Indicadores de inseguridad. Hallazgos de la Encuesta Mundial de Valores

De acuerdo con este estudio de opinión, México es uno de los países más inseguros del mundo. Paradójicamente, la percepción de la población mexicana no concuerda con los datos.

La reciente publicación de los datos de la Encuesta Mundial de Valores (EMV) permite comparar los sentimientos de inseguridad de los mexicanos no solo con respecto a otros países de América Latina sino también con una importante muestra de países a nivel mundial. Los hallazgos apuntan a que, a pesar de tener uno de los niveles más altos de victimización por delitos, robos y venta de drogas en las calles, los mexicanos ocupan un nivel medio en el sentimiento de inseguridad en sus vecindarios.

Comencemos por revisar las respuestas ofrecidas por los entrevistados en los 52 países que están incluidos en la más reciente ronda de la encuesta, realizada entre 2010 y 2014, a la pregunta de si han sido víctimas de algún crimen o delito en los últimos 12 meses (ver el Cuadro 1). Perú y México encabezan el listado de victimización de delitos con 24% y 20%, respectivamente. De hecho, la lista la lideran varios países latinoamericanos, entre los que están también Ecuador, Chile, Uruguay, Colombia y Argentina, con niveles de victimización de entre 16 y 19%. El resto de los países registra proporciones de victimización menores a 16%. El dato para Estados Unidos, por ejemplo, es de 9%; para Corea del Sur, 8%, y para Rusia, 5%. Un grupo de países tan diversos como Alemania, China, Japón, Egipto e Iraq registran 4% de victimización por delitos cada uno. En donde menos delitos se registran, según la encuesta, es en Uzbekistán (1%), Túnez, Qatar, Azerbaiyán y Turquía (con 2% cada uno).

tabla_moreno

Estos datos indican que en México una quinta parte de la población adulta reporta ser víctima del crimen, poco más del doble que en Estados Unidos, 5 veces más que en Egipto, 10 veces más que en Qatar y 20 veces más que en Uzbekistán.

Otro indicador de inseguridad abordado por la EMV se refiere a la frecuencia con la que suceden robos en el vecindario de los entrevistados (ver el Cuadro 2). Considerando la respuesta “muy frecuentemente” para listar a los países de mayor a menor incidencia, México aparece nuevamente en el segundo sitio, con 22%, solo atrás de Egipto, donde se registra 25%. Con excepción de Chile, el resto de los países latinoamericanos son los que siguen en la lista de robos, desde Colombia, con 16%; Ecuador y Argentina, con 15%, y Uruguay y Perú, con 14%. El resto de los países registra porcentajes de incidencia frecuente de robos de 12% o menos. En Estados Unidos se registra 2%, en España, 1%, en Holanda y Alemania, 0%. Hay que recordar que este dato marca solamente el porcentaje de personas que dicen que los robos se dan con mucha frecuencia; el estudio también ofrece respuestas con “algo de frecuencia”.

morneo_2

Otra manera de mirar estos resultados es por medio del porcentaje que dice que los robos se dan con poca o nula frecuencia. Egipto y México refrendan los dos primeros lugares, con 46% y 52%, lejos de la mayoría de los demás países. En ambas naciones, alrededor de la mitad de la población está expuesta a robos en el área donde vive. En contraste, uno de cada veinte entrevistados experimenta esa inseguridad en países como Alemania, Holanda o Japón.

