Valores Universales y las Universidades

especial_u_mex_03

Shalom Schwartz, de la universidad Hebrea de Jerusalén, define los valores como metas amplias transsitucionales que varían de importancia y guían las actitudes de las personas y los grupos. Los valores dice en otro de sus artículos forman un círculo continuo motivacional.

De acuerdo a la continuidad circular motivacional de Schwartz hay 19 valores: la tolerancia, la preocupación hacía los demás, la benevolencia, la dependencia, la humildad (que se incluyen en una sección más amplia de auto trascendencia); la conformidad interpersonal, la conformidad a las reglas, la tradición, la seguridad de la sociedad, la seguridad por las reglas (que se incluyen en un área más amplia de conservación). Estas dos, las auto-trascendencia y la conservación corresponden a lo que se puede denominar como enfoque social. Además, existen otros valores que pueden considerarse dentro del enfoque personal: apertura al cambio (pensamiento, acción, estimulación y hedonismo) y poder (recursos, dominancia)

Otras definiciones más tradicionales consideran que los valores universales son el conjunto de características y normas de convivencia del ser humano, y que son consideradas como cualidades positivas y válidas en una época determinada. Sin embargo, es un concepto amplio abierto a las interpretaciones y cada persona, grupo o gremio tiene su propia manera de priorizarlos. Especialmente cuando se presentan situaciones de conflicto entre varios valores universales.

Existen valores universales considerados como tradicionales como pueden ser el respeto, la libertad, la bondad, la justicia, la igualdad, el amor, la responsabilidad, la honradez, la solidaridad, la verdad, la valentía, la amistad, el honor y la paz. El valor de ellos radica, en que en conjunto se cree que contribuyen a mejorar a la sociedad. La mayoría de ellos son comunes en distintas culturas, religiones, incluyendo a quienes no profesan ninguna religión.

Los valores universales se aprenden y desarrollan a través de distintas formas de educación, empezando por la casa (la educación se mama), por la comunidad, los diferentes niveles escolares, los amigos, los líderes políticos, los religiosos, los líderes empresariales, los administrativos y los académicos.

En México, desde hace más de tres décadas se dice que existe una pérdida o una crisis de valores. Se refieren principalmente a los valores tradicionales mencionados previamente.

La mayoría de ellos son evidentes: el respeto a los demás, incluyendo el respeto a los derechos humanos, es algo que no se dá desde las instituciones de gobierno, los congresos, los miembros del poder judicial, ni las instituciones electorales: todas las personas hemos sentido, de alguna manera directa o indirecta, un atropello en diferentes ámbitos desde el trabajo, las gestiones gubernamentales o los procesos electorales; algunos pueden no identificarlos o ser explícitos sobre el cómo se dio esa falta de respeto, pero lo perciben. Los estudiosos lo describen y tanto académicos nacionales como extranjeros no tienen dudas de esa falta de respeto a los ciudadanos de México. Esta falta de respeto sucede de las autoridades político administrativasnhacía los estudiantes, al personal administrativo, a los maestros y a los académicos.

La libertad de pensamiento (que lo comentó recientemente el Dr. Galaz): es un hecho que en nuestro país se ha reprimido y se reprime a quienes se manifiestan, desde la guerra de los cristeros hasta nuestros días: los casos de Acteal, los de Atenco, Tlatlaya, Ayotzinapa, las muertes durante los sesentas, los perseguidos en las universidades durante los ochentas, las asesinatos de perredistas durante el sexenio de Salinas de Gortari, los desaparecidos y muertos durante el sexenio de Fox, durante la guerra de Calderón y durante la administración de Peña. Son solamente algunos ejemplos de lo que ha salido a la luz pública. Nadie sabe, fuera del poder, cuántos casos no llegan a la prensa, por cada evento conocido. La intervención de organismos internacionales y las llamadas de atención de organismos de la ONU a nuestro gobierno han sido constantes. En corto se dice que diversos líderes mundiales, incluyendo al PAPA, directamente o indirectamente están preocupados por la falta de respeto a los derechos humanos en nuestro país. Fenómenos no tan drásticos pero impensables en países con mayor respeto a los derechos humanos todavía suceden también en las universidades. Recientemente, una candidata a miembro del consejo universitario de la Benemérita Universidad de Puebla, contraria al director de la escuela de derecho, fue levantada, golpeada y tirada en un lugar de Morelos.

