización, dice, están en el idioma inglés y los rankings. Es decir, universidades con calidad o de clase mundial que se concentran en contar con talentos académicos bien pagados y atraer estudiantes inteligentes.
En tanto, Hans de Wit, director de esta misma institución, dijo que en América Latina la movilidad sólo abarca 1 por ciento de alumnos y académicos, mientras en Europa es de más de 20 por ciento.
Precisa que es momento hay diversas estrategias de  internacionalización, como la doble titulación, los profesores invitados, los intercambios virtuales y todas las actividades con enfoque internacional.

No obstante, no existe a de una política integral y el manejo del idioma inglés desde los niveles básicos de la educación, sigue siendo una piedra en el zapato de la internacionalización.
Para Aníbal Figueroa, director de la División de Ciencias y Artes para el Diseño de la UAM, el objetivo es encontrar formas más versátiles de movilidad.
Y aunque el ámbito internacional de la movilidad es muy atractivo y consume muchos recursos de las instituciones y los estudiantes, es una de las prioridades que empujan las instituciones de educación superior.
Por su parte, Addy Rodríguez Betanzos, profesora investigadora de la  UQROO, puntualiza que la internacionalización de la educación superior debe contar con tres elementos: reconocer la interculturalidad, la globalidad y la internacionalización en los procesos educativos

 “Un estudiante se beneficia de un proceso de internacionalización cuando dentro del aula o en el contenido del programa educativo encuentra diferentes  culturas, diferentes estudiantes de otras  nacionalidades y se encuentra con profesores que no son de la misma ciudad o del mismo país”, explica.
Rodríguez Betanzos explica que la internacionalización tiene como resultado que los alumnos disponen de un menú de oportunidades para salir de las fronteras de su propia  institución e insertarse y participar en procesos educativos, similares a su programa educativo o a su plan de estudios en otras universidades del país.
“Mejor aún, fuera del país en donde va a aprender a convivir, coexistir y cohabitar con otras culturas, que no solo tiene que ver con otro país, y tiene que ver con la globalización, de lo local y del reconocimiento del otro”, agrega.

A final de cuentas, apunta, avanzar hacia la internacionalización, significa dar pasos hacia su reconocimiento en el contexto global, hacia un lugar en el ranking mundial  de universidades del país que participan  en asociaciones, tanto nacionales como internacionales.
“En México, antes, solo los estudiantes que asistían a universidades privadas  tenían el privilegio  de poderse movilizar  al extranjero  para estudiar desde seis meses hasta un año en otra universidad.
“En los últimos veinte años las universidades públicas  han mejorado  su infraestructura, la calidad de sus servicios,  y sus procesos de movilidad”, señala.
En suma, acota, la internacionalización de la educación superior permite buscar mejores profesores, mejores clases y mejores espacios educativos.

Fuente:http://campusmilenio.mx/index.php?option=com_k2&view=item&id=4460:institucionalizar-la-internacionalizacion&Itemid=347

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s