El siguiente indicador es la incidencia de venta de drogas en el vecindario de los entrevistados (ver el Cuadro 3). Nuevamente, Egipto y México se ubican al frente, con 31% y 26% que dicen que esto pasa con mucha frecuencia. India aparece en tercer lugar, con 20%. En cuarto lugar aparece Ecuador, con 18%, y en quinto Uruguay, con 16%, país en donde recientemente se legalizó la producción y venta de mariguana. Estados Unidos se ubica casi a la mitad de la tabla en este indicador, con solo 5% de entrevistados que indica que la venta de drogas en su colonia ocurre con mucha frecuencia. Del otro lado de la tabla aparecen países como Armenia, Japón, Corea del Sur y Yemen, donde ninguno de los entrevistados reporta una alta incidencia de venta de drogas en su lugar de residencia.

moreno_3

Finalmente, la encuesta preguntó a los entrevistados qué tan seguros se sienten en sus vecindarios (ver el Cuadro 4). A este respecto, los datos de la encuesta muestran que pocos son los países en los que al menos la mitad de la población adulta se siente muy segura en el lugar donde vive. Como sería de esperarse, en Qatar y Uzbekistán, donde se registran bajos niveles de victimización, robos y venta de drogas, el sentimiento de seguridad es amplio (85% y 67%, respectivamente), y en un país como Egipto, donde esos mismos indicadores de victimización son altos, la proporción de quienes se sienten muy seguros es baja (6%). Sin embargo, México no entra dentro de este patrón. Los mexicanos se ubican en un punto medio de la tabla de sentimiento de seguridad, a pesar de liderar los tres indicadores de victimización anteriores. La población mexicana se parte a tercios, con uno que se siente muy seguro (30%); otro, algo seguro (37%), y el otro, inseguro (33 por ciento).

morneo_2

Esta es la primera vez que la EMV incluye en su cuestionario preguntas sobre victimización por crimen. La encuesta es un estudio global y los resultados que aquí se presentan provienen de la aplicación de la encuesta en 52 países del orbe entre 2010 y 2014. Los detalles técnicos para cada país, así como para el estudio en general, se pueden consultar en la página <www.worldvaluessurvey.org>.

_____________

ALEJANDRO MORENO es profesor de Ciencia Política en el ITAM y vicepresidente de la Asociación de la Encuesta Mundial de Valores (World Values Survey Association) <@almorenoal>. YURITZI MENDIZÁBAL es licenciada en Ciencia Política por el ITAM.

Fuente:http://estepais.com/site/?p=51751

Cuáles son las mejores ciudades latinoamericanas para invertir

Según dos estudios latinoamericanos, Lima obtuvo el primer puesto en un ranking de las ciudades latinoamericanas más atractivas para la inversión en 2014, seguida por Santiago (Chile), Buenos Aires (Argentina) y San Pablo (Brasil), que cayeron de sus puestos anteriores por sus situaciones económicas.

El año pasado la capital peruana ocupaba el puesto 4, y es probable que este avance se deba en buena parte al crecimiento del 5% de su economía, la concesión de la línea 2 del metro de Lima, los muchos proyectos de infraestructura en la ciudad, y el mayor número de empresas transnacionales y multilatinas que llegaron a la ciudad.

Este estudio, que se presentará esta semana en Medellín, es elaborado desde hace cinco años por la consultora IdN Inteligencia de Negocios (Santiago de Chile) y el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario (Bogotá), informa El Comercio.

En él, se comparan 51 ciudades y se miden sus poderes de compra, dinamismo económico, potencial de financiamiento, reputación de negocios, capital humano y confort urbano. Para elaborar el indicador de reputación para negocios se consulta información de otros rankings, a hombres de negocios del continente, Google Business, el portal Alexa y el calendario de cada país para ferias y eventos internacionales.

“Se ha mantenido una política de Estado en los últimos cinco gobiernos de respeto a las reglas para una economía sana, con prudencia fiscal y libertad para hacer negocios. Somos un país confiable a largo plazo”, declaró Alfonso García Miró, presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep).

Los efectos de esta decisión se pueden ver en los puestos de los ránkings anteriores: en 2010, Lima estaba ocupaba el 9; en 2011, el 7; en 2012, el 4; y en 2013, aunque aumentó mucho sus valores e índices, se mantuvo en el puesto 4, publica Infobae.com.

Sin embargo, esto no significa que Lima no cuente con problemas: a diferencia de otras ciudades con un puesto alto en el ranking, no tiene una oficina propia para la atracción de inversiones, salvo la agencia Pro Inversión, que lo hace en todo el país.

