EL ALTO COSTO DEL SOBREPESO

920_indigonomics_sobrepeso_0Aunque nos avergüence aceptarlo, México es el país con mayor cantidad de personas con sobrepeso, y eso le pasa la factura a nuestra economía.

El sobrepeso y obesidad causan un alto gasto público en atención médica, pérdida de productividad y mortalidad prematura.

Los índices de sobrepeso y obesidad se han triplicado desde los registros de 1980, en donde hoy en día, de cada 10 mexicanos, siete tienen unos kilos de más, lo que significa un 39.5 por  ciento de la población con sobrepeso y un 31.7 por ciento de la población con obesidad.

Cabe recalcar que hay diferencias entre obesidad y sobrepeso. Se les considera con sobrepeso a aquellas personas que tengan alrededor de unos 5 kilos de más, lo que sería aproximadamente un índice de masa corporal de 25 hasta los 30, mientras que una persona es considerada obesa cuando su índice de masa corporal es mayor a los 30.

Por lo que no es lo mismo aquella persona un poco pasada de peso por algunos 6 kilos, a una persona obesa con 20 kilos arriba de su peso ideal.

Enfermos por inactivos

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud de Estados Unidos, esto hace que ese país siga siendo el que tiene mayor cantidad de obesos en el mundo. Mientras que México es el país dentro de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) con mayor cantidad de obesos y de personas con sobrepeso en conjunto.

El saber que México no es la nación con mayor índice de obesidad, no nos exenta de problemas. Nuestra mala alimentación es el factor principal que causa este tipo de consecuencias.

Actualmente somos el país con mayor consumo de refrescos en el mundo, con un promedio de 163 litros por persona al año.

También tenemos la mala costumbre de consumir alimentos con una gran concentración calórica, debido a los productos de cocina exprés, los alimentos procesados y los servicios de comida rápida. De la misma manera, la ociosidad es muy común en México, pues en su mayoría, la población no se ejercita.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), 6 de cada 10 personas no practican alguna actividad física; un 36 por ciento de los hombres no procuran el deporte, y en las mujeres hay un 38 por ciento de inactividad.

“Más de la mitad de los adultos observa una actividad insuficiente. En las grandes ciudades, la inactividad es un problema aún mayor. La urbanización ha creado factores ambientales que desalientan a cualquiera a dejar sus sillas de trabajo”, refiere la OMS en un reporte sobre el tema.

De la misma manera, tenemos como país el récord de mayor índice de obesidad infantil, en donde 1 de cada 4 infantes es un niño obeso.

Una persona severamente obesa es propensa a morir aproximadamente 8 años más pronto que una persona con el peso ideal respecto a su edad y estatura.

La obesidad contribuye a la posibilidad de padecer algún tipo de enfermedad. En México, 8 de cada 10 muertes son ocasionadas por una Enfermedad Crónica No Transmisible (ECNT); un 13 por ciento de estas enfermedades son por diabetes, y un 14 por ciento por algún tipo de cáncer, y ambas son consecuencia directa e indirecta de la obesidad.

Economía adolorida

El problema de la obesidad no es simplemente un factor de salud, ni mucho menos estético, es una problemática que afecta negativamente a la economía del país.

México ocupa actualmente el sexto lugar a nivel mundial en diabetes y todo indica que vamos escalando lugares conforme pasan los años. Cada par de horas, cinco personas fallecen por algún tipo de diabetes.

México gasta 7 mil millones de dólares anuales para tratar la diabetes, y se estima que esta cifra se duplicará para el 2020. Por cada 100 pesos utilizados en las instituciones de salud privadas y públicas, se dirigen 52 pesos directo a la diabetes.

Por mencionar algunas instituciones, para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el impacto específico que se dedica a tratar la diabetes es de 30 pesos por cada 100 utilizados, lo que significa un costo anual de alrededor de los 452 millones de dólares.

Mientras que el  Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) estima un costo anual de 7 pesos a la diabetes por cada 100 de operación.

El verdadero problema económico no recae en los costos directos para tratar la diabetes, sino todo lo que repercute en las consideraciones sobre el costo indirecto.

En promedio, de la cantidad total que se utiliza, solo un 30 por ciento se destina a la atención médica, mientras que un 70 por ciento es destinado a la pérdida de productividad y mortalidad prematura.

Los empleados que son temporalmente discapacitados debido a problemas de diabetes, son un costo muy alto para la sociedad, pues no solo afecta lo que las instituciones gastan, sino que también retrasan la producción empresarial.

La Federación Internacional de Diabetes (IDF) muestra algunos datos preocupantes para la situación mexicana con respecto a la obesidad y sus consecuencias.

Más de 371 millones de personas en el mundo tienen diabetes, y se estima que para el 2030 esta cifra habrá crecido hasta los 552 millones.

No solamente el estimado de vida de una persona con diabetes disminuye, sino que su calidad de vida también lo hace, y la mitad de las personas con diabetes no están consientes de su condición hasta que es demasiado tarde.

Por otra parte, al año 78 mil niños desarrollan diabetes tipo 1; la mayoría de las personas con diabetes tiene entre 40 y 59 años de edad, y la mitad de las muertes por esta enfermedad ocurre en las personas menores a los 60 años.

El gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Salud, tiene la responsabilidad de promover una estrategia para cambiar la alimentación de la población, pues en las sociedades más pobres no se consumen frutas y la presencia de verduras es casi nula, pero nunca falta la comida chatarra y un buen refresco para acompañar.

 Fuente: http://www.reporteindigo.com/indigonomics/el-alto-costo-del-sobrepeso

Advertisements

LA CORRUPCIÓN NO ES EXCLUSIVA DE UNA CLASE SOCIAL

920_corrupcion_p22Diversos estudios concluyen que la corrupción limita el crecimiento económico y obstruye el desarrollo. Genera tal desconfianza en la relación entre individuos, que vuelve poco competitivas a las economías, entorpece la actividad gubernamental y reduce las posibilidades de bienestar.

La corrupción no es exclusiva de una clase social, las afecta a todas. Algunas de ellas por sus características socioeconómicas son más vulnerables a este flagelo. Mientras que en algunos casos se trata de un impuesto regresivo que se puede absorber, para las clases media y baja por ejemplo, implica el riesgo de disminuir de estrato social y la posibilidad de caer en condición de pobreza o pobreza extrema.

El pasado mes de junio, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó su informe sobre clases medias en México. El documento señala que este sector de la población creció 4% durante la primera década del siglo XXI, al pasar del 38.4% de los hogares mexicanos en 2000 al 42.4% en 2010.

En su momento los datos resultaron alentadores, pues plantearon las posibles directrices del debate que la opinión pública podría seguir en un intento por acertar sobre las políticas públicas de un país que se prepara para ser mayoritariamente “clasemediero”.

No obstante, esta semana el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer los resultados de la medición de pobreza 2012, con lo cual se generó una nueva reflexión y debate.

Del análisis del documento podemos llegar a una conclusión: La política social en México ha sido limitada y se requiere redoblar esfuerzos. Tan sólo entre 2010 y 2012, en términos relativos, la pobreza se redujo de 46.1% a 45.5% de la población total; sin embargo, medio millón de personas se sumó a las líneas de pobreza en ese periodo de tiempo, al pasar de 52.8 a 53.5 millones de habitantes.

No podemos discutir que el desarrollo social y el combate a la pobreza deben ser una prioridad del Estado, pues los mismos datos proporcionados por el Coneval indican que los resultados son escasos y el reto aún es enorme. En este sentido, el análisis en la materia debe realizarse desde una perspectiva más amplia y no atender simplemente aspectos derivados de la evaluación de la política social, sino también de aquellos factores externos que han coartado su eficacia en los últimos 20 años.

