Una educación con futuro

Escrito por 

 

ae_nota3

 

El país requiere de una educación renovada y moderna. De una educación que forme e instruya íntegramente a las nuevas generaciones,  extensiva a todos los rincones del país, con la calidad y ética suficientes que le den soporte a las oportunidades, con las cuales los jóvenes sean capaces de romper las cadenas a las que están atadas la desigualdad y la ignorancia.
Necesitamos una educación que nos guíe a la paz, a la seguridad, a la libertad y a la igualdad. Con la educación, el ser humano garantiza entendimiento, comprensión, el aprecio por lo bueno, por el pensamiento elevado y no por lo trivial o lo deleznable.

Estamos pensando en una renovación educativa que debe abarcar todos los niveles. Desde el hogar como primera escuela hasta la educación terciaria; en el hogar comienza todo. Ahí empieza la vida normal. El hogar, forzó una frase de William Faulkner, proporciona “seguridad física para el espíritu, para el amor, y la fidelidad de tener paz y seguridad con las cuales querer y ser fiel, para la devoción y el sacrificio. Hogar significa no sólo hoy, sino mañana y mañana, y luego otra vez mañana y mañana”.

En el hogar uno gesta lo que merece tener en su futuro. De ahí la necesidad de vincular la familia, la educación y el hogar como un cuerpo único, en el cual se generen capacidades y virtudes para vencer miedos y desafíos que la vida le va planteando al individuo, ya en el grupo o en la comunidad.
De eso se trata, de hacer de la educación el punto de partida de una nueva época y un instrumento del cambio social.

En este otro ángulo, la educación puede ser el arma más poderosa para cambiarlo todo. Hace algunos años caminábamos con paso firme en esta materia. Parecía que habíamos tomado conciencia de cómo una educación y una formación cultural débiles, no nos aseguraban el futuro, menos cuando se vivían tiempos de florecimiento de las grandes naciones, después de la Segunda Guerra Mundial. Esa condición de atraso tenía que ser superada.
El proceso constructivo y progresista que se venía desarrollando en el país a partir de la tarea lumínica de Vasconcelos, seguido de la cruzada alfabetizadora, los libros de texto gratuito, la construcción de miles de escuelas, el Plan de Once años de Jaime Torres Bodet; la hazaña de levantar en los polos de la capital del país, en el sur la Ciudad Universitaria y en el norte las instalaciones en Zacatenco del IPN, todas esas obras grandiosas fueron interrumpidas.

Goteras en el sistema político
¿Qué tanto tuvo que ver en este colapso educativo, en la repentina paralización de proyecto educativo público?, un sistema político que fue sufriendo una serie de contracturas en los órganos de mando del gobierno, a la vez que abrió las puertas a nuevos poderes que invadieron los espacios que sólo correspondían  al propio Estado.

En efecto, el sistema endureció sus mecanismos de control político, y a cambio permitió y auspició el corporativismo sindical no sólo de los maestros, sino de otras organizaciones laborales. El sindicalismo magisterial, en lo singular, fue desde siempre un aliado costoso para que el gobierno mantuviera la fiesta de la burocracia en paz. No se podía negar que el gobierno negociaba con líderes curtidos en el corporativismo y con el Sindicato más grande América Latina. El propio Torres Bodet no se guardó en sus memorias que la Secretaría de Hacienda y el Sindicato de maestros, habían sido los principales obstáculos a la Reforma Educativa que él emprendió.

En ese entorno, tanto la televisión como la iglesia católica, se convirtieron en factores de poder en la educación. El gobierno se allanó a la influencia de ambos y optó por ceder espacios los cuales no podía cubrir.
Los padres de familia, los propios estudiantes, no estaban preparados para distinguir entre la propaganda basura de la televisión ni las intenciones catequizadoras de la iglesia; tampoco el Estado tenía razones fuertes para oponerse a una labor que ni la sociedad objetaba, ni el sistema se encontraba en condiciones de reeditar viejos conflictos con esta última; tampoco estaba dispuesto a eliminar a una televisión que en muchos otros aspectos era su fiel aliada.
En este intercambio de intereses, el SNTE tomó más de lo que merecía. El caso es que aquí también el gobierno se allanó a sus planteamientos y demandas durante décadas. El surgimiento de la CNTE es parte de este batiburrillo.

La reforma actual
En la actualidad pareciera que el pasado ha quedado atrás. Como si nada hubiera pasado, sobre todo cuando se está apostando todo a que la Reforma salga adelante. Hasta ahora el balance de los últimos meses del año 2015, no deja de ser positivo. Pese a las escaramuzas de la CNTE durante las evaluaciones, los resultados favorecen a la SEP.
Seguramente habrá nuevos enfrentamientos una vez que se dé a conocer la propuesta del modelo educativo. Lo que se anticipaba por parte del titular de la SEP, Aurelio Nuño, de que se hará hincapié en que los niños primaria dominen las matemáticas y el español, abre las puertas a un debate interesante, por cuanto da que pensar en la idea de que el aquí y el ahora es lo único que existe. Veremos lo que viene en 2016.

Fuente:http://campusmilenio.mx/index.php/template/opinion/en-los-pasillos/item/3849-una-educacion-con-futuro

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s