Otros motivos que frenan la inversión son la exigencia de muchos permisos, burocracia y falta de infraestructura para el turismo, según Rolando Arellano y Gustavo Rizo Patrón, presidentes deArellano Márketing y la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI Perú), respectivamente. Sin embargo, afirman que la noticia del puesto alcanzado en el ranking puede alentar soluciones.

Índice de reputación de negocios 2014 (sobre un máximo de 100 puntos):
1- Lima (Perú): 76,6 puntos.
2- Santiago (Chile): 75,3 puntos.
3- Buenos Aires (Argentina): 74,3 puntos.
4- San Pablo (Brasil): 73 puntos.
5- Bogotá (Colombia): 68,8 puntos.
6- Ciudad de México (México): 65,6 puntos.
7- Medellín (Colombia): 50,1 puntos.
8- Río de Janeiro (Brasil): 46,2 puntos.
9- Montevideo (Uruguay): 45,4 puntos.
10- Ciudad de Panamá (Panamá): 44,8 puntos.
11- Guadalajara (México): 44,3 puntos.
12- Monterrey (México): 41,9 puntos.
13- Quito (Ecuador): 40,5 puntos.
14- Córdoba (Argentina): 39,3 puntos.
15- Guayaquil (Ecuador): 38,4 puntos.
16- Cali (Colombia): 36 puntos.
17- Brasilia (Brasil): 36 puntos.
18- Mendoza (Argentina): 35,6 puntos.
19- Recife (Brasil): 33,8 puntos.
20- Caracas (Venezuela): 33,2 puntos.

Fuente:http://www.iprofesional.com/notas/186649-Cules-son-las-mejores-ciudades-latinoamericanas-para-invertir

¿Estamos preparados para la próxima crisis?

Foto de Geraint Rowland

En los últimos meses, los pronósticos de crecimiento económico para América Latina y el Caribe (ALC) se han revisado a la baja, es decir, los analistas económicos prevén que, en promedio, la región crecerá menos a lo esperado en 2014 y posiblemente 2015. ¿Cómo afectará esto la creación de empleo? ¿Y el desempleo? ¿Tenemos políticas y programas públicos preparados para apoyar a los trabajadores ante una eventual crisis económica?

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronostican que nuestra región crecerá este 2014 en torno al 2.6% (2.5%, según el informe Perspectivas económicas: Las Américas del FMI y un 2.7% según el Balance Económico Actualizado de América Latina y el Caribe 2013 de CEPAL). Ambas instituciones prevén una desaceleración respecto a los años anteriores (4,5% en 2011, 3% en 2012, y 2,75% en 2013). ¿Cómo se refleja esto en el mercado laboral? Los dos informes coinciden en que se generan menos empleos en la región. Las empresas están contratando menos trabajadores que en años anteriores. Sin embargo, las tasas de desempleo promedio de la región se mantienen en niveles muy bajos. ¿Cómo se explica esto? Se debe a que esta reducción en la creación de empleo vino acompañada de una menor tasa de participación laboral (es decir, trabajadores que estaban ocupados o desocupados y decidieron salirse del mercado laboral, pasando a considerarse como “inactivos”). Por eso, el desempleo no ha aumentado. Por ahora.

Pero en la región, incluso en condiciones relativamente buenas, con crecimiento bajo pero positivo, existe una alta vulnerabilidad a la pérdida del empleo. Si bien la tasa de desempleo es baja (7%) y la duración del desempleo también lo es (solo un 16,2% lleva sin trabajo más de un año), el riesgo de quedar desempleado es alto. Y es mayor para los trabajadores informales que para los formales. En este contexto, la región no cuenta con sistemas integrales que, por un lado, protejan a los trabajadores de riesgos como la pérdida de empleo y, por otro, fomenten su empleabilidad presente y futura:

