ES LA EDUCACIÓN

es-la-educacion-estupido_thumbSeguimos buscando, ya con cierta desesperación, una salida rápida a la crisis, una receta mágica que, tras aplicarla, nos devuelva rápidamente a esos viejos buenos tiempos que tanto añoramos. Pues lo siento pero traigo malas noticias: no hay atajos ni salidas rápidas. Nos ha costado muchos años de insistencia y esfuerzo meternos en la que estamos…

… y desgraciadamente no existe ninguna medida secreta que nos vaya a sacar en unas semanas o meses. Quizás como con los enfermos nuestro primer paso deba ser no sólo reconocer nuestra enfermedad, sino la naturaleza del mal que nos aqueja… porque no es financiero ni productivo. Sus raíces están en la educación y los valores.

Llevamos muchos años insistiendo en un sistema educativo que, sin atender a colores ni a partidos, sigue hecho un desastre (al menos ése es un hecho sobre el que poca gente parece discutir). Es un sistema educativo que sigue profundizando en los errores del pasado, y que aunque ha cambiado algunos detalles sigue siendo básicamente igual a todos los que le precedieron.

Es un sistema educativo que hace mucho foco en las competencias “duras”, en las materias clásicas como las matemáticas, y no presta apenas atención a las conocidas como “materias blandas”, a menudo más críticas para el futuro de los niños que saber hacer una derivada:

¿o no es importante saber expresarse, escribir correctamente y comunicarse?

El hecho de que existan materias “de segunda” (las “marías” de nuestra época) transmite un mensaje muy equivocado a nuestros hijos, y les hace profundizar en el error que muchos de nosotros hemos cometido: no te dediques a aquello que te llene y te haga feliz, sino a lo que esté bien “considerado” o tenga “salida”…. una forma estupenda de preparar una generación de gente frustrada.

Si todo lo anterior lo aderezamos con ese afán por la homogeneización, derivado de la época industrial, nos daremos cuenta de la magnitud de la tragedia a la que nos enfrentamos: estamos educando a nuestros hijos como si fueran hamburguesas en una cadena de producción. Intentamos pulir todo aquello que los haga ser distintos y:

Nos esforzamos en cubrir aquellos aspectos donde el niño no destaca… en lugar de potenciar los aspectos en los que sí lo hace.
Resultado: homogeneidad… o mediocridad.

Cada niño es único, y tal como reconocen los expertos, existen al menos 8 tipos de inteligencia… ¿por qué nos empeñamos en valorar sólo una? ¿No sería más sensato esforzarnos en potenciar aquello en lo que el niño destaque y le haga feliz, haciendo un esfuerzo razonable por cubrir sus debilidades, y sobre todo, por enseñarles a pensar y a sacar sus propias conclusiones?

El problema es que en pocos años tendríamos una generación de gente peligrosa, con capacidad de razonar, que considerase positivo el discutir los dogmas y no siguiera ciegamente los dictados de una clase políticas decadente y falta de ideas.

Una estupenda materia prima sobre la que construir una economía del talento, pero pésima como casta de votantes adoctrinados.

Basta con mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de la importancia de este planteamiento: la mayoría de países del planeta con economías basadas en el conocimiento acometieron este cambio hace décadas…. como Finlandia, que tras colapsarse pasó de una economía basada en la industria a una basada en el talento, algo que fue posible sólo gracias a un profundo consenso a largo plazo, no sólo entre las fuerzas políticas, sino entre el sector privado y el publico.

Pero no tiremos balones fuera. No toda la responsabilidad es del sistema educativo, y desde luego no de los profesores. Los padres tenemos una muy buena dosis de culpa de la situación actual, ya que muchos han abdicado de sus deberes y no sólo han dejado la formación de sus hijos en manos de las escuelas, sino también la educación… algo que debería ser patrimonio exclusivo de las familias.

La única forma de cambiar el futuro  es desde el pasado, construyendo capacidades desde el sistema educativo. Por eso me parece sorprendente el poco debate ciudadano que está habiendo alrededor de la reforma de la educación, muy enfocado en aspectos menores. Soy consciente que existen materias mucho más urgentes sobre las que trabajar hoy, pero como siempre nos han dicho: ¿dónde hay que poner tu esfuerzo? ¿en lo importante o en lo urgente?.

Fuente: http://javiermegias.com/blog/2013/06/es-la-educacion-estupido/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s