¿Cómo podemos salvar a los pobres de la economía informal de América Latina?

Por: Ana Fernanda Maiguashca

A resident checks products in an open-air market in Rio de Janeiro March 19, 2015. Mounting job losses are pushing more and more Brazilians into the informal economy as self-employed workers, leaving them vulnerable to what could be the country's worst recession in 25 years.  REUTERS/Ricardo Moraes - RTR4U28X

Imagen: REUTERS/Ricardo Moraes

La economía informal – parte de la economía que no es tributada ni monitoreada por ningún tipo de gobierno – es un problema que viene creciendo en los mercados emergentes.

Si se mide como la porción de la fuerza laboral que no cumple con las leyes laborales, fiscales y de protección social o como personas en empleos de baja productividad marginal, la informalidad en Latinoamérica es alta y ha sido persistente en las últimas décadas.

Las raíces de la informalidad y los tipos de informalidad varían a través de los países de la región. Las causas son complejas y dominantes. Las reformas necesarias para atacar la informalidad suelen ser poco atractivas en términos políticos. En los mejores casos, hay retrasos y se va paso a paso.

A su vez, las consecuencias son similares: menores niveles de ingresos y más vulnerabilidad a shocks exógenos. Esto último se debe entre otros factores a la falta de acceso a servicios financieros formales. Antes se le prestaba atención al acceso al crédito, pero ahora hay varios servicios financieros formales que disminuyen la vulnerabilidad:

  • Pagos digitales que aumentan la seguridad, reducen los costos y abren paso para la solidaridad familiar.
  • Seguros, lo que permite hacer una gestión de riesgos y proteger a las personas de acontecimientos que pueden afectar sus ingresos y sus gastos de manera significativa.
  • Algunos seguros, como el seguro fúnebre, son particularmente importantes para familias de bajos ingresos.
  • En zonas rurales, cualquier mecanismo que protege las cosechas es fundamental y su presencia automáticamente mejora el acceso al crédito.
  • Los fondos de pensión, o cualquier mecanismo de ahorro para ancianos, reduce la vulnerabilidad de la persona y la carga que les ocasionaría a sus hijos.
  • El crédito permite a un agente que maneje las restricciones de liquidez sin costos excesivos que podrían afectar su solvencia – como suele ocurrir con proveedores de crédito informales.

Son solamente ejemplos de cómo los servicios financieros formales tienen la capacidad de reducir la vulnerabilidad. Una parte del problema viene de los mecanismos reforzados de la vulnerabilidad: un trabajador informal tiene un accidente y sus ingresos se ven afectados, lo que a su vez afecta su capacidad de pagar la educación de sus hijos, lo que a su vez disminuye las chances de que sus hijos se escapen de la economía informal.

Los servicios financieros formales están diseñados para clientes formales, y una vez más esto lleva a un ciclo negativo. Los controles se establecieron con tanto fervor que el sector financiero se ve limitado en su capacidad de servir como un instrumento sólido para el avance del bienestar. En casos extremos, ciertos controles fueron fortalecidos a tal punto que los servicios financieros solamente pueden beneficiar a aquellos que menos lo necesitan.

Esta contradicción se puede solucionar. La falta de información es la razón por la cual las personas se quedan estancadas en la economía informal. Sin embargo, la revolución digital puede cambiarlo. Los pagos digitales permiten que la institución financiera calcule el nivel de ingresos del cliente, su padrón de gastos, liquidez y su valor y solvencia. Esta información es más rica que los datos que pueden proveerles los empleados formales a una institución financiera y, si se usa correctamente le abre la puerta a muchos servicios más allá de crédito.

La inclusión financiera no puede ni debe solucionar los problemas que Latinoamérica sufre en el mercado laboral, pero puede “saltearse” un paso lógico y reducir la vulnerabilidad de la población informal.

Esto no debería tomarse como una entrada furtiva a la formalidad. Puede no cambiar el estado “informal” de un empleado, pero puede disminuir muchos de los costos de la informalidad.

Nuestros países se enfrentan a grandes retos para reformar sus mercados laborales con el objetivo de reducir la informalidad en la región. Por otro lado, la reforma financiera enfrenta menos resistencia, especialmente porque es vista como una regulación atractiva para el cliente. En este sentido, la inclusión financiera promete ser un mecanismo eficaz para ofrecerle a la comunidad informal algunos beneficios de la economía formal, hasta  que se puedan crear más reformas estructurales.

Fuente:https://agenda.weforum.org/espanol/2016/05/03/como-podemos-salvar-a-los-pobres-de-la-economia-informal-de-america-latina/?platform=hootsuite

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: