Nuestra educación superior

especial_u_mex_03
Por: Ignacio Sánchez

Hoy se ha conocido el resultado de una nueva versión del ranking realizado por Universitas 21, red internacional de universidades que reúne a 25 instituciones del mundo que se destacan por su investigación y docencia innovadora. En la UC, una de las dos universidades de Latinoamérica, se acaba de desarrollar la reunión anual de esta red. El objetivo de esta medición es evaluar la calidad de los sistemas de educación superior (ES) de cincuenta países.

El estudio publicado desde el 2012 incluye a cuatro países latinoamericanos: Argentina, Brasil, México y Chile. La medición incluye cuatro áreas: recursos (inversión en ES, investigación y desarrollo); entorno (diversidad de las instituciones, transparencia, calidad de los datos, participación de la mujer, entre otros); conectividad (estudiantes internacionales, información en la web, opinión de los empleadores), cada una con un 20% de ponderación; y el área de resultados (número y calidad de artículos científicos, junto a matrícula de ES) con un 40% de ponderación. Para elaborar el ranking se utiliza la información oficial de la OCDE, Unesco, de los ministerios de Educación y de Scimago para evaluar las publicaciones científicas.

Este año los resultados reiteraron el liderazgo de Estados Unidos, seguido por Suiza, Dinamarca, Finlandia y Suecia. España y Portugal ocuparon los lugares 24 y 25 respectivamente. Entre los países latinoamericanos, Chile está en el lugar 31, arriba de Argentina (38), Brasil (40) y México (44). En las mediciones por área, nuestro resultado inferior es en la medición de investigación (37) debido a la menor inversión y a la escasa cantidad de proyectos y publicaciones. Esto lamentablemente es una realidad, a pesar del destacado impacto y calidad de nuestras publicaciones al comparar con los países latinoamericanos que nos superan en inversión.

Al considerar la evolución del ranking global desde el 2012, destaca que nuestro país ha ascendido seis puestos (37 al 31), siendo evidente el avance en las áreas de recursos y entorno. Sin embargo, es preocupante constatar que en conectividad y resultados de investigación estamos en una situación de estancamiento, y en algunas áreas, de deterioro.

Los desafíos que tenemos como país incluyen una mayor apertura e internacionalización, junto a mayor conexión al sector productivo, que permita un estímulo a la transferencia tecnológica y creación de valor. De manera especial es necesario potenciar la investigación a través del apoyo a grupos de investigadores de diferentes instituciones, estimular el trabajo colaborativo, asegurando condiciones y equipamiento científico de clase mundial, con un incremento significativo de la inversión de recursos en investigación.

Un estímulo decidido al desarrollo de las Ciencias, Humanidades, Artes, investigación en Educación, transferencia tecnológica y creación de nuevo conocimiento en todas las áreas del saber es lo que nos conducirá a tener el sistema de educación superior que nuestro país anhela. La calidad de la educación debe ser el principal norte y guía de la reforma educacional.

Fuente:http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2015/05/895-630616-9-nuestra-educacion-superior.shtml

Desigualdad de clase, en su nivel más alto en 30 años

La desigualdad entre ricos y pobres alcanzó niveles récord en la mayoría de los países de la OCDE y es aún más alta en las economías emergentes, según un informe que destaca en particular las diferencias entre hombres y mujeres.

La desigualdad entre ricos y pobres alcanzó niveles récord en la mayoría de los países de la OCDE y es aún más alta en las economías emergentes, según un informe de esta organización, que destaca en particular las diferencias entre hombres y mujeres.

Dentro de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, que agrupa a 34 países, el 10% de las personas más ricas tienen ahora ingresos 9.6 veces superiores a los del 10% de las más pobres.

Esa proporción era de 7.1 veces en los años 1980
y de 9.1 veces en los años 2000, según un nuevo informe de la organización publicado este jueves.

Las desigualdades son aún mas fuertes en términos de patrimonio. “Hemos alcanzado un punto crítico. Las desigualdades en los países de OCDE no fueron nunca tan altas desde que las medimos”, declaró el secretario general de la organización, Angel Gurría, al presentar el informe en París, junto con Marianne Thyssen, comisaria europea del Empleo.