  • Actualmente, solo ocho países de la región cuentan con un seguro de desempleo. En el resto, la única protección de los trabajadores ante el desempleo son las regulaciones laborales (como las indemnizaciones por despido). Ambos instrumentos benefician únicamente a los trabajadores asalariados formales, y dejan fuera a ese 55,3% de trabajadores informales (asalariados o independientes) en la región (Bosch, Melguizo y Pages, 2013).
  • Por otro lado, los países están avanzando en mejorar los servicios de orientación e inserción laboral a través de servicios públicos de empleo, aunque por ahora con una cobertura muy baja. Y si bien la mayoría de los países cuentan con institutos nacionales de capacitación con grandes presupuestos, lo que ofrecen no siempre está alineado con las demandas del sector productivo.

Los instrumentos mencionados arriba son permanentes, que la población elegible puede utilizar cuando los necesita. Sin embargo, como muchos trabajadores no acceden a un seguro de desempleo y/o indemnización, los gobiernos muchas veces recurren a instrumentos coyunturales, como los trabajos públicos o los programas de empleo temporal. Desafortunadamente, la evidencia muestra que estos programas son efectivos para mantener el consumo de la gente ante una crisis, pero no mejoran sus probabilidades de conseguir empleo al finalizar el programa (Hernani y otros, 2011). Además, si estos programas no se encuentran ya diseñados, listos para ser implementados ante una crisis, pueden llegar tarde, cuando la crisis ya pasó.

Así pues, ¿estamos preparados para la próxima crisis? Mi respuesta es que no. La región no cuenta con instrumentos prediseñados que permitan llegar rápidamente a un número significativo de trabajadores y familias que pierdan su empleo. Si, finalmente, las economías de nuestros países se enfrían,habremos desperdiciado un periodo de bonanza que podríamos haber aprovechado para invertir en las habilidades de los trabajadores (y reducir así el riesgo de que pierdan su empleo ante una crisis) para mejorar instrumentos existentes o diseñar otros nuevos que suavicen el impacto de la crisis a quienes sí pierdan su empleo.

Fuente:http://ht.ly/xWAAf

Salvar al planeta no mata a la economía

climate change

Nate Silver tuvo muchos problemas cuando escogió nada menos que a Roger Pielke Jr. para escribir sobre el ambiente para su nuevo sitio de internet, FiveThirtyEight. El Sr. Pielke, profesor de la Universidad de Colorado, es considerado entre los científicos del clima como un “trol preocupado”; alguien que pretende tener una mentalidad abierta pero que de hecho está comprometido con socavar el caso a favor de los límites a las emisiones en toda forma posible.

¿Pero es esto justo?

Bueno, me complace informar que el Sr. Pielke escribió recientemente una carta para el editor del Financial Times sobre la economía de los límites a las emisiones (algo de lo que sé bastante) que confirma abundantemente su mala reputación.

Mejor aún, la carta ofreció un momento de enseñanza, una oportunidad para explicar por qué las afirmaciones de que no podemos limitar las emisiones sin destruir el crecimiento económico son un disparate.

De acuerdo con el Sr. Pielke: “Las emisiones de carbono son resultado del crecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB) y de tecnologías de consumo y producción de energía. Más precisamente, esta relación es llamada Identidad de Kaya, en honor a Yoichi Kaya, el científico japonés que lo propuso por primera vez en la década de 1980. Por tanto, por definición, un ‘límite al carbono’ necesariamente significa que un gobierno está comprometiéndose al cese del crecimiento económico o al avance sistemático de la innovación tecnológica en sistemas de energía bajo un programa predecible, de tal forma que el crecimiento económico no sea limitado. Dado que frenar el crecimiento económico no es opción, ni en China ni en ninguna parte, y dado que la innovación tecnológica no ocurre por mandato, en la práctica no hay nada como un límite al carbono”.

De hecho, esto es casi maravilloso, en la misma forma que lo es golpear la cabeza contra la mesa. El Sr. Pielke no está afirmando que en la práctica sea difícil limitar las emisiones sin frenar el crecimiento económico; está sosteniendo que es lógicamente imposible. Entonces, hablemos de por qué esto es una estupidez.