Por ejemplo, un aspecto no considerado en los estudios señalados y que afecta considerablemente -desde distintas aristas- el desarrollo del país, es la corrupción. Si nos referimos a la última entrega del Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno (INCBG) elaborado por Transparencia Mexicana, el índice señala que en 2010 el costo de la corrupción representó el 14% del ingreso de los hogares mexicanos, mientras que en 2001 apenas implicaba el 6.9%.

La cifra también es dramática, pues indica que al menos en los últimos 10 años la corrupción no solo ha afectado la calidad de vida de los mexicanos, sino también ha obstruido la aplicación de las políticas públicas que buscan evitar que las clases sociales caigan en condición de pobreza. Es decir, en una serie carencias sociales y del ingreso.

Pero ¡no es la pobreza! Existen múltiples agentes en torno a ella que reducen el margen de acción y la capacidad tanto del Estado como de los individuos para superarla. Éstos se ubican diariamente en los cientos de programas de desarrollo social en el país, desde los errores en su diseño hasta la corrupción en su implementación.

La agenda política nos obliga a propiciar un mayor crecimiento y desarrollo económico. Por lo tanto, se requiere articular esfuerzos interinstitucionales a partir de un enfoque que garantice la buena operación de las políticas públicas y de los programas gubernamentales, junto con acciones que contribuyan a reconstruir el tejido social-institucional para favorecer su eficiencia y eficacia.

Fuente: http://www.adnpolitico.com/opinion/2013/08/01/opinion-la-corrupcion-no-es-exclusiva-de-una-clase-social

SUSTENTABILIDAD Y CAMBIO ORGANIZACIONAL

Hace varios años el tema de la sustentabilidad empresarial comenzaba muchas veces como un tema aspiracional, a menos que fuera una organización cuyo enfoque fuera precisamente relacionado con generar un impacto social y/o medio ambiental. Actualmente tanto empresas grandes, como pequeñas y medianas se enfrentan a una necesidad de integrar la sustentabilidad si no tanto por aspiración, sí por requerimientos de socios, proveedores, o inversionistas, por requerimientos legales, cumplir con estándares, sumarse al efuerzo de su competencia, buscar un nicho de mercado, etc. Sin embargo, no todas las organizaciones, o proyectos son exitosos al integrar prácticas sustentables, ¿cuáles serán algunos elementos que contribuyen al éxito, o no éxito?

Es muy importante tener claro las razones y objetivos por los cuales queremos integrar la sustentabilidad en nuestra empresa, proyecto, u organización. Una vez claros éstos, podemos tener una visión más clara de hacia dónde vamos y entonces podemos, más equipados, iniciar a plantear las estrategias de implementación. No obstante, también debe haber claridad y acuerdo en lo que significa sustentabilidad para la empresa. Y es aquí donde yace el tema del cambio, quizá a un nivel más ‘suave’, es decir menos técnico, pero crucial. Si no hemos logrado que nuestro equipo entienda y asimile lo que significa sustentabilidad; y por otro lado, que acepte el cambio hacia integrar prácticas sustentables en la organización, será un reto más difícil que dichas prácticas logren implementarse y sean exitosas.

Sustentabilidad Nuevo Liderazgo

Estos son cuatro pasos que ayudarán a las organizaciones a liderar un cambio real y transformador por lograr que tanto su empresa, como proyectos sustentables sean un éxito:

1. Mismo lenguaje. Lo principal es comprender qué significa sustentabilidad y cómo se ve la sustentabilidad para la empresa, o proyecto. Si están de acuerdo conmigo, “cada cabeza es un mundo”. Lo ideal es compartir un mismo lenguaje a la luz de lo que se ha definido y aceptado oficialmente com “sustentabilidad” para posteriormente acordar qué significa para la empresa y generar un lenguaje propio, entendible y accesible a todos.