“Al no atacar el problema de las desigualdades, los gobiernos debilitan el tejido social de sus países y comprometen su crecimiento económico a largo plazo”, agregó Gurría.

Se estima que el aumento de las desigualdades, entre 1985 y 2005, en los 19 países de la OCDE analizados redujo el crecimiento en 4.7 puntos de porcentaje acumulado entre 1990 y 2010.

Para reducir la desigualdad y estimular el crecimiento, la OCDE recomienda a los gobierno que promuevan la igualdad entre hombres y mujeres en materia de empleo, que amplíen el acceso a empleos más estables y que alienten las inversiones en educación y formación a lo largo de toda la vida activa.

Entre 1995 y 2013, más de la mitad de los empleos creados en los países de la OCDE eran a tiempo parcial, temporales o concernían trabajadores independientes. Más de la mitad de los empleos temporales estaban ocupados por personas de menos de 30 años.

En cuanto a las mujeres, sus probabilidades de ocupar un empleo remunerado son 16% inferiores a las de los hombres, y sus remuneraciones son 15% inferiores a las de los hombres.

Las desigualdades en los países de la OCDE son más marcadas en Chile, México, Turquía, Estados Unidos e Israel, y menos en Dinamarca, Eslovenia, Eslovaquia y Noruega.

Y son aún mayores en los grades países emergentes, pero se están reduciendo en muchos de ellos, en particular en Brasil, señala el informe.

Fuente:http://eleconomista.com.mx/internacional/2015/05/21/desigualdad-entre-ricos-pobres-su-nivel-mas-alto-30-anos

5 ejemplos de empresas sociales

En los últimos años ha crecido en México el interés por el modelo de empresas o negocios sociales. Al ser la ciudad de México sede de la Global Social Business Summit en noviembre de 2014, aún más personas y compañías le prestaron atención a este concepto.

Muhammad Yunus, quien acuñó usó el término en su libro Las empresas sociales, en entrevista con Expok definió a las definió como “empresas sin dividendos que (…) están específicamente diseñadas para resolver problemas, sin tener ninguna intención de ganar dividendos para uno mismo. Después debes tomar ese dinero y reinvertirlo.” Para el economista ganador del Nobel de la paz en nuestro país no existen compañías que entren dentro de este esquema, ya que no se cumple el requisito de reinvertir todas las ganancias en el proyecto.

Sin embargo, otras organizaciones han ampliado el concepto. Por ejemplo, Ashoka define a un emprendedor social como una persona que “busca resolver los problemas sociales más apremiantes” y que usa las estrategias de los negocios tradicionales para lograrlo.

A continuación, te presentamos diez empresas que se acercan a esta segunda definición. Es decir, aunque el creador pueda obtener ganancias, el principal objetivo de estas organizaciones es resolver un problema dentro de una comunidad.

Oliberté:

Imagen via Oliberté

Oliberté es una compañía social que apoya los derechos de los trabajadores en el África Subsahariana. Todos sus prodcutos (bolsas y zapatos) son fabricados en Etiopía con prácticas éticas y ecoloógicas, creando así empleos para mujeres africanas. Además, se trata de la primera empresa que manufactura zapatos que cuenta con un certificado de comercio justo.

Échale a tu casa:

Esta empresa social mexicana es considerada como una de las mejores empresas B del mundo. Su objetivo es mejorar las condiciones de vida de miles de mexicanos que no cuentan con vivienda adecuada mediante la autocostrucción asistida de viviendas, la cual tiene un enfoque ecológico.

Relief Watch:

Imagen via Twitter.com/Reliefwatch

Daniel Yu, creador de esta iniciativa, ganó el premio Premio Príncipe de Gales al mejor empendedor social el año pasado. Su creación es Relief Watch, una empresa social que ayuda a las clínicas en lugares remotos a llevar un mejor control de su inventario mediante un sistema que utiliza teléfonos celulares.

Garbage Clinical Insurance:

Imagen via gcicenter.com

Gamal Albinsaid también fue reconocido por el premio Príncipe de Gales al mejor empresario social. Su proyecto es similar al de Yu, al centrarse en la salud, pero en este caso se enfoca en los pacientes y en resolver su problema de falta de acceso a servicios, con el agregado de que fomenta una cultura de reciclaje, ya que quienes se unen a su sistema de seguro médico pueden vender su basura e intercambiarla por consultas.