Sí, las emisiones reflejan el tamaño de la economía y las tecnologías disponibles.

Pero también reflejan decisiones: decisiones sobre qué consumir y cómo producirlo; decisiones sobre qué tecnologías energéticas usar entre un número existente. Estas decisiones, a su vez, están fuertemente afectadas por incentivos: si cambiamos los incentivos podemos cambiar enormemente la cantidad de emisiones asociadas con una cantidad determinada de PIB real.

Tomemos el caso de las emisiones de los autos, un ejemplo con el que todos estamos bien familiarizados. En una economía rica, la gente quiere moverse de un lado a otro. Pero algunos podrían usar el transporte público si su precio y cantidad fueran correctos; la gente podría conducir autos de uso eficiente de combustible en lugar de grandes vehículos deportivos; podrían usar diesel, o manejar vehículos híbridos. Todas estas opciones impondrían ciertos costos, y reducirían el ingreso real en cierto grado, pero el efecto no sería ni remotamente que el PIB real cayera uno a uno con las emisiones.
Casualmente, por cierto, que el recrudecimiento de los estándares de rendimiento de combustible ordenados por la administración Obama es, bajo algunas métricas, una medida tan importante como sus regulaciones recientes a las plantas de electricidad. No obstante, la política hacia las plantas de electricidad es lo que aparece en las noticias, y lo que motiva la carta del Sr. Pielke. ¿Dónde están las decisiones en este caso?

En todas partes, es la respuesta. El consumo de electricidad no tiene una relación fija con el PIB: se pueden tomar muchas decisiones sobre cosas como aislamiento y diseño de fabricación. Aún más importante, hay muchas formas de generar electricidad: carbón, energía nuclear, energía hídrica, viento, sol, y las alternativas para el carbón son más competitivas que nunca. Eso no significa que reducir las emisiones no tenga costo pero, otra vez, la idea de que por ejemplo 30 por ciento de caída en emisiones requiera una caída de 30 por ciento en el PIB es ridícula.

Permítanme agregar, de paso, que la falacia del Sr. Pielke (la noción de que existe una relación rígida entre crecimiento y contaminación) es compartida por algunos de la izquierda, quienes creen que salvar el planeta significa que se debe poner fin al crecimiento económico. Lo que realmente necesitamos es un cambio en la forma de crecimiento, y eso es exactamente el tipo de cosas para las que son buenos los mercados, si los precios son correctos.

Fuente:http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/salvar-al-planeta-no-mata-economia.html

Las universidades del futuro deberán ser más flexibles

educación

Empleabilidad y desarrollo profesional de los egresados es lo que los estudiantes del mundo esperan de la educación media y superior en el futuro, esto de acuerdo a una encuesta realizada por Laureate Education entre más de 20 mil estudiantes de los primeros semestres de distintas carreras.

Uno de los datos más sobresalientes es que el 61 por ciento de los estudiantes cree que la mayoría de los programas ofrecidos por las universidades del futuro estarán diseñados por expertos de la industria. Por ejemplo, según la Universidad del Valle de México (UVM), arriba del 80 por ciento de los académicos que ahí imparten conocimientos, tienen un trabajo en contacto con el mundo laboral.

“Eso responde a las expectativas de los chicos”, dijo Mercedes Poiré, directora del Centro de Opinión Pública UVM.

Una de las grandes demandas de los chicos es la experiencia profesional, “el reto de las universidades es introducir prácticas profesionales con mecanismos redondos, algunos de los chicos mencionan que podría ser un programa de carrera 50 por ciento clase y 50 por ciento en la industria, encontrar espacios para insertarlos a las empresas”, dijo la ejecutiva.

La universidad, que está dentro de la red de Laureate International, también ha hecho esfuerzos para acercar a los alumnos hacia el mundo empresarial, por un lado, el horario de todas sus carreras a partir del quinto semestre, está diseñado para que los estudiantes puedan empezar a trabajar.

