Lo público y lo privado en la educación superior en América Latina

Por: Roberto Escalante Semerena

especial_u_mex_03

 

Desde hace por lo menos tres décadas, lo público y lo privado en la educación superior en América Latina se ha convertido en un tema agitado de discusión. Ante el crecimiento exponencial de la educación privada en la región, temas asociados como la certificación de la calidad y la pertinencia social de este tipo de educación han cobrado gran vigencia. La controversia fundamental, por parte de quienes profesan ciertos valores, es que lo privado se considera una violación a lo que la UNESCO ha declarado, en el sentido de considerar a la educación un bien público, un derecho humano y un deber de los Estados. Las instituciones de educación superior (IES) privadas contravienen esos principios y valores fundacionales y, por lo tanto, no resultan adecuadas a lo que las sociedades de la región reclaman.

Lo cierto es que las IES privadas dominan ampliamente el panorama de América Latina y el Caribe. Como puede observarse en el gráfico que se muestra enseguida, en todos los países mencionados, excepto Cuba, por obvias razones y Argentina con una diferencia mínima, las IES privadas dominan, abrumadoramente sobre las entidades públicas. Los casos más sobresalientes son el de México y Brasil en dónde se concentran 5,832 IES privadas contra 1,691 IES públicas. Es decir, las entidades de educación superior públicas apenas representan el 29% de las públicas, en ambos países. En el caso de Chile, en donde las privadas son también mayoría, habría que decir que, de hecho, todas las IES son privadas, si se considera que todas cobran colegiaturas, y altas, por estudiar en ellas.

Las IES privadas son hoy, sin duda, un jugador fundamental en el derrotero de este nivel de educación en la región. Atienden a una cantidad muy importante de estudiantes, y concentran recursos nada despreciables en materia de infraestructura. Por ejemplo, en el 2012, en el caso dela Argentina atendieron el 21% de la matrícula universitaria.

En Colombia, también en 2012, tenían a su cargo la enseñanaza del 46.5% de los jóvenes universitarios. Y en el caso de Chile, en el 2015, la cifra alcanzó el 73.4% de la matrícula universitaria.

Ciertamente en la región, la heterogeneidad es la regla. Y esta regla se aplica más a las IES privadas, aunque las públicas no escapan a esta definición. Y son heterogéneas en muchos ámbitos. Por ejemplo, las IES privadas son organizaciones dedicadas fundamentalmente a la docencia. La investigación y la extensión son actividades limitadas a una cantidad limitada de ellas. Muy pocas hacen investigación y muchas menos, de manera seria, hacen extensión. Y la calidad de su trabajo de enseñanza ha sido muy cuestionado. Por ejemplo, en Ecuador, como resultado de un proceso de evaluación por el organismo acreditador nacional CEACES, 22 universidades, todas ellas privadas, fueron cerradas por no satisfacer los estándares mínimos establecidos por la autoridad educativa. En México, aunque eso no ha ocurrido, se acuño el calificativo “universidad patito” para señalar a aquellas universidades que se sabe son de muy mala calidad académica. Las IES privadas son, además, un pingüe negocio. Nadie ha calculado todavía el valor de ese mercado pero se sabe que existen universidades cuyos ingresos millonarios se reflejan en los también abultados salarios que sus dueños y directivos perciben. Sin embargo, habría que resaltar que el mundo privado de las IES también tiene espacios de mucha calidad que no pueden ser colocadas en la misma canasta que muchas de sus pares.

El mundo público de las IES en la región no está exento de dificultades. Es una falsa creencia suponer que lo público par excellence es garantía de calidad y espacios de frontera del conocimiento. Si bien es cierto que las grandes universidades públicas nacionales (UNAM, Sao Paolo, Buenos Aires y otras), siguen concentrando las capacidades más grandes y más potentes, en términos de docencia, investigación y extensión, en ellas mismas y en muchas más, tal vez, menos fuertes, existen espacios académicos con un franco atraso y que, como en el caso de las universidades privadas, deberían ser cerradas o transformadas completamente.

El mundo público, sin embargo, parece gozar de una mayor pluralidad, que es fundamental en el caso de la educación superior. Podría decir que, en ocasiones hasta se abusa de esa pluralidad, lo que lleva a ineficiencias y malgastos que en los ambientes privados son más cuidados, o menos permitidos.

Como marchan las cosas en América Latina hoy día, la época reciente de expansión del gasto público para invertir en educación superior es probable que se frene. Los cambios acontecidos en Argentina, por ejemplo, presagian tiempos nuevamente difíciles para las universidades nacionales de ese país. En Venezuela, el gobierno ha destruido a las universidades nacionales autónomas. Son entendidas como enemigas del gobierno. En Perú, una nueva ley universitaria, inicialmente concebida para ordenar el mundo privado de la educación superior, ha girado en contra de las universidades públicas.

Todo esto apunta a que la educación privada, que ha crecido enormemente, lo seguirá haciendo. Una estrategia que habrá que desarrollar es de garantizar que lo público que ya exista no disminuya o decrezca en calidad y que lo privado, ya existente y nuevo, lo haga con orden y bajo la garantía de instituciones y políticas estatales que las vigilen.

De lo contrario, no solo lo privado crecerá sino, lo más importante, la exclusión se instaurará como una nueva forma, en la educación superior, de profundizar la desigualdad.

Fuente:http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/lo-publico-y-lo-privado-en-la-educacion-superior-en-america-latina.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s