Social Bite:

Enlace permanente de imagen incrustada

Social Bite es una empresa social sin fines de lucro ubicada en Reino Unido, que tiene como objetivo ayudar a las personas sin hogar. Para hacerlo, dona el 100% de sus ganancias a una buena causa, pero también emplea a personas que solían ser homeless y provee de alimentos a personas sin techo.

Fuente:http://www.expoknews.com/5-ejemplos-de-empresas-sociales/?omhide=true

El bienestar no se alcanza solo con el crecimiento económico, dice el PNUD

IDHRegional portada

Mientras dos tercios de la población de América Latina y el Caribe viven en condiciones de pobreza y vulnerabilidad, solo uno en cada tres se “preocupa por el dinero” 

El progreso y el bienestar de la gente implican mucho más que “vivir por debajo o por encima de la línea de pobreza”, según los cerca de 30 especialistas, representantes de gobiernos y de parlamentos de 10 países de la región reunidos hoy en Quito en un seminario sobre el “buen vivir” auspiciado por el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y el Gobierno de Ecuador.

Los análisis, discusiones y ejemplos de cómo los países ya están adoptando nuevas formas de entender y medir el bienestar servirán de insumos para el próximo Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016 “Progreso multidimensional: bienestar más allá del ingreso” del PNUD. El informe se concentra en lo que esta “detrás” de la salida de la pobreza y del ascenso de clases medias en la región: las “capacidades y activos” de las personas y hogares como el nivel de educación, tener  casa propia, acceder a la protección social,  y otros “colchones” que eviten que las personas caigan en la pobreza.

“Es crucial redefinir la propia idea del progreso; qué significa vivir bien y cómo la gente ha percibido las trasformaciones en nuestras sociedades ya que el ingreso no lo dice todo,” dijo la Subsecretaria General de la ONU y Directora del PNUD para América Latina y el Caribe Jessica Faieta. “También es fundamental centrarse en las exclusiones, las discriminaciones y las vulnerabilidades que todavía limitan las oportunidades de los y las latinoamericanas: las nuevas políticas públicas tienen que reflejar eso.”

“Cuando hablamos del “buen vivir” pienso en como potenciar las capacidades de todas y todos los ecuatorianos, como mejorar los servicios sociales, ampliando el acceso a los servicios,” dijo Cecilia Vaca Jones, Ministra Coordinadora de Desarrollo Social de Ecuador. ”Y los testimonios mismos de los usuarios nos ayudan a entender y mejor atender a las diversidades a nivel territorial.”

Percepciones del buen vivir – Encuestas realizadas por Gallup entre 2013 y 2014 procesadas y divulgadas hoy por el PNUD dan indicio de la percepción de bienestar entre los latinoamericanos y caribeños.

La mayoría (71%) está tan satisfecha con su nivel de vida y con las cosas que pueden comprar y hacer como los habitantes de la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (la OCDE, conocida como el club de los países ricos).

Asimismo las y los latinoamericanos y caribeños son los más satisfechos con sus rutinas: un 49% de personas que declararon “estar fuertemente de acuerdo” con la expresión “te gusta lo que haces de manera cotidiana”, comparados con 38% en América del Norte, 37% en los países nórdicos y 20% en Asia Oriental como última entre todas las regiones.

Además, en América Latina y el Caribe las personas de mayor edad o menor nivel de educación muestran mayores niveles de preocupación, según los resultados de la encuesta. Mientras que el 44% de la población total mostró preocupación, el porcentaje para la población de 50 años o más fue de un 50% y el de las personas con ocho años o menos de educación formal fue de un 49%.

Las percepciones de hombres y mujeres también son distintas. La encuesta reveló que una mayor proporción de las mujeres (46%) que de los hombres (41%) experimentó  preocupación, y las mujeres revelaron preocuparse un poco más (33%) que los hombres (29%) por el dinero. Además, más mujeres (27%) que hombres (17%) declararon haber sentido tristeza el día anterior.

