Conocimiento y ética en el mundo digital

Por: Arnoldo Kraus

 

Último día del año. Comparto unas notas trasnochadas. Apuntes sueltos, ideas sobre un mismo tema, ora inconexas, ora continuas. Como el pensamiento. O al menos como mi pensamiento: en ocasiones hilvanado, con frecuencia interrumpido. Las notas reflejan las inquietudes de quienes no nacimos en la “Era internet”. Poco deben interesar estas reflexiones a la generación de los nativos digitales.

digital

Se denomina nativo digital, u homo sapiens digital, a las personas que nacieron durante las décadas de los años 1980 y 1990. En ese tiempo la tecnología digital empezaba a ganar espacio; en los países ricos, pronto estuvo al alcance de sus habitantes, sobre todo, de los jóvenes. Los nativos digitales cuestionan poco la diseminación y el crecimiento sin freno de la tecnología digital: son parte de ella. Sin sus beneficios y bonanzas la vida es impensable; crecer con ella y en ella aleja casi cualquier cuestionamiento con respecto a sus beneficios y posibles perjuicios.

Los inmigrantes digitales, las personas nacidas antes de la década de 1980, crecieron sin las maravillas de la tecnología digital e hicieron, y hacen su vida, sin o con menor dependencia técnica que los nativos digitales. No es mejor un grupo que otro. Son diferentes. Diferentes en cuanto a algunas percepciones del mundo y de las personas. Esas diferencias conforman mis notas trasnochadas:

1. La técnica ha transformado el valor del conocimiento. Su uso importa más que “el saber por el saber”.

2. La advertencia previa no es nueva. El poeta T. S. Eliot, en su poema La roca (1934), lo advirtió:
“Invenciones sin fin, experimentos sin fin, nos hacen conocer el movimiento, pero no la quietud, conocimiento de la palabra pero no del silencio, de las palabras, pero no de la Palabra.
¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en el conocimiento?
¿Y dónde está el conocimiento que hemos perdido con la información?”.

3. La sociedad digital corre al lado de la “era de la técnica”. La “era de la técnica” se refiere a la posibilidad de usufructuar adecuadamente invenciones derivadas de la tecnología, desde el teléfono celular hasta los estents, o endoprótesis coronarias, o bien, de lo inverso: convertirse en víctima de los excesos de la tecnología.

4. Cuando se habla de la “era de la técnica”, es prudente recordar que filósofos como Heidegger u Ortega y Gasset empezaron a reflexionar en ese fenómeno. La “era de la técnica”, amén de modificar aspectos materiales y técnicos, conlleva la posibilidad de cambiar cuestiones humanas esenciales, como la convivencia entre semejantes, la forma de acercarse al mundo, las vías de comunicación con el Poder, y, sobre todo, la forma de vivir: escuchar, mirar, tocar.

5. En La revolución en la ética. Hábitos y creencias en la sociedad digital (Anagrama, 1997), Norbert Bilbeny, explica, “Con la tecnología los humanos hemos perdido la fuerza y la precisión de los sentidos. No poseen el potencial que tuvieron cuando, hasta la era moderna, eran el órgano imprescindible de nuestra supervivencia”.

6. El mismo Bilbeny, sostiene que, “… en el hogar se puede apreciar la sustitución cada vez más temprana de los juegos de relación y de los propios juguetes por el juego en solitario y de escasa manipulación material… debido a la falta de un contacto más abierto y continuado entre padres e hijos”. ¿Qué decir?: Lo que hay que decir: los jóvenes digitales corren el peligro de alejarse del otro, de no entender el valor de la compasión, el altruismo o la empatía.

7. El gran filósofo, Hans-Georg Gadamer, explica, al reflexionar sobre el vínculo entre salud y tratamiento, en The Enigma of Health (Stanford University Press, California, 1996), “El papel del médico radica en tratar y/o encargarse con cuidado del enfermo. En alemán,behandeln, tratar al paciente, equivale en latín, a palpare. Esto significa que con la mano,palpus, se debe recorrer el cuerpo del enfermo, cuidadosamente y con sensibilidad, para advertir tensiones y crispaciones que puedan confirmar o corregir la localización subjetiva que hace el paciente de su dolor”. Los avances tecnológicos, y, la maravillosa parafernalia biomédica han roto y suplido ese vínculo.

8. Gadamer tiene razón. Los estudiosos del cuerpo, entre ellos Susie Orbach, han demostrado e insistido en el valor y el papel del contacto físico. Antes de mamar, de mirar, de escuchar, los recién nacidos, tocan a la madre. Durante la infancia, dice Orbach, al referirse a las madres en La tiranía del culto al cuerpo (Paidós, Barcelona, 2019), “Su cuerpo –el de las madres-, su voz, su piel y su tacto se transforman en nuestra guía para orientarnos en nuestro camino individual a través de la primera infancia, la niñez y más allá”.

9. Karl Jaspers, en La práctica médica en la era tecnológica (Gedisa, Barcelona, 1988), sostiene que, “… la técnica da origen a grandes empresas, se generaliza el trato con las masas, que lleva a una nivelación por la cual los hombres se convierten en piezas de una maquinaria. La aparatización agosta la facultad de juicio, la riqueza del poder ver, la espontaneidad personal” (debe tomarse en cuenta que el libro fue escrito en 1958).

10. La “era de la técnica”, la “era digital” conlleva otros problemas. El fundamental es el tiempo que pasan los jóvenes nativos en las redes sociales o en el intercambio de mensajes, la mayoría de las veces vacuos. Imposible saber cuánto tiempo promedio dedican cada día a estas actividades. Sin duda “mucho”.

Finalizo. Los nativos digitales, sin saberlo –no tienen por qué saberlo- convivirán con su ser y con sus semejantes de otra forma. No mejor, no peor que las personas que nacieron antes de la “era de la técnica”. Lo harán, ya lo hacen, de otras formas.

Fuente:http://arnoldokraus.nexos.com.mx/?p=145

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s