2. Objetivo central. Se debe identificar la razón principal por la cual la sustentabilidad hace sentido para el proyecto u organización. ¿Cuál será la guía central a donde puedan dirigirse todas las partes involucradas y tocar base para seguir adelante? ¿Ese ‘centro’ es suficientemnte claro para impulsar y reunir todos los esfuerzos del equipo?

3. Integración. Una vez definida la sustentabilidad y el objetivo principal de la empresa para implementarla, se revisan las iniciativas y se identifica a los departamentos involucrados. Integrar a nivel organizacional requiere en muchas ocasiones de colaboración de distintas áreas -incluso con grupos de interés externos-, y revisión del involucramiento e impacto a cada grupo.

4. Estado actual. Como en casi todo proyecto, es necesario hacer una evaluación del momento actual y hacer un inventario de los recursos con los que contamos y lo que nos hace falta para alcanzar el objetivo planteado. Lo mejor es que éste análisis sea elaborado tan detallado como sea posible para identificar claramente lo que podemos resolver rápidamente, los retos más complicados, lo urgente y lo importante.

Un cambio que involucra transformación de cómo vemos y nos abordamos un tema no es sencillo, pero tampoco es imposible. Para dirigir empresas sustentables, o implementar proyectos sustentables exitosos no se trata de simplmente aprender nuevas políticas, o adoptar un nuevo estándar, el cambio hacia una organización más sustentable -y eventualmente una sociedad más sustentable- requiere un cambio transofrmacional de la forma en cómo pensamos y cómo nos acercamos a resolver los retos que se nos presentan a diario en nuestra empresa.

 Fuente: http://www.expoknews.com/2013/08/02/sustentabilidad-y-cambio-organizacional/

5 CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN REPORTE DE SUSTENTABILIDAD

numerosUn reporte de sustentabilidad es una forma efectiva de dar a conocer a los stakeholders los esfuerzos sociales y ambientales de una compañía, además de que funciona como un marco de referencia para saber en qué áreas todavía es necesario hacer más trabajo.

Pero no basta con hacer un reporte, sino hacerlo de una forma atractiva, que realmente le diga algo a los grupos de interés. Y claro, después hay que comunicarlo. A continuación, cinco características que tienen en común los reportes realmente bien hechos:

1. Enfocarse más en metas futuras que en éxitos pasados:

El punto de un reporte es mostrar y comprender cómo se ha conducido una empresa en el pasado para que pueda marcar un curso para hacerlo mejor en el futuro. Compartir los éxitos de la estrategia de RSE es bueno, pero esto no debe dejar de lado la importancia de las metas a futuro. Un reporte sin objetivos para el próximo año es como un barco sin brújula: si la gente va a subirse, querrá saber hacia dónde se dirige.

Estas metas deben ser claras e incluir cómo se cumplirán. Esto ayuda a los stakeholders a medir el éxito del plan. Una empresa que destaca por la transparencia y claridad de sus objetivos es la británica Marks & Spencer. Desde 2007, la cadena lanzó su Plan A, consistente de 180 retos a cumplir para 2015, y constantemente ofrece información sobre los avances.

2. Discutir al “elefante en la sala”:

Cada empresa, sin importar su estado actual, puede avanzar para ser más sustentable. Pero a veces es difícil hablar de estos esfuerzos, cuando la gente sabe muy bien de sus “metidas de pata” anteriores. Las compañías deben comunicar que están conscientes de estos problemas, agregando lo que harán para resolverlo, pero si no están preparadas para aceptar el impacto negativo de sus operaciones, tal vez tampoco lo estén para hacer un reporte.

En su Reporte Global de Sustentabilidad 2011-2012Coca-Cola admitió que, así como tuvo muchos logros, también retrocedió en otras áreas: en 2011 sus emisiones de gases de invernadero relacionados con la manufactura aumentaron un 3% comparados con el año anterior.

3. Evitar una pesadilla de relaciones públicas:

El enfoque de un reporte de RSE debe estar en las prácticas sustentables de negocios y no en filantropíaTwittea esto.