Con esto, se comienza a responder a sus necesidades, como la flexibilidad de horario, donde el 52 por ciento de los estudiantes entrevistados cree que se darán 24 horas al día, “esto habla de una expectativa de romper con los paradigmas y esquemas de instrucción actuales con carreras ejecutivas”, señaló.

La tecnología, es algo que también demandan los estudiantes encuestados, el 43 por ciento cree que proveerá contenido en línea gratis para casi todos sus cursos, 59 por ciento cree que se usarán las plataformas de medios sociales para aprender y enseñar, y el 68 por ciento cree que las universidades en el futuro contarán con bibliotecas gratuitas en línea, para facilitar la consulta de materiales.

“Este estudio es la perspectiva que esperan los estudiantes en 15 años, sin embargo, el reto más grande de las universidades como conjunto es cómo hacer accesible la educación a diferentes sectores de la sociedad y la flexibilidad de horarios para ello”, explicó Poiré.

Fuente:http://www.elfinanciero.com.mx/power-tools/las-universidades-del-futuro-deberan-ser-mas-flexibles.html

México necesita mano de obra calificada y competitiva

México es el país más competitivo para hacer negocios por sus bajos costos, pero debe alejarse de la etiqueta de “barato” y buscar mayores calificaciones en el sector humano, de acuerdo con la consultora KPMG.

Según la guía Alternativas Competitivas 2014 de KPMG, México tiene costos para la industria 18.7% menores respecto a Estados Unidos, país que se tomó como referencia para el estudio, que compara 26 componentes del costo y otros factores de competitividad para hacer negocios en más de 100 ciudades, en 10 países.

Aunque en un principio, los bajos costos parecen positivos, no debe alargarse en el tiempo. “Alejarnos de esa etiqueta de barata nos permitirá obtener mejores ingresos por una mano de obra calificada y nuestra competitividad se sustentará en otros factores”, dijo Luis Ricardo Rodríguez, socio de ubicación y expansión de negocios de KPMG en México. “A largo plazo, deberíamos de aspirar a ser un país con mano de obra calificada y competitiva”, añadió.

Los resultados del estudio sitúan a México como la región con los salarios más bajos en el sector manufacturero y en el de servicios, seguido por Reino Unido, Canadá e Italia.

“La competitividad de nuestro país se sustenta principalmente en la mano de obra”, dijo Rodríguez. “Para ciertas operaciones, ésta pudiera representar de 40 hasta 70% en cierto tipo de manufactura de productos”.

CLASIFICACIONES E ÍNDICES DE COSTOS DE LOS PAÍSES PRESENTADOS
(Enumerados de menor a mayor costo en relación con Estados Unidos, base de referencia)
CLASIFICACIÓN 2014 PAÍS ÍNDICE DE COSTOS 2014 PORCENTAJE DEL COSTO VENTAJA-DESVENTAJA
Mercado de alto crecimiento
1 México 81.3 18.7%
Mercados maduros
2 Canadá 92.8 7.2%
3 Países Bajos 94.5 5.5%
4 Reino Unido 94.6 5.4%
5 Francia 97.4 2.6%
6 Italia 98.8 1.2%
7 Japón 99.2 0.8%
8 Australia 99.3 0.7%
9 Estados Unidos 100.0
10 Alemania 100.9 -0.9%
Los costos para hacer negocios se expresan como índice, siendo el índice de referencia el de Estados Unidos (100.0). Un índice de costos menor a 100 indica costos más bajos que en Estados Unidos, y un índice mayor a 100, mayores costos. Por ejemplo, un índice de 95.0 representa una ventaja en costos de 5.0% en relación con Estados Unidos.
FUENTE: KPMG

La competitividad es importante porque incrementa las posibilidades de ser más o menos atractivo para el inversionista extranjero. “El estudio presenta información interesante en cuanto a lo que se refiere a buscar negocio, pero también es útil para conocer las áreas de mejora o las áreas donde se debe trabajar”, dijo.