Además, alrededor de un tercio (31%) de las y los latinoamericanos y caribeños han experimentado preocupación por el dinero. Sin embargo, mientras menor el ingreso mayor la preocupación por dinero. Las personas que más declararon preocuparse por el dinero según su ingreso (39%) fueron las que conforman al 20% más pobre de la población. Asimismo, el grupo más preocupado por el dinero (35%) tiene entre 30 y 49 años.

“Vemos claramente la importancia de ampliar la mirada más allá del ingreso y el crecimiento económico cuando un tercio de la población de la región dice haber experimentado preocupación por el dinero, a pesar de que dos tercios se encuentren en situación de pobreza y vulnerabilidad (respectivamente, el 25% vive con menos de cuatro dólares diarios y el 38% vive justo por en cima de la línea de pobreza con entre cuatro y 10 dólares diarios, un total de 68% según datos del PNUD),” dijo el economista jefe del PNUD para América Latina y el Caribe George Gray Molina.

“El progreso material y la percepción de cambios en la vida cotidiana no siempre coinciden; por ello, estamos aquí en Quito, escuchando de experiencias de vanguardia sobre nociones alternativas de bienestar, como las de Bolivia y Ecuador.”

En las próximas semanas el equipo que prepara el informe recorrerá la región para recoger el testimonio de personas de diversos grupos sociales sobre estos temas para ampliar la  noción de lo que significa vivir una vida deseable, cómo cambian estas percepciones dentro de la misma región, entre los distintos, países, territorios, comunidades, familias e individuos. El Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016 también utilizará estos datos en recomendaciones de políticas públicas.

+++++

Sobre la encuesta Gallup: La información sobre percepciones de bienestar forma parte de la base de datos representativa a nivel nacional de Gallup World Poll, que para efectos de este documento incluye respuestas de más de 19 mil personas de 15 o más años de edad en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Sobre el IDH Regional: Este tercer Informe de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe es una publicación con independencia editorial del PNUD. Este informe está siendo elaborado con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Participan del Consejo Asesor del informe más de 20 autoridades entre ministros, senadores, académicos y los actuales líderes de las principales organizaciones multilaterales de la región.

Fuente:http://www.revistahumanum.org/revista/el-bienestar-no-se-alcanza-solo-con-el-crecimiento-economico-dice-el-pnud/#.VV4EIZVowwk.facebook

Educación superior y falta de movilidad social: ¿Habrá protesta política?

Las personas que tienen una alta educación, pero no reciben una ganancia monetaria equivalente, son más propensas a  atacar el orden social.

Las personas que tienen una alta educación, pero no reciben una ganancia monetaria equivalente, son más propensas a atacar el orden social.

A principios de los años sesenta del siglo pasado, la sociología tenía una noción del desarrollo que contenía la ocurrencia interrelacionada de muchos procesos. El desarrollo suponía el incremento de la participación política, mejores niveles de vida, migración del campo a la ciudad, urbanización acelerada, emergencia de un mercado interno vigoroso,  y un sistema educativo amplio y diverso, con una disminución del analfabetismo correlativa al aumento en los niveles de escolaridad de la población.
Una de las consecuencias del desarrollo, se decía, es estimular la movilidad social y con ello la emergencia de la llamada clase media. El resultado de la rápida movilidad social significaría que los países en vías de desarrollo gozarían de estabilidad política, que al mismo tiempo es una precondición para más desarrollo. La movilidad se apreciaría entre sectores de la economía y en el entramado ocupacional. La movilidad ocupacional ascendente estaría basada en más altos niveles escolares y su resultado sería una mejoría en los ingresos, sueldos y salarios de la gente.

La operación de los cambios sociales, sin embargo, es más compleja, por lo que respecta a la estratificación. Max Weber, mucho antes, había hecho notar que el orden de la estratificación contiene varias dimensiones (e.g. poder, prestigio y dinero) y que si bien pueden estar relacionadas, la posición que se ocupa en una no necesariamente corresponde con una posición semejante en otra. Por ejemplo, la clase política en México goza de poder pero no de prestigio. La movilidad resultante del cambio puede arrojar conjuntos sociales en los que existe discrepancia en las  dimensiones en las que se ubican en la estratificación social.