La reponsabilidad social corporativa se refiere más a cómo las empresas ganan dinero que a qué hacen con ese dinero. Claro, la filantropía es una parte de la RSC, pero si una compañía se enfoca en las donaciones e ignora la contaminación o problemas de labor infantil, los medios van a destrozarla.

En 2010, después del terrible vertido de petróleo en el Golfo de México del que fue responsable, British Petroleum se dio cuenta de que era imposible negar el hecho y por lo tanto optó por incluir una gran cantidad de información sobre el hecho y sus consecuencias en su reporte. Esto no evitó las críticas, pero al menos le dio a la compañía un poco más de control sobre la crisis. Si la hubiera pasado por alto, la reacción violenta hubiera ahogado cualquier respuesta de la compañía.

4. Ganar credibilidad de terceros:

Nada ayuda más a construir integridad, credibilidad y transparencia que la certificación de terceras partes. Algunas industrias tienen herramientas designadas especialmente, pero también existen recursos que le pueden servir a cualquier empresa. Por ejemplo, CEMEX realiza sus reportes con la metodología GRI y recientemente participó en la presentación de los nuevos lineamientos internacionales para reportes de sustentabilidad.

5. Compartir datos e historias:

Las historias son muy efectivas para mostrar cómo se involucra la empresa con la comunidad y el ambiente, pero no proveen de métricas para evaluar el éxito presente y futuro de las metas de una compañía. Un reporte que tiene demasiadas historias pero pocas estadísticas parece más una iniciativa de relaciones públicas, mientras que uno cargado de datos y números pierde el lado humano. Es necesario encontrar un equilibrio.

Por ejemplo, el Reporte de Coca-Cola incluye una sección llamada “Historias de esperanza”, pero también una gran cantidad de gráficas y estadísticas que ayudan a ponerlas en contexto.

Fuente: http://www.expoknews.com/2013/08/02/5-caracteristicas-de-un-buen-reporte-de-sustentabilidad/

TRUEQUE EN VEZ DE SHOPPING

web_gdl_36“Yo cambié una tele por un microondas”. “Yo un X-Box por una chamarra de piel bien chida”. “Por mi tripié de fotografía, obtuve un frigobar muy bien cuidado”, son algunas de las frases que los participantes en el Tianguis del Trueque de Guadalajara expresan cuando se les pregunta qué se puede obtener en este evento.

