Escuelas para ser verde

sostenibilidaddd_pv

Cuando un grupo de ejecutivos y asesores de la empresa Península Maya Development solicitó a Banorte un préstamo para financiar un megacomplejo turístico en la isla Holbox, una de las de mayor auge de Quintana Roo, los focos rojos se encendieron. No era un proyecto sustentable, lo que implicaba un riesgo en la recuperación del dinero, cuenta Marcos Mancini, director de Banca Sustentable de Banorte.

Desde 2012, el banco lanzó el Sistema de Gestión Social y Ambiental (SEMS, por sus siglas en inglés) para identificar y medir los probables riesgos asociados a los proyectos financieros. El SEMS fue acertado, pues, a la fecha, el proyecto sigue estancado entre litigios ambientales y agrarios. Incluso Península Maya Development ha estimado sus pérdidas en 50 millones de dólares. Los hechos fueron confirmados por una fuente involucrada en las negociaciones que solicitó reservar su nombre.

La sustentabilidad está cobrando un rol estratégico en las empresas. Incluso hay compañías que tienen ejecutivos dentro del cuerpo directivo y algunos le reportan directamente al CEO.

Los Chief Sustainability Officers (CSO), o los líderes de Responsabilidad Social Corporativa, como los llaman algunas compañías, figuran entre los 15 ejecutivos del C-Suite más buscados, según Korn Ferry, una consultora global de talento de alta dirección.

Este puesto surgió en 2004, la primera firma que tuvo uno fue Dupont. Hoy, más de 30 compañías públicas en Estados Unidos tienen uno, incluida Apple.

¿Cómo los forman?

Encontrar a estos ejecutivos es un reto, ya que es un puesto relativamente nuevo.

Hay empresas que han optado por capacitar a sus colaboradores en temas de sustentabilidad de manera interna, a través de cursos presenciales y en línea. Otras buscan talento que ya tenga formación académica en esas áreas.

En Estados Unidos, universidades como Harvard, Columbia, Arizona State University y la Universidad de Wisconsin, entre otras, ofrecen programas, licenciaturas y posgrados en temas de sustentabilidad.

En México, las universidades comenzaron a poner atención en estos temas en los últimos cinco años.

Instituciones como el Tecnológico de Monterrey y la Universidad del Medio Ambiente (UMA) ofrecen licenciaturas y maestrías. El primero, por ejemplo, tiene una Ingeniería en Desarrollo Sustentable. La segunda ofrece la maestría en Arquitectura, Diseño y Construcción Sustentable y otras dos maestrías.

“De ahí en fuera, la oferta académica en el país se concentra en diplomados y cursos”, indica Gustavo Alanís, presidente del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) y profesor en diferentes universidades en temas de sustentabilidad.

“Quien no entienda la importancia de la sustentabilidad, eventualmente se va a quedar fuera del negocio”, dice Fernando Llamas, director de la uma.

Las pequeñas y medianas empresas ven en la sustentabilidad un diferenciador, asegura Llamas. “La mayoría de nuestros alumnos pertenecen a este sector”, dice. El académico atribuye este cambio a la percepción de un consumidor más educado, que busca productos sustentables.

La limitada oferta académica lleva a que la mayoría de las empresas con interés en ser sustentables capaciten a sus empleados “sobre la marcha”, opina Llamas. “Esto hace que el resultado sea muy variable de empresa en empresa”.

Antes, el perfil de los ejecutivos que ocupaban puestos directivos en áreas de Responsabilidad Social Corporativa y Sustentabilidad solían ser egresados de Comunicación o pertenecían a dichas áreas dentro de la compañía.

Sin embargo, el enfoque cambió. Hoy, las empresas han tomado conciencia de que no es un asunto que se limite a comunicar, sino de jugar un rol como estrategas de negocios.

El cambio de visión sobre la sustentabilidad tiene una lógica financiera, no sólo ambiental.

El Deutsche Bank analizó más de 100 estudios académicos, a partir de los cuales determinó que “el mercado reconoce que (las empresas sustentables) tienen un menor riesgo que las demás compañías” y que “tenían una mayor rentabilidad que aquellas que no lo son”.

Sin embargo, en México este camino apenas comienza, considera Erik Wallsten, director del fondo de empresas sustentables Adobe Capital.

La sustentabilidad debería formar parte del ADN de todas las organizaciones: “No hay una empresa que no dependa, directa o indirectamente, de los recursos naturales”, dice Wallsten.

“La permanencia de cualquier empresa está ligada a esos recursos, entonces la sustentabilidad debe ser vista como parte del negocio”, agrega.

In situ

En 2013, Henkel, una compañía alemana manufacturera de productos químicos comerciales e industriales, dio a conocer su programa ‘Embajadores de sustentabilidad Henkel’.

Esta iniciativa promueve que los colaboradores de la compañía, que son capacitados en temas de sustentabilidad, asistan a escuelas primarias para explicar a los alumnos cómo los individuos pueden contribuir de manera personal con el planeta.

“Se trata de una iniciativa global que involucra desde los más altos funcionarios de la empresa hasta gerentes y personal administrativo”, explica Cynthia Ríos, directora de Comunicación Corporativa para Henkel Latinoamérica. El proyecto es presidido por la vicepresidenta ejecutiva de Recursos Humanos y presidenta del Consejo de Sustentabilidad de Henkel, Kathrin Menges. “Adicionalmente, varios miembros del consejo de administración de Henkel —incluyendo a Kasper Rorsted, presidente general de Henkel— han visitado las escuelas primarias”, añade la ejecutiva.

Desde el lanzamiento del programa, en julio de 2012, al cierre de 2014, la compañía ha capacitado a más de 3,800 colaboradores en 70 países, mismos que ya han presentado el tema a unos 36,000 estudiantes de primaria en 37 países. En México, unos 3,000 niños han recibido el taller y son también ‘Embajadores’ en sus casas.

Para capacitarse como ‘Embajadores de sustentabilidad’, los colaboradores de la firma alemana deben inscribirse en un curso en línea, que está disponible dentro de la Academia Virtual Henkel. La duración depende de cada empleado, pues lo realizan en sus ratos libres.

“Henkel continuará expandiendo el programa, a nivel mundial, durante el resto de 2015 y más”, asegura Ríos.

En busca del Chief Sustainability Officer

Al ser un tema reciente en la agenda empresarial, las compañías siguen estas estrategias:

1. Reclutan egresados de las nuevas licenciaturas, ingeniarías y maestrías en sustentabilidad.

2. Buscan talento de otras empresas con experiencia en estas áreas. Un director de sustentabilidad de una firma global puede ganar más de 150,000 dólares al año.

3. Capacitan a los colaboradores dentro de la empresa. Lo ideal es que sena programas bien estructurados y que den algún reconocimiento oficial como incentivo.

Fuente:http://www.cnnexpansion.com/mi-carrera/2015/12/21/escuelas-para-ser-verde?newscnn1=%5B20160104%5D

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s