Y este es un punto importante, retomado por Gerhard Lensky, quien formuló una teoría sobre la inconsistencia (o discrepancia) de estatus. La teoría de la inconsistencia de estatus vino a poner tal característica como una posible condicionante de actitudes y comportamientos políticos. Que desde luego está matizada por el hecho de que distintas combinaciones de estatus producen diferentes respuestas políticas.

El milagro mexicano dejó en el imaginario social que cursar educación superior está relacionado con la movilidad social ascendente y con mejores niveles de vida. Hoy todavía, y justo por la crisis, se piensa que cursar una carrera universitaria promueve la movilidad social a las clases medias con alta capacidad de consumo. Entre los sectores populares, y entre los más pobres, se abriga la esperanza de la movilidad social por la vía de la educación superior. Pero,  con una cobertura de un tercio de jóvenes en este nivel educativo, los estratos de más bajos ingresos son los que están menos representados en la matricula escolar, aún cuando ha habido cierto aumento de quienes vienen de familias de menos de cuatro salarios mínimos. Fuera las desigualdades territoriales, que siguen siendo muy grandes.

Hoy, el modelo de desarrollo basado en la hegemonía del mercado no estimula la movilidad social ascendente como rasgo estructural de la sociedad. Además, la educación superior está profundamente segmentada, por lugar de residencia, por régimen de sostenimiento, capacidades intelectuales de las instituciones, y por clase social de los estudiantes. Tenemos un sistema educativo en el nivel superior que no ha dejado de reproducir la desigualdad. Una buena colocación ocupacional la consiguen, preferentemente, universitarios que forman parte de familias con alto nivel social. También, tenemos un mercado laboral incapaz de crear suficientes puestos de trabajo para los egresados de las universidades, lo cual sí es una característica del modelo de desarrollo seguido por el país en los últimos tiempos.

De vuelta a la teoría de la inconsistencia,  hay una combinación de estatus que me parece importante retomar. Es aquella de quienes tienen una alta educación sin la debida recompensa monetaria. Las personas en esta situación son más propensas a sentir frustraciones y son quienes, con mayor probabilidad, pueden provocar acciones disruptivas del orden social. La más reciente medición del INEGI indicó que cuatro de cada diez desempleados en el país tienen educación media superior o superior y que de 2012 a la fecha el número de personas en esta situación ha crecido. ¿Qué otra cosa se puede esperar de ellos que no sea un profundo enojo con su situación y con el país que les da educación, pero los deja sin trabajo?

Las teorías se cumplen a veces  y a veces no. La teoría de la inconsistencia de estatus señala que personas con muy alta educación y bajos ingresos, o sin remuneración, forman un conglomerado donde las actitudes contra el sistema es  probable que se trasladen a la protesta en el campo político, lo cual tiene muchas condicionantes. Pero, en medio de una situación nacional de tanta violencia y carencia de oportunidades, de falta de sensibilidad y entendimiento de quienes piensan que dirigen el país, hay una buena posibilidad de que la teoría se cumpla. El modelo ya se les agotó.

Humberto Muñoz García

UNAM. Seminario de Educación Superior, IIS. Profesor de la FCPS.

Fuente:http://www.campusmilenio.com.mx/index.php/template/opinion/item/2958-educacion-superior-y-falta-de-movilidad-social-habra-protesta-politica

Gilles Lipovetsky : Siglo XXI, el Siglo de la Educación

Para el filósofo francés, la sociedad del futuro requiere invertir en recursos humanos.

Para el filósofo francés, la sociedad del futuro requiere invertir en recursos humanos.

Para el filósofo francés Gilles Lipovetsky el Siglo XXI es el Siglo de la educación. Y es que, no obstante ser un intelectual liberal dedicado al estudio de la sociedad del consumo, el rostro que nos ofrece es el de un pensador de poca fe por las tecnologías de la información y comunicación. Gilles se reserva al respecto; cree, en todo caso, en un tiempo educativo y de manera moralmente responsable, señala sin ambages: “Pienso que las sociedades del futuro tienen que invertir más en la formación de los maestros”.
Ya en su libro La sociedad de la decepción Lipovetsky había dicho que la Escuela, la institución encargada de producir felicidad, se ha averiado.