Bienes, servicios, conocimiento y alimentación son actividades de las economías de las ciudades que normalmente se obtienen mediante el dinero.
Pero en la Red de Economía Solidaria consideran que todo eso se puede adquirir en especie o con servicios.
“Yo no estoy peleado con el dinero, es un maravilloso invento, el problema es cómo se utiliza y ahí es donde viene todo el problema”, apunta Marco Alfredo González, uno de los organizadores.
Los tianguis y  el truque son formas antiguas de comercio que hicieron fuertes a imperios indígenas en otra época. Hoy, ambos conceptos integran la idea de la Red de Economía Solidaria.
Un espacio que brincó de las redes sociales para convertirse en un modelo pequeño, pero eficiente, de economía y comunidad.
Más de 250 personas han dado “like” a la página de Facebook de este grupo y desde dicha plataforma se enteran de las novedades en mercancías, servicios y eventos.
Unos tenis bien cuidados y sin uso, pueden intercambiarse por una hora de clase, una película, un libro o hasta semillas para hacer un huerto.
La filosofía de los jóvenes de la Red de Economía Solidaria parece no tener límites.
Pues para ellos “todas las personas pueden ofrecer algo”, apunta uno de los integrantes, quien agrega que “no es necesario estar doctorado” para intercambiar algún conocimiento o habilidad, o en su caso volver útil alguna maceta vieja.
Cuando se trata de intercambiar, las personas deben poner buena voluntad, compromiso y honestidad, apuntan los entrevistados.
Eso a su vez genera redes de apoyo que ningún gobierno tiene, pues además de ideología “se comparte servicio y comunidad”, agregan los activistas.
“En el origen estaban las relaciones humanas y satisfacer tus necesidades. Ahorita (con el dinero) quién sabe si estamos satisfaciendo nuestras necesidades y fortaleciendo nuestras relaciones humanas”, expone Nadia González, integrante de la red.
Invierten y ganan 
El Banco de Tiempo es uno de los proyectos que integran a la Red de Economía Solidaria.
Los participantes se denominan “inversores”.
Ellos se inscriben al programa mediante una entrevista previa. Ahí ofertan alguna habilidad que puedan intercambiar por otra, en un tiempo específico.
Cada inversor va acumulando tiempo por cada habilidad compartida que se registra en un sistema. Esto permite que el usuario pueda disponer de esas horas y hacerse de otro tipo de servicios.
En el Banco del Tiempo, las dos partes se hacen responsables del intercambio. Sin embargo, existe un reglamento en el que se estipula que lo intercambiado debe ser legal.
Actualmente 119 personas integran el Banco del Tiempo, en donde  se ofertan cursos de cocina, servicios de plomería, electricidad y hasta compañía para ir al teatro o al cine.
Cada usuario que ingresa al sistema de horas tiene público su perfil, así los otros inversores  pueden ir calificando su participación dentro del esquema de intercambio.
Eso ayuda a depurar la lista, pues en muchos casos los participantes no cumplen con lo acordado. “Empezamos confiando en todo mundo y aquellos que no están participando se terminaban saliendo y solamente van quedando los que están interesados (…) si de diez uno va a funcionar, pues ni modo, nos arriesgamos”, explican los organizadores.
Esquemas así, ayudan a “generar comunidad”, dice Marco Alfredo González, quien señala que es una actividad que, además de generar economías alternas, procura la interacción entre personas “el intercambio genera compromiso”, agrega.
El proyecto ha crecido rápidamente y la meta es que en cada comunidad, barrio o colonia se logre una sinergia tal que entre vecinos se puedan intercambiar servicios.
Intercambio agroecológico
El boom de los huertos urbanos motivó a la Red de Economía Solidaria en enero del 2012 a tener un espacio para el intercambio de conocimiento en agricultura.
Nadia González explica que parte del análisis de la crisis económica mundial lleva a replantear el modelo de economía de los alimentos.
Y es que las semillas son la clave para el control de las producciones masivas, pero también para otro tipo de cultivos de menor escala, pero de mayor eficiencia alimentaria.
Es por eso que el Tianguis Agroecológico es un espacio bimestral e itinerante para el intercambio de semilla y  se procura que estas no estén tratadas.
Sin embargo, los organizadores explican que muchas veces, cuando se compran sobres, muchas semillas quedan sin utilizarse, y al cabo de un tiempo pierden propiedades, por eso la importancia de intercambiarlas por otras.
Para aquellas personas que aún no logran generar sus propias semillas, en el Tianguis Agroecológico se acepta el intercambio de alimentos, compostas, fertilizantes y conocimiento para el buen manejo de los huertos.
Escuela de habilidades
En la red de economía solidaria consideraron que era importante generar un espacio para el intercambio de formación y conocimiento.
Pues el conocimiento es también un bien, pero muchas veces se sobrevaloran las habilidades innatas o aprendidas que la persona tiene. Se le llama la Escuela de Habilidades y Conocimientos Compartidos. Las personas interesadas se inscriben en los cursos ofertados: cocina, teatro, filosofía, entre otros.