Rodríguez afirmó que ningún país desearía sustentar su competitividad en la mano de obra, ya que a medida que crece el influjo de inversión extranjera y crece la economía, esto debería tener un impacto positivo en las percepciones económicas de la población.

La guía Alternativas Competitivas 2014 ofrece también una comparación independiente de las localidades de negocios internacionales en más de 100 ciudades situadas alrededor del mundo. En el listado destaca la ciudad de México como el lugar en el que se requieren menores costos operativos.

Fuente:http://eleconomista.com.mx/industrias/2014/06/13/mexico-necesita-mano-obra-calificada-competitiva

Jóvenes de 14 a 24 años sufren el desempleo al doble: experto

desempleo_mediaLa tasa de desempleo entre jóvenes de 14 a 24 años duplica la del resto de la población, lo cual los convierte en el sector que más ha soportado el peso de la crisis, señaló Eduardo Loría Díaz de Guzmán, coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Añadió que en esta franja de la población se triplica la cifra de desempleo que sufren los mayores de 25 años, y enfrentan muchas dificultades para insertarse y mantenerse en el mercado laboral, lo cual podría elevar las probabilidades de inestabilidad política y social en el mundo.

El académico explicó que los jóvenes deciden insertarse en el mercado laboral a cambio de una percepción mínima si la consideran suficiente para sacrificar su tiempo de ocio, concepto conocido como salario de reserva.

Si son de clase media o media alta, con nivel educativo superior y experiencia laboral, esperarán mayor pago. Si no tienen preparación, provienen de estratos socioeconómicos bajos y carecen de experiencia, su expectativa será más baja, detalló.

Loría aseguró que existe desajuste entre lo que ofrecen las empresas y las expectativas de este segmento, lo que podría explicar las tasas altas de desempleo entre los jóvenes. Este mismo elemento influye en el hecho de que 25 de cada 100 jóvenes no trabajan ni buscan una plaza, pues han perdido expectativas en el mercado laboral por los salarios ofrecidos o por no lograr integrarse con éxito.

El académico universitario expuso que los individuos con primaria incompleta o menor nivel educativo tienen más oportunidades de empleo en puestos precarios. El mayor porcentaje de desocupados se concentra en quienes tienen preparación media superior o superior.

En volumen, los que provienen de estratos socioeconómicos más bajos reportan menor tasa de desocupación. En comparación, los de nivel más elevado representan mayor proporción, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.

En general, su ingreso y salida del mercado laboral es muy común. Además, expuso, al comparar datos de establecimientos formales e informales, se encontró que los menores de 24 años y los mayores de 60 laboran en la informalidad. Los más pobres, con menos preparación y sin experiencia son quienes en mayor proporción obtienen empleos con los sueldos más bajos y en condiciones precarias.

Fuente:http://www.jornada.unam.mx/2014/06/14/sociedad/039n1soc

4 predicciones sobre el futuro de los negocios sustentables

La sustentabilidad no siempre ha significado lo mismo para las empresas. Antes se trataba de un asunto menor, del que que solo se fijaban los analistas se riesgo y quieres querían recortar costos o evitar problemas legales. Actualmente, se trata de un tema importante pero poco explorado, que puede generar valor para la marca, innovación y nuevos canales de ganancias.

En este contexto, Dimitar Vlahov, director de desarrollo de contenido de la red global Sustainable Brands Worldwide ofrece cuatro tendencias sobre el futuro de la sustentabilidad corporativa:

1. Usar la cadena de valor para creación de valor compartido:

natura ekos
En la última décadas, las grandes empresas se han ocupado más en analizar su cadena de valor para conocer riesgos ambientales y sociales. Como consecuencia, su responsabilidad de ha expandido hacia la relación con proveedores. Pero más allá de esto, las compañías ya no solo buscan riesgos escondidos, sino oportunidades de crear valor compartido mediante sociedades, innovación y modelos donde se comparten los costos y beneficios.

