Lo que sí podemos hacer: Juntos logramos más

Por: Andrea Señkowski Garibay

RSEIntegral

Hace algunos años escuché a François Vallaeyes decir: “En una avalancha, ningún copo de nieve se siente responsable”. Esta breve frase tuvo un gran impacto en mi vida. Con el tiempo comprendí que ver el vaso medio vacío nunca será la solución, por lo que cambié mi manera de entender la frase: “Sin ese copo de nieve que empiece a mover las cosas, no podría existir una avalancha”. No hay acción insignificante, y si todos trabajamos con un mismo fin, el impacto siempre será mayor.  ASG

 

Problemáticas sociales existen muchas, y a veces nos sentimos como ese copo de nieve que no puede hacer la diferencia. En educación, es desalentador constatar los pobres resultados alcanzados a pesar del enorme presupuesto asignado a este rubro y la gran cantidad de organizaciones que contribuyen. Algo no está funcionando.

Realizamos esfuerzos o proyectos aislados, queremos ver resultados numéricos y nos olvidamos de todas las problemáticas que hay alrededor de una persona. ¿Por qué, aunque hacemos llegar computadoras, cursos de inglés y otros recursos a las aulas, las cosas no mejoran? Creo que los esfuerzos aislados y el subsidio a la voluntad individual difícilmente van a resolver el problema de fondo, menos aún en ambientes de marginación, inseguridad y falta de infraestructura y valores familiares.

La educación, me parece, no es un tema únicamente de escolaridad o rendimiento académico; es un tema de voluntad social, de crear redes sociales y creativas. Por ejemplo, si el propósito de una persona es lograr una vida digna para su familia, mejorar su educación puede ampliar sus destrezas e incrementar sus ingresos. Sin embargo, si su meta es aún más ambiciosa, por ejemplo la búsqueda de un entorno de vida solidario y seguro, ni la educación ni un ingreso adecuado son suficientes: se precisa además de capacidades que lleven a promover comportamientos colectivos en el barrio, como la ayuda mutua y la responsabilidad pública.

Es con esta filosofía que tres fundaciones (Corporativa de Fundaciones, Fundación Expo Guadalajara y Fundación Arancia) nos propusimos integrar escuela y comunidad. El resultado fue un modelo al que denominamos “Escuela en Comunidad” <www.escuelaencomunidad.org>. Mediante él, se propone la participación de diversos actores tanto internos (directores, maestros, padres de familia, alumnos y líderes comunitarios) como externos (osc, Gobierno, empresas y especialistas) que enfocan su expertise en solucionar problemáticas escolares y de la comunidad utilizando sus propios activos y convirtiendo a los actores internos en gestores y líderes de su propio cambio.

El programa consta de siete etapas: (1) mejora de la gestión escuela-comunidad, (2) excelencia educativa, (3) inversión en infraestructura, (4) maestros y padres formadores, (5) tejido social, (6) fortalecimiento,   y (7) seguimiento.

Lo singular de este modelo es que incorpora a los principales actores de la comunidad para que tomen conciencia de su problemática, se organicen, planeen y ejecuten las acciones para resolverla con el apoyo de los actores externos durante un periodo determinado, a fin de que la comunidad se vuelva autogestiva. Esto coloca la calidad educativa solo como un eje integrador para mejorar las relaciones familiares y sociales, la escuela y la comunidad.

Después de casi seis años de haber iniciado este proyecto en la ciudad de Guadalajara, en una de las zonas marcadas por el INEGI como polígono de pobreza, podemos destacar algunos logros. Actualmente están integradas a este modelo 24 escuelas. Hemos logrado comunidades más autónomas, padres más involucrados en la educación de sus hijos, maestros más capacitados, mejores alumnos y escuelas interesadas en su propio desarrollo. En suma, una comunidad participativa e interesada en resolver su problemática social y de infraestructura. Asimismo, este modelo se convierte en un canal para que diversas OSC, empresas y gobiernos apliquen sus programas y recursos de una manera mas eficiente, logrando un resultado integral y de mayor impacto. Como muestra de estos resultados, Cristina Martínez, directora de una de las escuelas, dijo:

Una vez concluido el programa, aprendí que la educación no solo se tiene que dar en los cuatro muros de una escuela; ha de ser más diversa, no rígida ni basada únicamente en programas reglamentarios. Aunque nuestro papel como docentes pareciera únicamente académico, de pronto tenemos que abordar problemas y situaciones emocionales (violencia, maltratos, abusos en general) con nuestros alumnos, y es nuestro trabajo darnos cuenta de esas circunstancias y saber cómo actuar.

Es claro que en temas sociales una problemática nunca se presenta aisladamente. Si cada uno de nosotros trabaja de manera articulada y aplicando su talento sobre una misma persona, escuela o comunidad, puede conseguir más. ¿No crees que juntos logramos más? Te invito a que nos volvamos copos de nieve enfocados en crear juntos esa avalancha que tanto necesitamos para mejorar nuestra sociedad. 

Fuente:http://estepais.com/articulo.php?id=544&t=lo-que-si-podemos-hacer-juntos-logramos-mas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s