El profesor pone cuota de recuperación, que puede ser en servicios o en especie.
En entrevista con Reporte Indigo, Óscar Gómez relata que durante dos meses tuvo su despensa completa gracias a las ocho clases de filosofía que dio a una decena de personas.
Latas de atún, aceite, huevo, pasta, fueron algunas de las cosas que el ponente solicitó a sus alumnos.
La escuela de habilidades fue creada en abril del 2012 y desde entonces ha tenido amplia aceptación en la comunidad que integra a la Red de Economía Solidaria. 
Convocan al trueque masivo
Este fin de semana se llevará a cabo el Tianguis del Truque.
De las cuatro actividades que integran a la Red de Economía Solidaria es la más antigua, pues desde el año 2008 se realiza en diversos puntos de la ciudad.
En esta ocasión el Parque de la Revolución, conocido también como el Parque Rojo, será escenario para el intercambio.
Hasta hoy más de 100 personas se han inscrito en el tianguis, informa Ángel Ledezma, quien detalla que el mercado se instalará sobre la calle Jesús entre López Cotilla y Avenida Juárez.
La cita es a partir de las 10:30 de la mañana y hasta el medio día.  En el mismo espacio estarán ofertando las otras tres actividades que organizan en la Red de Economía Solidaria.

LAS CINCO PLAYAS MÁS SUSTENTABLES DE MÉXICO

Poco se puede celebrar en el país en materia de medio ambiente. Pero estas cinco playas, que ostentan la Bandera Azul, concedida en 48 naciones por la Fundación para la Educación Ambiental (FEE, por sus siglas en inglés), son una maravillosa y límpida excepción. 

En México son varios los ecosistemas que coexisten en perfecta armonía; cautivan y asombran por sus lugares y paisajes. Las playas que prefieren la mayoría de los turistas, propios y extranjeros, son un contundente ejemplo de la naturaleza y su belleza.
Tan sólo en primer trimestre de 2013, el ingreso de divisas al país por la actividad turística registró un aumento del 7.7%, de acuerdo con el más reciente reporte del Banco de México (enero-marzo). El monto de divisas pasó de 3,599 millones de dólares (mdd) en el primer trimestre de 2012, a 3,876 mdd, durante el mismo periodo del año en curso. Aunque parece ser que cada día nos empreñamos más en destruir y contaminar los lugares que visitan los turistas para alejarlos.

Por fortuna, existen cinco playas en el país que ostentan la Bandera Azul y que ayudan al turismo.

El concepto Bandera Azul nació en Francia en 1985, y se concede a más de 3,850 playas y puertos en Europa, Sudáfrica, Marruecos,Túnez, Nueva Zelanda, Brasil, Canadá y el Caribe. Bandera Azul es propiedad y está gestionado por la organización Fundación para la Educación Ambiental (FEE).

La FEE, fue establecida en 1981 y formaba parte de la  Fundación para la Educación Ambiental en Europa (FEEE por sus siglas en inglés). Actualmente cuenta con 77 organizaciones en 65 países.

Las playas reciben la Bandera Azul en base al cumplimiento de 32 criterios que abarcan los siguientes puntos:

1) Educación y Medio Ambiente

2) Calidad del Agua

3) Gestión Ambiental

4) Seguridad y Servicios

Todas las banderas azules son otorgadas por una temporada a la vez. Si los criterios no se cumplen durante la temporada, la Bandera Azul puede ser retirada.

Éstas son las cinco playas mexicanas con Bandera Azul:

Los Cabos/El Chileno

En playa El Chileno es común encontrar familias y gente que gusta de bucear. Sus arrecifes rocosos corren en paralelo a la playa. En sus aguas hay peces tropicales, tortugas marinas, morenas, gorgonias (abanicos de mar), esponjas y estrellas de mar. 

playa_chileno

José Azueta/El Palmar

Playa El Palmar cuenta con 2.5 km de largo, es la principal playa de Ixtapa y se encuentra en mar abierto. Su nombre se debe a que en ese lugar había una enorme plantación de palmeras cocoteras antes de que se desarrollara Ixtapa.

playa_palmar

Bahía de Banderas/Nuevo Vallarta Norte

Playa Nuevo Vallarta Norte es un conjunto residencial y de resorts a 15 minutos al norte del aeropuerto de Puerto Vallarta en la Riviera Nayarit. En invierno, la tortuga caguama deja sus huevos en las costas de Nuevo Vallarta. 