Por ejemplo, Mondelez International (gigante de alimentos y bebidas), invirtió 200 millones de dólares en su programa “Coffee Made Happy”, el cual ayuda a agricultores del café a mejorar las condiciones de producción, así como sus habilidades de negocio. Por su parte,Natura apoya a comunidades amazónicas al contratarlas como proveedores de su línea Ekos.

2. Datos más inteligentes y más personales:

termostato inteligente
Históricamente, los insights sobre el mercado y los consumidores se obtenían por medio de técnicas cuantitativas muy generales, y estudios segmentados. Pero estas técnicas no han moldeado efectivamente las actitudes y comportamientos de los consumidores respecto a los temas de sustentabilidad.

Este tipo de estadísticas todavía son las más usadas, pero las marcas están descubriendo el valor de complementarlas con avances sociales y científicos y de métodos cualitativos como la investigación etnográfica y las entrevistas empáticas. Un ejemplo es el proyecto Climate Meme, que estudia cómo se comparten los memes e ideas que tienen relación con el cambio climático, para entender cómo impulsar a las personas a involucrarse con el tema.

Además de esto, también está emergiendo la tendencia de medir data altamente individual, gracias a avances técnicos que permiten compilar y medir datos relacionados con la salud, el ambiente, las acciones diarias y decisiones de compra de individuos. Esto permitirá que las empresas tengan una oferta personalizable.

Por ejemplo, el termostato “inteligente” Nest se aprende los horarios de su dueño y se programa de acuerdo a esto. La empresa ya anunció un programa mediante el cual los desarrolladores pueden usar su sistema, para que otros objetos del hogar se conecten.

3. La innovación tendrá como objetivo “cerrar el circuito”:

Desso ciclo de vidaHace tan solo unos años, ni siquiera los líderes corporativos más avanzados sabían cómo determinar adecuadamente el impacto ambiental de sus productos en toda su vida útil. Ahora, la técnica del análisis del ciclo de vida permite determinar los impactos ambientales en todas las etapas del ciclo de vida de un producto.

Algunas empresas también están buscando “cerrar el ciclo” y mantener los materiales, energía y desechos en un ciclo continuo. Esto está cambiando los sistemas de diseño, distribución y desecho, generando un nuevo modelo de negocios.

Un ejemplo es la empresa de alfombras Desso, la cual ha trabajado con uno de sus proveedores para desarrollar la capacidad de reciclado continuo de la lana usada en sus productos. Y Novelis, fabricante de aluminio, lanzó una sábana de aluminio creada con un mínimo de 90% de material reciclado, proveniente de latas.

4. Recursos humanos y sustentabilidad trabajando juntos:

programa de microcréditos HP

Antes, involucrar a los empleados en la sustentabilidad era el trabajo de voluntarios, quienes trabajaban por medio de equipos verdes y eventos de conciencia ambiental. Ahora, la sustentabilidad está mejor integrada en la cultura de la empresa y a puestos de trabajo específicos.

Además, las empresas han notado que la sustentabilidad corporativa tiene un gran impacto positivo en las métricas de recursos humanos, como la satisfacción de los empleados, el reclutamiento y la retención a largo plazo. Como resultado, los líderes de ambos departamentos se están uniendo para crear metas conjuntas.

Por ejemplo, el programa Matter to a Million de HP da 25 dólares de crédito a los empleados para que estos a su vez se lo den como préstamo a emprendedores que forman parte de la plataforma en línea Kiva. Más de 86 mil empleados han participado, y la empresa ha recibido retroalimentación positiva.

Estas tendencias ya son una realidad, y en un mundo donde los recursos son cada vez más escasos, las empresas que las aprovechen no solo sobrevivirán, sino que prosperarán.

Fuente:
FastCompany

http://www.expoknews.com/4-predicciones-sobre-el-futuro-de-los-negocios-sustentables/