La igualdad es otro de los derechos que no se tienen en México ni en las universidades. En un reciente estudio realizado en España se observó que un niño nacido en una casa rica tiene ocho veces más oportunidades para ser aceptado en una universidad, que un niño nacido en una casa pobre. España no es de los países con mayor desigualdad, podría estar entre los primeros 30, pero México se encuentra en el último lugar entre los países de la OCDE. Con un índice GINI de 0.74 (donde 0.99 es el de mayor desigualdad), regiones como Chiapas y Oaxaca están arriba de 0.90. Para reducir esa desigualdad, ni el gobierno ni las universidades hacen cosas efectivas. Discursos que nos son congruentes con las acciones y menos con los resultados. La situación de desigualdad de los mexicanos ha aumentado desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

La honestidad otra de las asignaturas pendientes. No sé si la compra de la casa blanca de la primera dama, la casa de Malinalco del Secretario de Hacienda, fueron ilegales, lo que no tengo duda es que existió un conflicto de interés entre un proveedor amigo del presidente Peña Nieto y del Dr. Videgaray y la compra de una casa a nombre de quien recibió el mayor número de concesiones en el estado de México; o el préstamo de ese ciudadano al Secretario de Hacienda. Los moches de los diputados panistas para gestionar recursos a municipios; las relaciones del ex gobernador de Guerrero y el ex presidente municipal de Iguala, ambos del PRD, con malos manejos o con relaciones con el narcotráfico. La riqueza de la Sra. Elba Esther (ejemplo del magisterio) o del Sr. Deschamps (ejemplo para los trabajadores de PEMEX y sindicalistas del país), la riqueza de los hijos de la Sra. Sahagun, y la aceptación cínica del expresidente Calderón del patrocinio de una de las empresas que provocan una ambiente tóxico con implicaciones sanitarias negativas demasiado graves. El presidente Peña Nieto también ha recibido a las transnacionales de las bebidas azucaradas y la comida chatarra para legitimizar su administración y sus acciones en Ayotzinapa. La actitud de los consejeros del INE y el Tribunal Electoral de la Federación, de no ver que el partido verde esta en acciones de campaña con protección de un órgano que debería ser imparcial. Todo eso y más son los valores de honestidad que han sido ignorados por nuestros dirigentes. Ellos son los referentes de los miembros del gabinete (un político pobre es un pobre político, desafortunado mensaje de quien fue el líder del grupo Atlacomulco), y también son los que otorgan, paradójicamente, los certificados de honestidad y pulcritud

Esos referentes son los que tienen las autoridades universitarias, desde el rector hasta los directores, los subdirectores y algunos cuerpos colegiados.

En ese entorno surge la siguiente pregunta, se puede en el ámbito de las universidades mexicanas, apegarse a los valores universales tradicionales? Creo que, aunque es difícil, se puede hacer. Siempre y cuando existan rectores convencidos de las virtudes de los valores universales, y con la valentía y capacidad para persuadir a sus subordinados sobre el estricto seguimiento a los valores universales.

Ese es el mejor aprendizaje que pueden tener los alumnos universitarios en su formación, y la garantía de que se puede facilitar el trabajo académico de calidad, con justicia y respeto a todos los trabajadores. Además, es un gran legado para que en nuestro país esos egresados y futuros gobernantes aprecien y se conduzcan basados en los valores universales.

Fuente:http://red-academica.net/observatorio-academico/2015/03/03/valores-universales-y-las-universidades/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s