playa_nuevo_vallarta

Santa María Huatulco/Chahué

Playa Chahué tiene más de 3 km de largo y está integrada por tres playas: Chahué, Esperanza y Tejón, que se encuentran rodeadas de vegetación tropical y agrestes formaciones rocosas. 

playa_chahue1

Benito Juárez/Delfines

La playa Delfines se encuentra ubicada en el Km 18 del Bulevard  Kukulcán en la zona hotelera de Cancún. Cerca de esta playa, se encuentran los vestigios arqueológicos de “El rey”.

playa_delfines1

Fuente: http://www.expoknews.com/2013/08/02/las-cinco-playas-mas-sustentables-de-mexico/

REPORTE DEL CENTRO DE ANÁLISIS MULTIDISCIPLINARIO

En México, durante el primer trimestre de 2013, 47 millones de personas de 12 años o más realizaron algún tipo de actividad económica. De ellos, 6 millones (12%) recibieron, en el mejor de los casos, 64.76 pesos diarios (mil 942 pesos mensuales) y 11 millones (24%), un máximo de 130 pesos diarios (3 mil 900 pesos mensuales).

Así lo señala el reporte 109 del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

salarios por ingreso

El informe precisa que, ante estos salarios, las familias mexicanas han dejado de comprar alimentos como carne, leche, huevo y pan, entre otros. Cada vez son menos y de menor calidad los alimentos en la mesa de los hogares mexicanos, refiere el análisis.

Mientras que durante la administración de Vicente Fox, un kilo de bistec de res costaba 25 pesos, durante la gestión de Felipe Calderón, llegó a valer 63. Hoy, existen establecimientos donde un kilo de este producto vale 110 pesos, es decir, un incremento del 340%.

Lo anterior sólo permitiría a las familias mexicanas consumir dos días de la semana carne de res, cuando el consumo por familia debería de ser diario, de acuerdo con la Canasta Alimenticia Recomendable.

Frente a esta situación, los autores del estudio vaticinan que el gobierno de Peña Nieto no cambiará la política salarial instrumentada durante los últimos 30 años. Precisan que la situación ha empeorado para las familias mexicanas desde la entrada de la administración de Peña Nieto: Durante el primer cuatrimestre del año, el precio de la Canasta Alimenticia Recomendable ha aumentado 10.40% (en enero era de 171.86 y para el 25 de abril, de 189.75). Sin embargo, los legisladores sólo aprobaron un aumento al salario mínimo de 2.43 pesos para todo el año.

peña

Como parte de la metodología para determinar el monto del salario mínimo que debe cumplir con la Constitución, los autores tomaron en consideración lo establecido en la ley Federal del Trabajo en su artículo 90 y las investigaciones del Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM para determinar el precio ponderado de la Canasta de Alimentación Recomendable (CAR), establecida para el consumo diario de una familia mexicana conformada por cuatro  personas (dos adultos y dos jóvenes) tomando en consideración los aspectos históricos económico-sociales, hábitos culturales, costumbres y de dieta..

De acuerdo con ello, el salario mínimo diario general al 25 de abril del año 2013 que se requiere para adquirir solamente los alimentos nutricionalmente recomendados -y que constituyen la CAR- para una familia tendría que ser de 189.75 pesos y no de 64.76 pesos. Esto, sin considerar gastos en vivienda, salud, transporte, educación, etc.

El informe también añade un gráfico que compara lo que cuestan ciertos productos de la canasta frente a lo que deberían de costar para que cualquier trabajador mexicano los pudiera adquirir.

productos

Aquí el estudio completo:

Reporte 109 2013cAM by http://www.animalpolitico.com
Fuente: http://www.animalpolitico.com/2013/08/47-millones-de-mexicanos-ganaron-3-mil-900-pesos-mensuales-durante-el-1er-cuatrimestre-del-ano/#ixzz2apqelZjI