Informe “Trabajo al servicio del desarrollo humano” llega en el momento oportuno

Trabajo y desarrollo humano

El 14 de diciembre de 2015, el Excmo. Haile Mariam Desalegne, primer ministro de la República Democrática Federal de Etiopía, la Administradora del PNUD, Helen Clark, y yo presentaremos en Addis Abeba el Informe sobre Desarrollo Humano 2015 titulado ¨Trabajo al servicio del Desarrollo Humano¨. Tras este lanzamiento, se sucederán una serie de eventos en todo mundo, en los que se darán a conocer los principales mensajes y conclusiones de este informe.

El momento es de lo más oportuno. El mes pasado, los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron la Agenda para el Desarrollo Sostenible con los de nominados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que buscan poner fin a la pobreza extrema, el hambre, lograr la igualdad de género, la educación de todos los niños, mejorar la salud mundial, etc. antes de 2030. Y el próximo mes tendrá lugar la Cumbre de La Valetta sobre migraciones, a la que seguirán las negociaciones sobre el cambio climático en París, que deben trazar un camino hacia un futuro más sostenible para la humanidad.

Todo ello establece un contexto fundamental para el desarrollo humano y el Informe de este año. El Informe 2015 se centra en el concepto del trabajo, que es intrínseco al desarrollo humano. Pero desde la perspectiva de desarrollo humano, la noción de trabajo es más amplia y más profunda que la del simple empleo. Esta concepción no logra captar muchas actividades que tienen importantes implicaciones para el desarrollo humano, como el trabajo relacionado con el cuidado de personas, el voluntariado y/o el de tipo creativo, como escribir o pintar.

Los vínculos entre el trabajo y el desarrollo humano son sinérgicos. El trabajo mejora el desarrollo humano, proporcionando ingresos y medios de vida, contribuyendo a la reducción de la pobreza y al fortalecimiento de un crecimiento equitativo. También permite a las personas participar plenamente en el conjunto de la sociedad, al tiempo que ofrece un sentido de dignidad y valor. Además, el trabajo que implica el cuidado de los demás contribuye a la cohesión social y al fortalecimiento de los lazos dentro de las familias y las comunidades. Los seres humanos que trabajan juntos no sólo aumentan el bienestar material, sino que también acumulan un amplio cuerpo de conocimientos que es la base de las culturas y civilizaciones. Y cuando todo este trabajo es respetuoso con el medio ambiente, los beneficios se extienden a través de generaciones. En última instancia, el trabajo puede liberar el potencial, la creatividad y el espíritu humano.

Pero no existe una relación automática entre el trabajo y el desarrollo humano, y algunos trabajos, como el forzado, pueden dañarlo por violar los derechos humanos, haciendo añicos la dignidad humana y sacrificando la libertad y la autonomía de las personas. Además, sin las políticas adecuadas, las oportunidades desiguales y recompensas ligadas al trabajo pueden resultar divisorias, perpetuando las desigualdades en la sociedad.

El mundo del trabajo se encuentra en situación de cambio, impulsado por la globalización del trabajo y  la revolución digital, lo que presenta oportunidades, pero al mismo tiempo plantea riesgos. Los beneficios de esta evolución del nuevo mundo del trabajo no se distribuyen por igual, y hay ganadores y perdedores.

Enfrentar los desequilibrios que genera en el trabajo remunerado será un desafío, sobre todo para las mujeres, que se encuentran en desventaja en ambos frentes. La creación de oportunidades de trabajo para las generaciones presentes y futuras requeriría avanzar hacia el trabajo sostenible.

El trabajo puede mejorar el desarrollo humano cuando las políticas amplían las oportunidades para un trabajo productivo, remunerado, satisfactorio y de calidad — mejorando las habilidades y el potencial de los trabajadores y garantizando sus derechos, seguridad y u bienestar—, y cuando se ponen en marcha estrategias específicas que apuntan a determinados temas y grupos de personas.

La ganadora del Premio  Mahbub ul Haq de 2014, Gro Harlem Brundtland, una vez comentó: “El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.” El Informe sobre Desarrollo Humano ha tratado de reforzar ese concepto durante un cuarto de siglo y el Informe sobre Desarrollo Humano 2015 es fiel a ese enfoque.

Foto: aotaro

Este blog ha sido originalmente publicado en la web de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano (HDRO, por sus siglas en inglés). HDRO y la Revista Humanum colaboran habitualmente en la difusión de contenidos sobre desarrollo humano en español.

Fuente:http://www.revistahumanum.org/blog/informe-trabajo-al-servicio-del-desarrollo-humano-llega-en-el-momento-oportuno/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s