Gilles apela, más bien, por una combinación en donde la tradición y la innovación generen un maridaje en busca del bienestar común.
Asimismo, defiende la función presencial del maestro y riñe contra el facilismo del Internet. El rol del profesor es contundente: “es imposible enamorarse de una disciplina únicamente por el  contacto a través de las máquinas”. Y, para la plataforma que sostiene a la Sociedad Red, Lipovetsky es más lapidario al endecharle a los estudiantes su comodidad plagiaria durante la navegación virtual: ellos —los estudiantes—, lo que hacen es “copiar y pegar y les falta espíritu de síntesis, les falta capacidad de sintetizar y les hacen falta grandes referencias”.
Lipovetsky nos habla así de su visión de futuro después de haber recibido el doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad Veracruzana.

Copiar y pegar y falta espíritu de síntesis

—Mencionaste que el siglo XIX es el siglo de la educación ¿Por qué? Me gustaría saber tu argumento.
—Por dos o tres motivos fundamentales. Primero, ahora que vivimos en los tiempos de capitalismo artístico, la oferta comercial es y será cada vez más diversificada; esta oferta exige cualidades de innovación y de creación, y, a su vez, exige formación.
“Hubo formaciones económicas [economías] que se basaban únicamente en la posibilidad de tener una fuerza de trabajo eficaz, mano de obra barata para extraer o fabricar los productos necesarios. Pues bien, estos modelos han caducado.
“Las nuevas tecnologías requieren la formación del personal de las empresas para que se adapten a la competencia mundial, que es cada vez más férrea.

“El mundo que caracterizaban Marx o Engels, por ejemplo, el mundo de los obreros y de la gente que trabajaba en las minas, existe todavía, es cierto; pero los factores que crean valores son distintos. Vamos hacia mercados de sensibilidad, estos mercados exigen creatividad y esta creatividad exige una excelente educación.

“El segundo motivo es que las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación cambian los datos, cambian el juego en materia educativa”.
—Podrías precisar cómo la tecnología está insertas en las dinámicas escolares.
—En los años cincuenta o sesenta, la información era escasa; hoy día cualquier adolescente está a un clic de conseguir toda la información que quiera en Internet. Sin embargo, al hablar con los maestros, uno se da cuenta que el resultado dista mucho de ser satisfactorio porque proceden, de forma general, con un copiar y pegar y les falta espíritu de síntesis, les falta capacidad de sintetizar y les hacen falta grandes referencias. Entonces pienso que entre más fácil sea conseguir la información, más necesario será invertir esfuerzos en lo que antes llamábamos cultura general.

“La cultura general no es para nada una cultura superficial, es lo que ayuda a la mente a poner las cosas en perspectiva. Procedemos demasiado rápido si pensamos que Internet va a revolucionar  todo; por supuesto que va a cambiar muchas cosas (no sé si exista la expresión en español), pero “no hay que tirar al bebé con el agua del baño”. No hay que tirar lo bueno que teníamos antes”.

Economía de innovación requiere formación
Como buen émulo del filósofo Spinoza, toda la obra  de Lipovetsky se centra en esta convicción omnicomprensiva que devora cualquier entorno de la actualidad para entenderlo.
En El crepúsculo del deber sostiene un alegato en defensa de una crítica matizada a los valores emanados de las democracias recientes. Decía, en pleno ascenso de la globalización, que es grande la tentación de asumir la cultura del posdeber —la surgida de la posmodernidad—, como el grado cero de los valores.

Lipovetsky rechaza esos ambientes intelectuales que, fascinados por el catastrofismo, pronosticaban el naufragio social y la deriva irremediable hacia el nihilismo.
En este contexto Lipovetsky muestra su espíritu crítico y no sucumbe ante las mieles del escenario caótico, al revés.
—¿Cuál es, entonces, la relación entre la alta tecnología y los procesos de enseñanza?
—Entre más alta tecnología tengamos en la universidad más vamos a tener que apoyarnos en personal que enmarque, que encuadre todo esto. Los famosos cursos masivos por internet son muy buenos, tienen buenos resultados para la formación continua, permanente, pero para la universidad no. Además, pienso que es imposible enamorarse de una disciplina únicamente por el contacto a través de las máquinas, mucha gente que se enamoró de una disciplina fue resultado del contacto de un maestro, un maestro que le infundió este gusto y le abrió la mirada a cosas nuevas. Pienso que las sociedades del futuro tienen que invertir más en la formación de los maestros.

—Qué hacer entonces, ¿cuál es el desafío de la educación universitaria?
—Tuvimos un periodo amplio en el que pusimos al alumno en el centro del proceso, era necesario para luchar contra modelos autoritarios, pero hemos llegado poco a poco al final de esa etapa; uno se da cuenta que la calidad requiere de la inversión en la calidad humana, es decir, en la calidad del maestro.
“Creo que nos queda mucho por inventar en este siglo en materia educativa. Es cierto que internet aporta muchas cosas buenas y nuevas, pero actualmente no tenemos la llave mágica que nos permita usarlo de manera totalmente adecuada”.

—¿Hay ejemplos en el mundo que podamos seguir?
—Observo también que países desprovistos de riquezas mineras, como Corea del Sur o Singapur, conocen un éxito económico fantástico, son países que han invertido al máximo en la educación, y es comprensible porque las riquezas generalmente provienen del hombre, entonces es difícil imaginar unas economías abiertas, dinámicas, si no podemos contar con una base, un fundamento, un yacimiento humano. Para los hombres, siendo la fuente de esta creación de valor, es muy necesario que su formación sea hecha con sumo cuidado para que sean capaces de crear e innovar.
“Para sintetizar las cosas podemos decir que una economía de innovación requiere formación. Si tenemos una economía relativamente pobre, uno puede contentarse con mano de obra un tanto rústica, sin grandes necesidades de formación; pero, a medida que se desarrolla la economía, la necesidad de formación es cada vez más apremiante y en particular en economías mundializadas”.

Raciel D. Martínez Gómez

Fuente:http://www.campusmilenio.com.mx/index.php/template/reportaje-y-ensayo/entrevistas/item/2956-gilles-lipovetsky-siglo-xxi-el-siglo-de-la-educacion

Confía la OCDE en que reformas den crecimiento

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) confía en que la puesta en marcha de las reformas estructurales, principalmente la educativa, incrementarán en México la tendencia de crecimiento.
Cerro_Estrella_Ciudad-3

“Si estas reformas llegan a implementarse en su totalidad podrían incrementar la tendencia anual de crecimiento del PIB per cápita hasta en un punto porcentual en los próximos 10 años”, estimó Gabriela Ramos, directora de Gabinete de la OCDE y Sherpa del G20.

Al presentar el informe “Políticas prioritarias para fomentar las habilidades y conocimiento de los mexicanos para la productividad y la innovación”, la funcionaria dijo que, para poner en marcha las reformas, se requiere del compromiso político de todos los niveles de Gobierno y de la sociedad.

“Es muy importante que las reformas, particularmente la educativa, sean una prioridad de la sociedad en general y de los diversos niveles de gobierno con una visión de largo plazo”, expresó.

Para la experta, uno de los principales obstáculos para mejorar la productividad del país sigue siendo sus bajos niveles educativos y la formación de capital humano.

Además, abundó, los altos niveles de deserción en el bachillerato; bajos niveles de titulación universitaria, alto nivel de empleo informal y baja inversión en investigación científica, innovación y desarrollo tecnológico.

Se requiere, destacó Ramos, mejorar las habilidades y los conocimientos de los mexicanos para romper el círculo vicioso entre la baja productividad y los bajos niveles y habilidades y destrezas de la población.

Recordó que sólo 4 de cada 10 adultos mexicanos tienen el bachillerato completo, muy por debajo del promedio de los los países de la OCDE, que es de 75 por ciento.

El informe destaca la necesidad de hacer la educación media superior y superior más atractivas y adaptarlas a los intereses y necesidades de los estudiantes.

Publicado en: Reforma
Foto: Cuartoscuro

Fuente:http://www.educacionyculturaaz.com/noticias/confia-la-ocde-en-que-reformas-den-crecimiento